Ir al contenido principal

Shuumatsu Nani Capítulo 2: Incluso si el sol un día cae. - Parte 2



Parte 2: Un sueño termina, un sueño comienza.

En Regul Aire, en lo profundo de los bosques de la isla flotante de 68, está un almacén. De acuerdo con los documentos, es una instalación propiedad de la Guardia alada, en cuyo interior se almacenan armas muy importantes. Estrictamente hablando, esto no es una mentira. Sin embargo, no da una imagen muy precisa de la situación real.

El almacén actúa más como un cuartel, que es lo suficientemente grande como para albergar a medio centenar de personas. Almacenado allí, o más bien que viven allí, son más de treinta chicas jóvenes. Además, los gastos necesarios para mantener la instalación son casi todos pagados por el Orlandri Trading Company, el gerente que realmente hace nada es un empleado de Orlandri, y el lugar está aún marcado como cuarto Almacén del Trading Company Orlandri en el mapa.

El sol de la mañana se levantó una vez más sobre ese almacén.

Intensos rayos de luz de sol penetraron las cortinas y se ilumino la habitación. El canto de los pájaros se podía oír en voz alta a través de las paredes.

Levantando la mitad de su cuerpo fuera de la cama, Kutori tenía mirada perdida en el techo. Una gruesa capa de niebla parecía envolver su memoria; no podía recordar claramente los acontecimientos de la noche anterior.

“Nnnn...”

Ella se frotó los ojos ligeramente. Un súbito escalofrío recorrió su espina dorsal. Ni que decir, las mañanas de invierno son fríos. Si ella andaba en su pijama, podía coger un resfriado.

Supongo que me levantare. Con la cabeza todavía niebla, Kutori trató de recordar sus planes para el día. Sin embargo, resultó ser una tarea difícil. Vagamente sentía como no había más batallas por un tiempo, lo que significaba que sería libre después del entrenamiento diario. Eso era bueno. Necesitaba todo el tiempo y la libertad que podría ser permitido con el fin de ir tras él.

- Él.

Una imagen de un hombre joven con el pelo negro le vino a la mente. Después de eso, los recuerdos de la noche anterior comenzaron lentamente a volver a ella.

“... ah.”

Está bien. Se había desmayado. Superada por la invasión de su vida anterior, que había caído en un sueño del que nunca debería haber despertado. Pero por alguna razón, se despertó, se aferró a Willem mientras llora delante de todos, entonces su estómago rugió en voz alta, a continuación, Lakish le trajo un poco de avena, que devoró, y luego fue directo de nuevo a dormir.

“Ah...”

¿Qué es esto? Solo un animal cuyo único deseo era para comer y dormir ¿Ella sólo actuaba por instinto? Se aferra desesperadamente a Willem delante de todos por sus instintos ¿Qué pasó con la razón y la sensibilidad? No podía haber sido más lamentable. Su cara se sentía como si fuera a estallar en llamas.

Sin embargo, su deseo de comer y dormir era una prueba de que estaba viva. Fue evidencia de que su cuerpo estaba tratando de vivir. Cuando pensaba en ello de esa manera, no parecía tan malo. Y si ella no piensa de esa manera, ella podría morir dentro de poco.

Acariciando sus mejillas enrojecidas, Kutori miró a su alrededor una vez más. Ella estaba en la clínica, no su propia habitación. Probablemente alguien había tenido la amabilidad de llevarla allí después de que ella de repente perdió el conocimiento por el pasillo. Ese alguien era más probable - no, definitivamente - Willem, pero trató de no pensar en eso demasiado. Una sonrisa se extendió por su cara.

Nota: Kutori Seniolis es el soldado de hadas más antigua en el almacén, una mujer adulta. Ella tenía que ser un modelo a seguir para los más pequeños. Bueno, ella podría haberse establecido a sí misma de ese modo la noche anterior, pero que era una razón más que debía cuidar ahora. No podía hacerles ver su lado más vergonzoso. Justo cuando se decidió a levantarse y lavarse la cara antes de que alguien la viera, se abrió la puerta.

“Oh?” Una mujer de pelo rojo entró. “Parece que fuiste capaz de despertar en este momento.”

Era alta y bastante mayor que Kutori, quizás alrededor de veinte años de edad. A pesar de ser claramente una mujer adulta, con el rostro desprendía una sensación algo infantil, y los volantes de su blusa y delantal sólo lo hacían más prominente.

“Willem estaba muy preocupado, ¿sabes? Él estaba tal vez en otro estado de coma, o tal vez ella realmente no se despertara otra vez, y dijo que se iba a quedar con usted hasta que se despertara, así que tuve que echarlo”. La mujer entró en el cuarto, abrió las cortinas, rego las macetas, y cambió el calendario. “Bueno, que tenías una gran sonrisa mientras dormías, y su respiración y todo parecía estar bien. Lo tenía que poner en la clínica por si acaso, pero ¿Cómo se siente ahora? Nada ha empeorado, ¿verdad?”

“¿Eh? Ah... um...”Tomó Kutori un momento para darse cuenta de que le estaba hablando. Se quedó mirando fijamente a la mujer y parpadeo. “Nai... Grat?”

“¿Eh?”

“Ah, nada”. Kutori agitó sus para olvidar la pregunta. Está bien. El nombre de la mujer es Naigrat. Ella fue enviada aquí por el Orlandri Trading Company para gestionar el equipo en este almacén. Ella cuida de nosotros.

“¿Qué ocurre? ¿Estas medio dormida?"

“Sí, supongo.” Su cabeza todavía no parecía estar en pleno funcionamiento. Al parecer, el sol de la mañana y el nombre de Willem no eran más que suficiente para despejar la niebla mental. “No pasa nada, me siento fuera de mí. Voy a ir a lavarme la cara-”

“¡¡Kutori!!” La mitad de la puerta se abrió de repente completamente con un ruido fuerte. “¡Kutori usted no es un fantasma!” Una pequeña chica de pelo verde voló como una flecha y se aferró a Kutori.

“Ah!?”

“Oye, no seas tan brusca. Ella acaba de recuperarse de su enfermedad.” Una segunda chica con el pelo morado se acercó un poco más en calma.

“Tiat... Panival.” Kutori llamo a sus nombres, como para asegurarse de que todavía los recordaba. Miró a la niña que abraza a su estómago.

“Mis disculpas, Kutori. Tiat nunca pudo calmarse todo el tiempo que estuviste mal. No creo que ella haya sido capaz de dormir mucho la noche anterior “, explicó Panival.

“¿Es verdad?”, Preguntó Kutori a Tiat, pero no recibió respuesta. Golpeo la cabeza de la niña, pero aún nada. Luego agarró la cabeza de la chica y la inclino hacia arriba sólo para descubrir que Tiat se había quedado dormido mientras la estaba abrazando. “Creo que sí.” Por lo visto, Tiat realmente no pudimos dormir mucho anoche. Sabiendo que Tiat se preocupaba por ella tanto Kutori se sintió contento y preocupado por Tiat al mismo tiempo. “No es capaz de calmarse después de pensar en la muerte de alguien, ¿eh?” Y también, la ponía un poco triste. “Has crecido, Tiat.”

Las Leprechauns son las almas pérdidas de los niños que murieron tan jóvenes que eran incapaces de comprender la muerte. No están estrictamente vivas, y por lo tanto no tienen el instinto de temer a la muerte. Lo que también significa que no se lamentan de la muerte de otros.

Pero todo eso se aplica solamente a una edad temprana. A medida que crecen las hadas, sus corazones y sus mentes cambian también. En el momento en que se han desarrollado completamente y empiezan a pararse en el campo de batalla, son más o menos capaces de comprender la muerte. Sus mentes son capaces de reconocer la pérdida permanente y la inmensa tristeza que acompaña a este fenómeno.

Para una persona común y corriente de una raza ordinaria, se llama crecimiento. Es algo para alegrarse. Pero para las Leprechauns, es sufrimiento. Ellas nacen y se crían para un solo propósito: para ser consumidas en el campo de batalla. Para llorar cada vez que uno de ellos cumple su destino sin duda sobrecargan el corazón. Como resultado, muchas hadas fingen no darse cuenta de los sentimientos que despiertan en el interior de ellos. Negarlos como equipaje innecesario. Suprimirlos como si fueran algo que hay que superar, no para ser vivido.

Si Tiat elige un camino diferente, si decide enfrentarse a sus sentimientos desconocidos, entonces seguramente un gran sufrimiento le espera en el futuro.

“Está bien estar feliz por su crecimiento.”

Sorprendida, Kutori subió la mirada y vio a Naigrat de pie allí con una sonrisa suave. “¿Estaba pensando en voz alta?”

“Puedo decir que gran parte al menos. ¿Cuántos años crees que he estado aquí cuidándolas?”

... Ah, eso es correcto. Lo que Kutori ahora sentían hacia Tiat eran los mismos sentimientos que ella tuvo para su hada mayor. Y Naigrat siempre había estado allí mirando por encima de ellas.

“De todas formas, supongo que vamos a dejar que Tiat descanse aquí. Ibas a... lavarte la cara, ¿verdad?”

"Ah, sí."

“Después de eso, usted debe pasar por la cafetería para desayunar y mostrar su cara sonriente para todos. Luego vuelve aquí “, dijo Naigrat. “Te ves muy bien, pero no puedes ser descuidada. Hay un límite a la cantidad que podemos hacer con el equipo aquí, pero vamos a tratar de hacer por lo menos un examen físico básico “.

“Ah...” Por supuesto. ¿Por qué Kutori no pensaba en que ella misma? Como era de esperar, su cabeza aún no estaba funcionando correctamente. Necesitaba ir a despertarse a sí misma. “Está bien, lo haré.” Se quitó a la dormida Tiat y la puso en la cama. Entonces, Kutori dio una bofetada a sí misma en ambas mejillas y se dirigió a la puerta.

“... hm? ¿Qué pasa con eso?”, Preguntó Panival, señalando el cabello de Kutori.

En medio de su pelo largo, azul, un solo mechón de rojo se mezcló.

“¿Eh? ¿Qué es esto?"

Kutori trató de frotarlo, pero la coloración se mantuvo. Ella intentó tirar de ella, pero estaba pegado a su cabeza como todo el cabello normal. La examinó una vez más en la luz del sol, pero estaba claro que el rojo era simplemente el color natural de los filamentos, y no pegado por algún tipo de tinte.

“Tal vez sea un efecto secundario de su estado de coma. No creo que sea nada de qué preocuparse. Hay algunas especies cuyo cabello cambia con las estaciones o con su crecimiento, ¿sabes? Color de pelo” interrumpió Naigrat. “Es un bonito color de todos modos, así que creo que va a estar bien.”

¿De verdad?

Kutori no le gusta su color de pelo mucho para empezar, por lo que si va a cambiar, no necesariamente le molesta. A sólo unos mechones de pelo rojo no lo haría estropear su ropa o cualquier cosa. Además…

“Estoy seguro de Willem diría que le gustas tal y como eres.”

“¡Deja de leer mi mente!” Kutori medio gritó.

¿Qué soy yo? Kutori pensó para sí misma.

La respuesta parecía simple, pero complicado a la vez.

Un Leprechaun. Un espíritu que no pudo morir correctamente. Una forma de vida que no vive. Un arma hecha a sacrificar todo y proteger a los que están viviendo.

Ella estaba en sintonía con el Arma Seniolis. Quince años de edad. Lugar de aparición: el interior de los bosques de la isla 94a. Duración del amor no correspondido: casi un mes.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Overlord Volumen 12

Prólogo La sala del trono en Nazarick se encontraba perfectamente iluminada por las luces mágicas de los candelabros, mientras la enorme figura de Cocytus ante él, entregaba su informe.

Ainz Ooal Gown había reunido a la mayoría de los guardianes del piso, así como a Sebas por dos razones. Una era escuchar y evaluar su progreso. Y el otro…

"Los Lizardmen ... están muy ... agradecidos .... por ... los regalos ... concedidos ... por Ainz-sama. - terminó su informe Cocytus.

Overlord, Volumen 0, Capitulo 10

Capítulo 10: Los Dioses se reúnen
Ella había salido, para pedir a todos los dioses que volvieran a la Gran Tumba, por orden de su Maestro.

Ella, pálida y hermosa, vestida con los dones de lo divino, fue enviada a cumplir su voluntad.

Primero, a las ruinas de Villa Carne, donde la ira de un dios de los planos exteriores había aniquilado a los indignos. Allí, Bukubukukuchagama la Impecable trabajó para crear algo dentro del cráter ardiente, dando a luz cosas con nada más que su dulce y poderosa voz.

Overlord, Volumen 0, Capitulo 9

Capítulo 9: Las consecuencias de sus actos

Tick, tock. Tick, tock.

El hombre ociosamente pulgó el reloj plateado en su mano. Mientras lo hacía, sus ojos miraban hacia el horizonte, hacia el sol que debería aparecer allí pronto.