domingo, 21 de febrero de 2016

Forgotten Conqueror. Capítulo 7 . Ferrent


La travesía había sido un largo viaje de 38 días desde Hilthus hasta Ferrent, pero ellos finalmente habían arribado a su destino. El viaje tomo más tiempo del esperado, pero después del ataque todos se volvieron más cautos y gran cantidad de desvíos fueron tomados para abastecerse y evadir peligros.

Para cuando cansada la caravana había pasado los perímetros exteriores de Ferrent, indicios florecientes de civilización podían ser vistos a su alrededor. Campos de cultivo llenos de arboles de Kargiz, con frutos maduros dispersos por el llano, mientras que arrozales recién sembrados de Mulse llenaban el arado junto con parcelas de tierra plana ricamente irrigadas. Habían incluso campos de flores acurrucadas entre las dispersas plantaciones de Kargiz y Mulse, dándole a los campos agrícolas sectores ricos en colores vibrantes en contraste con el marrón y el verde de los arboles y plantas.

Sin estar seguro de que cosas eran conocidas en está época, Kaidus ha gastado gran parte de una hora - desde que salieron del bosque y las planicies desoladas - preguntando a Adalina por algunos follajes [hojas] y por las criaturas que había recientemente avistado. Algo que había hecho todos los días mientras viajaban por carretera desde que se había recuperado.

Aprendiendo el nombre y, posteriormente, tratando de conectarlos con aquellos que tenía en sus memorias.

'Entonces así es como llaman ahora al Krenuk eh, no recuerdo que ellos tuviesen una cola como esa. Me preguntó si es una especie de la familia de los Hwezi' - Hacía una pequeña criatura peluda que era literalmente ciega y viajaba alrededor usando su cola como una antena y sus pelos, extremadamente sensitivo, para detectar cambios en el aire de las inmediaciones.

'Eso es definitivamente un sabueso Drezor [perro], la coloración quizás haya cambiado un poco y al parecer es más grande, pero sus características son definitivamente las de un Drezor' - Kaidus pensó; admirando a un gran y domestico sabueso que estaba patrullando el campo en busca de intrusos. Adalina lo llamó Kaltier, una especie de sabueso de gran tamaño.

Al poner las cosas juntas desde su memoria, había notado que muchas de las criaturas y plantas habían cambiado drásticamente mientras que otras de mantenían virtualmente idénticas a como él las recordaba. Habían también muchas plantas nuevas e impresionantes criaturas que nunca había visto.

En sólo una hora de preguntas y respuestas con Adalina, él había avistado 4 especies de animales de las cuales tenía conocimiento, 6 plantas y arboles que recordaba. Por otra parte, habían 12 especies de aves, 4 mamíferos que había vislumbrado en el bosque, 6 tipos de planta y 3 arboles que nunca había visto. Era un mundo completamente nuevo para él. En su vida anterior, libros eran una de las pocas cosas que habían escapado de él en su tiempo de tribulación [sufrimiento], pero tal información era rápidamente inservible.

Pensando en ello, él se había vuelto mas conversador con Adalina desde que se recupero de su condición. Él descubrió que había estado durmiendo por casi tres días, y en su hambre, había terminado con tres porciones de delicioso estafado de lobo Kluse. El estofado estaba echo de carne seca de lobo Kluse, hierbas y una planta desconocida que habían recogido anteriormente, un día antes por uno de los exploradores.

A lo largo de la duración del viaje, ni Adalina ni Troyle preguntaron acerca de lo que había sucedido, y Kaidus estaba agradecido por ello. Era una explicación que no quería mencionarles.

---------------------------------------------------------

Continuando hacía Ferrent, la capital del continente de Darsus, la caravana paró frente a las puertas. Luego de revisar sus mercancías  y habiendo mostrado un listado con los pasajeros, el maestro de la caravana, ese fue el comienzo [entraron].

Sentado en el frente del vagón sobre la falda de Adalina, junto con Troyle, Kaidus se percato de los cambios que lo habían eludido mientras estaba en estasis [inhabilitado] dentro del vacío. En los caminos de la capital; si bien la construcción y el pavimento eran similares, carecían del lustre de haber sido reforzadas con magia como aquellas que recorrió cabalgando hace una vida en Andarg. Los edificios también estaban construidos con madera y roca, mas carecían de infusiones de Mana que las fortaleciesen. Algo que despertó su interés fue la cantidad de gente trajinando sus actividades cotidianas, saludándose entre ellos y con los guardias. Sin embargo lo que más lo sorprendió eran los Gverils con sus sobresalientes brazos metálicos y cuernos únicos [uno solo] caminando alrededor de la población. 'Me pregunto que sucedió para que esa loca raza de combatientes este viviendo junto a los humanos... el mundo de seguro ha cambiado'.

No solo los Gverils también los Kovus que habían si conocidos por mantenerse en las montañas, en las planicies de Aleith (1), e incluso los Derzuls del reino acuático. Todas estas diferentes razas, que en su vida pasada se habían odiado mutuamente y constantemente luchaban por territorios, estaban ahora juntas en un solo lugar tranquilamente haciendo negocios entre ellos sin una solo pizca de hostilidad en el aire. '¿Cuantas otras razas habrían resuelto sus diferencias y ahora coexistían?' tal idea lo desconcertó.

Otras cosas que no habían cambiado a través del curso de la historia captaron sus sentidos. El sonido de un martillo golpeando un yunque [anvil] resonaba a través de la muchedumbre de gritos y chillidos, niños llorando mientras los padres tratan de callarlos, mercaderes y locales intercambiando sus productos a todo lo largo de los costados del camino. El dulce aroma de la carne condimente con miel (2) perfectamente cocinada, acababa de ser retirado del desconocido artilugio de cocina que lo cocinó, y el aroma  flotaba a través de una de las ventanas abiertas de un restaurante cercano. Su boca babeaba a pesar de que acaba de comer no hace mucho (antes de pasar por las puertas). Incapaz de espiar mucho más allá de su vecindad inmediata mientras estaba sobre la falda de Adalina, Kaidus mantuvo a sus ojos prisioneros, reacios a pestañear para así no pasar por alto nada que pudiese ser nuevo para él.

---------------------------------------------------------------

Luego de veinte minutos avanzando lentamente a través de la populosa calle, la caravana se detuvo frente a un edificio de tamaño moderado - Crystal Wayfarer - era lo que decía la posada. Con esto Troyle había completado su contrato; él y su familia abandonarían la caravana y tratarían de asentarse en Ferrent.

Descargando sus posesiones del vagón que había sido su hogar desde que abandonaron Hilthu, Troyle hizo una mueca mientras sacaba una canasta llena de ropa con dos espadas de Amberite sobre ella fuera del vagón. Su pierna herida había sanado lo suficiente, pero cualquier presión en ella enviaba un dolor punzante, como un rayo, por sus piernas. Favoreciendo su pierna derecha después de ese paso en falso, lentamente bajo el canasto junto a dos cofres de ropa de tamaño mediano que había descargado previamente. Adalina bajo del carro, y llevaba encima una caja con papelería, utensilios de escritura y sus utensilios de cocina. Cuando él estaba a punto de regresar al vagón, el maestro de la caravana lo llamo.

"Troyle, ¿Estas seguro que no quieres ir con nosotros a Gillstone? Definitivamente le podemos dar uso a  tus espadas (3)".

El maestro de la caravana le había solicitado permanecer como guardia de la caravana una par de veces antes, pero él tenía asuntos aquí en Ferrent. Él último vistazo a su propia mortalidad causó que se diera cuenta que quería estar junto a su familia.

"Lo lamento Pate, nuestro contrato era sólo hasta Ferrent, y deseo hacer una vida con mi familia aquí. Me alegro que todavía me tengas en consideración aún cuando estoy herido, pero es aquí donde debo quedarme. Dile a los demás que les deseo bien y que no sean descuidados ¿Lo harías por mi?".

A pesar de que en realidad nunca habló con el maestro de la caravana, después de ese día donde ellos fueron sitiados en la carretera, había desarrollado una admiración nueva por el maestro de la caravana. Cualquiera con el coraje suficiente para tratar de negociar con matones armados - mientras estaba atado, apaleado y aún así insistir continuamente con las negociaciones - era alguien digno de respeto. Ellos se llegaron a conocer bien, lo suficiente como para saber que el nombre completo del maestro de la caravana era Pate Donsillt, y que era un prominente miembro del gremio de mercaderes. Pate viajaba con su esposa Dillane por todo el sur de Darsus comprando y vendiendo productos.

"Eso es fastidio, tenía la esperanzo de amarrarlos a ti y a tu esposa maga (4) para que se quedaran con nosotros para darle al resto una mejor paz mental". Replico el mercader bromeando.

"Ahora sabes que eso no es verdad Pate, lo que paso ese día, desconozco como explicarlo de otra manera, pero tal vez los dioses nos estuvieron vigilando. Mejor aún, ¿Quizás uno de los Phraes del bosque nos escucho y nos salvo? Troyle bromeo de vuelta, con una sonrisa sarcástica en su rostro. A nadie se le ocurrió sospechar que podría haber sido su hijo pequeño.

"Bueno, es inútil tratar de descifrar a que los dioses estaban jugando, si es que realmente ellos nos estaban vigilando". Sacando un pequeño saco desde el interior de su túnica, el maestro de la caravana se lo extendió a Troyle. "Aquí tienes 550 Erns, 14 Erns por cada día por un total de 38 días de servicio, lo aproxime demás a 550".

"Gracias Pate, por todo". Troyle miro el saco y lo ató a su cintura y se inclino en agradecimiento.

550 Erns deberían ser suficientes para pagar alojamiento y comida por un tiempo hasta que encuentre un trabajo y comience a ganar algo de dinero

A punto de dar la vuelta para reanudar la descarga, Pate saco otro saco desde el lado opuesto de la túnica y se lo entregó.

"Puede que lo niegues, yo había considerado mi vida perdida después de que fallara la negociación con esos bandoleros y me hubiesen golpeado hasta perder el conocimiento, pero mi esposa, yo y los demás que mantuvieron sus vidas fue sólo gracias al milagro engendrado por tu mujer. Una deuda siempre debe ser pagada, con mayor razón una vida. Como maestro de la caravana debo asumir la responsabilidad por aquellos que puse en peligro, junto con aquellos que perecieron. Remuneraciones adecuadas han asignadas y enviadas a las familias de aquellos que murieron a mis servicios junto con sus pertenencias, por lo ademas no puedo ofrecerle mi vida a tu esposa, ni tampoco iba a quererla, por lo que quiero que tu tengas este símbolo como una muestra de mi gratitud y un adicional [bonus] por completar tus servicios. Debes saber que tú y los tuyos siempre serán amigos del gremio de mercenarios".

Troyle a regañadientes cogió el segundo saco, ya que no era realmente de él, y lo ató al lado del otro.

Troyle observo como el maestro de caravana volvió a la parte delantera del carruaje después de su apretón de manos antes de terminar con su tarea.

-------------------------------------------------------------------

La fatiga de todo el viaje lo golpeo como si se dejase caer un huevo contra una superficie dura, pese a ello Troyle era incapaz de dormir. Había estado tan ocupado negociando por la habitación, moviendo y cargando equipaje, finalmente cenaron abajo en el restaurante por lo que olvido que tenia el segundo saco que le había entregado Pate.

Miró al escritorio de la habitación donde estaban sentados los dos sacos.

'El dijo: tu bonus y este símbolo como muestra de agradecimiento. Me pregunto cuanto más habrá dentro'

Caminando hacia el escritorio, Troyle tomó el saco más ligero y lo hizo sonar (5), Sonaba a dinero, desató el nudo que lo sellaba y luego vació el contenido en el escritorio.

21 pequeños metales de Kuis o 3 Erns, 16 metales Doble Bits equivalente a 32 Erns, 2 verdes Fers equivalentes a 50 Erns cada uno y un único y opulento Rae cuyo valor es 500 Erns (6). Troyle estaba atónito. ¿Aproximadamente cuanto de aquello se supone que era su bonus? su mejor estimación había sido de 32 Erns.

El alojamiento para su familia se había negociado por 22 Erns por día con desayuno, almuerzo y cena incluidos. Con los 550 Erns que recibió como pago, ellos serían capaces de quedarse por lo menos 20 días mientras el buscaba un trabajo, pero ahora repentinamente, el dinero total se había doblado y el estaba frente a un total de 1184 Erns; suficiente para arrendar una pequeña residencia por los siguiente 2 meses con algún dinero sobrante.

Su plan inicial era quedarse en la hospedería hasta que consiguiese un trabajo y un lugar para vivir. Por supuesto que el plan no había cambiado, pero la necesidad de un trabajo se había aflojado un poco y buscar un lugar iba a ser la primera prioridad.

Escondido bajo metales de Erns y Kuis, algo más sobresalió. Era una pieza circular de obsidiana metálica con un grabado de sombrero de plumas. Su rostro se congelo y estaba boquiabierto.
Troyle sabía exactamente lo que la pieza metálica significaba; 'La Liga de los Feathered Hats' [Sombreros de Pluma]. El maestro de la caravana no era sólo un prominente mercader, él era uno de los miembros fundadores de la Liga, los Feathered Hats eran un grupo secreto y disidente dentro del gremio de mercaderes, y ellos tenían solo una obligación dentro del gremio: excelencia en su trabajo.
Todos y cada uno de los Ern  que aquellos pertenecientes a los Feathered Hats recaudasen haciendo trabajos era guardado para ellos. En retorno, sus trabajos eran extremadamente difíciles y peligrosos. Estos trabajos consistían en el transporte de juegos raros y peligrosos, artefactos, reliquias y objetos de gran valor pertenecientes al gremio.

Todo cobro sentido en su mente.
El ejército de guardias que había contratado la caravana, los dos ataques a la misma, la muestra de gratitud extremadamente ridícula y finalmente el símbolo de los Feathered Hats (el cual solo puede ser cedido por aquellos que son los fundadores).

Troyle se rió para si mismo.

Que extraño giro de eventos. Él había pensado que el trato con la caravana había sido un regalo de dios, sólo para descubrir que su familia eran los verdaderos los benefactores. A pesar de todo lo ocurrido, el gremio de mercaderes estaba en deuda con ellos (o mejor dicho específicamente en deuda con Kaidus).

'Exactamente, ¿Qué debía entregar que se requería un ejército de guardias para asegurarlo?' Otro misterio, otra interrogante como muchas otras para las que no tendrá respuesta.

Poniendo todo devuelta dentro del saco, aseguro el Rae y el símbolo de obsidiana dentro de su bolsillo secreto dentro de sus pantalones antes de intentar dormir nuevamente.




< Capítulo 6 - Secuelas    Indice    Capítulo 8 - Decisiones >
-----------------------------------------------------------

Comentario del traductor:

Debo decir que este capitulo ha sido particularmente difícil con tanta descripción y palabras de temas un poco más específicos de lo normal, por lo que cualquier duda o critica la pueden escribir en los comentarios.
Si desean ayudar al autor, recuerden visitar su pagina: Za1d3
Mis agradecimientos a Bryan por publicarlo en mi ausencia.

Atte Steel Fate.

-------------------------------------------------------------


(1) Unos de los lugares de interés en la novela.
(2) A sweet scent of honey spiced meat.
(3) Sword arms.
(4) Was hoping to rope you and your mage wife.
(5) Jingled it.
(6) Erns = moneda del mundo.
7 Kui = 1 Ern.
Ern Bit = 1 Ern.
Fer = 50 Erns.
Gul = 100 Erns.
Rae = 500 Erns
Jae = 5000Erns.

8 comentarios:

Copyright © 2016 Espanipon | Designed With
Scroll To Top