Ir al contenido principal

Chaotic Sword God – Capítulo 197

Traducción al español: Jorc.
Corrección: Valvrave.


Capítulo 197: Pequeña aldea de montaña


Diez días después, Jian Chen finalmente pudo salir de la cama y levantarse. Al mirar hacia abajo y ver la ropa que llevaba puesta, se dio cuenta de que ésta era la que Rosco normalmente usaba, ya que a Jian Chen le quedaba bastante grande.
Sacó un nuevo conjunto de ropa de su cinturón espacial, se quitó la ropa vieja de Rosco e inmediatamente se puso el nuevo conjunto. Luego, con una expresión llena de shock, se dio cuenta de que le había pasado algo a su piel.
Su piel normalmente pálida ya no era blanca. Había cambiado una vez más a un color rojo como cuando las Mil Inmunidades habían avanzado a la primera etapa. Era todo un espectáculo para la vista.
Viendo el color de su piel, Jian Chen se quedó inmóvil durante un rato. Al ver algo tan extraño como esto, incluso después de experimentarlo una vez por un breve momento, Jian Chen aún estaba confuso.
Después de eso, se despertó del shock y meditó sobre toda la información relevante que había obtenido.
“El antiveneno de la Serpiente Rayada de Oro y Plata sólo debería volver roja mi piel por unos momentos hasta finalmente fusionarse. ¿Podría ser que mientras he estado descansando durante estos 10 días, las Mil Inmunidades finalmente alcanzaron un estado perfeccionado?”. Jian Chen pensó con cierta felicidad.
Desde el momento en que absorbió el antiveneno de la sangre de la Serpiente Rallada de Oro y Plata hasta ahora, había pasado un año. Sus Mil Inmunidades habían alcanzado un estado perfeccionado. Ahora finalmente podía decir que tenía las Mil Inmunidades.
“A partir de ahora, no tengo que temer ningún otro veneno que pueda encontrarme, siempre y cuando no supere en toxicidad al veneno de la Serpiente Rallada de Oro y Plata.”
Jian Chen pensó felizmente. A lo largo de todo el continente Tian Yuan, el veneno de la Serpiente Rayada de Oro y Plata podía considerarse como uno de los más tóxicos. Todos sabían cómo de tóxica era su naturaleza, y no había muchos otros venenos que pudieran superarlo, y que por lo tanto, eran incluso más raros de encontrar.
“Según los libros, después de alcanzar un estado perfeccionado, las Mil Inmunidades pondrán la piel roja durante un mes antes de volver a su color original. Pero los libros no decían que mi piel se pondría tan roja.”
Jian Chen murmuró para sí mismo. Era una lástima que no tuviese un espejo, de lo contrario podría haber visto como de roja se había puesto su cara.
Después de cambiarse de ropa, Jian Chen dobló la ropa de Rosco y la colocó al lado de la cama antes de salir.
Con un crujido, Jian Chen abrió la vieja puerta de madera contemplando como la luz solar se esparcía por la habitación, iluminándola decentemente.
En ese momento el sol ya estaba en su punto más alto, lo que significaba que era mediodía. Fuera de la habitación había un pequeño patio que tenía un montón de telarañas por todo el suelo. Justo diagonalmente de donde estaba Jian Chen había algunas casas de madera, y otra choza ruinosa a cierta distancia. Bajo el sol, unos cuantos niños corrían por los alrededores riéndose mientras jugaban.
Saliendo de la casa de madera en la que había vivido durante medio mes, Jian Chen finalmente vio como era este lugar. Era una pequeña aldea en las montañas que tenía más casas de las que podía ver, pero no veía a los habitantes.
“Rosco, hoy la cosecha ha sido bastante buena. Todavía estamos en la tarde y ya hemos cazado dos bestias salvajes, esto será suficiente para alimentar a toda nuestra aldea por unos cuantos días.”
“Bueno, parece que no necesitaremos ir de caza mañana, podremos comer y divertirnos al menos un par días para relajarnos.”
“Si nuestra suerte en el futuro fuese tan buena como hoy, entonces seguramente será bastante confortable.”
Los sonidos de dos personas charlando llegaron a oídos de Jian Chen, se giró hacia ellos, viendo a Rosco y a otras pocas personas caminando desde lejos. Sobre los hombros de dos hombres cargaban los cuerpos de unas bestias salvajes gigantes. Solo mirando a una de esas bestias se sabía que pesaban unos cien kilos como mínimo.
En ese momento, Rosco se había dado cuenta de que Jian Chen estaba de pie delante de ellos. Con un grito lejano, le saludó:
“¡Hey, jovencito! ¿Tus heridas ya están los suficientemente curadas para caminar?”
Jian Chen sonrió y dijo:
“Le agradezco su preocupación. Después de aplicar tanta y tan buena medicina durante todos estos días, mis heridas ya casi se han curado completamente.”
Los compañeros de Rosco finalmente miraron hacia Jian Chen por unos momentos, antes de que una persona sonriera.
“Rosco, he oído que hace un tiempo salvaste a un hombre en el río. ¿Podría ser esta la persona que salvaste?”
Rosco asintió con la cabeza mientras sonreía. Rápidamente todos ellos llegaron junto a Jian Chen mientras Rosco le señalaba.
“Este jovencito es Jian Chen, aunque sea bastante joven de edad, no deberías subestimarlo en absoluto. Casi pierde su vida, con esas heridas tan graves creí que moriría. Nunca imaginé que tan solo unos días más tarde, estaría aquí, de pie frente a nosotros totalmente recuperado. Es algo que incluso yo no sería capaz de hacer.”
“Oh, ¿es eso cierto? Este pequeño no se ve tan increíble.”
Oyendo eso, unos cuantos hombres abrieron sus bocas riéndose, pero era todo con buenas intenciones.
Rosco miró a Jian Chen.
“Joven, déjame que te los presente. Este hombre de aquí es Fang Yungang, este otro es Cheng Liran, y el de ahí se llama Qiu Chujie.
Jian Chen sonrió mientras juntaba sus manos en señal de saludo hacia estos tres hombres.
“¿Estás de vuelta? ¡Oh! ¡Parece que su cosecha hoy fue bastante buena, habiendo cazado dos bestias salvajes en tan corto tiempo!”
En esto, la voz de una mujer se oyó desde atrás mientras, una mujer con ropa simple y con una cara que se veía ordinaria, salía de una de las casas.
“Joven, ven. Déjame presentarte un momento.”
Rosco dio unas palmadas el hombro de Jian Chen mientras señalaba a una mujer de mediana edad que venía hacia ellos.
“Esta es mi esposa, Fang Hui.”
“¡Encantado de conocerla, señora!”
Jian Chen la saludó con respeto. Era la primera vez que Jian Chen había visto como era la esposa de Rosco, incluso después de haber estado medio mes en su casa, solo había oído el sonido de su voz.
Fang Hui miró la cara de Jian Chen y sonrió:
“Que joven tan guapo, hace mucho que sé acerca del joven que rescató Rosco, pero esta es la primera vez que te veo. No pensé que serías un joven tan guapo, pero ¿por qué tu cara está tan roja?”
“Ah, ¡es verdad! Joven, durante los últimos días he notado que tu cara se ha estado volviendo cada vez más roja, ¿seguro que estás bien? ¿Tus heridas te provocaron algún tipo de enfermedad?”. Preguntó Rosco con preocupación.
“No se preocupe, señor. Deben ser los efectos secundarios de la medicina que usé, estaré bien”. Jian Chen despreocupó a Rosco.
“Ah, eso es bueno entonces”. Rosco se calmó antes de continuar hablando:

“Es hora de comer. Joven, ya que te has recuperado, ¿por qué no vienes a comer con nosotros?”

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Overlord Volumen 12

Prólogo La sala del trono en Nazarick se encontraba perfectamente iluminada por las luces mágicas de los candelabros, mientras la enorme figura de Cocytus ante él, entregaba su informe.

Ainz Ooal Gown había reunido a la mayoría de los guardianes del piso, así como a Sebas por dos razones. Una era escuchar y evaluar su progreso. Y el otro…

"Los Lizardmen ... están muy ... agradecidos .... por ... los regalos ... concedidos ... por Ainz-sama. - terminó su informe Cocytus.

Overlord, Volumen 0, Capitulo 9

Capítulo 9: Las consecuencias de sus actos

Tick, tock. Tick, tock.

El hombre ociosamente pulgó el reloj plateado en su mano. Mientras lo hacía, sus ojos miraban hacia el horizonte, hacia el sol que debería aparecer allí pronto.

Overlord, Volumen 0, Capitulo 10

Capítulo 10: Los Dioses se reúnen
Ella había salido, para pedir a todos los dioses que volvieran a la Gran Tumba, por orden de su Maestro.

Ella, pálida y hermosa, vestida con los dones de lo divino, fue enviada a cumplir su voluntad.

Primero, a las ruinas de Villa Carne, donde la ira de un dios de los planos exteriores había aniquilado a los indignos. Allí, Bukubukukuchagama la Impecable trabajó para crear algo dentro del cráter ardiente, dando a luz cosas con nada más que su dulce y poderosa voz.