Ir al contenido principal

Shuumatsu Nani Capítulo 3: Incluso si el futuro es incierto. - Parte 1



Parte 1: La niña sin rostro.

La niña sin rostro

¿Qué soy? Kutori pensó de sí misma.

Kutori Nota Seniolis. Un hada soldada completamente crecida. Usuario de Dug Arma Seniolis. Quien se reunió con Willem, aprendiendo mucho, y se le dio esperanza.

¿Lo dices en serio?

… En serio.

Ella llamó a Aiseia en el medio de la noche.

"Brr hace bastante frío, ¿Eh? Debería haber usado otra capa".

Las dos estaban de pie en la cima de una pequeña colina al lado del distrito del puerto. El viento era siempre fuerte aquí. La vista también era buena, por lo que sería fácilmente capaz de detectar cualquiera que venga.

"Lo siento. Voy a ser breve, así que ten paciencia conmigo “.

“¿... Hm?” Aiseia miró indiscretamente a Kutori como ella se estremeció. 

“Si me trajiste por todo el camino hasta aquí para una breve charla, supongo que es algo que realmente no cualquier otra persona puede escuchar.”

"Si algo como eso. Bueno, probablemente puedes imaginar de qué se trata “.

"No no. Sólo sé que algunas cosas más y escucho más que una persona promedio. No soy un dios que todo lo sabe, ¿Sabes?” Aiseia dijo mientras puso la linterna en el suelo y se sentó. 

“Así que en realidad hay algo que quería preguntarte también. ¿Te importaría si pregunto primero?”

"… Está bien. ¿Qué es?"

"¿Quién eres?"

Aiseia hizo esa pregunta de manera indiferente, casi como si estuviera pidiendo simplemente el menú de esta noche. La respiración de Kutori se congelo por una fracción de segundo.

“Kutori Nota Seniolis,” dijo lentamente, como si reflexionara profundamente sobre cada palabra.

"¿Estás seguro?"

“¿Me veo como alguien más?”

“Supongo que no ...”

El viento jugaba con el pelo de Kutori mientras silbaba. El cielo azul se fusionaba alrededor en oscuridad de la noche, convirtiéndose casi indistinguibles. El rojo, sin embargo, podría ser visto claramente bailando alrededor en el aire.

“Bueno, entonces eso es todo de mí. ¿De qué querías hablar?"

“Nn”. Kutori mirada hacia el cielo. Negras nubes que parecían nada más que sombras se deslizaban rápidamente sobre sus cabezas. Más allá de ellos había un cielo estrellado ligeramente borroso y una luna teñida de oro ligeramente atenuado. 

“¿Creo que durante mucho tiempo pensé cómo hablar de esto, pero teniendo en cuenta su pregunta supongo que ya has imaginado todo?”

"Realmente no. Lo de ahora era un viejo estilo de adivinar. Sólo hay una cosa que sé con certeza: la invasión de su vida anterior no ha desaparecido o se detuvo. la memoria y la personalidad Kutori Nota Seniolis están siendo atrapadas en estos momentos, ¿estoy en lo cierto?”

“Mhm. Eso es lo que parece.” Kutori la agarró violentamente del cabello y la acercó a su pecho. 

“La invasión en sí es un hecho raro, y la invasión antes de los veinte es un caso raro entre los raros casos, ¿verdad? Cuando ocurrió tu invasión, ¿fue también así?”

"Sí. O al menos, eso creo. No logro recordar nada de eso, y el proceso exacto podría haber sido un poco diferente que en su caso.” Aiseia sonrió, pero Kutori sabía que era sólo una máscara. Ella siempre hizo esa cara cada vez que quería ocultar sus verdaderas emociones. 

“Me conoces desde hace mucho tiempo. Así que tambien conoces a la vieja Aiseia también, ¿verdad? Alegre, siempre entrometiéndose en los asuntos de los demás, no siendo honesta consigo misma... su pasatiempo era escribir ficción, nunca perdía un solo día en su diario ... Aiseia Myse Valgalis era ese tipo de chica. Fue lo primero que supe después que leí su diario”

“Ah, en ese entonces” pensó Kutori. 

Eso fue hace unos dos años. Aiseia, que acababa de convertirse en un soldado de hadas completamente crecida, de repente dijo ella que tomo un resfriado y se encerró en su habitación durante días. Ella debe haber estado mirando desesperadamente todas aquellas entradas del diario todo el tiempo. Mirando hacia atrás, Kutori sentía que la personalidad de Aiseia cambió un poco después de aquellos días... O tal vez no. Fue difícil decirlo. No eran muy cerca de aquel entonces.

“¿Fue difícil?”

“Vamos. Algunas veces incluso me quería morir. Pero hacer eso no traería de vuelta al propietario de este cuerpo... La verdadero Aiseia. La única manera de que podía pagar por mis pecados era tomar la vida que había borrado ... para continuar la existencia de Aiseia Myse Valgalis sin que nadie se diese cuenta. O de otro modo, eso es lo que me dije, y de alguna manera he llegado hasta aquí “.

“Así que nos engañaste todo este tiempo?”

"Está bien. ¿Estás furiosa?"

“¿Estoy furiosa?” Kutori se preguntó a sí misma. Ella no podía sentir ira. No se sentía desconcertada. La verdad se hundida en el silencio, como si hubiera aprendido una nueva insignificancia.

“Un diario, ¿eh?” Ella tomó asiento a lado de Aiseia. 

“Tal vez debería tener a uno también.”

“Bueno, en su caso, podría ser un poco difícil pasar desapercibido. A diferencia de mí, toda su apariencia y todo en si está cambiando “.

Ah. El rojo mezclado con el pelo de Kutori muy probablemente tomaría por completo sobre el azul, tarde o temprano. Tal transformación notable en efecto, sería muy difícil de esconder de todo el mundo.

“Sin embargo, ¿Te gustaría que alguien tomara tu vida? No es que yo esté tratando de decirte qué hacer o algo, pero ¿Realmente quieres que alguien más vaya a los lugares donde siempre quisiste ir o estar donde siempre deseaste pertenecer? "

“Ah” Eso suena bastante desagradable.

"Cualquier sensación de querer ir a algún lugar o deseos de querer estar en alguna parte probablemente desaparecerá de todos modos, ¿verdad? Así que no hay nada por lo que realmente ponerse triste.” Kutori abrazó sus rodillas fuertemente. "... O tal vez sería mejor morir ahora, mientras todavía recuerdo cosas.”

"Esa podría ser una opción viable. Seriamente. En este momento hay algunas cosas que quedan en tu corazón para aferrarse, cosas que te ayudan a vivir. Pero pronto se habrán ido. Probablemente será aún más doloroso de lo que piensas.”

"Eso es verdad..." Ella enterró su cabeza entre sus rodillas. La chica sentada junto a ella colocó un brazo alrededor del hombro de Kutori. “¿Aiseia?”

"Hay bastante viento y frío, ¿Sabes? Mi temperatura corporal no es alta como la de Nephren, pero espero que lo sea.”

"... Aha." Una pequeña risa escapó de los labios de Kutori. “Gracias. Eres muy cálida”.

“Bueno, eso es bueno. Después de todo, la vida vale la pena vivirla, ¿eh?”

***
No estaba claro si era simplemente el resultado de la coincidencia acumulada por encima de la coincidencia o si era un resultado causado por las acciones intencionales de alguien, pero la invasión de su vida anterior estaba ocurriendo sin duda, y ciertamente era una amenaza real.

Devoró la misma esencia que la hizo ella misma, destruyó su corazón, arrancó sus recuerdos, asesinó su alma ... y entonces, a través del proceso de recordar, el espíritu revivido de su predecesor poco a poco secuestró el resto de su cuerpo físico. El proceso ocurrió automáticamente, independientemente de la voluntad del dueño de su vida anterior.

Ningún milagro de amor la salvó.

O tal vez uno lo hizo, pero el tiempo casi había terminado.

La niña llamada Kutori Nota Seniolis pronto desaparecería para siempre.

***

“¿Mantendrás el secreto del Sr. Técnico?”

“¿Le está ocultando un secreto al Sr. Técnico? ¿Si lo supiera, estaría preocupado?"

"¿Qué está mal con eso? Creo que tienes el privilegio de tenerlo preocupado por ti.”

“Tal vez.”

Kutori había pensado antes. Pero si ella le decía, sólo podría ver su desesperada y preocupante cara en lo que le quedaba de tiempo. Quería que pensara en ella. Pero ella no quería que llorar por ella. No quería que él la viera como una trágica heroína.

"Quiero que ambos seamos felices un poco más... Supongo."

Aiseia no se veía muy impresionada. "Diciendo líneas que suenan como si fueran directamente de un romance cursi... Al menos sabemos que definitivamente eres Kutori."

Las dos se miraron y sonrieron amargamente. 

"Bueno, al menos, no más Venom, ¿De acuerdo?" Aiseia dijo débilmente. "Por supuesto, soy yo, y tú eres tú. Ambos somos hadas, pero al final todo lo que significa es que ambos somos almas perdidas de niños que murieron demasiado jóvenes o lo que sea. Somos familia, pero al mismo tiempo somos completamente diferentes. No hay ninguna garantía de que lo que te está sucediendo está funcionando de la misma manera que lo que me pasó. Pero, al menos, escucha este consejo.”

“Mm.” Kutori asistió.

"Obviamente, eso también significa que no hay que tocar Armas Dug. Eso es lo menos que puedes hacer si quieres quedarte aquí todo el tiempo que puedas.”

“Mm… Entiendo. Gracias, Aiseia.”

"Por cierto, no vas a preguntar, ¿Huh? ¿Cuál es mi verdadero nombre o de dónde soy o algo de eso? "

Kutori no pudo ver la importancia de esas preguntas. “Tú también eres Aiseia. Alegre, siempre entrometiéndose en el asunto de otras personas, no siendo honesta contigo en absoluto.” Empujó ligeramente la punta de la nariz de Aiseia. "Nuestra preciosa compañera y, sobre todo, amiga. No me pareces a nadie más.”

“Jajajaj. Bueno, entonces me alegro.”

Nunca podía confiar en esa sonrisa de Aiseia. Todo el mundo en el almacén de hadas estuvo de acuerdo en ese punto. Después de todo, ¿Quién confiaría en alguien que sigue sonriendo sin importar si son felices, tristes, enojados o confundidos?

A pesar de eso, en este momento, se le ocurrió a Kutori que tal vez, sólo tal vez, ella podía confiar en ella esta vez.

En el borde del ojo de Aiseia, iluminado por la débil y temblorosa luz de la linterna a su lado, una sola lágrima brillaba.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Overlord Volumen 12

Prólogo La sala del trono en Nazarick se encontraba perfectamente iluminada por las luces mágicas de los candelabros, mientras la enorme figura de Cocytus ante él, entregaba su informe.

Ainz Ooal Gown había reunido a la mayoría de los guardianes del piso, así como a Sebas por dos razones. Una era escuchar y evaluar su progreso. Y el otro…

"Los Lizardmen ... están muy ... agradecidos .... por ... los regalos ... concedidos ... por Ainz-sama. - terminó su informe Cocytus.

Overlord, Volumen 0, Capitulo 9

Capítulo 9: Las consecuencias de sus actos

Tick, tock. Tick, tock.

El hombre ociosamente pulgó el reloj plateado en su mano. Mientras lo hacía, sus ojos miraban hacia el horizonte, hacia el sol que debería aparecer allí pronto.

Overlord, Volumen 0, Capitulo 10

Capítulo 10: Los Dioses se reúnen
Ella había salido, para pedir a todos los dioses que volvieran a la Gran Tumba, por orden de su Maestro.

Ella, pálida y hermosa, vestida con los dones de lo divino, fue enviada a cumplir su voluntad.

Primero, a las ruinas de Villa Carne, donde la ira de un dios de los planos exteriores había aniquilado a los indignos. Allí, Bukubukukuchagama la Impecable trabajó para crear algo dentro del cráter ardiente, dando a luz cosas con nada más que su dulce y poderosa voz.