martes, 8 de septiembre de 2015

OVERLORD, Volumen 5, Capitulo 1, Parte 2

Parte 2

Traducido por: Bryan C3

Estaba lloviendo, acompañado por un fuerte sonido.

El Reino no construyó sus caminos con especial atención al drenaje, sobre todo cuando se trataba de hacer una copia de callejones. El resultado fue que todo un camino podría transformarse en un enorme lago.

La lluvia que cae sobre la superficie del lago salpicaba, el viento lleva el olor del agua y el roció impregna el aire. Era una parte de la razón por la cual todo el Reino emanaba una atmósfera de estar sumergido bajo el agua.

Dentro del mundo teñido de gris por los chorros de agua un solo niño estaba a la vista.

Vivía en una casa abandonada en muy malas condiciones. Su columna de madera era tan gruesa como el brazo de un hombre. Rags utilizaba este lugar como techo y las únicas paredes con las que podía contar eran simple trapos puestos hacia los lados.

En esta residencia que era igual que estar al aire libre dormía un pequeño niño de seis años de edad. Al igual que la basura que había sido dejada al lado por descuido, el niño se hizo un ovillo y se acostó en la parte superior de una tela fina.

La madera que actúa como un pilar, los trapos puestos en el techo y las paredes, daban la impresión de ser el tipo de cosas que un niño de su edad construiría para su base secreta.

Esta casa en tan precaria situación, solo tenía como mérito dar refugio contra la lluvia. El brusco descenso de temperatura causado por la lluvia incesante envolvió al niño en un escalofrío que hizo que su cuerpo temblara incontrolablemente. El calor de su aliento que confirmó su existencia fue robado de inmediato de su temperatura y se desvaneció en el aire.

Antes de que él llegara a este refugio, la lluvia había empapado al niño y ahora estaba perdiendo su calor corporal, rápidamente.

No había forma de detener su cuerpo temblando.

El frío filtrado en su cuerpo calmó los moretones que había recibido de una paliza. Tal vez esta era su única pequeña felicidad, en este ambiente tan abrupto.

El muchacho yacía de costado y se quedó mirando el callejón vacío, sin actividad.

Los únicos sonidos que podía escuchar eran la lluvia y el de su propia respiración. Era una quietud que hacía parecer como si fuera el único en el mundo.

Aunque era joven, el muchacho sabía que probablemente iba a morir.

Él no estaba en edad de comprender plenamente el significado de la muerte y por lo tanto no se sentía demasiado asustado. Además no sentía que hubiese algo por lo que vaga la pena vivir. La única razón por la que se aferró a la vida hasta ahora era porque no le gustaba el dolor, casi como un escape.

Aunque hacía frío, si podía morir sin dolor como ahora, entonces la muerte no era tan mala.

Mientras su cuerpo empapado se entumecida, su conciencia empezó a desvanecerse.
Tendría que haber encontrado un lugar que lo proteja del viento ondeante. Pero él fue agarrado por un grupo de matones y su lugar actual era lo mejor que pudo encontrar con su cuerpo maltrecho.

¿El precio por una pequeña felicidad, era una total e injusta desgracia?

Su boca no había tocado comida en dos días, pero algo como eso era normal así que no era una desgracia. Sus padres se habían ido así que él estaba solo, sin nadie que lo cuidara. Pero había sido así durante mucho tiempo, así que no era una desgracia. El olor desagradable a su alrededor tampoco era una desgracia. Después de todo, fue a partir de los trapos por lo que no se pudo evitar. La vida que giraba en torno a llenar su estómago con comida podrida y agua sucia tampoco era mala suerte ya que era todo lo que sabía.

Entonces la casa vacía donde dormía, la casa que trabajaba por construir que había sido hecha añicos por alguien en broma o su cuerpo magullado doliente por los golpes de los borrachos, eran una desgracia?

No.

La desgracia de el niño fue tal que no pudo verlo por lo que era.

Pero incluso eso era pasado.

La desgracia que el muchacho ignoraba iba a terminar aquí.

La muerte llega a afortunados y desafortunados por igual.

Ciertamente. La muerte es absoluta.

Cerró los ojos.

Por su cuerpo que ya no podía sentir el frío, incluso mantener los ojos abiertos era una tarea.

Podía oír el débil sonido, poco fiable de su propio latido del corazón. En el mundo, donde el único ruido que podía oír era la lluvia y su propio corazón, un extraño sonido se mezcló en él.

El ruido parecía bloquear la lluvia. En su conciencia la decoloración, la curiosidad de un niño llevó al niño a canalizar la fuerza en sus párpados.

En su visión estrecha como una cuerda, se refleja.

El muchacho abrió los ojos como platos.

Era hermoso.

Por un momento, él no entendía lo que estaba viendo.

“Como una joya, un trozo de oro. “ Tales expresiones habrían sido apropiadas. Pero alguien que sacia su hambre de alimentos medio podridos de la basura no podía pensar en esas palabras.

Eso es correcto.

Sólo había un pensamiento que pasaba por su mente.

El sol.

El objeto más hermoso en su mundo y, al mismo tiempo, el más alejado de su alcance.

El mundo teñido de gris por la lluvia, las nubes oscuras que cubren el cielo. Tal vez ellos fueron los responsables. El sol salió de viaje porque no había nadie allí para verlo y regresó, apareciendo frente a sus ojos.

Eso era lo que él pensaba.

Una mano se estiró y acarició su rostro.

Hasta ahora, el muchacho no había sido un ser humano.

Nadie lo vio como tal.

Pero ese día, se convirtió en humano.

♦ ♦ ♦


Mes 9, Día 3, 4:15

Situado en la zona más profunda de la capital de Re-Estize Unido estaba ubicado el castillo Ro-Lente. Sus paredes rodeadas de una vasta extensión de terreno de 1.400 metros con un anillo protector de doce enormes torres de vigilancia cilíndrica.

La habitación estaba situada en el interior de una de estas doce torres.

Con todas sus luces apagadas, una persona estaba tendida en la cama de la habitación. Era de una edad delicada, el límite entre un niño y un hombre.

Su pelo rubio se truncó y su piel bronceada despedía un aspecto sano.

Climb.

Sin apellido, él único al que le fue concedido el permiso para permanecer cerca de la chica llamada “princesa Dorada”, un soldado que atraía la envidia de muchos.

Se despierta, incluso antes de que salga el sol.

El momento en que recobró el conocimiento del mundo de las tinieblas, su mente se vuelve inmediatamente afilada y sus funciones corporales se recuperan casi por completo. Dormir bien y despertar rápidamente fue una de las cosas por la que Climb se enorgullecía.

Sus ojos sanpaku se abrieron, revelando un color hierro grabado en su interior.

Subió a un lado la gruesa manta que cubre su cuerpo y se levantó. Incluso en el verano, las paredes de piedra que lo rodeaban significaban que las noches eran frías.

Se frotó los ojos y descubrió que sus dedos estaban mojados.

"... Ese sueño otra vez."

Climb utilizó sus mangas para limpiar las lágrimas de su rostro.

Un recuerdo de cuando era un niño, las fuertes lluvias de hace dos días deben haber sido lo que lo llevó a recordar.

Las lágrimas no eran de dolor.

¿Cuántas veces en la vida de una persona conoces a alguien digno de respeto? Una persona por la que usted está dispuesto a tirar su vida en la servidumbre... cuántos?

La chica que Climb vio ese día era una persona así.

Eran lágrimas de alegría, lágrimas de agradeciendo al milagro que fue creado a partir de su reunión.

Estando de pie, con el rostro mostrando una fuerte determinación y energía juvenil acorde a su edad.

Su voz, áspera del entrenamiento excesivo, recitó una palabra.

"Luz"

La lámpara que cuelga del techo respondió a la palabra clave e iluminó el interior de la habitación con una luz blanca. Un objeto mágico encantado con “Luz Continua”.

A pesar de que fueron utilizados ampliamente, era un artículo costoso y no estaba en su habitación a causa de su posición especial.

Incluso si era por la luz, la quema de algo en una torre de piedra, con su pobre flujo de aire, era inseguro. Por eso a casi todas las habitaciones se les proporcionó una fuente de luz mágica, a pesar de los costos iniciales de desarrollo.

El suelo y las paredes iluminadas por la luz eran de piedra. Una alfombra fina fue presentada en un vano intento de cubrir la superficie fría y dura. Aparte de eso, los muebles de la habitación incluían una cama de mala calidad de madera, un armario un poco más grande para dar cabida a las armas y armaduras, un escritorio con cajones, y un cojín delgado que descansa sobre una silla de madera.

Un observador externo podría pensar en él como poco impresionante, pero a otros que eran de su rango, era un tratamiento muy envidioso.

Los soldados no tenían aposentos privados. Ellos fueron colocados en una habitación grande con literas. Excluyendo las camas en sí, el único mueble que se les dio a los soldados era un cofre de madera con una cerradura para el almacenamiento de sus pertenencias personales.

También, en un rincón de la habitación descansaba una armadura de placa completamente blanca. La armadura impecable tenía un brillo que hace que parezca como si estuviera brillando. A un soldado de a pie nunca se le concedería tal equipo.

Este tratamiento especial no era algo que Climb había ganado con su propia fuerza, sino más bien un signo de gracia del amo a quien juró su vida. Como tal, sería imposible no invitar a los celos de los demás.

Abrió el armario y se cambió mientras miraba al espejo unido dentro.

Después de haber cambiado su ropa desgastada que olía a metal, se puso la cota de malla sobre el resto de su atuendo. Normalmente esto sería aceptable si se pusiera la armadura de placas, pero en su lugar, optó por un chaleco con numerosos bolsillos y terminó con un par de pantalones. En su mano tenía un palo de madera envuelto en una toalla.

Por último, se vio a sí mismo en el espejo, comprobando que no hubiese nada malo y asegurándose de que su equipo estaba ordenado.

Cualquier fallo en Climb potencialmente podría convertirse en un arma para lastimar a su ama, la “Princesa Dorada” Renner.

Por eso se debe estar siempre en alerta. Su razón de ser era no causar daño. Toda su dedicación estaba entregada a ella.

Climb cerró los ojos frente al espejo y pensó en el rostro de su amo.

La Princesa Dorada - Renner Theiere Chardelon Ryle Vaiself.

Con apariencia de diosa, una mente benevolente y radiante acorde con su sangre real y la sabiduría que diseñó muchos tipos de políticas.

En el verdadero sentido de la palabra, un noble entre los nobles, la mujer más grande.

Poseyendo el brillo del oro, no permitiría que nada manchara una joya tan impecable.

Si uno tuviera que compararla con un anillo, Renner sería similar a un enorme diamante de brillante corte. ¿Entonces que sería Climb? Él sería las púas que protegen la joya.

Climb no pudo detener el sentimiento caliente proveniente de su pecho al pensar en su maestra.

Incluso un devoto creyente de su fe estaría en apuros eclipsado por la devoción absoluta de Climb.

Después de mirarse fijamente en el espejo durante algún tiempo, Climb, habiendo determinado con convicción de que no iba a ser un obstáculo para su amo, asintió con la cabeza con satisfacción y salió de la habitación.

Anterior    -    Siguiente

2 comentarios:

  1. pff enserio todos los volumenes van hacer historias de otras personas y no de la gente de nazarik?? pff

    ResponderEliminar

Copyright © 2016 Espanipon | Designed With
Scroll To Top