Ir al contenido principal

Shuumatsu Nani Capítulo 3: Incluso si el futuro es incierto. - Parte 2



Parte 2: La chica con un amor platonico y la mujer enamorada.


Willem tuvo un sueño terrible.




En este, su maestro, Navrutri, y el emperador estaban bebiendo y teniendo un viejo tiempo alegre. Eran extremistas en su manera de tratar a las mujeres, así que por supuesto el tema de la conversación rápidamente cambió a las mujeres. Su maestro, que en realidad era sólo un anciano pervertido de corazón, daba sus opiniones sobre los senos y las nalgas. Navrutri, que afirmaba tener numerosas amantes en los diversos pueblos a los que había viajado (lo que probablemente era cierto), habló de una mujer hermosa que conoció en la Confederación de las Arenas Fluyentes. Y, por último, el emperador, famoso por tocar siempre a sus damas de la corte de manera algo inapropiada (y ser gritado por su esposa), continuó y habló sobre la inocencia pura de su nueva criada con los ojos de ensueño de un adolescente.

No quiero ser parte de esto ...

Tan pronto como Willem pensó que debía irse, sus hombros fueron tomados de repente por tres manos.

"Quiero saber de ti también", dijo Navrutri.

"Escupe todo" Ordenó su maestro con una sonrisa borracha.

“Eso me recuerda, oí que estabas a solas con mi sobrina el otro día.” Comentó el emperador insinuando mientras se inclinaba más cerca.

Willem trató de huir usando el entrenamiento como excusa, pero no funcionó. Lo sujetaron en su silla mientras le vertieron cantidades extravagantes de alcohol en la boca. En poco tiempo, su conciencia comenzó a volverse nublada y sus labios empezaron a mover por su cuenta, diciendo los nombres de las mujeres que conocía.

***
" Técnico. Oye, Técnico. ¿Qué haces durmiendo aquí?”

Willem Kumesh, segundo técnico, se despertó al oír una voz. Con una rápida mirada a su alrededor fue capaz de comprender la situación. Lo primero que le llamó la atención fue una montaña de paquetes de papel completamente desorganizados. Lo siguiente que le llamó la atención fue otra montaña de paquetes de papel completamente desordenados. Derecha, izquierda, arriba, abajo, no importa dónde miró, vio casi lo mismo. En otras palabras, estaba en la sala de expedientes del almacén de hadas.

"No estabas en tu cuarto, así que me preguntaba dónde estabas... Y luego te encuentro aquí de todos los lugares".

"... ¿Aiseia?" Una niña de cabello castaño estaba de pie cerca con sus manos en sus caderas y no tan impresionada.

"Mhm, yo misma Aiseia Myse Valgalis. De todos modos, si no te apuras a la cafetería pronto no habrá desayuno. "

"Ya veo..." La noche anterior tuvo la idea de organizar la sala de expedientes por primera vez en mucho tiempo. Pero, como se esperaba, resultó ser una tarea muy difícil. No sólo perdió el rastro de los documentos, sino que también perdió la noción del tiempo, y en algún lugar de su arduo viaje se había desmayado en el sofá. “Bueno, no puedo dejar de comer”.

Willem se levantó y, en una fracción de segundo después, una niña bajó del sofá.

"... Ay." La chica de cabello gris se levantó y se sentó en el suelo.

“Ah, me preguntaba de dónde venía esa cálida manta.”

"Hace frío, así que no quería que te enfermaras."

Tiene sentido. Willem estaba agradecido. 

"Gracias... Así que ¿Por qué terminaste durmiendo en el sofá también?"

"Hace frío, así que no quería que te enfermaras."

Esta vez, su razonamiento no tenía mucho sentido, y Willem no estaba muy agradecido.

"Collon tienes fiebre desde ayer, y Tiat y Almita estornudan. Si dejas de bajar la guardia, te contagiaras” Añadió Nephren a su explicación.

“Me alegro de que te preocupes por mí, pero cuando duermas, duerme en tu habitación” Le acarició ligeramente la frente.

Aiseia, que había estado de pie a un lado en silencio, los miró con sospecha. "Esta situación parece que suena realmente sucia, pero por alguna razón no lo es."

"Eso significa que tu mente no ha sido corrompida completamente todavía."

“¿Es algo para estar contenta?” preguntó Aiseia. 

"Además, Nephren, pareces estar jugando el papel de una mascota. ¿Está bien para ti?"

"El apoyo moral es importante".

"Ya veo." Aiseia asintió.

"... Vamos a darnos prisa y vayamos a desayunar” Willem levantó a Nephren, que todavía estaba media dormida.

“Ah, por cierto, Señor Técnico, ¿cómo ha estado últimamente Kutori?”

"¿Qué quieres decir?"

"Oh, ya sabes, me preguntaba cómo se sentía tener a alguien que te persiga tanto. ¿Se siente bien?"

“No lo negaré, pero no necesito que me lo preguntes.”

"Ohoho.” Aiseia parecía sorprendida. "¿Estás interesado?"

“Quiero decir, no soy un anciano y no tengo gustos peculiares. Incluso si ella es un poco joven, ¿Hay algún tipo que no sienta absolutamente nada cuando a una chica linda le gustas? Pero incluso si ella tiene mi corazón latiendo, no puedo aceptar esos sentimientos. Por eso estoy tratando de alejarla.”

"¿Hmm?"

“¿Qué estoy diciendo?” Al parecer, su extraño sueño le estaba haciendo pensar en cosas extrañas. Si decía más, podría empezar a ponerse peligroso, así que cerró la boca con fuerza.

“No se lo digas” Añadió con un quejido.

***
“¿Escuche que estabas durmiendo con Nephren?”

Mientras Willem caminaba por el pasillo, alguien de repente le agarró la oreja y comenzó a interrogarlo. Resistiendo el dolor, se dio la vuelta para ver, como era de esperar, una niña de pelo azul – no, azul y pelirroja- chica. Una infeliz Kutori lo miraba con una pizca de rabia en sus ojos. Era... Cómo decir... De miedo.

"Caramba, ¿por qué todo el mundo tiene que hacer un gran asunto todo esto..." Le dio una palmada en la mano que agarró su oreja, tratando de señalar que lo dejara ir. 

“No lo hagas sonar más de lo que es. ¿Qué tiene que un adulto y un niño estén durmiendo bajo la misma sabana?”

“No tienes la edad suficiente como para decir que eres un adulto.”

“Bueno, la gente a menudo piensa que soy más joven de lo que aparento, pero nací hace más de quinientos años, ¿Sabes?”

"Lo sé. También sé que pasaste esos quinientos años durmiendo. Así que deja de hacer esa cara de "regreso inteligente".”

“Ay.” Willem estaba bastante seguro en eso.

“De todos modos, no creo que la invitaras a dormir contigo, así que supongo que ella lo hizo sola, pero...”

Obviamente.

"Aún no estoy bien con eso. Estabas jactándote de cómo vivías tantas situaciones peligrosas antes, ¿No? ¿Cómo no notaste acurrucándose a tu lado? ¿Qué pasó con el poder de esquivar un cuchillo mientras duermes?

"Esto y aquello son cosas completamente diferentes. Puedo oler a los enemigos. No tiene sentido ser cauteloso con personas que no tienen intenciones hostiles, ¿Verdad? "

"Muy bien, bueno, ¿y si fuera Naigrat? ¿Qué habrías hecho?"

"La habría tirado por la ventana dentro de dos segundos", respondió inmediatamente con confianza. Era una respuesta obvia. Sólo alguien con pensamientos suicidas tendría se acercaría a un troll que siempre expresa descaradamente su apetito por los demás.

"¿Ves? Tu tratamiento sería diferente al de Naigrat.”

"No, no, no puedes juntarlas, aunque no sea un enemigo cuando el peligro se acerca. Por supuesto, yo respondería porque no quiero morir. Sabes en primer lugar se podría decir que tiene intención hostil en un amplio sentido."

"Hablar tan rápido solo te hace parecer más sospechoso."

"... Qué quieres que diga ..." Willem dejo caer sus hombros.

"Voy a hacer una pregunta más. ¿Qué habrías hecho si fuera yo?"

"Bueno, por supuesto" pensó un poco. Si hablaba descuidadamente lo más probable es que resultara molesto más adelante. También sería una molestia si ella realmente trató de probarlo. " Te echaría fuera, obviamente."

Esperaba que se enfadara, que dijera algo como "¿Por qué Nephren puede quedarse, pero yo no?".

"Hmph." Ella todavía tenía esa expresión insatisfecha en su cara, pero ella no preguntó más y su mano soltó su oreja. "Cuidado con tu comportamiento. No quieres que los pequeños tomen malos hábitos, ¿verdad?"

"¿D-De acuerdo?"

Kutori le dio una ligera palmadita en la espalda antes de salir por el pasillo con un trote ligero.

“¿Qué?” Incapaz de comprender la situación, Willem se quedó allí confundido.

Estaba acostumbrado a tratar con las niñas, pero no con las mujeres. Así que cuando se trataba de las niñas en el borde entre dos grupos de edad, nunca supo cómo manejarlas, e incluso ahora, quinientos años más tarde, él seguía siendo sin saber qué hacer.

Pero, aun así, había una cosa que logró detectar.

"Ella se está esforzando demasiado ..."

Por supuesto, no tenía pruebas sólidas. Simplemente tuvo esa impresión de que Kutori, quien, a primera vista, estaba actuando con normalidad.

***
Otra reunión de los gerentes de almacenes de hadas se celebró en la habitación de Naigrat. Bollos recién horneados colocados en la parte superior de un plato, con tres tipos de mermelada junto a ellos. En la chimenea, la olla de té silbó fuertemente.

"... ¿El resfriado de Collon está mejorando?" Preguntó Willem.

"No podemos bajar la guardia todavía. Su fiebre comenzó a disminuir, pero todavía es bastante alta. Mañana voy a comprar medicina en la ciudad.

"Ya veo... si en el medio de la noche parece que Collon tiene una pesadilla o algo así, coloca esto bajo su almohada" Dijo, y luego colocó un fragmento de metal del tamaño de su palma sobre la mesa. Era sólo un viejo trozo de metal, sin nada especial.

"¿Qué es esto?"

"Es un talismán antiguo para evitar las pesadillas causadas por los resfriados. Por sí solo, no tiene restricciones de raza, y no hay necesidad de poner magia en ella. Simplemente colócala debajo de la almohada y empezará a funcionar automáticamente. "

"... No sabía que estabas guardando una cosa tan conveniente."

"Bueno, realmente no tenía eso ... es parte del equipo de aquí".

Naigrat lo miró con duda. "Espera un segundo. Si es parte del equipo de aquí, entonces debería haberlo sabido. Además de eso, no puedo imaginar los fondos para comprar una cosa tan cara siendo aprobada. No sólo es un Talismán que cualquier raza puede usar, sino que tiene una función ajena a la batalla ".

"Sabías que estaba aquí, simplemente no sabías lo que hacía." Willem golpeó ligeramente el fragmento de metal con los dedos. “Esto salió del centro de la espada de Seniolis.”

“¿Eh?”

“Te lo dije, ¿no? Kaliyons es una colección de más de 23 talismanes unidos por líneas de hechizos. O, en otras palabras, si deshaces las líneas de hechizos, terminas con al menos 23 talismanes separados. Por cierto, Seniolis tiene 41 de estas cosas. "

“¿... Seniolis?”

“Los otros cuarenta son bastante inútiles, así que han estado guardados en el almacén. Son todas las cosas como ‘Protección contra el corte de demasiadas uñas al usar una hoja no mágica’ o ‘un ruido suena cuando el usuario se llama a sí mismo cualquier cosa distinta a su nombre real’.”

"¡Regrésalo inmediatamente!" Naigrat golpeó su puño sobre la mesa. Las tazas de té colocadas temblaron violentamente, pero milagrosamente ni siquiera una gota se derramó. "¿Qué crees que son esos Kaliyons - Dug Armas? ¡Son literalmente lo único que mantiene Aire Regular de hundirse! ¡Y Seniolis es la más importante y valiosa!”

"Lo sé, lo sé." Willem asintió. De hecho, probablemente conoció a Seniolis mejor que cualquiera que esté vivo. Eso tuvo implicaciones buenas y malas, pero ...

“Entonces deberías entender, ¿no? ¡Que no deberías estar destruyendo la espada sólo para conseguir este conveniente pequeño amuleto! ¡Ordena tus prioridades!"

"Me preguntaba a dónde irías con todo esto.” Hizo una pequeña carcajada. "Que Collon tenga una buena noche de sueños es obviamente más importante que el destino de este mundo".

“¡Eso contradice toda la razón de la existencia de este almacén!” respondió Naigrat.

"Relájate relajarte, que fue un 80% una broma. No es como si fuera un completo idiota. No hay ningún ataque enemigo pronosticado que ocurra pronto, y en primer lugar el usuario de Seniolis ni siquiera puede manejarlo en este momento. La espada no podrá ver ningún tipo acción por un tiempo, ¿Verdad? "

"Ese no es el problema..." suspiró profundamente. 

"De acuerdo, lo que sea. Mientras la noticia no salga, nadie se enojará con nosotros, y no es que no quiera ayudar a Collon a mejorar ... ponlo de nuevo cuando termines de usarlo, ¿de acuerdo?”

"Déjamelo a mí. Siempre puedes entender las cosas al final. Me gusta esa parte de ti.”

“No necesito tus cumplidos. Estoy en un ataque de que me odio en este momento.” Naigrat sacudió la cabeza unas cuantas veces antes de tomar un sorbo de té. Eso pareció ayudarla a calmarse. “Por cierto, ¿Todavía tienes ese talismán? Ya sabes, el que usaste justo después de despertar... el de un idioma. "

“Justo aquí.” Willem se dio unas palmaditas en el pecho. 

"No lo he usado desde que aprendí el lenguaje común. Transmite la voluntad misma del hablante que usa el lenguaje como un intermediario, por lo que no puede tomar toda la gracia de la conversación ".

"Estaba pensando ¿No podrías haber pagado fácilmente toda tu deuda si vendieras eso?"

"Bueno, técnicamente este es uno de los tesoros que Grick y su equipo desenterraron ese día ¿Verdad? Así que básicamente lo he tomado prestado todo este tiempo. Tendré que devolverlo al final.”

“Pero ¿No era originalmente tuyo en ese entonces?”

"Con esa lógica, podría reclamar algunos de estos Kaliyons por aquí como míos. A pesar de que no podía usar ninguno de los de clase alta, probé un buen número de espadas promedio. Eso me recuerda, ¿Alguna vez supiste qué hacer con la espada de Tiat?”

"Todavía estamos probando algunos candidatos. En este momento Ignareo parece tener un buen ajuste. "

"Ese es más del lado promedio. Bueno, supongo que eso es bueno.”

"Está bien. Por supuesto, dada mi posición, se supone que no debo estar contento, así que es una especie de sentimiento complicado ".

Kaliyons sólo podía ser utilizado por los Bravos.

Para los Bravos, la fuerza era una necesidad. Ellos fueron los que llevaron a cabo técnicas arcanas. Los que sufrieron una gran tragedia desde su nacimiento. Los que ofrecían corazón y alma a su deber. Los pocos que tenían un trasfondo que podía convencer a cualquiera de su dignidad de ejercer un inmenso poder, eran los únicos que realmente podían recibir tal poder.

Si sólo se podía manejar una espada mediocre, significaba que la necesidad era débil en ellos. Significaba que no tenían necesidad de tirar su vida a cosas sin valor como el destino, la tragedia o el deber.

"¿Sabías? Tiat dijo que quería una espada tan fuerte como Seniolis ... que ella quería ser lo suficientemente fuerte como para hacerse cargo del lugar de Kutori.”

"Sé muy bien cómo se siente, pero parece que eso no va a suceder", dijo Willem con una sonrisa torcida mientras buscaba una taza de té. Tomó un sorbo. Parecía un poco más amargo de lo que normalmente bebían en la habitación de Naigrat. No sabía demasiado acerca del té, pero pensó que debía haber cambiado las hojas o algo así. "No es fácil obtener su aprobación. Por eso estoy aquí ahora.”

Percibiendo una brecha en su conversación, Willem, menciono un tema que repentinamente surgió en su mente: ‘su intercambio con Kutori antes. Al terminar’ Naigrat se echó a reír. "No creo que estuviera diciendo una broma."

"Lo... lo sé, por eso es gracioso." La voz de Naigrat se sacudió por su risa continua. "Realmente puede ser incómodo a veces, aunque no es como si no lo supieras."

"No lo entiendo ..."

"Ella estaba feliz porque dijiste que la tratarías de la misma manera que tú me tratas" Naigrat, finalmente se calmó, mientras explicaba se limpiaba los ojos.

“¿Por qué se alegraría de recibir el mismo trato que un Troll?”

"Soy la rival de amor que más le preocupa. Si ella recibe el mismo tratamiento que yo, eso significa que está siendo tratada como una adulta, ¿verdad? "

“Ah, ya veo.” Willem tomo un bollo, le extendió un poco de mermelada de albaricoque y luego se lo metió en la boca. Había un montón de dulzura, pero fue neutralizado por el sabor amargo del té todavía persistente en su lengua. Estaba un poco impresionado por la capacidad de Naigrat. "Espera ... ¿Amor rival?"

"Tu reacción es un poco lenta."

"Fue tan inesperado que me tomó un tiempo procesarlo. Entonces, ¿Cuál es el asunto? ¿Kutori piensa que vamos a terminar juntos o algo así?

"Bueno, podría usar un poco elaborado, pero sí esa es la idea principal".

"Ya veo. Creo que lo entiendo ahora. "Masticó su bollo. "Es verdad que eres la única mujer adulta por aquí ... Supongo que parecería natural desde la perspectiva de una chica de esa edad".

"Hmm... Eso está bien, pero hay una cosa que debes corregir."

"¿Qué es?"

"No necesitas decir 'de una chica de esa edad'. Yo también comparto la misma perspectiva. "


No comprendiendo lo que quería decir inmediatamente, pensaba Willem un poco. Mientras lo contemplaba, tomó inconscientemente un sorbo de té.

“Tengo una opinión muy alta de ti.”

Willem se ahogó. Todo el té amargo se fue por el camino equivocado, obstruyendo su respiración.

Mirando a Willem retorcerse en agonía con una sonrisa, Naigrat apoyó su barbilla en sus manos entrelazadas y continuó. “No me importaría estar con alguien como tú. Lo digo en serio. Tienes un futuro prometedor, hablas mal de los trolls, pero eres muy amable de corazón, ya sabemos que respetamos el trabajo de los demás, que te gustan los niños, tenemos gustos similares, los dos somos sin marca, tu cara no es tan mala, parece como si pudieras controlar a mi padre cuando él esta ebrio, y sobre todo te ves delicioso. ¿Ves? Eres un excelente candidato.”

"Espera un minuto. Siento que hubo algunas cosas extrañas después de la mitad."

“¿Así que eso significa que los de la primera mitad fueron verdad?

No... O al menos, ese no debería ser el caso, pero Willem no pudo encontrar las palabras correctas para objetar.

"Además, se dice que las razas demoníacas se han derivado de la Emnetwyte, por lo que nuestras razas deben ser muy cercanas. Eso significa que podría ser capaz de darte una familia que lleve tu sangre. Y no puedo pensar en una razón más segura para que sigas viviendo en este mundo que si tuvieras tus propios hijos. Si pudiera hacer cualquier cosa para darle felicidad cinco, diez años, entonces eso también me haría feliz. Esa es la razón número uno por la que no me importaría estar contigo. "

Willem no podía aceptar sinceramente sus palabras. Sin embargo, una cosa estaba clara: Naigrat estaba seria. Su rostro travieso y su tono juguetón era simplemente la manera de Naigrat de ocultaba sus verdaderas emociones.

"Bueno, ahora hacer feliz a Kutori es más importante para mí, así que no pienso actuar por el momento. De todos modos, por eso Kutori está tan preocupada por mí. ¿Entiendes ahora?"

"Déjame hacer una pregunta despreciable." Willem se quejó.

"¿Qué es?"

“¿Puedo fingir que no escuché nada de lo que acabas de decir?”

“Eso es realmente despreciable. Pero, eso está bien conmigo.” Naigrat se rió.

No mostró signos de que sus sentimientos fueran lastimados, pero a pesar de eso Willem no podía acercarse a mirarla a los ojos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Overlord Volumen 12

Prólogo La sala del trono en Nazarick se encontraba perfectamente iluminada por las luces mágicas de los candelabros, mientras la enorme figura de Cocytus ante él, entregaba su informe.

Ainz Ooal Gown había reunido a la mayoría de los guardianes del piso, así como a Sebas por dos razones. Una era escuchar y evaluar su progreso. Y el otro…

"Los Lizardmen ... están muy ... agradecidos .... por ... los regalos ... concedidos ... por Ainz-sama. - terminó su informe Cocytus.

Overlord, Volumen 0, Capitulo 9

Capítulo 9: Las consecuencias de sus actos

Tick, tock. Tick, tock.

El hombre ociosamente pulgó el reloj plateado en su mano. Mientras lo hacía, sus ojos miraban hacia el horizonte, hacia el sol que debería aparecer allí pronto.

Overlord, Volumen 0, Capitulo 10

Capítulo 10: Los Dioses se reúnen
Ella había salido, para pedir a todos los dioses que volvieran a la Gran Tumba, por orden de su Maestro.

Ella, pálida y hermosa, vestida con los dones de lo divino, fue enviada a cumplir su voluntad.

Primero, a las ruinas de Villa Carne, donde la ira de un dios de los planos exteriores había aniquilado a los indignos. Allí, Bukubukukuchagama la Impecable trabajó para crear algo dentro del cráter ardiente, dando a luz cosas con nada más que su dulce y poderosa voz.