Ir al contenido principal

Shuumatsu Nani Capítulo 2: Incluso si el sol un día cae. - Parte 1


Parte 1: Más abajo del cielo estrellado

Hace mucho tiempo, la vida floreció en la tierra. Los árboles crecieron en magníficos bosques, animales vagaban libremente, y muchas razas empezando por los Emnetwyte encontraron su propio estilo de vida. Esta prosperidad fue destruida repentinamente por lo que más tarde se llamaría las “17 bestias”. Aparecieron de quién sabe dónde, simplemente devastaron todo y todas las formas de vida sobre la tierra. El Emnetwyte cayó, junto con el de los dragones, Moleians y Elfos. Sólo los pocos que lograron escapar al cielo difícilmente mantenían sus vidas.

Desde entonces, más de quinientos años han pasado. El único mundo que queda para los sobrevivientes, Regul Aire, todavía no se ha hundido. Con las cristalizaciones de esperanza dejadas por los Emnetwyte, los Kaliyons, continúan defendiendo desesperadamente las invasiones repetidas de las bestias, tirando la efímera vida de las chicas cada vez.

El estruendo interminable del reactor de hechizos ardientes sacudió continuamente los cuartos inferiores de la aeronave. Esto es definitivamente malo para mi salud, pensó Noft mientras se alejaba de la ventana. Más allá del cristal se imponía sólo la oscuridad pura y el reflejo de un niño mirando hacia atrás con una expresión de mal humor. Dicho concurso de miradas proporcionaba un poco de entretenimiento.

“¡Ahh maldición! ¡Estoy aburrida! ¡Estoy aburridaaaa!”

Ella se lanzó de espaldas de nuevo en su cama y sacudió sus piernas en el aire. Por supuesto, sabía que un arranque de cólera no cambiaría nada, pero su cuerpo ansiaba moverse.

La aeronave a la que se subió, el aeródromo de exploración de la tierra Saxifraga, rondaba a una altitud de unos cincuenta malumel sobre la superficie. Su altura era suficiente para protegerse contra los ataques de las bestias, que no podían volar por su cuenta. Pero a veces, la seguridad puede conducir al aburrimiento.

“Se suponía que la tierra se inundaba con el romance y la aventura ¿Dónde están las princesas Falcon rodeadas de un centenar de bestias en la espera de un príncipe para venir salvarlas? ¿Por qué no puedo encontrar un montón de tesoros cuando cavo esta estúpida arena gris? ¿Dónde están todos los fantasmas de los reyes y de bandidos muertos? ¿Dónde están las bestias?”

“Noft, cállate.” Una voz tranquila la reprendió.

Volvió la cabeza y Noft vio a Lantolq sentado en la cama junto a ella, leyendo algún tipo de libro.

"¿Qué es eso?"

“Fue desenterrado ayer. Pensé que podría ser útil para matar el tiempo, por lo que en secreto lo tome prestado de la sala de almacenamiento”.

Lantolq siempre sonaba un poco molesto. Además de eso, a veces utilizaba no tan agradables palabras. Como resultado, ella era temida y odiada por todos los pequeños en el almacén, pero... bueno, si pasabas algún tiempo con ella que no era tan mala. Noft no iría tan lejos como para decir que era una buena persona, pero por otra parte Lantolq probablemente pensó lo mismo de Noft.

“Así que es un libro antiguo. ¿Puedes leer esas cosas?”

Noft envolvió sus brazos alrededor de Lantolq desde atrás y echó un vistazo por encima de su hombro. Como era de esperar, era un libro. El color se había desvanecido un poco, pero la forma estaba todavía casi intacta. Que no mostraba signos de desmoronarse. Debe haber sido de algún tipo de suerte que lo conservado tan bien. En cuanto al contenido, por supuesto, Noft podía ver que todo eran símbolos sin sentido alineados a través de las páginas.

“Mm... sólo entiendo algunas de las palabras” Lantolq respondió mientras tomaba una galleta. “Sin embargo, no lo suficientemente bien como para entender con precisión el contenido real. Sólo trato de juntar las palabras y usar mi imaginación para tener una pista sobre el significado. Es como un rompecabezas para pasar el tiempo.” Parecía un poco más molesta de lo habitual con el objeto pesado apoyado en su espalda.

"Oh. ¿De qué se trata?"

“Te dije que sólo supongo.”

“Está bien, entonces dígame su conjetura. Extender tus alas de la imaginación y descifrar antiguos registros da una especie de sensación de aventura “.

Lantolq suspiró y puso una cara que Noft conocía bien. Ese era el hecho que significaba que pacientemente estaría con la egoísta de Noft a pesar de las quejas.

“El Emnetwyte no debería haber llegado a existir. Su creación fue el primero y más grande error de los visitantes”.

“¿Eh?”

“Te lo dije, eso es sólo mi suposición después de mirar esto. Basado en la introducción, la primera parte es probable que haya algo de eso “.

“Hm, así que si ese libro se encuentra en ruinas Emnetwyte, ¿significa que algunos de ellos reconocieron que eran malos?”

“Sí, pero parece que esta creencia fue tratado como un tabú y peligroso entre los Emnetwyte en ese momento. Para comparar con el día actual, Regul Aire, podría haber sido algo así como la creencia de ascensión “.

La creencia de ascensión. Noft había oído antes. Sus defensores creen que Regul Aire no es más que un punto de tránsito, y que la vida debe separarse un día, incluso más lejos de la tierra contaminada y ascender a las estrellas del cielo... o algo por el estilo. Por supuesto, sólo creer en él no hace daño a nadie, pero algunos radicales han robado ilegalmente aeronaves modificadas, por lo que en muchas islas flotantes está mal visto esta creencia.

“Y entonces...” los dedos delgados de Lantolq se deslizó a través de las páginas. “¿Los seres humano... no... Las bestias fueron puestos en libertad y la verdad... lleno el mundo? ”

“Oh.” Noft se inclinó hacia delante en la emoción, lo que también significo poner más peso en la espalda de Lantolq. “Noft, eres pesada”.

“Se está hablando de cómo la tierra fue destruida por las bestias, ¿verdad? Genial, es como una profecía “.

“Hm, me pregunto. El libro parece que fue producido en masa, y parece ser un libro para niños o libro de texto o algo por el estilo. Así que tal vez las bestias fueron hechas después de encajar el contenido de este libro “.

"Ya veo."

Noft agarró una de las galletas que Lantolq tenía en la mano. Como una de las raciones del ejército más sencillas podría definitivamente no ser llamados delicioso, pero eran suficientes para satisfacer el estómago.

“Hay más... los dieciséis fragmentos entonan la nueva visión del mundo de la verdad y la salvación del fin... del océano y de la madre, el miedo, la dependencia, la completa apertura del corazón... el alba?”

Noft parecía completamente confundida. Lantolq parecía estar enlistando palabras al azar que ni siquiera parecían estar relacionadas, y mucho menos formar una frase completa. “¿Qué le pasó a tu imaginación?”

“Realmente es una cadena de palabras separadas. No hay nada que interpretar o imaginar,”

Llamaron a la puerta.

Con el ceño fruncido, Noft se bajó de Lantolq y se acercó.

Fueron invitados especiales en esta aeronave. Todo el mundo a bordo sabía. Nadie trató de hablar con ellos o incluso venir cerca de ellos, y por supuesto, nadie prestó a su habitación una visita. Una excepción muy probablemente significaba que había algún tipo de peligro extremo que sólo ellas podían tratar. Sin embargo, parecía demasiado tranquilo en el barco para eso. Noft escuchó con atención, pero ella no escuchó gritos o artillería, sólo el zumbido del reactor de hechizo.

“Adelante, no está cerrada con llave,” ella dijo con cautela al visitante más allá de la puerta. El pomo giró.

“¿Es esta la sala de espera de la escolta?” Un hombre Borgle apareció en la puerta. Claramente favorecía la durabilidad y practicidad sobre la moda en la ropa. No era un soldado, en base a su falta de uniforme, pero no se parecía a un comerciante tampoco. “Quiero hablar con la escolta enviada para protegernos de las bestias... es que sólo hay señoritas aquí?”

“No sé quién eres, pero por favor váyase”, dijo Lantolq con voz fría. “Los miembros de la expedición están prohibidos para interactuar con nosotros. No debería haber podido siquiera acercarse a esta sala. ¿Qué estaban haciendo los guardias?”

“Ah, tienen una deuda de juegos de cartas conmigo que se ha acumulado en los últimos años. Sólo les pregunté y miraban para otro lado” El Borgle dijo con una sonrisa mientras daba un paso más en la habitación. “Ah, se me olvidaba presentarme. Soy Grick. Sólo soy un rescatador regular, pero fui contratado por Orlandri para actuar como asesor en esta expedición. Nunca he hecho esto antes, pero me dejo llevar por la corriente... ¿Cuáles son sus nombres?”

“¿Pensaste que te lo diría? Además, nunca preguntamos por el tuyo” .Noft le hizo señas al hombre para que se fuera.

“Si sólo te han contratado para esta misión, entonces, es una razón más para no romper las reglas de la compañía.” Lantolq siguió el gesto de Noft.

“Quiero decir, yo sólo quería al menos saludar a la gente a la que voy a confiar mi vida”.

“¿De qué estás hablando viejo?” Noft lo miró con recelo. “Los únicos que viven aquí somos nosotras dos. Como se puede ver, somos un par de niñas sin marca. ¿Crees que somos guerreros capaces de defender esta nave de las terribles bestias?”

“Bueno, para ser honesto, todavía no lo creo totalmente, y yo realmente no quiero creerlo, pero...” El Borgle señaló el bulto envuelto apoyado en la pared. “He oído hablar de las jóvenes que empuñan las armas Dug. Leprechauns, ¿verdad?”

“¿Cómo sabes tanto?”

“Ocurre que lo escuche de un amigo el otro día... También, por cierto que no estoy en la edad de ser llamado un anciano...”

“Bueno, ¿Seguro es mucho mayor que nosotras?”

Grick todavía no parecía muy convencido. “De todas formas, he traído a ustedes un poco de algo. Supuse que no han comido adecuadamente durante un tiempo, al estar en la tierra y todo. En este caso, se trata de un pastel de carne que compré de un carro en el puerto de la isla 31 justo antes de partir “.

Coloco un pequeño paquete sobre la mesa. La mirada de Noft fue involuntariamente atraída por ella; su boca se le hizo agua y su estómago rugió en voz alta. El anciano tenía razón. Desde que salieron de Regul Aire hace poco más de un mes para proteger a esta expedición, que sólo habían comido raciones como la carne o galletas secas, cosas que mantienen bien, no ocupan mucho espacio, y también tenían absolutamente ningún sabor. Noft anhelaba una comida cocinada adecuadamente.

“Si van a estar en la tierra por un tiempo, tienen que prestar atención a su comida. El sentido común para nosotros los salvadores. Parece que el que planeó esta expedición no lo entendía. Oh, en la cocina le puse algunas hierbas fuertes al pastel para ayudarlo a mantener fresco, pero sería mejor que lo comieran pronto.”

Noft podía sentir la emoción en la garganta. Sin embargo, no podía ceder a sus deseos. Reuniendo toda su fuerza mental, ella apartó los ojos de la caja y miró al Borgle.

"Eres gracioso. En realidad crees que un simple soborno puede…”

“Bueno, entonces, vamos a comer.”

“¿¡Lan!?” Noft volvió la cara desconcertada y con sus ojos llorosos a su amiga. "¿Qué estás haciendo? ¡No podemos tomar!”

“Huele delicioso y todo lo que hemos comido durante el mes pasado es galletas. Esta es una tentación que no puedo resistir “.

“Yo lo sé, lo sé, pero todavía!!”

“Los gustos Borgles difieren mucho de los nuestros, así que si no lo comemos será un desperdicio Sonrió Lantolq. “Además, no tenemos mucho que hacer en este momento, por lo que un poco de conversación no puede hacer daño, ¿verdad?”

Noft se rindió. No importa lo que dijera ahora, no haría una diferencia. Una vez que Lantolq mostrara su villana sonrisa, nada podría cambiarla de opinión. Hace aproximadamente medio año, ella incluso superó a la terca Kutori en una discusión.

Kutori.

Un nombre que Noft no quería pensar mucho le vino a la cabeza. Alguna parte dentro de ella empezó a doler. Kutori era su compañera, su molesta mayor, alguien con quien siempre podría tener una pelea lúdica, y por último, un miembro de la familia que nunca volvería a ver.

Mientras Noft y Lantolq habían descansado en la tierra, la fecha anunciada había pasado. Un especialmente grande Teimerre había atacado a las islas flotantes, Kutori se fue a la batalla, y luego lo mató a cambio de su propia vida. Todo según lo previsto. Ese era su trabajo como Leprechauns. No había nada que temer o llorar. Solo hizo que Noft se sintiera un poco sola, sabiendo que cuando terminaran con esta expedición y regresaran a casa, esa ruidosa y molesta chica de pelo azul ya no sería allí.

“¿Noft? ¿Algo va mal?"

"… nada. Si quieres come, adelante”. Noft una vez más se acostó en su cama. Se apartó de los otros dos en la habitación, no queriendo mostrar su expresión actual.

“Estoy comiendo...”

“Deja la mitad para mí.”

“Buueeenoo. Así que de todos modos, Grick, ¿verdad? ¿Usted fue llamado como asesor, así que supongo que usted ha sido un rescatador desde hace bastante tiempo?”

"Está bien. Creo que soy relativamente experimentado en comparación con la mayoría “.

“Entonces, ¿alguna vez se encontró con una bestia?”

Noft sintió un escalofrío en la espalda ante la mención de esa palabra.

“Vamos a ver...” Grick presionó sus dedos contra su frente mientras buscaba de nuevo en su memoria. “Yo he sido atacado por un segundo, tercero y sexto. También he visto el 5 y el 11, pero sólo a una distancia “.

“¿¡Que tantos!?” Noft sacudió y exclamó con incredulidad. Sus lágrimas se habían secado de alguna manera y desaparecido. “Hemos luchado sólo alguna vez con el 6, el Teimerre!”

“Bueno, no es como si estuviera luchando contra ellos como ustedes, señoritas. Solo corrí y apenas pude escapar con mi vida “.

“Pero aun así, es justo decir que usted sabe mucho más acerca de las bestias que nosotras.” Lantolq se hizo hacia atrás después de una breve interrupción de Noft.

“Yo no diría que lo sé. ¿Tienes algo que preguntar acerca de las bestias?”

Mientras quitaba la envoltura que rodeaba el pastel de carne, Lantolq comenzó su pregunta en voz baja. “Siempre me pareció extraño. Ha sido quinientos años desde que fueron expulsados ​​de la tierra. Desde entonces, hemos vivido con el temor de las 17 bestias. La historia de Regul Aire es esencialmente el registro de cómo hemos de alguna manera continuando evitando los colmillos de las bestias. A pesar de ello, apenas sabemos nada de ellos “.

Aquí va otra vez, pensó Noft. Lantolq era inteligente, o al menos más inteligente que Noft. Lo que significaba que estaba más acostumbrada al acto de pensar y era mejor en la búsqueda de las cosas adecuadas en las que pensar. También significó que a veces no podía dejar de investigar cuestiones hasta que encontrara una respuesta satisfactoria. En opinión de Noft, lo mejor era simplemente no pensar en preguntas que no tienen respuestas que se puedan obtener.

“... ¿Qué son exactamente las bestias? Quiero escuchar sus opiniones sobre el asunto “.

Lantolq siempre pensó en cosas que no necesitaba pensar y quería saber cosas que no necesitaba saber. Con su curiosidad totalmente en llamas, se quedó mirando fijamente a los ojos ámbar de Grick.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Overlord Volumen 12

Prólogo La sala del trono en Nazarick se encontraba perfectamente iluminada por las luces mágicas de los candelabros, mientras la enorme figura de Cocytus ante él, entregaba su informe.

Ainz Ooal Gown había reunido a la mayoría de los guardianes del piso, así como a Sebas por dos razones. Una era escuchar y evaluar su progreso. Y el otro…

"Los Lizardmen ... están muy ... agradecidos .... por ... los regalos ... concedidos ... por Ainz-sama. - terminó su informe Cocytus.

Overlord, Volumen 0, Capitulo 10

Capítulo 10: Los Dioses se reúnen
Ella había salido, para pedir a todos los dioses que volvieran a la Gran Tumba, por orden de su Maestro.

Ella, pálida y hermosa, vestida con los dones de lo divino, fue enviada a cumplir su voluntad.

Primero, a las ruinas de Villa Carne, donde la ira de un dios de los planos exteriores había aniquilado a los indignos. Allí, Bukubukukuchagama la Impecable trabajó para crear algo dentro del cráter ardiente, dando a luz cosas con nada más que su dulce y poderosa voz.

Overlord, Volumen 0, Capitulo 9

Capítulo 9: Las consecuencias de sus actos

Tick, tock. Tick, tock.

El hombre ociosamente pulgó el reloj plateado en su mano. Mientras lo hacía, sus ojos miraban hacia el horizonte, hacia el sol que debería aparecer allí pronto.