Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de noviembre 26, 2015

Skyfire Avenue, cap 5

Capítulo 5: Tesoro Celestial.
  El vino rojo escarlata que había sido vertido en copas estaba tranquilo, sin una onda a la vista. La fragancia de la bebida no era muy fuerte, siendo que el sabor había sido sellado en aquél resplandeciente, traslúcido, rojo sangre, vino color rubí.
  La mano del Maestro del Vino no temblaba en absoluto. Había llenado cuatro copas a un nivel excepcionalmente equitativo, dos uñas bajo el borde de alto. Tan sólo mirando las copas, no se podría establecer diferencias entre ellas.
  Lan Jue miró el vino, pero el Gourmet contemplaba el enorme jamón al frente de él. Ambos pares de ojos estaban hipnotizados.
  Veinte velas estaban formadas ordenadamente, un tanto más pequeñas que la fuente cuadrada. El Gourmet movió su mano derecha hacia la mecha de las velas, y casi al mismo instante, las veinte velas se encendieron en el momento. Las flamas no quemaban mucho, pero eran muy brillantes.

Overlord, Volumen 9, Capitulo 4, Parte 2

Parte 2
¿Qué diablos ha pasado?
Nadie podía responder a esa pregunta.
Cada ser viviente que componía el flanco izquierdo del ejército del Reino - caballos, reclutas, caballeros, nobles, TODOS - repentinamente se desplomaron y cayeron al suelo como marionetas cuyos hilos habían sido cortado.

Zhan Long, Capítulo 117

Consejos de un viejo amigo En el medio de la noche, me desperté  con un frío horrible. Todo mi cuerpo estaba retorcido como un camarón en el sofá y vi una débil luz procedente de la ventana, una señal de que era casi de mañana. Aún así, me quedé tumbado en el sofá con los ojos cerrados. En poco menos de dos horas de sueño, me había recuperado más del 70% de mi energía mental. Supongo que esto fue es uno de los beneficios de ser un profesional.
"Rustle...”
Alguien estaba despertando.
De repente detecté un leve olor a perfume. Esto es sin duda la fragancia de Wan Er. Mirando hacia abajo, vi que alguien había extendido una toalla de baño sobre mientras me encontraba dormido. Pude distinguir las hebras individuales de cabello, que brilla en la luz de la mañana y que ligeramente tocaron mi cara.