lunes, 14 de septiembre de 2015

OVERLORD, Volumen 4, Capitulo 3, Parte 4


Parte 4


Después de eliminar a todas las bestias no-muertas, los Hombres Lagarto encorvaron sus hombros con cansancio y suspiraron con alivio. Estaban tristes por sus pérdidas, pero tenían una leve sonrisa en sus caras.

Hubo muchas lesiones, pero ellos contaban con mucha suerte por no haber sufrido más perdidas. Si las hadas de los humedales no se hubieran unido a la batalla... No, si hubieran aparecido solo un poco más tarde, su formación se habría roto y habrían sido derrotados.

"Vámonos."

Dijo el Jefe de los Guerreros, anunciando el inicio de la próxima batalla.

Todo el mundo estaba débil por la fatiga, y lograron recoger sus armas después de algún tiempo, parecían muy cansados como para manejarlas. Podrían estar agotados, pero la guerra aún no había terminado.

Ellos eran necesarios para asistir al grupo que se enfrentaba contra los zombis en la distancia y evitar refuerzos enemigos.
"Muy bien, lleven a los heridos de gravedad a la aldea, el resto de ustedes, síganme-"

Una repentina ráfaga de llamas cortó su ligero discurso.

Una ola de calor irradiadaba el entorno, las dos hadas atrapadas en medio del fuego se balanceaba débilmente.

Después de haber dispersado el fuego completamente, la apariencia de las dos hadas era terrible. Estaban a punto de caer debido a aquel ataque.

Antes de que alguien pudiera gritar, el fuego apareció una vez más. Las hadas no podían resistir el ataque y sus cuerpos comenzaron a desmoronarse, dispersándose en el fuego.

Las poderosas hadas que mostraban resistencia inigualable contra las bestias no-muertas habían desaparecido. Los hombres lagarto no podían procesar lo que estaba sucediendo y tenía expresiones en blanco.

(¿Qué pasó?)

Sabían que las hadas de los humedales habían sido destruidas, pero ellos estaban rechazando esta realidad. Si las dos hadas de los humedales habían sido realmente derrotadas, eso significaba que un monstruo más fuerte que ellos se acercaba.

Los hombres lagarto no podían reprimir su confusión y miraron a su alrededor con miedo. Cuando vieron a un no-muerto a la distancia, una bola de fuego se disparó a partir de su mano una vez más.

La bola de fuego que era del tamaño de una cabeza humana voló por el aire y la explosión fue ocasionada dentro del grupo de hombres lagarto que habían ganado la batalla contra las bestias no-muertas.

Normalmente, el fuego se apagaba cuando entraba en contacto con el agua, pero esta bola de fuego era un fenómeno mágico que ignoraba totalmente ese sentido común. En el preciso momento en que la bola de fuego golpeó la superficie del agua, explotó como si hubiera chocado contra una base sólida, creando un tornado de fuego.

La llama de la explosión envolvió a varios hombres lagarto- y desapareció.

Es una ilusión, desapareció tan rápido, esa fue la sensación que tuvieron. Pero el olor de la carne quemada-de los hombres lagarto que se encontraban en el suelo, inmóviles, sin duda confirmo que no se trataba de una ilusión.

El no-muerto avanzo lentamente, su actitud era casual y arrogante. Esas eran las características de un sujeto poderoso que tenía confianza en su fuerza.

A medida que los hombres lagarto dudaban si debían atacar de igual manera cómo habían manejado a los arqueros esqueletos, la bola de fuego los golpeó de nuevo.

La feroz explosión arrebato la vida de varios hombres lagarto en un instante.

El poder abrumador hacía que la batalla anterior pareciese como un juego.

"Warrgghh!

Los hombres lagarto rugieron y sacudieron el miedo de sus corazones. Varios de ellos estaban a punto de atacar sin tener en cuenta su vida, una voz fría hizo erupción desde una distancia inimaginablemente lejos.

"- Tontos."

Con esta palabra, otra bola de fuego quemó a los hombres lagarto que se acercaban antes de que pudieran gritar.

El no-muerto se movía lentamente, y los cientos de hombres lagarto inmediatamente dieron un paso hacia atrás. La pared que separaba a los verdaderamente fuertes de los débiles los obligó a retroceder.

"¡Corran!"

Un rugido de espíritu sondeó, sorprendiendo a los hombres lagarto como un rayo. Fue uno de los Lideres Guerreros.

"Ese tipo es diferente a los enemigos que enfrentamos hace un momento! No somos rival para él! "

Esa era la decisión correcta. El enemigo avanzaba lentamente por sí mismo, su majestuosa arrogancia hizo que todos los hombres lagarto sientan un escalofrío en la piel.

"Corran e infórmenle a los comandantes y a Zaryusu."

"Vamos a ganar algo de tiempo!"

Sin embargo, otra bola de fuego explotó, derribando a varios hombres lagarto.

"¡Corran! Infórmenselo a ellos! "

Los cinco Lideres Guerreros ordenaron a los hombres lagarto escapar, y mantenían la distancian entre unos y otros. Se separaban con la intención de evitar el radio de explosión de las bolas de fuego en mente, su objetivo era que uno de ellos llegara hacia el enemigo. Era una formación suicida con este único fin.

Los cinco Lideres Guerreros se miraron entre ellos, asintiendo con la cabeza, una vez entendieron el plan corrieron a toda velocidad hacia el enemigo.

La distancia era de unos cien metros. Era una distancia sin esperanza, paro aun así utilizaron todas sus fuerzas. Ellos sabían que si caían mientras estaban corriendo, estarían dejando pistas para los comandantes y Zaryusu que estaban viendo desde atrás.

♦ ♦ ♦

Los hombres lagarto escaparon, esparciéndose como los engendros de una araña.

Zaryusu observaba esta escena con calma. No, Zaryusu había estado observando todos sus movimientos desde que el poderoso enemigo se mostró. Observando al no-muerto que estaba esparciendo las flamas de la muerte.

Los movimientos de este enemigo eran diferentes del enemigo poco inteligente de antes, él era probablemente el comandante enemigo.

El no-muerto comenzó a usar un área mas grande y lanzo su hechizo [Bola de Fuego] atacando a los cinco Lideres Guerreros que estaban a unos cien metros de él. A pesar de que atacaron desde cinco direcciones diferentes, todos los Lideres Guerreros que intentaban el asalto fueron quemados vivos en el camino.

"Es hora de que nos unamos a la pelea."

Zaryusu asintió con Zenberu, y Crusch dio su consenso también. Reconociendo que era el momento en que debían poner su vida en el campo de batalla.

"Así es, es nuestro turno. Solo es uno y es demasiado poderoso. Este es probablemente la mano derecha de ese “Ser Supremo” y el comandante de este ejército... Por lo menos, debe ser asi ".

"De hecho, es imposible que alguien pueda controlar a varios no-muertos de ese nivel. Pero, ¿Qué debemos hacer esto? Esto es demasiado lejos”.

La pregunta de Crusch dio a Zaryusu un dolor de cabeza.

Su objetivo no era sacrificarse en la batalla, por lo que una estrategia era necesaria.

Zaryusu y Zenberu no podían pelear a una distancia tan larga, tenían que acercarse y centrarse en los ataques cuerpo a cuerpo. Y el problema era que el enemigo podía pelear a una distancia de cien metros.

Zaryusu y los otros podrían resistir un par de golpes de bolas de fuego, pero ellos iban a sufrir más de un par de ataques antes de poder cerrar la brecha. Y la verdadera prueba comienza después de alcanzar al objetivo. Era fácil ver que teniendo el ataque de bolas de fuego desde el frente los mataría.

"Esa larga distancia, representaba todo un problema para ellos."

"Ah ... En realidad, no hubiera pensado que cien metros podrían ser mucho tiempo."

El grupo de Zaryusu pensaba en cómo llegar al enemigo sin lesiones o con daños mínimos.

"¿Qué tal un túnel a través de los humedales?"

"Incluso para los poderes de un druida... eso sería difícil. Sería fantástico si pudiéramos utilizar [invisibilidad]”.

Ellos podrían acercarse inmediatamente usando [Vuelo] después de usar [invisibilidad]. Pero estos no eran los hechizos que un druida podía aprender.

"¿Qué tal hacer un escudo mientras avanzamos?"

"Hacer un escudo tomaría demasiado tiempo."

"¿Qué pasa si hacemos el escudo con el desmantelamiento de... una casa?"

Zenberu sonrió irónicamente sabía que la propuesta que acababa de decir no iba a funcionar. El enemigo estaba atacando con la explosión de las bolas de fuego, incluso si podían protegerse, por otro lado el calor seguiría entrando. Y no había tiempo para elaborar un escudo de cuerpo completo para la protección contra el calor.

"Ah, claro... no hay otra manera."

"¿Qué pasa, Zaryusu?"

Crusch que estaba un poco asustada le pregunto. ¿Acaso tienes alguna idea? Zaryusu lo pensó. Pero no se pudo evitar, Crusch estaba tan preocupada que quería maldecir a cabo.

"No ... yo solo ... encontré un escudo."

♦ ♦ ♦

Iguvua asintió con satisfacción por la situación actual.

Estaba progresando sin problemas. Los dos [Corpulentos Cubiertos de Sangre] seguían luchando, pero él estaba haciendo un buen progreso mientras se dirigía hacia el pueblo.

Había varios hombres lagarto tontos que querían atacarlo, pero parecían comprender la inutilidad de sus acciones después de presenciar el poder de las bolas de fuego. Los cinco guerreros que se habían separado, para atacarlo anteriormente tuvieron la mejor prueba de esto, pero sólo llegaron a recorrer cincuenta metros.

Era como si Iguvua estuviese caminando solo en el desierto mientras avanzaba en silencio. Él haría pedir piedad a los hombres lagarto, demostrando que eran débiles, pero aun así no bajó la guardia.

Estaba a una corta distancia de su destino. Planeaba disparar las bolas de fuego de forma consecutiva y arrasar con las casas junto con los hombres lagarto.

Pero los hombres lagarto sin duda tratarían de detenerlo antes de que pudiera llegar al pueblo. Debería ser hora de que alguien comenzara a atacarlo. Iguvua que se encontraba reflexionando sobre esto lo encontró a sí mismo observando su derecha.

"... Ah, ya veo."

Iguvua vio una hydra dirigiéndose directamente hacia él.

Si ese era el as de los Hombres Lagarto, él lo aplastaría con una fuerza abrumadora y caería su voluntad de luchar. Eso haría que la destrucción de la aldea sea más simple.

Para jugando a lo seguro, Iguvua comprobó si había mas enemigos alrededor o en el cielo. Después de confirmar que estaba despejado, Iguvua se detuvo y esperó tranquilamente a que la hydra entrara en su rango de ataque.

Cuando la hydra entró en una región que era difícil determinar si estaba dentro del rango de ataque, comenzó a acelerar. Así es, corrió a toda velocidad hacia Iguvua.

"Tontos, acaso piensas que puedes cubrir esta distancia con tu ritmo de caracol? Bestias sólo son bestias”.

Iguvua rió burlonamente y le disparó la bola de fuego que había conjurado hacia la hydra.

La bola de fuego voló recto y anotó un golpe directo en la hydra. La erupción de llamas envolvió a la hydra.

Aunque la hydra se tambaleó, continuó avanzando. Continuó acelerando a pesar de que estaba envuelto en llamas. No, las llamas se disiparon al instante, esa era sólo la imaginación de Iguvua. La escena ante Iguvua transmitió la determinación ejemplar de la hydra.

Iguvua frunció el ceño con disgusto. Su orgullo fue herido de gravedad cuando la bestia resistió el ataque.

De hecho, la hydra tenía magia de resistencia al fuego fundido en ella, pero no era ningún hechizo de alto nivel y no podía negar todo el daño.

... Recuerdo que las hydras tienen la habilidad especial de regenerarse rápidamente... Pero no debería funcionar en contra de los ataques de fuego... No importa, si tiene alta vitalidad, ya que es un monstruo. No es de extrañar por ello que pueda resistir varios ataques.

Iguvua se consoló de esa manera, pero no pudo aplacar su ira. Iguvua era una criatura especial creada por el Ser Supremo, Ainz Ooal Gown. Es una falta de respeto para el, que su enemigo no haya caído por su ataque.

Iguvua fundió una mirada gélida que era todo lo contrario a su ira hirviente contra la hydra que se acercaba.

"... ¿Cómo puedes ser tan desagradable?, muere!"

Disparó una bola de fuego, una vez más, que envolvió a la hydra en llamas de nuevo. Incluso se dio la ilusión de haber carbonizado su carne a tal distancia. Las heridas podrían no ser fatales, pero lo harían dudar si se atrevía a avanzar aún más.

Pero-


"- ¿Por qué no se detiene? ¿Por qué sigue viniendo? "

Anterior    -    Siguiente

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Copyright © 2016 Espanipon | Designed With
Scroll To Top