Ir al contenido principal

Atrapados en el tiempo, Capítulo 45


Estructuras finas


Zorian estaba empezando a darse cuenta que no entendía a Taiven ni cerca de lo bien que pensaba que lo hacía. Y no era solo la sorprendente cantidad de inseguridad que acechaba tras su aparentemente infinito optimismo y confianza que le hacía pensar eso- también era la cantidad de pensamiento y consideración que puso en toda su situación con el bucle temporal. Cuando le dijo de su situación, ella verdaderamente lo escuchó sin interrumpirlo, hasta tomó notas, y luego volvió con una lista de preguntas e ideas. Ese era un comportamiento muy atípico de ella. Taiven era básicamente un ejemplo perfecto de la filosofía de ‘menos pensar, más acción’, y hasta ella misma admitió que aún no estaba enteramente convencida sobre toda la cosa del bucle temporal, así que estaba bastante desconcertado sobre sus motivos y sus procesos de pensamiento. 

Aún así, mientras que la lista que había hecho con la ayuda de Kael era medio sorprendente, no contenía nada particularmente revolucionario, y todos los puntos podían ser reducidos a cuatro preguntas básicas. ¿Por qué no obtenía más ayuda de la gente a su alrededor aparte de ella y Kael? ¿Por qué no le contaba al gobierno o a las autoridades de la academia sobre lo que estaba pasando y obtenía su cooperación? ¿Por qué estaba persiguiendo tantos campos mágicos de estudio en vez de concentrarse propiamente en ellos, uno a la vez? Y por último, ¡¿por qué no hacia un mayor esfuerzo para desarrollar su magia de combate?!

Zorian encontró la última especialmente entretenida. Solo fue hace algunos días, después de todo, que Taiven se puso a llorar por sus ‘habilidades de combate increíbles’, y aún así ahora ella estaba diciendo que él debería haber puesto más esfuerzo en ellas.

Realmente no puedes satisfacer a algunas personas. 

En cualquier caso, Taiven no encontró su completo cambio de opinión ni cerca de entretenido que él. La lógica de Zorian para poner a práctica de magia de combate directamente en la pila de ‘objetivos secundarios’ -básicamente, que muy pocos de sus problemas podían ser resueltos a través de violencia directa y que tan solo no era terriblemente adecuado para magia de combate en un primer lugar- había sido rechazada sumariamente por Taiven, quién decretó que ella estaría ayudándolo a ponerse en forma en ese aspecto. A través de entrenamiento. 

Constante, diario, peligrosamente serio entrenamiento. Él aparentemente no tenía idea de en qué se estaba metiendo cuando decidió seguirle la corriente, porque había una diferencia enorme entre entrenar con Taiven cuando ella pensaba que él era tan solo un precoz amateur con un par de trucos y entrenar con ella cuando lo consideraba una amenaza seria desde el principio y no tenía miedo de lastimarlo. Era viciosa y despiadada, y honestamente él tenía miedo de que ella terminaría matándolo si no se esforzaba con todas sus fuerzas por defenderse, a pesar de todas las protecciones de seguridad imbuidas en el salón de entrenamiento de su familia. Era tan solo un tanto intenso para su gusto.

Capaz ella aún seguía un poco amarga porque él hubiese mejorado tanto en tan poco tiempo. 

“¿Estás listo?” ella le preguntó, torciendo alegremente su vara de combate en sus manos. 

“¿No?” intentó Zorian. Había recién acabado con otra frustrante sesión con Xvim, y no tuvo la oportunidad de descansar para nada antes de ir a lo de Taiven. Lo último que quería hacer ahora mismo era ser golpeado por todo el salón en nombre del entrenamiento. 

“Qué pena,” resopló Taiven burlonamente. “Vamos a empezar. ¡Adelante!”

Sí, no pensaba que eso le conseguiría nada. Inmediatamente se tiró a un costado, esquivando su disparo de entrada. El cual no era un misil mágico ni nada razonable como eso- no, empezó la batalla con un poderoso rayo de fuerza. ‘Lanza de fuerza’, como se llamaba el hechizo, era su nuevo favorito al pelear con él. Él sabía que no debía intentar lanzar un escudo contra él esta vez- el rayo estaba prácticamente diseñado para romper barreras de fuerza simples, concentrando una inmensa cantidad de fuerza penetrante en un pequeño parche de la superficie del escudo. Algunos de los escudos más fuertes y avanzados podían soportar el rayo, pero nada en el arsenal de Zorian podía realmente enfrentarlo. Había aprendido esa lección muy dolorosamente en los primeros entrenamientos que tuvo con Taiven durante los últimos días, y aún tenía moretones en todo su pecho y brazos para probarlo. Aún en su configuración más alta, las protecciones de seguridad no pudieron mitigar el poder del rayo tipo-lanza completamente. 

No, la única defensa de verdad que tenía contra ese hechizo era moverse fuera de su camino. La buena noticia era que hechizos tipo rayo como ese no podían perseguir a sus objetivos, así que esquivarlos era una opción. La mala noticia era que un rayo viajaba increíblemente rápido y era muy difícil de evadir en las distancias que él y Taiven peleaban en. Además, él medio que apestaba al esquivar. 

Los últimos días lo forzaron a aprender rápidamente, sin embargo, y en este caso particular fue lo suficientemente rápido para sacarse a sí mismo de la trayectoria del rayo.

Respondió inmediatamente con una ráfaga de viento, intentando golpearla fuera de balance y posiblemente cegarla. Tristemente, esta no era la primera vez que intentaba eso y ella simplemente contestó con un escudo de clima antes de tirar una bola de fuego completamente cargada hacia él. Dioses, de veras que no estaba jugando. Disparó una ola de dispersión para negarla, ya que la alternativa hubiese sido tanquearla con un aegis mucho más costoso. Además, preocupaciones de costos de lado, el escudo esférico lo hubiese dejado inmóvil mientras funcionaba, y Taiven seguramente se aprovecharía de eso. 

La lanza de fuerza que rápidamente siguió a la bola de fuego le dijo que ese era en efecto su plan- si se hubiese quedado en su lugar e intentado tanquear la bola de fuego, la lanza de fuerza lo hubiese agarrado desprevenido. 

Mandó un pequeño enjambre de misiles mágicos hacia ella, todos ellos en una trayectoria muy directa hacia ella. Eran solo un señuelo, en realidad, destinados a tomar ventaja de una cierta maniobra predecible que a Taiven le gustaba usar, donde contrarrestaba tales ataques lanzando un ariete masivo de fuerza que no solo barrería hacia un lado al ataque, sino que también serviría como un contraataque al mismo tiempo. Esa era la razón por la que inmediatamente completó su bombardeo con un rayo de electricidad, el cual no sería afectado para nada por su explosión de fuerza. 

Adivinó bien su respuesta esta vez. Ella había intentado responder con un ariete de fuerza, pero se dio cuenta de su plan en el medio y esquivó el rayo que mandó hacia ella. Por su lado, él se aprovechó del disturbio en su ritmo de ataque para iniciar un teleport de corta distancia, transportándose a sí mismo detrás de ella. Ella lo notó, por supuesto- estaba probablemente usando ese truco de sentir con maná que le había enseñado hace tanto tiempo- pero no pudo hacer mucho más que levantar un aegis apurado para defenderse a sí misma de la explosión de fuerza que mandó hacia ella. Siguió esto con una lanza de fuerza, con la intención de darle una probada de su propia medicina, pero la esquivó expertamente y le mandó un enjambre de ocho misiles hacia él, forzándolo a lanzar otra ola de dispersión para lidiar con ellos. Se preguntaba un poco por qué ella seguía amontonando sus enjambres de proyectiles de ese modo cuando ella ya sabía que eso le permitía deshacerse de ellos con un único contrahechizo. ¿Capaz no podía hacerlo de otro modo? Sabía que él tenía mejores habilidades de formación que ella, así que capaz ese tipo de control fino sobre sus proyectiles estaba más allá de ella.  

Se teletransportó otra vez para evadir otro ariete de fuerza y entonces le mandó su propio enjambre de misiles a ella, cada misil siguiendo su propia exótica trayectoria y haciéndolos difíciles de rastrear y deshacerse de. 

La batalla siguió de ese modo por un par de minutos, hasta que Zorian fue forzado a conceder la derrota al acabarse su mana. Fue una buena pelea en su opinión, si nada más porque no obtuvo ningún moretón nuevo esta vez. Taiven se quejó, por supuesto, retándolo sobre que debería manejar mejor su mana, pero la simple verdad era que ella lo empujaba demasiado como para que el fuese conservativo con su uso de mana. Prefería ser demasiado frívolo con su mana y perder por exhaustarse a sí mismo que terminar del otro lado de un hechizo ofensivo otra vez. 

“Sabes, que se te acabe el mana de esa forma en una batalla de verdad básicamente significa que mueres,” dijo Taiven.

“¿Y qué me atraviese el pulmón una lanza de fuerza no?” argumentó Zorian. 

Ella lo miró fijamente. “Bueno, si, tienes razón ahí.” 

Caminó hacia un banco cercano y le hizo un gesto para que se sentase al lado de ella.

“¿Has pensado sobre esa lista que te dio Kael?” preguntó.

Por supuesto que lo había hecho. Hasta había discutido con ella algunos de los puntos en los últimos días, aunque sospechaba que a ella no le gustaban mucho sus respuestas. Interpretando su pregunta como una demanda por una explicación más larga y comprehensiva, empezó a contarle su racionamiento tras sus decisiones. 

Sus razones para no obtener ayuda de más gente, específicamente autoridades oficiales de ningún tipo, eran simples de explicar. La mayor cantidad de gente a la cual les contaba sobre el bucle temporal, la mayor chance había de que se descuidaran con la persona equivocada y guiasen a Túnica Roja hacia él. A menos que tuviesen algo que realmente necesitaba, y lo cual simplemente no pudiese obtener de ninguna otra forma, era mejor mantenerlos ignorantes sobre el bucle temporal. La verdad, hasta decirle a Taiven era probablemente un riesgo sin sentido. Le dijo sobre el bucle temporal por la misma razón por la cual seguía trayendo a Kirielle consigo a Cyoria, a pesar de que su hermanita no era nada más una enorme carga y pérdida de tiempo- quería a alguien familiar para hablar con y confiar en. 

No le dijo nada a Taiven sobre ese último detalle en su explicación, sin embargo- dudaba que ella apreciaría escuchar eso. En cambio se concentró en el hecho de que virtualmente nadie estaría dispuesto a creerle que era un viajero en el tiempo, y que convencerlos probablemente tomaría semanas y podría fácilmente causar una conmoción. Esto era especialmente verdadero en cuanto a sus ideas sobre contactar al gobierno de la ciudad o las autoridades de la academia. Zach ya había intentado notificarles sobre el bucle de tiempo y nunca fue tomado en serio- no había razón para pensar que Zorian sería más exitoso en ello de lo que lo fue Zach.

“¿No dijiste que Zach es medio tonto?” preguntó Taiven curiosamente.

“Algo así,” dijo Zorian. “Pero en este caso, creo que es mucho más adecuado para esta tarea que yo. De ninguna manera podría llegar a ser igual de confiable que Zach para las autoridades.” 

“Ah, si, la cosa sobre magia mental natural,” dijo Taiven. 

“Bueno, eso también, pero en realidad estaba pensando sobre como probablemente nunca sería tan directo y honesto sobre las cosas como Zach probablemente lo fue,” admitió. “Escondería cosas y la gente se daría cuenta y desconfiarían de mi como resultado.”

Taiven le dio una mirada prolongada y buscadora. “Ni siquiera me estás diciendo a mi todo, ¿o sí?”

“Te estoy diciendo la mayoría,” dijo él. “Todo lo que creo que es relevante.”

Ella se quedó callada y le dio una mirada molesta. 

“De todos modos,” continuó él rápidamente, intentando cambiar el tema, ”aún ignorando eso, contactar a las autoridades de Cyoria es particularmente una mala idea porque obviamente hay alguien muy arriba en la administración que está cooperando con los invasores. Estoy casi seguro ahora que quién sea que está liderando el Culto del Dragón Debajo también tiene una posición alta en el gobierno de la ciudad- explicaría porque los miembros del culto siguen obteniendo contratos lucrativos de parte de la ciudad y excepciones de todo tipo de regulaciones normales- y tendría sentido que los Ibasanos tengan a alguien en su bolsillo también.” 

“Me sigo olvidando de esa parte,” admitió Taiven. “Lo cual es bastante bizarro, ahora que lo pienso. Enterarse de que un culto demente ha efectivamente infiltrado el gobierno de nuestra ciudad es honestamente una de las partes más terroríficas de tu historia, pero la parte en la que aparentemente me borraran de la existencia al final de este mes medio que ahoga todo lo demás.”

Ouch. Aún seguía obsesionada con eso. Hizo su mejor intento por mover la conversación, lidiando con sus preocupaciones sobre que se esparciría demasiado a continuación.  

Sus quejas de que sería mejor para él elegir una o dos cosas para concentrarse tenían mérito. Desafortunadamente, había una razón por la que no estaba haciendo eso- seguía encontrándose con varias emergencias durante su tiempo en el bucle temporal, lo cual lo forzaba a dejar algunos temas o empujarlos hacia el fondo para acomodar la más reciente prioridad que aparecía. El segundo problema básicamente se valía de debilidad personal- solo se podía concentrar en algo por tanto tiempo hasta que se hartaba completamente de eso y tenía que hacer algo diferente. Ya que estaba apuntando a ser un mago generalista de todos modos, no pensaba en esto como un terrible problema en el que debía trabajar, pero entendía porque una maga fuertemente centrada como Taiven estaría molesta con él por eso. 

“Y sobre no poner más esfuerzo en magia de combate, bueno… ya discutimos ese tema lo suficiente, creo yo. Ya sabes mi opinión en el asunto,” le dijo.

“Y aún así sigues viniendo a estos entrenamientos de todos modos,” notó ella. “Sé que fui un tanto pesada con esto, pero no es como que de veras puedo hacerte venir si decides bajar el pie.” 

“Bueno, quiero mejorar en esto,” se encogió de hombros el. “No hay razón para rechazar practica gratis. Solo me gustaría que bajaras el tono un poco.”

“Oh, vamos. ¿De qué tienes miedo?” bufó Taiven. “¿Qué no eres un viajero del tiempo grande y malo que no puede morir de verdad?”

“Tratar a la muerte como una molestia podría fácilmente convertirse en un hábito que me mataría de verdad una vez que esté fuera del bucle temporal. A menos que haya una necesidad urgente, o alguna oportunidad completamente asombrosa, me gustaría evitar morir demasiado,” dijo Zorian. “También, ¿te das cuenta que el bucle temporal solo se resetea cuando Zach muere, no cuando yo lo hago? Si terminas matándome, tendrás que vivir con las consecuencias hasta el final del mes.”

La mirada que le dio le dijo que no, ella no se había dado cuenta de eso.

Sip, eso se parecía más a la Taiven que conocía. 

Murmuró algo sobre sensibles flores pequeñas y después se recostó en la pared fría detrás de ellos. Medio insalubre, eso.

“Sabes, no tienes que depender de mi para ayudarte con magia de combate,” dijo ella. “Hay algunos cuantos instructores de magia de combate en Cyoria. Con la cantidad de dinero que tienes a tu disposición y la habilidad de seguir gastándolo una y otra vez, podrías obtener lecciones de todos ellos. Magia de combate puede no ser una prioridad para ti, pero ten eso en mente. Esta es una oportunidad increíble, y nunca conseguirás nada como esto afuera de tu bucle temporal.”

Zorian frunció el ceño. “¿A qué te refieres?” 

“Muchos magos directamente no te enseñarán si saben que te ha enseñado alguno de sus rivales o competidores,” le dijo ella. “Tipo, se negarán por principios. Hay una diferencia muy grande entre enseñarle tus trucos personales a un mago joven que apenas está empezando y enseñárselos a este tipo extremadamente talentoso que ha absorbido las lecciones de varios magos veteranos. Diablos, algunos magos no querrán tener nada que ver contigo si pareces demasiado competente, punto. No quieren crear un competidor que los superará y les robará oportunidades lucrativas en el futuro.” 

“Sin ofender, Taiven, pero Daimen nunca tuvo problemas con asegurarse profesores poderosos,” dijo Zorian. “Si nada, el número de gente que quería enseñarle solo incrementó cuando su talento empezó a ser conocido por la gente.”

“No lo dudo,” dijo ella. “Pero garantizo que algunas puertas también se le cerraron al mismo tiempo. Para ti, ese no tiene que ser el caso- no solo tus prospectivos profesores nunca sabrán quién te enseñó en el pasado o qué tan bueno realmente eres, también puedes hacer cosas como firmar contratos de aprendiz sin que te aten a nada realmente. Cielos, hasta podrías aceptar unos tratos bien jodidos si significa obtener algunos de los secretos profundos que tiene la gente. Solo… piensa sobre eso, ¿si?” 

“Estoy pensando sobre eso. He estado pensando sobre este tipo de cosas desde el comienzo del bucle temporal. Es solo que siguen apareciendo problemas más urgentes y comiéndome mi tiempo,” dijo él. “Me sorprende que estés mencionando eso, sin embargo. ¿No te molesta? Quiero decir, estamos básicamente hablando sobre engañar personas para sacarles secretos que pasaron toda su vida juntando sin compensarlos de ninguna manera.”

“Bueno, sí,” dijo. “Pero hablando realísticamente, no dudaría en hacer lo mismo si estuviese en tu lugar. Y para ser francos, también lo harían nueve décimos de esos mismos expertos de los que tienes tanta pena. ¿Me estás diciendo de verdad que no has estado haciendo cosas como esas todo este tiempo?”

“A veces,” dijo Zorian. Ilsa apareció prominentemente en su mente, ya que se había descaradamente convertido en su aprendiz para conseguir que le enseñara algunas cosas. “Pero he estado manteniendo una lista mental de gente a la que le ‘debo’ de esta forma, y estaba pensando hacer algo por ellos una vez que salga del bucle temporal. Ya es una lista bastante larga, sin embargo, y ni siquiera sé si puedo hacer algo por algunos de ellos…”

“Ugh,” gruñó ella, evadiendo la mirada incómodamente. 

“¿Qué?” preguntó él.

“Eres un tipo muy raro, Zorian,” se quejó. “Puedes ser un imbécil tan egoísta a veces, pero entonces dices cosas como esa y me doy cuenta que no te entiendo para nada.”

“El sentimiento es mutuo, Taiven,” le dijo con una sonrisa.

“¿Qué, crees que soy una imbécil egoísta o que tampoco me entiendes para nada?” preguntó ella.

“Ambos,” dijo él. Vaya, de veras se tendió esa a si misma…

Ella hizo un ruido indignado y le dio un empujón suave.

“Eres violenta, también,” añadió él. 

“Lo que sea,” dijo ella, parándose del banco. “Traeré a Gruño y Murmullo a nuestro siguiente entrenamiento para que puedas tener un poco de variedad. Creo que además usaré algunos favores pendientes que tengo con mis ex-compañeros que también fueron a carreras relacionadas con el combate y haré peleen contigo un par de veces también. Tu hechicería es técnicamente perfecta pero necesitas mejores reflejos de combate.”

Zorian le dio una mirada curiosa. 

“¿Por qué eres tan proactiva sobre esto?” le preguntó. “Sé que odias que lo mencione, pero hace solo unos días odiabas la idea de que te superará en tu propio campo de estudio. ¿Por qué cambiaste de actitud tan drásticamente? Ni siquiera crees completamente en la historia del bucle temporal, acorde a tu propia admisión.”

“Porque tu vida está en la línea,” le dijo ella seriamente. “Eso es lo más importante que obtuve de tu explicación. Si no fuese por eso… bueno, estaría muchísimo más celosa y amargada sobre todo esto. Pero no es solo una ventaja, tienes una responsabilidad enorme sobre tus hombros, y alguien está intentando matarte. A la luz de la chance de que capaz no salgas vivo de esto, todas mis frustraciones parecen tan… pequeñas en comparación.”

Huh… ¿era eso por lo que ella estaba tan insistente con que necesitaba trabajar más en sus habilidades de combate?

“No te mueras, ¿si?” le dijo cuando él no respondió nada por un rato. “Eres el mejor amigo que tengo.”

Zorian se inquietó incómodamente, no acostumbrado a ese tipo de confesiones y desconcertado sobre cómo debería responder a ella. La parte cínica y sarcástica de él sentía que era una admisión bastante triste. No había sido exactamente una persona agradable antes del bucle, y había guardado un resentimiento hacia ella desde que se había reído de su confesión de amor. Si la invasión y el bucle temporal nunca hubiesen sucedido, ¿habría podido superar eso a tiempo para salvar su amistad? ¿O habría continuado a empujarla lejos hasta que eventualmente ella se rindiera en él, completamente inconsciente de que ella aparentemente lo consideraba su mejor amigo?

“Intentaré no,” le dijo eventualmente. No podía prometer nada. Decirle que definitivamente viviría y que no tenía de qué preocuparse sería una mentira y ambos lo sabían. “Taiven, dime, ¿pensaste en algo sobre cómo podemos hacer que el bucle temporal funcione a tu favor? ¿Ya sabes, como Kael hizo con su alquimia?”

“Bueno, no,” dijo ella, sacudiendo su cabeza tristemente. “Es inútil, ¿no? Practicar magia de combate requiere habilidades de formación y rutinas que no se pueden transferir a través de notas escritas. ¿Qué podría alguno de nosotros posiblemente hacer para ayudar a la otra Taiven?” 

“Podría enseñarte varios ejercicios de formación y anotar cuáles funcionan mejor para ti,” dijo Zorian. “Podría mostrarte los diferentes hechizos de combate que encontré a través de los reinicios y anotar cuales manejas mejor y cual es la manera más efectiva de entrenarte en ellos. Las lecciones de magia de Kirielle son al menos dos veces más efectivas ahora que lo eran cuando intenté enseñarle por primera vez, así que debería ser completamente trivial crear un programa de entrenamiento que te permita crecer el doble de rápido de lo que crecerías sin él.”  

“¿Tan solo cuántas cosas piensas que puedes meter en un mes?” preguntó Taiven escépticamente.

“No sabremos hasta que lo intentemos, ¿o no?” contestó Zorian. “Y además, no hay razón para que el plan de entrenamiento final tenga que estar limitado a un mes. ¿Necesita cada cosa individual que aprendes construirse arriba de cosas que ya has dominado?” 

“¿No?”

“Ahí lo tienes. Eso significa que podemos arreglar un plan de entrenamiento en trozos de un mes y optimizarlos separadamente. Podríamos obtener al menos un año de esa manera, especialmente si te ramificas en algunas habilidades de apoyo necesarias que has estado ignorando. Tu falta de habilidades de adivinación se siente mucho en cualquier reinicio en el que no decido unirme a tu grupo, por ejemplo.” 

Taiven parecía indecisa. Estaba claramente emocionada por la idea pero al mismo tiempo se sentía… ¿culpable sobre eso?

“No lo sé…” dijo. “Suena como que gastaría mucho tiempo, y no obtendrías realmente nada de eso. Tu mismo dijiste que ya tienes demasiadas cosas pidiendo tu atención.” 

Tenía razón, por supuesto. Aún así, él le debía algo por toda la ayuda que le había dado en el pasado, y esta parecía ser la manera perfecta de devolverle el favor. Encontraría el tiempo si podía. Capaz no un montón de tiempo, pero igual.

“Iba a averiguar sobre ejercicios de formación relacionados con magia de combate de todos modos,” dijo. “En realidad puede que sea mejor verlos contigo en vez de estudiarlos solo. Tu podrías decir cuales son más útiles mejor que yo. Y además, quién dice que tengo que estar orbitando a tu alrededor todo el tiempo- estoy seguro que puedes hacer una gran parte de todo esto tu misma y después escribir un cuaderno para que lo transfiera al siguiente reinicio como hace Kael. O sino puedes decirme lo que encontraste cara a cara antes del festival de verano.”

No tardó mucho para que Taiven estuviese completamente de acuerdo con la idea. De una manera, esto era lo que ella le había pedido cuando perdió su compostura- que ‘le mostrase cómo hacer trampa también’. Le prometió traer una tanda inicial de hechizos y ejercicios de formación mañana a su siguiente entrenamiento y se fue para ocuparse de sus otras obligaciones. 

Se preguntaba cuánto tardaría darse cuenta de que ella había accedido a pasar día tras día haciendo ejercicios de formación. Tendría que practicar su imitación de Xvim para mañana. 

* * *

En las ruinas del asentamiento araneo debajo de Cyoria, Zorian esperaba pacientemente a que Memoria de Glorias Sublimes terminara de probar mentalmente al mago Ibasano que había capturado y traído hacia ella para interrogarlo. Se había aventurado profundamente en la parte del inframundo de los invasores para obtener a este hombre, y había sido afortunado al encontrarse con uno de los líderes de rango medio de las fuerzas invasoras, así que tenía muchas esperanzas para el resultado del buceo de recuerdos de Glorias Sublimes. 

Mientras tanto, siguió flotando arriba del suelo de la caverna no lejos de la aranea y su víctima, manteniéndose en el aire con un ejercicio de levitación personal. En su mano izquierda tenía una de muchas rocas pequeñas, las cuales seguía desintegrando a polvo de una manera similarmente no-estructurada. Había dominado ambos ejercicios de formación hace mucho tiempo, pero los efectos de disrupción leves presentes a esta profundidad del suelo los hacían un tanto desafiantes y por lo tanto era una linda manera para pasar el tiempo. 

Se estaba por quedarse sin rocas cuando la aranea finalmente se retiró de la mente del invasor y se le acercó. 

Obviamente, no le había contado nada a Memoria de Glorias Sublimes sobre viajes en el tiempo, así que no se sorprendió cuando su informe no mencionó nada ni siquiera remotamente relacionado a eso. Aún así, ella encontró muchas cosas de interés. 

[Los Ibasanos te tienen miedo,] dijo Memoria de Glorias Sublimes. [Bueno, no a ti personalmente, pero las naciones humanas en este continente son una fuente de constante preocupación para ellos. La revolución tecnológica por la cual están pasando no ha tomado raíces en su isla, y tienen miedo que gradualmente se convertirán en gente indefensa e irrelevante con el paso del tiempo. Ya que tus naciones han recientemente pasado por varias rondas de guerras auto-destructivas y una epidemia mortal, y están lo más desunidas que han estado en bastante tiempo, muchos de los Ibasanos sienten que el tiempo de atacarlos es ahora. Ha habido mucha agitación para lanzar algún tipo de invasión, pero aparentemente también hay una facción influencial que piensa que tal invasión sería completamente suicida y advoca a intentar reabrir vínculos diplomáticos con el continente. A luz de eso, este ataque parece tener dos objetivos principales. El primero es hacer que esta nación parezca débil a las otras, por lo tanto haciendo que cualquier potencial invasión de Ulquaan Ibasa se vea más atractiva a sus compañeros menos inclinados a la guerra en casa. Tal percepción de debilidad también podría posiblemente encender otra guerra continental que debilitaría aún más a todos en el continente. El segundo objetivo es destruir cualquier chance de paz oficial entre Ulquaan Ibasa y Eldemar, por lo tanto haciendo que la posición de la facción de reconciliación no sea posible.] 

[¿No tienen miedo de que Eldemar llegue a responder al ataque directamente invadiendo Ulquaan Ibasa?] preguntó Zorian.

[Ulquaan Ibasa es remota e inhospitable, y Eldemar tiene rivales continentales de los que preocuparse,] dijo Memorias de Glorias Sublimes. [Esperan una respuesta, pero nada sustancial. Una serie de asaltos como mucho.]

Zorian no estaba muy seguro de eso. Eldemar había estado prosperando por bastante tiempo ya, y su gobierno era muy orgulloso y agresivo. No lo pondría tras de la realeza actual y el Consejo de Nobles el lanzar una invasión de escala completa a Ulquaan Ibasa tan solo por principios, sin importar los costos. Especialmente ya que los Ibasanos fueron diplomáticamente aislados y no son parte de las redes bizantinas de alianzas que prevenían que los Estados Astilla más grandes simplemente atacaran a los más pequeños y los absorbieran a la fuerza. 

Mientras la aranea continuaba relatando sus encuentros, sin embargo, se volvió obvio que los Ibasanos no habían simplemente dependido de una esperanza vacía para desechar tal invasión. En algún momento cerca del principio del mes, justo antes del comienzo del bucle temporal, los Ibasanos se las habían arreglado para tomar Fuerte Oroklo sin alertar a Eldemar que había cambiado de manos. 

Situada en una pequeña isla al noroeste de Eldemar y nombrada con el nombre del general que derrotó al ejército de Quatach-Ichl al final de la Guerra del Nigromante, Fuerte Oroklo era una pequeña pero importante instalación que servía el doble propósito de ser una estación de monitoreo para mantener un ojo sobre Ulquaan Ibasa y ser una base de recursos para patrullas navales provenientes de Eldemar. Los Ibasanos aparentemente lo llamaban ‘Fuerte Daga’, porque lo consideraban como un cuchillo apuntado directo a su garganta. Siempre y cuando Eldemar tuviese Fuerte Oroklo, tenían una puesta en escena perfecta para cualquier asalto o invasión a Ulquaan Ibasa. 

Antes de que Eldemar pudiese lanzar un ataque en Ulquaan Ibasa, tendrían que primero retomar Fuerte Oroklo- una fortaleza pesadamente protegida y situada en una excelente posición defensiva.

[Algunas de estas cosas no tienen sentido,] se quejó Zorian. [Según lo que dices, los Ibasanos están transportando sus fuerzas directo desde Ulquaan Ibasa a Fuerte Oroklo, y desde Fuerte Oroklo a algún punto desconocido en las Tierras Altas de Sarokia, y después de ahí a debajo de Cyoria.]

[Sí, ¿qué pasa con eso?]

[No son suficientes paradas para una cadena de teletransportación efectiva,] dijo Zorian. [¿Solo dos puntos de parada en un viaje de esa distancia, con el destino final siendo profundamente debajo de la tierra, además? No hay manera que eso sea realmente lo que está pasando. Si estuvieran mandando cartas o pequeños paquetes, quizás, pero no hay manera que puedas teletransportar un ejército de ese modo. Aún si Quatach-Ichl fuese el mejor teletransportador de todo el maldito mundo, los costos de mana para saltos tan grandes serían completamente imprácticos a esa escala.] 

Cierto, un número tan pequeño de paradas haría mucho para explicar cómo podían teletransportar tal ejército a través del territorio Eldemario sin ser descubiertos por Eldemar, pero…

[No se están teletransportando de la manera que te hemos visto hacer a ti,] notó Memoria de Glorias Sublimes. [Están usando algún tipo de constructo de piedra para abrir un pasaje dimensional entre dos puntos. Como una puerta a otra tierra.]

¿Qué?

[¿Puedes describir esa ‘puerta’ en más detalle, por favor?] preguntó Zorian, frunciendo el ceño.

En vez de contestar con palabras, la aranea inmediatamente proyecto una imagen de dicha ‘puerta’ que había robado de la mente del hombre directo a su mente. 

No era un arco de piedra como había esperado- en cambio, era una colección de ‘barras’ de piedra arregladas para formar un largo y esquelético icosaedro. Suspendido en el medio de este bizarro constructo geométrico, como una puerta cortada en el aire mismo, estaba el portal dimensional. Aparecía circular a una primera mirada, los bordes marcados por un contorno deforme y borroso que parecía como si alguien hubiese tocado con su dedo una pintura húmeda y borroneado todos los colores juntos. Cuando la aranea servicialmente rotó la imagen, sin embargo, se volvió obvio que el portal se veía circular sin importar de qué dirección se lo miraba. Era esférico.

Bueno… suponía que eso contestaba algunas cosas. El hechizo de portal era prácticamente el pináculo de la magia dimensional, requiriendo tanto un montón de mana como habilidades de formación extremas para lograrlo exitosamente, pero era cierto que los invasores tenían a un lich antiguo de su lado. Si alguien podía casualmente abrir un portal, sería Quatach-Ichl.

Pero…

[Fueron inspirados por unos artefactos antiguos llamados puertas Bakora,] añadió la aranea. [Aunque incapaces de descubrir cómo funcionaban las puertas Bakoras o cómo activarlas, se dieron cuenta que la forma de ‘icosaedro’ a su alrededor estaba destinada a estabilizar el pasaje dimensional y hacerlo durar indefinidamente. O al menos tanto tiempo como puedas seguir abasteciéndolo de maná. Así que hicieron su propia versión de ellas.]

[Espera, ¿estás diciendo que esa cosa ahí abajo está constantemente activa?] preguntó Zorian incredulamente. 

[Según nuestro prisionero, sí,] dijo la aranea. [Hasta donde sabe, la puerta nunca se cierra.]

Dioses, un pasaje dimensional permanente como ese… sin duda los invasores podían traer una fuerza tan grande debajo de la ciudad y seguir abasteciéndola. Lanzó un montón de preguntas adicionales sobre cómo se hizo la puerta Bakora, cuáles eran sus limitaciones y así, pero descubrió que su captivo no tenía idea de ninguna de esas cosas. Era poco probable que cualquier persona excepto los líderes de la invasión supieran tales cosas, y posiblemente nadie excepto Quatach-Ichl, quién parecía estar a cargo de mantener los portales. 

Fastidioso. Aún así, el hecho de que la invasión era abastecida por portales dimensionales permanentemente activos proveía ciertas oportunidades. Por ejemplo, significaba que si podía capturar los portales lo suficientemente rápido, podía acceder directo al corazón de las operaciones Ibasanas, capaz hasta a Ulquaan Ibasa en si. Destruir el portal en su base principal sin duda lisiaría completamente la planeada invasión, y abría la posibilidad de robar el diseño de quién sea que hizo la cosa- algo que definitivamente quería hacer si era posible en lo más mínimo. 

Con suerte el diseño no estaría exclusivamente en las manos de Quatach-Ichl o requeriría de almas de niños o algo así, porque esa era una pieza de magia asombrosa. 

[¿Qué hay sobre la instalación de investigación que te conté?] preguntó Zorian.

[Nada que no sepas de antemano,] le dijo Memoria de Glorias Sublimes. [Francamente, creo que estás tratando esto de la manera equivocada. ¿Dices que las araneas anteriores descubrieron algo importante sobre esa instalación? Bueno, no creo que lo hayan hecho leyendo las mentes de los invasores Ibasanos. Cierto, no puedo decir eso certeramente sin obtener acceso a algunos de sus líderes, pero parecerían no saber ni preocuparse por lo que hay ahí debajo. Excepto por el lich, y como los dos sabemos, nunca tuvieron éxito leyendo la mente de esa cosa.]

[Bueno, claramente obtuvieron información sobre ella de alguien,] dijo Zorian.

[Sí, bueno, es una instalación gubernamental. Tendría sentido que alguien del gobierno supiese lo que hacen ahí debajo. Hay una gran chance de que si quieres descubrir cosas sobre la instalación usando los mismos métodos que usó la previa web, tendrás que elegir como blanco al oficial del gobierno al que le reporta esa instalación.]

Ese… era un buen punto. No tenía dudas de que Lanza de Resolución atacaría a un oficial de la ciudad sin el menor titubeo si sentía que poseía respuestas a sus preguntas y le parecía que se podía salir con la suya. Y ella definitivamente se saldría con la suya, ya que sabía que estaba atrapada en un bucle temporal y que ninguna de las consecuencias importaría después de un cierto punto.

[Un punto válido, pero abstengámonos de antagonizar al gobierno de la ciudad por ahora,] dijo él. 

[Más que bien por mi,] respondió la aranea. 

Habiendo exhaustado todos los temas que Zorian pudo pensar en, se saludaron y acordaron encontrarse el día siguiente para sus lecciones de magia mental usuales. 

* * *

Pasaron semanas, y mientras que no hizo ningún descubrimiento increíble, sus varios proyectos siguieron lentamente moviéndose hacia adelante. Absorbió todo lo que Memoria de Glorias Sublimes pudo enseñarle sobre creación y reforzamiento de paquetes de recuerdos, exploró la biblioteca de la academia por ejercicios de formación interesantes tanto para él como para Taiven, construyó nada menos que tres golems diferentes con Edwin, y aprendió un gran número de hechizos de los libros que él y las Sabias Filigranas habían encontrado en la tesorería aranea. 

Los más interesantes de estos nuevos hechizos eran un par de variaciones de teleport altamente ilegales que podían superar las protecciones contra teletransportación más débiles. Si podía dominar esos, obtendría aún más movilidad dentro de la ciudad. Cierto, era posible que las autoridades de la ciudad pudiesen detectar cuando alguien superaba la redirección de teletransportación de la ciudad de esa manera, pero aún si efectivamente podían hacer eso, esos hechizos aún así serían increíblemente útiles durante la invasión, cuando estuviesen demasiado ocupados con otras cosas como para lidiar con él.

Oh, y también se encontró con Raynie un par de veces. Obtuvo un montón de información sobre el clima político actual entre tribus shifter y su historia, lo cual era medio interesante pero probablemente no importaba de verdad para nada. Los encuentros fueron una buena distracción, sin embargo, así que no le molestaba que no hubiese aprendido realmente nada.

“Así que hay algo que me da un poco de curiosidad en cuanto a magia shifter,” dijo Zorian. “Pido disculpas desde ya si te estoy pidiendo que reveles algún tipo de secreto tribal, ¿pero exactamente cual es la gran ventaja entre ser un shifter a diferencia de solo usar una poción o ritual para asumir una forma animal? Sé que los shifters pueden omitir componentes materiales que son de otra forma necesarios para hacer un caparazón de transformación y que pueden hacer transformaciones parciales para acceder a los sentidos y otras características de sus formas alternas, pero eso parece un poco decepcionante, considerando todo…”

“Bueno, tienes que recordar que los shifters se originaron en un tiempo diferente, cuando otros métodos de transformación eran mucho menos desarrollados y comunes de lo que son hoy,” dijo Raynie. “Pero hay algunas cosas que te están faltando. La transformación shifter es mucho más rápida y segura que cualquier cosa que puedas cocinar con tus habilidades de alquimia, y automáticamente obtienes instintos para ir con tu nueva forma. Un mago normal que se transforma en animal tendrá muchos problemas para moverse en su nuevo cuerpo y hasta para interpretar los sentidos animales si son demasiado diferentes de lo que los humanos están acostumbrados a. Un shifter puede innatamente entender cómo funciona su forma alterna, así que no toma mucho para que los shifters ave aprendan a volar tan fácil como las aves, o para que los shifters lobo entiendan realmente los que sus narices mejoradas les están diciendo.”

“Ah,” dijo Zorian en entendimiento, recordando lo mal que había volado cuando se transformó en águila, aún después de pasar varias sesiones practicando su vuelo. “Sí, eso sí suena como una mejora importante sobre una poción de transformación.”

“También está el factor de sigilo para considerar, como tus amigos shifters gato pueden atestar,” continuó Raynie. “Es mucho más fácil usar magia de transformación encubiertamente cuando te puedes transformar a tu voluntad, cuando sea que quieras, al grado que quieras, sin ningún movimiento extraño o ayudas materiales requeridos. Y ya que estamos en el tema de tus amigos felinos, permíteme preguntarte algo de lo que yo he estado un poco curiosa de. ¿Sabias todo esto sobre los shifters antes de conocer a los shifters gato, o solo investigaste el tema porque empezaste a juntarte con ellos?”

“Sabía sobre los shifters hace ya un rato para cuando los conocí,” dijo Zorian. Era cierto, de una manera. “Estaba buscando ayuda con algo y fui a Vani por consejos. En realidad me recomendó que te buscara a ti.” 

“¡¿A mi?!” preguntó ella incrédula. Ella frunció el ceño. “¿O te refieres a shifters en general?” 

“Ambos. Pero te recomendó a ti por nombre,” dijo Zorian.

“¿Oh?” se inclinó hacia adelante en su asiento, curiosa. “¿Y exactamente con qué te puedo ayudar?” 

“No importa,” dijo Zorian, sacudiendo su cabeza. “Ya obtuve ayuda de otro lado, y me fue dicho por otros que no me hubieses podido ayudar de todos modos.” 

“Oh, vamos,” resopló ella. “Parece un chiste. No puedes decir algo como eso y después decir que no importa. O me dices tú o le mando una carta a Vani, preguntándole para que te mando a mi.” 

Ugh. No pensaba que lo decía en serio, pero si era así eso podría fácilmente terminar en preguntas incómodas sobre porque Vani no recordaba jamás hablarle a Zorian en el pasado. De veras tenía que aprender a cuidar más sus palabras; se estaba volviendo tan malo como Zach.

“Es muy personal así que apreciaría si pudieses dejar el tema de lado, ¿si?” suspiró Zorian. “La historia corta es que tuve la desfortuna de terminar del lado receptor de un hechizo nigromántico y tuve una pieza de alma ajena empalmada en la mía. Quería respuestas a qué me pasó exactamente, y Vani sugirió que fuese a tu tribu por ayuda. Pero como en realidad no tenía idea de como encontrarlos, te nombró como un posible contacto.”

“Ah, eso es… más serio de lo que pensé,” dijo ella. “Perdón que me haya entrometido. ¿Estás…?”

“Estoy bien,” dijo Zorian. “No te preocupes por eso. Encontré un agradable sacerdote que me enseñó como sentir y proteger mi alma, así que no debería haber más incidentes como ese.”

“Ya veo. Eso es bueno,” dijo ella. Miró fijamente al costado por unos segundos, considerando algo, antes de concentrarse nuevamente en él. “¿Así que al menos obtuviste algunas buenas habilidades de toda esa cosa?” 

“Yo… no estoy seguro,” dijo Zorian evasivamente. “Aún no estoy seguro de lo que es o hace la adición más reciente a mi alma.” 

“¿De verdad?” frunció el ceño ella. “¿Pero no dijiste que aprendiste como sentir tu alma?”

“Sí, ¿y?”

“¿Entonces por qué no solo te concentras en la parte empalmada por un rato e intentas averiguar lo que es? Eso suena como lo más importante para saber. Sé que probablemente quieras olvidarte sobre lo que sea que te paso, pero como shifter puedo decirte que es muy insalubre ignorar partes de tu alma porque ellas no te ignoraran a ti.” 

“Espera, ¿cómo podría sentir una parte de mi alma?” frunció el ceño Zorian. “Eso no era parte de la lección que recibí del sacerdote.” 

Raynie abrió su boca para decir algo antes de cerrarla rápidamente. Siguió en silencio un rato, considerando algo. 

“Sabes,” dijo ella finalmente, ”no estoy segura si alguien que no sea shifter siquiera querría sentir partes específicas de su alma. No habría necesidad, probablemente. A menos que tengan intención de modificarla de alguna manera, y eso usualmente es una mala idea. Y también no es algo que haría un sacerdote, a menos que sea un sacerdote muy herético. Así que tu profesor probablemente ni siquiera sabía que se podía hacer.” 

“Oh,” dijo Zorian debilmente.  

“¿Quieres que te enseñe cómo hacer eso?” preguntó Raynie.

“¿Qué?” preguntó Zorian. “¿Enserio? ¿No son los shifters muy secretivos sobre su magia?” 

“¿No?” dijo Raynie incierta. “No sobre cosas como esta, al menos. Esto es algo simple, cada shifter aprende como hacer esto de niño. Tienen que si quieren utilizar sus habilidades propiamente. No veo ningún daño en enseñarte como hacerlo si estás dispuesto, y medio como que siento que te debo esto por toda la ayuda que me has dado durante las sesiones de práctica que organizaste.” 

Huh, ¿algo bueno salió de esa pérdida de tiempo? Este reinicio estaba lleno de sorpresas.

“Bueno, estoy dispuesto,” se encogió de hombros. “Nombra el tiempo y el lugar.” 

No tenía mucha esperanza de que una técnica diseñada para sentir parte de tu alma le diese nada particularmente substancial sobre su marcador de alma, pero ciertamente no lastimaba intentar y ver si llevaba a algo.

Al menos, Raynie insinuó que era una cosa simple de aprender, así que no debería convertirse en otra cosa compitiendo por su atención.

* * *

Cómo resultó, el método para sentir partes de tu alma terminó siendo bastante simple cuando alguien te lo indicaba. Bueno, proveído que uno ya hubiese pasado por el problema de desarrollar un sentido de alma personal de antemano. Los resultados que obtuvo cuando lo uso para inspeccionar su alma fueron… mejor de lo que esperaba. De veras podía sentir su marcador y la forma en la que estaba tejido en su alma, pero a diferencia de los shifters, no tenía ningún entendimiento instintivo de su función o como usarlo (si siquiera podía ser usado por la persona en la cual estaba estampado). Lo cual tenía sentido, considerando que no era parte de su alma en la manera que la forma alterna de un shifter lo era.

Raynie misma parecía imperturbada por el fracaso parcial y le dijo que siguiese intentando por un rato. Usualmente tomaba meses para los shifters mapear completamente la forma en que las diferentes partes de su alma interactuaban con las otras, y mientras que ella dudaba que su caso lo hiciera tan complejo como un shifter ella sentía que era demasiado temprano para rendirse después de un solo día o dos.

Bastante justo. Suponía que podía hacer a un lado una hora o dos cada fin de semana y ver si conducía a algún lado. 

Mientras tanto, el día del festival de verano se acercaba y Zorian se vio a sí mismo consumido con preparaciones para el final del reinicio. Esta vez, tenía algo un poco más ambicioso que quería intentar.

Iba a intentar e infiltrar la base principal Ibasana durante la invasión y pasar por el portal dimensional para ver a donde llegaba. Y entonces, con suerte, encontraría alguien nuevo y más interesante para interrogar del otro lado.

Anterior - Indice - Siguiente

Comentarios

Entradas más populares de este blog

OVERLORD, VOLUMEN 14, La bruja del Reino caido

Sinopsis
Un transporte del Reino hechicero ha sido ataco por los nobles del reino de Re-Estize. ¿Acaso fue una casualidad o se trata de un plan enemigo?
Por esta razón, Nazarick decide que el Reino ha elegido luchar de frente en contra del Reino Hechicero. El príncipe Zanack, Blue Rose y Brain se encuentran en el reino de Re-Estize, aun catatónicos debido a la masacre ocurrida  en la llanura de Kazze y ahora con la amenaza de guerra en contra del mismo enemigo, todos se encuentran desesperados ante la perspectiva de luchar una guerra sin posibilidades de victoria. El reino está al borde del colapso y solo un milagro podría salvarlos. 
Tabla de Contenido

Prologo
Parte 1
Parte 2
Parte 3
Capítulo 1: Un movimiento inesperado
Parte 1-2
Parte 3
Parte 4
Parte 5
Parte 6
Parte 7
Parte 8
Capítulo 2: El principio del fin
Parte 1
Parte 2
Parte 3
Parte 4
Parte 5
Parte 6
Parte 7
Parte 8
Parte 9
Capítulo 3: El último rey
Parte 1
Parte 2
Parte 3
Parte 4
Parte 5 Capítulo 4: Una trampa que atrapa todo Parte 1 Parte 2 Parte 3 Par…

Overlord, Volumen 14, Epilogo

Elias Brandt Dale Raeven bajó de su carruaje, solo para encontrarse estupefacto, mirando aterradoramente la escena frente a él.  
        Extendida frente a sus ojos había una montaña de escombros.

Overlord, Volumen 14, Prologo, Parte 1

La habitación de Ainz estaba situada en el noveno piso de la Gran Tumba de Nazarick. La habitación, que había sido convertida de dormitorio a oficina, estaba situada lo más cerca posible del pasillo. Dentro, su dueño no se encontraba en ninguna parte, pero se oía el débil sonido del papel que se barajaba. Junto al escritorio que Ainz utilizaba frecuentemente, había una mesa y una silla más pequeñas pero igualmente excepcionales. Sobre esta silla es donde Albedo, la guardiana supervisora de la Gran Tumba de Nazarick, se sienta para procesar los documentos que están sobre el escritorio.