Ir al contenido principal

Five Way Heaven Capítulo 1 : Decisión



Capítulo 1. Decisión 


A su lado, el azúcar de cebada crujía en la boca del gordinflón mientras masticaba. El resplandor del sol crepuscular caía sobre el suelo y la brisa era tan suave como una pluma, no al menos con la frialdad típica de todos los días. Ai Hui no sabía si iba a recordar este día en el futuro.



“¿Te has decidido? El gordinflón pregunto dudosamente.

“Me he decidido” Ai Hui respondió con mucha seguridad. Hace tiempo se había decidido y no había nada para que el dudara.

El gordinflón parecía estar lamentándose, y también parecía estar admirándolo.

” No te dejes golpear por esos pequeños débiles, que me haría sentir como si perdiera la cara. Simplemente no entiendo, ¿qué hay de bueno en todo esto de luchar y matar? Si tomamos todo este dinero será suficiente para que nosotros regresemos a vivir la mitad de nuestras vidas. ¿Cuántas personas habían venido con nosotros a los Territorios Salvajes? ¡Dos mil! ¡Y solo nosotros dos vivimos! Este dinero es para comprar nuestras vidas, ¿Entiendes? Si muriera, al menos mi familia puede obtener el dinero, Si tu mueres…”

“Es por eso que tengo que vivir”. Ai Hui interrumpió al gordinflón que se había levantado inmediatamente cuando se estaba haciendo más y más emocional con una indescriptible calma en su cara salvaje.

Ser capaz de entrar a Five Way Heaven no era una oportunidad fácil de obtener. Sus talentos naturales no eran notables y originalmente no tenía las calificaciones para entrar a Five Way Heaven. Sin embargo, él se desempeñó de forma excepcional durante estos últimos tres años. En ese tenso ambiente complicado, la tranquilidad, junto con el valor y espíritu de lucha que estaba representada en los momentos cruciales causa que uno sea profundamente impresionado.

Cuando pidió que se le permitiera entrar en Five Way Heaven, las autoridades finalmente acordaron después de considerarlo.

Fuera de dos mil servidores, solo dos sobrevivieron. No importa cómo esto podría decirse que es, sobre todo la buena suerte, también podría decirse que esto le provoco muchos problemas.

El gordinflón se sentó con decepción. Estaba demasiado familiarizado con la terquedad de Ai Hui. Cuando pensaba en ello, su espíritu se levantó una vez más mientras hablaba con sinceridad.

“Recuerda lo que la hoja de compensación escribió con mi nombre, que puede ser tacaño con otros, pero conmigo no”.

Ai Hui no se molestó en prestar atención mientras sacaba casualmente un tallo de hierba y lo puso en su boca. Apoyando su cabeza en su mano con satisfacción se acostó en el suelo. Durante estos últimos tres años en los territorios salvajes, todos los días era uno donde el estado mental de todo el mundo llegaba hasta el límite. Lleno con sangre, muerte, luchando y matando, era una oscuridad, un mundo frio de hielo mezclado con escarlata.

No sabía cómo había pasado por esos tres años, y tampoco quería recordar. No eran bellos recuerdos.

El resplandor crepuscular del sol iluminaba su cuerpo, haciéndolo cálido y cómodo. Las cejas de Ai Hui involuntariamente se suavizaron, su fría y salvaje cara se relajó con un poco de tranquilidad.

¡Muy cómodo!

Su cálido y cómodo cuerpo se relajó poco a poco, y los pensamientos de Ai Hui tambien había disminuido, como la niebla que había perdido sus ataduras, sin hacer ruido, ya que se difunde silenciosamente en el aire.

Los cálidos rayos del sol y el viento ligeramente embriagante daban una sensación un tanto extraña y familiar, que despertaron esos recuerdos extraños pero familiares en su mente.

Tres años, antes de los tres años, el sol y la brisa de la sala de entrenamiento de cultivo de espada tambien se sentía así.

El sol aún no se había levantado, pero había respirado el aire puro y frio. Estaba empezando a barrer el almacén desgastado que había sido remodelo a una sala de entrenamiento. Tenía que limpiar el suelo tres veces para que pudiera ser considerado un calentamiento. Despues de limpiar el suelo, comenzaría a hacer estantes de madera. La madera era recogida por lo general de las cercanías. Eran de diferentes tamaños, algunos eran largos, cortos, gruesos o finos. Debido a esto las formas de los estantes naturalmente no podían ser cuidadosamente seleccionados.

Despues de hacer los estantes de madera, comenzaría a organizar los nuevos manuales secretos de la espada que el propietario había obtenido antes.

Estos manuales fueron de un yuan por diez kilogramos al precio del mercado. Los libros de bolsillo eran baratos y los que estaban unidos con hierro con tapas de oro era un poco más caro. La experiencia de trabajo era de poco valor, y la carga de trabajo no era demasiado, pero nadie lo corrió. Ai Hui nunca había estado en un apuro, por lo que casualmente volteaba y revisaba a través de ellos.

A veces, soñaba con lo bien que estaría si hubiera vivido en la época de cultivo; vendería manuales de espada hasta que sus manos estuvieran vacías.

Despues de acomodar los manuales secretos de espada, iba a comenzar a ordenar las varias espadas preciosas y voladoras.

En este momento, el sol ya se había levantado. Era cálido y acogedor, al igual que en esos tiempos. Ai Hui no pudo evitar levantar ligeramente la comisura de sus labios en una leve sonrisa.

A pesar de que las espadas voladoras y espadas preciosas habían perdido su poder espiritual eran simplemente pedazos de metal. Sin embargo, bajo la luz del sol, Ai Hui con frecuencia se sentía atraído por su hermosa antigüedad.

Espadas voladoras representaban el pico del mundo del cultivo y eran las favoritas de los grandes maestros del pasado en la época del cultivo. Había todo tipo de rarezas, y existían en cualquier forma posible, tanto que había algunas que uno nunca relacionaría en absoluto con espadas voladoras.

No tocó las que se había oxidado por demasiado tiempo, por temor a que el dueño lo regañara de nuevo por romperla.

Fue un trabajo sin salario, pero con tres comidas completas. A él, que una vez fue un niño de diez años de la calle que había sido miserable y sin hogar, este estilo de vida era tan hermoso como el sol de hoy en día. No podía encontrar una mejor palabra para elogiarlo.

El dueño era una buena persona, sólo que él no era tan bueno en hacer negocios.

¿Gestionaría un empresario preparado una sala de entrenamiento?

Ai Hui se había quedado en la sala de entrenamiento durante tres años. Los que habían visitado la sal de entrenamiento no superó diez personas. Cuando vieron el anuncio que colgaba en la parte superior de la puerta que decía: Sala de entrenamiento de cultivo de la espada, noventa por ciento de los adultos giraría la cabeza y saldría.

¿Dónde diablos podría encontrar personas que cultivaban la espada?

Aparte de la innumerable cantidad de manuales secretos de espada, espadas preciadas y espadas voladoras, no había nada más en la sala de cultivo de la espada. Sólo por estas cosas, el propietario se había apresurado a través de todo tipo de basureros e incluso traería un poco de otras partes del país.

Se podría decir que las locuras del dueño por asuntos relacionados con el cultivo de espada eran simplemente irracionales. Incluso los gastos de viaje eran más caros que lo que costaba.

Por supuesto, a veces, Ai Hui sentiría que, con las habilidades financieras patéticas del dueño, sólo podía jugar y disfrutar de un hobby tan barato como el cultivo de la espada.

Ai Hui había tratado de convencer al dueño para convertirla a una sala de tonificación del cuerpo, o algo así. A lo menos, tendría más posibilidad que el cultivo de la espada. Cuando el dueño se puso muy enojado y le regañó por los cuatro costados, fue entonces que Ai Hui se dio cuenta que las capacidades de gestionar del propietario eran verdaderamente mediocres.

Ai Hu vigilando la sala de entrenamiento totalmente vacío, se puede decir que había estado soñando tontamente con los manuales secretos de la espada de un yuan por diez kilogramos. Él no cultivó con éxito la espada, pero debido a su perseverancia con su ejercicio continuo, era bastante bueno en la lucha y los puños confiables atrajo a dos o tres niños debiluchos.

Debido a la incapacidad del dueño, su negocio fracasó y él tenía una deuda que no podía ser devuelta, por lo que se suicidó. Ai Hui estuvo muy triste porque el dueño era un buen tipo, incluso si él no estaba mentalmente sano.

Era una cuestión de tiempo para devolver la deuda, por lo que la sala de entrenamiento debía ser devuelto a su dueño original. En el último día, cuando los cobradores de deudas llegaron a recuperar la sala de entrenamiento, Ai Hui se dijo así mismo.

Vio la estantería que había hecho personalmente como la tiraban al suelo. Los manuales secretos de la espada, con más de la mitad traídos aquí por el dueño de ciudades lejanas, ser esparcidos por el suelo. Vio los bastidores de espadas que el dueño había dicho que eran un tesoro que tomo de la cueva de un maestro de la espada ser pisoteados en pedazos por los cobradores de deudas. En esos días, las espadas voladoras en ese bastidor de espada hubieran teñido mil millas en sangre e intimidarían a los héroes sobresalientes de la época. Vio a la espada de clase nueve Chimes que había sido colgada bajo el alero de la sala siendo roto en pedazos. El dueño había dicho que lo que solía ser el tesoro ilustre y más importante del clan era la espada de clase nueve Chimes. Una vez que las nueve espadas salieran, el sonido celestial rompería incluso el espacio.

No podía tolerarlo, y como un lobo lesionado en un punto muerto, locamente se lanzó hacia adelante.

No era más que una lucha, sí, una lucha final y nada más.

Ai Hui no sabía el nombre del propietario, pero él buscó una tabla de madera y escribió la palabra “dueño”, y la convirtió en su tabla espíritu. Fingió que ramas delgadas eran varitas de incienso y quemó los manuales de espada para el propietario. Después de golpear su cabeza contra el suelo, hizo un deseo a los cielos para proteger al dueño en el paraíso del cielo, con la esperanza de que pudiera cumplir su sueño de cultivar la espada allí.

Llevando el cuerpo lleno de heridas, miro la sala de entrenamiento que estaba completamente en mal estado por un largo tiempo antes de darse la vuelta para marcharse. Caminando a lo largo de las calles desiguales bajo los penetrantes rayos del sol y la sombra de los techos con agujeros, inconscientemente caminaba mientras no sabía dónde ir. 

Aquella sensación durante ese año de cuando tuvo una impotente pérdida y sin nadie de quien depender seguía estando claro en su mente. Recordó cuando sintió un poco de frío, en ese momento se había envuelto a sí mismo fuertemente en la ropa que se había vuelto blanca debido a su constante lavado y metiendo ambas manos en los bolsillos. Ese día el sol era diferente al sol de hoy; estaba lo suficientemente frío como para perforar los huesos. 

Siguió caminando y caminando. No sabía después de cuánto tiempo tuvo tanta hambre que despertó de su mente en blanco. Fue entonces cuando el frío y el hambre le hicieron ver la noticia que Five Way Heaven estaba reclutando sirvientes en los territorios salvajes.

Sin un lugar a donde ir, él, que estaba en el límite de sus fuerzas, se fue.

Afortunadamente, había sobrevivido.
......

Ai Hui recuperado de su sucesión de pensamientos, descubrió que su cuerpo se había puesto tenso involuntariamente. No podía dejar de reír con amargura en su corazón. Esta clase de tiempo hermoso, una vez más había sido destruido por un no hermoso pasado

Soltó una respiración profunda, y trató de relajar sus músculos tensos.


Había sobrevivido afortunadamente durante el tiempo dentro de los territorios salvajes un total de tres años. Sólo había dos supervivientes restantes de su equipo de dos mil personas; uno era él, el otro era Qian Dai. Oh, el nombre del gordinflón era Qian Dai. 


(TL: Qian Dai (钱代) es un juego de palabras con qian dai (钱袋), lo que significa bolsa de dinero en chino)

Las familias de los sirvientes que murieron recibirían algún tipo de compensación, pero los que sobrevivieron obtendría una gran cantidad de dinero. Con respecto a esto, Five Way Heaven nunca fue tacaño.

El gordinflón se estaba preparado para volver a casa. Su casa constaba de huérfanos y viudas, y tuvo que soportar toda su familia por sí mismo, por lo que la presión sobre él era más grande que la de Ai Hui.


“Está bien, también sé que está decidido y no va a cambiar de opinión. Su temperamento es terrible con demasiadas deficiencias, y nunca estas escuchando a otros. Tampoco eres demasiado joven, sin embargo, todavía te comportas de esta manera. ¿Cómo se vas a conseguirte una esposa? Ahorrar un poco de dinero...” El gordinflón todavía seguía hablando sin parar, y no sabían cuándo iban a separarse.


Dado que por lo general habla mucho, Ai Hui realmente no sentía que era demasiado molesto. Sin embargo, el momento en que escucho al gordinflón hablar de dinero, la cabeza le dolía un poco. En el momento en que este tipo tocó la palabra dinero, era como si se hubiera inyectado con sangre de pollo.

Como era de esperar, cuando vio las venas azules en el gordinflón comenzando a palpitar, Ai Hui hizo rápidamente una decisión e inmediatamente sacó un saco de dinero: 

“Para ti”



El gordinflón miraba a Ai Hui con una expresión perplejo, pero él la atrapó con una ligereza que no coincidía con su cuerpo. Una vez que el saco estaba en sus manos, los ojos del pequeño gordinflón de inmediato se abrieron.

Con un tirón de sus dedos que eran tan gruesas como las zanahorias, al instante desató el saco. Después de echar un vistazo, el gordinflón se conmovió tanto que incluso la grasa en todo su cuerpo comenzó a vibrar.

Ai Hui giro su cara para evitar ver; La cara del gordinflón cuando vio el dinero era simplemente demasiado horrible.


“Clap!” El gordinflón se apresuró y agarró las dos manos de Ai Hui con una cara completamente movido mientras las lágrimas caían de los bordes de los ojos.


Al ver este aspecto del gordinflón, Ai Hui también fue tocado, y sintió que él pensaba demasiado poco de este gordinflón. Los dos habían luchado al lado del otro durante mucho tiempo, por lo que esta amistad era profundamente sincera. No estaba acostumbrado a este tipo de situación y quiso gritar, pero cuando pensaba en su inminente separación, se contuvo a la fuerza, hablando con voz un tanto inestable y lenta.


“¡Lárgate!”: “Soy sólo una persona de todos modos, así que no tengo mucha necesidad para utilizar el dinero. Una vez que regrese a la Vieja Tierra, tienes muchos miembros de familia, por lo que tiene más uso el dinero para ti ...”


"¡Buen hermano! ¡Eres realmente mi buen hermano!”


Con los ojos llenos de lágrimas de la emoción, el gordinflón ahogado por la emoción tomo la mano a Ai Hui como si su vida dependiera de ello. “Five Way Heaven da el alojamiento y la comida, por lo que, si te quedas la mitad, todavía no serías capaz de utilizar todo. ¿Qué hay de darme todo a mí?”


En realidad, estaba un poco esperanzado hacia este tipo, que ingenuo. Las manos de Ai Hui que habían sido agarradas de repente se movieron y abrieron con un poco de poder. Como un rayo y gran nube, el gordinflón voló más de treinta metros, y luego rompió el suelo como el azúcar de cebada en la boca.


"¡Largarse!"


Finalmente haber sido capaz de decir lo que pensaba era verdaderamente una buena sensación.


Ai Hui palmeó suavemente sus manos como el viento y las nubes, y luego busco al azar la bolsa en su pecho. Las manos del gordinflón fueron extraordinariamente rápidas y era imposible de combatir.


El gordinflón se arrastró desde el suelo cubierto de tierra.


En el campamento distante el silbado sonó para la reunión y los dos se calmaron al mismo tiempo.


El momento para pala separación era ahora, porque esta era la reunión final. Ai Hui estaría saliendo para Five Way Heaven y el gordinflón estaría regresando a la vieja Tierra. La naranja puesta de sol bajando arrastró sus sombras más y más.


“¡Ai Hui, sobrevive!”


"Si”



Traductor: Edgar
Editor: Mera

Comentarios

Entradas populares de este blog

Overlord Volumen 12

Prólogo La sala del trono en Nazarick se encontraba perfectamente iluminada por las luces mágicas de los candelabros, mientras la enorme figura de Cocytus ante él, entregaba su informe.

Ainz Ooal Gown había reunido a la mayoría de los guardianes del piso, así como a Sebas por dos razones. Una era escuchar y evaluar su progreso. Y el otro…

"Los Lizardmen ... están muy ... agradecidos .... por ... los regalos ... concedidos ... por Ainz-sama. - terminó su informe Cocytus.

Overlord, Volumen 0, Capitulo 9

Capítulo 9: Las consecuencias de sus actos

Tick, tock. Tick, tock.

El hombre ociosamente pulgó el reloj plateado en su mano. Mientras lo hacía, sus ojos miraban hacia el horizonte, hacia el sol que debería aparecer allí pronto.

Overlord, Volumen 0, Capitulo 10

Capítulo 10: Los Dioses se reúnen
Ella había salido, para pedir a todos los dioses que volvieran a la Gran Tumba, por orden de su Maestro.

Ella, pálida y hermosa, vestida con los dones de lo divino, fue enviada a cumplir su voluntad.

Primero, a las ruinas de Villa Carne, donde la ira de un dios de los planos exteriores había aniquilado a los indignos. Allí, Bukubukukuchagama la Impecable trabajó para crear algo dentro del cráter ardiente, dando a luz cosas con nada más que su dulce y poderosa voz.