Ir al contenido principal

Chaotic Sword God – Capítulo 206

Traducción al español: Jorc.
Corrección: Valvrave.

Capítulo 206: Mercenarios Espíritus Leales

Después de eso, Jian Chen continuó viajando con el grupo mercenario y hablando con ellos. Inconscientemente Jian Chen y el grupo mercenario se hicieron más cercanos mientras que al mismo tiempo, Jian Chen aprendía una o dos cosas sobre el grupo.
El grupo mercenario se llamaba Mercenarios Espíritus Leales y tenía alrededor de ochenta miembros. Aparte de su capitán que tenía la fuerza de un Maestro Santo pico y otros cinco que eran Maestros Santo expertos, todos los demás eran desde Santos hasta Gran Santos.
A medida que anochecía, Jian Chen y los Mercenarios Espíritus Leales solían hablar durante un tiempo antes de retirarse, pero Jian Chen siempre sacaba su tienda de su cinturón espacial y luego dos núcleos de monstruo para pasar el resto de la noche cultivando.
Como de costumbre, la energía en los núcleos de monstruos era absorbida por Jian Chen a un ritmo alarmante. Aunque la única diferencia era, que ahora, en el momento en el que la energía entraba en su cuerpo, automáticamente se precipitaba hacia los Espíritus Espada violeta y Azul en su Danian, sin que ni una sola gota se dirigiera al cuerpo de Jian Chen para refinarla.
En este momento, ambos Espíritus Espada estaban especialmente débiles. Su fuerza no estaba ni de lejos en su pico, por lo que Jian Chen no se apresuró intentando mejorar su fuerza. En su lugar, eligió darle toda la energía que absorbía a los Espíritus Espada violeta y azul para ayudarlos a recuperarse. Ya que podía tomar prestado el poder de los Espíritus Espada, primero quería fortalecerlos para así poder usar un poder aún más fuerte.
Ahora que Jian Chen era un Gran Maestro Santo, no tenía demasiada prisa para mejorar su fuerza de nuevo. Aunque los elementos salvajes de la energía de los núcleos de monstruo eran rápidamente absorbidos por los Espíritus Espada, cultivar de esa manera, solo lo llevaría a una fundación inestable y afectaría su fuerza.
Los Espíritus Espada violeta y azul habían tomado la energía a un ritmo más rápido; incluso más rápido que el ritmo de absorción original de Jian Chen. Un solo núcleo de monstruo de clase 4 sería completamente asimilado por los Espíritus Espada en dos horas.
Dando un profundo suspiro, Jian Chen se sorprendió por la rapidez a la que los Espíritus Espada estaban absorbiendo la energía de los núcleos de monstruo. No sabía cuánto le costaría recuperarse a los Espíritus Espada, pero la velocidad a la que tomaban la energía superó la suya propia. Con un núcleo de monstruo de clase 4 desapareciendo completamente en dos horas, Jian Chen solo podía sorprenderse ante esta velocidad.
Después de todo, los núcleos de monstruo de clase 4 no eran como los núcleos de monstruos de clase 3. Si tardaba dos horas en absorber completamente un núcleo de monstruo de clase 3, entonces Jian Chen aceptaría los resultados de mala gana. ¿Pero con un núcleo de monstruo de clase 4? Jian Chen no podía permitirse el lujo de tener este tipo de resultado. A pesar del hecho de que podía matar una Bestia Mágica de clase 4 sin ningún problema, no eran tan abundantes como las Bestias Mágicas de clase 3 o clase 2.
“Ai… se tarda dos horas en absorber un núcleo de monstruo de clase 4, y con veinticuatro horas que tiene el día, significa que puedo absorber completamente doce núcleos de monstruo de clase 4. Que gran desperdicio.”
Jian Chen suspiró mientras fruncía las cejas juntas.
La noche era muy tranquila en el campamento, aunque ocasionalmente había algún sonido extraño.
◆◆◆
Por la mañana, el sol teñía la tierra de un rojo brillante mientras los Mercenarios Espíritus Leales empacaban sus tiendas mientras charlaban. Poco después, la hoguera cobró vida con un sonido crujiente.
En su tienda, Jian Chen abrió lentamente los ojos y salió de su estado de meditación de cultivo. Saliendo de la tienda, los ojos de Jian Chen barrieron los alrededores.
Viendo solo a unos cuarenta hombres moviéndose y hogueras iluminando mientras recogían las tiendas, se dio cuenta de que algunos ya estaban montando los caballos listos para salir.
En algunas otras tiendas, los hombres salían arrastrándose lentamente de ellas medio dormidos. Algunos de ellos bostezaban continuamente, señal de su falta de sueño.
Sacudiendo lentamente la cabeza, Jian Chen comenzó a empacar su tienda.
“¡Hey, Jian Chen! ¿Dormiste bien esta noche?”
De repente, una voz profunda le gritó desde atrás. Ante la voz, Jian Chen volteó la cabeza hacia atrás solo para ver a un hombre robusto acercándose.
El hombre era alguien que Jian Chen reconoció. Era el líder de los Mercenarios Espíritus Leales, Hudolf.
“¡Ah, muy bien, sí!”
Jian Chen respondió con una sonrisa, aunque anoche, no había pegado ojo. Para ser exactos, desde que era joven, normalmente Jian Chen nunca dormía. Desde que se convirtió en un Santo, empezó a dormir cada vez menos y generalmente pasaba la noche cultivando.
Dormir no era más que una pérdida de tiempo. Aunque dormir era necesario para recuperarse, cuando una persona duerme, su cabeza se queda en blanco. En este mundo de espíritus y sueños, una persona no sería capaz de sentir el paso del tiempo, una persona normal perdería ese tiempo durmiendo. Un cultivador podía entrar en estado de meditación y recuperar su espíritu aquí. Con este método, no solo recuperaría el espíritu, sino que también lo haría más rápido que durmiendo.
Dormir era sólo una forma de recuperar espíritu. Los expertos fuertes del mundo serían capaces de estar día y noche sin dormir.
Después de desayunar temprano, los Mercenarios Espíritus Leales se pusieron en marcha inmediatamente. Jian Chen no tenía una montura, por lo que en su lugar subió en una caravana llena de gente camino a Ciudad Despertar.
En un instante, Jian Chen había viajado con los Mercenarios Espíritus Leales un día entero. En ese tiempo, Jian Chen había charlado y profundizado su amistad con todos ellos.
En ese momento, Jian Chen estaba sentado en la caravana llena de gente con los ojos cerrados antes de abrirlos lentamente
Mirando hacia fuera con una mirada fría, dijo
“Tened cuidado, hay movimiento delante. Debe ser una Bestia Mágica.”
Oyendo la advertencia de Jian Chen, el grupo se detuvo mientras cada uno de ellos miraban fijamente hacia delante. Sin embargo, no importaba cuanto tensaran sus ojos, solo podían ver una llanura vacía delante de ellos sin nada extraño.
“¡Jian Chen, eres demasiado susceptible! todo es normal, no hay ningún movimiento.”
Un mercenario le dijo en respuesta con un gruñido.
“Si, Jian Chen, ese tipo de cosas no se deben decir tan casualmente. Si en el futuro no puedes estar seguro, entonces es mejor que no bromees con eso.”
Reprendió Hudolf.
Repentinamente, justo cuando Hudolf terminó de hablar, la tierra de alrededor comenzó a temblar.
“¡Capitán, hay movimiento! ¡Presta atención al suelo!”
Un mercenario gritó en cuanto se dio cuenta de que el suelo temblaba.
“El suelo está temblando…”
“¿Podría ser un grupo de mercenarios montados?”
“¿Nos está atacando un grupo de bestias mágicas?”
Mientras hablaban, cada uno de los Mercenarios Espíritus Leales empezó a prestar atención al temblor del suelo con expresiones serias en sus caras.
“¡Todos, preparaos para un ataque!”
Hudolf gritó sin vacilar hacia el grupo de mercenarios.

De repente cada uno de los Mercenarios Espíritus Leales se puso en movimiento sacando sus Armas Santas. Se organizaron en una seria formación de batalla como si estuvieran listaos para luchar en una guerra.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Overlord Volumen 12

Prólogo La sala del trono en Nazarick se encontraba perfectamente iluminada por las luces mágicas de los candelabros, mientras la enorme figura de Cocytus ante él, entregaba su informe.

Ainz Ooal Gown había reunido a la mayoría de los guardianes del piso, así como a Sebas por dos razones. Una era escuchar y evaluar su progreso. Y el otro…

"Los Lizardmen ... están muy ... agradecidos .... por ... los regalos ... concedidos ... por Ainz-sama. - terminó su informe Cocytus.

Overlord, Volumen 0, Capitulo 9

Capítulo 9: Las consecuencias de sus actos

Tick, tock. Tick, tock.

El hombre ociosamente pulgó el reloj plateado en su mano. Mientras lo hacía, sus ojos miraban hacia el horizonte, hacia el sol que debería aparecer allí pronto.

Overlord, Volumen 0, Capitulo 10

Capítulo 10: Los Dioses se reúnen
Ella había salido, para pedir a todos los dioses que volvieran a la Gran Tumba, por orden de su Maestro.

Ella, pálida y hermosa, vestida con los dones de lo divino, fue enviada a cumplir su voluntad.

Primero, a las ruinas de Villa Carne, donde la ira de un dios de los planos exteriores había aniquilado a los indignos. Allí, Bukubukukuchagama la Impecable trabajó para crear algo dentro del cráter ardiente, dando a luz cosas con nada más que su dulce y poderosa voz.