jueves, 10 de septiembre de 2015

OVERLORD, Volumen 4, Capitulo 3, Parte 3

Parte 3



Traducido por Sebastian Santos
.

La armada de la Gran Tumba de Nazarick fue dividida en dos y se desplegó hacia los humedales.

Según el punto de vista de los hombres lagarto, los zombis se ubicaron a la izquierda mientras que los esqueletos estaban ubicados a la derecha. Los arqueros y los jinetes esqueletos se posicionaron al fondo de la formación.

Por ultimo las bestias no-muertas se ubicaron en el centro del ejército. 

El ejército de los hombres lagarto tenía una fuerza considerablemente más pequeña y se dividió en dos grupos. Frente a los zombis estaban los cazadores y los miembros del sexo femenino y contra los esqueletos estaban los guerreros y lagartos varones. Los druidas se posicionaron en los límites del pueblo protegidos por las murallas.

Los lagartos decidieron formarse a las afueras del pueblo ya que no tenía sentido librar una batalla puramente defensiva, sin refuerzo alguno o murallas resistentes. Por otro lado el ejército de esqueletos no requería provisiones o descanso alguno

En una situación tan desventajosa, una estrategia defensiva seria absurda.

Momentos después de que ambos ejércitos terminaron su formación, la diferencia numérica se hizo evidente.

Un solo lagarto debía de luchar contra cuatro enemigos, para que así la relación numérica sea la misma. Pero la diferencia era demasiada cuando se trataba de una desventaja de tres a uno. Solo alinear tres mil no-muertos ya era muy intimidante.

Aun así, los hombres lagarto no mostraron ningún temor. Con sus antepasados dando fuerza a sus corazones, los números no eran un problema.

Momentos más tarde, el ejército de no-muertos comenzó a avanzar lentamente. Los primeros en pasar fueron los zombis y los esqueletos. Los arqueros y jinetes permanecieron en su lugar, por lo que probablemente estaban conservando sus fuerzas.

El ejército lagarto comenzó su marcha también.

"Warrrggghh!"

Rugidos ensordecedores cubrieron completamente a los humedales, seguido de un sinfín de salpicaduras de agua. El barro voló por todas partes y el agua se esparció por al aire.

Los dos ejércitos continuaron su avance y en este punto el choque era evidente. Sin embargo en ese momento, algo pasó con las fuerzas de Nazarick.

Aunque los zombis y los esqueletos se movían hacia adelante al mismo tiempo, su ritmo era diferente. Esto se debía a que los zombis eran lentos y rígidos, mientras que los esqueletos eran ágiles y rápidos. Lo más importante de todo, era que el terreno afectaba a su movilidad.

Los movimientos rígidos de los zombis eran obstruidos por el barro, disminuyendo su velocidad. Pero los esqueletos que eran ligeros no fueron muy afectados.

Por lo tanto, los primeros en entrar en batalla fueron los esqueletos y los guerreros lagarto.

Los hombres lagarto no tenían ninguna formación, su único plan era atacar por delante para enfrentarse al enemigo, sin ninguna estrategia.

Liderando el frenesí estaban los cinco guerreros líderes de cada una de las tribus. Tener a los comandantes en primera línea se podría considerar una mala estrategia en muchos aspectos. Pero eran los combatientes de más alto rango, por lo que la moral de los hombres lagarto se desplomará si los comandantes no fueran por delante. Gracias a su esfuerzo, todos los hombres lagarto estaban muy motivados.

Justo detrás de ellos estaban los 89 guerreros de armaduras pesadas de la tribu “Cola de Navaja”. Usando armaduras de cuero y escudos, este grupo tenía la mejor defensa de todas las tribus.

Con sus escudos levantados, formaron un muro que estaba cargando contra el ejército de esqueletos.

Una intensa colisión- las vanguardias de ambos ejércitos se estrellaron una contra la otra.

En ese instante, un sinnúmero de huesos volaron por todas partes, mientras las unidades de hombres lagarto hicieron un agujero en la formación del ejército de esqueletos.

Rugidos furiosos acompañaron el crujido de los huesos. Hubo gemidos ocasionados por el dolor, pero los crujidos de los huesos eran abrumadoramente más fuertes.

Los hombres lagarto obtuvieron una ventaja asombrosa durante el primer choque.

Si se hubiera tratado de un ejército de humanos en cambio, el resultado hubiera sido lo contrario.

Debido a que los esqueletos estaban formados por huesos, las armas penetrantes eran ineficaces y también tenían resistencia hacia los ataques ligeros. Por lo tanto, para un ejército humano con espadas como su principal arma, sería difícil de lograr hacer daño efectivo contra un ejército de esqueletos.

Debido a sus armas contundentes como mazas y martillos de guerra, los hombres lagarto ganaron por completo la ventaja. La pesadilla de los esqueletos eran las armas contundentes.

Cada vez que un lagarto blandía el arma en su mano, los huesos de los esqueletos eran destrozados fácilmente. Incluso si lograban sobrevivir a un golpe, serían aplastados en el siguiente ataque. Por otro lado, cada vez que los esqueletos atacaban con sus espadas oxidadas, conseguían ser desviadas por la dura piel escamosa de los hombres lagarto. Algunos de ellos fueron heridos, pero nadie sufrió heridas mortales.

La primera colisión.

Los huesos rotos de quinientos esqueletos cubrían las zonas de los humedales.

♦ ♦ ♦

La imagen reflejada en el espejo sorprendió a Cocytus.

Era sólo el choque inicial, pero la destreza en combate de los hombres lagarto estaba más allá de su imaginación. Cocytus era un excelente guerrero y podía juzgar lo bueno que era su oponente hasta cierto punto. Los esqueletos estaban en desventaja ante los Hombres Lagarto en un combate singular. Pero ellos fueron capaces de compensarlo con sus números.

Pero terminó con un resultado diferente, ¿qué está sucediendo? Incluso hizo que Cocytus sospechara que los hombres lagarto se fortalecieron con alguna clase de poder desconocido.

Los que podían derrotar a los hombres lagarto en combate serían probablemente los arqueros y jinetes esqueleto.

Como Cocytus estaba observando la situación, solo podía ver cómo eran aplastados los huesos. La utilidad de los esqueletos y zombis se redujo a solo intentar agotar a los oponentes.

En ese caso, las fuerzas efectivas serían las 300 bestias restantes de no-muertos, 150 arqueros, y 550 jinetes. Pero estos eran superados en números en su lugar.

Cocytus comenzó a hacer los cálculos a conciencia.

Los no-muertos eran fuertes en batalla, sobre todo en una larga pelea. Los no-muertos no sentían nada, y no sentirían miedo ni dolor. Ellos no necesitaban descansar o dormir.

Las ventajas de estas características presentadas eran evidentes sin necesidad de ninguna explicación.

Por ejemplo, la mayoría de las criaturas caerían de un poderoso golpe de una maza a su cabeza. Incluso si no llegan a morir, ellos sangrarían profundamente y sentirían dolor. El que fue golpeado perdería toda voluntad de luchar. Algunos guerreros que eran entrenados para resistir el dolor podrían ser capaces de mantener su posición, pero la mayoría de la gente pierde la voluntad de luchar.

Esto era natural para los seres vivos.

Pero ¿qué pasa con los no-muertos?

¿Aplastarles la cabeza? Aun así seguirán atacando.

¿Romper sus brazos? Aun así seguirían avanzando.

Romper sus piernas? Se arrastrarían hasta matarte.

Eso sí, siempre y cuando su fuerza vital negativa permaneciera, los no-muertos podrían seguir luchando. Mientras la condición de su muerte no se cumpliera – la única manera era cortando su cabeza, porque la mayoría de los no-muertos - no iban a perder su voluntad de luchar como los humanos. Esto significaba que los no-muertos era en cierto modo, los soldados perfectos.

En cuanto a la fuerza individual, los Hombres Lagarto, obviamente, eran superiores. Pero eso podría cambiar.

Cocytus levantó la imagen que él tenía de los Hombres Lagarto y reconoció que eran enemigos que no podrían ser derrotados fácilmente. Lo que tenía que hacer ahora era convertir esto en una batalla de desgaste.

"¿Qué hay de retirarse por el momento y observar la situación?"

"Creo que esta es una buena elección, mi señor."

"Enviar a los arqueros y jinetes esqueletos podría ser una mejor opción, maestro."

"No, creo que hay que seguir adelante con el ataque y agotar toda su resistencia, mi señor."

"¿Cómo podríamos esperar a que ellos reciban ayuda? Si no podemos destruir el campamento base del enemigo, serían capaces de descansar y recuperarse, ¿cierto? "

"Efectivamente. Nuestros enemigos habían fortalecido sus defensas con sólo una muralla frágil. ¿Qué hay sobre tomar ese pueblo y encaminarnos hacia ellos? "

Después de escuchar la respuesta de sus subordinados, Cocytus tomo un rollo de [Mensaje]. Echó un vistazo a Entoma desde el ángulo de sus ojos y observó su expresión.

Entoma parecía desinteresada mientras miraba en dirección al espejo. Ella estaba comiendo galletas verdes que tomó de algún lugar. En el siguiente instante, un claro crujido se oyó. Su actitud parecía estar dando a entender que no estaba involucrada. Esa fue probablemente la razón por la cual su expresión facial estaba sin expresiones.

- Estaba mal, esa cara inexpresiva era sólo una decoración.

Cocytus recordó su verdadera identidad y se dio cuenta de lo estúpido que era cuando él trató de leer su expresión.

Ella era una Familiar glotona. Incluyendo a Cocytus, era uno de los Cinco Demonios', Kyouhukou: (Señores del Terror), Cocytus dijo sin dudar que "ella es la que más daba miedo'. Esa era la verdadera identidad de Entoma.

Cocytus renunció a tratar de leer los pensamientos del rostro de Entoma y utilizó el rollo para emitir una orden al comandante.

♦ ♦ ♦

"¿El enemigo nos está buscando?"

Zenberu murmuró. Él no era ruidoso, pero fue lo suficientemente fuerte para que todo el mundo que examinaba al enemigo en la parte superior de la muralla de barro pudiera oír.

"Sus arqueros y jinetes aún se mantienen en reserva, creo que nos están subestimando...”

"Así es, me pareció que el enemigo iría contra nosotros en un solo ataque...”

"Luchar con zombis, eso es sencillo."

Sólo había 45 cazadores que luchaban contra los zombis. Usando tácticas de golpear y correr para lanzar rocas, los cazadores estaban atrayendo a los zombis lentamente lejos de los esqueletos. Las mujeres lagarto se movían lentamente a un lado de los esqueletos.

"¿Acaso no son sus movimientos un poco extraños?"

"… Ciertamente."

En lugar de ser atraídos, los zombis se centraban por completo en los cazadores. ¿Fue el comandante el que estuvo de acuerdo con esto? No, no había forma de que cualquier comandante aceptaría esto, pero en realidad, así fue como los zombis se movían. Entonces, ¿cuál era el objetivo del enemigo? Todos los presentes se desconcertaron por esto.

"Yo no entiendo por qué se están moviendo de esta manera."

"Sí, estoy de acuerdo con Shasuryu."

No importa que tanto pensaran en ello, no parecía haber ningún propósito en las acciones de los zombis.

Zaryusu pensó por un momento y compartió lo que él pensaba con los demás.

"¿Tal vez no hay comandante?"

"¿Ningún comandante...? Ah, te refieres a que los no-muertos están simplemente siguiendo la primera instrucción que recibieron? "

"Sí correcto."

Entre los no-muertos, los que estaban en el nivel más bajo entre los esqueletos y zombis carecían de inteligencia, por lo que dar órdenes oportunas sería la forma más eficaz de utilizarlos. Pero con los enemigos de esta vez, se sentía como si la única orden que recibieron fue eliminar cualquier lagarto cerca de ellos. Eso es lo que quería decir Zaryusu.

"Es decir nuestros enemigos pensaron que podrían ganar contra nosotros solo con números... No, ¿podría esta batalla incluso ser sólo un experimento para ver lo bien que luchan los no-muertos sin un comandante?"

"Esa podría ser la razón."

"¡Maldición! ¿Qué clase de broma es ésta? "

El que estaba arremetiendo con furia no era solo Zenberu. Incluso Shasuryu no podía soportarlo más, los Hombres Lagarto apostaban sus vidas en esta guerra.

"Cálmate Shasuryu, tal vez no sea tan simple."

"Ah, mis disculpas... Es bueno que tengamos la ventaja".

"Tú eres el jefe, hermano mayor, tenemos que utilizar esta oportunidad para disminuir los números del enemigo."

El cansancio de la batalla era muy pesado, el esfuerzo mental sería enorme en una lucha caótica. Sin saber si el enemigo vendría desde el frente, atrás, izquierda o derecha, simplemente balanceando el arma un par de veces en tales condiciones sería mucho más agotador de lo normal.

Pero los no-muertos no tenían fatiga y lucharían sin descanso.

La diferencia entre los vivos y los no-muertos se haría más grande con el paso del tiempo.

El tiempo era el enemigo de los hombres lagarto.

"Tch, quiero salir al campo también."

"Aguántate, Zenberu."

Si Zenberu un experto fuera a unirse a la batalla, los esqueletos no tendrían oportunidad de nivelar la batalla. Pero eso significaría revelar sus propias cartas de triunfo. Zaryusu y los otros cinco eran el as en la manga. Ellos tenían que mostrarse solo si la situación lo requería, pero antes de que el enemigo más fuerte se manifestara, no debían de entrar a la batalla.

"Pero ¿no sería tenerlos justo en nuestras manos si el enemigo no avanza?", Dijo Zaryusu a los demás. Los otros estuvieron de acuerdo con él, y Zaryusu preguntó a Crusch que estaba a su lado: "¿Cómo están las cosas en la aldea?"

"... Sí, el ritual va según lo previsto."

Crusch respondió mientras miraba el interior de la aldea detrás de ellos. El grupo de druidas estaban realizando un ritual en el casco urbano que podría convertirse en otra carta de triunfo de los Hombres Lagarto. Por lo general, requería demasiado tiempo, pero con todos los druidas de las cinco tribus reunidos en un mismo lugar, el progreso se aceleró y se podría utilizar en esta batalla.

"... El trabajo en equipo, es una cosa increíble."

"Sí... Eso es cierto, deberíamos compartir información después de la guerra... Pero hay muchas más cosas que quiero hacer después de la guerra ahora".

Los otros jefes de las tribus acordaron fuertemente con la opinión de Zaryusu. Ellos compartieron sus conocimientos a causa de esta guerra, y fueron testigo en primera fila de la importancia de desarrollarse juntos como una comunidad. Hubo alianzas en el pasado, pero los tres jefes no intercambian puntos de vista en el pasado, pero ahora lo hacían con más libertad.

Zaryusu sonrió mientras miraba a los cinco de ellos.

"¿Qué es tan gracioso?"

"Nada, es sólo que a pesar de estar en una situación así, todavía me siento muy contento."

Crusch entendió los pensamientos de Zaryusu inmediatamente.

"-. Yo también, Zaryusu"

Al ver a Crusch sonriendo brillantemente, Zaryusu entrecerró los ojos como si estuviera mirando algo brillante. Sus dos ojos se llenaron de admiración y amor por los demás.

Ellos no se estaban tocando físicamente. Eso era evidente. Después de todo, había hombres lagarto que morían por ahí, incluso en este mismo momento. No podían hacer lo que querían a pesar de saber eso. Pero sus colas eran como seres independientes, retorciéndose y enredándose juntos.

"Muu...”

"Te lo pregunto cómo tu hermano mayor, ¿cómo te sientes?"

"Ellos están en su propio mundo."

"¿Qué tan apasionados pueden ser?”

"En conclusión... Es bueno ser joven. Su futuro es brillante”.

Los cuatro hombres lagarto mayores asintieron al mismo tiempo al ver a sus lindos jóvenes.

Era imposible para Zaryusu y Crusch perderse de eso. Aunque sus colas temblaban, todavía mantenían sus rostros imperturbables.

“Hermano mayor, el enemigo está en movimiento."

Shasuryu y los demás sonreían irónicamente por como Zaryusu cambió de tema tan de repente. Miraron hacia la formación enemiga y vieron a los jinetes esqueletos rodear el campo de batalla en dirección frente a ellos antes de avanzar.

"Hey hey, ¿están dirigiéndose hacia nosotros?"

"¿Con jinetes esqueletos? ¿Están planeando derribar nuestra moral al golpear contra nosotros? "

"No, ellos nos están flanqueando. Probablemente están intentando ir a la parte trasera de los guerreros y hombres lagarto para rodearlos."

Eso no es bueno.

Todo el mundo llegó a la misma conclusión. La movilidad de los jinetes esqueletos era una amenaza.

Si los jinetes esqueleto hubieran sido desplegados en el comienzo de la batalla, los Hombres Lagarto podrían haberlos exterminados a ellos primero. Pero en este momento, los guerreros y hombres lagarto estaban en una lucha caótica, los cazadores estaban atrayendo a los zombis y los Hombres Lagarto femeninos estaban lanzando piedras desde el flanco de los esqueletos, no había fuerzas disponibles para poner fin a los jinetes esqueletos.

"Creo que hay que tomar medidas."

Aceptando la propuesta del jefe de “Colmillo Pequeño”, Shasuryu asintió con la cabeza.

"El problema es ¿qué deberíamos enviar?... Mostremos al enemigo nuestra fuerza."

♦ ♦ ♦

Jinetes esqueleto.

Esqueletos con lanzas que montaban en caballos esqueléticos. Nada especial que tener en cuenta, excepto su increíble movilidad, que era excepcional en los humedales. Con su cuerpo hecho a partir de huesos, sus pies se hundían superficialmente en el lodo, lo que les permite atravesar el terreno con la velocidad de los caballos.

Los cien jinetes esqueleto tomaron un camino indirecto hacia a la parte posterior del ejército lagarto para un ataque de pinzas.

Podía verse a tres hombres lagarto corriendo hacia ellos a la izquierda de su ruta de avance - que era la dirección de la aldea - pero los jinetes esqueleto los ignoraron. Sin ningún tipo de órdenes específicas, ignorarían al resto hasta que sean atacados. Esa era la clase de monstruos sin cerebro que eran los no-muertos.

Casi llegaron a la retaguardia del ejército de hombres lagarto cuando el jinete esqueleto que lideraba al grupo de repente se desplomó. El jinete esqueleto fue arrojado en el aire antes de caer pesadamente en los humedales.

Un ser humano estaría confuso y no sería capaz de actuar de inmediato. Pero el poco inteligente jinete esqueleto se trasladó de inmediato a fin de llevar a cabo sus instrucciones.

Se puso de pie de inmediato, pero cojeaba ligeramente debido a los daños.

Ese esqueleto había sido golpeado por otro jinete esqueleto, y sus huesos estaban esparcidos por todo el humedal.

Esta escena ocurrió consecutivamente en varios lugares.

Cuál era la razón de que esto estuviera sucediendo en los humedales? La respuesta era simple: las trampas.

Varias trampas fueron enterradas en el suelo y los caballos se caían si intentaban saltar sobre ellas.

Los jinetes esqueleto cayeron uno tras otro. Si fueran seres humanos, ellos disminuirían la velocidad de su avance. Pero los jinetes esqueleto no lo hicieron. Aun si algunos tenían el suficiente ingenio para evitar un agujero que ya estaba allí, aun así caían por trampas ocultas. Ellos no recibirían ninguna orden para evitar las trampas y no tenía la inteligencia para hacer una elección de tal juicio.

La escena de ellos a toda velocidad cayendo en las trampas fue un suicidio en masa.

Las trampas pueden ser muy eficaces, pero sólo podían ganar tiempo. Algunos dañaban a los jinetes esqueletos, pero no era suficiente para destruirlos. Los jinetes esqueleto que habían caído por todo el lugar se levantaron con sus cuerpos cubiertos de lodo.

En ese momento, un silbido se escuchó y la cabeza de algunos jinetes volaron así como así.

Los jinetes esqueletos vieron esto como un acto de hostilidad y miraron alrededor del lugar.

La cabeza de otro esqueleto fue derribado como si fueran cristales rotos.

Los jinetes esqueleto descubrieron a tres hombres lagarto a unos 80 metros de distancia de ellos. Podían ver también a algunos usando hondas, disparando rocas hacia la cabeza de los jinetes esqueleto.

Los jinetes esqueleto comenzaron a moverse.

Al mismo tiempo, la lucha con los esqueletos estaba cambiando.

Con el sonido de las cuerdas del arco disparando, varias flechas llovieron sobre el campo de batalla.

Los 150 arqueros esqueletos dispararon flechas sobre los Hombres Lagarto y a los esqueletos simultáneamente. No fue un solo disparo, sino dos, tres...

Este fue un asalto inesperado para los Hombres Lagarto.

Varios hombres lagarto fueron golpeados y cayeron. No podían defenderse de las flechas, mientras luchaban contra los esqueletos.

Los esqueletos fueron golpeados también, pero no tomaron ningún daño.

La formación de los esqueletos que eran resistentes a los ataques penetrantes en el frente y los arqueros esqueletos que disparaban desde la parte de atrás era una gran combinación. Con el tiempo que se necesitaba para derrotar a 2.200 esqueletos, esta táctica sería suficiente para acabar con los hombres lagarto.

Pero el problema era que esta táctica se implementó demasiado tarde. Si se hubiera utilizado desde un principio, los Hombres Lagarto definitivamente hubieran estado en una situación crítica. Los esqueletos abrumarían con los números y ganarían una victoria decisiva. Pero la táctica se efectuó demasiado tarde.

Haciendo caso omiso de los esqueletos que estaban disminuyendo, los Hombres Lagarto atacaron a los arqueros.

Las flechas de los 150 arqueros cayeron como lluvia, derribando a varios hombres lagarto en el barro, pero era sólo un pequeño número.

Con la piel gruesa y las escamas duras de los Hombres Lagarto, su defensa estaba a la par con los seres humanos que llevan armaduras de cuero. Aunque algunas flechas perforaron su piel, sus duros músculos podrían ser capaces de evitar lesiones fatales.

Otra razón para justificar las mínimas bajas era que los tiros de flecha eran débiles. Ellos no tenían el poder suficiente para matar a los hombres lagarto.

Los hombres lagarto rugían sin miedo, ya que cada vez se acercaban más hacia los arqueros. Ante la lluvia de flechas, los Hombres Lagarto cruzaron sus brazos para proteger su cabeza, desafiando hacia delante donde se encontraban los arqueros, incluso si su cuerpo era atravesado por las flechas.

Era la tercera ola de flechas.

Este era el límite de la rapidez con que los arqueros esqueletos podían disparar. Si tuvieran un poco de inteligencia, probablemente habrían decidido retirarse. Si se movían hacia atrás y se reagrupaban con el ejército de no-muertos, podrían sobrevivir y volver a iniciar un ataque.

Pero los esqueletos no tenían la capacidad mental para almacenar dichas instrucciones complicadas. No recibieron cualquier otra orden, por lo que simplemente ejecutaban su misión original Incluso con los Hombres Lagarto acercándose, sólo podían lanzar flechas de fuego en ellos.

Con un rugido, los arqueros esqueleto estaban amontonándose por los hombres lagarto, al igual que hicieron con los guerreros esqueletos. A esta distancia, los arqueros perdieron su ventaja y sólo podían ser atacados unilateralmente. Mientras caían uno tras otro, casi todos los esqueletos habían caído en los humedales, y sólo el ejército de zombis era el que quedaba.

Por último, un nuevo enemigo se desató.

Bestias no-muertas.

Los no-muertos creados a partir de lobos, serpientes, cobras y todo tipo de animales. Un monstruo que combinaba la tenacidad de los zombis con la agilidad de los animales.

Las bestias no-muertas se abalanzaron sobre los Hombres Lagarto. Sus movimientos eran muy rápidos individualmente, y se abalanzaron lentamente, un asalto sin ninguna formación.

El ataque que venía de abajo era inesperadamente difícil de evadir. Las bestias no-muertas estaban mordiendo los pies del enemigo. Después de inmovilizarlos, se ocuparían de dar el golpe mortal, un estilo similar a las fieras.

Para los hombres lagarto que estaban cada vez más cansados, este tipo de ataques era difícil de bloquear. Varios hombres lagarto cuyos movimientos habían ido disminuyendo por el cansancio consiguieron que sus cuellos sean desgarrados por las bestias no-muertas. Incluso aquellos que creían que los espíritus de sus antepasados estaban con ellos no pudieron evitar el pánico cuando vieron caer a sus camaradas.

Los líderes guerreros lucharon en el frente, pero solo lograron ser empujados hacia atrás lentamente. A medida que pensaban que sólo era cuestión de tiempo antes de que se rompan sus líneas de batalla, los humedales de repente se abultaron.

Lo que parecían ser dos masas cónicas de tierra, median alrededor de 1.6 m de altura, no tenían cabeza ni extremidades.

Las dos masas comenzaron a moverse.

Se movía suavemente a través de los humedales a pesar de la ausencia de extremidades, dirigiéndose directamente hacia los animales no-muertos. Después de cerrar la distancia entre ellos, látigos que eran más largos que la altura de esas criaturas surgieron en el lugar donde sus hombros debían estar.

Eso era una de las armas secretas finales de los Hombres Lagarto, las hadas de los humedales habían sido convocadas a través del esfuerzo combinado de todos los druidas de Hombres Lagarto.

Las hadas de los humedales se lanzaron en medio de las bestias no-muertas, y arrojaron sus látigos como tentáculos para agarrar a los enemigos. Las bestias no-muertas estaban comprometidas atacando ferozmente con sus garras y colmillos.

Fue una batalla entre criaturas sin miedo. Pero las hadas de los humedales tenían la ventaja debido a su poder de combate superior.

Su sacerdote podía dominar a los no-muertos. Este hecho revivió el coraje de los hombres lagarto y renovaron su ataque.

Una intensa batalla estaba garantizada

A diferencia de la lucha con los esqueletos, los hombres lagarto también sufrieron bajas. Pero el porcentaje de victoria se inclinaba hacia los hombres lagarto que tenían la ventaja en calidad de números.

♦ ♦ ♦

Él iba a perder.

Cocytus entendía este hecho.

Sus fuerzas de no-muertos carecían de inteligencia. Esa era la razón de la derrota, y era algo que lo estaba preocupado desde el principio, pero Cocytus no se imaginaba que su ejército llegara a ser tan débil.

Cocytus lamentó no haberlo pensado tan profundamente. Había una manera de cambiar el rumbo de esta situación, pero no era un buen método tomar un paso que equivalía a admitir su derrota.

Por otra parte, ¿cómo le iba a informar de este hecho a su amo? Cocytus recogió el pergamino de [Mensaje]. ¿Con quién debería ponerme en contacto, ante un momento tan crucial?

"... ¿Te encuentras ahí Demiurge?"

"Sí mi amigo. Para que me envíes un mensaje, ¿acaso ha sucedió algo? 

Una voz firme sonó en la mente de Cocytus. La inteligencia de Demiurge era de primera categoría en Nazarick, él podría ser capaz de pensar en una solución.

En cierto modo, Demiurge era uno de sus rivales, por lo que Cocytus no estaba muy animado de pedir su ayuda. Pero evitar la derrota era su prioridad, ¿cómo podría un ejército de la Gran Tumba de Nazarick fallar? Para no perder la lucha, Cocytus tiró su orgullo y bajó la cabeza en busca de ayuda.

"En realidad"

Después de utilizar un rollo para explicar la situación actual, Demiurge escuchó en silencio y dio un suspiro atribulado.

"Y ¿qué necesitas de mí?"

"Me gustaría que tú me prestaras tu sabiduría, la batalla se perderá si esto continúa. Puedo aceptar ese resultado si se tratara de mi lucha personal, pero no deseo la derrota para Nazarick y deshonrar a los seres supremos. "

"¿Crees que Ainz-sama realmente desea la victoria?"

"¿Qué quieres decir con esto?"

"Estoy hablando acerca de por qué Ainz-sama formó un ejército de siervos tan débiles."

Cocytus también tenía dudas sobre esto. No podía entender por qué tenían que formar un ejército con los siervos más débiles de la Gran Tumba de Nazarick.

"... Ainz-sama debe tener sus razones, pero ¿cuál es su intención?"

"... No lo sé, puedo pensar en varias posibilidades."

"Como era de esperarse de Demiurge"- Cocytus no expresó esto en voz alta y mantuvo el respeto hacia Demiurge en su corazón.

"Déjame preguntarte... Cocytus. Habías estado en este lugar desde hace varios días, ¿no deberías haber estado reuniendo información de inteligencia sobre los Hombres Lagarto antes del ataque? "

Demiurge tenía razón. Pero…

"Pero Ainz-sama me ordenó que los derrotáramos con las fuerzas dadas, y debíamos hacerlo en una confrontación directa."

"Eso podría ser así, pero quiero pensar en ello cuidadosamente, Cocytus. Lo importante debe ser qué tipo de resultado es el que quiere presentar a Ainz-sama, ¿verdad? Si el objetivo era la destrucción de la aldea, tendrías que considerar la mejor manera de hacerlo, ¿verdad? "

Cocytus no podía responder, Demiurge fue directo al grano.

"Ainz-sama debe de haber considerado todo esto cuando él te dio estos siervos a ti."

"... ¿Quieres decir que Ainz-sama intencionalmente me dio fuerzas que no serían capaces de ganar la batalla?"

"Esa posibilidad es muy alta. Si Ainz-sama hubiera comparado la inteligencia entre el enemigo y el ejército de siervos que envió de antemano, él habría sido capaz de decir que las fuerzas que tienes en mando son insuficientes para tomar el pueblo. En ese caso, tú debes de informar a Ainz-sama que las fuerzas actuales no son suficientes para completar la misión, y decirle que necesitaras más refuerzos. Ese debe ser el objetivo de Ainz-sama”.

Lo que significaba que Cocytus tenía que entender la verdadera intención de su amo. Él no debía de seguir las órdenes ciegamente, tenía que hacer ajustes sobre la marcha. Eso era lo que Demiurge estaba tratando de decirle.

"Este parece ser el método de Ainz-sama para cambiar nuestra forma de pensar. Pero él parecía tener otro objetivo, aun así... "

"¿Qué más hay?"

Cocytus preguntó a Demiurge en pánico. Ya había cometido un error, y no quería arriesgarse a cometer otro.

"Ainz-sama envió mensajeros a los pueblos, pero no mencionó a Nazarick. Él también te prohibió formar parte del campo de batalla. Eso solo significa"

Cocytus tragó saliva y esperó que Demiurge continuara. Pero Demiurge no continuó.

"Urg! Cocytus, mis disculpas, tengo un asunto urgente que atender. Lo siento, pero me tengo que ir, puedes obtener la victoria. "

Demiurge cortó la comunicación de repente y el [mensaje] terminó.

Cocytus podía adivinar que hizo que el calmado y tranquilo de Demiurge se ponga tan nervioso. Movió sus ojos hacia alguien en la habitación. Entonces vio a Entoma casualmente arrancando un talismán a jirones.

Para que Entoma utilizara un talismán solo significaba.

Que las cosas estaban tardando demasiado.

Ya era tiempo de desplegar a los no-muertos que se encontraban en la parte de atrás y que esperaban hasta el último momento, su carta de triunfo. ¿Pero era realmente esa la intención de su amo?

Esta fue probablemente la primera vez que Cocytus pensó en la intención detrás de las órdenes de su amo. Pero sólo pudo llegar a una conclusión.

Cocytus activó el hechizo de [Mensaje].

"- Comandante Lich, Comience con el ataque. Muéstrenles a los Hombres Lagarto sus verdaderos poderes. "

♦ ♦ ♦

Una bata vieja y lujosa cubría su cuerpo que estaba hecho de pieles y huesos. Una de sus manos sostenía un bastón retorcido. Su cara podrida era sólo un cráneo cubierto de piel con ojos malignos llenos de inteligencia en sus cuencas. La energía negativa emitida cubría su cuerpo como una niebla fina.

Este lanzador de magia no-muerto era - un Lich.

El no-muerto obedeció las órdenes de Cocytus y miró hacia los humedales. Él entonces dio órdenes a dos [Corpulentas masas cubiertas de Sangre] que se encontraban de pie detrás de él. Eran no-muertos con músculos y grasas rojas frescas, hechos por el Ser Supremo que también lo había creado a él.

"Maten a esos tres hombres lagarto."

Las dos [Corpulentas masas sangrantes] obedecieron las órdenes y se dirigieron hacia los tres hombres lagarto que estaban destruyendo a los jinetes esqueletos.
Aunque las [Corpulentas masas sangrantes] eran no-muertos de bajo nivel que sólo podían atacar con fuerza bruta, tenían capacidad regenerativa. Si se enfrentaban a ataques físicos del nivel de los hombres lagarto, serían capaces de ganar tiempo.

El Lich estaba seguro de que las [Corpulentas masas sangrantes] podrían ganar tiempo suficiente.

Esta no era una buena estrategia. Como hechicero magico, no era bueno en batallas cuerpo a cuerpo, así que tener a las [Corpulentas masas sangrantes] cerca para protegerlo era la manera más ortodoxa de luchar.

Sin embargo, él no podía usar esas tácticas.

La orden que recibió era mostrar a los Hombres Lagarto sus verdaderos poderes. Por lo tanto, tenía que tomar el campamento base de los hombres lagarto solo con su poder abrumador.

A medida que avanzaba el Lich, su aterrador rostro sonreía suavemente.

Sintió que era demasiado fácil.

Como una creación del Ser Supremo Ainz Ooal Gown, era muy superior a los Liches que se producían automáticamente en Nazarick. Y su misión era la de mostrar su fuerza a los hombres lagarto.

Se comprometió a ganar en el nombre de su maestro.


"Yo, Iguvua, le presentaré esta victoria a mi amo."

1 comentario:

Copyright © 2016 Espanipon | Designed With
Scroll To Top