domingo, 6 de septiembre de 2015

OVERLORD, Volumen 4, Capitulo 2, Parte 1

Parte 1

Traducido por: Sebastian Santos

Ya había sido un viaje de medio día a caballo por Rororo través de los humedales. El sol ya estaba alto en el cielo, pero Zaryusu no había encontrado ningún enemigo, se encontraba preocupado, pero llegó sano y salvo a su destino.

En los humedales, había varias residencias con casas construidas de la misma manera que los de la tribu “Garra Verde”, rodeadas de pico afilados que apuntaban al exterior por todos lados. Aunque no había grandes diferencias entre los picos, eran suficientemente eficaz en la obstrucción de las grandes criaturas como Rororo que invadan. Aunque el número de casas era menor que la de la tribu “Garra Verde”, individualmente, cada uno era más grande.

Por lo tanto, no estaba claro qué lado tenía una población más grande.

Cada residencia tenía una bandera que se le atribuían ondeando en el viento. Todas las banderas llevaban la marca de la tribu de hombre lagarto “Ojos Rojos”.

Correcto, el primer destino de Zaryusu - era el asentamiento de la tribu de “Ojos Rojos”.

Después de examinar su entorno, Zaryusu suspiro de alivio.

Esto se debía a que, afortunadamente para Zaryusu, el lugar de la tribu se encontraba en el mismo charco de los humedales, en consonancia con el conocimiento obtenido previamente. En un principio se calculó que se podrían haber alejado a causa de la última guerra, en cuyo caso tendría que comenzar la búsqueda de su tribu.

Zaryusu miró hacia atrás en la dirección de la que venía, y aunque no podía ver con claridad, en esa momento fuera de su campo de visión estaba su tribu. En este momento, su pueblo debía estar haciendo vigorosamente diversas preparaciones. Aunque lo dejó con la ansiedad, podría estar bastante seguro de que el pueblo estaría a salvo de un ataque por el momento.

El hecho de que Zaryusu consiguiera llegar aquí con seguridad era la prueba de esto.

Él no pudo determinar si se trataba de un defecto en el plan de “El Grande”, o si sus acciones estaban también dentro de sus cálculos, pero en cualquier caso el oponente no tenía la intención de faltar a su palabra, y no intentaría intervenir en los preparativos de batalla.

Por supuesto, incluso si el llamado “El Grande” movía su mano para interferir, Zaryusu sólo podía actuar para poner en práctica sus creencias.

Zaryusu saltó desde Rororo y estiró su cuerpo. El haber montando en Rororo por una larga distancia hizo que sus músculos estén rígidos, estirando su espalda hizo que la fatiga pareciera bastante agradable.

Después de esto, Zaryusu instruyó a Rororo permanecer en esta posición para esperar por él, luego sacó un poco de pescado seco de su mochila para Rororo, para que sirva como su desayuno y almuerzo.

Honestamente, él quería buscar su propia comida de por aquí, pero se abstuvo de dar la orden debido a la posibilidad de molestar a los cazadores de la tribu de “Ojos Rojos”.

Después de acariciar a cada una de las cabezas de Rororo varias veces, Zaryusu se puso en marcha por sí mismo y procedió hacia delante.

Si él traía a Rororo con él, al otro lado podría sentirse inquietado por la hidra y estarían dispuestos a huir. Zaryusu estaba aquí para formar una alianza, y no deseaba parecer prepotente.

Avanzó mientras haciendo ruidos de salpicaduras de agua.

En la esquina de su visión, Zaryusu podía ver varios guerreros de la tribu “Ojo Rojo” caminando en una sola fila alrededor de todo el borde interior del perímetro. Su armamento era exactamente los mismos que los de la tribu “Garra Verde”, no usaban armaduras y llevaban lanzas de madera hechas de huesos afilado unido a la punta del bastón de madera. También hubo personas que tenían cuerdas utilizadas para eslingas rocas, pero como estas no habían sido cargadas con rocas, se les habría indicado que no tenían intención de atacar de inmediato.

Zaryusu trató en lo posible de evitar la provocación de la otra parte, por lo que poco a poco se acercaba hasta que ambas partes llegaron a una corta distancia de la entrada principal. Dirigió su mirada hacia los Hombres Lagarto guardianes y alzó la voz.

"Soy Zaryusu Shasha de la tribu “Garra Verde”. Hay una cuestión que quiero discutir con el jefe de su tribu! "

Después de un rato, un lagarto venerado sosteniendo un bastón apareció, con cinco hombres lagartos fuertes siguiendolo detrás de él. En todo el cuerpo del viejo lagarto desde arriba hasta abajo había marcas pintadas con pintura de color blanco.

¿Eres tú el druida mayor?

Zaryusu mantuvo su postura autoritaria.

Esta persona frente a él era un igual en términos de posición, por lo tanto, no podía poner una apariencia de debilidad. A pesar de que el druida anciano observaba la marca en su pecho, Zaryusu no vaciló.

"Soy Zaryusu Shasha, de la tribu “Garra Verde”. He venido para discutir un asunto”.

"... Aunque no puedo decir que te darán la bienvenida, el líder de nuestra tribu está dispuesto a conocerte. Por favor, ven conmigo."

Esta extraña retórica confundía a Zaryusu.

¿Qué había causado su desconcierto? era por qué la otra persona lo llamó el jefe de la tribu, y también por qué no requería su aparición este elemento para probar su identidad. Sin embargo no hablar en este momento podría alterar a la otra parte, y eso significaría un problema. A pesar de que sentía que algo estaba fuera de lugar, Zaryusu se quedó en silencio y siguió detrás caminando detrás del lagarto.

♦ ♦ ♦


Fue llevado a una hermosa cabaña pequeña.

Era más grande que la del hermano mayor de Zaryusu de. Las paredes estaban teñidas con un patrón poco común, lo que demostraba que el propietario de la casa era de la nobleza.

Lo que le preocupaba era que no tenía ventanas, solamente un hueco para la ventilación. Los Hombres Lagarto podían ver claramente los objetos en la oscuridad, pero esto no significaba que ellos disfrutaban la oscuridad.

Entonces, ¿por qué alguien querría vivir dentro de una cabaña tan oscura?

Zaryusu tenía muchas dudas, pero no podía perder el tiempo en busca de respuestas.

Mirando detrás de él, el druida y los guerreros que le guiaron el camino antes estaban afuera.

Cuando los que les guiaron le dijeron que se iban, él sentía que estaban siendo demasiado descuidado. Estuvo a punto de dudar.

Pero cuando Zaryusu se enteró de que éste era el deseo del líder, del jefe de la tribu, su concepto de la persona que lo esperaba dentro de la cabaña aumentó.

A pesar de que le había prometido a su hermano que iba a regresar de forma segura, Zaryusu ya estaba preparado para la posibilidad de que no sería capaz de cumplir esa promesa. Como tal, rodearlo con guardias armados para presionarlo era ineficaz. De hecho, sólo lo haría sentirse decepcionado por el hecho de que esto era todo lo que podían ofrecer.

Sin embargo, si la otra parte ya conocía sus pensamientos y todavía mostraba generosidad...

Posiblemente era un hábil negociador, un adversario problemático...

Haciendo caso omiso de los ojos que lo miraban furtivamente desde la distancia, Zaryusu fue directamente hacia la puerta y anunció en voz alta:

"Soy Zaryusu Shasha de la tribu “Garra Verde”, y yo he venido aquí para reunirme con el líder de la tribu."

Una pequeña voz desde adentro le respondió del mismo modo, la voz de una mujer. Le concedió el permiso para entrar.

Zaryusu abrió la puerta sin dudarlo.

El interior era tan oscuro como lo había imaginado.

Debido a la diferencia del brillo, aunque tuviera la capacidad de visión nocturna, Zaryusu no pudo evitar parpadear un par de veces.

El aire en el interior olía a algo parecido a la medicina, se mezclaba con el aroma de las hierbas que fastidiaban a su nariz. Zaryusu de imaginaba a una mujer lagarto de edad avanzada, pero esto fue negado por la realidad.

"Bienvenido".

Una voz habló desde la oscuridad. Él había confundido la voz desde detrás de la puerta, como si fueran ancianos. Pero al escuchar de cerca, se dio cuenta que contenían una energía juvenil.

Finalmente acostumbrado al cambio de luz, un lagarto apareció delante de sus ojos.

Blanco.

Esta fue la primera impresión de Zaryusu.

Escamas blancas como la nieve, una pureza inmaculada. , Ojos rojos redondos y brillantes como rubíes y extremidades delgadas que no pertenecían a un varón, pero si a una hembra.

Todo su cuerpo estaba cubierto de patrones de color rojo y negro, lo que significa que ella era un adulto, capaz de utilizar diferentes tipos de magia y era... soltera.

Zaryusu una vez había sido apuñalado por una lanza en el pasado.

En ese momento, Zaryusu sintió su cuerpo quemarse ferozmente como si hubiera sido atravesado por una estaca de hierro caliente y del mismo modo su corazón también lo acompañaba latiendo, ambos juntos emitían un sentimiento de dolor que recorría todo su cuerpo.

Eso no era dolor, pero entonces...

Zaryusu se quedó sin palabras mientras permanecía inmóvil.

Después de haber interpretado su silencio a su manera, ella simplemente sonrió.

"Parece que soy un extraño espectáculo, incluso para el portador de uno de los cuatro tesoros, “Frost Pain”."

Los albinos en la naturaleza eran extremadamente raros, en parte debido a que eran demasiado sobresalientes. Se les hizo difícil para que puedan sobrevivir.

Los hombres lagarto poco civilizados tenían una debilidad a la luz solar, mala visión, los albinos no habían llegado a un nivel de fortaleza en que tales individuos débiles podrían sobrevivir. Por lo tanto, era muy raro encontrar un adulto albino. Hubo incluso casos en los que morían al nacer.

Esto debería de considerarse afortunado, los albinos eran vistos como existencias detestables por los hombres lagartos ordinarios. Incluso hubo algunos que los veían como una especie de monstruo, esa era la razón de por qué ella tenía una actitud de auto burla.

Sin embargo Zaryusu no era así.

"...¿Qué te sucede?"

La mujer lagarto hizo una pregunta sorprendida, hacia el inmóvil Zaryusu que estaba de pie en la puerta. Sin reaccionar a la pregunta, Zaryusu dejó escapar un grito de trémolo.

Al escuchar este sonido, la mujer lagarto abrió mucho los ojos y la boca, por la sorpresa, la confusión y la vergüenza.

Ese sonido no era otro, que un grito de cortejo.

Zaryusu regresó a si mismo y se dio cuenta de lo que había hecho. Al igual que cómo los oídos de un ser humano se volvieron rojo, él movió su cola en varias ocasiones por la agitación.

"Ah, no, mal, espera no está mal, no es eso, esto no es lo que yo...”

Los movimientos frenéticos de Zaryusu causaron que la mujer lagarto se calmara, y sonrió, dejando perplejo a Zaryusu.

"Por favor, cálmate. Es preocupante si te mueves con tanta violencia".

"¡Ah! Lo siento."

Zaryusu bajó la cabeza, hizo una disculpa y luego entró en la habitación. Al mismo tiempo, la cola de la mujer lagarto se dejó caer como si finalmente se hubiera calmado. Sin embargo, la punta de su cola seguía revoloteando, lo que indica que no estaba del todo tranquila.

"Por favor, venga."

"... Mi sincera gratitud."

Al entrar en la casa, Zaryusu vio que la zona donde estaba indicando tenía un cojín tejido de una planta desconocida. Él estaba sentado en él, y ella se sentó frente a él.

"Esta es la primera vez que nos hemos reunido, soy un viajero de la tribu “Garra Verde”, Zaryusu Shasha."

"Gracias por tu cortesía. Yo soy el jefe de la tribu “Ojos rojos”, Crusch Lulu ".

Después de que las presentaciones habían terminado, los dos de observaron el uno al otro como si quisieran adivinar las intenciones del otro.

La cabaña estaba sumergida temporalmente en silencio, pero no se podía permitir que esto continúe. Zaryusu era un invitado, por lo que tenia que ser el anfitrión, Crusch, quién debía decir la primera palabra.

"En primer lugar, señor mensajero, creo que no hay necesidad para nosotros de ser tan formales. Me gustaría que hablemos libremente, así que por favor póngase cómodo”.

Aceptando la propuesta de hablar sin reserva, Zaryusu asintió.

"Estoy muy agradecido por ello, ya que no estoy acostumbrado a hablar con un tono serio y formal."

"Entonces, ¿te importaría compartir el motivo de tu visita?"

Aunque fue ella quien preguntó: Crusch ya tenía una idea aproximada del motivo.

Los muertos vivientes misteriosos que aparecieron en el centro del pueblo. Magia que controla el clima, magia de nivel cuatro 「Nube control」. Y ahora el lagarto macho de una tribu diferente, que incluso podría ser llamado un héroe.

A partir de aquí, sólo puede haber una respuesta esperada. Crusch reflexionó sobre cómo podría negociar con la respuesta- de Zaryusu, pero en ese momento ella sintió todas sus expectativas hechas añicos.

"...Por favor cásate conmigo."

... ...

... ...?

...... ?!

"... Ha ?!"

Por un instante, Crusch dudaba de sus oídos.

"En realidad, esto no era mi propósito original para venir aquí. Estoy totalmente consciente de que esto debería esperar hasta después de completar mi objetivo. Pero no puedo mentirle a mi corazón. Si desea usted puede reírse de este tonto macho”.

"Un ... un ... ah ... ja."

Estas fueron las palabras las cuales ella nunca había oído desde el momento de su nacimiento, y no deberían tener ninguna relevancia para ella. Sus pensamientos estaban rotos en pedazos en una tormenta turbulenta, esparciéndose por todo el lugar, y como tal no podía organizarlos.

Hacia una Crusch totalmente nerviosa, Zaryusu reveló una sonrisa forzada y continuó hablando:

"Pido disculpas, no sé qué decir, estamos frente a una contingencia. Su respuesta puede esperar hasta que todo esto termine ".

"Uh, ja ... jaja."

Finalmente capaz de reconstruir su mente y con éxito al reanudar sus pensamientos, Crusch recuperó la compostura. Sin embargo al recordar inmediatamente las palabras de Zaryusu de hace un momento, sus pensamientos una vez más cayeron en el caos.

Crusch trató de tomar en secreto un vistazo a la cara del macho frente a ella que tenía una expresión muy tranquila.

Decirme algo así a mí, pero seguir siendo tan tranquilo ... Quizá con frecuencia se propone otras personas ?! O tal vez él ya está acostumbrado a esto al haber sido propuesto con tanta frecuencia? ... A pesar de que sin duda es muy apuesto... Ah, ¿qué estoy pensando! Esto es parte de su plan, debe ser, que con la intención de controlarme, hizo una propuesta para mí proclamando su amor. P-p-proponer a alguien como yo...

Ella, que nunca había tenido la experiencia de ser tratada como una mujer, no fue capaz de mantener la calma y no se dio cuenta de que la punta de la cola del Zaryusu estaba también ligeramente temblando. El hombre frente a ella también estaba usando la fuerza de voluntad para controlar que sus emociones se muestren a sí mismas.

El resultado fue un periodo de silencio. Ambos individuos requerían de algún tiempo en silencio para permitir que la exuberancia se asiente.

Apenas diez minutos después, parecía posible finalmente volver al tema original en mano.

Crusch intento preguntar a Zaryusu nuevamente por la razón de su visita, pero recordó las palabras de antes.

... Simplemente, ¿cómo sacar el tema!

Con una bofetada, la cola de Crusch golpeó las tablas del suelo. El macho delante de ella se estremeció, casi como si él hubiera sido golpeado.

Esta acción fue muy maleducada y Crusch entro en pánico.

Incluso si sólo era un viajero, la otra persona también era un representante de la tribu... y además no era cualquier lagarto común, era el héroe que ejercía a “Frost Pain”.Una descortesía hacia esa persona no podía seguramente ser perdonada.

Pero esto es tu culpa! Lo que es más, di algo!

Zaryusu estaba de hecho pensando sobre la vergüenza en su acción precipitada, y había optado por permanecer en silencio. Sin embargo Crusch, que estaba preocupada por sus emociones como si estuviera poniendo una tapa sobre un volcán activo, no se dio cuenta en lo absoluto.

El silencio continuó, pero ya que esta no era una solución a la situación actual, Crusch que se había dado cuenta de esto decidió que lo mejor era cambiar de tema.

"Ya que no tiene miedo de mi cuerpo, tal vez no es de extrañar que usted sea un héroe?"

Hacia palabras de espinas hacia Crusch, Zaryusu llevaba una mirada de confusión que demostró que estaba desorientado en cuanto a lo que estaba diciendo.

Crusch También se preguntó qué es exactamente lo que estaba pensando.

"No tiene miedo de mi cuerpo albino, quiero decir."

"... Es como la nieve blanca que cubre la parte superior de una cordillera."

"... ¿Eh?"

"... Un color hermoso."

Por supuesto, ella nunca había oído esto una vez en su vida.

Q-Qué está diciendo este macho!

La presión interna originada dentro del cuerpo Crusch alcanzó un punto en que ya no podía ser contenida, y la tapa manteniéndola fue desviada con sola esta frase. Mientras Crusch se perdió en el caos de sus propios pensamientos, Zaryusu suavemente alargó la mano y acarició sus escamas. Su color brillante era de una belleza pulida... y en esas escamas ligeramente frías sus manos se movían hacia abajo como el agua en un río que fluye.

Hiss! Era un ruido de aviso corto, pero algo más se mezcló en su aliento también.

Ambos se dieron la oportunidad de recuperar algo de su compostura perdida.

Los dos se dieron cuenta de lo que él acababa de hacer para ella y lo que ella acababa de hacer inconscientemente. Todo su cuerpo temblaba. ¿Por qué hice eso? ¿Por qué lo dejé? La duda se convirtió en ansiedad, y la ansiedad llevó a la confusión.

Como resultado, las dos cola golpearon al suelo, lo suficientemente fuerte como para sacudir violentamente la cabaña.

Entonces ambos se miraron, y confirmaron el estado de la cola del otro. Como si el tiempo se hubiera detenido, ambas colas dejaron de moverse.

"......"

"......"

El ambiente era pesado, o tal vez mejor descrito como nerviosismo. El silencio cayó sobre los dos individuos, seguidos de las dos miradas en secreto que se robaban el uno al otro. Por último intentando mantener sus pensamiento en orden, Crusch le preguntó con una mirada helada, decidida a detectar mentiras en sus palabras.

"... ¿Por qué lo hiciste... de repente?"

Aunque Crush tenía problemas para expresar sus pensamientos en palabras, Zaryusu parecía haber entendido, entonces él contestó con honestidad y sin dudarlo.

"Fue amor a primera vista. Además, la muerte puede ser el resultado de la guerra esta vez, y no deseo dejar ningún remordimiento por detrás”.

Esto era simple honestidad, sus palabras no ocultaban ninguna de sus emociones, dejando a Crusch momentáneamente sin palabras. Sin embargo, hubo una parte en que ella no podía relacionar.

"... Incluso el portador del famoso “Frost Pain” se prepara para morir en la batalla?"

"Correcto. El oponente es un enemigo incomprensible, uno que no puede tomarse a la ligera... ¿Has visto el monstruo que actuó como mensajero? El que vino a nuestro asentamiento tenía esta apariencia... "

Crusch aceptó la ilustración que Zaryusu dibujo por encima, y ​​asintió con la cabeza después de darle una mirada superficial.

"Sí. Fue el mismo monstruo era exactamente igual”.

"¿Sabes qué tipo de monstruo es el que era?"

"No. Incluido yo, nadie en la tribu tenía la menor idea”.

"¿Es eso así que ... en realidad me he encontrado con ese tipo de monstruo una vez antes ..." Zaryusu habló hasta este punto y se detuvo para observar la respuesta de Crusch mientras continuaba "... y escape."

"-Eh?"

"Era imposible de derrotar. No, por decirlo con sinceridad, era una probabilidad de morir al cincuenta por ciento”.

Crusch entonces entendió que el monstruo era un muerto viviente aterrador, y dejó escapar un suspiro de alivio, porque su decisión de detener a los guerreros en ese entonces fue la decisión correcta.

"Él puede emitir un grito que causa confusión mental. No sólo eso, tiene un cuerpo etéreo, por lo tanto, es casi totalmente inmune a los ataques con armas que no están encantadas por arte de magia. Incluso el uso de los números no van a funcionar”.

"Entre la magia que utilizan nuestros druidas, hay una especie de magia que puede imbuir temporalmente magia en espadas...”

"... ¿Son capaces de defenderse de los ataques mentales?"

"Son capaces de fortalecer la resistencia pero la protección del estado mental de todo el mundo sería demasiado y nuestra fuerza seria insuficiente."

"Así que es así... son todos los druidas capaces de utilizar esa magia?"

"Si se trata de fortalecer la resistencia, casi totalidad de los druidas son capaces de ello. Pero yo soy la única en esta tribu que puede proteger la mente de la confusión”.

Crusch notó que la respiración de Zaryusu había cambiado ligeramente. Parecía que ya se había dado cuenta de que la posición de Crusch no era más que un título vacío.

Correcto. El lagarto Crusch Lulu fue un druida de bosque muy hábil. Tal vez incluso por encima de algunos de los otros druidas mayores entre los hombres lagarto.

"... Cual fue el número de la tribu de “Ojos Rojos” con el que fueron atacados?"

"El oponente dijo que somos el cuarto."

"Ya veo... entonces, ¿cuáles son tus planes?"

El tiempo pasó.

Crusch estaba considerando si revelar los planes sería beneficioso. La tribu “Garra Verde” sin duda optaría por ir a la guerra, y el objetivo de Zaryusu al venir aquí debía ser para formar una alianza, solicitando ir junto al jefe de la tribu. Con eso en mente, ¿qué debería hacer por el mejor beneficio de la tribu de “Ojos rojos”?

La tribu “Ojos Rojos” originalmente no tenía la intención de formar una alianza. Su opinión era elegir y buscar un refugio. Ir a la guerra contra las personas capaces de utilizar magia de cuarto nivel era una idea muy tonta. Por otra parte, sabiendo que el no-muerto que fue enviado por el oponente poseía tales habilidades aterradoras hizo más evidente que no podía haber ningún otro veredicto.

Sin embargo, era realmente revelar tales pensamientos la mejor opción?

Haciendo que Crusch quede atrapada en sus propios pensamientos, Zaryusu entrecerró los ojos y abrió la boca para hablar:

"Déjeme decirte lo que realmente pienso."

Al no tener idea de lo que Zaryusu iba a decir, Crusch lo miró con los ojos sin pestañear.

"Lo que me preocupa es lo que sucederá después de buscar un refugio."

Para Crusch que no pudo entender el significado de esta frase, Zaryusu continuó con calma.

"¿Crees que después de alejarse de un ambiente familiar, en el cual estaban acostumbrados a vivir, serán capaces de mantener el mismo estilo de vida como el que han tenido en este momento?"

"Imposible... no, sería bastante difícil."

Si fueran a salir de aquí y establecer un nuevo lugar de hábitat, tendrían que luchar poniendo sus vidas en riesgo - tendrían que ganar la lucha por la supervivencia. La realidad era que los hombres lagarto en realidad no eran los únicos ocupantes de este lago, y habían obtenido este pedazo de los humedales después de muchos años de tediosos combates con diferentes especies. Para este tipo de especies, que no era posible configurar fácilmente un nuevo hábitat en entornos no familiares.

"También hay más que suficientes posibilidades de que no habría suficiente comida."

"Probablemente sí."

Crusch, que era incapaz de entender lo que este mancho en frente de ella estaba haciendo, respondió con una voz sospechosa y aguda.

"Entonces, si las cercanas cinco tribus buscan refugio, al mismo tiempo, ¿qué crees que pasará?"

"Ese…!"

Crusch quedó en silencio, porque ella ya había descubierto el verdadero significado detrás de las palabras de Zaryusu.

Aunque el tamaño del lago era bastante amplio, cuando una tribu elegiría un área determinada para servir como un lugar de refugio, esa zona debía ser también el lugar que otras tribus querían obtener. Por lo tanto, simplemente mudarse a un nuevo lugar podría desencadenar una nueva lucha por la supervivencia, en las inmediaciones también tendría oponentes que lucharían por los peces como la principal fuente de suministro de alimentación. Así, ¿qué tipo de situación se jugarían afuera? Por último, no habría garantía de que se produciría el resultado más temido, que al ser una guerra justa como la que hubo en el pasado.

"No me digas... la razón es quieres luchar a pesar de que tal vez no puedas ganar...”

"...Eso es correcto. Con las otras tribus combinadas, estoy considerando cuántas bocas menos podemos alimentar”.

"Para algo así!"

Fue por eso que quería formar un ejército. Así que incluso si pierden la batalla, habría menos hombres lagarto que alimentar.

En una guerra por la supervivencia, sería extremo pero comprensible pensar que todo el mundo aparte de los capaces guerreros de batalla, cazadores y druidas eran prescindibles. No, en el largo plazo puede ser mejor si el resto simplemente moría.

Menos bocas que alimentar significan menos alimentos necesarios para sobrevivir. En ese caso, incluso puede ser posible la coexistencia.

Crusch frenéticamente trató de pensar en razones para rechazar su idea.

"Ni siquiera sabes lo peligroso que será la nueva ubicación, sin embargo, desea empezar desde el principio con un número reducido?"

"Entonces voy a preguntarte esto. Digamos que fácilmente ganáramos la batalla por la supervivencia, ¿entonces qué? Si nuestros peces disminuyen, serán las cinco tribus las que deban luchar entre sí después? "

"Podríamos ser capaces de capturar más peces!"

"Y si no se puede?"

Ella no pudo responder ante el conjunto de preguntas escalofriantes de Zaryusu.

Zaryusu actúa teniendo en cuenta el peor escenario en mente. Crusch piensa con optimismo y ilusionada en su fundamento. Si surge una mala situación, sus opciones serán conducir al desastre, mientras que en el caso de Zaryusu eso no sucederia.

E incluso si fuéramos a ser derrotado y disminuiría el numero de lagartos adultos, se podría decir que tuvieron una muerte gloriosa en batalla.

"... Si te niegas, vamos a tener que atacar a la tribu "Ojos Rojos" por primera vez."

El tono oscuro de su voz hizo que Crusch se alterara.

Fue una declaración de que no iban a permitir que sólo los ojos rojos se escapen a una nueva tierra con sus miembros intactos.

Ese era el juicio correcto, y el mas razonable.

Si una tribu con números reducidos escapaba a un refugio donde los “Ojos Rojos”, con toda su fuerza no disminuida, se habían establecido, lo único que les esperaba allí sería la perdición. Teniendo en cuenta el peligro, la única medida sería un ataque preventivo. Fue una elección obvia para el responsable de una tribu entera. Si ella misma hubiera estado en esa posición, ella también habría tomado la misma decisión.

"Incluso si perdemos la guerra, creo que aliarse con nosotros reducirá la posibilidad de que haya derramamiento de sangre entre nuestras tribus en el nuevo hábitat."

Crusch, incapaz de entender lo que quería decir, mostró una expresión confusa y honesta en su rostro. Zaryusu se explicaba a sí mismo por lo que sus intenciones reales estaban claras.

"Esto plantaría un sentido de camaradería. En lugar de que las diferentes tribus estén en conflicto, vamos a ser capaces de reconocernos unos a otros como aliados que lucharon juntos”.

Eso es correcto.

Crusch masticó las palabras de Zaryusu en su boca.

Él estaba reclamando la posibilidad de que las tribus que derramaron juntos su sangre no entrarían tan rápido en la guerra si es que la comida escaseaba. Pero sus propias ideas y experiencia la hicieron dudar. Con su rostro ligeramente rebajado, tan pronto como ella estaba a punto de caer en una profunda reflexión, Zaryusu hizo una pregunta.

"Por cierto, ¿cómo los “Ojos Rojos” superaron ese período?"

Se sentía como ser apuñalado por una estaca. Antes de que ella se diera cuenta, Crusch se levantó de un salto. Al ver la cara de frente, pudo ver la sorpresa en el rostro de Zaryusu, quien había hecho la pregunta.

Ah, me preguntó porque realmente no lo sabía.

Aunque ella lo había conocido sólo por un corto tiempo, Crusch había captado los conceptos básicos de su personalidad, del macho llamado Zaryusu. Ella intuitivamente se dio cuenta de que no era una pregunta para amenazarlos.

Crusch entrecerró los ojos y miró a Zaryusu. Su mirada era tan fuerte que parecía que iba a perforar un agujero a través de él. Incapaz de entender la razón de su mirada, vio cómo le hacía sentir impotente. Pero aun así, Crusch no podía controlarse.

"-Hay alguna razón para decírtelo?"

Ella dijo esas palabras, en un tono lleno de odio. El cambio en Crusch le hizo dudar de si él estaba hablando con la misma persona.

Pero Zaryusu no podía dar marcha atrás. Podría contener la respuesta que haría que cada uno sobreviva.

"Me gustaría escucharlo. ¿Fue el poder de un druida? ¿O había otro método? De eso podría depender nuestra salvacion ... "

Zaryusu se detuvo allí y cerró la boca.

Si lo que realmente hizo era retener la respuesta, no había manera de que Crusch se viera tan dolida como ahora.

Como si ella hubiera leído su mente, Crusch resopló como si estuviera ridiculizando todo, incluso a ella misma.

"Está bien. Esa no es la salvación ".


Después de una pausa, ella llevaba una sonrisa agotada y continuó.


"Lo que hicimos fue una guerra entre hermanos- nos comimos a nuestros muertos."

Zaryusu fue incapaz de abrir la boca de la conmoción que lo venció. Matar a la debilidad, reducir las bocas para alimentar no era tabú. Pero comerse a su propia tribu era un acto de falta y un tabú entre los tabúes.

¿Por qué me lo está diciendo de buena gana? Esto es algo que alguien no debería decir hasta la muerte. ¿Por qué se lo revela a un extraño, a un enviado? ¿Ella tiene la intención de no dejarme salir con vida? No, esto no es ese tipo de ambiente.

Crusch, ella no podía entender por qué se lo dijo.

Ella sabía bien cuánto desprecian la invitación de las otras tribus. Entonces por qué-

Su boca se movió sin problemas, como si no fuera la suya.

"Ese día, cuando una tribu diferente comenzó la guerra, nuestra tribu también tenía grave escasez de alimentos y se encontraba en una situación peligrosa. Pero la razón de que nuestra tribu que haya participado en la guerra fue porque estábamos compuestos de muchos druidas y pocos guerreros. Nuestros druidas fueron capaces de crear alimentos a través de la magia”.

La boca de Crusch no mostró ninguna señal de que se iba a detener, como si estuviese siendo controlada por una conciencia diferente.

"Pero la comida que nuestros druidas podían hacer era poco, si tuviera que compararlo con el tamaño de la tribu en su conjunto. La única opción que nos quedo fue recorrer el camino de la destrucción gradual. Entonces un día, el jefe de nuestra tribu trajo comida. Era carne roja brillante. "

-Tal Vez yo quería escuchar... mi pecado.

Crusch molía sus dientes. El macho delante de ella escuchó en silencio. Incluso si él estaba disgustado, lo escondió y escuchó.

Por eso, Crusch estaba agradecida.

"Todo el mundo sabía vagamente que tipo de carne era. En ese momento, se hicieron leyes muy estrictas y todo aquel que las rompiera era desterrado. Las únicas veces que el jefe de la tribu traía de vuelta la carne era después de que alguien había sido desterrado. Aun así, todos cerramos los ojos y comimos con el fin de sobrevivir. Pero algo así nunca podría durar mucho tiempo. Los agravios que se acumulaban de repente todo explotó un día y tomo la forma de una revuelta”.

Con los ojos cerrados, se acordó de su jefe.

"Comimos... lo sabíamos y todavía comimos. Eso nos hace cómplices y, sin embargo... mirar hacia atrás ahora, es ridículo. "

Crusch terminó una oración en silencio y miró directamente a la cara de Zaryusu. Ella lo miró a sus ojos tranquilos y vio que no albergaban ningún disgusto. Ella se sintió sorprendida por la alegría que brotaba de algún lugar en su corazón.

¿Por qué se sentía feliz?

Crusch también, vagamente sabía la respuesta a esa pregunta.

"... Mírame. De vez en cuando, alguien como yo que nace en la tribu de “Ojos Rojos”. Desde la antigüedad, mostraba un poder. En mi caso, era el poder de un druida. Esto lleva a que tengamos autoridad que casi rivalizaba con la del jefe de la tribu... Y yo era el centro de la rebelión que dividió a la tribu a la mitad. Ganamos porque teníamos los números mayores”.

"Y al final, la comida se dividió uniformemente entre los que se quedaron?"

"Sí... como resultado nuestra tribu logró sobrevivir. Durante la rebelión- en ese momento, el jefe de la tribu nunca se rindió. Murió con un sinnúmero de lesiones. Y cuando recibió el golpe final, me sonrió”.

Como si ella estuviese tosiendo sangre, Crusch continuó hablando.

Fue el pus que poco a poco se unieron en su corazón, desde que mató al jefe de la tribu.

El pus que ella nunca podría revelar a los miembros de la tribu que confiaban en ella y luchó contra su jefe, Crusch era apenas capaz de confesarlo al llamado Zaryusu. Por eso sus palabras no se detuvieron, como el agua vaciándose de un frasco.

"No eran los ojos de alguien mirando a su asesino. No odio, los celos, la hostilidad, maldiciones, nada de eso. Era como una hermosa sonrisa! El jefe siempre se enfrentó a la realidad directamente y actuó. Y nosotros... actuamos en nuestros ideales y la hostilidad. Tal vez la persona que estaba en lo correcto era el jefe de la tribu! Eso es lo que yo siempre he pensado! Debido a que el jefe murió- el que fue considerado como la raíz de todo mal, nuestra tribu era capaz de unirse una vez más. Y lo que es aún peor, ya que nuestros números eran más pequeños, incluso nos dieron el apodo de la tribu que no tenía problemas con los alimentos! "

Esta era su límite.

Como el jefe interino de la tribu, como el que cargó con el pecado, soportando desesperadamente todo, la fuerza de su colapso era tan grande como su lucha. La corriente fangosa desbordante se tragó todo. Los pensamientos que habían sido rotos en pedazos, eran difíciles de cambiarlos sólo con palabras.

Con un leve ruido, aunque las lágrimas no cayeron, mentalmente, estaba llorando.

Tenía un cuerpo pequeño.

Se acordó que en la naturaleza, la debilidad era un pecado. Por supuesto, los niños debían ser protegidos, pero sin tener en cuenta, tanto hombres como mujeres lagartos enfatizan la fuerza como una virtud. En ese momento, la mujer frente a él sólo podía ser vista como un objeto de burla. Aquel que dirige una tribu, ¿cómo podía mostrar tal debilidad frente a un extraño, uno de una tribu diferente, sin embargo?

Sin embargo, lo que Zaryusu sentía en su corazón era una emoción completamente diferente.

Podría haber sido porque ella era una mujer hermosa. Pero por mucho que pensaba así, creía que en el interior ella era una guerrera. Herida, gimiendo, en el tormento, pero ella aun así trataba de caminar hacia adelante. Su pensamiento fue que un guerrero de tal calibre sólo brevemente mostraba un momento de debilidad.

Uno persona que trata de ponerse de pie y caminar hacia adelante, esa persona no era para nada débil.

Zaryusu se acercó a ella, y abrazó a Crusch alrededor de sus hombros.

"-No somos Omniscientes ni omnipotente. Sólo podemos elegir nuestro camino una sola vez. Puede que haya actuado de manera similar si hubiera estado en la misma posición. Pero yo no quiero consolarte. Justo donde uno podría encontrar una respuesta que es totalmente correcta en este mundo. Nos limitamos a caminar hacia adelante, las plantas de los pies que llevan incontables heridas de nuestros pesares y sufrimientos. Lo mismo para ti también, tu única opción es seguir adelante. Esto es lo que yo creo”.

A medida que la temperatura de sus cuerpos se transferían entre sí, aunque levemente, podrían sentir los latidos de su corazón a través de sus cuerpos. Estaban atrapados en la ilusión de los dos corazones latiendo a juego y su ritmo convirtiéndose poco a poco uno solo.

Era una sensación misteriosa.

Zaryusu sintió un calor que nunca antes había experimentado desde el día en que nació. No era porque él estaba abrazando a un lagarto.

¿Es porque estoy sosteniendo esta mujer, Crusch Lulu?

Después de un rato, Crusch se separó del cuerpo de Zaryusu.

El calor lo dejo exhausto, pero no pudo mencionarlo por vergüenza.

"Te he mostrado algo vergonzoso... ¿me desprecias?"

" En que parte ha sido vergonzoso? ¿Acaso usted me ve como el tipo de hombre tonto que desprecia a la gente que se levanta y camina a través del dolor? Eres hermosa."

"- - !!"

Una cola blanca golpeó repetidamente contra el suelo.

"Qué debería hacer."

Sin siquiera ser capaz de responder murmurando lo que Crusch quería decir, Zaryusu le hizo una pregunta diferente.

"De todos modos, la tribu de ojos rojos no cultiva peces?"

"Cultivar?"

"Exacto, es hacer crecer a los peces para que se conviertan en comida."

"Nosotros no lo hacemos. Los peces son la bendición de la naturaleza, después de todo.

El cultivo sobre el que Zaryusu estaba hablando era una técnica que no se conocía en ninguna de las tribus de Hombres Lagarto. La idea de que podrían atrapar a su presa con sus propias manos era una idea que fundamentalmente era diferente a su forma de pensar.

"Esa parece ser la forma de pensar de un druida. ¿No debería de preocuparse por el compromiso? Con el fin de levantar los pescado con el único propósito de comerlos. Se pusieron de acuerdo los druidas de mi propia tribu”.

Crusch asintió con la cabeza.

"Entonces te voy a enseñar cómo cultivar peces. Lo importante es lo que les das de comer. Tu puede darles los frutos creados a partir de la magia de los druidas. Eso va a mejorar en gran medida su crecimiento”.

"¿Esta realmente bien que compartas eso?"

"Claro. No tiene sentido mantenerlo oculto. Es más importante que muchas tribus sobrevivan con este método.

Crusch profundamente inclinó la cabeza y levantó su cola.

"Gracias."

"tu gratitud... no hay necesidad de eso. A cambio, me gustaría preguntarle de nuevo”.

La gratitud desapareció del rostro de Crusch. Al ver su comportamiento, Zaryusu calmó su corazón.

La pregunta que absolutamente no podía ser evitada. Tanto Zaryusu y Crusch inhalaron al mismo tiempo.

Y preguntó.

"¿Cuál será el curso de acción de la tribu de “Ojos Rojos” con respecto a la próxima guerra?"

"... Desde el consenso de la reunión de ayer, estábamos huyendo."

"Entonces voy a preguntar Crusch Lulu, la jefe interina de la tribu. Y hoy en día, esa decisión no va a cambiar? "

Crusch no respondió.

Su respuesta aquí determinará el destino de la tribu de ojos rojos. Era obvio que ella dudaría.

Sin embargo, no había nada que Zaryusu pudiera hacer. Lo único que podía hacer era sonreír torpemente.

"... Es tu decisión. La razón de que el jefe de la tribu anterior sonriera era porque probablemente dejo el futuro de la tribu en tus manos. Entonces ahora es el momento para llevar a cabo su misión. He dicho todo lo que hay que decir. Todo lo que queda es que elijas”.

Los ojos de Crusch se lanzaron instintivamente por el interior de la cabaña. Ella no estaba buscando una vía de escape, ni la búsqueda de ayuda. Pero simplemente era para sacar la respuesta correcta dentro de sí misma.

Lo que ella decida, Zaryusu lo aceptaría.

"Voy a pedir como jefe interino de la tribu. ¿Cuántos refugiados planean evacuar? "

"Para los refugiados de cada tribu estoy considerando diez guerreros, veinte cazadores, tres druidas, setenta varones, un centenar de mujeres y algunos niños."

"...¿Y el resto?"

"-según Lo permita la situación, van a morir."

Crusch sin palabras miró hacia el espacio, y de pronto murmuró.

"-Ya veo."

"Entonces dime tu decisión, jefe interino de la tribu de ojos rojos, Crusch Lulu".

Crusch tenía innumerables ideas.

Por supuesto, matar a Zaryusu era también una de las posibles opciones. Ella personalmente no quería matarlo. Pero la jefe interina Crusch era diferente. ¿Y si toda la tribu escapaba después de matarlo?

Ella descartó esa idea. El futuro era demasiado peligroso. Además, no había ninguna garantía de que él realmente había venido solo.

Entonces ¿qué pasaría con la promesa ante la opción de huir?.

Esto también podría convertirse en un problema. Si las cosas iban mal, se desataría una guerra entre ellos y la tribu de “Ojos Rojos”. Se convertirían en un objetivo de reducción de la población. Las verdaderas intenciones de la otra parte serían reducir a la población, asi que no les importaría quién fuera el objetivo.

Al final, ella pensó que debería responder a negar la formación de una alianza, Zaryusu probablemente regresaría a su pueblo y traerían a un ejército para exterminar a la tribu de “Ojos Rojos”.

Sin embargo, sin saber si Zaryusu se había dado cuenta, había un vacío legal. Al final, el problema de la alimentación no se resolvería.

Crusch de repente sonrió. Desde el principio no había manera de salir. Desde el momento en que Zaryusu le sugirió a ella formar una alianza; Desde el comienzo, desde que inicio con la frase de: la tribu “Garra Verde” vendrá en acción-

Sólo había un camino de supervivencia para la tribu de “Ojos Rojos”, eso era formar una alianza con los demás y participar juntos en la guerra. Del mismo modo, Zaryusu debería haber entendido este razonamiento.

Aun así, tenía que esperar a que Crusch respondiera personalmente. Probablemente quería comprobar si Crusch que estaba al mando del los lagartos de la tribu, tenía las cualidades para convertirse en un socio en la alianza.

Todo lo que quedaba era si quería expresar a cabo su decisión.

Excepto, que después de declarar su decisión, no había duda que muchas personas perderían sus vidas. Sin embargo-

"Déjame primero dejar una cosa clara. No vamos a ir la guerra por el bien de sacrificar las vidas, sino para alcanzar la victoria. Tal vez he dicho muchas cosas que te han hecho sentir inquieta. Sin embargo, queremos ser los que tengan el pie adelante riendo victoriosamente. Por favor, no te equivoques en este punto”.

Crusch asintió para expresar su comprensión.


Este lagarto macho era realmente amable. Con tales pensamientos, Crusch expresó a cabo su propia decisión.

"... Nosotros, la tribu de “Ojos Rojos” cooperaremos con ustedes, porque yo no quiero ver la sonrisa del jefe de la tribu convertirse en algo sin sentido, y también porque se otorgará a la tribu “Ojos Rojos” la oportunidad de la supervivencia."

Crusch bajó la cabeza en una profunda reverencia; su cola era recta y elevada.

"-Estoy Muy agradecido"

Zaryusu asintió levemente. Esa cola elevada expresaba un complejo de pensamientos, más intensos que sus palabras.

♦ ♦ ♦


Temprano en la mañana.

Zaryusu se paró frente a Rororo, mirando hacia la entrada principal de la tribu de “Ojos Rojos”.

No pudo resistirse a abrir la boca amplia y bostezar. Ayer por la noche fue un espectador invitado en una conferencia de “Ojos Rojos” hasta altas horas de la noche, por lo tanto, estaba actualmente un poco fatigado. Sin embargo no quedaba mucho tiempo, y era necesario visitar otras tribus en la actualidad.

Zaryusu luchó desesperadamente contra su somnolencia, pero esta se calmó momentáneamente y dio otro bostezo, pero el que esta vez fue aún más grande que la anterior.

Aunque sabia que Rororo no era lo suficientemente cómodo para dormir, sentía que era capaz de hacerlo.

Después de tomar un vistazo del sol amarillo que acababa de levantarse, Zaryusu volteo su mirada hacia atrás en la entrada principal, y luego sintió un poco de confusión. Esto se debió a que un objeto curioso acababa de salir corriendo de la puerta principal.

Era un manojo de hierba.

Era un conjunto de malas hierbas que vestía largas tiras de ropa. Si uno se fuera a sentar en los humedales y observaba desde la distancia, se vería como un conjunto de malas hierbas.

Ah, creo que he visto un monstruo parecido en algún lugar antes-

Zaryusu sólo estaba recordando a un espectáculo que había visto durante sus viajes como viajero , luego de eso Rororo que se encontraba detrás de él dejó escapar un gruñido de advertencia.

Por supuesto Zaryusu sabia quien era en realidad ese paquete de hierbas, y era imposible equivocarse porque la cola blanca era poco visible.

Como él estaba mirando fijamente con entusiasmo como se balanceaba la cola, mientras que al mismo tiempo tranquilizaba a Rororo, el atado de malas hierbas ya había llegado junto a Zaryusu.

"- Buenos días."

"Un, buenos días... parece que unificaron toda la tribu a la perfección."

Volteo la mirada hacia la residencia de la tribu de “Ojos Rojos”. Desde temprano en la mañana, el área de reuniones ya había sido sorprendida con intenciones asesinas. Muchos hombres lagartos corrian frenéticamente alrededor. Crusch también se puso de pie en un lado en la misma dirección y respondió:

"Sí, no surgen problemas. Hoy deberíamos ser capaces de llegar al asentamiento de la tribu “Cola de Navaja”, y los que deseaban huir también ya han empacado”.

Los druidas dentro del pueblo usaban la magia para transmitir una actualización de la situación. A la tribu “Cola de navaja” se les dijo que serían la primera tribu en ser exterminados. La primera tribu no era la tribu "Colmillo de Dragon", por lo tanto, esto era más ventajoso en términos de tiempo.

"Entonces Crusch, ¿por qué quieres venir a nuestro lado?"

"La respuesta es muy simple, Zaryusu, pero antes de dar mi respuesta, primero dime una cosa. ¿Cuáles son tus planes?"

Después de la reunión de ayer, que tuvo lugar desde la tarde hasta la madrugada, los dos individuos no sentían ninguna reserva incluso cuando se llamaban por los nombres de cada uno. La razón era porque se habían vuelto lo suficientemente cercanos que incluso su manera de hablar el uno al otro había cambiado.

"a Continuación, tengo la intención de visitar otras tribus... la tribu “Colmillo de Dragón”."

"Son la tribu donde la fuerza lo es todo ¿no? Escuché que su fuerza de combate era la más fuerte de todas las tribus”.

"Em, tienes razón. Al ver como la otra es una tribu con la que nunca hemos intercambiado palabras antes, tenemos que prepararnos mentalmente ".

Toda la información sobre el otro lado era lanzada como un velo de misterio. Por lo tanto solo ir en dirección del asentamiento del otro lado era un asunto extremadamente peligroso. Además, habían absorbido los supervivientes de las dos tribus exterminadas de la guerra pasada. Este hecho meramente elevó la proximidad del peligro.

Para los derrotados de las dos tribus, Zaryusu, que desempeñó un papel activo en la guerra anterior fue un enemigo absolutamente odiado, detestado hasta los huesos.

Aun así, ellos eran la mano de ayuda más necesaria de todas las tribus en esta guerra.

"Si eso es así... entonces, con mayor razón debería ir contigo."

"- ¿Qué?"

"¿Es tan extraño?"

El montón de malas hierbas hizo un pequeño movimiento, y dejó escapar un ruido susurrante débil. Debido a que no podía ver su cara, él no podía saber cuál era su intención.

"No quiero decir que es extraño... pero sería muy peligroso."

"¿Hay todavía un lugar que este a salvo ahora?"

Zaryusu se quedó en silencio. Estaba pensando con calma, con lo que significaría llevar a Crusch con él sería beneficioso en muchos sentidos. Sin embargo, como un lagarto masculino, aún tenía cosas en contra trayendo un lagarto hembra, de la cual tenía sentimientos por ella, ir a un lugar con conocimiento sobre el peligro.

"-Yo Realmente no estoy lo suficientemente tranquilo."

Aunque Crusch estaba escondida dentro de la hierba, y su expresión no podía ser vista, casi parecía sonreír levemente.

"... Entonces, déjame hacerte otra pregunta. ¿Qué hay sobre tu apariencia? "

"¿No se ven bien?"

La cuestión de si se veía bonito o no era un poco extraño. Sin embargo, ¿no sería mejor dar un cumplido? Zaryusu no sabía cómo responder, y después de un profundo momento de pensar, él respondió:

"... Debo decir que se ve bien... ¿no?"

"¿Cómo puede ser posible?."

Crusch firmemente rechazo esto. Zaryusu sintió que su fuerza fue drenada, y que no podía ser ayudado.

"Es solamente porque soy débil contra la luz solar, por lo tanto, cuando me dirijo afuera, casi siempre visto como esto."

"Así que es por eso…"

"Ah, no me has dado tu respuesta. ¿Me dejas viajar contigo? "

Cualquier discusión sobre esto probablemente no influiría en su mente. Desde el punto de vista de la formación de una alianza, llevándola a lo largo del viaje debería ser ventajoso para la obtención de este objetivo. También pensó en la misma línea, por lo que probablemente hizo esta sugerencia. Con eso ya había decidido, no había ninguna razón para rechazar su compañía.

"... Entiendo, entonces por favor échame una mano, Crusch".

Crusch que estaba encantada desde el fondo de su corazón le respondió:

"- Entendido, Zaryusu. Déjamelo a mí."

"¿Ya te has preparado para la partida?"

"Claro. Mi mochila ya está llena de todos los diversos elementos necesarios”.

Después de oír esto, Zaryusu evaluó sutilmente su región posterior y descubrió que había una ligera protuberancia en la superficie de la hierba. Un olor a hierba fresca emanaba de esa zona, así como alguna fragancia concentrada. Como ella era un druida del bosque, por lo tanto, deberían ser algunas hierbas relacionadas con habilidades, por eso el contenido de adentro debían ser productos relacionados.
"Zaryusu, te ves muy cansado."

"Ah, sí, solo un poco. Los últimos dos días han sido agitados, es la falta de sueño”.

En este momento, una mano de escamas de color blanco se estiró hacia fuera desde debajo del traje de malezas.

"Para ti. Esta es una fruta de resistencia al sueño. Se come junto con la cascara. "

Había una fruta de color púrpura sobre la mano extendida. Vacilante, Zaryusu lo puso en su boca y le dio un mordisco.

Su boca se llenó de inmediato con un sabor fuerte y amargo, repentinamente se deshizo un poco de cansancio. Ciertamente, para elevar el estado de alerta, este efecto era apenas pasable, pero después masticarlo de forma continua varias veces, de repente un chorro de sabor explotó desde la parte superior de su lengua. No sólo eso, sino que incluso el aire que escupió tenían el mismo sabor.

"Muu, esta sensación de frescor incluso penetra la cavidad nasal?"

Zaryusu de forma inconsciente gritó el eslogan de su hermano. Al ver su reacción, Crusch no pudo evitar reírse.

"¿Crees que tu somnolencia está desapareciendo poco a poco? La verdad es que en realidad no ha desaparecido, por favor no se acostumbre demasiado a esta sensación. Sería mejor que encuentre tiempo para descansar”.

Zaryusu sentía que su mente estaba clara y fresca a causa de sus respiraciones inhaladas y exhaladas, y porque todo su cuerpo se llenó de una sensación de frío. Sintiéndose satisfecho, Zaryusu asintió y respondió:

"Entonces vamos a encontrar algo de tiempo y tener una siesta rápida en Rororo."

Dicho esto, Zaryusu inmediatamente se subió encima de la espalda de Rororo, seguido de Crusch que asimismo subió hacia arriba. El sentimiento desconocido de tener un montón de malas hierbas que se ponían en contra de su cuerpo hizo que Rororo se mostrara infeliz ante Zaryusu, pero finalmente pensó en un método para tranquilizarlo.

"Entonces vamos por nuestro camino. Debido a que el viaje será lleno de baches, aférrate a mí”.

"Lo tengo."

Crusch abrazó a Zaryusu en su cintura la sensación espinosa de las malas hierbas dio a Zaryusu un poco de picazón.

"......"

La diferencia en la sensación real y lo que él había imaginado eran diferentes, hicieron que las comisuras de los labios de Zaryusu se rizaran.

"-¿Cuál es el problema?"

"No nada. Rororo, vamos”.


¿Qué era lo que le hacía tan jubilosa? Crusch sonreía felizmente detrás de él, haciendo que Zaryusu revelara irresistiblemente una amplia sonrisa en la parte superior de la espalda de Rororo.

Anterior    -    Siguiente

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Copyright © 2016 Espanipon | Designed With
Scroll To Top