Ir al contenido principal

Overlord, Volumen 12, Capitulo 2, Parte 2



"Erm, ¿puedo hacerles una pregunta?"

Todas se giraron para mirar a Neia después de que ella hablara nerviosamente y la tremenda presión hizo que se arrepintiera de haberlo hecho. Tal vez sea mejor para alguien más que ella sacar el tema. Sin embargo, el dado había sido lanzado y después de reafirmar su determinación, ella preguntó:

"Esta podría ser una pregunta muy simple, pero ¿de dónde vino Jaldabaoth? ¿El nombre de Jaldabaoth fue transmitido desde tiempos antiguos?

"Eso no está claro. Hemos estudiado todo tipo de literatura, pero no hemos podido encontrar ese nombre en ningún lado. También hemos intentado buscar pistas en función de su apariencia, pero tampoco hemos podido avanzar".

"¿Podría ser un alias? Tal vez causó problemas bajo un nombre diferente en el pasado".

"Lo dudo. A los demonios -- esto se aplica también a los ángeles – les importa mucho sus nombres ya que son una parte muy importante de su propio ser. Si un demonio quiere aparecer, tiene que grabar su nombre en el mundo. Por lo tanto, no pueden usar nombres falsos. Los experimentos muestran que el uso de un nombre falso puede incluso hacer que desaparezcan en el acto.

Neia no sabía casi nada acerca de demonios y ángeles, pero si un mago adamantita lo decía, entonces ese debería ser el caso.

"En cuanto a sus orígenes, si vino del otro lado del continente, es natural que no haya información sobre él... pero después de pensar tanto, todas las posibilidades parecen igual de probables y no sabemos por dónde empezar".

Evileye se encogió de hombros.

"... y. ¿Y si Jaldabaoth puede cambiar de apariencia? ¿Y si todo este tiempo ha estado disfrazado?”

"Ho," Evileye se inclinó sobre la mesa hacia Remedios. "¿Puedes entrar en más detalles?"

"Logramos presionar a Jaldabaoth en su forma común y luego reveló su verdadera forma..."

Remedios cerró los ojos.

"Fue una derrota total para nosotras."

"¿Puedes ser más específica?"

"Eso estaría bien, ¿verdad, Gustav?"

"Sí, no hay objeciones aquí. Si podemos aprender más de él por su apariencia, ocultar esa información sería perjudicial ".

"Aunque creo que sería mejor una revelación completa..."

Remedios comenzó a murmurar y refunfuñar y luego le contó a Evileye sobre la aparición de Jaldabaoth.

A mitad de camino, la cara de Remedios se retorció de rabia. Probablemente había recordado la batalla de la que nadie aquí sabía nada.

"Ya veo, entonces seguiremos investigando en base a lo que acabamos de aprender. Te mantendremos informada con nuestros hallazgos, ¿podrías decirnos si deseas quedarte en la ciudad?"

"Aún no lo hemos decidido. En cualquier caso, ¿eso significa que no sabes nada de esa forma suya?"

"--Lakyus, ¿recuerdas?"

Lakyus agitó la cabeza.

"Así es como es. Lo siento."

"Lo entiendo. Entonces, después de tomar nuestra decisión, nos pondremos en contacto con ustedes inmediatamente ".

Pero en ese caso, tendremos que considerar el peor escenario: la posibilidad de que su aparición en el Reino tuviera la intención de crear una falsa impresión, así que deliberadamente se abstuvo de mostrar su verdadero poder.

"En otras palabras, ¿nuestro país era el verdadero objetivo de Jaldabaoth y posiblemente tenía otro plan para el Reino?"

"Tal vez. Si el Reino fuera su principal prioridad, habría mostrado su verdadera forma como lo hizo en el Reino Santo, ¿no? ¿O fue porque estaba sorprendido por la fuerza de Momon-sama y eligió proteger su verdadera identidad en vez de dejar que su plan se arruinase? Realmente no quiero pensar que ese es el caso ".

Las palabras de Evileye salieron de la habitación en un silencio sombrío, tan profundo que incluso los tenues sonidos de la respiración parecían muy fuertes. ¿Quién hablaría primero? En esta tensa atmósfera, Lakyus demostró su valentía.

"Ahora entonces, déjame decirlo de nuevo, estamos en el mismo barco que tú. Queremos saber más sobre Jaldabaoth. Francamente hablando, todo lo que hemos aprendido es básicamente un análisis de nuestro encuentro con él. No tenemos idea de los objetivos de Jaldabaoth, su verdadera identidad o sus habilidades ".

Tal vez podríamos convocar a demonios para aprender sobre Jaldabaoth... Pero eso manchará el alma... Y aunque invocáramos a demonios de bajo rango, es muy probable que no sepan nada sobre demonios de alto rango. En ese caso, tendremos que contactar con un experto invocador..."

"Desafortunadamente, no conocemos a nadie que sea bueno para invocar demonios."

Evileye había sido la primera en complementar las palabras de Lakyus, seguido por una de las gemelas.

Seguramente nadie, al menos en circunstancias normales, pensó Neia.

Estos nigromantes eran típicamente seres malvados y afortunadamente muy pocos de ellos eran poderosos por derecho propio. Eso fue porque la mayor parte del tiempo o se destruyeron a sí mismos o fueron asesinados por los escuadrones de la muerte.

Por supuesto, podría haber algunos expertos en el campo que se hubieran escabullido a través de los huecos, pero estas personas típicamente se escondían en la oscuridad y no hacían amigos.

"Pero ah, es tan molesto y tan frustrante haber muerto asi. La próxima vez que ese monstruo venga al Reino, quiero hacerle llorar con mis propias manos. Para hacer eso, necesito aprender todo lo que pueda sobre él ".

"Además, no estaba dirigiendo a ningún demihumano cuando ataco el Reino. Si reclutó a los demihumanos debido a su fracaso aqui, entonces tendremos que ser aún más cautelosas con él ".

Esas palabras fueron pronunciadas por Gagaran y luego por la otra gemela.

"¿Es por eso que querían saber lo que teníamos?"

Todas en Blue Rose asintieron. Lakyus resumió para ellos.

"Pagaremos una suma igual a los honorarios que de otro modo hubiéramos recibido."

"Capitán. "¿Puedo ocuparme de las próximas negociaciones?"

Remedios inmediatamente estuvo de acuerdo con la pregunta de Gustav.

"... en lugar de dinero, nos gustaría otra forma de pago."

"¿Qué es eso? Aunque nos gustaría ayudarlos, no podemos hacerlo todo... Sin embargo, si quieren contactar con poderosos nobles, eso podría arreglarse ".

"¿Es así?" Muchas gracias. Sin embargo, no pensábamos en eso. ¿Podrían venir a nuestro país y luchar con nosotros?"

La habitación se quedó en silencio una vez más. Duró varios segundos -- no, quizás fue más tiempo. El siguiente sonido que oyeron fue el de Lakyus apoyándose en su cabello.

"Lo siento mucho, pero no podemos ofrecer esa forma de pago."

"... estamos reuniendo inteligencia para no morir. Hacer eso sería contrario a nuestros propósitos".

Evileye se encogió de hombros, como si dijera que no se podía hacer nada al respecto.

"No te pediremos que pelees con Jaldabaoth. Todo lo que necesitas hacer es esperar en la retaguardia y ayudar con la magia sanadora ".

"Venga, como si de verdad fuéramos a hacer eso".

Gagaran no se molestó en disimular sus palabras.

Eso era correcto. La mitad norteña del Reino Santo estaba subyugada ahora por los bestias de Jaldabaoth y todo lo que podían hacer era montar una débil resistencia. Muchas personas habían sido encarceladas en campamentos y los paladines que quedaban estaban escondidos en cuevas y vivían como combatientes de la resistencia.

"No, ese no es el caso. Detuvimos el avance demihumano en el último momento ".

Todavía tenían el sur, donde el ejército y las fuerzas de Jaldabaoth se miraban fijamente, por lo que llamarlo punto de inflexión podría ser exacto.

Para Neia, que sabía lo que estaba pasando, las palabras de Gustav sonaban más como mentiras que la verdad.

"¿Pueden venir, en ese caso?"

"Me niego".

Remedios le hizo la pregunta desde una postura correcta y Evileye la rechazó rotundamente. Dada la forma en que todas en Blue Rose permanecieron en silencio, ella definitivamente no estaba sola en su opinión. Todas deben haber sentido lo mismo.

"... hablando francamente... puede que lo hayamos detenido en el último momento, pero también estamos al final de nuestra capacidad. El Reino Santo está en ruinas, pero las tropas del sur siguen intactas. Sin embargo, no serán suficientes para vencer a Jaldabaoth ".

Gustav se sirvió un vaso de agua para sí mismo, bebió de él y luego continuó.

La razón por la que aún no hemos sido completamente conquistados es porque la armada ha estado inmovilizando al ejército de Jaldabaoth en la costa norteña y reteniéndolos. Si Jaldabaoth logra encontrar alguna forma de lidiar con eso y avanza sus tropas hacia el sur, nos derrumbaremos inmediatamente ".

Sin embargo, ese era el pensamiento de un hombre del norte, que conocía el poder de Jaldabaoth. La gente del sur probablemente tendría planes diferentes. Por ejemplo, expulsar a Jaldabaoth con su propia fuerza.

Aunque parte de la razón de ello se debía a que no habían compartido su inteligencia, también se debía a la larga lucha entre el norte y el sur.

Desde el principio, los nobles del sur siempre habían protestado contra el hecho de que una mujer -saltando por delante de su hermano mayor- iba a ser coronada como Reina Santa por primera vez en la historia.

Por esa razón, la antigua Reina ignoró incluso acusaciones tan infundadas como "La Reina Santa asumió su posición porque tenía algo que ver con los templos y fue secretamente asistida por Kylardos Custodio" que venía del sur, con el fin de evitar una fisura entre el norte y el sur.

Después de eso, el sur no siguió intensificando las cosas y se evitó así un enfrentamiento a gran escala, pero eso fue sólo porque el norte y el sur estaban en equilibrio de poder. Ahora que el norte estaba en ruinas, el sur ya no tenía razón alguna para detenerse. Así, el sur empezó a desairar al norte ahora.

Incluso frente a la invasión de Jaldabaoth, los humanos aún se mostraban rencorosos el uno contra el otro. Neia simplemente encontró eso risible. Además, hubo rumores de una lucha de poder por la posición del próximo Rey Santo y sólo sirvió para hacer a Neia, una plebeya, aún más infeliz.

"Eso es bastante malo."

"Efectivamente. La armada tiene muy pocas fuerzas aéreas y sus batallas contra los demonios voladores les han cobrado un terrible precio. Si esto sigue así, no podrán detener al ejército de Jaldabaoth para siempre. ¡Necesitamos fuerza para romper este punto muerto! ¡Por favor, se los ruego, préstenos su fuerza! ¡Todo lo que necesitamos es un mes o dos! ¡Podemos pagar lo que quieran! Se los ruego, por favor salven al Reino Santo.

Mientras Gustav inclinaba la cabeza ante ellas, Neia y los otros paladines decían "¡Por favor!" y también se inclinaban.

La habitación volvió a estar en silencio una vez más y entonces la voz de Lakyus se extendió por ella.

"Por favor, levanten la cabeza. Y... lo siento mucho, pero no podemos ir al Reino Santo."

"¡Por qué!”

Neia sacudió la cabeza ante el repentino grito de Remedios. Vio que Remedios se había levantado de su asiento y miró a Lakyus con asombro.

"¡No hay forma de que Jaldabaoth se detenga con conquistar el Reino Santo! Reunirá sus fuerzas allí y luego invadirá el Reino, ¿lo sabes? Si no lo derrotamos ahora, ¡se hará aún más fuerte en el futuro!"

"Tienes razón. La posibilidad de eso es muy alta ".

"Ya que lo entiendes, ¿por qué no nos ayudan?" ¡Y no sólo son ustedes, sino también los nobles de este país! ¡Ninguno de ustedes lo entiende! ¡No es el momento de ser egoístas, es el momento de unirnos y luchar como uno solo!”

"... La razón por la que los nobles de este país no te prestarán su fuerza es ligeramente diferente a la nuestra. ¿Qué sabes del Reino Hechicero?"

Los no-muertos habían tomado una ciudad del Reino y fundaron una nación a su alrededor. Era un lugar muy aterrador. Eso era todo lo que el ciudadano medio del Reino Santo sabía al respecto. Como Remedios dijo, Lakyus le sonrió amargamente.

"Eso es verdad y es en gran parte exacto... pero está mal en algunos lugares... Mientras que los no-muertos están en todas partes, los humanos viven vidas seguras y pacíficas."

"... ¿Eh? "En un país fundado por no-muertos, ¿esos seres que odian la vida?"

"Hay muchos tipos de no-muertos y el Rey Hechicero es el gobernante de los no-muertos. Ordeno a los no-muertos bajo su mando que no dañen a los seres humanos y estos cumplen ese orden. Es un asunto sencillo para él ".

Evileye hizo un ruido de desaprobación.

"Evileye... Mm, de todos modos, todavía tenemos que preocuparnos del Reino Hechicero ante nuestros ojos, así que es difícil para los nobles ayudar a su país. También, mucha gente pereció durante la batalla con el Reino hechicero, lo que tendrá graves consecuencias en el futuro. Los nobles que parecen tan adinerados no están tan adinerados como se podría pensar."

"Aun así, ¿no es Jaldabaoth un problema que debería solucionarse lo antes posible? El hecho es que incontables personas están sufriendo por culpa de Jaldabaoth. Y este Rey No-muerto no le ha hecho daño a nadie, ¿verdad?"

"... Pelear en dos frentes a la vez mientras estás exhausto es muy peligroso. Confío en que no necesito decírtelo, ¿verdad?"

Remedios se calló.

"Además, estamos iguales. Dos de nosotras fuimos asesinadas en combate por Jaldabaoth y mientras ellas fueron resucitadas de entre los muertos, todavía no han recuperado toda su fuerza. Si invadimos el territorio de Jaldabaoth en este estado, todas acabaremos muertas ".

"¿No dijo Gustav que no necesitarías pelear con Jaldabaoth?"

"Qué demonios, ella realmente creía que..."
"¡Tia! Disculpe. Ejem. Lo siento mucho, pero no creo que las cosas salgan como te imaginas. Mientras implique el riesgo de enfrentarnos a Jaldabaoth, rechazaremos este trabajo. Tenemos que ser más fuertes de lo que somos ahora para prepararnos para el futuro. ... Esto es sólo una hipótesis, pero tenemos que prepararnos en caso de que Jaldabaoth decida atacar el Reino una vez más ".

Las caras de cada miembro de Blue Rose no se movían. Parecería que no podían ser influenciadas.

Pronto, Remedios consiguió exprimir algunas palabras.

"Entonces, ¿quién más puede salvar a nuestro país?"

Los miembros de Blue Rose se miraban la una a la otra.

"Sólo hay una persona", respondió Evileye. "O mejor dicho, él es la persona a la que deberías haber ido en primer lugar, ¿no?"

"... ¿Quién es ese?"

"Momon-sama, por supuesto. El Momon-sama que derrotó a Jaldabaoth ".

"¡Ohhhh! ¿Lo hizo?!"

"Un momento, capitána Custodio... ¿Si no me equivoco, él está...?"

"Has oído hablar de él, ¿eh? Sí, Momon-sama está ahora en el Reino hechicero y es uno de los subordinados del Rey Hechicero. Por lo tanto, lo más probable es que tengas que convencer al Rey No-muerto para que te ayude."

"¡Guh!"

Remedios gruñó.

Neia entendió cómo se sentía. Cualquier ciudadano del Reino Santo tendría sentimientos muy complejos acerca de pedirle algo a los no-muertos.

Considerando que ella, como escudera, sentía eso, ¿cuánto peor sería para la capitana de una orden de paladines que llevaba una espada sagrada? Sin embargo -- Remedios miró con fuerza a los miembros de Blue Rose.

"... Si esa es la mejor forma de derrotar a Jaldabaoth, entonces hagámoslo. No, es todo lo que podemos hacer. Si podemos, le pondremos nuestras esperanzas a ese Momon..."

"Creo que es Momon-sama, Capitana."

"Er, erk! ¿Podrian escribir una carta presentándonos a Momon-sama?"



Parte 2


Al término de las conversaciones con Blue Rose, la delegación diplomática del Reino Santo al que pertenecía Neia se retiró pronto de la capital real. Esto era porque ya habían visto que nadie en el Reino estaba dispuesto a ayudar al Reino Santo, investigar la verdadera forma de Jaldabaoth necesitaría varios meses y también porque sabían que el único capaz de vencer a Jaldabaoth era Momón.

Además, el pensamiento del sufrimiento de los ciudadanos del Reino Santo les hacía ansiosos por hacer algo por ellos.

Descansaban lo menos posible sus caballos, a veces incluso les lanzaban hechizos y viajaban hacia el este por las carreteras a velocidades que los viajeros normales no podían igualar.

Pasaron por la última aldea del Reino y ahora se encontraban en la zona fronteriza entre el Reino y el Reino Hechicero.

Las colinas suavemente asentadas bloqueaban las líneas de vista de los viajeros y podían divisar ocasionalmente un bosque primitivo densamente poblado. No había ningún sentimiento de habitabilidad humana en su interior y era de esperar que un monstruo saltara en cualquier momento. Esto podría haber sido originalmente el territorio del Reino, pero eso fue todo. La posibilidad de ser atacado por monstruos sólo había disminuido. No se había ido de ninguna manera.

En un terreno como éste, el sentido de la visión y el olfato de Neia se agudizaron y ella se adelantó.

No hay rastro de criaturas esperando en una emboscada cerca. Tampoco hay rastros de grandes carnívoros cerca del camino.

Había muchos parches de tierra desnuda expuestos en el camino. Si continuaban, estarían entrando en territorio anteriormente controlado por la Corona, cuyas carreteras parecían estar pavimentadas. Los caminos pavimentados eran más convenientes para los viajeros, pero para Neia, la tierra desnuda a partir de ahora haría más fácil divisar las mejores pistas.

Neia miró sus manos.

No le gustaban estas manos.

No era que le molestaba el endurecimiento de sus manos por su entrenamiento. Era simplemente desagrado por su falta de talento.

Pudo haber heredado los agudos sentidos de su padre, pero tristemente no había recibido nada de su madre.

La madre de Neia había sido una famosa paladín en su tiempo y tenía excelentes habilidades con la espada. Sin embargo, como su hija, Neia no tenía talento para la espada, por mucho que practicara. Estrictamente hablando, las técnicas de arco transmitidas por su padre significaban que ella podía usar los arcos hábilmente incluso sin ningún tipo de entrenamiento.

El hecho es que Neia tuvo la suerte de heredar esa mitad de su herencia. Sin embargo, las habilidades utilizadas por los paladines que Neia admiraba tanto sólo podían ser utilizadas con armas cuerpo a cuerpo. Para Neia, que quería convertirse en un paladín, ser talentosa con armas a distancia era un desperdicio.

Una vez más, agarró las riendas con fuerza.

Estiró la cintura y ajustó su posición en el sillín. Había pasado mucho tiempo a caballo después de salir de la capital real y su trasero y muslos estaban bastante adoloridos ahora.

Pudo haberle pedido a los Paladines que usaran hechizos curativos de bajo nivel para deshacerse del dolor. Sin embargo, ella era una chica y estaba un poco avergonzada de preguntarles eso. Además, aún no estaba a un nivel en el que pudiera afectar su habilidad para trabajar las riendas, por lo que le resultaba aún más difícil preguntar.

.... Aplicaré la cataplasma después, como siempre. Tengo que agradecérselo a papá. En el pasado, cuando dije que me dolía el culo, él me atropellaba con una mirada de enfado en su cara... ¿Le agradecí entonces? ... Hah.

Neia se obligó a detenerse antes de que sus lágrimas se derramaran.

Capitana, puedo ver carreteras pavimentadas. Estamos a punto de entrar en el dominio del Reino hechicero ".

El camino de tierra repentinamente se convirtió en adoquines a mitad del camino. Se sentía extraño.

"Entonces, ¿cabalgaremos hasta el Reino Hechicero? ¿O acamparemos de noche?"

Neia miró al cielo.

"Creo que deberíamos poder llegar antes del atardecer si no pasa nada más. Sin embargo, podríamos ser tomados por un grupo de asalto. ¿Qué debemos hacer?"

"Déjame discutir esto".

Remedios tiró de sus riendas y su caballo se detuvo y luego empezó a hablar con Gustav.

Sin embargo, este debería ser el dominio del Reino Hechicero de ahora en adelante... pero ¿dónde están sus tropas? Tampoco hay fortalezas. Había fuertes por parte del Reino...

Normalmente habría fuertes en las fronteras de un país, pero no había aquí. Puesto que el Reino Hechicero era sólo una ciudad, ¿habían concentrado todas sus fuerzas en la ciudad?

La mirada de Neia viajó por la carretera asfaltada.

La suave pendiente corría entre las colinas. En la distancia, ella podía ver un parche de bosque de invierno estéril.

Ella recordó cómo se había ido de camping en invierno con su padre. Eso no cambió, sin importar adónde fuera. El paisaje aquí se sentía como el del Reino Santo.

Vivir en el mundo es un dolor, ¿eh?

Las palabras que su padre había balbuceado casualmente, se sentían como una espina en su corazón.

Su padre había elegido vivir en una ciudad por su madre. Si su madre no estuviera cerca, él habría preferido quedarse en un pequeño pueblo cerca del bosque, viviendo de la abundancia de la naturaleza.

Cuando todavía era niña, sentía que vivir en un entorno natural era un fastidio. Sin embargo, después de este viaje, ella pudo entender lo que su padre había querido decir con sus palabras. ¿Fue una señal de madurez? Ahora debería poder hablar de cosas diferentes con él.

El dolor le asaltaba el corazón mientras pensaba en estas cosas. Sin embargo, fue sólo por un momento. Eso fue porque delante de ellos -- justo al este a lo largo de la carretera -- ella podía ver algo borroso a lo largo del serpenteante camino creado por las colinas.

¿Podría ser un incendio?

Neia entrecerró los ojos y luego volvió a mirar cuidadosamente.

Había un objeto blanco, parecido al humo allí. No, no era humo, sino niebla. Y--

"Siento interrumpirlos mientras hablan! ¡Hay algo como niebla delante!"

"¿Y qué?"

Después de que Neia se reportó a la retaguardia, Remedios se quitó el casco. Había una mirada desconcertada en su cara.

"Neia Baraja. ¿Hay algo que te moleste?"

"Sí. Según este mapa, no hay grandes lagos alrededor, pero hay un gran banco de niebla delante. Estoy segura que debe ser un acontecimiento anormal ".

El banco de niebla espesa y lechosa parecía extenderse cada vez más y más, y parecía que llegaría a Neia y a los demás en cualquier momento.

Su padre le había enseñado todo tipo de fenómenos naturales y cuando ella reflexionó sobre la situación basada en ese conocimiento, la aparición de esta niebla era realmente extraña.

"Escudera Baraja. ¿Podría ser algún tipo de cambio especial en el ambiente?"

Esa pregunta vino de Gustav, quien había captado lo que estaba pasando antes de Remedios.

Los cambios ambientales especiales en cuestión se referían a fenómenos que por lo general eran imposibles de realizar en una zona extensa. Por ejemplo, podría haber un lugar donde un hechizo ritual a gran escala que salía mal llenaba un área con gases tóxicos de putrefacción o un lugar donde una vez al año, un desierto podría enfurecerse con tormentas de arena durante una semana o quizás un lugar donde la lluvia multicolor cayera en ciertos momentos.

En otras palabras, él preguntaba si esta niebla era uno de esos misteriosos sucesos. Sin embargo, Neia no había reunido ninguna información sobre esas cosas. Sintió que probablemente sería regañada si respondía insegura, pero no tenía más remedio que responder honestamente.

"Mis más sinceras disculpas, pero no tengo información sobre la niebla que ha aparecido ante nosotros."

"En otras palabras, fallaste en reunir inteligencia, ¿no?"

Otra pregunta difícil. ¿Quién podría decir que habían reunido suficiente información? 

"Capitána Remedios, su sirviente dice que decidir qué hacer ahora es más importante."

Sus caballos de guerra se habían detenido.

La niebla se estaba espesando lo suficiente como para que los caballos no pudieran avanzar a través de ella. A pesar de lo que habían aprendido antes, no había acantilados cerca de E-Rantel. Si avanzaban despacio, tendrían que ser capaces de lidiar con lo que surgiera. Sin embargo, esta niebla de rápida formación les hacía dudar en moverse a través de ella, por muy lentamente que viajaran.

Neia olfateó la niebla.

Olía a vapor de agua y nada más. No había nada que la hubiera molestado. Sin embargo, eso fue exactamente lo que la molestó.

"Capitana, ¿esta niebla pudo haber sido generada por un monstruo? Mi padre dijo una vez que algunos monstruos tenían la habilidad mágica de generar niebla y se escondían en ella para acechar a su presa ".

"... ¡Todos, desenvainen sus espadas! Si alguien sigue en la carretera, ¡despejen enseguida!"

Esta rápida toma de decisiones fue una señal de la excelencia de Remedios en la batalla.

Neia y los Paladines movieron sus caballos según las indicaciones y abandonaron la carretera, por lo que giraron en círculos. Para entonces, la espesa niebla parecía que se iba a tragar el mundo entero.

Era lo suficientemente gruesa como para apenas podía distinguir a sus compañeras junto a ella y la visibilidad era cero más allá de los quince metros. Su malestar hervía en su pecho y se imaginó que veía a espectros en el movimiento de las corrientes de la niebla.

Sería bueno que ella pudiera detectar cualquier cosa que se les acercase por el sonido, pero estaba rodeada de caballeros completamente blindados. Cada movimiento que hacían hacía que el metal se raspara contra el metal y eso dificulto su sentido de audición. En estas condiciones, sería muy difícil detectar cualquier cosa que se acercara a ellos. Según los recuerdos de Neia, el único que todavía podía discernir objetos por el sonido en estas condiciones era su padre.

Mientras se daba cuenta una vez más de la grandeza de su padre, se agarró desesperadamente los oídos para escuchar.

"Esta es una niebla muy rara; no llega a ser tan espesa ni siquiera en el mar."

"¿No estabamos a punto de llegar a la ciudad del Reino Hechicero? ¿habra monstruos tan cerca de los límites de la ciudad? ¿O estas cosas extrañas son cotidianas porque es el Reino Hechicero?"

"No lo sé... ¿podría ser algún tipo de hechizo defensivo usado por el Reino Hechicero?"

"Dejemos la magia fuera de esto, sólo hablar de eso hace que me duela la cabeza. Si ves algo, avísame y hazlo fácil de entender. Si es un monstruo, lo mataremos para que el Rey Hechicero nos deba un favor cuando le pidamos que envíe a Momon. ¿Qué te parece eso?"

"¿Cómo crees que saldrá eso? Mientras que dicen que limpiar monstruos dentro de las fronteras de un país es responsabilidad de ese país..."

Quizás era porque había concentrado todas sus energías en escuchar atentamente, pero podía distinguir claramente el contenido de la conversación entre la capitán y Gustav. Sin embargo, si se alejaba, ya no estaba segura de poder oírlos. ¿Qué haría su padre en un momento como este?

¡No puedo seguir confiando en alguien que no está aquí! ¡Necesito pararme sobre mis propios pies!

Sin embargo, el hecho es que quedarse aquí sólo impediría sus habilidades. En ese caso, sería mejor ver si se le permitiría alejarse sola para verificar la situación.

Probablemente no.

Neia calmó su deseo de hablar.

Aunque no lo hiciera, la capitana apenas estaba cerca de ella. Si ella lo pedía y fallaba, no había manera de saber cómo sería castigada. No quería abrir esa lata de gusanos.

Además, sería malo que la capitana dejara de confiar en mi guía como resultado.

Neia luchó para poner excusas en su corazón. Sin embargo, sería muy malo para su salud mental si ellos corrían peligro y ella pensó, yo podría haber hecho una mejor elección en ese entonces, pero me mantuve callada.

Aunque parte de su mente pensó que, si todos morian aquí, la gente que sufre en el Reino Santo tendrá que esperar aún más tiempo para la salvación, pero las púas de Remedios ya habían perforado innumerables agujeros en el corazón de Neia y ella no podía preocuparse más.

En ese momento, Neia vio algo que no podía ignorar.

En medio de la densa niebla, vislumbró el oscuro contorno de algo enorme que venía del Reino Hechicero.

"Oye, ¿puedes echar un vistazo por ahí?"

Neia empujó uno de los paladines montados a su lado.

"... nada. Lo siento, pero la niebla es muy espesa y no veo nada. ¿Hay algo ahí?"

Escuchó al paladín que llegaba hasta su cintura y desenvainó con fluidez su espada, luego el sonido de él apretando con fuerza su empuñadura.

"Ah, no es nada. Pensé que había visto algo, pero quizá estaba equivocada ".

"¿De verdad? Bueno, si crees que hay algo ahí, sólo dinos, no importa lo que sea ".

"De acuerdo, entonces contaré contigo cuando llegue el momento".

Después de darle las gracias con una mirada seria en su cara, Neia se volvió hacia el frente. Si se dividiera a las mujeres del mundo en las que sonreían y las que no se suponía que sonrieran, Neia caería en esta última categoría. Incluso una palabra de agradecimiento de su parte fue mejor expresada con una expresión seria que con una sonrisa. Neia continuó estudiando el banco de niebla. Quizás sólo Neia podía verlo porque estaba demasiado lejos, pero estaba segura de que no se había equivocado.

Quizás su interacción con el paladín le había devuelto el ánimo, pero Neia decidió decirle algo a la capitána. Sin embargo, ella seguía hablando con Gustav.

"¿Qué deberíamos hacer ahora?"

"Es muy peligroso moverse en esta niebla. Esperemos un poco más y si no hay nada desmontaremos y descansaremos. Ahora que lo pienso, ¿hay monstruos emisores de niebla en el mar?"

"Claro que los hay. Sin embargo, no hay mares ni lagos cercanos. Es como dijo la Escudera Baraja."

"¿Es posible que cometiera un error o pasara por alto alguna información?"

"Ella no lo arruinaría así. Francamente hablando, ella nos trajo a salvo hasta aquí, ¿no? Cuando estábamos saliendo del Reino Santo, los demihumanos que patrullaban cerca de la muralla rota tampoco nos vieron. No podríamos haberlo hecho solos, ¿verdad?"

"Podríamos haber entrado por la fuerza."

Una vez más, el corazón de Neia se hundió.

¿Cuántas frustraciones ha tenido que soportar para traerlos hasta aquí?

Recuerdos despertaron en su mente, de cómo les había pedido que se quedaran atrás mientras ella miraba por sí misma bajo la lluvia helada, arrastrándose por el suelo y embarrándose para evitar que la vieran emboscadas del tipo Ranger.

Si la vieran, la solitaria Neia seguramente moriría. Aún así, Neia había continuado con la determinación de morir, aferrándose a la creencia de que estaba haciendo esto para salvar a sus sufridos compatriotas.

Así es, no estoy trabajando duro para ganar elogios o algo así.

Trató de hablar por su cuenta. Incluso si la Capitán se negara a reconocer sus contribuciones, los demás seguramente aprobarían sus esfuerzos, aunque no lo dijeran.

Querer ser elogiado o recompensado por trabajar duro es sólo el egoísmo de un niño. Esto es lo que significa ser un protector de la humanidad. Hacer lo que sea para mitigar el dolor y el sufrimiento de la gente es el deber de un paladín. Seguramente la capitán debe ser igual. Aún así... ¿podría bajar el volumen? No, tal vez los dos piensen que están hablando lo suficientemente callados.

Los dos seguían hablando.

Al haber sido excluida, Neia pensó que no deberían concentrarse en hablar y mantener un ojo en su entorno. Especialmente Remedios, cuyo sentido del peligro de bestia y su habilidad para luchar significaban que ella debía ser capaz de responder mejor que nadie.

Neia calmó la frustración en su corazón y se concentró en la sombra de la niebla. Eso también se debía a que todavía no había recuperado la fuerza necesaria para llamarles de nuevo y también a que no quería seguir escuchando su conversación.

Y entonces, quizás la niebla se había separado por las corrientes del viento, pero por un momento, Neia vislumbró claramente la rueda de la sombra.

¿Eh? De ninguna manera... ¿eso es una nave?

De hecho, Neia había discernido la verdadera naturaleza de la sombra, un barco que flotaba en el mar.

Además, era un barco grande, similar a un galeón. Fue algo momentáneo y fue ocultado de nuevo rápidamente por la pesada niebla, así que incluso ella no estaba segura de haber visto un barco.

Por supuesto, tal cosa no era posible para el sentido común.

A pesar de la información que poseía, el propio Gustav ya había dicho que no había lagos en las cercanías. No, incluso si los hubiera, sólo un intelecto del grado de Remedios flotaría un barco del tamaño de un galeón en un lago interior.

Si se tratara de una región costera, podría ser posible que hubieran utilizado un viejo barco como fortaleza o lo hubieran trasladado a tierra firme para algún otro propósito. De hecho, había varios ejemplos de eso en el Reino Santo. Sin embargo, era imposible hacerlo en el interior del país.

Estaba viendo cosas, ¿verdad?

Esa fue la mejor manera de pensar en ello.

Aún así, sus ojos se negaron a salir de esa dirección, escaneando una y otra vez.

"... Así que sí viste algo después de todo, ¿eh?"

En respuesta a la pregunta del caballero con el que había hablado antes, Neia gritó un "¡Eh!”

"Estabas mirando en esa dirección desde ahora, lo que significa que viste algo allí, ¿no?"

"¿Ah? No, eso..."

Vi la sombra de lo que parecía un bonito barco. Si ella dijera eso, probablemente pensarían que estaba loca. Ciertamente Neia lo haría. En ese caso, ¿qué debería decir?

"No importa si te equivocaste, pero ¿podrías decirme si viste algo? Ayudará si algo está pasando allí ".

Fue un argumento perfecto.

Miró de un lado a otro. Todos estaban escuchando el intercambio de Neia con el paladín y todos los ojos estaban puestos en Neia.

Siendo las cosas lo que eran, ella no podía simplemente alardear de su camino a través de esto diciendo "Oh, yo sólo estaba viendo la niebla".

"... Ah, sentí que había una gran sombra negra ahí fuera."

"¿Es esa gran sombra un monstruo?"

La persona que Neia menos quería oír que le disparara una pregunta. Maldita sea, no me preguntes, pensó ella, pero obviamente no podía decir eso.

Neia suspiró varias docenas de veces en su corazón antes de responder:

"No, no es así. Tenía la sensación de haber visto un edificio o algo parecido ".

"... ¿realmente lo viste?"

"No estoy muy segura. Es más probable que me haya equivocado ".

¿Un edificio? ¿Un fuerte del Reino Hechicero o algo así?"

"No lo sé. Sin embargo, el hecho es que no hemos visto nada parecido a un fuerte del Reino Hechicero cerca de las carreteras o cerca de los pueblos. Esos no estarían fuera de lugar en las tierras fronterizas.

Aunque ella había sentido que era un barco, sería más convincente decir que era un edificio que parecía un barco en vez de decir que había visto un barco.

"Ya veo... ¿qué te parece, Gustav?"

"Yo le creo. Aunque... no has comprobado que era un edificio, ¿verdad?"

"Sí, fue sólo por un momento. Podría haber sido otra cosa completamente diferente ".

"Capitana Custodio, en cualquier caso, creo que esperar en la niebla es la mejor opción. No creo que los fuertes del Reino Hechicero permitan la entrada de extranjeros ".

"Tiene sentido. Hagámoslo entonces. Todo el mundo, manténganse alerta."

Ella fue contestada por un coro de voces, así como Neia.

Mientras ellos estaban ostensiblemente vigilando, la atención de todos se centró en un solo punto. Eso fue porque todos querían verificar lo que Neia había visto.

La espesa niebla siguió oscureciendo toda la visión y justo cuando todo el mundo comenzaba a perder interés en el edificio, algo sucedió.

"... ¡Qué!”

Neia y el caballero a su derecha, ambos jadeaban sorprendidos.

Una sombra se movía en la espesa niebla.

"¿Q-Qué? ¿Qué fue eso?"

Neia no pudo responder a la pregunta del paladín. Decir que era un barco era una locura.

"¿Esta esa sombra... moviéndose? ¿No es un edificio?"

La pregunta del capitán era muy razonable. Sin embargo, dado que Neia no le había dicho lo que era en realidad, todo lo que podía decir hasta el final era que parecía un edificio.

"Cuando lo vi, parecía una..."

Pero ahora se está moviendo, ¿no? Además... la sombra parece que se está oscureciendo; ¿se dirige hacia nosotros?"

De hecho, si eso fuera realmente un barco, entonces podría avanzar hacia ellos. En otras palabras, ese barco era uno que podía navegar por tierra.

¿Cómo es posible que... de ninguna manera...?

Al final, la sombra se acercó lo suficiente a través de la niebla hasta que incluso la gente aparte de Neia pudo ver lo que realmente era.

Era indiscutiblemente un barco y se movía como si navegara sobre las olas. Filas de largos y gruesos remos sobresalían de sus lados, remando como si estuvieran empujando a través del agua.

"¿Estás bromeando?"

Las palabras escurridizas que escaparon de la boca de Remedios hablaron por todos en el grupo.

"¿Los barcos del Reino hechicero viajan por tierra? Los países del interior tienen toda clase de juguetes sorprendentes..."

No, no, así no, dijo Neia en su corazón. Probablemente no era la única que pensaba así.

"Una nave que viaja a través de la niebla... Me parece recordar haber oído hablar de algo así antes..."

"¡No esperaba menos de ti, Gustav! Ven, trata de recordarlo, estoy segura que puedes hacerlo. Me enseñaste todo tipo de cosas en el pasado, estoy segura que puedes hacerlo. Bien, ¿quieres que te frote la cabeza?"

"Por favor, no hagas eso. Además, no soy un sabio ni nada. Es sólo porque nuestra Capitán no tiene cabeza para tales hechos, lo que me obligó a recordarlos en su nombre ".

"... eso es porque todo lo que necesitaba hacer era preguntarte a ti o a Kylardos."

"Parece que te hemos estado malcriando demasiado. Una vez que enviemos a Jaldabaoth de vuelta al infierno, me aseguraré de que recuperes todos tus años de aprendizaje perdido. Gracias a eso, ahora me acuerdo. Es una nave fantasma. Oí a unos marineros hablar de ello, un barco que aparece en la niebla. Es un barco que debería haberse hundido, pero que navega una vez más y es gobernado por los no-muertos ".

"¡Oh! Sí, he oído que los barcos fantasma están precedidos por una densa niebla. ... ¡Todos formen! ¡Si es un barco fantasma, nos enfrentaremos a los muertos vivientes! ¡Es el enemigo!"

Incluso los paladines no podían evitar ser sacudidos por la orden de su capitán ".

"¡Espere! ¡Por favor espere, Capitána Custodio! El reino hechicero que es nuestro destino está gobernado por un rey no-muerto, así que, ¿qué pasa si este es uno de los barcos del reino Hechicero?"


"¿Qué!? ¿Trajo un barco fantasma a tierra firme y luego lo usó? ... ¿Qué demonios es esto?"

Era natural que Remedios se quedara estupefacta.

Los no-muertos podrían controlar a otros no-muertos. Sin embargo, ¿qué clase de no-muerto podría poner un barco fantasma, que originalmente habría navegado los mares, bajo el mando de uno?

Pronto, la nave se reveló en su totalidad.

Como su nombre indica, era un barco fantasma.

Estaba roto por todas partes. Había un enorme agujero en el costado del casco y las tablas de cubierta se doblaban hacia arriba en muchos lugares.

Era gigantesco, incluso más grande que el buque insignia de la Marina del Reino Santo "Martillo del Rey Santo".  Si no fuera tan ruinosa, daría la impresión de un tremendo poder.

El último de sus tres mástiles volaba con las velas en popa, mientras que los otros tenían velas cuadradas regulares. Sin embargo, todas estaban destrozadas y harapientas y no parecía que pudieran cumplir su misión de propulsar un barco.

Había una agudeza anormal en la forma en que su proa sobresalía. Se veía muy impresionante, como si hubiera sido pulida. Además, brillaba con una luz tenue y mística y daba la sensación de que el barco estaba orgulloso de sí mismo.

Después de eso, la característica más llamativa fue la bandera que voló en la parte superior del mástil principal. Llevaba el símbolo del Reino Hechicero.

La nave flotó a un metro del suelo mientras avanzaba.

Pronto, la nave pasó por el grupo -- que estaba congelado en su lugar por la extraña vista -- desde el costado.

Nadie podía moverse y entonces la niebla comenzó a diluirse. ¿Dijo que el barco arrojó niebla mientras navegaba? No, si ese fuera el caso, entonces la niebla habría sido más densa cuando uno estaba cerca de la nave, así que no deberían haber podido ver el casco. Probablemente era como una especie de capa oculta que cubría el área alrededor de la nave con niebla.

O quizás era una jaula para evitar que su presa escapara. Neia estaba muy asustada por ese pensamiento suyo.

El Rey Hechicero... un rey no-muerto. Podría ser un temible enemigo por lo que sabemos.

Cuando se enteró de que él había convocado a gigantescas cabras de origen incierto, ella las había imaginado como ovejas adorables, así que quizás Neia podría haber subestimado al Rey Hechicero de alguna manera.

Eso la inquietaba.

Al igual que los paladines veían a los muertos vivientes como enemigos, los no-muertos podrían considerar a los seres vivientes como sus enemigos también. Si ese fuera el caso, el destino de su grupo sería--

Aun así, no tenían otra opción que rogarle ayuda para encontrar a Momon, el hombre que una vez había luchado a la par de Jaldabaoth. Neia se limpió el sudor con la palma de la mano.

"... La niebla se ha despejado. Todo el mundo, vamos."

El rey no-muerto que gobernó a estos extraños seres.

Neia se dio cuenta de su determinación.

El Rey Hechicero es un no-muerto, pero permite que los humanos vivan... ¿Qué clase de persona es realmente? Bueno, no podré ver ese lado de él, siendo una escudera y todo eso.



Parte 3


Podía ver el extremo más exterior de E-Rantel -la capital del Reino Hechicero-, tres muros y la imponente puerta que se asentaba en él.

Sin embargo, ninguno de los dos podía desviar la atención de Neia de las dos gigantescas estatuas que flanqueaban la puerta.
Ellos representaban a una extraña criatura no-muerta que sostenía un bastón que se parecía a serpientes enrollándose unas alrededor de otras. Esas estatuas probablemente fueron hechas a la imagen del Rey Hechicero, Ainz Ooal Gown.

A pesar de estar a una buena distancia de ellos, Neia podía distinguir los intrincados detalles de las estatuas. Con toda probabilidad, ella no sería capaz de encontrar una falla en ellas, ni siquiera a los pies de las estatuas.

Luego, vio a varias criaturas con forma humana trabajando cerca de las estatuas.

¿Eh? ¿No son demasiado grandes? ¿A qué altura están esas paredes? Aunque sé que las estatuas son grandes... ¿quiénes son esas personas que trabajan allá abajo?

Los otros parecían tener las mismas preguntas que Neia y los paladines comenzaron a discutir las identidades de esas criaturas semejantes a los humanos.

"... no son humanos, ¿verdad?"

"Si. ¿Son gigantes? Aunque, no parecen ser lo mismo que los Gigantes de las Colina..."

Neia, una simple escudera, nunca antes había visto a un Gigante en carne y hueso, pero había oído hablar de estos seres durante una clase de conocimiento de monstruos.

Los gigantes eran esencialmente seres humanos agrandados, pero además de sus cuerpos poderosos, también poseían habilidades raciales. Gracias a estas habilidades, podían soportar ambientes que los humanos tendrían dificultades para sobrevivir, por lo que típicamente hacían sus hogares en tales lugares. Eran una especie demihumana que tenía poco que ver con los humanos, que sólo podían vivir en las llanuras.

Algunas razas que eran más avanzadas que la humanidad, eran más expertas en magia.

La raza por sí sola no determinó la bondad o maldad de un ser. Uno de los Trece Héroes era un gigante. En el Reino Santo, los gigantes conocidos como Gigantes del Mar a veces se mostraban al comercio.

Dicho esto, los gigantes eran generalmente una raza violenta y peligrosa.

Sobre el tema de los gigantes peligrosos en el mundo humano, habría que mencionar a los Gigantes de las colinas, que vivían en las colinas. Gigantes como los trolls y similares también eran bastante (in)famosos.

En ese caso, ¿qué hacían estos gigantes en una ciudad de muertos vivientes?

"... ¿siempre hubo gigantes en esta zona? ¿Los conquistó?"

"¿Ese Rey Hechicero manda sobre los gigantes? Nunca había oído hablar de algo así antes ".

Esa exclamación sorprendida de uno de los paladines era de esperar.

Habían reunido una gran cantidad de inteligencia en preparación para su viaje al Reino Hechicero. Por supuesto, mucha de esa información era incomprensible, por lo que no se podía decir que hubieran tenido éxito en su objetivo, pero eso seguía contando como hacer su debida diligencia. Tanto la Nave Fantasma como los gigantes eran asuntos de misterio.

Neia pensó que el Rey Hechicero podría ser un gigante no-muerto. Pero una característica tan distintiva debería haber aparecido en sus informes de inteligencia.

Justo entonces, Gustav se dirigió a ella por detrás.

"Escudera Baraja, es hora de cambiar la formación. Muévanse hacia atrás."

"¡Entendido!"

Durante su viaje, Neia había estado al frente de la formación, pero ahora que estaban cerca de la ciudad, Neia ocuparía la posición más segura. A su vez, Remedios y Gustav tomarían el lugar de Neia en el frente.

"Capitana Custodio, ¿enviamos a un emisario a anunciarnos?"

Seguramente alguien desconfiaría de un grupo de personas con armaduras y brazos cargados que aparecieran cerca de una ciudad. Por lo tanto, cuando entraban en una ciudad o pueblo del Reino, típicamente enviaban un paladín para informarles que venían y entonces el grupo se acercaba, llevando la bandera del Reino Santo. Esto era etiqueta.

Después de recibir el permiso de Remedios, enviaron un paladín ante ellos.

Después de llegar a las puertas del Reino Hechicero, se giró y volvió.

"Capitán, he informado a los guardianes del Reino Hechicero. Nos dan la bienvenida."

"¿Es así?, entendido" ¡Entonces vamos! ¡Levanten las banderas! ¡Mantengan el pecho en alto! No deshonren el nombre de los paladines del Reino Santo ".

Con eso, el grupo guió lentamente a sus caballos hacia el Reino Hechicero.

Finalmente, alcanzaron las puertas de aspecto estatutario, así como los gigantes que allí trabajaban.

Los gigantes parecían estar limpiando las estatuas, como para hacer que las hermosas estatuas fueran aún más bellas.

Miraron la apariencia de los gigantes y su piel era blanca azulada, mientras que sus cabellos y bigotes eran blancos. Parecían estar vestidos con ropas primitivas hechas de la piel de algún tipo de bestia, así como con una exquisita armadura de malla en cadena.

"¿Qué clase de gigantes son esos?"

Los agudos sentidos de Neia captaron la conversación desde la primera fila.

"Esto es sólo una suposición, pero creo que deberían ser Gigantes Escarchados, ¿no?"

"H-mm~", respondieron vagamente Remedios. “¿Son fuertes? ¿Qué pueden hacer?"

"... Dios, salvame... Los gigantes escarcha son gigantes que viven en climas fríos y son inmunes al frío. En contraste, son débiles al fuego."

"Ya veo. Así que si tenemos que luchar contra uno, deberíamos usar fuego, ¿cierto?"

"Bueno, más o menos. Los aventureros de Mithril deberían poder vencerlos con facilidad. Sin embargo, pueden entrenar y aprender como nosotros y a veces se puede encontrar un gigante con habilidades de guerrero. Por lo tanto, debes tener cuidado."

Eran gigantes.

Uno podría entrenarse para ser un guerrero, un mago o un ladrón. No sólo los seres humanos podían entrenarse en estas técnicas. Mientras que las criaturas con ventajas raciales generalmente no se inclinaban hacia tal entrenamiento, algunas de ellas pondrían el esfuerzo de adquirir tales habilidades y eso las hacía oponentes muy difíciles.

El padre de Neia le había dicho repetidamente, "Las bestias te intimidan con su apariencia. Pero un enemigo poderoso que no parece serlo es muy aterrador ".

"H-mmmm~. Bueno, nunca antes había luchado contra un gigante. Aún así, los ogros son un asunto diferente ".

"Cuídate de no molestarlos mencionando a los ogros en el mismo aliento que ellos. Para los Gigantes del Mar, al menos, sería como comparar a un mono con un humano. Por supuesto, eso es un rumor de un bardo, así que no se sabe cuánto de eso es verdad ".

"El Reino Santo no puede contratar gigantes del mar, pero el Reino Hechicero puede emplear gigantes escarcha. ¿Cuál de ellos es más fuerte?"

"Me temo que no sé la respuesta a eso..."

Mientras que la Capitán obviamente quería que los Gigantes del Mar fueran más fuertes, lo importante ahora era el tipo de trato que estos Gigantes de Escarcha enfrentaron en el Reino hechicero.

¿Fueron tratados como amigos, esclavizados por la fuerza o fue un intercambio de moneda por servicio en una relación mutuamente beneficiosa?

No había forma de distinguir entre las formas de los gigantes que trabajaban en silencio.

Aún así, parece que estos gigantes son excelentes trabajadores. El Reino Santo ha trabajado con los demihumanos en el pasado, pero si ellos expanden el alcance de eso, podrían hacer muchas más cosas diferentes. Por supuesto, el Reino Santo nunca haría eso.

Por supuesto, había razas como los hombres, con quienes el Reino Santo tenía una larga historia de cooperación mutua. Sin embargo, los recuerdos de la guerra con los demihumanos aún permanecían, por lo que nunca serían aceptados.

¿Había aceptado el Reino Hechicero sólo a los Gigantes? O también se hizo con otras razas extrañas. Si ella se encontró con demihumanos aquí similares a los que habían atacado el Reino Santo, ¿podría contener la ira dentro de su corazón?

No, si no me controlo...

Por ejemplo, ¿qué pasaría si conociera a un Snakeman aquí? Sería un Snakeman que vendría de una tierra lejana del Reino Santo, viviendo en paz con los humanos en esta nación. Tal vez no sea posible utilizar un llamamiento emocional para disuadir a los demás de mostrar hostilidad, pero dadas las circunstancias actuales, tendrían que hacerlo.

Neia miró inquieta a la espalda de Remedios.

¿Podría hacerlo?

Agitó mentalmente su cabeza. Preocuparse por Remedios así era muy grosero. Era la líder de este grupo diplomático y estaba trabajando para salvar al país. Ciertamente podría hacer eso. Preocuparse por ella de esa manera fue demasiado irrespetuoso con ella.

"¿Podemos entrar así como así? ¿Qué tal si entramos por otra puerta?"

Las puertas podrían estar abiertas, pero los gigantes estaban trabajando. Ella estaba preocupada por si les importaría que los humanos pasaran a sus pies.

"Entraremos así. Si se supiera que los emisarios del Reino Santo entraron por otra puerta porque tenían miedo de los gigantes, nos convertiremos en el hazmerreír ".

"... Entendido. Entonces obedeceremos sus instrucciones, capitán ".

Y así, el grupo avanzó hacia las puertas.

Afortunadamente, los gigantes les echaron un vistazo y luego pararon su trabajo por un tiempo, permitiéndoles pasar sin incidentes. Neia sentía que esto era menos buena voluntad hacia los seres humanos que un sentimiento misterioso hacia los visitantes del Reino Hechicero.

Normalmente, habrían sido detenidos fuera de las puertas, pero como habían enviado a alguien para anunciarlos, los soldados humanos que parecían guardias de la calle los habían traído y el grupo pasaba por las puertas, bajo la luz de luces mágicas. Su iluminación era claramente diferente a la del sol y el entrenado caballo de batalla se agitó con dificultad bajo su resplandor.

"Bienvenidos a E-Rantel, ciudad del Reino hechicero. ¿Es la primera vez que vienen aquí, paladines honrados?"

"Ahh, sí."

"Ya veo. Entonces, perdone, ¿podría desmontar?"

Probablemente era un control de equipaje, pensó Neia. Aunque fue un tanto desconsiderado hacerlo con personas que se hacían llamar emisarios de otra nación, tenían razón en hacerlo.

No hubo protesta cuando el grupo se bajó de sus caballos y obedeció las instrucciones de "caminar por aquí, por favor", lo que los llevó a una enorme puerta al lado de las murallas.

Yendo por el sentido común, esto debería ser una torre lateral, una combinación de cuarteles de tropas y una base de defensa.

"Por favor, entre aquí. Esta ciudad es diferente de las ciudades del Reino y del Imperio ya que posee todo tipo de ubicaciones dentro de ella, por lo que los visitantes que lleguen por primera vez tendrán que asistir a un curso en la sala de adelante.

"¿Un curso?"

"Sí. Esto es para minimizar molestias innecesarias. Sólo las personas que han asistido a este seminario pueden entrar en la ciudad. ¿Lo harán?"

Habían recorrido todo este camino, así que obviamente no podían rechazar la petición de asistir. Aunque era de esperarse, la respuesta de Remedios fue un claro "sí".

"Entonces, ¿puedo pedirle que entregue sus armas a nuestra custodia?"

Naturalmente, no podían negarse a ello, pero como es natural, Remedios tenía una mirada puesta en su cara.

La espada de Remedios era un tesoro divino del Reino Santo. Solo por llevarlo, ni siquiera necesitaría arrodillarse ante el Rey Santo. No podía entregar tal tesoro antes de siquiera encontrarse con el rey del reino y después de oír tanto, el soldado asintió con la cabeza en comprensión.

Comentarios

  1. Gracias por la traduccion c:

    ResponderEliminar
  2. Gracias, tienes el link en ingles?, no puedo aguantar mucho, la abstinencia :C

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. http://overlordvolume10.blogspot.cl/2017/09/volume-12-paladin-of-holy-kingdom-first.html

      Eliminar
  3. para cuando sacan la parte que sigue a este ?

    ResponderEliminar
  4. casi todos las partes veo que las sacan despues de las 7 pm (hora de venezuela) todos los dias

    ResponderEliminar
  5. Ahora si el Reino Santo jura Vasallaje Ainz lo va a ir a salvar.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Overlord Volumen 12

El Emperador Demonio Jaldabaoth
Parte 1
El Reino Santo era una nación que ocupaba la península al suroeste del Reino de Re-Estize.

Era un país altamente religioso, dirigido por una Santa Reina que podía usar la magia divina y que estaba estrechamente afiliada a las iglesias. Dicho esto, no estaban tan orientados a la religión como la Teocracia  Slaine.

Overlord, Volumen 12, Capitulo 3, FINAL

Parte 4

Tanto la recuperación de la ciudad como la liberación de sus ciudadanos eran algo triviales ante el poder del Rey Hechicero.

Los paladines y reclutas atacantes estaban virtualmente ilesos y aunque algunos de los residentes encarcelados perdieron la vida en el caos, fue una cantidad sorprendentemente pequeña.

Overlord, Volumen 12, Capitulo 3, Parte 3

Aún así, eso me hizo pensar. ¿De dónde había aprendido el Rey Hechicero tales tácticas?

Un ser con la piel dura de un demihumano no llevaría armadura encima. Con garras afiladas, uno no necesitaría espadas. Los humanos llevaban armadura y portaban espadas por sus frágiles cuerpos.

Si no hubiera necesidad de confiar en el ingenio, entonces las tácticas serían naturalmente innecesarias también. ¿Por qué conocía el rey hechicero, un ser abrumadoramente poderoso las tácticas de asedio?