Ir al contenido principal

Chaotic Sword God – Capítulo 235

Traducción al español: Jorc.
Corrección: Valvrave.

Capítulo 235: Enviados especiales

En la oscuridad de la noche, de repente una gran bestia mágica voladora descendió sobre la mansión del señor de la ciudad. Gracias a la buena iluminación del edificio, la forma de la bestia mágica voladora se podía distinguir débilmente. Parecía un águila con plumas de color negro y unas alas que expandidas tenían un tamaño de unos veinte metros. Desde su espalda, de repente descendieron dos figuras sobre el suelo con la ropa ondeando en el viento.
En el patio, Yun Li estaba con un grupo de soldados parados tras él nerviosamente. Sin embargo, cada uno de ellos también tenía una mirada de expectación en su cara.
Cuando la bestia mágica volando descendió, Yun Li continuó esperando, pero en el momento en el que se acercó, Yun Li habló con las dos figuras: “¡Es un honor para mí saludar a los enviados!”
◆◆◆
“Dong dong dong dong…”
Temprano en la mañana, en los patios del clan Kai, una gran cantidad de sonidos de llamar a la puerta, de repente, rompieron el silencio mañanero.
Jian Chen abrió los ojos lentamente mientras miraba hacia la puerta: “Kai Er, entra.”
Con esto, las puertas comenzaron a crujir mientras se abrían y entraba el líder del Clan Kai vestido con una túnica cara. Dándole la bienvenida al como siempre tranquilo Jian Chen, saludó y dijo: “Capitán, el señor Yun Li acaba de llegar hace un momento y mencionó que quería verle. Ahora mismo se encuentra esperando en el salón principal.”
Escuchando esto Jian Chen reflexionó por un momento y preguntó: “¿Qué quiere de mí ahora?”
“Eso no lo sé, pero a juzgar por su expresión, debe ser algo serio.” Respondió Kai Er.
“Bien, entonces, vamos a saludarlo.” Jian Chen lanzó los dos núcleos de monstruo de clase 3 de su mano y siguió a Kai Er fuera de la habitación.
Siguiendo a Kai Er, llegaron al salón del Clan Kai solo para ver al armado Yun Li de pie con un hombre de mediana edad a su lado. Entonces, justo al lado del hombre de mediana edad, una mujer con una apariencia de unos veinte años se paró a su lado.
En los últimos dos días, Jian Chen se había asegurado de prestar atención a cada miembro importante del Clan Kai. Este hombre de mediana edad era el hijo de Kai Er, Kai Lakh. Solo tenía cuarenta años y la mujer de veinte años a su lado era la nieta de Kai Er, Kai Di.
Jian Chen reconoció a la persona con la que estaba hablando Kai Lakh, era el comandante Duo Li, que estaba sonriéndole.
“¡Capitán!”
“¡Capitán!”
Viendo a Jian Chen, la nieta de Kai Er, Kai Di, inmediatamente se levantó de la silla para saludar a Jian Chen.
Después de que los Mercenarios de las Llamas hubieran entrado en los patios del Clan Kai, Kai Er había insistido en que su hijo y su nieta también llamaran a Jian Chen capitán.
Aunque ambos, Kai Lakh y Kai Di, al principio se habían opuesto, después de algunas palabras entre ellos y Kai Er, finalmente habían cedido en el asunto.
Jian Chen asintió con la cabeza a los dos en forma de saludo antes de dirigirse hacia el comandante Duo Li: “Comandante Duo Li, ¿qué asunto podría tener conmigo para venir tan pronto en la mañana?”
Duo Li se volteó hacia Jian Chen con una pequeña sonrisa, dijo: “Joven Jian Chen, los enviados especiales desean verle. Si pudiera, por favor, ¿podrías venir a la mansión del señor?”
“¿Enviados especiales?” Jian Chen estrechó los ojos mientras trataba de averiguar quiénes eran exactamente esos enviados especiales.
Viendo la confusión de Jian Chen, Duo Li le explicó: “Esos enviados especiales son unos expertos de Ciudad Monarca que contratamos para ayudar a defender Ciudad Despertar durante la ola.” De la palabra “expertos”, el comandante Duo Li mordía los labios mientras miraba fijamente a Jian Chen con un aspecto de reverencia.
Oyendo eso, los ojos de Jian Chen de mostraron vacilantes mientras hablaba: “Comandante Duo Li, ¿sabes por qué razón desean verme esos enviados especiales?”
“No estoy seguro. Los enviados especiales no me lo explicaron y no me atreví a preguntar.” Negó Duo Li con la cabeza.
Los ojos de Jian Chen se estrecharon una vez más mientras trataba de pensar en las diferentes razones, pero al final, solo podía seguir al comandante Duo Li de regreso a la mansión.
En la mansión del señor de la ciudad, el comandante Duo Li se detuvo justo frente al jardín antes de voltearse para hablarle a Jian Chen: “Joven Jian Chen, los enviados especiales están esperándole dentro de un pabellón más adelante. Yo todavía tengo algunos asuntos que atender, así que no puedo acompañarle.”
Asintiendo con la cabeza en comprensión, Jian Chen miró hacia donde estaba el jardín. Alrededor de todo el lugar había una multitud de diferentes tipos de flores con una fragancia dulce flotando en el aire. Con una respiración de la fragancia, uno sentiría que su Qi se estabilizaría ya que aquí la esencia espiritual estaba saturada.
Jian Chen finalmente se detuvo para mirar el pabellón en el centro del jardín donde estaban sentadas dos figuras con túnicas caras bebiendo vino. Yun Li estaba de pie a su lado y de vez en cuando les servía un poco de vino ya que no había guardias a la vista.
Jian Chen miró fijamente a los dos hombres de ropa cara por un momento. En su mente se había dado cuenta de que esos dos eran a los que se refería Duo Li como “enviados especiales”, así que, sin vacilar, comenzó a caminar lentamente hacia el pabellón. En el camino, sus ojos continuaron moviéndose alrededor de cada lugar del jardín.
En el momento en el que Jian Chen había llegado al pabellón, el señor Yun Li se dirigió apresuradamente hacia los dos enviados: “Enviados especiales, este joven de aquí se llama Jian Chen.”
Los dos hombres miraron hacia Jian Chen al mismo tiempo que Jian Chen los miraba. Podía ver que esos dos tenían unos cuarenta años y uno tenía un aspecto gentil que hacía que cualquiera tuviera una buena impresión de él a primera vista. La expresión del otro era completamente opuesta de la de ese hombre y tenía una expresión fría en su cara. A pesar de eso, los dos llevaban el mismo tipo de ropa y accesorios. Lo aún más asombroso era que los dos rostros eran idénticos.
“¡Así que eres Jian Chen!” El hombre de aspecto gentil sonrió mientras saludaba a Jian Chen.
Jian Chen juntó sus puños en señal de saludo: “Correcto, yo soy Jian Chen. ¿Podría preguntar qué es lo que quieren los señores de aquí?” La voz de Jian Chen no era ni respetuosa ni irrespetuosa, y su postura no mostraba un comportamiento inapropiado.
Después de que Jian Chen acabó de hablar, una gran cantidad de Qi llenó el aire y empezó a presionar hacia Jian Chen con una cantidad terrorífica de presión. Bajo la presión, Jian Chen inmediatamente sintió que era como si estuviese siendo oprimido por una piedra pesada y de repente encontró difícil respirar.
Ante este desarrollo repentino, el rostro de Jian Chen se sobresaltó y su cara originalmente calmada se convirtió en una con una expresión seria. Había un gran nivel de frialdad mientras miraba fijamente al hombre de aspecto gentil que aún le estaba sonriendo. Para no quedarse atrás, Jian Chen comenzó a llenar el aire con su propio Qi que inmediatamente hizo contacto con el que lo presionaba.
“¡Pa!”
Después de un ruido sordo, el jardín anteriormente tranquilo de repente se sumergió en un viento violento mientras los pétalos de las flores empezaban a moverse y volar por el aire.
“¡Enviados especiales!” La cara de Yun Li cambió mientras gritaba de pánico.

El enviado de aspecto amable agitó la mano hacia Yun Li mientras continuaba sonriendo hacia Jian Chen sin decir una sola palabra.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Overlord Volumen 12

El Emperador Demonio Jaldabaoth
Parte 1
El Reino Santo era una nación que ocupaba la península al suroeste del Reino de Re-Estize.

Era un país altamente religioso, dirigido por una Santa Reina que podía usar la magia divina y que estaba estrechamente afiliada a las iglesias. Dicho esto, no estaban tan orientados a la religión como la Teocracia  Slaine.

Overlord, Volumen 12, Capitulo 3, FINAL

Parte 4

Tanto la recuperación de la ciudad como la liberación de sus ciudadanos eran algo triviales ante el poder del Rey Hechicero.

Los paladines y reclutas atacantes estaban virtualmente ilesos y aunque algunos de los residentes encarcelados perdieron la vida en el caos, fue una cantidad sorprendentemente pequeña.

Youjo Senki, Novela Ligera, Volumen X

Sigue a Tanya Degurechaffen en su camino por reestablecer la gloria del imperio, que tras multiples batallas ahora es una sombra de lo que fue.

No hace falta haber leído los anteriores volúmenes de Youjo senki, ya que esta es un After War. Solo deben haberse visto el anime, manga o tener un poco de interés por la segunda guerra mundial.

NOTA: Antes de seguir leyendo, recomiendo que refresquen su memoria mirando la entrada de "Personajes", asi podran relacionar bien los nombres cuando se mencionen.