Ir al contenido principal

Juni Taisen Guerra del Zodíaco

Escritor: NISIOISIN
Ilustraciones por: HIKARU NAKAMURA
Traducido al español por: Ferindrad


Sinopsis:
El doceavo torneo que se celebra cada doce años...
Doce valientes luchadores quienes llevan los nombres de los signos del zodiaco luchan entre ellos por sus vidas y almas. Los participantes son doce luchadores muy extraños: "La Rata", "El Buey", "El Tigre", "El Conejo", "El Dragón", "La Serpiente", "El Caballo", "La Oveja", "El Mono", "El Gallo", "El Perro" y "El Jabalí".
Al vencedor de este torneo se le otorga un deseo, sin importar lo que sea. Un único deseo que sera concedido.
¿Quien sera el último sobreviviente?

Link: PDF

Comentarios

  1. Del mismo creador de monogatari una pregunta como es? Bastante bueno o mas o menos?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Overlord, volumen 12, capítulo 1 Parte 1

El Emperador Demonio Jaldabaoth
Parte 1
El Reino Santo era una nación que ocupaba la península al suroeste del Reino de Re-Estize.

Era un país altamente religioso, dirigido por una Reina Santa que podía usar la magia divina y que estaba íntimamente ligada a las iglesias. Dicho esto, no eran tan religiosos como la Teocracia Slaine.

Overlord, Volumen 12, Capitulo 3, FINAL

Parte 4

Tanto la recuperación de la ciudad como la liberación de sus ciudadanos eran algo triviales ante el poder del Rey Hechicero.

Los paladines y reclutas atacantes estaban virtualmente ilesos y aunque algunos de los residentes encarcelados perdieron la vida en el caos, fue una cantidad sorprendentemente pequeña.

Overlord, Volumen 13, Capitulo 4, Parte 1

El asedio Parte 1

Faltaba mucho para el final del invierno, por lo que el aire era muy frío. Sin embargo, eso no fue una dificultad para él, gracias a la piel que cubría su cuerpo. Su torso estaba envuelto en una brillante piel negra, y otra capa de ropa encima de ella que hacia un excelente aislante. No temblaría de frío, aunque llevara una armadura completa de metal.

Sin embargo, ahora estaba temblando por una razón diferente.

Esa razón era la ira.