Ir al contenido principal

Shuumatsu Nani Capítulo 3: Incluso si el futuro es incierto. - Parte 6


Parte 6: Reunión.

Llamó a la puerta, pero no recibió respuesta.

Giró el pomo de la puerta y descubrió que había quedado sin llave.

"Kutori ...?"

Abrió la puerta. La habitación estaba oscura y vacía.

Ah, eso es cierto. Tiat recordó. La dueña de la habitación había dejado el almacén de hadas para tomar una gran aeronave y recoger a sus compañeras esperando en la tierra. No estaría en casa por lo menos unos días.

“Hum ... Vine a devolver el libro que le pedí prestado.” Con cuidado, Tiat entró en el cuarto vacío.

Caminó en puntillas por la limpia habitación y colocó el libro que sostenía en el escritorio de Kutori. Al colocarlo, notó que algo había sido colocado en el borde del escritorio. Un sombrero azul grande elegante... y al lado de él un objeto de plata brillante.

"Esto es…"

Tiat lo había visto antes. Un broche de plata con una piedra preciosa azul claro incrustada en ella. Parecía tan bonito en Kutori, y Tiat siempre había sido envidiosa. Una vez, cuando se lo dijo a Kutori, ella respondió: "Gracias, pero estoy seguro de que se verá bien en ti pronto. Una vez que seas un poco más grande, te lo daré como regalo.

Tiat entró en pánico un poco cuando oyó eso. No quería decir que quisiera que Kutori le diera el broche. Ella sólo quería decir lo encantadora que Kutori se veía con un accesorio. Pero, aun así, las palabras de Kutori la hicieron un poco feliz.

“... Me pregunto si ella lo olvidó?”

Tiat de repente se sintió un poco traviesa. Desde su conversación con Kutori, ya había crecido un poco. Tal vez ahora era el momento en que ella podría convertirse en una elegante dama adulta con un broche bonito. No haría ningún daño probarlo. Tragó saliva, y con cuidado extendió la mano hacia el objeto resplandeciente. Las yemas de sus dedos rozaron el metal plateado.

"... quizás no debería."

Tiat tiró de su mano. Se sentía que, si lo hubiera tocado, aunque sólo fuera por un momento, aunque sólo lo estuviera probando, algo muy importante se perdería.

***

Ahora, el Plantaginesta estaba, en su base, un barco de carga. A diferencia de un barco mensajero, fue diseñado para transportar con seguridad una gran cantidad de materiales. En otras palabras, el confort de los pasajeros no era priorizado.

Willem podía realmente sentir las consecuencias de esto mientras el dirigible se balanceaba de un lado a otro continuamente. Por otra parte, tubos misteriosos sobresalían en los pasillos y las habitaciones, el olor a aceite se había pegado a aparentemente a todos los objetos de la nave entera, grafitos obscenos podían ser vistos en varios lugares, latas vacías de carne tiradas en el piso, etc.

Ahora, Willem podría lidiar con este mal ambiente. Él vivió con mucho de eso en la 28va isla. Pero agregando de la especialidad de una aeronave que se mueve, su incomodidad superó rápidamente su límite de tolerancia.

Tiempo estimado de vuelo: 42 horas.

Esas 42 horas serian verdaderamente un infierno.

Pero eventualmente, llegaron a las ruinas del nivel del suelo K96-MAL, el sitio del dirigente caído Saxifraga de la expedición.

"El mundo está temblando ..."

Mientras se tambaleaba como un hombre borracho, Willem puso el pie en la arena cenicienta. Las suelas de sus zapatos se hundían una distancia tan gruesa como una mano en el suelo blando. Sólo caminar tomó una gran cantidad molesta de esfuerzo. Ni siquiera quería imaginarse como era correr y luchar en esta arena.

Mirando hacia arriba desde el suelo, Willem vio las vastas ruinas grises. Dentro había unos cuantos edificios de piedra medio desmoronados que parecía que alguien había ido y pegado tinte ceniza por todos ellos.

Hace mucho tiempo, una pequeña ciudad se paró en lugar de esos misteriosos monumentos. Situado cerca de las fronteras del imperio, estaba bastante lejos de la capital. No era muy grande ni próspera, lejos de cualquiera de las principales rutas comerciales, y carente de productos distintivos, la ciudad había acumulado en silencio su propia insignificante historia a lo largo de los siglos, y debería haber continuado por muchos más.

Willem se agachó y agarró un puñado de arena. El polvo ceniciento rápidamente cayó hacia abajo a través de los huecos entre sus dedos.

"Menos dramático de lo que esperaba ..."

No sentía ninguna de las emociones de las que se había preparado de antemano. Tristeza, frustración, ninguno de ellos le vino a la mente. No era que todavía no hubiera comprendido la realidad de la situación. Ante sus ojos estaba su ciudad natal, Gomag, o más bien lo que se había convertido en ella. Había sido capaz de aceptar esa verdad tan rápidamente que se sentía extraño.

"… ¿estás bien?"

“Probablemente sólo el mareo. Realmente, no hay nada en mi mente en particular."

"Si realmente no piensas en nada, creo que es algo de lo que debes preocuparte. Esta es tu ciudad natal, ¿verdad?”

Un fuerte viento sopló, haciendo que la capa de protección de arena de Nephren se moviera salvajemente en el aire.

"Estoy bien. Mi ciudad natal ya no existe, y ahora mi casa es...” Willem señaló el cielo. "Allí arriba. ¿Verdad?"

Nephren agarró la cabeza de Willem con ambos brazos y la acercó a su rostro. Ella lo miró profundamente a los ojos.

"¿Estás seguro?"

"Estoy seguro. Ahora déjame ir, no quiero que nadie vea. "

"No es como si estuviéramos haciendo algo malo."

“Eso no importa. Lo que importa es lo que la gente piensa de ello. "

"Reeeeeee-" De repente, oyó el sonido de alguien corriendo en la arena. "¡eeeeeen!"

Desde de algún lugar, un fuerte golpe, junto con un revoloteo de la arena, se detuvo a su lado. Justo como cuando Collon o Panival lo atacaron juguetonamente, Willem lo tomó sin tratar de esquivar. Sin embargo, esta vez resultó ser muy diferente. La patada, mucho más poderosa de lo que había imaginado, derribándole, dejándolo en el suelo retorciéndose de dolor. El atacante de Willem, un chico joven ... o no, chica joven, agarró los hombros de Nephren y los sacudió violentamente. Willem, todavía tirado sobre la arena, levantó la cara para echar un vistazo.

"¿¡Estás bien!? ¿Qué trató de hacerte este pervertido? Él no tuvo éxito, ¿verdad? "

La recién llegada tenía el pelo escarlata y los ojos con un tono ligeramente más oscuro del mismo color. Willem nunca la había visto antes, pero su apariencia coincidía con alguien de la que había oído hablar. Noft Kei Desperatio, usuario del Arma Dug Desperatio.

"No, Noft." Nephren, pareciendo un poco incómoda, intentó zafarse del agarre de Noft. " No es un pervertido tratando de hacer cosas a las niñas. De hecho, alguien desearía que le hiciera algo a las niñas.”

“No creí que vinieras al rescate. ¡Todavía te sientes divertida como antes! "

La explicación de Nephren entro por un oído y salio por el otro. Noft, con una gran sonrisa en su rostro, sólo apretaba a Nefrén aún más fuerte.

"... Sólo ha pasado un mes desde que saliste del almacén. Por supuesto que no he crecido mucho desde entonces”

"¿De Verdad? Se siente como si hubiera pasado mucho tiempo desde que te he visto... "Noft de repente se congeló, como si recordara algo. "Oye ... tú también estabas en esa batalla, ¿no?"

"Hm?"


"El que tiene el extra grande ‘6to’."

"Ah ..." Todavía tomada en los brazos de Noft, Nephren asintió. "Fui y peleé."

“¿Kutori luchó valientemente?”

Nephren parecía un poco confundido. "Uh, sí, ella fue muy valiente."

"Ah, bueno, eso es bueno." Una sonrisa solitaria se extendió por la cara de Noft. "No sé cómo decirlo ... En realidad, no me gustaba tanto, y pensé que nunca sería capaz de llevarnos bien, y eso todavía no ha cambiado. Pero después de venir aquí, estando en una situación en la que no sé si voy a ser capaz de llegar a casa a salvo, empecé a sentir un poco de remordimiento. Incluso si nunca nos hicimos amigas, aunque aún luchamos todo el tiempo, me gustaría hablar con ella un poco más ".

Willem se levantó lentamente de la arena. Vio a otras dos chicas que caminaban desde la aeronave. Un rostro que Willem conocía muy bien, y el otro que nunca había visto antes, pero igualaba la descripción de uno de los que había oído hablar. Debe haber sido la otra de las dos hadas enviadas en la expedición: Lantolq Itsuri Historia, usuario del Arma Dug Historia. Con eso, se confirmó la seguridad de las dos. Willem soltó un suspiro silencioso de alivio.

“Debe de haber sido fuerte, la Bestia de la 15ª isla “continuó Noft. "No ser capaz de ganar sin que Kutori abriera la puerta, eso no es normal. Pero estar aquí sana y salva significa que realmente lo hizo. Fue y abrió la puerta.”

"Umm ..." Una rara ocurrencia, la cara de Nephren mostró signos visibles de estar preocupado.

"Ella siempre estaba seria cuando se trataba de esas cosas, diciendo que necesitaba proteger a todos y todo. Ella siempre trató de actuar fuerte, aunque dentro de ella estaba muy asustada. Apuesto a que continuará hasta el final.

Tal vez debido a su reunión tan esperada con una amiga del almacén de hadas, Noft parecía estar dejando que su boca hablara de forma salvaje. Siguió hablando, sus palabras se fueron haciendo cada vez menos comprensibles. Muy pronto, probablemente perdería la noción de lo que estaba diciendo ella misma. Finalmente, un golpecito en el hombro de una chica de pelo azul, Lantolq, la interrumpió.

“Noft.”

"¿Qué? Estoy ocupada ahora mismo.” Con un resoplido, Noft hizo una pausa interminable de palabras.

“Toma una respiración profunda.”

"¿Huh?"

"Inhala, exhala. Una vez que te hayas calmado, mira detrás de ti.”

Tal vez porque ella era obediente en el corazón, o tal vez sólo porque era Lantolq hablando, Noft hizo lo que le dijeron. Respiró hondo, dejó todo el aire salir, luego se dio la vuelta con una cara que decía que no tenía ni idea de por qué estaba haciendo esto,

Noft se congeló.

"...Umm ..." Un patrón de azul y rojo revoloteó en el viento. Kutori se quedó allí con una mirada incómoda. "… ¿Mucho tiempo sin verte?"

"F-"

"¿F?"

"¡F- Fanstama!" Noft liberó a Nephren de su agarre y corrió a una velocidad extremadamente impresionante considerando la arena inestable debajo de sus pies.

"¡Espera!" Kutori se fue tras ella, otra vez a una velocidad bastante respetable. Ella no era lo suficientemente rápida para alcanzar a Noft, pero no la dejó ir demasiado lejos.

Las dos chicas, rebosantes de vigor, corrieron a través de la apariencia vacía de un pueblo muerto, en la inmensa, tierra muerta.

“¿Quién cree que ganará?” preguntó Nephren a Lantolq.

"Vamos a ver ... Apuesto el postre de esta noche a Noft tropezando y Kutori atrapandola".

“Entonces apuesto lo mismo a que Kutori se cansará primero ... ha pasado mucho tiempo, Lantolq. Me alegra ver que estes bien.”

"Lo mismo para ti. Me alegra que estén bien. En serio.” Lantolq apretó la palma de Nephren con su mano.

Mientras escuchaba su conversación a un lado, Willem observó a las otras dos chicas correr a lo lejos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Overlord Volumen 12

Prólogo La sala del trono en Nazarick se encontraba perfectamente iluminada por las luces mágicas de los candelabros, mientras la enorme figura de Cocytus ante él, entregaba su informe.

Ainz Ooal Gown había reunido a la mayoría de los guardianes del piso, así como a Sebas por dos razones. Una era escuchar y evaluar su progreso. Y el otro…

"Los Lizardmen ... están muy ... agradecidos .... por ... los regalos ... concedidos ... por Ainz-sama. - terminó su informe Cocytus.

Overlord, Volumen 0, Capitulo 9

Capítulo 9: Las consecuencias de sus actos

Tick, tock. Tick, tock.

El hombre ociosamente pulgó el reloj plateado en su mano. Mientras lo hacía, sus ojos miraban hacia el horizonte, hacia el sol que debería aparecer allí pronto.

Overlord, Volumen 0, Capitulo 10

Capítulo 10: Los Dioses se reúnen
Ella había salido, para pedir a todos los dioses que volvieran a la Gran Tumba, por orden de su Maestro.

Ella, pálida y hermosa, vestida con los dones de lo divino, fue enviada a cumplir su voluntad.

Primero, a las ruinas de Villa Carne, donde la ira de un dios de los planos exteriores había aniquilado a los indignos. Allí, Bukubukukuchagama la Impecable trabajó para crear algo dentro del cráter ardiente, dando a luz cosas con nada más que su dulce y poderosa voz.