Ir al contenido principal

Chaotic Sword God – Capítulo 205

Traducción al español: Jorc.
Corrección: Valvrave.

Capítulo 205: Dejando la Aldea Huang



Con la adición de Ming Dong, Jian Chen ya no podía considerarse el más nuevo de los Mercenarios de Llama. En el pasado, su fuerza había sido insuficiente, pero ahora que era un Gran Maestro Santo y tenía la ayuda de los Espíritus Espada violeta y azul, incluso si fuera contra un Maestro Santo Terrenal, sería capaz de pelear con él. Así que, lentamente, estaba aumentando la fuerza de los Mercenarios de Llama.
Después, Jian Chen permaneció en la Aldea Huang otros dos días. En esos días, se estuvo despidiendo y se preparaba para dejar la aldea.
En la casa de madera, Ming Dong continuó recuperando su fuerza. Viendo a Jian Chen apoyado contra la pared, dijo:
“Jian Chen, cuando esté totalmente recuperado, dejaré la Aldea Huang y si no has regresado, te buscaré.”
Jian Chen murmuró:
“He usado todas las hierbas que tenía, así que todo lo que falta es que te cures poco a poco. Estimo que en un mes estarás completamente recuperado. Por ahora, iré a ocuparme de algunos asuntos personales. Regresaré en un mes, así que, por ahora, solo descansa.”
Sacando un cinturón espacial y ocho núcleos de monstruo de clase 4 junto con algunas monedas púrpuras.
“Si te curas y no aun no estoy de vuelta, entonces, cultiva con esto. con tu talento y estos núcleos de monstruo de clase 4, tu fuerza se disparará rápidamente. Si no regreso por un largo tiempo, siéntete libre de irte solo.”
Viendo a Jian Chen sostener esos ocho núcleos de monstruo de clase 4, la cara de Ming Dong se sobresaltó. Núcleos de monstruo de clase 4 eran muy costosos, por lo que nunca había usado ninguno. Solo de pensar en cómo estuvo a punto de perder la vida por un núcleo de monstruo de clase 4, lo tenía un poco traumatizado. Así que cuando Jian Chen había sacado tantos núcleos de monstruo de clase 4 para que él cultivara, sentía que no podía entender semejante generosidad.
Tomando un profundo respiro y calmando la furia de su corazón, su mano temblaba mientras se acercaba para agarrar los objetos que le ofrecía. Con una mirada compleja, dijo,
“Las palabras no son suficientes para agradecerte, pero en resumen, yo, Ming Dong, recordaré tu amabilidad.”
Ming Dong era una persona que recordaba sus deudas. Jian Chen le había salvado la vida y le había regalado tantos objetos preciosos, así que, en el corazón de Ming Dong, tenía la resolución de seguir a Jian Chen con determinación. Sabía que de no ser por Jian Chen, no sería capaz de ver la luz del día nunca más. Además, Jian Chen ya era un Gran Maestro Santo a tal joven edad; eso hablaba plenamente de su talento de cultivo. Seguir a tal persona no sería nada perjudicial en absoluto.
Después de planear las cosas con Ming Dong, Jian Chen no se quedó en la aldea Huang, inmediatamente dejó la aldea en la que se había quedado durante los últimos meses.
La aldea Huang estaba muy lejos de cualquier otro lugar y había montañas rodeándola, lo que significaba que había muy pocas personas. Siguiendo las instrucciones de Rosco y el jefe de la aldea, se dirigió en una dirección determinada fuera de la cordillera de montañas.
Con el tiempo, Jian Chen se había encontrado con multitud de aldeas como la Aldea Huang. En esas montañas había un montón de ellas.
Mientras caminaba, Jian Chen grabó en la memoria el camino de regreso a la aldea Huang. No quería perderse, ya que quería reunirse con Ming Dong después de acabar sus asuntos personales. Encontrar una aldea tan pequeña en el continente sería extremadamente difícil. Así que en caso de que olvidase el camino intentaría recordar cada detalle lo mejor posible.
No había ninguna bestia salvaje en la cordillera de montañas, y las bestias mágicas eran raras también. Así que Jian Chen podía pasear por las cordilleras de montañas durante un día sin ver más de dos bestias mágicas de clase 1.
Esta cordillera de montaña era excepcionálmente grande, y Jian Chen no sabía si aún se encontraba en el Reino Viento Azul después de caerse del acantilado y entrar al río.
Jian Chen continuó caminando hasta que el cielo se oscureció, deteniéndose en un campo abierto. En la noche, el acantilado de una montaña cercana colgaba sobre su cabeza mientras la luz de la luna se dispersaba e iluminaba la zona.
Caminando un poco más lejos, conoció un grupo de mercenarios refugiándose de la noche. Había un campamento de veinte carpas con una hoguera pequeña iluminando el cielo en medio de él.
Caminando lentamente hacia el grupo de mercenarios hasta que estaba a menos de cien metros de ellos, Jian Chen no se molestó en ocultar sus pasos, así que el sonido de caminar y el crujido de la hierba alertaron instantáneamente a los mercenarios.
“¿Quién está ahí?”
Una voz gritó en alto y despertó a los mercenarios durmiendo. Inmediatamente, el campamento previamente calmado entró en un alboroto mientras un gran grupo de hombres cargaron y rodearon a Jian Chen.
Debido a que la luz de la luna estaba justo detrás de Jian Chen, solo podían distinguir su figura, pero al solo ver una única persona, la cara de todo el mundo se alivió un poco.
“¿Quién eres? ¡Di tu nombre!”
Un mercenario le gritó a Jian Chen
Jian Chen se detuvo a tan solo veinte metros de distancia del grupo de mercenarios que lo rodeaban.
“Solo soy un simple viajero que se ha perdido, ¿quizás podríais dejarme un mapa?”
Todos los mercenarios lo miraron con una cara extraña sorprendida antes de que otro mercenario le hablara,
“¿De dónde vienes y hacia dónde vas?”
Jian Chen vaciló un momento antes de responder:
“Antes de contestar, ¿es posible que me digáis si todavía estoy en el Reino Viento Azul?”
El grupo de mercenarios ahora estaba mirando a Jian Chen totalmente en shock.
“Así es, este es el Reino Viento Azul”. Respondió un mercenario robusto.
Al enterarse de que aún estaba en el Reino Viento Azul, Jian Chen tenía una mirada emocionada en su cara,
“Eso es bueno. Estoy buscando la ciudad de clase 3, Ciudad Despertar. Si alguien de aquí tiene la dirección, estaría muy agradecido.”
“¿Qué, vas a Ciudad Despertar?”
Una persona preguntó sorprendido. Como los demás, estaba mirando fijamente a Jian Chen de forma extraña.
Viendo la expresión en la cara de todos, Jian Chen estaba confuso
“¿Hay algún problema?”
“No hay problema, jaja. Así que es así, también nos dirigimos a Ciudad Despertar; no pensé que conocería a alguien más dirigiéndose a la misma dirección.”
Una persona se rio.
“Ya que todos vamos a Ciudad Despertar, deberías venir con nosotros. Aún hay un buen trecho hasta Ciudad Despertar, y el camino todavía es peligroso, una persona más es una persona más en la que confiar después de todo.”
El hombre robusto se echó a reír con una expresión amistosa.
“El capitán tiene razón. Aún hay un largo camino hasta llegar a Ciudad Despertar, si vas solo, será bastante peligroso así que lo mejor es que vengas con nosotros.”
Un hombre de cuarenta años le habló a Jian Chen.
Jian Chen vaciló un momento antes de asentir con la cabeza.

“Está bien, entonces. Si a nadie le importa, entonces compartiremos el camino. Es bastante afortunado que os haya conocido. No soy familiar con estos caminos, así que me habría perdido.”

Comentarios

Entradas populares de este blog

Overlord Volumen 12

Prólogo La sala del trono en Nazarick se encontraba perfectamente iluminada por las luces mágicas de los candelabros, mientras la enorme figura de Cocytus ante él, entregaba su informe.

Ainz Ooal Gown había reunido a la mayoría de los guardianes del piso, así como a Sebas por dos razones. Una era escuchar y evaluar su progreso. Y el otro…

"Los Lizardmen ... están muy ... agradecidos .... por ... los regalos ... concedidos ... por Ainz-sama. - terminó su informe Cocytus.

Overlord, Volumen 0, Capitulo 9

Capítulo 9: Las consecuencias de sus actos

Tick, tock. Tick, tock.

El hombre ociosamente pulgó el reloj plateado en su mano. Mientras lo hacía, sus ojos miraban hacia el horizonte, hacia el sol que debería aparecer allí pronto.

Overlord, Volumen 0, Capitulo 10

Capítulo 10: Los Dioses se reúnen
Ella había salido, para pedir a todos los dioses que volvieran a la Gran Tumba, por orden de su Maestro.

Ella, pálida y hermosa, vestida con los dones de lo divino, fue enviada a cumplir su voluntad.

Primero, a las ruinas de Villa Carne, donde la ira de un dios de los planos exteriores había aniquilado a los indignos. Allí, Bukubukukuchagama la Impecable trabajó para crear algo dentro del cráter ardiente, dando a luz cosas con nada más que su dulce y poderosa voz.