viernes, 20 de noviembre de 2015

Haken No Kouki Altina, Volumen 2, Capitulo 1


Parte 2


Los salvajes fueron reunidos en una esquina de la fortaleza de espaldas a la pared, vigilados por soldados con lanzas y arcos a por lo menos 10 pasos de distancia.

La tormenta había terminado, pero aún era invierno en la región norte.

Si esto no se resolvía durante la noche, puede que haya gente muriendo de frío.

El dialogo de Altina y el rey de los bárbaros debe concluir antes del amanecer— Pensó Regis.

Los gritos de alegría también deberían ser audibles desde afuera….. Cerca de 400 salvajes no se rindieron y se congregaron en un grupo a una corta distancia de la fortaleza.

Era fácil para la caballería presionar el ataque, pero fue prohibido. En vez de eso, fueron ordenados a informar a los salvajes sobre el dialogo entre el representante de los bárbaros y el comandante del imperio.

Ese fue el recuerdo de Regis de los hechos hasta el momento.

Estaba preocupado porque podía haber una masacre.

Si los salvajes no se rendían, el ejército del imperio que los habían rodeado podría matarlos. No es nada especial, pero Regis quería evitar esto por razones estratégicas y emocionales.

Era grandioso que las pérdidas en ambos lados fueran mantenidas al mínimo, Regis respiró en alivio.

Justo cuando Regis pensaba eso, el refuerzo de los bárbaros apareció un momento después.

Se unieron al grupo fuera de la fortaleza, considerando sus opciones mientras veían hacia aquí— pero permanecieron en el lugar sin atacar o retirarse.

Parecían estar esperando a que el dialogo finalice.

Año 850 del imperio, la última batalla del Fuerte Sierck llegó a su final en un ambiente tenso.

" Hey, Regis!"

Jerome regresó a la torre central con la actitud de un atacante de caballería.

"Ah, sí..."

Regis estaba registrando los reportes de la batalla en la mesa de la sala de conferencias. Debería haber sido hecho por el personal a cargo, pero con todos los oficiales administrativos expulsados por Jerome, no había nadie más para llenar el puesto.

Altina regresó a su cuarto para cambiarse a un vestido para el dialogo con el rey de los bárbaros. Ella no podía atender el dialogo con su brazo izquierdo en un cabestrillo.

Jerome se inclinó.

"¿Qué demonios fue ese Plan?"

"... Eso... Considerando la tormenta de nieve, pensé que sería difícil perseguirlos si fueran a esparcirse...”

"¿¡Y por eso los dejaste entrar al fuerte!? ¡Dejaste que los salvajes entraran! ¡Seremos el hazmerreír de las naciones vecinas!"

" Está bien, tener a una princesa de 14 años como nuestra comandante es suficiente para que se burlen de nosotros.”

"Eso es peor!"

Regis lo tranquilizó con palabras suaves.

“Eso es bueno, deja que nos subestimen. Es una estrategia efectiva para que el enemigo se equivoque en nuestra fuerza defensiva y ofensiva."

“Entiendo. Esta es definitivamente una estrategia que alguien como tú a quien le gusta inventar planes inútiles. Pero olvidaste una cosa."

"¿Qué es?"

"Yo, odio a la gente que me subestima!"

"... Ya, ya veo?"

Regis rascó su cabeza, él no incluyó eso.

Regis pensó que Jerome estaba molesto por el uso de la fortaleza como una trampa, pero resultó que era un asunto de orgullo.

Como era de esperar, la realidad no progresaría como en los libros.

En vez de sentirse inquieto sobre su talento como un estratega, Regis solo se estaba sintiendo inquieto en general.

" Hablando de eso, parece que hemos capturado a los salvajes. ¿Por qué no están muertos?"

"La princesa deseaba tener un diálogo con ellos."

"¿Con quién? ¿La princesa es estúpida? Los bárbaros simplemente deberían ser colgados o esclavizados."

Él no estaba criticándola o hablando mal de ella, Jerome estaba muy desconcertado por el estado mental de la princesa”.

Regis no pensaba que los bárbaros fueran bestias salvajes…..pero entendió que ese punto de vista le pertenecía a la mayoría.

Esta también era una apuesta para lograr la meta que estaba demasiado lejos.

Sería grandioso si el dialogo con los bárbaros procediera bien.

Por otro lado, la princesa ganaría la reputación de ser ingenua y con falta de sentido común si el dialogo fuera a romperse.

Ya que el punto final del objetivo era demasiado difícil para alcanzar, ellos siempre enfrentarían apuestas con las probabilidades contra ellos.

"... No es demasiado tarde para dudar de la inteligencia de la princesa después que el dialogo con el rey de los bárbaros termine. "

“Ya es hora”

Regis se levantó de su silla.

Jerome también se dirigió a la salida.

“He abierto el almacén. Carne y alcohol serán necesarios."

"... Ah entiendo."

Regis se estaba preguntando que usar como recompensa por la victoria, pero parece que tener un festín era el estilo de este regimiento.

Ese también era el caso cuando atraparon a los bandidos hace un tiempo atrás.

En su antigua unidad, aquellos que lograban un mérito podían obtener joyas o piezas de arte como recompensas. ¿Las tropas de aquí estarían bien sin esos tesoros? Regis estaba preocupado sobre eso todo este tiempo.

"Gracias por su ayuda."

" No es por ti o la princesa. Es el deber de los generales recompensar a sus hombres."

"Lo tendré en mente."

"HMMP ... No actúes humilde, de repente. ¿Te estás burlando?"

"Su petición es difícil de entender."

" Solo di lo que piensas. Otros no podrían confiar en ti por la forma que actúas."

"¿Decir lo que pienso?"

" Sí, solo dilo sin esconder nada."

"... Quiero unas vacaciones. Quiero leer libros".

“¡No me interesa!"

"Que malo."

Los hombros de Regis se encorvaron.

El patio central usado para entrenamiento había sido convertido en una sala de audiencias temporal.

Altina estaba sentada en una silla en el centro.

Para ocultar su brazo izquierdo, una manta grande cubrió su hombro izquierdo y sus rodillas.

Regis se paró a su lado derecho mientras que Jerome estaba a su lado izquierdo.

No había ninguna alfombra roja, pero los soldados se alinearon en una fila, con la bandera del imperio colgando en la punta de una lanza.

Originario de apodo del emperador fundador 'L'Empereur Flamme', la bandera era de color rojo y decorado con 7 espadas.

Históricamente, el primer emperador peleó bajo el estandarte de una bandera de blanco puro. Sin embargo, en tiempos recientes, todas las naciones trataban a la bandera blanca como una señal de rendición o de cese el fuego.

Entre las 2 filas de soldados, el rey bárbaro fue traído.

Sus brazos estaban atados a su cintura, con Evrard sosteniendo la punta final de la cuerda. Eric estaba parado detrás de él.

Evrard se detuvo a diez pasos a distancia de Altina.

Altina lo miró.

"Está bien, traedlo más cerca. Es molesto hablar desde tan lejos."

"Pero..."

"Y suelta las cuerdas. Quiero un diálogo, no una inspección de prisioneros.

"Princesa !? Este hombre se mueve tan rápido como un mono, es demasiado peligroso!"

Es normal que Evrard diga eso.

Pero a Altina no le importaba.

“¿Quieres decir que no puedo derrotar a un hombre desarmado? Y el general venerado como un héroe está a mi lado de todas formas. ¿No se burlarían de mí como una cobarde?"

"Uf... Mah ... lo entiendo."

Evrard estaba preocupado porque Altina estaba herida, y también estaba el lado de los soldados.

A veces, la dignidad de estar en una posición alta era más importante que la seguridad personal.

Las sogas fueron removidas y el rey de los bárbaros se movió a cinco pasos de distancia.

La boca de Regis estaba seca de la tensión.

Similar a Jerome, el rey de los bárbaros parecía como si tuviera más de 25 años, vistiendo ropas hechas de piel de animal y plumas de aves.

Todos los salvajes pintados en los cuadros del imperio los mostraban como demonios derrotados por los caballeros, o similares a monos u osos, pero el rey de los bárbaros tenía un aire noble en él.

Él arrogantemente miró a la princesa, negándose a arrodillarse.

Había sillas que te elevaban más alto cuando te sentabas, pero no pudieron ser movidas a esta sala de audiencias temporal.

Evrard frunció el ceño.

" Me presentaré de nuevo…. Soy Marie Quatre Algentina de Belgaria, princesa que está cuarta en la línea del trono."

El rey no dijo una palabra.

Era imposible comunicarse con palabras? Los soldados tuvieron dudas.

Regis pensó que el rey parecía estar en un profundo pensamiento. Regis creyó que eso era cierto.

El rey bárbaro habló:

" Que nombre tan largo."

Habló en el lenguaje de Germania, la nación vecina.

Probablemente era natural de Germania, y fue suficientemente educado para entender el lenguaje Belgaro.

Incluso con la erupción de la guerra, la interacción entre el imperio y las naciones vecinas permaneció frecuente.

Era por eso que eran modales correctos que la realeza y los aristócratas aprendan el lenguaje de las naciones vecinas.

Aunque Regis era un plebeyo, aprendió germano también durante sus estudios en la academia militar.

Esto significa que aparte de los soldados que sostenían la bandera nacional, todos los presentes sabían Germano.

Evrard lo acusó:

“¡Qué insolente! ¡Ella es la princesa!”

“¿Etiqueta? A los Belgaros les gustan las cosas sin sentido.”

Altina detuvo a Evrard, con la cara roja, levantando su mano.

" No importa. Ya que él no es un ciudadano del imperio. Es raro pedir a la gente que no fueron ni subordinados ni ciudadanos que muestren su respeto."

El leal comandante caballero entendió lo que la princesa quiso decir y dejo de hablar.

Altina le preguntó al bárbaro en Germano.

“¿Cómo debería llamarte? Es de buenos modales presentarte después de escuchar el nombre de la otra persona. ¿O los bárbaros no tienen nombres como dicen en los rumores?”

“No nos vemos como bárbaros. Mi nombre es Diethart, dejé atrás mi lugar de nacimiento. Y nuestra nación es llamada Bargainheim.”

Jerome sonrió sarcásticamente.

Se inclinó hacia atrás exageradamente, como si estuviera asustado. Levantó su voz para que toda la tropa escuche.

"Ah ... ¡Qué gran descubrimiento. No sabía que los salvajes podían bromear. Ese bosque oscuro es en realidad un país! ¡La nación vecina de Belgaria no era la basura de Germania, sino la nación bárbara!"

Todos los soldados se rieron fuertemente.

Diethart rechino los dientes mientras estaba siendo burlado.

Sin embargo, quien explotó en furia fue— Altina.

Su puño derecho se estrelló en su reposabrazos, rompiendo la elegante silla de madera en trozos.

"Ah ..."

El lugar se puso en silencio.

Después de toser secamente:

" Parece que tengo que enseñarte a como recibir visitas. Es suficiente, todos ustedes salgan."

"Princesa !?"

Evrard protestó fuertemente, pero Altina no retiró sus palabras.

Ella enderezó la silla medio destruida con una patada.

"¡Todos retírense a 30 pasos! ¡Es una orden!”

Jerome frotó la cicatriz en su mandíbula.

" Fu fu fu….. ¿Estará bien? Puedes ser estrangulada por el bárbaro, ¿cierto?"

" Dependeré de ti si eso sucede."

"¿Y si eres tomada como rehén?"

"Ara, si que te preocupes por mí."

" Olvídalo. Habla con ese idiota Germano todo lo que quieras."

Jerome caminó hacia la pared.

Regis estaba planeando irse, pero Altina lo agarró por el cuello.

"¿Adónde vas?"

Regis pensó, ¿no ordenaste a todos que se vayan? — otras personas estaban presentes por lo que respondió formalmente.

"'Por orden a la princesa...”

" Eres el estratega, este es el momento para que trabajes. ¿Alguna objeción?"

"... tengo un poco de sed."

"Ah, me olvidé de eso."

Regis y Altina se quedaron mientras que Jerome y la tropa se retiró 30 pasos hasta la muralla. Evrard y Eric también mantuvieron su distancia.

Un momento después, dos nuevas sillas, una mesa, al igual que un vino tinto fue traída.

Diethart tomó asiento primero.

Altina se sentó frente a él, mientras Regis se hizo a un lado.

"¿No se siente bien esto? Es justo como una cafetería con terraza."

"... Es cierto. En el patio con nieve acumulada, una cafetería con terraza rodeada de soldados amenazantes. Definitivamente será popular en el imperio. Aunque no he visto uno antes."

"Podría atraer a una gran multitud."

Altina parecía estar de buen humor y sonrió.

Diethart no parecía demasiado amigable.

" Los Belgaros parecen preferir tomar café a un lado del camino. Qué extraño."

"Las naciones nórdicas son frías, así que es entendible. Belgaria tiene un clima cálido y el viento se siente bien. Podrá ser así, pero nunca he visitado una cafetería al aire libre en las calles antes….. Solo una vez, quiero intentar beber café en una linda tienda”.

Si Altina visitara una cafetería con terraza, atraería una gran multitud de espectadores. Beber café placenteramente era imposible.

Debería haber un balcón en el palacio— Regis tragó esas palabras. El café en un lugar lleno de celos y burlas no sabría bien sin importar qué.

Hora del asunto principal.

"Princesa, no queda mucho tiempo antes de que el sol se ponga."

"Tenemos preguntas para usted, Diethart. ¿Eres tú el rey de Bargainheim?

"Nein. Hemos formado una nación pero no tenemos reyes. Yo sólo soy uno de los fundadores, así que todos me siguen."

“¿Eso no es ser un rey?”

“No le quitaré dinero ni comida a mis ciudadanos compatriotas.”

"Oh, así que no hay impuestos."

Diethart asintió.

Altina pensó que era algo nuevo e interesante.

“¿No es eso grandioso, Regis? ¡Un país sin impuestos! ¡Los ciudadanos deben estar muy felices!”

"... Si lo ciudadanos no piensan que es injusto."

“¿No todos serían iguales si no hay impuestos?”

"Por ejemplo... Los campos necesitan ser vigilados. ¿Quién va a decidir el orden de la guardia?"

"¿hmm? ¿Eso no lo haría un representante como Diethart?"

"Si hace eso, entonces el rey sería Diethart y los impuestos serían en forma de trabajo como guardias. Cuando dos o más personas viven juntas, habrá gente que tome las decisiones y gente que provea los servicios. No importa cuales sean sus nombres, seguirán siendo los reyes y los recaudadores de impuesto.

" Ah, así es como es, eh."

" Sin impuestos no hay país. Una organización no puede ser formada con solo ideales…. Aunque los ciudadanos seguirán apoyando mientras que el país siga ganando batallas...”

Regis se detuvo aquí.

Diethart lo fulminó con la mirada.

"Bargainheim podría de hecho ser una nación pequeña y es un hecho que no podíamos llegar a nuestros ideales en muchas áreas. Pero el imperio está mal. Tenemos muchas personas que vinieron a nosotros para escapar de la tiranía del imperio."

“….”

Regis no discutió y espero que Altina hable.

Este era el dialogo que ella estaba esperando, él solo podía ayudarla desde un costado.

Si ella quería tomar el camino de la grandeza, las negociaciones como esta eran inevitables. Considerando la posición de Regis, era posible que la otra parte se rehúse a dialogar con él.

Altina necesitaba tomar la iniciativa en el diálogo.

“Yo también pienso que el imperio está equivocado.”

Definitivamente él debió contestar— Regis lamentó su decisión y su estómago empezó a dolerle.

Sus palabras probablemente no llegaron a Jerome y la tropa parados en la muralla del patio. Aun así, esto no era algo que deberías confesar claramente a los bárbaros.

Diethart estaba desconcertado.

"¿Qué estás diciendo? no estás hablando con sentido."

“No hay razón para que una realeza no pueda estar en contra del imperio, ¿cierto?”

“Ellos no deberían ser capaces, esa es su posición.”

Un bárbaro dándole clases a una princesa real sobre cómo debe ser su mentalidad, qué complicado.

Sin embargo, Diethart era muy bien educado.

Él estaba explicando la teoría correctamente.

Altina negó con la cabeza.

"Quiero vivir por mis creencias y no dejar que otros escojan mi posición por mí."

“Así que estás en contra del imperio.”

“Quiero salvar a los ciudadanos que son tratados injustamente”

“Te equivocas. Cuando grandes ejércitos chocan y conducen a una guerra civil, quienes sufren son los ciudadanos.”

Regis pensó en esto también.

Sin embargo, la respuesta era clara cuando leía las crónicas de la historia.

Altina entiende también.

“Si los ciudadanos quieren ser salvados, ellos deberían ser quienes trabajen duro para eso, ¿cierto? Si no tienen la voluntad, pueden ignorarme y continuar conformándose con el sistema. Porque no soy una diosa, es imposible para mí eliminar todo el sufrimiento sin dejar que nadie lo sepa. Solo los ciudadanos pueden salvarse a sí mismos.”

"Pero ¿cuál sería el significado de tu existencia, entonces?"

Altina miró hacia Regis.

Regis pensó que Altina estaba pidiendo su opinión, pero no era eso.

Ella siguió inmediatamente.

"Sólo necesito una oportunidad... Eso es todo."

“Incomprensible. Los Belgaros embellecen incomprensiblemente sus pecados. Las palabras necesitan ser lógicas y precisas.”

Sí ~~ esto significa... Mi crítica de la tiranía puede empujar a los ciudadanos a tomar medidas y salvarse a sí mismos. Ese es el significado de mi existencia. ¿Correcto?"

“Eso es demasiado irresponsable. Buscando la felicidad para tus seguidores es el deber de aquellos con un status alto.”

Altina inclinó la cabeza.

"Regis, tengo esa obligación? ¿Soy irresponsable?"

"... Tomar acciones para cambiar el sistema del imperio, unirlo y cumplir sus expectativas son tus obligaciones. Mantener la promesa es una teoría simple que debe ser seguida."

“¿Y si me rindo en el camino?”
"Serás criticada, eso es la política…. Mejor dicho, el mayor problema con el imperio son los administradores que no traen la felicidad a las personas y no enfrentan la crítica ni  el castigo y tampoco pierden su autoridad."

Altina asintió profundamente.

"Ya veo. Esto significa que la nación que quiero crear después de convertirme en emperatriz debe ser capaz de criticar y castigarme si fracaso para entregarle la felicidad a la gente."

"... Eso es cierto."

"Después de trabajar tan duro para convertirse en emperatriz, podría ser ejecutada bajo la misma ley que Implemente".

"Eso podría ser posible... ¿te rindes?"

"¿Por qué? El error del gobernante causará mucho sufrimiento y muerte. Si es así, quien debería sufrir más debería de ser el gobernante, ¿cierto?"

Regis recordó algo que Altina dijo:

"Si quieres que los demás arriesguen sus vidas, debes apostar la tuya también... Algo así...”

"¡Eso es!"

Altina estaba demasiado animada…. Aunque Regis pensó eso, no lo dijo en alto. Si altina no pensaba en protegerse ella misma, las personas a su alrededor pueden hacerlo por ella.

“Me convertiré en la emperatriz y cambiaré el imperio para que lo veas. Si mi fuerza no es suficiente, tomaré la responsabilidad con renunciar a todo lo que tengo.”

La expresión de la otra parte cambió.

Su cara que era una mezcla de odio y burla desapareció, reemplazado por la calma y la sinceridad.

"Ahora la entiendo... Usted parece dispuesta a asumir la responsabilidad. Una actitud llena de determinación."

"Pero no pienso fallar!"

“Parece que me equivoqué contigo antes.”

"¿De Verdad?"

“Pensé que eras alguien que oprimía a los ciudadanos y ni siquiera se daba cuenta, una realeza desvergonzada.”

“No te equivocaste tanto. No puedo dar felicidad a una sola persona. Incluso el pan que comí hoy fue tomado de la persona que trabajó duro para hornearlo.”

"Ya veo... Así es como piensas."

"Lo aprendí de Regis y lo practique de inmediato."

"... “….. Yo….también podría estar equivocado….. Siempre creí que un país sin impuestos es la nación ideal….pero en la realidad, el sentimiento de injusticia está creciendo entre los ciudadanos. ¿No establecer un contrato social creó la desigualdad….?"

"Es una posibilidad."

“Un país necesita leyes, los impuestos son requeridos para el beneficio de la sociedad…. Si no puedo hacer felices a los ciudadanos….necesitaré aceptar las críticas y el castigo como el líder…… Aunque tengo la determinación……”

Las palabras de Diethart se volvieron pesadas, él apretó los dientes.

Es el trabajo de un líder.

Para apoyar a Altina que estaba perdida, Regis interrumpió.

“Si el líder de una organización quiere cambiar la política, los choques y las críticas no relacionadas a eso definitivamente surgirán. Es por eso que es difícil hacer alteraciones cuando las cosas están yendo bien. Diethart-shi, tiene razón en su juicio.”

“….. No…. Aunque me di cuenta que es un fraude, no puedo corregirlo…. Ya que no tengo la pureza de la joven princesa.”

Diethart miró a Regis, no con intenciones asesinas como antes, pero con toques de respeto.

“¿Usted es un mayordomo? ¿O es un soldado?”

" soy ... Un estratega ... o algo así."

“Estratega. Así que el hombre detrás de mí captura fue usted, cierto.”

“….. Los que lo hicieron fueron los soldados….pero soy quien lo planeó.”

¿Estaba molesto por haber caído en la trampa? — Regis estaba asustado.

Podrá ser un poco demasiado tarde, pero Regis enderezó su espalda para que Altina no viera su lado vergonzoso.

Diethart parecía resignado cuando dijo:

"Si ... tuviera un estratega como tú ... no podría haber terminado así."

“Me, me alaga. Con la gran discrepancia en números, ganar era simplemente natural.”

“Como haya sido, es mi derrota completa…. Espero que no ejecuten a los otros y al menos les perdonen las vidas.”

“…. Eso será decidido por la princesa.”

Altina asintió y continuó:

“Hay algo que quiero saber…. ¿Por qué atacaste esta fortaleza? ¿Para buscar venganza contra el imperio?”

“Algunos ciudadanos de Bargainheim podrán tener odio hacia el imperio, y algunos perdieron a su familias en los largos años de guerra, pero la venganza no era nuestra meta— La federación de Germania está explorando el bosque y amenazando nuestro territorio.”

“Eso es un asunto urgente de alguna forma.”

“Sí…. Especialmente este año, necesitábamos comida y refugio con el incremento de nuestra población. Estos asuntos serán resueltos si tomamos este fuerte.”

“Ug~ En verdad deseo que no peleen contra el imperio, sino que ataquen el Ducado de Varden.”

“Eso es imposible con el Fuerte Volks en el camino.”

"¿Qué es eso?"

Altina preguntó con la cabeza inclinada.

Regis le susurró en la oreja apresuradamente.

Usando un volumen que solo ella pudiera escuchar.

"... Esa es la fortaleza del Ducado de Varden. En sus 40 años de historia desde su construcción, ningún enemigo alguna vez ha puesto un solo pie en él. Un lugar digno de la palabra invencible."

" Ah, así que es un lugar así."

"... Es vergonzoso para un comandante que no conozca la fortaleza enemiga enfrente de nosotros."

" L-Lo sé. Hasta ahora mis oponentes eran Sir Jerome y mis propios sentimientos. Lo demás es para después."

"Bueno, tienes razón...”

Ella no fue educada en la forma de una comandante militar, aun necesitaba tiempo para prepararse. Ahora mismo, Altina estaba casi a la edad de enlistarse en la academia militar..

De todos modos - Altina volvió al tema principal.

"Así que la gente de Bargainheim no nos atacan por odio."

"O más bien, esa no era la razón principal."

"Eso es suficiente."

Altina se inclinó hacia adelante, usando su mano derecha para apoyarse en la mesa ya que su mano izquierda estaba en un cabestrillo ocultada bajo la capa.

“¡No quiero ejecutarte!”

"¿¡Qué!?"

“Tengo una meta, y no puedo alcanzarla con solo las tropas en esta fortaleza…. No te haré mi subordinado, ¡pero deseo que las personas de Bargainheim me ayuden!”

Altina estaba seria.

Regis estaba pensando lo mismo.

Con solo los 3000 soldados del regimiento fronterizo, era imposible levantarse contra la influencia de los otros príncipes.

El estupefacto Diethart lo consideró por un momento.

“Ya veo…. Perdonarme la vida y hacerme parte de tus fuerzas. Muy lógico.”

“Eso significa que me ayudaras, ¿cierto?”

Diethart detuvo a Altina que estaba sonriendo.

“No estaré de acuerdo con esto solo para salvar mi vida y la de mis guerreros…. Tenemos compañeros que tienen un rencor contra el imperio. Si llevo términos aceptables para ellos, seré tildado como un traidor que vendió a su país por miedo a su muerte.”

"Ah, tienes razón... ¿Qué debemos hacer, Regis?"

"No hay problema. He leído innumerables tratados entre naciones y puede hacer una propuesta adecuada."

"Uf... Eeh…. Eso es de gran ayuda, pero…. ¿Por qué leíste incluso esas cosas?"

"Hmmm? ¿Acaso esos tratados no son interesantes para leer?"

"¿Fue interesante?"

"U~n, las primeras versiones fueron aburridas…. Ah, el tratado de la Alta Britannia y Nederland en el año 890 fue grandioso— en vez de 30,000 libras de plata, hojas de té que pesaban lo mismo fueron enviados como tributo; hubo tratados como ese ".

"Ese país ama el té demasiado!"

"Ja ja ja ... En el marco de las negociaciones de paz, el matrimonio y los regalos son muy comunes."

"¿Qué debemos dar como regalos, entonces?"

" Ya que ambas partes están negociando en secreto, no hay una necesidad para los regalos…. Ah, en mi humilde opinión, creo que no sería innecesario."

" Da igual si no usabas las formalidades…. Entonces, ¿qué términos deberíamos fijar para esta reunión?"

Regis compiló las partes buenas de todos los tratados que había leído.

. "- La princesa Marie Quatre solicita a la nación de Bargainheim su ayuda. Específicamente, para formar una alianza común contra su enemigo cercano, la Federación de Germania. Como compensación, comida y refugio para sobrevivir el invierno será proporcionado. Cuando la princesa ascienda al trono como emperatriz, la soberanía de Bargainheim será reconocida y un tratado de no agresión entre ambas naciones tendrá efecto”.

" Fumu fumu, ya veo…. No lo entiendo bien, ¡pero en verdad suena como un tratado!"

“¿Nos estás pidiendo que seamos una colonia del imperio?”

“Pienso que ambos lados deberían ser iguales en status. Porque el hombre y la nación no deberían tener la distinción de ser más prestigiosos que otros.”

Altina concluyó esto como una cuestión de hecho.

Diethart estaba sumido en sus pensamientos.

“Puedo convencer a mis compañeros si eso términos pueden ser hechos”.

"Eso significa que nos ayudarás ¿verdad?"

"Sí."

"¡Gracias!"

Altina extendió su mano derecha.

"Ah ..."

Darse la mano no es bueno.

Antes de que Regis pueda detenerla, Diethart ya había negado con la cabeza.

— “Las soldados están viendo. Ellos no querrán seguir a una princesa que trata al rey de los bárbaros como iguales.”

"Ah, eso podría ser así."

“Tienes que lograrlo sin importar qué, o tendré problemas. Esto es por el bien de mi nación, también.”

“¡Por supuesto!”

“….. Por cierto, en verdad eres una persona maravillosa. Es una rara oportunidad conocer a una persona tan excelente…. Tanto que quiero llevarte de regreso a mi país como mi pareja.”

“¿¡Eh!?¿¡Pareja!?”

Eso significa convertirse en su novia !?

Diethart asintió.

“Alguien con quien quiero pasar el resto de mi vida juntos, esta es la primera vez que me sentí de esta forma. Debe ser amor.”

"Espera... Espera, esto...!"

Altina saltó de su silla con la cara toda roja.

"¿Qué debo hacer, Regis !?"

“Qué hacer…. Claro que no. Altina, solo tienes 14 años, no puedes casarte legalmente.."

"Eh, esa es la única razón?"

"... No…. Debería depender de tus sentimientos…. En cuanto a mi… Si es posible….pero no tengo la autoridad para decidir y el amor debería ser la libertad de cada individuo, así es como Cuiller describió la mejor forma de alcanzar la felicidad en sus libros… Ah, aunque el autor es un poco coqueto hacia los personajes femeninos... "

Regis estaba entrando en pánico porque Altina recibió una propuesta de matrimonio.

No podía expresarse con fluidez.

Altina hizo una mueca con los labios como si estuviera disgustada.

"¿Regis, está bien si me casara con él?"

"... Desde mi posición...”

"¿De qué estás hablando?"

Diethart se puso de pie.

Y se acercó sin dudarlo.

De cerca, era más alto que Jerome, sus hombros eran amplios. Tal vez eran las plumas y la ropa de cuero lo que hacían al hombre.

Sus grandes manos sostenían la mano de Regis, no la de Altina.

Era la mano de un guerrero.

La mano de Regis era delgada y blanca…. Comparado con él, era muy femenino.

Diethart lo miró con ojos apasionados.

— “Si podrías permitirme, deseo que vengas a Bargainheim y me guíes.”

"¿¡Yo!?"

"Ab ~~ solutamente no !!"

Altina gritó.

Se metió entre los dos y los separó forzosamente.

"¡Absolutamente no!"

“Umu, entiendo…. No hay razón para dejar ir a tan excelente estratega.”

"¿Eh? Ah, sí. Porque Regis es mi estratega!"

¿Él solo me quería llevar como un estratega? Qué alivio— Regis se relajó mientras pensó eso.

Él leyó que los aristócratas de la Federación de Germania preferían a los hombres. Ya que Diethart venía de la federación, hizo que Regis sudara frio.

Estaba de pie, pero esta es la primera vez que había sudado tanto.

Diethart se arrodilló ante Altina.

“Perdonando las vidas de mi gente, proveyéndonos con recursos y tratándonos como iguales…. Princesa Marie Quatre, le ofrezco mi gratitud por vuestra ayuda y prometo apoyarla para lograr su gran ambición.”

“Gracias. Estoy agradecida por vuestra asistencia y la de su nación.”

Altina asintió profundamente.

Diethart finalmente sonrió.

" Tous mes voeux  (Rezo por su éxito)."

Habló con un belgaro fluido.

Regis se acordó de la fundación del imperio.

800 años atras--

Adrian Belgaria nació en la región de Aquitania que fue gobernado por varias naciones pequeñas (región occidental del imperio Bulgaria). Tuvo una vida difícil siendo criado como un nómada, pero lo ayudó a desarrollar habilidades inigualables con la espada y la equitación.

Él ganó cada batalla en la que participó.

Y continuó ganando.

Según la leyenda, en una batalla de ingenio contra los dioses, tuvo un mano a mano con un rey demonio.

Los informes históricos fueron heredados boca a boca, así que la mayoría eran exagerados….
Adrian Belgaria se convirtió en el primer emperador del imperio. Fue aclamado por las personas como “L’Emperour Flamme” por su cabello y ojos que eran de color carmesí.

Ningún registro crónico de cuando decidió construir el imperio fue encontrado.

Los aristócratas clamaron que el emperador simplemente nació como uno.

Las enseñanzas religiosas predicaban que recibió una revelación de Dios.

Los soldados y los comerciantes creen que sólo los vencedores puede llamarse emperador.

Regis pensó que el libro más excepcional que leyó era la biblia. En cuanto al por qué era excepcional, Regis solo necesita manifestar sus creencias en la biblia y salvarse la molestia de discutir con las personas.

Lo siguiente serían los trabajos de los investigadores históricos.

Adrian nunca se dirigió a sí mismo como emperador - Eso es lo que proponen los libros.

Después de la muerte del Rey Adrian, aquellos en el poder lo convirtieron en deidad para usar la influencia masiva del grandioso líder para estabilizar el control del imperio. El hijo de Adrian fue preparado para convertirse en el segundo emperador, y la evidencia fue presentada para substanciar este punto.

Y, naturalmente, esta posición no sería aceptada abiertamente...

Independientemente de los detalles, Adrian llevó a los nómadas en una serie de batallas, uniendo las naciones vecinas y la construcción de la fortaleza de su país con el fin de sentar las bases de un imperio gigantesco.

Los tiempos y situaciones podrán ser diferentes, pero Altina, que había obtenido la asistencia de los bárbaros, justo podrá estar tomando su primer paso en el camino de la grandeza.
Cuando vio a Diethart arrodillándose enfrente de Altina—

Regis se preguntó si estaba siendo testigo de un evento histórico, lo que hizo que su temperatura aumente.

Diethart fue liberado y expresó el resultado del dialogo a los bárbaros.

Regis pensó que habría complicaciones por las personas que odiaban al imperio, pero las cosas salieron bien ya sea por la influencia del líder o los términos atractivos de apoyo en la forma de recursos.

O tal vez que habían perdido la voluntad de luchar hasta el final.

Al siguiente día, los bárbaros fueron provistos con tiendas de campaña y comida preservada hechas para campañas largas.

No es que no confíen en la otra parte, pero no era un asunto gracioso si los bárbaros fueran a huir después de tomar los objetos. También había la necesidad de intercambiar información, así que cinco soldados que podían hablar Germano fueron junto con los salvajes.

Después de aceptar la posición de estratega durante clímax del duelo, Regis tenía que registrar las batallas y las negociaciones de paz que sucedieron en el mismo día.

Y simplemente no podía registrar todo lo que sucedió honestamente.

El trabajo administrativo de Regis aumentó al triple, algo que normalmente le tomaba administrar a 30 personas.

Pasaba todos los días enterrado en documentos y dio la bienvenida al nuevo año sin darse cuenta.

Regis recordó dolorosamente varios días después:

"Comparado con las ocasiones en que los salvajes invadieron la fortaleza, la retirada cuando el cuartel general estaba incendiándose y el enfrentamiento con los lobos gris en la ventisca, esta vez en verdad sentí que estaba a punto de morir...”



1 comentario:

Copyright © 2016 Espanipon | Designed With
Scroll To Top