Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de febrero 13, 2016

Gate: Jieitai Kanochi Nite, Kaku Tatakaeri, Volumen 3, Capitulo 5

La nación hegemónica llamada el Imperio no tenía nombre.
Los nombres eran herramientas utilizadas para diferenciarse de los demás. El emperador era el que gobernaba todas las personas, todas las tribus, el que gobernaban sobre todos sus reinos aliados, un rey de reyes y señor de señores. Él era inigualable en su dominio y poder militar. Era una existencia singular, insuperable. Por este pensamiento arrogante, el Imperio no necesitaba  ningún nombre.

Forgotten Conqueror. Capítulo 3 - Adalina.

Adalina Drallfus nació en la pequeña villa de Nuttulk, ella era de una familia de clase baja con poca educación que creció trabajando el campo. Su familia estaba constituida por: sus padres, dos hermanas y un hermano menor, siendo ella la segunda mayor de las hermanas.
Cuando su hermana cumplió 16, ella se caso con el hijo de un leñador de un pueblo cercano. Adalina soñaba con un día abandonar la casa y comprometerse con un apuesto mercader con quien viajaría por los siete continentes. ¡Ay!, tales fantasías nunca se harían realidad e incluso antes que ella tuviese la edad suficiente para casarse, ella había cautivado los ojos de un posadero local. Cuando él pidió su mano, sus padres se la negaron debido al hecho que en el pueblo era sabido que él no era un hombre decente, ya que lo habían dejado sus dos esposas anteriores.
Un día estaba reuniendo agua desde el río y un grupo de bandidos trato de raptarla. Un joven soldado que pasaba por el lugar se percató del incidente e hizo un jal…

Chaotic Sword God, Capitulo 65

La gente del palacio imperial (Parte Uno)
Jian Chen y Changyang Hu regresaron al lado de sus respectivas madres y caminaron con los otros, hacia la sala principal de la Mansión Changyang.

"Hu, has sufrido mucho en la academia, basta con ver tus cicatrices ..."

En el camino, la tía mayor de Jian Chen, Jing Long, miraba las cicatrices en la cara de Changyang Hu con los ojos húmedos de lágrimas que parecían no cesar.

Changyang Hu sólo podía reír cuando él respondió, "Madre, éstos sólo son lesiones pequeñas, nada de qué preocuparse. Afortunadamente el cuarto hermano me encontró, de lo contrario, su hijo hubiera quedado sin poder moverse, incluso lisiado de por vida”.

Al oír esto, Jing Long giró la cabeza para mirar a Jian Chen con una suave sonrisa en su cara, "Xiang Tian, realmente debo darte las gracias por ayudar a Hu."

Jian Chen le devolvió la sonrisa, "Tía, ¿qué estás diciendo? Si mi hermano mayor tiene un problema, por supuesto, que lo ayudare. Además,…