Ir al contenido principal

Five Way Heaven Capítulo 3: Furia



Capítulo 3: Furia

"Mi nombre es Ai Hui y cumplo dieciséis años este año, estoy muy contento de estar en esta clase con todos ustedes, por favor cuídenme." Ai Hui suavizó su voz tanto como pudo mientras estaba de pie en la plataforma. Recordó en secreto que no eran los Territorios Salvajes.

No sentía ningún peligro al tomar cada centímetro de su entorno. Después de que acabó de presentarse, Ai Hui bajó de la plataforma en una manera deseducada.

Sorprendidos acerca de cómo era Ai Hui, los estudiantes de abajo hablaron con ruido.“¿Lograste ser admitido en el Campo de Inducción en una edad tan avanzada? Además, su nombre es un poco raro.”

"Probablemente de la Vieja Tierra..."

Al ver esto, el Maestro Xu, que estaba al lado de la plataforma, tosió suavemente: "Los siguientes estudiantes no necesitan ser tan breves, preséntense un poco más para que puedan dejar que sus compañeros los conozcan más".

Ai Hui, que regresó a su asiento, soltando un suspiro de alivio. Comparado con estar en batalla, la escena de antes lo dejó aún más desconcertado.

Sintiendo su propia aura en caos, respiró lentamente dentro y fuera, y el malestar desapareció gradualmente cuando su cuerpo fue restaurado una vez más a su mejor condición.

El actual Ai Hui parecía ser excepcionalmente tranquilo. Nadie en toda esta escuela sabía que este joven profundamente tranquilo, como el agua, era en realidad una bestia feroz durmiendo que podía romper con una fuerza asombrosa en cualquier momento.

Vivir tres años en los territorios salvajes había dejado una gran huella.

Por ejemplo, la posición del asiento que eligió.

Se sentó en el asiento junto a la ventana. La visión fuera de la ventana era claramente visible, y podía protegerse contra cualquier ataque sorpresa que viniera fuera de la ventana. Si el ataque sorpresa venia por dentro del edificio de la escuela, podría saltar inmediatamente y refugiarse.

Incluso en la observación. Podía inspeccionarlo todo en secreto; Desde el maestro en la parte superior de la plataforma, los estudiantes alrededor, la estructura del edificio escolar, los asientos, etc. Muchas veces, estos detalles que no parecen ser absolutamente necesarios determinarían su vida y su muerte. Nunca pienses que tienes demasiada información.

Nunca deliberadamente hizo esas cosas, porque todos esto naturalmente vino a él.

Había doscientos estudiantes en esta clase, y se podía ver que todos eran muy jóvenes por sus caras inmaduras y tiernas. Algunos de estos muchachos se vestían espléndidamente con expresiones arrogantes; debiendo ser de familias influyentes. Sólo uno dejó una impresión en Ai Hui, y fue el noble joven maestro que montó en esa clase de Nube Llama Flotante que él y Fatty vieron fuera de la gran puerta.

Duanmu Huanghun parecía ser un poco arrogante, su fuerza estaba bien, por lo que Ai Hui mantuvo una mirada vigilante sobre él.

Ese tipo había sido nombrado presidente de la clase. ¿Qué diablos es un presidente de clase? ¿El líder del ejército? Una persona arrogante que es el líder no es realmente una cosa buena, pensó Ai Hui, con un punto de vista diferente.

Sin embargo, esto no estaba realmente relacionado con él de ninguna manera.

Por desgracia, Fatty no había sido asignado a su clase.

Pensando en eso, Ai Hui se sentía un poco arrepentido.

Pero en el segundo siguiente, estos arrepentimientos fueron destrozados por el Maestro Xu, reemplazándolos por una gran furia y un intento de matar sin límites.

"A continuación, me gustaría contarles a todos sobre los estándares de cobro del Campo de Inducción Los edificios escolares del Distrito Urbano cobran un pago. Creo que todo el mundo puede sentir que la concentración de energía elemental allí es más densa. Uno tendría mejores resultados en ese tipo de ambiente. El pago para una sola habitación normal allí es 50.000 yuanes por año. Aparte de esto, también preparamos un dormitorio aún más lujoso que tiene nueve veces la cantidad de concentración elemental que el exterior, cuesta 700.000 yuanes. Aquellos que cumplan esos requisitos pueden considerarlo. Ahora, hablemos de las comidas. Las comidas dentro de los jardines son bastante baratas. Las comidas normales de cada día son 200, que incluyen el desayuno ... "

La mejilla de Ai Hui palpitaba ligeramente. No escuchó lo que se dijo después. Hizo todo lo posible para controlar su expresión, pero la furia en su cabeza casi le hizo hervir mientras sus puños cerrados debajo de la mesa casi estallaban con venas azules.

¿El campo de Inducción cubrió el alojamiento y la comida? ¡ah! ¡ah!

¿Por qué no cortó ese grano gordo en trozos durante el reclutamiento?

Encima de la plataforma, el maestro balbuceaba constantemente mientras su saliva salpicaba la pizarra como pequeños destellos de la palabra "dinero".

¡Por media hora! ¡Este tipo todavía estaba explicando los pagos! De repente, Ai Hui sintió el impulso de matar al Maestro Xu. El Maestro Xu, que estaba en la plataforma, era como una bestia salvaje que lo había amenazado. ¡Oh, no, como una bestia salvaje que tenía una deuda de sangre con él!

Ai Hui entrecerró los ojos mientras su mirada se volvía intensamente fría. Heh heh, con todas esas innumerables bestias salvajes que había matado.

Una hora pasó...

La furia de Ai Hui casi se había disipado y la profunda y fría mirada se había relajado para quedar sin vida. Sentía que iba a morir, y que iba a ser de la forma más trágica.

En ese momento, su corazón estaba lleno de un impulso de darse la vuelta y huir de regreso a los Territorios Salvajes.


Los helados y duros Territorios Salvajes, en los que el peligro se ocultaba por todas partes. Aquellas bestias salvajes con grandes colmillos de marfil y ojos sangrientos ahora eran suaves y adorables en el corazón de Ai Hui.

¿No debería ser esa la verdadera apariencia del Campo de Inducción? ¡De hecho, el Campo de Inducción era un lugar cientos de veces más peligroso que los Territorios Salvajes!

El Maestro Xu finalmente quedó satisfecho y se detuvo: "Aquellos que han venido de la Vieja Tierra, deberían haber recibido una suma de dinero después de pasar por la evaluación de aptitud. Esa suma es para que puedan vivir satisfechos su vida diaria en la escuela ".

No había pasado ninguna evaluación de aptitud ...

Los ojos sin vida de Ai Hui miraban al profesor.

"Por supuesto, esa suma es apenas suficiente para satisfacer sus necesidades básicas. Si todos desean obtener más recursos y oportunidades, deben trabajar aún más. El campo de Inducción tiene un total de setenta y seis ciudades con una gran cantidad de oportunidades de trabajo y tareas diarias cuyas recompensas le permitirían en consecuencia hacer un poco de dinero en su bolsillo. Me gustaría recordarles a todos ustedes que la tarea principal de todos en el Campo de Inducción es estudiar y entrenar, no ganar dinero. No deben perder demasiado tiempo en lo mencionado para no retrasar su entrenamiento, porque lo que ganen no compensará lo que perdidan.

En este momento, Ai Hui tomo un suspiro de alivio en su corazón. Gracias a Dios había una salida. La felicidad que sentía con su nueva vida era como si acabara de escapar de la guarida de un tigre. Inconscientemente, su frente inesperadamente tenía una capa de más de un sudor fino.

¡Después de limpiar las pequeñas gotas de sudor de su frente, los peligrosos niveles del Campo de Inducción habían subido de inmediato en el corazón de Ai Hui!

El Maestro Xu distribuyó un montón de papeles gruesos. Tenía el horario de la escuela, un mapa de los lugares cercanos, una lista de trabajo, una lista de asignación, alojamientos normales, una lista de los restaurantes de su ciudad actual, rutas a todas las otras ciudades y más. Todos ellos eran excepcionalmente detallados.

"Todo el mundo tendrá tres días para arreglar su propio alojamiento. Después de tres días, comenzaremos las clases. Recuerden, la Introducción al Poder Elemental no está incluida en nuestras conferencias. Si no han aprendido los fundamentos básicos, pueden auto-estudiar en la biblioteca o visitar el Curso De Introducción del Maestro Dong. Ahora pueden irse.”

Ai Hui buscó el Curso de Introducción del Maestro Xu en el horario escolar y lo encerró. Era una clase que tenía que escuchar.

Sin embargo, el problema que tenía que resolver era el dinero. Estaba sin dinero en ese momento, y ni siquiera tenía el dinero para comprar el almuerzo.

Se sentó perfectamente erguido mientras su aguda mirada rápidamente barría los papeles en sus manos. Lo que le llamó la atención a la primera fue la línea "cubre las tres comidas". Había bastantes de ellos, así que Ai Hui dejó escapar un suspiro de alivio. Las yemas de sus dedos seguían cada línea de la lista. Entonces, sus delgados y blancos dedos de repente se detuvieron.

Su mirada tan aguda como espadas se esparció, volviéndose profundamente introvertida, y estaba un poco perdido en sus pensamientos.

Con una mano sosteniendo su bolsa de tela desgastada y la otra agarrando su mapa, él dejó el edificio de la escuela justo después de eso, casualmente tomó un tallo de hierba salvaje de la calle y se lo coloco en la boca.

Había una calle desconocida y una tienda delante de él con varias clases de cosas que él nunca había visto antes. Los peatones de los alrededores tenían discusiones sobre temas que él no entendía.

Ai Hui descubrió que podía mirar tranquilamente cada cosa extraña que tenía frente a él.

Incluso después de tres años en los Territorios Salvajes, su fuerza aún no podía ser considerada poderosa, pero su corazón era muchas veces más fuerte de lo que era antes. Era lo suficientemente valiente como para vivir solo en este mundo, lo suficientemente valiente para enfrentar lo desconocido y lo extraño del mundo, esto no era fácil.

Esto es probablemente lo que significa crecer, y crecer más rápido que otros no era una mala cosa.

Sonrió a sí mismo. Desde que había salido de los Territorios Salvajes, se había vuelto aún más deprimente. Con la gastada bolsa de tela sobre su hombro mientras masticaba la hierba silvestre, miró el mapa y avanzó con su sombra bajo la luz del sol mientras avanzaba hacia su destino.

Afortunadamente, el lugar no era demasiado difícil de encontrar. El Salón de la Comisión estaba situado en el centro de la ciudad y era muy llamativo.

"¿Realmente va a aceptar esta comisión?" El anciano que emitía la comisión le recordó amablemente: "El área del Salón de Entrenamiento no es tan pequeña, y la carga de trabajo de la administración diaria no es fácil. A decir verdad, nunca esperé que en realidad hubiera alguien que aceptaría este tipo de comisión en estos días. El dueño de la Sala de Entrenamiento no ha regresado en veinte años, y antes de partir, depositó una suma en nuestra cuenta bancaria. Hasta agotar todo el dinero, siempre le ayudaríamos a emitir la misma comisión cada año. ¿Sin embargo, usted sabe que la recompensa de esta comisión es bajo la norma de hace veinte años? Desde hace diez años, no ha habido nadie que la aceptara. Permítame recordarle, la recompensa es muy baja, y es apenas suficiente para que usted pueda tener una comida. ¿Estás seguro de que quieres aceptar esta comisión?”

En lugar de responder a la pregunta, Ai Hui hizo una pregunta en su lugar: "¿Puedo obtener una parte del dinero de la recompensa por adelantado?"

El anciano inmediatamente comprendió la situación de Ai Hui y asintió con la cabeza: “Sí. Pero permítame recordarle que, si acepta esta comisión, siempre y cuando no haya abandonado el Campo de Inducción, no podrá abandonar esta comisión. ¿Necesitas más tiempo para pensarlo?”

Ai Hui respondió con extrema calma: "Acepto".

“El lugar es bastante espacioso, así que puedes ahorrar un poco de gastos de alojamiento. La parte del anticipo de la recompensa ya se ha puesto en su tarjeta. Esta es la llave, y la dirección está aquí. Bienvenido al Campo de Inducción.”

Ai Hui expresó gratitud de su corazón mientras saludaba con calma y cortesía: "¡Muchas gracias!"

“¡Qué niño tan educado!” El anciano reveló una sonrisa: “Buena suerte en tu entrenamiento, la fuerza lo es todo.”

Sintiendo la buena voluntad de la otra parte, Ai Hui sin saberlo, intentó lo mejor que pudo para devolverle la sonrisa: “Lo haré.”

El corazón nunca entrará en pánico con el dinero en la mano; Que era de hecho un dicho sabio. Ai Hui se sintió realmente bien en este momento, y el mundo se había vuelto un poco más hermoso.

Esas cosas extrañas en las calles también se volvieron muy interesantes. Ai Hui sintió que era como un turista mientras miraba todo con completa curiosidad.

Un voluminoso y enorme Carro de Vid de Tres Hojas pasó por encima de su cabeza, y no pudo evitar parar para levantar su cabeza.

Suspendido bajo el trébol había una enorme jaula de vid. Varias sillas de vid fueron arregladas dentro de su interior, y estaba lleno de pasajeros. Frente al carro de la vid había una cuna de arco iris cuyas vides se entrelazaban y crecían para formar las palabras "Green Hill City". Incluso desde muy lejos, uno sería capaz de verlo.

En los territorios salvajes, Ai Hui había visto antes el Carro de la Vid de Tres Hojas, pero eran mucho más rudo que éste; no sólo eso, la jaula de la vid era de tantos colores que lastimaba los ojos, y también parecía un monstruo. El carro de Vid de Tres Hojas fue utilizado normalmente para transportar mercancías en los Territorios Salvajes, pero no había demasiados de ellos. Era un trabajo muy peligroso, pues los pájaros de los Territorios Salvajes eran inusualmente feroces y temerosamente fuertes.

Aquellos que estaban entrenando el elemento de madera tenían un entusiasmo relativamente bajo para luchar, y preferían permanecer lejos, detrás de las líneas frontales.

Sin embargo, al ver los Carros de Vid de Tres Hojas por todas partes a la vista le permitía a Ai Hui sentir el floreciente alboroto del Campo de Inducción. Incluso los niveles elementales que su corazón se considera demasiado alto para alcanzar también se podían ver aquí.

Después de ver el Carro de Vid de Tres Hojas perderse en la distancia, retiró su mirada y continuó adelante.

No mucho después, finalmente encontró el callejón en el que se encontraba el Salón de Entrenamiento. Según el mapa, el Salón de Entrenamiento estaba justo al final de este callejón.

Entrar en el tranquilo callejón era como entrar en un mundo diferente. Un sentimiento simple pero desolado surgió involuntariamente en su corazón. El edificio a su alrededor era extremadamente antigüo, y era fácil ver que estaba envejecido con sólo una mirada.

De repente, Ai Hui se detuvo en seco.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Overlord Volumen 12

Prólogo La sala del trono en Nazarick se encontraba perfectamente iluminada por las luces mágicas de los candelabros, mientras la enorme figura de Cocytus ante él, entregaba su informe.

Ainz Ooal Gown había reunido a la mayoría de los guardianes del piso, así como a Sebas por dos razones. Una era escuchar y evaluar su progreso. Y el otro…

"Los Lizardmen ... están muy ... agradecidos .... por ... los regalos ... concedidos ... por Ainz-sama. - terminó su informe Cocytus.

Overlord, Volumen 0, Capitulo 10

Capítulo 10: Los Dioses se reúnen
Ella había salido, para pedir a todos los dioses que volvieran a la Gran Tumba, por orden de su Maestro.

Ella, pálida y hermosa, vestida con los dones de lo divino, fue enviada a cumplir su voluntad.

Primero, a las ruinas de Villa Carne, donde la ira de un dios de los planos exteriores había aniquilado a los indignos. Allí, Bukubukukuchagama la Impecable trabajó para crear algo dentro del cráter ardiente, dando a luz cosas con nada más que su dulce y poderosa voz.

Overlord, Volumen 0, Capitulo 9

Capítulo 9: Las consecuencias de sus actos

Tick, tock. Tick, tock.

El hombre ociosamente pulgó el reloj plateado en su mano. Mientras lo hacía, sus ojos miraban hacia el horizonte, hacia el sol que debería aparecer allí pronto.