Ir al contenido principal

Atrapados en el tiempo, Capítulo 44


Una muestra de confianza


La idea de que alguien podría llegar a conectar todos los puntos y darse cuenta de que sus habilidades eran demasiado desarrolladas para su edad no era una idea desconocida para Zorian. Había intentado asegurarse de que las habilidades que le mostraba a cualquier persona o grupo estuviesen firmemente dentro de lo posible, pero siempre supo que un individuo lo suficientemente curioso y dedicado podría rastrear suficientes pistas para darse cuenta de que algo no andaba bien. No había solución para esto, hasta donde podía ver- no a menos que quisiese pasar la mayor parte de su tiempo haciendo un acto increíblemente elaborado y aburrido. Algo de lo que no estaba seguro si era capaz, y que probablemente no sería muy bueno para su salud. Al final, decidió que toda la cosa no era un problema muy grave. Siempre y cuando no lo encuentren haciendo algo ilegal, simplemente le podía decir a tales detectives novatos que se perdieran. Bueno, probablemente sería más formal y cortés sobre el tema que eso, pero eso era a todo lo que se reducía al fin y al cabo.

Hasta estaba consciente de que podría ser Taiven la que lo atrapara. De muchas maneras, estaba en una posición ideal para hacerlo. Ella probablemente era la única persona que tenía una idea sólida de verdad de lo que era normal para él y lo que no, y por lo tanto era más propensa a darse cuenta tan solo que tan anormal y repentino su crecimiento actual en habilidades era. Había estado interactuando con ella bastante últimamente, dándole montones de material para trabajar. Y por último, se conocían de antes. Eran… amigos. Ella sentiría que le debía algún tipo de explicación, y sería mucho menos titubeante sobre confrontarlo de lo que lo sería otra persona.

Y aún así, a pesar de todo eso, Taiven se las arregló para sorprenderlo completamente al final. Había esperado que su reacción fuese un montón de cosas, pero nunca se imaginó que se pondría a llorar. Era tan solo muy impropio de su forma de ser. Si, era una chica muy emocional, pero también era del tipo que seguía hacia adelante y no dejaba que nada la molestara. 

Miró hacia su izquierda, donde ella estaba sentada en la cama a su lado. Era un desastre. Había parado de llorar hace rato ya, pero los efectos eran aún muy visibles- cara roja, nariz moqueante, lo normal. Aún así, sus emociones se habían calmado en los últimos minutos, ¿así que capaz estaba lista para hablar ahora?

“¿Te sientes mejor?” le preguntó.

Ella le pegó ligeramente en el hombro como respuesta.

Sí, definitivamente se sentía mejor. 

“Esto apesta,” se quejó. “Vine aquí toda encendida, lista para obtener respuestas, y al final ni siquiera tuvimos una pelea de verdad. Solo me avergoncé a mi misma. ¿Por qué no pudiste ser más enojado y defensivo y… ‘Zorian’?” 

“Err, ¿perdón?” dijo, algo confundido. Estaba tentado a preguntar cómo definiría ella a ‘ser Zorian’ pero decidió que sería mejor si eso se quedaba como un misterio por ahora. “Para ser justos, no te estuviste comportando muy ‘Taiven’ tampoco.” 

“Supongo,” cedió ella. “Dime algo. ¿Siempre has sido así de talentoso? ¿Me estuviste mintiendo todo este tiempo?”

“No,” contestó simplemente.

Lo escudriñó por un momento, fijándose por cualquier signo de incertidumbre e incomodidad en sus ojos y postura, antes de suspirar pesadamente.

“Bueno,” dijo ella. “Me lo imaginaba. Tendrías que ser muy dedicado para mantener el acto por tanto tiempo, y no se me ocurre ninguna razón por la que te molestarías en hacer todo eso. Aún así es bueno escucharlo de tu propia boca. Excepto que… eso solo deja una sola opción en la mesa. Que me sobrepasaste en todo, incluyendo mi especialidad, en los pocos meses en los que no nos vimos. Eso…”

“Estás equivocada,” dijo Zorian, sacudiendo su cabeza. “No te sobrepasé. Estoy seguro que si peleamos, saldrás victoriosa nueve veces de diez. Sigues siendo mejor que yo.”

Si no usaba magia mental para incapacitarla desde el principio. O la emboscaba. O cubría el campo de batallas en suficientes explosivos como para derribar un edificio. Pero estaba bastante seguro de que Taiven no contaría esos casos como victorias ‘reales’ de todas maneras, y aparte de eso, su punto se mantenía. 

“No importa,” resopló ella. “Con el tipo de crecimiento ridículo que estás demostrando, vas a cerrar esa brecha en un manojo de semanas y me dejarás en el polvo. Y tendrás todas esas otras cosas con las que estás jugando, también. ¿Estoy equivocada?”

“Un poco,” le dijo. Ella le dio una mirada molesta así que inmediatamente se clarificó. “Es complejo. No hay forma de que sea capaz de cerrar la brecha entre nosotros en ‘un manojo de semanas’, como dijiste. Pero el tiempo fluye diferente para mi que para ti, así que hay más cosas que tener en cuenta que solo eso.”

“¿Qué? ¿De qué diablos estás hablando?” preguntó, dándole una mirada incrédula.

“Volveremos a eso después. Antes de que diga más sobre el tema, quiero saber que te puso tan molesta sobre esto,” le dijo calmadamente.

“¿Qué dices? Zorian, no puedes decir algo como eso y después decir ‘pero hablaremos de eso después’. Esto… ¡esto demanda una clarificación inmediata! ¡Esto me va a estar molestando al fondo de mi cabeza hasta que me des una respuesta!” se quejó ella.

“Lo sé,” dijo Zorian, sonriendo ampliamente. “Por eso no voy a explicar nada hasta que me cuentes lo que está pasando.” 

Ella le dio una mirada molesta. Él solo sonrió aún más ampliamente. 

“Eres malvado,” le dijo ella, mirando para otro lado. “Además, ya te dije lo que me está molestando y estoy bastante segura que me escuchaste perfectamente. Todo lo que hice, todas las habilidades que pase mi vida perfeccionando… si puedes superarlo todo eso tan fácilmente, ¿entonces qué diablos he estado haciendo toda mi vida? No se que clase de trampa usaste, y honestamente no importa porque ¡no debería haber sido suficiente! Soy buena en esto, y vivo para esto, no puedes tan solo decidir un día perseguir el mismo campo de estudio que yo y entonces alcanzarme en menos de tres meses… ¡sin siquiera concentrarte en él propiamente! La única manera en la que eso es posible es… es si nunca fui tan buena para empezar…”

“Oh, vamos,” protestó Zorian, rápidamente envolviendo a Taiven en otro abrazo para prevenir otra tanda de lloriqueo que podía sentir creciendo en ella. “Eso es tan completamente ridículo. ¿Por qué dudas de ti misma así? ¿Cómo es que yo siendo mejor borra todos tus logros?”

“¿Logros?” preguntó ella incredulamente, empujándolo. “¿Qué logros? Trabajo como una maldita asistente de profesor, Zorian. ¡Para una clase no-mágica, además! ¿Crees honestamente que eso era lo que esperaba hacer cuando me gradué?” 

Zorian hizo una mueca. Así que Taiven no era tan optimista sobre ese ‘retraso temporal’ como pretendía ser… en retrospectiva, no debería estar tan sorprendido por eso- mientras que fallar al procurarse un mentor a sí misma inmediatamente después de su graduación no fue de ningún modo el fin del mundo, tenía que haber sido un golpe severo a su confianza. Aún así...

“Taiven, ¿no son tus padres magos de batalla?” preguntó Zorian. “¿Cómo es que no han usado sus conexiones para encontrarte un mentor, o aunque sea un mejor trabajo?”

“Oh, mis padres amarían encontrarme un mentor,” bufó Taiven. “¡De hecho, ya tienen a alguien en mente! Es un viejo amigo de ellos que hace tiempo dejó atrás las partes emocionantes del negocio cuando perdió su pierna a un gusano de roca. Es del tipo de ser todo cauteloso y minimizar los riesgos, y nunca hace nada más desafiante que exterminaciones de pestes rutinarias. Por supuesto, eso es precisamente el porque mis padres quieren que aprenda de él. Si lo tuviesen a su manera, estaría cazando ratas mutadas hasta los treinta o por ahí.” 

“Ah…” dijo Zorian incómodamente. Parecía haber caminado directo a un tema delicado, ahí. 

“Sí,” dijo Taiven. “Amo a mis padres, y sé que solo quieren protegerme, pero tan solo no estamos de acuerdo en ese respecto.” 

“Okay, perdón por haber mencionado eso, entonces. Pero de verdad, si la razón por la que estás tan molesta es porque piensas que eres algún tipo de fracaso, bueno… no tienes de qué preocuparte. Eres una maga de combate increíble. Tan increíble como siempre fuiste, y nada que yo haga puede cambiar eso.”

“Yo… no estoy segura que creo eso de verdad,” suspiró Taiven. “No pude encontrar un mentor. El grupo que arme no estaba yendo a ningún lado hasta que te reclute a ti en él. Mientras tanto, mis padres siguen insistiendo que no estoy lista y que es algo bueno que haya tenido un inicio tan lento en mi carrera. Es lindo escuchar palabras de ánimo, pero suena un tanto hueco considerando… ya sabes.” 

“Taiven, no soy tan bueno porque eres secretamente mala y nadie se molestó en decírtelo hasta ahora,” dijo Zorian. “Soy tan bueno porque he tenido más de cuatro años para mejorar mis habilidades desde la última vez que nos vimos.”

Taiven lo miró como si hubiese crecido una segunda cabeza.

“Así es- en realidad soy mayor que tu ahora,” dijo Zorian. “Con eso en mente, es un tanto increíble que aún no sea capaz de casualmente hacerte a un lado en una pelea. Seguro, podría matarte instantáneamente desde una emboscada, pero si fuéramos cabeza a cabeza en una pelea de pura hechicería, tendría que usar cada truco a mi disposición y aún así no tendría una victoria garantizada. Eso es por lo que sigo insistiendo que eres increíble.” 

“No entiendo,” dijo ella. “No suena como que estás haciendo un chiste, pero eso es lo que esto parece para mi. ¿Cómo puedes ser mayor que yo? Así no es como funciona la edad, Zorian.” 

“Ah, ¿ya te olvidaste lo que te dije antes?” preguntó Zorian, entretenido. “¿Sobre cómo el tiempo fluye diferente para mi que para ti? Parezco recordar que dijiste que te seguiría molestando hasta que obtuvieses una respuesta…” 

“Mira, sabes que no soy del tipo que le gustan los acertijos y maniobras intelectuales,” dijo Taiven de mal humor. “¿Por qué no solo me dices lo que está pasando aquí, si?” 

Claro, por qué no.

“He vivido este mes antes,” dijo. “Muchas, muchas veces. Cada vez que muero, o en la noche del festival de verano sino, mi alma es arrancada de vuelta en el tiempo al principio del mes. Es un bucle sin fin que me hace más fuerte y más capaz con cada reinicio que pasa. Ya que no retienes tus memorias a través de los reinicios, mi crecimiento parece abrupto e inexplicable para ti, pero no es nada más que tu típico progreso gradual. Lo creas o no, tu eres la que me enseñó una gran parte de esa magia de combate que estas tan celosa de.” 

“Cállate. ¡No estoy celosa!” protestó ella. 

Levantó una ceja hacia ella. “¿De todo eso, eso es lo que decides concentrarte en?”

“Sí, bueno, al menos eso tiene una respuesta fácil,” dijo ella. “¿Qué diablos se supone que diga sobre el resto? Seguro, explicaría tus habilidades perfectamente, pero es tan…” 

“¿Disparatado?” ofreció Zorian.

“Sí,” coincidió ella. “Y también aterrorizante. Básicamente estás diciendo que me matarán en unas pocas semanas y me reemplazarán con una versión mía un mes más joven. Y que está no es la primera vez que pasa, solo que no recuerdo nada de todo esto. ¡Es como algo sacado de una historia de horror!” 

“Prefiero pensar en ello como solo una pérdida memoria más que muerte,” dijo Zorian. “Eres aún tu, solo que pierdes un par de semanas de tu vida.”

“Repetidamente,” añadió ella.

“Repetidamente,” confirmó Zorian. “No digo que aún así no sea aterrorizante, solo que no pienso que sea equivalente a la muerte. Cierto, tengo un poco de favoritismo aquí- si pensase que el bucle temporal asesina a millones de personas al final de cada reinicio, probablemente me hubiera vuelto loco del estrés hace mucho tiempo.”

“Ah,” dijo ella, haciendo una mueca. “Perdón, supongo que aún estoy pensando de todo esto como un escenario hipotético en vez de algo que está pasando de verdad. Aún así, asumiendo que no me estás haciendo una broma aquí- y le juro a los cielos. Zorian, si me estás haciendo una broma te pegaré la boca cerrada con esa mugre sucia que usan en prisioneros peligrosos- aún así sigue siendo disparatado. Y muy injusto. ¿Por qué eres solo tu la única persona que recuerda algo?” 

“No lo soy,” dijo él. “Hay al menos otras dos personas bucleando conmigo, posiblemente más. Uno de ellos quiere destruir Cyoria.”

Lo miró por un segundo antes de pararse. Por un momento él pensó que había dado demasiados detalles demasiado rápido, y que ella iba a irse por la puerta, pero en cambio ella se puso a buscar por sus cajones, buscando algo. Pensó en decirle algo por hurgar entre sus cosas de ese modo, pero decidió esperar y ver qué se proponía.

Eventualmente encontró un cuaderno en blanco y una lapicera que funcionaba en uno de los cajones, apropiando uno de los libros más grandes y gruesos en su cuarto y entonces reclamando su sitio en la cama.

Abrió el cuaderno en su regazo, el libro pesado sirviéndole como mesa improvisada, y rápidamente escribió algo en la parte de arriba de la página. 

Huh, nunca pensó de Taiven como alguien que tomase apuntes de esa forma.

“Ya está, estoy lista,” dijo ella. “Por qué no empiezas desde el inicio esta vez…”

* * *

Al final, no estaba seguro si la había convencido de si lo que decía era verdad o no. Tomó un montón de apuntes, preguntó aún más preguntas, y entonces se fue después de decirle que tenía que pensar sobre las cosas.

Era un resultado mucho mejor del que esperaba, honestamente. Realmente esperaba que ella superara su incredulidad y aceptara su historia. Sería lindo tener alguien aparte de Kael con quién hablar sobre cosas relacionadas al bucle temporal. No que hubiese nada malo sobre el chico morlock, lejos de eso, pero a veces de veras deseaba poder obtener una segunda opinión sobre las cosas. 

Por supuesto, no sería su vida si esa pequeña esperanza que vino a su camino no estuviese pronto balanceada por algo o alguien apareciendo para complicar las cosas. En este caso, ese alguien era Xvim. Cuando llegó a su oficina el día siguiente para su sesión semanal de tutoría, fue informado que ‘su’ grupo de entrenamiento había sido notado y que Xvim no estaba para nada feliz de que tal amateur tuviese delirios de ser apto para enseñar. En orden para hacerlo apto para enseñar, Xvim decidió aumentar su horario- ahora se encontraban tres días a la semana en vez del usual uno. 

De verdad odiaba a ese hombre. 

* * *

Su charla con Raynie estaba yendo bien, en su opinión. Si nada más, estaba mucho más relajada de lo que había estado en reinicio anterior- hasta había pedido una copa de vino para ir con su comida. Por supuesto, no estaba aprendiendo nada nuevo de ella, ya que ella le estaba contando las mismas cosas que la última vez que habían hecho esto, pero eso era de esperarse. No podía exactamente continuar desde donde habían dejado la última vez sin explicar de dónde había obtenido esa información, y no se sentía bien con inventar algo. La semana ya había sido lo suficiente estresante, y no tenía problemas con seguir la corriente de este modo. 

“Sabes,” dijo Raynie, tomando un pequeño sorbo de su copa, “tengo el sentimiento de que ya sabes la mayoría de lo que te estoy contando.” 

Oops. Parecía que Raynie era más observadora de lo que pensaba. No pensaba que había estado siendo particularmente descuidado, así que capaz ella era simplemente así de buena. Probablemente sea para lo mejor que nunca hubiese intentado mentirle. 

“Algo así,” admitió. 

“¿Por qué me preguntaste algo cuya respuesta ya sabes, entonces?” preguntó ella. 

“Para poder compararlo con lo que ya sé y ver si me estabas diciendo un montón de mentiras o no,” dijo él.

Ella resopló burlonamente. “Creo que me has confundido con uno de tus amigos shifters gato. ¿No crees que es un poco grosero asumir lo peor de la gente de ese modo?”

“¿Así que estas diciendo que tu visita a nuestro grupo de entrenamiento el otro día no fue para testearme y ver lo que haría?” preguntó él con una sonrisa. 

“Ugh. Fui tan obvia, ¿huh?” suspiró Raynie. “Bueno, no fue solo para eso… pero si, quería ver cómo me tratarías.” 

“¿Y?” preguntó curiosamente. “¿Cuál es el veredicto?”

“Es bueno,” dijo ella. “No te las agarraste conmigo por ser tan claramente débil comparada contigo y tus amigos, pero tampoco dejaste todo para pasar el encuentro entero a mi alrededor, intentando ‘ayudar’. Un tratamiento justo. Respeto eso. No quiero privilegios especiales.”

“¿Así que tienes intención de seguir viniendo, entonces?” 

“Sí. Como dije, ver tu reacción solo era una parte de eso. No estaba mintiendo cuando dije que quería mejorar.”

Hubo un breve silencio mientras Raynie parecía considerar algo.

“Así que, ¿Zorian? Tengo curiosidad sobre algo,” dijo ella eventualmente. “¿Qué es lo que te motiva tanto? Quiero decir, estás cerca de lo más alto de nuestra clase en todas las materias, y pareces ser lo suficientemente bueno para pasar por un estudiante de cuarto año en cuanto a magia de combate. Eso tiene que haber tomado bastante trabajo. ¿Qué estás intentando conseguir?” 

Hum. Qué pregunta tan interesante. Su razón para empujarse a sí mismo hacia tantas habilidades mágicas era, por supuesto, que las necesitaba mucho para poder sobrevivir… pero eso no era verdad para todas. Algunas de ellas solo las perseguía por razones personales, porque tenía un interés en el campo de estudio. Lo gracioso era, ya no tenía idea de que quería hacer con su vida una vez que saliese del bucle. La mayoría de las carreras que había estado ojeando antes de quedarse atascado en el bucle temporal ya no le parecían atractivas. Eran demasiado modestas y rutinarias para alguien con sus habilidades actuales, y solo se volvería más capaz con el paso del tiempo.

Podía hacer algo mejor que eso. ¿Pero mejor cómo

“Independencia,” contestó eventualmente. Raynie le dio una mirada curiosa, así que se apresuró a clarificarse. “Mi familia y yo no nos llevamos muy bien. Quiero alejarme de ellos tan pronto como sea posible. Conseguir mi propio lugar, obtener una fuente de dinero estable para sostenerme, cosas asi.”

Todo muy cierto, excepto que ya tenía las habilidades para conseguir todo eso fácilmente. Pero era la mejor respuesta que podía inventar en tan poco tiempo. 

“Ya veo,” dijo ella. “Me disculpo si estoy excediendo mis límites, pero ¿por qué no te llevas bien con tu familia?

“Es un poco personal,” suspiró Zorian. “Y también una historia bastante larga. Pero la versión corta es que nunca les importe mucho a mis padres. Soy el tercer hijo y una decepción.”

“¿Una decepción?” preguntó Raynie curiosamente. “¿Quiero saber?”

“Probablemente ya sepas esto, pero tengo un hermano muy famoso,” dijo Zorian. 

“Sí, Daimen,” asintió ella. “¿Qué con eso?”

“No soy él,” dijo Zorian simplemente.

“Ah,” dijo ella, extendiendo la vocal. “Es esa clase de decepción. ¿Pero no debería tu otro hermano tener el mismo problema, entonces?”

“Lo tiene, pero es más encantador y social que yo,” se encogió de hombros Zorian. “Nunca igualará a Daimen, pero a la larga está bien para ellos.” 

También, Fortov era un imbécil egoísta y se podía ir directo al infierno en cuanto a lo que le importaba a Zorian.

“Interesante,” dijo ella. “Déjame presentarte con una situación hipotética. Imagina que no fue Daimen el que vino primero. Imagina que fuiste tu, y que tus padres te trataron como su hijo elegido. Pero entonces llegó Daimen, e inmediatamente cambiaron su favoritismo a su nuevo hijo maravilloso. Tu tiempo destacado se terminó, y tus padres esperan completamente que te hagas a un lado para su nuevo queridito. ¿Crees que aún tendrías la misma actitud que tienes ahora?”

Vaya. Tenía un presentimiento de que esta no era un situación hipotética para nada.

“Bueno…” dijo él, tragando pesadamente. “La verdad, no creo que es posible para mi saber lo que este yo hipotético podría pensar y sentir. Tanto cambiaría en mi vida que no sería la misma persona que soy hoy. Sin embargo, asumiendo que alguien mágicamente me cambiase de lugar con esta versión alternativa de mi… sí, tendría la misma actitud.”

“¿No intentarías pelear por tu patrimonio como el hijo mayor?” preguntó ella.

“No,” dijo él, sacudiendo su cabeza. “La versión alternativa de mi, habiendo experimentado el favor de mis padres, podría llegar a ver algo de valor en obtenerlo de vuelta. Yo aún seguiría buscando salir del nido tan pronto como me sea posible. Ese escenario no cambia nada para mi.” 

“Ya veo,” dijo, perdida en sus pensamientos.

No mucho después, terminaron su charla y fueron por caminos separados. Mientras caminaba hacia la casa de Imaya, se preguntó si había contestado a su ‘situación hipotética’ correctamente.

Ella accedió a encontrarse con él la semana siguiente, así que capaz explicaría eventualmente de que se trataba todo eso. 

* * *

Pasó el resto de su sábado trabajando en su siguiente golem con Edwin. Este iba a ser un poquito más ambicioso, siendo hecho de acero y mucho más grande que Kosjenka- aunque ni cerca de lo grande que lo había querido hacer originalmente, ya que Edwin le había informado que la construcción de golems más altos de un metro en estatura estaba prohibida a menos que uno tuviese una licencia especial. Ya había roto esa ley en un reinicio previo, y definitivamente la iba a romper nuevamente en el futuro, pero no había necesidad de hacerlo ahora mismo. No pensaba que Edwin fuera a reportarlo, pero probablemente no querría ayudarlo a romper las regulaciones tan descaradamente. Si eran arrestados sería solo una inconveniencia breve para Zorian, pero Edwin no pensaría de eso de esa forma.

El día siguiente se fue inmediatamente de la casa en la mañana y descendió a los túneles debajo de Cyoria. De una forma u otra, la sala de investigación mágica se iba a abrir- si no podía sobrepasar las protecciones en la entrada, las Sabias Filigranas romperían la puerta para entrar, y al diablo las consecuencias. 

No estaba realmente de acuerdo con esta decisión. Había pasado menos de una semana desde que las Sabias Filigranas habían empezado sus operaciones de rescate, así que no veía porque estaban tan apresuradas para abrirla. Bueno, okay, sí explicaron porque estaban con tanto apuro- el inframundo de Cyoria era un territorio muy codiciado por las aranea, siendo el centro de su revolución mágica y tecnológica y todo, y estaban preocupadas de que una de las webs vecinas aparecerían y las sacarían por la fuerza cualquiera de estos días. Por supuesto, Zorian ya sabía por reinicios anteriores que las webs vecinas no iban a venir en ningún momento cercano, pero no podía exactamente decirle a las Sabias Filigranas que había visto el futuro y que sus miedos no tenían fundamento. 

Pero igual, aún si terminaban destruyendo los contenidos, no era un gran daño, al menos desde su punto de vista. Siempre podía intentar nuevamente en un reinicio futuro.

Se acercó al asentamiento muerto y contactó telepáticamente a las guardias puestas por las Sabias Filigranas, anunciando su llegada. Círculo de Fortuna y Polvo Dorado, la inspectora de la expedición de las Sabias Filigranas, se movió para saludarlo.

[Bienvenido de nuevo, Zorian Kazinski,] lo saludó la aranea. Le había dicho previamente que sólo lo llamara por su nombre, pero ella no le había hecho caso en eso. [¿Alguna noticia de la superficie?]

[Nada muy importante,] dijo él. [Las incursiones de los monstruos están empezando a agotarse, así que el número de cazadores de monstruos yendo por la Mazmorra debería decaer fuertemente pronto.]

[Bien,] dijo. [Este lugar está fuera de sus rutas de patrulla usuales pero aún así me preocupaba que alguna de ellas lo encontrase. ¿Estás listo para el intento?]

[Supongo. Aún pienso que se están precipitando, sin embargo]

[Lo estamos,] admitió ella. [No estoy poniendo en duda tus habilidades de combate, pero aún así eres solo un mago. Si nada más, no puedes estar en más de un lugar al mismo tiempo. Tenemos que trabajar rápidamente.] 

Llegaron prontamente a la habitación que contenía la sala de investigación. Seis otras araneas ya estaban adentro, dos de ellas analizando las protecciones mientras las otras cuatro esperaban a un comando para romper la puerta. Después de conversar con las dos araneas rompedoras de protecciones por algunos minutos, Zorian creó un disco de fuerza flotante para pararse en y se levitó a sí mismo hacia el agujero en el techo donde estaba la entrada.

Sacó el aparato de análisis de protecciones de su campera- el ‘reloj de bolsillo’ que Taiven había sido contratada para rescatar hace tanto tiempo, y cuya ausencia le dio una pista hacia la existencia de la tesorería. Lo había ubicado dentro de la tesorería descubierta por las Sabias Filigranas y, mientras que tenía toda la intención de desmantelarlo para ver cómo funcionaba, por ahora era más útil para él intacto, sirviéndole para su propósito original. Canalizó un hechizo de adivinación a través del aparato y se puso a trabajar. 

Por lo que él y las araneas rompedoras de protecciones podían ver hasta ahora, habían tres capas principales de defensas en la entrada. La primera electrocutaría a cualquiera tocando las paredes de la entrada. La segunda sobrecalentaría el aire dentro a temperaturas letales. La tercera colapsaría el techo entero arriba de los aspirantes saqueadores. Las tres tenían condiciones de activación complicadas, atadas a una capa de detección que ni él ni las araneas podían descifrar. 

Obviamente, la tercera defensa era la prioritaria a deshabilitar, pero también parecía ser la defensa más sensible a los intentos de manipulación. Las Sabias Filigranas habían encontrado una manera de neutralizarla, pero hacerlo sin duda activaría todas las otras defensas- tanto las que ya sabían, como cualquier otra que aún no hubiesen detectado. 

El aparato de análisis de protecciones de veras mostró su utilidad, sin embargo- la capa de detección, tan bizantina y obscura a su escrutinio en el pasado, se desenredó simplemente bajo su poder. Era… no tan malo como había temido. Podía hacer esto. Contactó a Círculo de Fortuna y le dijo que pensaba que podía deshabilitar las defensas. Las araneas en la habitación explotaron en una ráfaga de actividad, más que nada vaciando la habitación en caso de que haya calculado mal las cosas y colapsara la habitación entera. Círculo de Fortuna y dos rompedoras de protecciones, sin embargo, se quedaron. Las rompedoras de protecciones le ayudarían en el intento, mientras que Círculo de Fortuna simplemente anunció que ella ‘debía estar allí’. No discutió con ella, demasiado absorbido en la tarea frente a él. 

A través de la siguiente hora y media, él y las dos araneas neutralizaron la capa de detección lenta y cuidadosamente y después siguieron desbloqueando la puerta misma. La puerta tenía algunas defensas adicionales, relativamente menores en naturaleza pero lo suficientemente fuertes como para arruinar su día si activaban alguna de ellas- fue para su inmenso alivio, entonces, que se las arreglaron para abrirla sin activar ni una sola. 

Desafortunadamente, allí fue cuando las defensas dentro de la habitación misma, completamente separadas del esquema principal y por lo tanto indetectables desde afuera, se activaron. Si Zorian no hubiese reaccionado inmediatamente al formar un escudo en frente de ellos mientras simultáneamente dirigía la plataforma de fuerza sobre la cual estaban parados hacia el suelo a máxima velocidad, la explosión entrante seguramente los hubiera matado en el acto. Aún con eso, terminaron cayendo dolorosamente en el suelo de la cueva, aturdiéndolos por un par de segundos cruciales. 

No había tiempo para sentarse y recuperarse, sin embargo, porque la entrada arruinada de la sala de investigación empezó a bombear un gas amarillo enfermizo a la habitación y Zorian no tenía ninguna intención de ver que efecto tenía al ser inhalado. Sostuvo su aliento y rápidamente selló la entrada con una burbuja de fuerza, evitando que más gas entrase, antes de lanzar un hechizo que había visto a Kyron usar una vez durante la invasión. Elevó su mano en el aire y se concentró en el gas, causando que se dirigiese a su mano estrechada, donde se transformó en una bola pequeña y compacta.  

Momentos más tarde, cuando se había asegurado de haber obtenido todo el gas, reestructuró la bola de veneno revolviente en polvo inofensivo e inerte, e hizo un balance de la situación con Círculo de Fortuna, quién fue lo suficientemente afortunada para haber escapado del accidente sin consecuencias. Las dos rompedoras de protecciones no fueron tan suertudas- no estaban muertas, pero era una cosa cercana. Parecía que las aranea no podían mantener la respiración como los humanos, así que terminaron respirando un poco del gas venenoso en la habitación antes de que lo neutralizara. Se recobrarían, pero no en ningún momento cercano, así que Círculo de Fortuna le pidió dejarlas con el asentamiento principal de las Sabias Filigranas y reemplazarlas con un nuevo par de rompedoras de protecciones. 

Más tarde envió algunos ojos ectoplásmicos y otros sensores remotos a la habitación para ver cómo había quedado, y la encontró completamente destrozada por la explosión y cubierta de una baba verde con apariencia peligrosa. Círculo de Fortuna solo se encogió de hombros mentalmente, pronunció toda la cosa un fiasco, y ordenó que se construyera una pared en la entrada de la habitación con hechizos de alteración para prevenir alguna otra sorpresa proveniente de ese lugar. 

[No te culpes por este fracaso,] le dijo Círculo de Fortuna. [Si hubiésemos ido con nuestro plan original, esas defensas aún así se hubieran activado, probablemente matando enteramente al equipo asignado a romper la puerta. Además, también tendríamos que haber lidiado con esas otras trampas que terminaste desarmando antes de que te toparas con esa última tanda. Este es un resultado mucho mejor.]

Bueno, esa era una manera de mirar las cosas. Dejó a Círculo de Fortuna para que lidiase con la limpieza final de la situación y se fue a encontrar sus profesoras de magia mental entre las aranea.

No le tomó mucho encontrarlas en uno de los rincones aislados de los asentamientos muertos, donde las tres estaban acurrucadas juntas y entablando conversación telepática. 

Antes de este reinicio, tales conversaciones intra-araneas eran completamente opacas para él- telepatía no era independiente del idioma, así que a menos que una aranea le ‘hablara’ de una forma que pudiese entender, no tendría suerte. Ahora, sin embargo, una de esas profesoras había comenzado a enseñarle cómo entender y usar el idioma telepático araneo, así que en realidad podía entender algunas partes. Seguía siendo un principiante, por supuesto, pero era suficiente para entender el tema general de la conversación. Estaban discutiendo las tres webs vecinas más fuertes - Apex Ardiente, Portadoras de la Marca Roja, y Profundo Azul - y la amenaza que representarían si decidían mandar una cuadrilla de guerra a Cyoria. Tristemente, eso era básicamente todo lo que podía descifrar de la conversación. Los detalles se le escapaban totalmente. 

Se hizo una nota mental para ver si podía encontrar algo sobre las webs vecinas en la sala de registros. Sería una buena idea visitarlas alguna vez y ver que tenían para ofrecer.

[Saludos,] le mandó a las tres. [¿Estoy interrumpiendo algo importante?]

[Solo estamos pasando el tiempo,] le contestó Voz de Paz en nombre de las demás. Ella era la profesora que se suponía iba a ayudarlo a aprender cómo interpretar los sentidos, pensamientos y recuerdos araneos. Había decidido por su propia iniciativa que esto incluiría enseñarle el idioma araneo, en base de que nunca sería realmente capaz de entender la mente aranea sin ser capaz de hablarlo con fluidez. También era la más entusiasta de sus tres profesoras, a menudo dispuesta a trabajar con él más allá de su tiempo oficialmente asignado o sobrepasar los límites de lo que estaba asignada a ayudarlo con. [¿Estás aquí para tu lección diaria?]

[Sí,] confirmó él. [Sé que estoy un poco temprano, pero el proyecto de abrir la sala de investigación mágica fue un poco desastroso.]

[Hemos escuchado,] dijo la aranea conocida simplemente como ‘Martillera’- un nombre bastante apto, considerando que la aranea en cuestión se especializaba en combate telepático y favorecía ataques poderosos e implacables. [Círculo de Fortuna siempre fue del tipo imprudente. Al menos te aseguraste de que nadie muriese. Debo admitir que no esperaba mucho de ti cuando escuche que se suponía que nos protegieras, pero parece que en realidad eres algo útil de tanto en tanto.]

[¡Martillera!] protestó Voz de Paz.

[Solo digo las cosas como son,] respondió Martillera, para nada arrepentida.

[No discutamos en frente de nuestro estudiante. Da un mal ejemplo,] dijo Memoria de Glorias Sublimes, la última de sus tres profesoras. Zorian obtuvo la noción de que ella estaba un poco resentida con él y que consideraba el trabajo de enseñarle a un mero humano por debajo de ella. O capaz el enseñar en general, no estaba muy seguro. De cualquier modo, ella era demasiado profesional para dejar que algo como eso se pusiera en el camino de su trabajo, así que no tenía de qué quejarse. [¿Estaremos siguiendo el mismo programa que hicimos la última vez?]

[No veo porque no,] dijo Zorian.

[En ese caso, continuaremos desde donde dejamos ayer. Como una acotación al margen, no seré capaz de ayudarte más a menos que adquieras a alguien que nos sirva como un, ah, sujeto de práctica para nuestra próxima sesión. ¿Indicaste que esto no sería un problema?] 

[No,] declaró Zorian. [No lo será.]

Debería ser trivial emboscar a uno de los cultistas y arrastrarlo aquí abajo para interrogación y práctica de magia de recuerdos. Lo único de lo que no estaba seguro era si ir a por un miembro de rango bajo el cual probablemente no sabía nada pero cuya desaparición iría largamente inadvertida o si debería apuntar más alto. Tendría que pensarlo un poco más. 

[Aunque, antes de que empecemos, me gustaría recibir su opinión sobre algo,] dijo Zorian.

[¿Oh? ¿Sobre qué?] preguntó Memoria de Glorias Sublimes. [¿Es esto sobre ese paquete de recuerdos masivo que tienes alojado dentro de tu mente, capaz?]

Ugh. Este era el problema con aprender manipulación de recuerdos de las aranea- no tenía más elección que dejar a Memoria de Glorias Sublimes dentro de su mente un poco. Estaba bastante seguro de que detectaría cualquier brecha de confianza severa de su parte, pero era difícil prevenir que echase un vistazo a sus pensamientos de vez en cuando. 

[¿Pensé que dijiste que te abstendrías de hacer eso?] le preguntó, molesto. 

[Apenas miré,] protestó ella. [Un paquete de memorias araneo dentro de una mente humana, especialmente uno de ese tamaño, es muy notable. Además, acabas de pensar sobre dejarme examinarlo en detalle, ¿así que por qué te quejas sobre eso? Voy a obtener una mirada mucho más cercana de él de todas formas.] 

Zorian suspiró en derrota. Odiaba cuando las aranea respondían a sus pensamientos antes de que pudiese siquiera ponerlos en palabras. Era solamente grosero. Aún así, estaba esencialmente en lo correcto- necesitaba que ella mirase al paquete de recuerdos de la matriarca y le contase lo que viese, porque a sus propios sentidos mentales novatos ya parecía estarse degradando.

Si eso era verdad, entonces necesitaba saber cuánto tiempo le quedaba.

Después de dar un par de vueltas más sobre el asunto, le abrió su mente de mala gana y accedió a dejarla echar una mirada más profunda sobre su mente para que pudiera descifrar lo que estaba pasando con el paquete de memorias. Afortunadamente, parecía estar comportándose, así que los explosivos alrededor de su cuello se quedaron inertes y sin detonar. 

Eventualmente se retiró de su mente y le dio el veredicto.

[Me temo que estas en lo correcto,] dijo ella. [Los bordes del paquete de memorias en efecto han empezado a desmoronarse.]

Su corazón se hundió. Eso era precisamente de lo que tenía miedo. No estaba listo. Si abría el paquete ahora, dudaba que pudiese obtener algo de él. Pero si esperaba…

[¿Cuánto tiempo tengo?] preguntó.

[Es difícil decir. Nunca he visto un paquete de recuerdos tan grande, así que es difícil juzgar cómo progresará el desmoronamiento. Puede quedarse estable por otros tres meses, creo. Capaz cuatro. Aunque si de veras quieres estar en lo seguro, tendrás que abrirlo dentro de los próximos dos meses.]

[¿No hay nada que pueda hacerse para parar, o al menos ralentizar el desmoronamiento?] preguntó Zorian desesperadamente. 

[Reparar paquetes de recuerdos es bastante fácil si eres el que los hizo,] dijo Memoria de Glorias Sublimes. [Lo es menos si fue alguien más quién los creó. No creo que yo pueda reparar algo tan elaborado, y tu nunca confiarías en mi como para manosear tu mente tan profundamente, de todos modos. Te enseñaré las bases de la habilidad, si lo deseas, pero para volverte lo suficientemente bueno como para reparar esa cosa tendrás que conseguir una mejor profesora.]

[¿Alguna idea de dónde podría encontrar una?] preguntó Zorian.

[Las Defensoras Luminosas probablemente tienen lo que necesitas,] dijo ella. [Escuche que pueden ser difíciles de tratar, sin embargo. Conducen un negocio duro.]

Ugh, esas tipas. Bueno, tiempos desesperados necesitan medidas desesperadas. Si nada más, obtener suficiente dinero para pagar su monstruoso precio debería ser bastante trivial ahora.

[En ese caso, me gustaría posponer nuestro plan de lecciones actual por un poco y concentrarnos en paquetes de memorias y cómo repararlos,] le dijo a ella.

[Por supuesto,] coincidió fácilmente. [Esto es lo que debes hacer…]

* * *

Volvió a casa más tarde esa noche, cansado y deprimido. Había esperado trabajar un poco más luego de su visita a las Sabias Filigranas, pero entre el fracaso para obtener los contenidos de la sala de investigación mágica y la confirmación de que el paquete de recuerdos de la matriarca había comenzado a desmoronarse, no se sentía con ánimos de hacer nada.

“¡Oh, volviste!” exclamó Imaya cuando entró en la casa. “Tu amiga te ha estado por un rato ya. Está en el sótano con Kael ahora mismo. ¿Quieres que la llame o vas a ir tú mismo?”

¿Su amiga?

“¿Taiven?” adivinó. Imaya asintió. Huh, eso era mucho más temprano de cuando esperaba escuchar de ella. Esto podría ser o muy bueno o muy malo. “Iré a ver qué es lo que quiere.”

“Sabes, la última vez que tu ‘amiga’ te visito, se fue de la casa luciendo como si hubiera estado llorando,” dijo Imaya casualmente. 

“¿Hay alguna razón por la que estás pronunciando ‘amiga’ de ese modo?” preguntó Zorian sospechosamente. 

“¿No estarás rompiendo corazones por ahí, o si, señor Kazinski?”

“Ugh. No hay nada así entre Taiven y yo, ¿okay? Y además, si alguien está rompiendo corazones aquí, es definitivamente Taiven,” protestó.

Ella le dio una mirada curiosa.

“Preferiría no hablar del tema,” dijo, sacudiendo su cabeza.

Afortunadamente, ella no insistió, así que él bajó al sótano para hablar con Taiven y ver lo que había decidido. La encontró hablando con Kael sobre el bucle temporal, comparando notas y discutiendo mecánicas de viaje en el tiempo. 

“¿Esto significa que me crees?” le preguntó con esperanzas. 

“Supongo,” dijo ella. “Todo esto es aún muy fantástico e irreal para mi, pero todo lo que me contaste parece estar en orden. O al menos las partes que puedo chequear lo están. Y Kael aquí parece convencido de que dices la verdad, también. Así que sí, supongo que te creo un poco.” 

“¿Hay algo que puedas contarme que me ayudaría a convencerte en futuros reinicios?” preguntó Zorian.

“Kael y yo hablamos de eso por un rato,” dijo ella. “No lo sé. Cualquier información personal que puedo darte solo me asustaría si empezaras a escupirla de repente- decidiría qué me has estado espiando o que estas leyendo mi mente mucho antes de que capaz puedas estar viajando en el tiempo. Si tan solo me rastreas al principio del reinicio y empiezas a demostrar todo lo que has aprendido en el bucle temporal, definitivamente aceptaría que algo raro está pasando, pero probablemente pensaría que eres un cambiaformas escondido o que estas poseído. Es solo porque interactué tanto contigo a lo largo de una semana entera que nunca dude que eres… bueno, tu.” 

“Qué hay de esto, entonces: Empiezo cada reinicio de la misma forma que este, uniéndome a tu grupo y todo, espero algunos días a que te pongas molesta con mi pico de crecimiento, y entonces te confronto al respecto por mi propia iniciativa antes de que tengas una oportunidad de realmente hartarte con eso,” intentó Zorian.

Una tensión que nunca había siquiera notado hasta ese momento parecía drenarse de sus hombros y ella se hundió en alivio.

“¿Qué?” dijo él, frunciendo el ceño.

“Yo… tenía miedo de que solo seguirías duplicando las circunstancias que me llevaron aquí una y otra vez,” admitió ella. “Aún si no retengo mis memorias de eso, no quiero ser repetidamente reducida a las lágrimas. Fue humillante una sola vez, muchas gracias.”

“Para ser honesto, yo tampoco estaba bien con la idea de hacerte llorar repetidamente,” le contó él. “Así que esa opción definitivamente no estaba en la mesa, aún si no te hubiese molestado.”

Ella miró para otro lado, avergonzada.

Kael tosió para obtener su atención.

“Odio romper el momento, pero tenemos mucho de lo que hablar,” dijo.

“Sí,” coincidió Taiven, saboreando la chance de cambiar el tema. “Antes que nada- Zorian, ¿por qué no has contactado a Zach aún? Este ‘Túnica Roja’ tuyo es una amenaza para ambos, y dijiste tú mismo qué crees que es el centro de todo esto. Solo tiene sentido que trabajen juntos. No entiendo porque eres tan reacio a hablarle.”

“Primero que todo, hay una posibilidad de que Túnica Roja esté monitoreando a Zach y rastreando sus movimientos. Si es así, entonces contactarlo significaría revelarme a mi mismo ante Tunica Roja,” dijo Zorian. “Segundo, sospecho de que el momento que haga contacto con Zach, todos mis planes van a terminar en la basura. Tengo algunas cosas bastante urgentes que necesito hacer en el futuro cercano, no puedo dejarlo todo para pasar el rato con Zach. Aún si asumimos que sería bastante comprensivo sobre mis objetivos, aún así probablemente insista en tomar parte en mis actividades. Ya que las cosas que estoy haciendo requieren de sutileza, la cual él carece completamente, eso es un problema. Considerándolo todo, simplemente no creo que es una buena idea envolverme con él en este momento.”

“¿Así que, qué, tienes la intención de evadir a un posible aliado así nomas?” preguntó Taiven.

“Solo hasta que termine de investigar a los invasores y pueda abrir el paquete de recuerdos de la matriarca,” dijo Zorian. “Después de eso, probablemente vaya y me encuentre con él para ver que ha estado haciendo y si nos podemos ayudar entre nosotros.”

“Huh. Bien,” dijo ella, algo apaciguada. “Eso tiene más sentido. Para ser honesta, pensé que sería mucho más terco sobre esto que eso. Kael dijo que tienes algo de resentimiento hacia el tipo, y sé como eres con tus resentimientos.”

“Bueno, Kael está equivocado. No tengo ningún resentimiento hacia Zach,” dijo él, dándole una mirada molesta al peliblanco. “Pero lo que sea. Un problema resuelto. ¿De qué más necesitamos hablar?”

Kael arrancó una hoja de su cuaderno y se la ofreció a Zorian.

“Hicimos una lista,” dijo Kael sonriente. “Taiven tenía un montón de sugerencias.”

Zorian aceptó el pedazo de papel con un suspiro y se puso a leer. Ella de veras sabía cómo elegir un día para tirar esto sobre su cabeza, ¿no?

Cuando llueve, diluvia. 

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

OVERLORD, VOLUMEN 14, La bruja del Reino caido

Sinopsis Un transporte del Reino hechicero ha sido ataco por los nobles del reino de Re-Estize. ¿Acaso fue una casualidad o se trata de un plan enemigo? Por esta razón, Nazarick decide que el Reino ha elegido luchar de frente en contra del Reino Hechicero. El príncipe Zanack, Blue Rose y Brain se encuentran en el reino de Re-Estize, aun catatónicos debido a la masacre ocurrida  en la llanura de Kazze y ahora con la amenaza de guerra en contra del mismo enemigo, todos se encuentran desesperados ante la perspectiva de luchar una guerra sin posibilidades de victoria. El reino está al borde del colapso y solo un milagro podría salvarlos.  Tabla de Contenido Prologo Parte 1 Parte 2 Parte 3 Capítulo 1: Un movimiento inesperado Parte 1-2 Parte 3 Parte 4 Parte 5 Parte 6 Parte 7 Parte 8 Capítulo 2: El principio del fin Parte 1 Parte 2 Parte 3 Parte 4 Parte 5 Parte 6 Parte 7 Parte 8 Parte 9 Capítulo 3: El último rey Parte 1 Parte 2 Parte 3 Parte 4 P

DanMachi Volumen 11 en Español

Sinopsis Después de salvar a la joven dragona Wiene, el nombre de Bell se ha convertido en sinónimo de "codicioso", "despreciable" y "traidor". Él y su familia han perdido completamente la confianza y el respeto de todos los que viven en Orario. No hay tiempo para que sienta pena cuando sus nuevos amigos monstruos, los Xenos, necesitan su ayuda para volver a casa. Pero ahora que el mayor obstáculo en su camino es la Familia Loki, ¿tiene Bell lo que hace falta para levantar el puño contra su amado ídolo, la Princesa de la Espada Aiz Wallenstein?

Overlord, Volumen 14, Epilogo

        Elias Brandt Dale Raeven bajó de su carruaje, solo para encontrarse estupefacto, mirando aterradoramente la escena frente a él.           Extendida frente a sus ojos había una montaña de escombros.