Ir al contenido principal

Chaotic Sword God – Capítulo 173

Traducción al español: Valvrave.

Capítulo 173: La subasta de la bestia mágica clase 5


La sala tenía dos pisos de asientos, y en conjunto sumaban un total de 10.000 asientos. A ambos lados habían instaladas docenas de habitaciones para los invitados de honor (VIPs), cada una separada por una pared de cristal tintado. Desde el interior de éstas se podía ver claramente el exterior, pero nadie del exterior podía ver lo que ocurría en el interior.
En frente de todo se encontraba una plataforma de unos dos metros de alto en la cual serían subastados los artículos. Por el momento, un trozo de tela cubría la mayor parte del estand, haciendo que nadie fuera capaz de ver lo que se ocultaba debajo.
En un asiento relativamente aislado, Jian Chen se sentó tranquilamente y esperó a que la subasta comenzara. La gente a su alrededor también empezó lentamente a establecerse.
Después de un tiempo, la sala de subastas se llenó completamente, hasta último recodo estaba lleno de gente en pie.
Justo cuando se ocuparon los asientos finales y todo el mundo se había establecido, una erupción dorada de fuegos artificiales explotó en lo alto. Una plataforma oculta comenzó a ascender lentamente al mismo tiempo que el trozo de tela roja que cubría el estand era retirado. Los misteriosos artículos ocultos fueron revelados a toda la audiencia.
De pie, encima de la plataforma, había un anciano de unos 60 años y frente a él una mesa de madera pintada de rojo.
Los ojos del anciano barrieron la audiencia mientras aclaraba su garganta, y en voz alta anunció: “Honorables invitados, les doy las gracias a todos por participar en nuestra subasta anual de la Casa de Subastas Fénix Celestial. Yo, Xiu Gerong, seré el anfitrión de la subasta de este año. ¡Espero que hoy todos sean capaces de ver un artículo que deseen comprar!”
El anciano hizo una pausa para aclarar su garganta una vez más, y continuó hablando: “Este año, la Casa de Subastas Fénix Celestial ha vivido su mayor actividad del año. Esto es debido a que este año, subastaremos dos preciados artículos que previamente hemos estado anunciando. ¿Cuáles son estos artículos? Estoy seguro que muchas personas ya lo saben. Así que, no voy a perder más tiempo describiéndolos.”
“Bueno, a continuación, declaro oficialmente que la subasta ha comenzado…”
“No imaginé que el anfitrión de la subasta de este año tendría la fuerza de un Maestro Santo.” Jian Chen dijo para sí mismo. Cuando el anciano estaba hablando, utilizó su Fuerza Santa para magnificar su voz y que todos en la sala fueran capaces de oírlo.
Tras las últimas palabras del anciano, de repente diez hombres caminaron hacia la plataforma, rodeándola. Sus ojos miraban fríamente a la audiencia, como si presumieran de sus posiciones como guardaespaldas.
Después, una mujer joven y elegante apareció acercándose caminando desde atrás del estand. Con sus manos, levantó una bandeja cubierta por un paño rojo, y hábilmente se dirigió hacia el anfitrión. Con cuidado, dejó la bandeja sobre la mesa delante del anfitrión.
“Honorables invitados, empezamos la subasta con este primer artículo. ¿Cuál es este artículo oculto? Os lo voy a revelar a todos ustedes.” Dicho esto, el anfitrión extendió el brazo, agarró la tela y la rasgó bruscamente, dejando al descubierto una botella de jade del tamaño de la palma de una mano.
“El primer artículo es la píldora Cien Hierbas Milagrosas. Para los honorables invitados que no estén familiarizados con este artículo, se trata de una medicina difícil de encontrar que tiene el efecto curativo de un centenar de hierbas. ¡En cierto momento crítico, esta medicina puede llegar a ser tu salvavidas!”
“¡Esta botella contiene 5 píldoras de Cien Hierbas Milagrosas y tiene un precio inicial de 10 monedas púrpura! Cada nueva puja deberá añadir una moneda púrpura como mínimo a la anterior, ¡hagan sus ofertas!”
“¡11 monedas púrpura!”
“¡12 monedas púrpura!”
“¡13 monedas púrpura!”
“¡15 monedas púrpura!”
◆◆◆
Al momento que el anfitrión terminó de hablar, las personas de la audiencia, de inmediato, comenzaron a luchar por la píldora Cien Hierbas Milagrosas. Este medicamento tenía un fuerte efecto curativo que no solo podía curar heridas superficiales, sino también internas. Una vez que uno se traga esta píldora, las heridas se estabilizan rápidamente por sí solas. Aunque el efecto curativo seguía siendo muy inferior en comparación a la curación de un Maestro Santo Radiante, aún así seguía siendo bien recibido por todos. Los Maestros Santos Radiantes eran una especie rara en el Continente Tian Yuan, y con una identidad tan majestuosa, que sólo unos pocos clanes influyentes eran capaces tener al servicio a uno de ellos. Por lo tanto, las medicinas a base de hierbas fueron bien recibidas en el Continente Tian Yuan. A mayor efecto tengan sobre la curación, más caras eran.
Jian Chen sentado, observaba a las personas a su alrededor luchando por la medicina, mientras mostraba una leve sonrisa en su rostro. Aunque la píldora Cien Hierbas Milagrosas tuviera un fuerte efecto curativo, él podía controlar la Fuerza Santa Radiante al igual que un Maestro Santo Radiante, por lo que esta medicina le es completamente inútil.
Después de una batalla feroz, la botella con las píldoras Cien Hierbas Milagrosas se vendió al mejor postor por el precio de 28 monedas púrpura.
La gente empezó a pelear artículo tras artículo, especialmente por aquellos que eran raros y difíciles de conseguir. De entre todos estos artículos, ni uno solo fue de interés para Jian Chen.
Rápidamente, se hizo mediodía y los trabajadores de la casa de subastas repartieron almuerzos para todos los participantes. A pesar de ello, la subasta en sí no cesó, y se continuó subastando artículos.
Uno por uno, valiosos y raros “tesoros” se vendieron al mejor postor, y pronto, la subasta ya estaba llegando al punto final.
“Honorables invitados, el siguiente artículo será uno de los dos últimos a subastar este año, y es también uno de los artículos en los que todos están más interesados.” El anfitrión, de repente, dejó de hablar mientras sus ojos barrían la audiencia. Casi como si todo el mundo formara parte de una enorme conciencia colectiva, toda la audiencia estaba concentrada en el estand de enfrente.
El anfitrión comenzó a sonreír: “Se puede decir que estos artículos son los que todo el mundo ha estado esperando durante todo este tiempo. Así que, yo, el Mayor Xiu, no voy a decir nada más.
Justo cuando terminó de hablar, unos trabajadores moviéndose con pesadez se acercaron a la plataforma con una camilla. Tan pronto como aparecieron, toda la audiencia miró fijamente la camilla.
Había una enorme tela negra cubriendo la camilla, por lo que nadie podía ver lo que había debajo de ella. Sin embargo, se podía ver claramente un gran abultamiento en ella que permitió a muchos imaginarse lo que se escondía bajo la misma.

Los hombres bajaron lentamente la camilla sobre la mesa y salieron de la plataforma. Dando un paso hacia la mesa, el anfitrión se inclinó y puso una mano sobre la tela negra.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Overlord Volumen 12

Prólogo La sala del trono en Nazarick se encontraba perfectamente iluminada por las luces mágicas de los candelabros, mientras la enorme figura de Cocytus ante él, entregaba su informe.

Ainz Ooal Gown había reunido a la mayoría de los guardianes del piso, así como a Sebas por dos razones. Una era escuchar y evaluar su progreso. Y el otro…

"Los Lizardmen ... están muy ... agradecidos .... por ... los regalos ... concedidos ... por Ainz-sama. - terminó su informe Cocytus.

Overlord, Volumen 0, Capitulo 9

Capítulo 9: Las consecuencias de sus actos

Tick, tock. Tick, tock.

El hombre ociosamente pulgó el reloj plateado en su mano. Mientras lo hacía, sus ojos miraban hacia el horizonte, hacia el sol que debería aparecer allí pronto.

Overlord, Volumen 0, Capitulo 10

Capítulo 10: Los Dioses se reúnen
Ella había salido, para pedir a todos los dioses que volvieran a la Gran Tumba, por orden de su Maestro.

Ella, pálida y hermosa, vestida con los dones de lo divino, fue enviada a cumplir su voluntad.

Primero, a las ruinas de Villa Carne, donde la ira de un dios de los planos exteriores había aniquilado a los indignos. Allí, Bukubukukuchagama la Impecable trabajó para crear algo dentro del cráter ardiente, dando a luz cosas con nada más que su dulce y poderosa voz.