Ir al contenido principal

Chaotic Sword God – Capítulo 196

Traducción al español: Jorc.
Corrección: Valvrave.


Capítulo 196: Rosco

La fuerte luz blanca producida por la Fuerza Santa de Luz envolvió todo el cuerpo de Jian Chen mientras el extraño brillo entraba en su cuerpo. En este momento, todo su cuerpo estaba siendo curado.
Al ser de día, la luz de la Fuerza Santa de Luz era bastante difícil de ver, así que Jian Chen no tenía miedo de que el secreto de que podía usar la Fuerza Santa de Luz se descubriese. Incluso aunque alguien viniera, Jian Chen notaría de inmediato su presencia, deteniendo el flujo de la misma.
A estas alturas, el espíritu de Jian Chen estaba totalmente recuperado, así que cuando empezó a controlar la Fuerza Santa de Luz, la cantidad de tiempo que podía usarla y su calidad eran realmente altas. En dos horas, estaba casi totalmente recuperado.
Sin embargo, el usar la Fuerza Santa de Luz aun conllevaba pagar un precio. Como aún no estaba en óptimas condiciones, el usarla provocó que se sintiera un poco mareado y tenía una sensación continua de somnolencia.
Jian Chen siguió curándose durante todo el día. Cuando despertó la segunda mañana, se quedó en el calor de la cama para ocultar su estado.
Después de todo, el hombre que lo había salvado hace dos días vio lo serias que eran las heridas de Jian Chen. Si descubriera su estado actual, entonces la naturaleza de la Fuerza Santa de Luz de Jian Chen sería definitivamente descubierta. Incluso con la ayuda de medicinas, una herida tan seria como la que había recibido, definitivamente tardaría más de dos días en curarse.
Por esa razón, Jian Chen no quiso salir de la cama y escondió su cuerpo bajo las mantas. Mientras mantuviera oculto su secreto, no tendría problemas.
Sabía que un Maestro Santo Radiante era raro en el continente Tian Yuan. Si su secreto fuera revelado, estaría constantemente preocupado por la gente.
Acostado en la cama, Jian Chen se curaba silenciosamente usando la Fuerza Santa de Luz. En los pasados dos días el hombre le había dado algunas hierbas para ayudarlo a curarse, pero actualmente estaba sin Fuerza Santa; la espada radiante dentro de su dantian se había oscurecido también.
Rápidamente, llegó la tarde, y Jian Chen pudo oler un aroma de comida esparciéndose en la habitación.
“¡Creak!”
En ese momento, la puerta de madera de la habitación se abrió y el hombre de mediana edad entró, deteniéndose junto a la cama.
Viendo los ojos cerrados de Jian Chen, el hombre dejó salir un suspiro y murmuró:
“Uff, ha estado durmiendo otros dos días sin despertarse para comer ni una sola vez. Con esas heridas tan graves, no sé cuánto durará. Es realmente desafortunado que en este pobre poblado no haya ninguna medicina mejor.”
El hombre sacudió la cabeza sin poder hacer nada antes de salir de la habitación.
“¡Señor!”
De repente, una voz débil se escuchó detrás de él. El hombre se puso rígido antes de darse la vuelta para mirar a Jian Chen y gritar alegremente.
“¡Chico, finalmente despertaste! Después de que volvieras a quedarte inconsciente, tenía miedo de que nunca despertaras de nuevo.”
Oyendo eso, Jian Chen sonrió.
“Lo siento, he dejado que se preocupe.”
“No te preocupes, mientras estés despierto, todo está bien. Por lo menos tu vida sigue estando sana y salva. ¡Cierto! No has comido nada en dos días, estoy seguro de que estás hambriento. Déjame traerte algo de comer.”
Con eso, el hombre se dio la vuelta y salió de la habitación una vez más.
Rápidamente, trajo un bol de arroz caliente junto a un plato de carne.
“Estamos en un pequeño pueblo de montaña, así que lo mejor que podemos conseguir normalmente es carne de las bestias salvajes que encontramos en las montañas. Ya que estás herido, lo mejor será que comas algo de carne para curarte bien.”
“Se lo agradezco enormemente”. Dijo Jian Chen mientras se levantaba lentamente de la cama.
Al ver sus movimientos, el hombre instantáneamente se apresuró.
“¡Hey! ¡No te muevas! Estás herido y moverte solo hará que empeores.”
Con eso, dejó la comida en la mesa y fue a sujetar a Jian Chen.
Jian Chen sonrió.
“Aunque estoy herido, después de dos días de descanso, mi estado se ha estabilizado. Moverse solo un poco no es un problema ahora.”
Viendo que Jian Chen no tenía problemas para sentarse lentamente, el hombre tenía una mirada de admiración en su rostro.
“Jovencito, realmente tienes una fuerza considerable para poder sentarte tan pronto después de tales heridas tan graves.”
Jian Chen miró al hombre con una profunda mirada.
“Señor, parece que usted es bastante extraño. Seguro que alguna vez también viajó por el continente, ¿verdad?”
“¡Uff!”. El hombre soltó un suspiro como si las palabras de Jian Chen le hubieran golpeado fuertemente. Su rostro había tomado una expresión triste.
Después de un momento de silencio, el hombre habló una vez más:
“Para serte sincero, hace 10 años, también era un mercenario del nivel de un Maestro Santo medio. Viajé con unos cuantos compañeros que sufrieron fuego y lluvia conmigo, pero un día, mientras transportábamos un valioso cargamento, nos encontramos con un grupo de bandidos. Este acontecimiento cambió mi vida para siempre.”
“Aquel grupo de bandidos era realmente fuerte. Después de una feroz batalla expulsamos a los bandidos, pero nuestro lado pagó un alto precio. Mi Arma Santa fue destruida por un poderoso bandido, y aunque no morí, perdí mi habilidad para cultivar y toda mi fuerza. No era más que un lisiado, vine a este pueblo para aislarme del mundo.”
Oyendo eso, Jian Chen no dijo nada más, podía entender completamente las emociones en el corazón del hombre. Pasar de ser un mercenario que viajaba por el Continente Tian Yuan a convertirse en un lisiado que no podía cultivar, este era un tormento cruel que incluso los más ambiciosos preferirían morir a seguir viviendo con ese sufrimiento.
Con eso, Jian Chen continuó charlando con el hombre mientras comía. Mientras hablaban, Jian Chen averiguó el nombre del hombre – Rosco.
Rosco tenía unos 40 años. Desde que su Arma Santa se rompió y se convirtió en un lisiado, llegó al pueblo y se casó con una mujer de un pueblo cercano. Tenían un hijo y una hija, ambos de 10 años.
Después de eso, Jian Chen continuó viviendo temporalmente en su casa. Sin embargo, no mencionó que sus heridas estaban completamente curadas, así que siguió acostado en cama todo el día. Rosco lo dejó descansar la mayor parte del tiempo. Pero, en secreto, Jian Chen se sentaba y continuaba refinando su Fuerza Santa.
Aunque Jian Chen había pasado muchos días refinando su Fuerza Santa en Ciudad Fénix, todavía no se había deshecho completamente de los efectos secundarios de usar núcleos de monstruo para cultivar.


En un abrir y cerrar de ojos, Jian Chen había estado residiendo en el pueblo por medio mes. En ese medio mes, Rosco mostraba un mayor respeto hacia Jian Chen y solía dejarlo descansar; a excepción de cuando le traía comida dos o tres veces al día.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Overlord Volumen 12

Prólogo La sala del trono en Nazarick se encontraba perfectamente iluminada por las luces mágicas de los candelabros, mientras la enorme figura de Cocytus ante él, entregaba su informe.

Ainz Ooal Gown había reunido a la mayoría de los guardianes del piso, así como a Sebas por dos razones. Una era escuchar y evaluar su progreso. Y el otro…

"Los Lizardmen ... están muy ... agradecidos .... por ... los regalos ... concedidos ... por Ainz-sama. - terminó su informe Cocytus.

Overlord, Volumen 0, Capitulo 9

Capítulo 9: Las consecuencias de sus actos

Tick, tock. Tick, tock.

El hombre ociosamente pulgó el reloj plateado en su mano. Mientras lo hacía, sus ojos miraban hacia el horizonte, hacia el sol que debería aparecer allí pronto.

Overlord, Volumen 0, Capitulo 10

Capítulo 10: Los Dioses se reúnen
Ella había salido, para pedir a todos los dioses que volvieran a la Gran Tumba, por orden de su Maestro.

Ella, pálida y hermosa, vestida con los dones de lo divino, fue enviada a cumplir su voluntad.

Primero, a las ruinas de Villa Carne, donde la ira de un dios de los planos exteriores había aniquilado a los indignos. Allí, Bukubukukuchagama la Impecable trabajó para crear algo dentro del cráter ardiente, dando a luz cosas con nada más que su dulce y poderosa voz.