miércoles, 16 de diciembre de 2015

Skyfire Avenue, cap 11

Capítulo 11: La tormenta sin nubes


   Planeta Skyfire, ciudad Skyfire, Skyfire Avenue, la Joyería de Zeus.

   Lan Jue se sentó en el sofá, mirando quietamente a la caja de metal negro en frente de él. Al lado de ésta, reposaba el papel contenedor de la contraseña que Chu Cheng le había dado.

   Tres años atrás; Lan Jue, en su arrogancia, jamás habría pensado en abrir la caja. La habría presentado a su empleador sin rechistar.

   Nuevamente, tres años atrás, también se habría negado a que se le asignase, ya que su hermano y el dueño estaban relacionados.
  
   Ahora tenía que ver lo que la caja contenía. Tenía que saber qué le debía a su hermano.

   Colocando una mano sobre la caja, un rayo de luz emergió, creando la imagen de un teclado en el aire. Al mismo instante, una cuenta regresiva de sesenta segundos comenzó a correr.

   Lan Jue no colocó la contraseña al primer intento. Sabía inconscientemente que la contraseña de tres líneas debía ser introducida en un minuto.

   Viendo el holograma del teclado rojo, sus ojos traicionaron a su profunda concentración.

   Un minuto pasó rápidamente, e inmediatamente los últimos diez segundos comenzaron a contar.
Diez...

   Lan Jue espabiló, y estrechó sus dedos con fuerza. No eran gruesos, y sus manos eran más suaves que las de muchas mujeres, pero algo más grandes.

   Diez dedos comenzaron a revolotear, como si acariciaran la piel de un amante. El ojo desnudo era incapaz de discernir dónde presionaban esos dedos. El código de tres líneas, completado en una sola acción, apareció en la pequeña pantalla sobre la Caja Cifrada.

  ¡Beep!

   Un electrónico sonido sonó, el teclado holográfico se dispersó, y dos lados de la caja de metal aparecieron. Se abrieron rápidamente, retrayéndose capa por capa hasta el interior para revelar su contenido.

   En Skyfire Avenue, Lan Jue era conocido como el Maestro de las Joyas- no era extraño que fuese exquisito y majestuoso. Pero cuando espió el contenido de la caja, las comisuras de sus labios no pudieron hacer más que elevarse suavemente. Diciendo en voz baja, "A-Cheng, ¿cómo seré capaz de alguna vez devolverte este favor?"

   Dentro de la caja había una pieza de oro blanco. Era de veinte centímetros de largo, cinco de alto y diez de grosor. A pesar de que el objeto era de oro, emitía un halo de luz azul pálido.

   Un espectador común habría pensado que era lindo, pero Lan Jue sabía precisamente lo que era. Sin olvidar que estaba protegido por una contraseña y escolta. Sin olvidar que contrataron a un Piloto Mecha de Alto Rango y adepto Nivel Seis. Lo que contenía era...

   ¡Tecnecio refinado!

   El tecnecio es el bioproducto de la fisión del uranio en reactores nucleares. Es un metal inexistente en la naturaleza, y puede ser creado calentando Perctecnetato de amonio (Tv2S7) y sulfato de amonio en gas de hidrógeno a 500 o 600 grados celsius, y luego usar electrólisis en ácido sulfúrico para extraer el metal. Se derrite a 2170°C, y posee una densidad de 11.5 g/cm3. Sus características son similares al Rutenio, que se encuentra en la misma familia química. A altas temperaturas, el tecnecio se oxida para formar Heptóxido de Tecnecio (Tc2O7). Tiene una media vida de 2.13 x 10 años. Puede ser usado un emisor estándar beta. Una pequeña cantidad (cerca de 5 x 10 mol) de sulfato de amonio de Tecnecio usado en acero puede reducir la corrosión bastante. Tecnecio, junto a aleaciones de molibdeno, son materiales súper conductores. Sólo pueden ser producidos en pequeñas cantidades, con precios excediendo los 2,800 dólares de la Nueva Era por gramo.

   Además, el Tecnecio refinado es creado cuando el metal está bajo presión intergaláctica. Un kilo de Tecnecio crudo puede producir entre diez a veinte gramos de Tecnecio refinado.

   El Tecnecio refinado puede ser integrado a cualquier aleación, fusionándolo con dos características únicas; la auto-reparación, y la amplificación de energía.

   Debido a las propiedades especiales del Tecnecio, o quizá a alguna capacidad de su morfología, es capaz de producir y amplificar un estado súper conductor, incrementando la energía disponible en un factor de tres a cinco. Entre más puro el Tecnecio, más excesivo es el proceso de compresión, y mejor es el poder resultante y la amplificación. Además, un solo gramo de Tecnecio refinado puede dotar a diez kilos de metal de la capacidad de auto repararse. Una vez derretido, solo unos tipos de fuerza destructiva muy específicos podrían dejarlo sin poder-  pero nunca perdería su forma. El aspecto del Tecnecio refinado no era pesado, pero en realidad pesaba más de veinte kilos.

   En resumen, aplicando este elemento a el cuerpo de un Mecha, adquiriría la capacidad de repararse por sí solo mientras incrementa su poder exponencialmente.

   Lan Jue no pudo adivinar cuál sería el valor de ese refinado elemento. En el mercado negro, un gramo podía alcanzar diez mil dólares de la Nueva Era. Pero no había mercado para esto. Las Tres Alianzas de la Nueva Era juntas producían tan solo menos de cien kilos al año. Y así, esa pieza de metal ante él era el equivalente a dos quintos de año.

   En general, el Tecnecio refinado era raramente utilizado en Mechas. Debido a su masa no habían cantidades suficientes de Tecnecio refinado para producir el efecto deseado. Era mayormente utilizado en armería y equipamiento de combates personales.

   No era sorpresa que quisiesen venderlo, una pieza tan grande era un problema.

   Esta pieza de Tecnecio refinado debería ser dada a A-Cheng. En todo el Planeta Luo, él es el único cualificado para usarlo.

   Cerró la caja, y el metal precioso desapareció una vez más en su interior. Los ojos de Lan Jue estaban inundados de emoción, pero regresaron rápidamente a su natural estoicismo.

   Lan Jue movió su mano izquierda, y una pantalla se encendió adyacente al sofá, revelando un menú cuadrimensional. Delgados y ágiles dedos se movieron veloces digitando números. La imagen en la pantalla comenzó a cambiar.
  
   Pearl apareció en la pantalla, sonriendo mientras miraba a Lan Jue.

   "Si Zeus lo hace, será hecho extraordinariamente." El tono de Pearl era placentero, pero mirándola en la pantalla Lan Jue solo vio una fría expresión.

   "Dime dónde está Hera."

   "¿El ítem?" Los ojos de Pearl cayeron sobre la caja ante Lan Jue.

   Lan Jue respondió. "Dime un lugar, y lo enviaré por correo interestelar. Una vez que confirme la información, te daré la contraseña."

   "Bien", respondió sin vacilación.

   " ¿Dónde está Hera?" Los ojos de Lan Jue brillaron, con arcos de rayos azules en sus profundidades. Su impaciencia era clara hoy, un estado que no había experimentado en un largo tiempo. Un estado que no podía controlar.

   Skyfire Avenue era rica en tiendas, pero incluso a la altura de su vida nocturna no había mucha gente. Ocasionalmente, un patrón podía pasear, cubierto en riquezas, pero nadie rompería la relativa paz en la calle mucho menos haciendo algo indecoroso. Si lo hicieran, podrían perder su Emblema Skyfire en cualquier momento.

   El sonido de un trueno se escuchó, y la avenida se iluminó repentinamente con rayos. Ni una nube en el cielo, pero los rayos caían libremente. El tumultuoso rugido del trueno llenó los cielos.

   Comenzó con un solo destello, pero antes incontables luces cruzaron en cielo, surgiendo truenos. El cielo era un mar ondulante azul eléctrico, derritiéndose en un bosque de rayos que crecieron hasta que toda la ciudad se vio envuelta en la sombra de los rayos.

   Una tormenta sin nubes. ¡Rayos en un cielo sin oscurecer!
  


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Copyright © 2016 Espanipon | Designed With
Scroll To Top