Ir al contenido principal

Shuumatsu Nani Capítulo 4: Resurgiendo el pasado, desapareciendo el futuro - Parte 3




Parte 3: un cortó tiempo después.

Recientemente, rumores circulaban que la lluvia se filtraba en el pasillo del segundo piso. Una rápida visita confirmó que algunos trabajos de carpintería eran realmente necesarios. Alguien podría ser llamado desde la ciudad un día después, pero por ahora se podría utilizar algunos parches. Lo que significaba que necesitaba unas tablas de madera y un-

“- ¿? Oye, ¿sabes dónde está el martillo de madera?” Willem dio la vuelta.

“La sala de almacenamiento en el primer piso. Que utilizó antes... ¿Ya lo ha olvidado?” Kutori respondió. “Wow, realmente eres malo recordando cosas...” Ella trató de sonar un poco molesta, pero en verdad no era más que burlarse de Willem.

Sin embargo, antes de que pudiera terminar su queja, se dio cuenta de algo malo: Willem no estaba mirándola. 2¿Qué estás mirando?” Se dio la vuelta, pero no había nadie más allí, sólo el pasillo vacío.

“Kutori, ¿dónde fuiste?” Preguntó Willem y comenzó a ver la zona a su alrededor.

¿De qué estás hablando? Estoy aquí, me dijo con una voz más fuerte que antes.

"Eso es raro. Pensé que estabas aquí.” Willem, todavía no veía a Kutori, parecía ignorar sus llamadas.

“Hey, cortarlo –“

Ella extendió su mano o eso intento. No podía. La mano que quería usar no existía en primer lugar. Mirando hacia abajo en su cuerpo, Kutori se dio cuenta de que no estaba allí.

“Kutori? ¿Dónde te escondes?” Willem comenzó a caminar.

Vagó por todo el almacén de hadas, en busca a la invisible chica. No la encontró. Abandonó el almacén y buscó por toda la isla. No la encontró. Tomaba a quien viera y le preguntaba sobre Kutori Nota Seniolis. Sin recibir ninguna respuesta.

¿A dónde vas?

¿Qué estás buscando?

Estoy aquí.

A tu lado.

Oye.

¡Oye!

Mírame.

No importa cuánto Kutori trató de hablar, no logró producir una voz. Y por supuesto, las palabras no le llegaban a nadie.

Con el tiempo, Willem se cansó de caminar y se detuvo, perdido y confundido. Alguien puso una mano sobre su hombro.

“Es hora de que lo aceptes”, dijo Naigrat suavemente con una sonrisa en su cara solitaria. “Ya están muertos.”

- Kutori se sacudió, enviando sus cobijas a volar por todas partes.

Su corazón mostró signos de aceleración. Sosteniendo su mano sobre el pecho con violencia, tomó respiraciones profundas. Cuando finalmente se calmó un poco, su cuerpo se estremeció. La fría mañana de invierno ataco a través de su pijama, quitándole su calor. Se levantó de la cama, recogió las mantas, las envolvió en una bola, y las abrazó con fuerza.

“Un sueño...” Kutori murmuró. “Un sueño, ¿verdad?”

Miró hacia la ventana. El mundo exterior todavía estaba envuelto en la oscuridad de la noche, esperando el atrasado amanecer de invierno.

Su cuerpo se sentía débil. Ella quería acurrucarse en sus mantas una vez más y volver a dormir. Pero ella no podía. Sus ojos se negaron a cerrarse, sabiendo que ese sueño podía continuar.

Dos días han pasado desde el final de la batalla el 15 Isla y el regreso de las hadas al almacén.

Willem aún no ha vuelto a casa.

La lluvia torrencial se detuvo bruscamente con la salida del sol poco antes del mediodía. Debajo del milagrosamente cielo azul claro, las niñas pequeñas iban a los jardines. La bola blanca limpia que llevaban con ellos rápidamente se cubrió de lodo. Muy pronto, las chicas con entusiasmo persiguiéndola se cubrieron de lodo también.

En una esquina de la sala de lectura, Nephren estaba disfrutando de una siesta. Usando los brazos cruzados sobre un escritorio como una almohada, roncando tranquilamente con una expresión amable en su rostro.

“Bueno, eso es inusual para Ren, tirar un libro así”, dijo Aiseia mientras recogia el libro que estaba debajo del escritorio de Nephren. “Para ella, el principal problema es el uso excesivo de Venom, pero sólo es fatiga regular. Ella no ha tenido mucha experiencia desde que se convirtió en adulta, por lo que su resistencia todavía tiene mucho camino por recorrer. Pero aun así lo hizo bien en esa larga batalla.” Aiseia palmeó suavemente la cabeza de Nephren.

“... te sientes mejor, ¿Aiseia?”

"¿Yo? ¡Me siento como nueva! Tengo confianza en mí longevidad” Aiseia respondió con orgullo.

Kutori no estaba totalmente convencida. Su amiga de cabellos dorados siempre decía cosas importantes de una manera que hacía imposible decir si estaba hablando en serio o en broma. Como resultado, Kutori no sabía qué creer.

“¿Y cómo haces, Kutori?” Aiseia le regreso la pregunta.

"¿Yo? Yo... uh...” Estoy bien, por supuesto, ella dijo. Ella quería decirlo. Pero al final, Kutori no podía. En contraste con sus tonos casuales, Aiseia estaba mirando a Kutori con una mirada seria muerto. “Creo que no estoy en la mejor forma. Probablemente no pueda luchar por un tiempo.” Puso una débil sonrisa y se encogió de hombros.

“Bueno, si empieza a verte muy mal, tal vez puedas pedir regresar a la isla 11ava. Es probable que te den permiso ya que eres un soldado importante en este momento, y estoy seguro de que el médico puede al menos dar un consejo.”

“Te lo dije, estoy bien. Es sólo un poco más incómodo de lo habitual “. Kutori sacudió la cabeza. “que me des consejos es todo lo que necesito. Confío en ti."

“Bien, estoy feliz, pero...” Aiseia giraba su pelo desordenado.

“Además, sería malo irme y regresar, ¿verdad? Quiero verlo tan pronto como sea posible, así que tengo que esperar en casa como él dijo “.

“Ah... que has pasado del modo soltera al modo de amor, ya veo.”

“Mmm, eso es correcto.”

“¿No vas a tratar de ocultarlo más?”

“Bueno, él conoce mis sentimientos, pero todavía trata de huir. Sin duda no será capaz de obtener de él si sigo fingiendo. En este punto, creo que va directamente hacia él sin ocultar nada es mi única opción. Él puede parecer que tiene las cosas en su propio pequeño mundo, pero si incluso algo pequeño va mal, que realmente puede quedar tirado fuera “.

“Hmm, es cierto.”

“Así que en cuanto llegue a casa, voy a ir con todo por él. Por supuesto, tienes que ayudarme un poco, así que prepárate “.

“Ookay, déjamelo a mí.” Aiseia dio un pulgar arriba.

Kutori devolvió el gesto. No hubo mentiras en sus palabras en este momento. Si él llega a casa, iría a él sin descanso. La palabra clave es 'Si'.

Originalmente, no había estado aquí. Lo que quiere decir, el estado actual del almacén de hadas sin él era como las cosas estaban destinadas a ser.

“Tal vez no va a volver a casa.” Las palabras persistentes en la mente de Kutori algunas veces escapaban de sus labios en los momentos de debilidad. “Quiero decir, él es una persona muy valiosa para Regul Aire es casi increíble que ha estado aquí todo este tiempo. Se podría pensar que iba a ser designado para una posición muy alta y se le pidió a compartir todo su conocimiento arcano. Así que tal vez es mejor si nunca regresa a casa “.

Ella recibía respuestas variadas cuando lo decia delante de la gente.

“¡Nosotros no lo dejaremos!” “No quiero estar sola.” “¡Voy a ser la que derrote al técnico!” “¿Que es arcano?” Era cuestionable sí o no Tiat y las otras más pequeñas realmente entendían lo que Kutori estaba hablando.

“Deberías ser más honesta contigo misma”, dijo Naigrat con voz un tanto regañona.

Nephren solamente bajó los ojos y no reaccionó más. Bueno, Kutori no esperaba mucho más.

“Bueno, si no lo hace, ¿qué vas a hacer?” Aiseia preguntó con una sonrisa burlona.

¿Qué haría si realmente no regresó a casa? Kutori pensaba en ello, pero no pudo llegar a una respuesta. “Creo que no haría nada...” Su respuesta vaga causó que Aiseia suspirara dramáticamente.

Originalmente, no había estado aquí. Lo que significa que, su vida diaria sin él a su lado era la vida que había estado viviendo.

“Haaa!”

Escuchando un agudo, pero lindo, grito de guerra detrás, Kutori instintivamente lo esquivó. Panival y Colón se estrellaron en el suelo, fallando en atrapar a su objetivo.

“... ¿Qué están haciendo?” Ella les ayudo a levantarse.

“¡Te lo dije!” Lenta detrás de sus compañeros, Tiat llegó corriendo y puso sus narices rojas. Un par de pequeños aullidos sonó por todo el pasillo. “No hay manera de ustedes puedan atrapar a Kutori. Todavía tienen diez años.” Por alguna razón, Tiat pegó su pecho con orgullo.

“Pero sin Willem, no tenemos a nadie con quien practicar, y nuestras habilidades empeoraran” dijo colon con ojos llorosos.

"Qué habilidades…"

“¡Habilidades para conquistar el mundo!” Panival levanto su puño.

“Qué mundo...”

Tiat se paró disgustada mientras Lakish se unió a la multitud y comenzó a disculparse.

“... oh sí, por cierto, Tiat,” dijo Kutori.

"¿Ah, sí?"

“Usted ha sido confirmado como un hada completamente adulta, ¿verdad? ¿Tienes alguna compatibilidad con las armas Dug comprobada?”

"Aún no. Naigrat dijo que esperara hasta Willem llegue a casa antes de empezar a buscar una espada.”

“... Ya veo.” Kutori palmeo el pelo de la niña un poco.

“K-Kutori?”

“Espero que obtengas una buena” dijo suavemente antes de ponerle una mano en la espalda.

"¿Hay algo mal? No te ves tan bien “.

"¿De Verdad? Quizás estoy un poco cansada todavía.” Kutori se rió.

Cuando Kutori regresó a su habitación, cerró la puerta detrás de ella y se apoyó en ella, deslizándose poco a poco hasta que se sentó en el suelo. Se acurrucó en una bola, envolviendo sus brazos alrededor de sus rodillas y dejando caer su cabeza.

“Que mentira...” murmuró lo suficientemente tranquilo para que sólo ella podía oír. “Mantuve mi promesa. Pero, por qué... por qué no puedes...”

Después de un tiempo, Kutori levantó la cabeza y se levantó. La puerta cerrada y las cortinas hicieron que la habitación fuera casi tan oscura como la noche, pero ella lo sabía suficientemente bien. Camino a través de la tenue luz a su escritorio y cogió el espejo que se encontraba.

“...”

En la oscuridad, viéndose en el espejo del otro lado había una chica de ojos rojos parada.

Una araña plana.

“¿Quién es usted?”, Preguntó Kutori con voz temblorosa al desconocido más allá del espejo.

Ella debía estar viendo una cara conocida, la que se ve cada mañana cuando se lava. Ella debía estar viendo esa cara cuya expresión había visto tantas veces que se volvía aburrido.

Sin embargo, ¿por qué? ¿Por qué estaba la chica en el otro lado mirando fijamente hacia ella? ¿Por qué Kutori miraba esa cara y creía que era un extraño? Si se trata de alguien que no conocía, entonces, ¿Quién estaba de pie en este lado del espejo?

Un pastel a medio comer. Una desgastada vela y un sobre quemado. Un pájaro de acero y una punta de flecha de arco iris.

Cállate. Cierra la boca, cállate, calla.

¿Por qué? ¿Por qué estos recuerdos siguen fluyendo?

La batalla había terminado hace muchos días. No había utilizado la magia ni una sola vez después de eso. ¿No se suponía que mejorara? Si se practica con moderación, ¿no se suponía que estaba allí para que no haya ningún impacto negativo en su vida diaria? ¿Aiseia mintió?

No.

Era su propia culpa.

Durante la batalla, arrojó algo importante en nombre de la determinación. A cambio de la destrucción milagrosa de la 15ava isla, vendió casi todo su tiempo restante.

No se arrepentía de ello. O no, ella no podía arrepentirse. Regul Aire estaba al borde de la aniquilación. Salvarlo al reducir ligeramente el tiempo de vida de un soldado desechable era una ganga.

Lo que debería lamentar era fingir su bienestar frente a Willem después de la batalla. Ella no quería que se preocupara. Ella quería volver a casa para el Willem normal. Así que se mantuvo en silencio sobre la invasión y prohibió a Aiseia y Nephren hablar de ello. Pero ahora, que ya estaba en esta condición.

Ella al menos quería decir 'estoy en casa'. Y también…

“Quería comer ese pastel de mantequilla...”, murmuró con voz temblorosa.

La chica en el otro lado del espejo movió los labios como si repitiera después de Kutori.

Una sola lágrima corría por el lado de su mejilla.

Un mundo roto. Un pez nadando entre las estrellas. Un animal de peluche amarillo. Una niña no familiar con los ojos azules. Un árbol suave. Un gato negro ronroneando continuamente. Un guijarro envuelto en papel. Un brillante cielo nublado. El mundo más allá del espejo. Y. Y.

El espejo se cayó de la mano de la chica y se hizo añicos en el suelo, enviando de un sinnúmero de fragmentos a volar.



La chica se desplomó en el suelo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Overlord Volumen 12

Prólogo La sala del trono en Nazarick se encontraba perfectamente iluminada por las luces mágicas de los candelabros, mientras la enorme figura de Cocytus ante él, entregaba su informe.

Ainz Ooal Gown había reunido a la mayoría de los guardianes del piso, así como a Sebas por dos razones. Una era escuchar y evaluar su progreso. Y el otro…

"Los Lizardmen ... están muy ... agradecidos .... por ... los regalos ... concedidos ... por Ainz-sama. - terminó su informe Cocytus.

Overlord, Volumen 0, Capitulo 9

Capítulo 9: Las consecuencias de sus actos

Tick, tock. Tick, tock.

El hombre ociosamente pulgó el reloj plateado en su mano. Mientras lo hacía, sus ojos miraban hacia el horizonte, hacia el sol que debería aparecer allí pronto.

Overlord, Volumen 0, Capitulo 10

Capítulo 10: Los Dioses se reúnen
Ella había salido, para pedir a todos los dioses que volvieran a la Gran Tumba, por orden de su Maestro.

Ella, pálida y hermosa, vestida con los dones de lo divino, fue enviada a cumplir su voluntad.

Primero, a las ruinas de Villa Carne, donde la ira de un dios de los planos exteriores había aniquilado a los indignos. Allí, Bukubukukuchagama la Impecable trabajó para crear algo dentro del cráter ardiente, dando a luz cosas con nada más que su dulce y poderosa voz.