Ir al contenido principal

Chaotic Sword God – Capítulo 232

Traducción al español: Jorc.
Corrección: Valvrave.

Capítulo 232: ¿Insatisfechos? Entonces, ¡desafiadme!

Jian Chen y Kai Er caminaron hacia las puertas delanteras del patio donde ambos podían ver a los cinco capitanes de pie con un gran grupo de personas tras ellos. Ninguno de los guardias de las puertas tenía una expresión feliz cuando los vieron.
En el momento en el que Jian Chen y Kai Er salieron por las puertas, cada una de las personas del grupo mercenario de Seth que estaban detrás de repente empezaron a emitir una ligera aura de sed de sangre. Esto era algo que solo los realmente bautizados en las aguas de la muerte podían hacer. Frente a esta atmósfera de sed de sangre, solo serían capaces de acercarse los que tuvieran una voluntad fuerte.
“¡Capitán!”
“¡Capitán!”
Al ver a Jian Chen. Seth, Duo Kang, Charcas, Mo Tian y Qingfeng gritaron.
Justo después de que los cinco llamaran a Jian Chen, el centenar de hombres inmediatamente enfocó su mirada en Jian Chen con una mirada fría como el hielo y con una sed de sangre como la de una bestia. Sin embargo, después de ver lo joven que era Jian Chen, unos cuantos no pudieron evitar mirar en estado de shock.
Antes de que vinieran, sus capitanes no le habían revelado todo lo que ocurrió. En realidad, lo único que sabían era que debían seguir a sus capitanes para unirse a un grupo mercenario con un potencial mayor. Cambiar de grupo de mercenarios no era algo inaceptable, así que ellos siguieron a sus capitanes para ver al grupo. Sin embargo, no imaginaban que su nuevo capitán sería tan joven.
“Capitán, estos son nuestros cinco grupos mercenarios. Los hombres tras nosotros son nuestros grandes compañeros y son lo mejor de lo mejor que está dispuesto a unirse a los Mercenarios de las Llamas.” Charcas señalaba al grupo tras él mientras le hablaba a Jian Chen.
“Aquí hay un total de 121 hombres con nosotros. Los Mercenarios Sangre Caliente tienen 32 hombres, los Mercenarios Dragón Dorado tienen 25, los Mercenarios del Té tienen 17, los Mercenarios de la Masacre tienen 28 y los Mercenarios de la Brisa tienen 19 hombres.” Dijo Mo Tian en voz alta.
Jian Chen miró a los más de cien hombres, asintió sonriendo y dijo: “No está mal, no está nada mal. Vamos a hablar dentro.”
Después, Seth y los otros cuatro llevaron al grupo más allá de la vista de los guardias de las puertas del Clan Kai dentro del patio.
En medio del patio de cuadrado, había 170 hombres de pie mirando fijamente hacia Jian Chen de forma expectante.
Viendo a los hombres frente a él observándolos detenidamente, habló en voz alta: “Compañeros, no importa de qué facción o grupo mercenario solíais formar parte. En este momento, quiero dejar esto claro. Ahora que todos sois parte de los Mercenarios de las Llamas, sois como una familia. Debemos trabajar duro por el beneficio de nuestros Mercenarios de las Llamas, pero creo que con todos trabajando juntos, nuestra fuerza crecerá hasta que asombremos a todo el continente Tian Yuan y nos convertiremos en el grupo mercenario número uno del continente. Esta, es mi meta, la de Jian Chen.”
Después de que Jian Chen acabara de hablar, la multitud se quedó en silencio por un momento hasta de que finalmente alguien rompió el silencio.
“Entonces, ¿quién es el capitán de los Mercenarios de las Llamas?” Preguntó una persona de la multitud.
Jian Chen sonrió al oír la pregunta antes de responder: “¡De hoy en adelante, yo soy el capitán de los Mercenarios de las Llamas!”
“¿Y por qué eres tú nuestro capitán?” Exclamó otra persona insatisfecha.
“Cierto, ¿qué razón tienes para ser nuestro capitán?”
“Chico, ni siquiera te ha crecido pelo ahí abajo y ya quieres ser nuestro capitán, no te creas que es tan sencillo…”
“Cierto…”
“Tienes toda la razón…”
Lentamente, los sonidos de oposición se hicieron cada vez más altos mientras muchas personas comenzaban a quejarse. Del grupo que había traído Seth, la gran mayoría estaba descontentos al saber que Jian Chen sería su capitán. Aunque todos habían oído que su nuevo capitán era increíblemente fuerte, con la edad de Jian Chen, ¿cómo podrían creérselo? Jian Chen como mucho solo tenía veinte años, así que, ¿qué tan fuerte podría ser?
En lo que respecta a la oposición, Seth y los otros cuatro eligieron guardar silencio y mirar. Si Jian Chen ni siquiera fuera capaz de resolver un asunto tan pequeño como este, entonces, ¿cómo lideraría a los mercenarios a nivel mundial?
Jian Chen continuó sonriendo a pesar de las voces de resentimiento, había esperado que sucedería esto, dijo: “Mi fuerza, por supuesto; es mucho mayor que la vuestra. En este continente donde reina el poder supremo, la fuerza lo decide todo. Si no me aceptáis como vuestro líder, entonces, venid y desafiadme. Cualquiera que pueda esquivar mi espada será el capitán y lo seguiré.”
La espada de Jian Chen a su velocidad normal podía hacer que un Gran Maestro Santo se aturdiera en tres movimientos, y luego lo llevaría a un punto muerto en cinco movimientos. Si fuera a ir con todo, entonces, incluso un Gran Maestro Santo sería asesinado. Justo frente a él solo había hombres en el nivel de Maestro Santo, no tendrían forma de esquivar, ni siquiera había forma de que se defendieran de su espada.
“Qué arrogante. Entonces, permíteme que vaya y pruebe cuanto poder tiene un niño debilucho como tú.” Un hombre corpulento de piel oscura de repente salió de dentro de la multitud y blandió su arma santa recién formada que tenía forma de una gran hacha.
“Entonces, ¡haz tú movimiento!” Exclamó Jian Chen con una sonrisa al hombre. Al mismo tiempo, la Espada Viento Ligero plateada apareció en su mano. Aunque el hombre frente a él solo era un Maestro Santo pico y no le hacía falta usar la espada, había decidido, que, por el bien de demostrar su superioridad, necesitaría usar la Espada Viento Ligero.
Viendo la espada delgada en la mano de Jian Chen, el hombre no se sintió nada amenazado. Tomando una respiración profunda, comenzó a gritar antes de cargar hacia Jian Chen para cortarlo.
Contra el hacha que llegaba, Jian Chen no se molestó en esquivar o defenderse en absoluto. De repente, justo un momento antes de que el hacha hiciera contacto con él, un destello de luz plateado entró en la visión del hombre mientras el hacha atravesaba simultáneamente el pecho de Jian Chen.
“¡Shua!”
De lejos, el grupo de personas jadeó de sorpresa. No pensaban que una persona tan arrogante como Jian Chen sería tan poca cosa y que hubiera perdido la vida tan fácilmente.
Sin embargo, los guardias del Clan Tianxiong que se habían unido a los Mercenarios de las Llamas no tenían ningún cambio en sus expresiones. Habían visto claramente la fuerza de Jian Chen por sí mismos y no había forma de que un ataque tan simple como ese fuera capaz de reclamar la vida de Jian Chen.

“Qué raro, en realidad eso solo era una imagen ilusoria.”

Comentarios

Entradas populares de este blog

Overlord Volumen 12

Prólogo La sala del trono en Nazarick se encontraba perfectamente iluminada por las luces mágicas de los candelabros, mientras la enorme figura de Cocytus ante él, entregaba su informe.

Ainz Ooal Gown había reunido a la mayoría de los guardianes del piso, así como a Sebas por dos razones. Una era escuchar y evaluar su progreso. Y el otro…

"Los Lizardmen ... están muy ... agradecidos .... por ... los regalos ... concedidos ... por Ainz-sama. - terminó su informe Cocytus.

Overlord, Volumen 0, Capitulo 9

Capítulo 9: Las consecuencias de sus actos

Tick, tock. Tick, tock.

El hombre ociosamente pulgó el reloj plateado en su mano. Mientras lo hacía, sus ojos miraban hacia el horizonte, hacia el sol que debería aparecer allí pronto.

Overlord, Volumen 0, Capitulo 10

Capítulo 10: Los Dioses se reúnen
Ella había salido, para pedir a todos los dioses que volvieran a la Gran Tumba, por orden de su Maestro.

Ella, pálida y hermosa, vestida con los dones de lo divino, fue enviada a cumplir su voluntad.

Primero, a las ruinas de Villa Carne, donde la ira de un dios de los planos exteriores había aniquilado a los indignos. Allí, Bukubukukuchagama la Impecable trabajó para crear algo dentro del cráter ardiente, dando a luz cosas con nada más que su dulce y poderosa voz.