martes, 8 de septiembre de 2015

OVERLORD, Volumen 4, Capitulo 3, Parte 2


Traducido por: Sebastian Santos

Parte 2


El tiempo que tenían para prepararse parecía bastante, como si fueses a gastar todo tu tiempo esperando, pero cuando te preparas para algo con una fecha límite, se podía sentir como si el tiempo pasara en un instante.

Había llegado el día prometido, en el cual se libraría la guerra.

Ese día, el sol ardiente se arrastró sobre el cielo tan lento como una tortuga, el cielo era azul y carecía de nubes. No había sonidos a parte del viento, el mundo parecía tan silencioso que incluso se podía oír a un alfiler caer.

La tensión era tan espesa que se podía cortar con un cuchillo.

Algunos de ellos tragaron saliva, otros respiraban profundamente.

Una cantidad desconocida de tiempo había transcurrido desde que los hombres lagartos se mantenían en silencio.

De repente, una nube oscura que parecía surgir de un agujero en el cielo se extendió rápidamente por el cielo azul al igual como había pasado antes.

Poco después, la nube bloqueó todo el cielo y los alrededores, causando la ausencia de la luz del sol.

Los hombres lagarto veían innumerables ejércitos de muertos vivientes acercándose lentamente desde la frontera que dividía los bosques de las zonas húmedas. Con los árboles obstaculizando la vista, era imposible saber cuántos de ellos había, simplemente seguían surgiendo como un diluvio interminable.

Los invasores poseían 2.200 zombies, 2.200 esqueletos, 300 animales no-muertos, 150 arqueros esqueletos, 100 jinetes esqueletos. Un ejército de 4950, sin incluir al comandante y sus guardias.

Oponiéndose a ellos estaba la alianza de las cinco tribus de hombres lagarto.

“Garra Verde” contaba con 103 guerreros, 4 druidas, 7 cazadores, 124 hombres lagartos varones y 105 mujeres lagarto.

“Colmillo Pequeño” contaba con 65 guerreros, 1 druida, 16 cazadores, 111 hombres lagarto varones, y 94 mujeres lagarto.

“Cola de Navaja” contaba con 89 guerreros de armaduras pesadas, 3 druidas, 6 cazadores, 99 hombres lagarto varones, y 81 mujeres lagarto.

“Colmillo de Dragón” contaba con 125 guerreros, 2 druidas, 10 cazadores, 98 hombres lagarto varones y 32 mujeres lagarto.

"Ojos rojos" contaba con 47 guerreros, 15 druidas, 6 cazadores, 59 hombres lagarto varones, y 77 mujeres lagarto.

Su fuerza combinada era de 429 guerreros, 26 druidas, 45 cazadores, 491 hombres lagarto varones y 389 mujeres lagarto. Un total de 1.380 soldados, con exclusión de los jefes de las tribus y Zaryusu.

 Así comenzó la guerra en la que un lado superaba al otro con una diferencia de 3 a 1.

♦ ♦ ♦

Era una casa hecha de madera.

No había decoraciones, la estructura de madera era fácil de ver y el diseño era tan claro como una cabaña. Pero el techo estaba a cinco metros del suelo, mientras que la longitud y la anchura eran más de veinte metros .

Estaba casi sin muebles en el interior, sólo un espejo gigante en la pared, una mesa grande y gruesa, así como las sillas alrededor.

Varias personas estaban sentadas en las sillas, algunos pergaminos enrollados fueron colocados sobre la mesa, eran pergaminos imbuidos con magia.

"Y, por último, este es el último conjunto. Estos son pergaminos de [teletransportación]”.

Después de la gran voz de una joven quien había sido la que habló, otro rollo se colocó sobre la mesa.

El que sacó los rollos era una humana en traje de sirvienta.

La joven tenía una linda cara, con su cabello en forma de moño en ambos lados de su cabeza. Pero tenía un aura distinta alrededor de ella, pero la cosa más excepcional eran sus ojos.

Sus ojos eran grandes y redondos, pero no había luz en ellos, al igual que las bolas de cristal de baja calidad, ella nunca parpadeaba.

Su pequeño cuerpo estaba cubierto por un traje de sirvienta modificado, con collares adornados y cubriendo su cuello por completo. Aparte de su cara, ella no mostraba nada de piel, ya que su traje la cubría casi por completo.

Ella era una de las doncellas de batalla, Entoma Vasilissa Zeta.

"Y, estos son los pergaminos de [mensaje] , pero hay demasiados. ¿Podría alguien por favor, poner en orden la mesa? "

Entoma pidió a la figura que ocupaba el asiento de honor y esa persona asintió lentamente.

"Pongan los pergaminos en orden hacia arriba."

"Cierto ~, por favor luego también límpienlos."

Obedeciendo a Cocytus y a las instrucciones de Entoma, aquellos que rodeaban la mesa empezaron a trabajar juntos.

Todos ellos eran de la raza heteromorfa(quiere decir no tienen forma definida, cada individuo posee una forma diferente), algunos tenían la forma de mantis religiosa, algunos parecían hormigas, había incluso aquellos que parecían ser un cerebro expuesto.

Todos ellos podían parecer diferentes, pero tenían dos cosas en común. Todos ellos eran siervos de Cocytus y pertenecían a Nazarick.

Por eso ellos obedecieron las órdenes de Entoma que era más débil que ellos.

En la estructura de poder de la Gran Tumba de Nazarick, lo más importante no era el poder de combate, era el hecho de que se tratase de una creación de los seres supremos. Desde este punto de vista, Entoma tenía un alto nivel de autoridad.

Después de confirmar que la mesa había sido limpiada-

"Bueno, entonces, por favor, acepte esto, Cocytus-sama."

- Entoma lo dijo sin mover la boca, recogiendo la bolsa sobre sus pies, sacó varios rollos de pergaminos.

"Estos son pergaminos de [mensaje]. Según Ainz-sama, éstas están hechas de pieles, Demiurge-sama hizo un gran esfuerzo para poder obtenerlas. Ainz-sama informa que quiere un informe si hay algún problema al usarlos”.

"Ya veo... Entendido. Voy a probar esto”.

Cocytus utilizó una de sus cuatro manos para recoger varios de los rollos.

"Demiurge se ha adelantado, y se ha retirado."

Cocytus se lo dijo a sus subordinados con una sonrisa irónica. Cuando sus subordinados escucharon esto, sonreían a lo largo también.

Con el pergamino en la mano, Cocytus cayó en una profunda reflexión.

Había oído hablar sobre el hecho de que los pergaminos mágicos de bajo nivel estaban desapareciendo gradualmente.

Encontrar un lugar que proporcionara la materia prima para hacer varios tipos de productos era una cuestión importante que necesitaba ser resuelta. Tenían un montón de materiales en este momento, pero se agotaban con el uso constante. Y así, mucha gente comenzó a tomar acciones sobre esto, incluyendo su amo.

Cocytus se enteró de que el manzano en el sexto piso era parte de un plan.

Para Cocytus cuyo deber era proteger Nazarick, no podía hacer nada, era obvio ya que no sería capaz de salir y buscar ingredientes.

Demiurge estaba creando un puesto de avanzada afuera definitivamente para resolver este problema. Esto era algo que esperaba.

Su camarada había completado su obligación.

Cocytus debía de estar feliz por él, pero en realidad él no pudo evitar por completo el fuego de los celos en su corazón. Debido a que su colega era de utilidad para el ser Supremo - su maestro, aquel que ellos adoraban, lo hizo ponerse envidioso.

Su misión era defender Nazarick.

Esta difícil tarea era probablemente la más importante entre todos los pedidos recibidos por los otros Guardianes. No importa que hubiera pedido, para ellos todo era una tarea crucial. Ellos tenían que evitar que aquellos de condición humilde profanaran la residencia de los seres supremos.

Sin embargo, sin invasores, no había manera de probar la lealtad y el trabajo Duro de Cocytus.

Por eso Cocytus quería lograr algo.

Para los Guardianes, ayudar a su amo les traía un fuerte sentido de alegría. Cocytus también quería probar esa felicidad.

Y esa oportunidad estaba justo delante de él ahora.

Cocytus volteo la cabeza y miró a la escena reflejada en el espejo y aumentó la presión sobre el pergamino.

Lo que se mostraba no estaba en el interior del espejo, pero si en un lugar en alguna parte de los humedales. Así es, la escena que se mostraba en el Espejo de Visión Remota era la razón por la cual Cocytus fue encerrado durante dos días en esta casa de madera construida por Aura.

La guerra de este momento- No, se enfrentaban a las fuerzas de la Gran Tumba de Nazarick, sería una masacre unilateral, por lo que él era sólo un medio de recogida de cadáveres. Cuando Cocytus recibió esta misión de recolección, su amo le dio varias órdenes.

Uno, a Cocytus se le prohibió formar parte de la guerra. Esto incluyó a sus siervos. El asunto tenía que ser resuelto solo con las tropas que fueron asignadas.

Dos, el Lich asignado como comandante no iba a intervenir hasta el último momento.

Tres, iba a llevar a cabo la misión bajo su propio juicio.

Hubo algunos otros pequeños detalles, pero los puntos principales fueron estos tres.

Él tenía que utilizar a los soldados enviados a los humedales para obtener la victoria. Si él tuviera éxito, Cocytus podría entonces mostrar su lealtad a su glorioso maestro.

"Gracias por su duro trabajo, por favor transmita mi agradecimiento a Ainz-sama."

Entoma asintió débilmente.

"Así que... ¿Vas a volver a Nazarick?"

"No, he recibido órdenes para presenciar la batalla de aquí hasta el final."

Así que ella estaba aquí como observador.

Cocytus lo confirmó, y sintió la sangre caliente mientras estaba pensando en la gran responsabilidad que le otorgó.

Pues bien, es hora de empezar.

Cocytus activó [Mensaje] y emitió una orden para el comandante de los no-muertos.

"- Avancen".

♦ ♦ ♦

Dos fogatas estaban ubicadas encima de unas plataformas, las fogatas iluminaban el entorno con una luz parpadeante.

En el escenario, destacaban varios hombres lagarto, entre ellos estaban los jefes de las tribus y algunas figuras claves.

Antes de comenzar la guerra, un gran grupo de hombres lagarto se preparaban para la batalla, el ruido que estaban haciendo era ondulante como las olas. La inquietud, la ansiedad y el miedo. Ellos hicieron todo lo posible para ocultar estas emociones, pero no pudieron mantener ocultas sus preocupaciones, por eso eran tan ruidosos.

Lo que estaba frente a ellos era la guerra. El amigo de tu lado podría llegar a ser un cadáver en el siguiente momento, los que iban a caer en batalla podrían ser ellos mismos. Aquellos hombres lagarto que se marchaban a un cruel campo de batalla.

Shasuryu Shasha se adelantó entre los jefes de las tribus para detener el alboroto.

"Todos los hombres lagarto, escuchen!"

La voz majestuosa hizo eco y el ambiente se convirtió en silencio, haciendo que la voz de Shasuryu fuera excepcionalmente clara.

"Sé que nos enfrentamos a un gran número de enemigos."

No hubo respuesta, pero el malestar se podía ver claramente a los ojos de todos los presentes.

Shasuryu se detuvo un momento y continuó en voz alta.

"Pero no teman! Por primera vez en la historia, nosotros, las cinco tribus hemos formado una alianza. Después de esta alianza, seremos todos una misma tribu. Por eso, los espíritus ancestrales de las cinco tribus velarán por nosotros- y nos bendecirán, incluso si fuimos de una tribu diferente en el pasado”.

"Líder druida de todas las tribus!"

En ese mismo instante, Crusch llevó a los cinco druidas mayores de las tribus y dio un paso hacia adelante. Se quitó el vestido que la cubría y reveló sus escamas blancas.

"Comandante de los lideres druidas, Crusch Lulu!"

En respuesta a la introducción de Shasuryu, Crusch dio otro paso hacia adelante.

"Que nuestros antepasados ​​desciendan!"

"-Escuchen, jóvenes de esta gran tribu!"

¿Cual era esta nueva tribu?

Crusch habló con determinación. Su voz era tensa por momentos, aun así mantuvo la calma en los demás; alternando entre un poderoso rugido y la melodía de una canción.

Al principio, casi todo el mundo estaba disgustado por la apariencia de Crusch, pero viendo cómo se presentaba a sí misma con confianza, los sentimientos de desagrado se desvanecieron.

El cuerpo de Crusch se balanceaba suavemente durante su discurso. Las escamas blancas brillaban bajo la luz de las fogatas- El brillo reflejado hacia parecer como si los antepasados ​​hubiesen descendido en Crusch.

La cara de todo el mundo empezó a mostrar signos de adoración.

"Desde este momento, nuestras cinco tribus son ahora una sola, eso significa que los antepasados ​​de las cinco tribus velarán por todos nosotros! ¡Todos somos testigos! Todos los hombres lagarto! He aquí el descenso de innumerables antepasados, juntos a nuestro lado! "

Crusch extendió sus brazos hacia fuera con un gran gesto, apuntando al cielo. La mirada de todos los presentes la siguió, pero lo que vieron era sólo el cielo nublado, sin signos de milagros. Pero alguien dijo algo en voz baja.

Él dijo- hay un pequeño rayo de luz.

La suave voz se convirtió poco a poco en una voz más grande, varios otros hombres lagarto, dijeron: "Yo también lo veo." Algunos dijeron que eran pequeños rayos de luz; unos gritaban que vieron a un hombre lagarto descendiendo; algunos pronunciaban que eran grandes peces; algunos gritaban que eran niños; algunos incluso pronunciaron con incredulidad que eran huevos.

Todos los Hombres Lagarto tuvieron el mismo pensamiento en mente-los antepasados ​​realmente estaban de su lado.

"Los antepasados ​​están aquí para protegernos!"

Era natural para ellos gritar algo así.

"¡Sienten eso! Sienten fluir el poder a través de todo su cuerpo! "

La voz de Crusch alcanzó el corazón de todos, el sonido provenía desde lejos, sin embargo, parecía estar tan cerca.

Liderados por esa voz, los Hombres Lagarto sentían algún tipo de energía creciendo en su cuerpo.

"¡Siéntanlo! Sientan la fuerza que les ha sido otorgada por los antepasados ​​de las cinco tribus! "

Todos los Hombres Lagarto presentes definitivamente lo sintieron.

Ellos podían sentir un poder creciendo dentro de ellos. La sensación de su sangre caliente que fluía arrastrando toda su inquietud, su cuerpo empezó a calentarse como si estuvieran emborrachados por el alcohol.

Esto podría tomarse como el mejor ejemplo de que sus antepasados estaban apoyándolos.

Crusch apartó la mirada de los rostros de los Hombres Lagarto y asintió a Shasuryu.

"Préstame tus oídos, lagarto. Los antepasados ​​han descendido en nosotros. No podemos compararnos al enemigo cuando se trata de números, ¿pero vamos a perder? "

"¡No!"

Los hombres lagarto intoxicados en la atmósfera del discurso respondieron junto a Shasuryu al mismo tiempo, moviendo el aire.

"¡Eso es correcto! Con los antepasados ​​sobre nosotros, es imposible que vayamos a perder! Derroten al enemigo, y presentémosle la victoria a nuestros antepasados! "

"Warrghh!"

Los hombres lagarto estaban de muy buen humor, nadie se sentía incómodo. Sólo había hombres lagarto que se había transformado en guerreros mientras se dirigían hacia la batalla que estaba sobre ellos.

No estaban encantados por la magia. Incluso con tantos druidas, no había manera de que pudieran recuperar la energía antes de la batalla después emitir tal magia en todos los Hombres Lagarto presentes.

Esto fue sólo el efecto de la bebida especial que se les dio a todos los hombres lagarto antes de la ceremonia.

Era una bebida que otorgaba valor, transmitido desde generaciones anteriores. Se elabora a partir de una hierba especial que hacía que los hombres lagarto se sintieran intoxicados, felices y vieran ilusiones por un corto período de tiempo.

El discurso de Crusch estaba intentando ganar tiempo para que la hierba haga efecto.

Antes que la verdad fuera conocida, no eran muchos. Pero para aquellos que vieron los efectos con sus propios ojos- los hombres lagarto que eran testigos de los antepasados ​​que descendían, era un ritual que sacó el coraje en ellos.

"Bueno, entonces, vamos a entregar la pintura a todo el mundo. Antes solía ser un color para cada tribu, pero en este momento los antepasados ​​de las cinco tribus se encuentran entre nosotros, por eso utilizaremos todos los colores para pintarnos a nosotros mismos! "

Varios druidas llevaron ollas y caminaron a través de la multitud de hombres lagarto.

Los hombres lagarto tomaron la pintura de la olla y comenzaron a dibujar pinturas de guerra en sí mismos. Ellos creían que estos eran el dibujo de los antepasados ​​que habían descendido sobre ellos, por lo que permitieron que sus dedos se muevan libremente, pintando los patrones en su cuerpo.

Con los antepasados ​​de las cinco tribus descendiendo sobre ellos, muchos de los hombres lagarto cubrieron todo su cuerpo con la pintura. Pero los hombres lagarto de la tribu “Garra Verde” no ponían mucha pintura de guerra en sí mismos. Esto se debió a que Zaryusu, Shasuryu y las élites de las tribus no pudieron conseguir pintura. En cierto modo, esto parecía como aficionados imitando a su ídolo.

Después de examinar la multitud y confirmar que todo el mundo había terminado, Shasuryu desenvainó su espada y señaló a la puerta principal.

"¡Muévanse!"


"Wargghhh !!"

Anterior    -    Siguiente

2 comentarios:

  1. Oh, ya viene el combate... Y espero ver pronto a Cocytus mostrando su poder.

    ResponderEliminar
  2. pff van a morir todos y a mi me habian caido bien los hombres lagarto

    ResponderEliminar

Copyright © 2016 Espanipon | Designed With
Scroll To Top