lunes, 22 de febrero de 2016

Rokka No Yusha, Volumen 5, Capitulo 2-3


Mentiras: Parte tres


Honestamente, él es un idiota.

Fremy se preguntó cuántas veces había pensado en Adlet. Si ella las contaba con sus dedos definitivamente no habrían sido suficientes.

Ni siquiera necesita escuchar la explicación de Mora acerca de las gemas de luz, para que Fremy sepa que Adlet estaba mintiendo. Podía saberlo con sólo mirarlo a la cara. Para Fremy, su desconcierto era patético.

A veces parecía inteligente, pero luego haría algo extraño y parecería un completo idiota.

"... Un completo idiota," murmuró Fremy.

Pero Adlet no era el único tonto que ella conocía. Había sido tan necia como él.

Correcto, una idiota. Ciertamente no habrá ningún tonto tan grande como yo en ninguna otra parte del mundo.

Durante todos los dieciocho años de su vida no había hecho una sola cosa que no haya sido una locura.

Fremy pensó en su pasado y trató de digerir lo mucho de tonta que había sido.

Lo primero que le vino a la mente fue la noche en que Fremy había perdido todo. Era el momento en que había sido traicionada por la familia que creía que la había amado.


#


Golpeada por Chamo, Fremy se arrastró por las praderas, arrastrando su pierna que se había hecho trizas. Para no ser seguida por el rastro de manchas de sangre, detuvo a la fuerza el sangrado mediante el uso de la pólvora para cauterizar sus heridas. Le dolía tanto que le parecía que iba a desmayarse por el dolor.

Todos los compañeros que habían viajado con ella habían sido eliminados. El Kyoma cuya responsabilidad era transformar a Fremy en un ser humano. El Kyoma que se encargaba de dar cobertura con las cortinas de humo que producía. El Kyoma que podía manipular a los seres humanos para conseguir información para el grupo. Chamo los mató a todos.

Era mortificante.

Fremy había trabajado y entrenado muy duro para Tgurneu y su familia. Ella había aprendido a manejar un arma, hecho un sinnúmero de ejercicios de combate, y pulido sus habilidades como una Santa. Pero todo su trabajo había resultado inútil frente a un verdadero prodigio.

Chamo Rosso. La santa de los pantanos. Un monstruo de la naturaleza. Una chica que poseía el mayor poder sin tener que hacer algún trabajo duro para alcanzar dicho objetivo. Fremy no podía tolerar ser más débil que su adversario de esa manera.

"... Guu."

El cuerpo de Fremy se retorció de dolor. Sin embargo, ella siguió caminando.

Esto no ha terminado todavía, Fremy pensó. Todavía tengo mi rifle. Y todavía tengo los encantos que mi familia me dio.

Fremy había colocado una pequeña bolsa en su bolsillo. Dentro de los que estaban los objetos que para cualquier Kyoma podría ser basura, pero Fremy las había llevado con cuidado con ella durante mucho tiempo.

Los objetos eran: un diente que el lagarto blanco le había dado, un trozo de cáscara de la hormiga roja con la palabra lealtad tallado en ella, una de las plumas del ave de perforación, una sección de antenas de su madre, y un silbato para perros.

A pesar de que había perdido contra Chamo y fue herida, había escapado sin soltar esos recuerdos. Tenía la sensación de que sus lazos familiares conducirían a su victoria.

Mientras conserve esos recuerdos y tenga la unión que comparto con mi familia puedo luchar de nuevo. Y la próxima vez definitivamente ganare. Con esos pensamientos en su mente, Fremy fue capaz de mantenerse en movimiento.

Sin embargo, a pesar de sus sentimientos, ella no sería capaz de enmendar su error. Ella no podía dejar de pedir disculpas a todo el mundo.

Ella daría un paso enfrente de toda su familia y de los otros Kyoma y declararía que la próxima vez ella saldría absolutamente victoriosa.

Ella los haría prometer que no la llamaran una mestiza de nuevo si ella llegara a derrotar a Chamo. Ella los haría prometer que jamás atormentarían a su familia de nuevo. Ella saldría y diría que deseaba la paz entre todos y que no quería que su familia sea lastimada.

Mi familia probablemente estará decepcionada y lo más probable es que voy a ser sometida al desprecio de Tgurneu y los demás. Eso será más doloroso que cualquier otra cosa.

Todavía incapaz de pensar en las palabras adecuadas para pedir disculpas a toda su familia y a Tgurneu, Fremy logró llegar a su hogar en un rincón de las praderas.

Sin embargo, dentro de la cueva Fremy vio algo que no había estado esperando: Tgurneu.

Me pregunto cuántos años han pasado desde la última vez que nos vimos el uno al otro.

"Me disculpo. Traicioné sus expectativas y Chamo Rosso... "

"Te estás olvidando de los saludos," Tgurneu la regañó, interrumpiéndola a la mitad de la frase.

“Buenas noches Maestro Tgurneu, La luna se ve bien esta noche ".

Tgurneu suspiro y en aquel momento Fremy noto que su familia estaba detrás de él. El lagarto blanco y el pájaro que en múltiples ocasiones apoyaron a Fremy en sus batallas. Pero era raro ver a su madre y la hormiga roja. De hecho, tal vez era la primera vez que ellos habían abandonado el territorio de los Lamentos.

"Madre, hormiga roja, a que vinieron. Estoy feliz, pero... lo siento. Chamo... "

Probablemente vinieron a escuchar buenas noticias, pensó Fremy. A ella le dolía, ya que no podía darles buenas noticias.

"¿Es este el resultado de todo el esfuerzo que les tomó en criar a esta niña? No sólo ha venido arrastrándose de vuelta hasta aquí después de que perdió, se le han olvidado sus modales? Eso es lamentable, Fremy."

Parecía que Tgurneu ya sabía que había sido derrotada. Fremy se encogió un poco y escuchó sus regaños. Era la ley Kyoma que cualquiera que no fuese útil sería asesinado. El miedo a morir hacia temblar el cuerpo de Fremy.

"Le pedimos disculpas, Maestro Tgurneu," dijo la hormiga roja.

"Estamos tristes de decirlo... esto va más allá de nuestro poder", continuó el pájaro.

No es su culpa, pensó Fremy.

La hormiga roja había ayudado a Fremy con su formación de batalla sin parar. Y el pájaro había trabajado duro para recopilar información desde el mundo de los humanos. Todo era culpa de Fremy, por haber perdido.

"Ah, Fremy. ¿Por qué tuviste que regresar viva? ¿Te parecía que estábamos esperando ver a una sobreviviente perdedora? ", le preguntó la madre de Fremy.

Fremy se mordió el labio. Su madre había sido estricta, pero esta era la primera vez que ella había utilizado palabras tan duras con ella.

"¿Es que por ser una mestiza eres tan débil? Estoy bastante decepcionado ", dijo el lagarto blanco.

Mestiza era la palabra con la que se le llamaba a Fremy. Era una palabra que nunca había venido de la boca de su familia. Para que el lagarto blanco pronuncie una palabra así, debe de haber significado que Fremy había cometido un terrible fracaso.

"No es su culpa. Ellos hicieron todo bien. Ellos me dieron este amor y al menos lograron convertir a una persona defectuosa como yo en un Kyoma funcional”.

"Aprecio los elogios que les dices. Pero, el hecho es que no fueron capaces de dejar atrás ningún resultado... "

"Está bien. Y ahora todos van a ser castigados, …"

Fremy respondió de forma automática. "Maestro Tgurneu, por favor, sólo castígueme a mí... mi familia no hizo nada equivocado."

Pero al instante siguiente un reproche agresivo llego a sus espaldas.

"Cállate Mestiza! ¡No abras tu sucia boca! "Gritó el lagarto blanco.

¿He hecho que mi familia se enfade? Fremy se preguntó. Mestiza era una palabra que no quería volver a oír, y sin embargo, acababa de ser lanzada contra ella dos veces.

"Ella es repugnante. Lo único que dice es, castígame a mí.' Las palabras de un mestizo son repugnantes”.

Esta vez fue el ave quien hablo. Había sido el miembro más amable de su familia, pero incluso él la estaba llamando una mestiza.

"Ave, tu debes saber que un mestizo es una forma inferior de vida, no deberías esperar mucho."

Esto es raro, Fremy comenzó a pensar. ¿Esta es realmente mi familia? Ellos me detestan por completo. ¿Ellos son iguales que los otros Kyomas? Esto debe ser un sueño o algo así. ¿O serán seguidores de Cargikk disfrazados de su familia?

Pero Fremy no podía creer las siguientes palabras que vinieron de Tgurneu.

"Tú y sus seguidores son liberados de sus responsabilidades. No es necesario que sigan con Fremy. También pueden dejar de fingir que la quieren".

¿Qué era lo que quería decir con fingir? Mi familia me ha protegido durante toda mi vida. ¿Acaso su comportamiento había sido una farsa?

"Ah, qué alivio. No necesitamos estar asociados con esta mestiza sucia nunca más".

Fremy notó que sus pies estaban temblando. Ella no podía aceptar que lo que estaba ocurriendo delante de ella fuera real.

"Ha sido una responsabilidad difícil estar al lado de esta mestiza durante dieciocho años."

"¿Es eso así? Tienes mi alabanza por todo tu trabajo duro ", respondió Tgurneu.

"Sí. Lo que era repulsivo sobre esta mestiza era que ella nos había mostrado afecto. Y no quiero empezar con lo mal que se sentía... "

"Quizás esto fue algo probablemente difícil. Sin embargo, todo ha terminado ahora".

Esto no puede ser cierto, pensó Fremy. Mi familia sin duda me ama. Esa fue la única razón por la que fue capaz de sobrevivir. Es imposible que el amor sea una mentira.

"Está bien matarla. Dejen salir toda la rabia acumulada que han estado frenando ", dijo Tgurneu y toda su familia a la vez corrió hacia ella atacándola.

"No es verdad."

Fremy no esquivo o trato de bloquear sus ataques, y el pájaro apuñaló a Fremy con su pico mientras que la hormiga roja le mordía la pierna herida.

"Es una mentira, esto es mentira, esto es obviamente una mentira", Fremy gritó mientras empujaba a los dos Kyomas fuera de ella. Luego ella corrió fuera de su hogar.

Ella no podía recordar cómo pudo escapar. Lo único que Fremy podía recordar, fueron las palabras hirientes de su familia, sumergiendo a su corazón en una completa desesperación.

"¿La mestiza está huyendo demasiado lejos?"

"No vas a obedecer las órdenes del Maestro Tgurneu?"

Fremy había sido capaz de ser mucho más fuerte gracias a su familia, y ella había querido hacerse más fuerte con el único fin de protegerlos. Su familia la ayudó y así ella pudo tolerar el infierno que tuvo que pasar todos los días. Todo lo que había experimentado y hecho era porque ella había amado a su familia.

"¿De verdad piensas que te amamos?"

"Tú, en verdad pensaste que podríamos amar a alguien como tú."

Fremy había querido proteger a todos. Ella había pensado que, si podía hacerse mucho más fuerte, ella sería capaz de hacerlo. Sin embargo, todos los miembros de su familia habían tenido un sentimiento desagradable hacia ella.

"¡Monstruo!"

"No. Más que un monstruo, tu eres un inútil pedazo de basura. ¡Apresúrate y muere! "

¿Porque aún sigo luchando? ¿Por qué me hice fuerte? ¿Qué debería hacer ahora?

Incapaz de comprender, Fremy se topó con un matorral. Y mientras se tambaleaba por las ramas sosteniéndose con sus heridas manos, la hormiga roja y el pájaro apareció frente a ella.

"¡Hey!, hormiga roja, ave. Díganme una cosa."

Los dos Kyoma subieron lentamente el camino hacia ella, preparándose para contestarle de una manera repulsiva.

"¿Este era el plan del Maestro Tgurneu? ¿Hacerme sufrir solo era una orden de su parte? "

Esa era la última esperanza de Fremy. No tenía ni idea de por qué, pero esperaba que todo esto se debiera a que Tgurneu había pensado que era necesario tratarla así, por lo que su familia no tendría más remedio que obedecer.

De pronto ella veía a la distancia. Tgurneu estaba mirando a Fremy y a su familia. Y él estaba sonriendo.

"¿Era eso?" Fremy presiono.

"Ella es extraña, ¿no están de acuerdo?" Tgurneu le pregunto a la hormiga roja y al pájaro antes de acercarse a Fremy.

"¿Aun sigues creyendo te amamos? Los mestizos son criaturas raras, ¿eh? "

Fremy entonces oyó la risa de la hormiga roja y del ave. Ellos se burlaban de ella.

Y entonces Fremy ya estaba segura. Era cierto. Simplemente pretendieron amarme.

"….Se rieron de mí."

La hormiga roja y el pájaro arremetieron contra Fremy, y justo detrás de ellos Tgurneu los seguía de cerca.

"Se rieron. Ustedes se rieron de mí".

Fremy creo una bomba en su mano y la arrojo a la cara del pájaro, entonces ella esquivó el ataque de la hormiga roja y envolvió sus manos alrededor de su rifle.

El sonido de su familia burlándose de ella y el sonido de su muerte se quedaron grabados en sus oídos.

E incluso ella aun podía oírlos.

De pronto Fremy lanzó un grito de rabia contra Tgurneu. Pero lo que sucedió después había desaparecido por completo de su memoria.


#


No importa donde se mire, no existe nadie tan tonto como yo, pensó Fremy.

Sin darse cuenta de que su familia no la amaba de verdad ella había luchado devotamente para ellos. Sin tener ninguna razón para odiar a los humanos ella los había odiado. Y a pesar de que no era necesario matarlos, había matado a las Flores potenciales.

Incluso ella parecía ser una tonta sin esperanza. Sin embargo, lo que verdaderamente fue su acto más tonto fue lo que vino después: Fremy prometió vengarse de Tgurneu y llegó al territorio de los lamentos. Ella se había reunido con las Seis Flores y había luchado a su lado. Y en todo ese tiempo ella no había tenido la menor idea de que todo era una parte del plan de Tgurneu.

Todo había salido como Tgurneu lo había anticipado. De hecho, toda la existencia de Fremy se debía a Tgurneu. Incluso el hecho de querer vengarse probablemente se debía a las intenciones de Tgurneu.

"Mora, sólo porque digas que no haya ninguna gema capaz de producir aquel mensaje, eso no significa que haya alguna prueba de que estoy mintiendo," dijo Adlet.

Mora respondió, "Busqué si había otros Instrumentos santos, pero no encontré nada. Y esto no parece ser debido a los poderes de un Kyoma o de una Santa".

"¡Pero!"

Adlet seguía insistiendo en que las palabras de luz eran reales. Sin embargo, ni siquiera Fremy le creía.

No hay ningún sentido en escuchar esto, pensó.

"Basta. Estoy harta de esto ", dijo Fremy fríamente.

"Oye, no estarás pensando, por casualidad, que estária bien que mueras aquí o algo estúpido como eso, ¿verdad?", Le preguntó Adlet.

"Que importa si pensé eso."

"No sigas con eso por favor. Nunca voy a dejar que algo así suceda. Deberías entender que dejarte morir... es peligroso. ¿O piensas decir que no confías en mí? "

"... No estoy diciendo eso. Tranquilízate."

Al mismo tiempo que respondió puso su mano en su ropa. Ella entonces saco de forma delicada un pequeño bloque de madera.

Era el silbato para perros, uno de los recuerdos de buena suerte que su familia le había dado. Cada día cuando tenía que alimentar a su perro lo utilizaba. Su perro dormía alrededor de la casa, pero al oír el silbato siempre regresaría rápidamente moviendo la cola. Y en ese instante, Fremy se sentía más en paz que en cualquier otro momento de su vida.

Ella había tirado todos los otros recuerdos que su familia le había dado. Ella los rompió, los quemo con pólvora, y pateó las cenizas. El silbato para perros fue lo único que se llevó y lo mantuvo con ella todo ese tiempo.

Ella sabía que definitivamente no sería capaz de volver a verlo. Sin embargo, ella continuó aferrándose al silbato. Cuando ella venciera al Majin y tuviera éxito en su venganza, ella pensaba en llamar a su perro con el silbato.

Primero confirmaría que estuviera vivo y en caso contrario decidiría morir. Pero sabía que era un deseo que nunca se concedería.

Fremy lo dejó caer al suelo y lo pisó. El silbato para perros de madera dejó escapar un pequeño grito cuando se rompió.

Sus compañeros apenas inclinaron sus cabezas a un lado, incapaz de comprender lo que estaba haciendo.

"No voy a decir que nada pasara, pero decidí que voy a morir ahora. No importa lo que pienses decirme voy a matarme aquí mismo".

La cara de Adlet se llenó de desesperación y Rolonia sacudió la cabeza en desacuerdo, pero Fremy ya había tomado una decisión.

Ciertamente Tgurneu estaría feliz si Fremy seguía viviendo. Mientras que ella continuara viva lo más probable es que el continuara riéndose al no poder ser vencido.

Y Fremy no podía tolerar eso. Ni siquiera por un minuto. Ni por un segundo.

Probablemente la muerte de Fremy arruinaría una gran parte del plan de Tgurneu. O eso esperaba ella.

Ella aplastaría el plan que había trazado desde hace muchos años. Eso sería suficiente para satisfacer su venganza. No era la venganza completa que ella había deseado, pero por lo menos estaba satisfecha con el hecho de que ella podría morir.

Tiesamente Chamo hablo. “Si te vas a morir... Entonces... déjale el resto a Chamo ", dijo Chamo con una voz un poco dolida.

Mora y Goldof miraron al suelo como si se lamentaran que Fremy muriese. Nashetania y Dozzu también contemplaron a Fremy con miradas tristes en sus ojos.

Eso es inesperado, pensó Fremy. Ella había pensado que se pondrían un poco más felices.

"No", dijo Adlet y se acercó a Fremy. "¿Pero qué estás diciendo? Tú no quieres morir, ¿verdad? ¿Por qué no dices que quieres vivir? "

Adlet tendió la mano a Fremy, pero un instante después, un disparo resonó en el pasillo estrecho.

Si Adlet no hubiera logrado encorvarse y esquivar la bala entonces probablemente le hubiera       llegado directamente a su hombro.

"Voy a disparar si te acercas más."

En un instante Fremy volvió a cargar su rifle y apuntó firmemente en el estómago de Adlet.

"No pienso dejar que me protejas."

El rifle de Fremy permaneció directamente apuntando en el cuerpo de Adlet, mirándola fijamente con una mirada incrédula.


#


Al mismo tiempo, la fuerza principal de Tgurneu se dirigía hacia el Templo del Destino. Ya habían pasado las llanuras y montañas y ahora estaban demasiado cerca. Tgurneu, había tomado la forma de un lobo gigante y no caminaba por su cuenta, sino que se relajó encima de la parte posterior de una tortuga Kyoma.

"Las estrellas son hermosas hoy", dijo Tgurneu.

El especialista oscuro Número 2, alguien que podría llamarse el ayudante más cercano de Tgurneu, estaba en silencio a su lado.

"¿Qué pasa?"

"... .La Flor Negra... es importante."

Número 2 le hablo a Tgurneu en código de manera que tan solo los dos pudiesen entender. La existencia de la Flor Negra se mantuvo en secreto a la mayor parte de los Kyomas.

"Entiendo que todo avanza sin ningún problema. Sin embargo, me pregunto si está sucediendo algo que no habíamos esperado ... "

"Tú no entiendes," Tgurneu respondió en el mismo código, como para decir que número 2 estaba siendo un cascarrabias.

"Nadie puede defenderse contra acontecimientos inesperados. Más bien debemos estar preparados para lo que definitivamente va a suceder ".

"Pero…"

Número 2 parecía que estaba actuando de una manera desafiante hacia Tgurneu. Él era el único Kyoma que podrían expresar su opinión libremente a Tgurneu.

"Si sucede entonces sucede. No hay nada que podamos hacer al respecto ¿No crees que el séptimo debería empezar a moverse? Por el momento se ha mantenido tranquilo con las flores, pero pronto empezara a actuar para nosotros, por lo que tiene sentido para ellos venir aquí ", dijo Tgurneu y luego sonrió.

"Pase lo que pase, no será un problema. El séptimo se ocupará de todo. Y puedo decirlo porque creo demasiado en el séptimo".


#


Mientras tanto, el Especialista Número 30 había estado usando su habilidad auditiva para escuchar a escondidas la conversación de las Seis flores ' ".

"... ¿Qué debemos hacer, número 30?"

"Todavía no lo he decidido."

Los dos hablaban entre sí con la voz lo suficientemente baja para que Mora no pudiera escuchar.

Ellos no habían sido conscientes de un fragmento del plan de Tgurneu. Si Fremy era la Flor Negra y su muerte significaba la derrota de las fuerzas de Tgurneu entonces tenían que actuar rápidamente.

Pero, si el dejar que Fremy se matara era una trampa o si había algún otro objetivo entonces existía la posibilidad de que las acciones de los dos Kyoma arruinaran todo.

La fuerza principal Kyoma que Tgurneu había mandado aún estaba muy lejos y no había señales de que número 2, quien se encargaba de la función de dar las misiones de mayor importancia, se acercara. Los dos Kyoma sin poder llegar a una decisión simplemente siguieron esperando en el templo.

Un momento después los dos recibieron una orden. El séptimo: al que se le había dado una cresta falsa y se había infiltrado entre las Seis Flores les dio su misión.

El séptimo ordenó a los dos Kyoma matar a Fremy Speeddraw.

Y deshacerse de Adlet Maia si trataba de detenerlos.


Con la colaboracion de ChristianSPW


Anterior - Indice - Siguiente

7 comentarios:

  1. amo su página carnales, gracias

    ResponderEliminar
  2. Continúen, esto es la droga *0*

    ResponderEliminar
  3. Uds están traduciendo del ingles al español de nanodesu no cierto?
    Creo que prefiero la versión en inglés, tal vez porque la empecé en ingles o porque hay detalles que quedan mejor en inglés, debería aprender jap xD

    https://rokkathetranslation.wordpress.com/

    ResponderEliminar
  4. Para cuando el siguiente capitulo me emocione mucho

    ResponderEliminar
  5. gracias esta pagina es muy buena sigan haciendo lo hacen muy bien

    ResponderEliminar

Copyright © 2016 Espanipon | Designed With
Scroll To Top