miércoles, 17 de febrero de 2016

Gate: Jieitai Kanochi Nite, Kaku Tatakaeri, Volumen 3, Capitulo 7


Las actividades del JSDF en la capital Imperial habían comenzado. Con el fin de darle a Sugawara el apoyo de la gente común, la fuerza expedicionaria JSDF de la región especial había establecido varias bases de operación en toda la capital. Eran lugares como los almacenes de la sucursal del ALC en la capital imperial, o el segundo piso de una taberna, pero lo que todas estas bases tenían en común era que, eran lugares donde la gente podía entrar y salir sin ser notada. La base más obvia era una mansión alquilada cerca de la puerta sureste de la capital.

Técnicamente estaba dentro de los límites de la ciudad de la capital, pero aqui había todo tipo de diferentes razas y especies. Los ciudadanos normales nunca se acercaban a este lugar. 
Cada pocos pasos, un ratero probaba su suerte, y detrás de él, había personas siguiéndolo. Esto podría ser comparado con el distrito Kowloon de Hong Kong.

Casi ninguna de las filas de tiendas le pertenecía a empresas adecuadas.

Ellos vendían todo tipo de herramientas lascivas, diversas drogas y esclavos capturados de todo el continente.

Por supuesto, la gente tenía que vivir aquí, así que también había tiendas que vendían alimentos y ropa. Sin embargo, todo lo que estaba en venta aquí era extraño. La ropa en venta podía estar  manchada con sangre o rasgadas por un corte, y las tiendas incluso vendían hierba de los bordes de los caminos. En cuanto a los carniceros, uno siempre tenía que sospechar de sus compras, para que accidentalmente no termine comprando carne humana.

Como este lugar era llamado Akusho, muchos de los hombres de aquí eran seres humanos con sus espadas al descubierto , hombres lobo que eran tan feroces y sanguinarios como las armas que llevaban, o hombres bestia con cuatro brazos . También se podía ver singulares duendes u ogros  en la distancia. Muchos de los restos del Ejército Aliado vinieron aquí para ser ladrones, ejecutores, mercenarios, o para hacer algún tipo de trabajo violento. En cualquier caso, todos eran malos.

En cuanto a las mujeres, había chicas que miraban lascivamente su entorno, o las que miraban fijamente en la distancia como vegetales, mientras un fragante humo las envolvía. Ninguna de ellas tenía un buen trabajo, y la mayoría eran prostitutas.

Las especies presentes incluían: seres humanos, guerreros-conejo, gente-gato, gente-perro, lamias, varias especies con cuernos, y especies aladas como Arpías o hombres con alas. Los hombres en las calles las miraban lascivamente, mientras que las mujeres les respondían con sonrisas cautivadoras, y con una oferta recatada "¿Quieres jugar?"

En este lugar, los fuertes se alimentaban de los débiles. Por lo tanto, la gente de aquí no le prestaba  atención a los cadáveres en la calle. ¿Aparecieron ayer? ¿Hoy? Bueno, incluso si hubiera sucedido mañana, a nadie le importaría, ya que esto era algo cotidiano para la gente de aquí. Esto no era Arnús. Este lugar absorbía los peores elementos de la capital imperial y continuaba pudriéndose en la oscuridad.

El JSDF eligió este lugar por una razón simple: en este crisol de gente, nadie se daría cuenta de un tipo extraño o dos. Había otras puertas donde muchas personas entraban y salían, pero las personas de allí  eran ciudadanos ordinarios, y cualquier persona que destaque atraería mucha atención. En este lugar, por el contrario, vivía gente que hacia trabajos sucios. Era importante que estas personas estén aquí.

La cosa era que, lo que sucedía en Akusho no se hacia fuera del distrito. En ese sentido, era perfecto para la discrecion . Sin embargo, la otra cara de esto era que había varios individuos notables en Akusho.

Los JSDF eran mucho mejores en modales que la gente en las calles, y pagaban bien.

Cuando ellos contrataban a las personas para las solicitudes, siempre pagaban dos veces más que los jefes del crimen de aquí. Ellos habían gobernado estas calles desde el principio, y para estos jefes del crimen - Gonzori, Medusa, Paramounte y Bessara - los JSDF eran monstruosidades.

Estas personas del JSDF vinieron de otro lugar, compraron una casa, y luego actuaban secretamente. Ellos ni siquiera sabían cómo saludar correctamente a los Jefes. Incluso se   atrevieron a ignorar las reglas de la calle y el poder de los jefes. Y como siempre pagaban tanto, las personas,  que normalmente temían a los antiguos jefes, ahora se estaban poniendo rebeldes. Ellos realmente eran un montón de gente molesta.

Todas estas pequeñas agravaciones se apilaron, y los jefes del distrito se enojaron.

Uno de ellos - Bessara - comenzó a pensar, "como ellos tienen todo ese dinero lanzándolo alrededor, deben tener un gran alijo. ¿Por qué no los atacamos y nos ayudamos nosotros mismos en esto? "Así que él reunió a sus hombres y punks de la calle para atacar la base de operaciones del JSDF en Akusho.

Y entonces, lo que los saludo fue un bautismo de plomo caliente.

Los saqueados H & K MP7s y FN P90s proporcionados por Itami y sus amigos encontraron un uso aquí. Naturalmente, los militares estaban muy bien equipados. En este tipo de guerra no convencional las reglas eran muy simples: matar a tu enemigo cuando lo veas. No importaba nada más.

Y así, los valientes hombres del quinto reconocimiento, que estaban manejando la base, les dieron  la bienvenida a sus agresores con una lluvia de balas. Los hombres de Bessara fueron sacrificados en segundos y sus cadáveres se amontonaron.

Esto se había acabado después de la primera ronda de fuego.

Bessara no solo perdió a todos sus hombres, sino que su propia casa había sido volada. Sin hombres o una morada, Bessara también había perdido el poder luchar para protegerse a sí mismo y darse autoridad. Y luego, en el momento siguiente, pagó por su vida pecadora.

Los residentes de Akusho, muchos de los cuales habían perdido a sus esposas, hijos y otros familiares por sus actividades viles, lo rodearon y lo apuñalaron con cuchillos y espadas hasta que él se veía como un acerico, y luego lo arrojaron en un callejón.

Después de ver sus restos espantosos, las personas en las calles murmuraban entre sí: "El JSDF es intocable".

Las familias Gonzori, Medusa y Paramounte no se unieron a los Bessara en su ataque, así que se salvaron. Cuando se dieron cuenta de que el JSDF no tenía la intención de reclamar parte de las ganancias de los Bessara, o sea, los ingresos de sus burdeles y su dinero de protección, ellos  dieron un suspiro de alivio y llegaron a un entendimiento común, de que nadie podía actuar en contra del JSDF.


A pesar de que ellos eran un montón de gente desagradable, eran buenos hombres de negocios, y sabían que los problemas eran malos para el negocio. Así que cambiaron de parecer, y se acercaron al JSDF para trabajar.

El JSDF quería información y peones que puedan recoger esa información. Bajo la petición del JSDF, los jefes del crimen reunieron a sus carteristas y ladrones y les ordenaron que espíen las acciones de los patricios. A veces, ellos entraban a sus casas y robaban los libros, y se protegían a sí mismos, mostrando su valor y utilidad.

En pocas palabras, los JSDF eran tratados como conquistadores. Era natural que los fuertes puedan hacer lo que quisieran en Akusho. En el exterior, la gente  alababa a quienes desafiaban al  fuerte, pero en sus corazones, maldecían a los desafiantes por tontos, y estas personas desafiantes no vivirían mucho tiempo.

Además, cuando las personas se acercaban al JSDF con malas intenciones, ellos mantenían su compostura y cortésmente le pedían que se detengan.

Cuando ellos veían la  actividad ilegal, tenían miradas de  frustración en sus rostros, así como un sentimiento de simpatía por la difícil situación de los demás.

Como resultado, los hombres de Akusho sentían, independientemente de la especie, miedo y respetuoso por el JSDF.

Por el contrario, las mujeres tenían sentimientos entremezclados sobre ellos.

En pocas palabras, a ellos no les gustaban.

No importaba qué tentaciones usaban, los hombres del JSDF se inmutaban. Como ellos tenían tanto dinero, ¿que estaba mal con gastar un poco en ellas? no importa cómo agitaban sus pestañas, o que palabras seductoras  decían, los hombres del JSDF no respondían.

Era  cierto que los hombres en las calles eran más ricos gracias a ellos, y a su vez, las mujeres tenían mayores ganancias. Sin embargo, las mujeres aún querían que el JSDF gaste dinero en ellas, porque así era como funcionaba el corazón de una mujer.

Pero incluso cuando ellas comenzaron a gritarles: "¿son realmente hombres? Cabrones impotentes!" Todo lo que el JSDF hizo fue encogerse de hombros y firmemente negarse a tomar el cebo.

Esta era la razón por la que ellas se veían dulces con ellos en el exterior, pero por dentro, ellas se resentían.

Sin embargo, lo que cambió todo fue la clínica dirigida por una enfermera que cambiaba cada pocos días. Ofrecía chequeos, pruebas de embarazo, así como información y asesoramiento relacionados con la anticoncepción y otros temas relacionados. Esto cambió la forma en la que ellas vivían.

Los anticonceptivos y otros dispositivos similares que se vendían aquí era una ayuda insustituible para sus puestos de trabajo.

"Oh, ¿Kurokawa está de guardia esta noche?"

La mujer llamada Mizari, que estaba rodeada por una nube de humo de marihuana infundida, entró en la sala de tratamiento. A diferencia de la manera en que ella estaba en la calle, había bajado su guardia.

Después de todo, este era el único lugar en la calle que era seguro, además de su nido. No, ni siquiera podía relajarse en su propio nido. Este podría ser el único lugar donde podía bajar su guardia. Después de todo, cuando una determinada familia del crimen hizo un movimiento en contra del JSDF, habían sido masacrados por su audacia.

Todos sabían lo que sucedería cuando el JSDF levantaba su mano para golpear.

Kurokawa estaba vestida con jeans cómodos y un tube top. Ella tomó un par de monedas de cobre de la mujer con un par de alas que sobresalian de su espalda (una mujer con alas), y le entregó a Mizari una caja de anticonceptivos de goma. Ellos tomaban el pago porque "Esto no era una obra de caridad". Las personas que vivían en Akusho lo hacían con orgullo, así que el JSDF tenía que respetar ese orgullo y su capacidad para ganar dinero mediante la aceptación de sus monedas.

Una persona honrada podría pensar que esto era un comportamiento permitido, pero en realidad,  este tipo de cosas tenía un gran impacto social.

Cuando uno era pobre, no tenía el tiempo para preocuparse por los ideales bonitos. En cambio, una persona tenía que comer, y la venta de su cuerpo era una manera perfectamente aceptable de ganarse la siguiente comida. No era como si ellas estuvieran incomodando a los demás por    hacerlo. Estaba bien tratar de atacar su forma de vida con la lógica, pero uno tenía que considerar la situación en la que ellas estaban. Lo que les preocupaba más en su negocio era los embarazos accidentales. Dada la tecnología médica de la región especial, un aborto bien podría causar la muerte, así que el riesgo para su salud era muy alto.

Además, no estaba claro si había enfermedades de transmisión sexual en la Región Especial.

La razón por la que Kurokawa y sus compañeras militares estaban haciendo esto era debido a que el Ministerio de Salud, Trabajo y Bienestar querían averiguar si las ETS existían aquí.

Ellos estaban preocupados de que el personal JSDF pueda traer una enfermedad de la región especial, así como Colón trajo la sífilis a Europa y causó una epidemia. Los soldados varones habían sido estrictamente advertidos acerca de esto.

"Kurokawa, no me vas a decir que deje de fumar, ¿verdad?”

Las otras WAC (Cuerpo de ejército femenino) seguían persistiendole a  Mizari para que pare de fumar. Lo hacían porque el tabaco de la Región Especial estaba mezclado con hierbas extrañas que eran malas para la piel y los órganos internos. Independientemente de si esto era bueno o malo, ellas la importunaban de todos modos.

Sin embargo, Kurokawa simplemente se encogió de hombros. "Podría, pero lo necesitas, ¿verdad?"

"Eh, ¿tu entiendes? ¿Tienes experiencia con este tipo de cosas? "

Mizari se refería a la prostitución.

"No, sólo estaba pensando que no podría hacer tu trabajo sin fumar."

La hermosa boca de la mujer con alas giraron hacia abajo con un ceño fruncido.

"Cheh. Odio a las mujeres altaneras como tú”.

"está bien, no estoy aquí para ganar un concurso de popularidad".

Mizari frunció el ceño ante Kurokawa. Kurokawa, para no ser superada , hizo una cara divertida     con sus dedos. Después de un rato, la tensión entre ellas se evaporó, y Mizari sonrió .

"Eres tan infantil. Tal como yo."

"Es verdad. No me siento tan diferente de ayer, así que, si dudo de mi yo de hace veinte años, sería muy diferente de mí yo de hoy”.

Esto hizo que Mizari resoplara de risa, y luego se levantó. "Está bien, lo mejor será volver a ganar dinero." Luego, ella expulso una nube de humo en la cara de Kurokawa.

Kurokawa agitó su mano para dispersar el humo. Esto fue claramente deliberado. Las dos vivían en mundos diferentes, así que sería mejor si mantenían su distancia.

Entonces, ella de repente pensó en otra cosa, e hizo una pregunta.

"¿Qué pasaría si... si te dijera que hay una manera para que no tengas que fumar esto, o trabajar   de esta manera?"

Sin embargo, Mizari simplemente miro a Kurokawa como si fuera una idiota.

"¿Cómo puede alguien como yo trabajar en un trabajo tan maravilloso como este? Todo lo que sé   hacer es abrir mis piernas para los hombres y mostrarles mi trasero. Eso es lo que hago. Eso es todo lo que hago ".

"¿Has oído hablar de un lugar llamado Arnús?"

"Ah, ese lugar. He escuchado que es como el cielo. Pero ¿no se necesita una recomendación para entrar? Además, no tengo ninguna habilidad especial. Si fuera  allí, estaría haciendo lo que hago ahora”.

¿Y si te dijera que puedo darte tal recomendación? ¿Qué hay de eso? Estas palabras se formaron en la garganta de Kurokawa. Pero justo cuando estaba a punto de abrir su boca, recordó a Itami regañándola, "¿Qué puedes hacer?" Su resentimiento hacia Itami de ese momento se mantenía  en su corazón, y cuando Mizari dijo "no tengo ninguna habilidad especial”, ella sintió que había una gran cantidad de cosas que la mujer con alas no estaba diciendo.

Si pudiera encontrar un trabajo adecuado en Arnús, Mizari no tendría que estar en la oscuridad de la noche, pensó Kurokawa.

Mizari le sonrió a la Kurokawa sin habla antes de alejarse. Ella aspiro  su cigarrillo, y volvió a su trabajo meneando completamente sus caderas, mientras salía a la calle una vez más.

♦ ♦ ♦

Cuando Mizari visitó a Kurokawa otra vez, era pasada la medianoche.

La mayoría de las veces, las prostitutas conseguían uno o dos, tal vez incluso tres Johns (clientes para las prostitutas) por ahora. Los únicos que se movían a estas horas de la noche eran las  mujeres. No había hombres a la vista.

Mientras estas palomas sucias, que no habían obtenido ningún negocio, aún se arrojaban a los hombres, las mujeres caídas que habían logrado su cuota en la noche se retiraban a sus casas para descansar. En otras palabras, se podría decir cuál de las prostitutas conocía bien su oficio.

Fue en este momento que Mizari llevó a sus compañeras prostitutas a la base de operaciones del  JSDF, esto hizo que Kurokawa entre en pánico momentáneamente. Después de todo, el ataque de  Bessara había sido muy reciente.

Ella agarró su arma de fuego de un cajón y se lo metió en sus pantalones. Como una soldado, ella estaba muy familiarizada con su uso.

"Kurokawa, tenemos algo que decirte."

Cuando abrió la puerta, vio a Mizari, que se veía muy nerviosa. Parecía estar mirando a su alrededor, como si le tuviera miedo a algo.

Las mujeres de la calle junto a ella también se veían muy preocupadas. Kurokawa tenía la sensación de que algo anormal estaba ocurriendo.

Kurokawa abrió la puerta para dejarlas entrar.

"Adentro. Apúrense."

Y así, las damas de la noche se colaron en el sótano, cuyo oscuro tono interior estaba brillantemente iluminado por las lámparas fluorescentes que estaban funcionando por el generador portátil de adentro.

Las chicas no podían dejar de tenerle miedo a las luces fluorescentes, ellas solo habían estado    expuestas a las velas o la luz de las lámparas. Algunas miraban directamente a la luz y entrecerraban sus ojos. Sin embargo, la luz tenía una manera de alejar malestar. Mizari sonrió y dijo: "Bueno, eso es una gran ayuda para mis ojos de pájaro." Las otras chicas lograron relajarse lo suficiente como para compartir sus pensamientos sobre la situación, antes de dejarse caer sobre las sillas y la cama usada para los tratamientos, mientras que los que no pudieron encontrar un buen espacio,  se sentaron en el suelo o se apoyaron en los muros.

Después de que todas encontraron su lugar, Kurokawa hablo.

"Muy bien, ¿qué pasó? ¿Por qué todas ustedes vinieron aquí? "

Mizari respondió en su nombre.

"Todas podemos sentir lo que va a pasar en las calles, no, en la Capital. Pero el truco es que no   decimos nada , no preguntamos, y pretendemos que no pasó nada. Así es como sobrevivimos en estas calles ".

Las chicas asintieron como si fueran uno.

"Así que, con esto en mente, el nombre de esta niña es Tuwal. Por favor, escúchala, y ayúdanos".

Mientras Mizari decía eso, trajo a Tuwal, que tenía alas como ella, pero era de una especie diferente. Tuwal era una Arpía. Los hombres con alas tenían alas en sus espaldas, pero las Arpías tenían alas en lugar de brazos.

"Por favor ayúdanos."

Kurokawa era incapaz de responder. Después de todo, ellas no le habían explicado nada.

Ella les pidió que sigan hablando sobre lo que estaba ocurriendo. Después de todo, ella no les podía ayudar si  no sabía por dónde empezar.

Sin embargo, Mizari simplemente le pedía ayuda a Kurokawa. Todo lo que decía era que esperaba que Kurokawa pueda ayudarlas.

"Ahhhh, qué dolor! Si nos ayudas, vamos a hacer lo que quieras en el futuro! "

Al final, Kurokawa se rindió. Se dio cuenta de que no podía manejar esto por sí misma, así que subió las escaleras para despertar el sargento mayor Kuwabara.

♦ ♦ ♦
  
Esa noche, la capital imperial fue sacudida por un terremoto.

Después de escuchar un estruendo a la distancia, la tierra de repente comenzó a temblar violentamente.

El problema era que la ciudad nunca antes había experimentado un terremoto, así  que los edificios no estaban protegidos contra las violentas sacudidas. Estaban hechos de piedras apiladas una encima de la otra, así  que los edificios más frágiles colapsaron.

Siendo ese el caso, las bases de las calles de la capital no habían sido completamente destruidas. Pero el verdadero daño fue para los corazones de los ciudadanos.

Como no había un sismógrafo en mano, no había cifras exactas que se puedan tomar, pero, a partir de la propagación de la destrucción, parecía un terremoto con una magnitud de 4 a 5.

El terremoto se produjo en medio de la noche, así  que tomó a la capital totalmente por sorpresa.

Ellos fueron arrojados de sus camas mientras dormían sólidamente, y estaban demasiado adormecidos por el sueño como para entrar en pánico correctamente. Varios objetos empezaron a caer al suelo como lluvia, incluyendo las cosas como los estantes y los objetos que colgaban del techo.

Cuando los armarios colapsaron, los fragmentos afilados de los vasos y utensilios de cocina de cerámica rotos eran suficientes como para provocar cortes. Los fragmentos cubrían el suelo, así que no había lugar para ponerse de pie.

Los habitantes de la capital creían que la tierra no se movería. Eso era lo que significaba ser "tan sólido como una roca".

El agua fluía, el viento soplaba, el fuego quemaba, la madera crecía. Pero la tierra no se movía. Este era un principio fundamental del mundo. Cuando esa preconcepción se hizo pedazos, todos pensaron que el mundo se iba a acabar. Este terror quedó grabado profundamente en el alma de las personas, dejando graves heridas espirituales.

La predicción de este desastre habría sido difícil, incluso para el científicamente avanzado Japón. No era imposible, pero sólo un dios o un ser con muchas mejores capacidades sensoriales que un ser humano podría haberlo hecho.

Sin embargo, en la Región Especial, había personas que se acercaban a estas dos categorías. Había algunas personas que vieron venir este desastre.

La Arpía Tuwal sintió un repentino escalofrío por todo su cuerpo cuando se despedía de su segundo John.

Al principio, ella pensó que era un resfriado, porque su cuerpo estaba sudando profusamente.

Como el segundo hombre tuvo una gran cantidad de energía, ella ni siquiera tenía tiempo para recoger el dinero y limpiarse. Ella quiso ponerse de pie un par de veces, pero no podía porque no tenía fuerza en su cuerpo y su piel se estaba poniendo gradualmente más fría. Sin embargo, el temblor de su cuerpo era ligeramente diferente de un resfriado. Era como si alguien estuviera  jalándole su pelo desde atrás. Y entonces, ella perdió fuerza en su cintura y piernas, como si   tuviera miedo.

Luego, recordó. Towal había experimentado algo como esto antes.

En el pasado, ella y su especie vivían en el sur, donde estaban los volcanes. Ella se había sentido así antes de que los volcanes entraran en erupción. Sí, esta era la premonición de un "terremoto".

Pero incluso si se sentía de esa manera, no había volcanes cerca de la capital imperial.

Ella no había estado aquí mucho tiempo, y nunca  antes había oído hablar de un terremoto. Por lo tanto, se preguntó si estaba interpretando mal las cosas. Sin embargo, la creciente frustración y el miedo en su corazón no se calmaban. Por lo tanto, Tuwal buscó a Mizari, su mentora, para discutir las cosas.

El hecho era que Mizari y las otras prostitutas también sentían el mismo terror sin nombre. Era un sentimiento que les decía que no podían permanecer aquí, que tenían que correr lo más rápido posible.

Sin embargo, ella nunca antes había experimentado o escuchado de un terremoto, así que no entendía por qué se sentía incómoda y asustada. Afortunadamente, ella lo entendió debido a Tuwal. Por lo tanto, ellas inmediatamente fueron a buscar a los hombres que normalmente  las  protegían. Por lo general, ellos deberían quitarse  las camisas y dirían: "Yo te protegeré." Esa actitud habría sido útil ahora.

Sin embargo, los hombres simplemente sintieron que las mujeres estaban siendo molestas y se negaron a reconocer sus miedos. Sus reacciones estuvieron acompañadas de las líneas "¿terremoto? Será mejor que regresen y hagan más dinero" Por supuesto, ellos sentían el mismo miedo, pero no podía decidirse a reconocerlo abiertamente.

Mientras tanto, el malestar se hacía más fuerte y más fuerte. Al final, ellas decidieron abandonar a los hombres inútiles y fueron a buscar ayuda con Kurokawa.

El comandante de la Base de Operaciones JGSDF Akusho (como se le conocía comúnmente), Nyutabara, recibió los  informes de Kurokawa y Kuwabara, y rápidamente tuvo un dolor de cabeza. Él no tenía experiencia a la hora de manejar los informes de terremotos, y dudo de la procedencia de los informes en cualquier caso.

Sin embargo, los antepasados ​​de Tuwal eran especies aviares. Nyutabara se había posicionado    en la guarnición Himeji y la guarnición Shibata en Niigata, y personalmente experimento el terremoto dos veces. Por alguna razón, el recuerdo de cómo habían desaparecido las aves silvestres cerca de las bases justo antes de los terremotos, destacó brillantemente en su mente. Si pudieran haber hablado con las aves, tal vez  podrían haber predicho los terremotos.

Los sentidos de las chicas podrían ser más agudos que los de los humanos. Si resultaba que ellas  estaban equivocadas, entonces podrían reírse de ello como una broma. Por lo tanto, tenía sentido tratar sus palabras como la verdad, y adoptar las medidas necesarias. Él pensaba en esto, y tomó una decisión.

Las preparaciones no eran gran cosa para los militares, que habían crecido en las regiones propensas a terremotos. Ellos habían aprendido cómo hacer frente a estos problemas desde una edad temprana. Ellos utilizaron el radio para comunicarse con su gente dispersa por toda la capital y les ordenaron apagar sus estufas. Luego, cogieron sus equipos, armas, alimentos y suministros médicos, y se dirigieron a una zona amplia y abierta, siendo cuidadosos de las cosas que puedan  caer sobre sus cabezas, también se mantenían alejados de los grandes edificios, acantilados y la orilla del mar.

Estas cosas eran muy simples, pero para las personas que nunca antes habían experimentado los  terremotos, tenían dificultades para pensar en ello.

♦ ♦ ♦

Piña se quejó mientras Sugawara la despertaba para dar un paseo en el bosque, fuera del palacio. Hamilton la siguió en un estado sonámbulo. Después de todo, su trabajo como una escriba era muy agotador.

Itami, Kuribayashi y Tomita fueron asignados como guardias de Sugawara, así que, después de haber recibido la transmisión inalámbrica de Nyutabara, llevaron a Piña y los demás a un lugar seguro, a pesar de dudar de los informes. Además, Itami estaba en su uniforme, mientras que Kuribayashi y Tomita estaban en sus uniformes de combate y completamente armados, con una pistola extra.

Las sirvientas y los guardias de Piña con sus antorchas no pudieron ocultar su preocupación. Ellos     estaban siguiendolos porque sabían que tenían que seguir a Piña, no importaba qué.

Incluso si ellos les explicaran que la tierra iba a sacudirse, y lo que ocurriría después de eso, las sirvientas no serían capaces de imaginar tal cosa. Sería como tratar de entender cómo sería caer desde el cielo.

Por lo tanto, cuando llegó el terremoto, ellas recibieron un shock masivo.

En primer lugar, se produjo el temblor suave, que marcó la primera etapa del terremoto.

"Oh, está viniendo, está viniendo...”

La duración de esta etapa hizo que Itami diga "parece que va a ser uno grande."

Había una correlación entre la duración del temblor inicial y la distancia al epicentro del terremoto. Esto quería  decir que, cuando uno calculaba la distancia al epicentro, cuanto más fuerte eran las primeras vibraciones, más grande seria el terremoto.

Después de esto, el verdadero temblor comenzó.

La tierra se levantó, como si hubiera sido golpeada poderosamente.

Paso más o menos 30 a 40 segundos antes de que el sismo disminuyera. Sin embargo, para aquellas personas en la Capital Imperial, que se encontraban con un terremoto por primera vez, esto parecía una eternidad.

Piña lloro. Ella pensó que el mundo se derrumbaria . A su lado, Sugawara e Itami dijeron: "Ohh,     realmente vino."

Mientras  veía a Itami, Kuribayashi y Tomita parados alrededor con calma, los ojos de Piña se llenaron con audacia y determinación para no caer ante este terremoto. Ella se imaginó que probablemente ellos seguirían calmados incluso si el suelo desaparecia bajo sus pies.

Itami era un hombre que buscaba excusas para vagar cuando estaba cansado de las cosas molestas. O sino, huía inmediatamente de esas cosas. Él no parecía tener ninguna de las cualidades de un guerrero. Sin embargo, en este momento, se veía perfectamente tranquilo y compuesto.

Las sirvientas y los soldados cayeron propensos en el terror.

Los sonidos de los arraigados árboles  que se sacudían y el sonido de las hojas moliéndose contra el viento sonaban como los movimientos de un enorme monstruo. Las sirvientas lloraban y gritaban, mientras los soldados gritaron en respuesta a eso. Sin embargo, ellos, al igual que Piña, veían la misma cosa; Itami, Tomita y Kuribayashi, mirando su entorno como si no pasara nada.

Sus firmes siluetas les recordaban a los dioses.

Las sirvientas agarraron las piernas de Tomita y de Kuribayashi una tras otra, mientras que los soldados los miraban con admiración, como si fueran héroes invencibles.

"Bueno, si es sólo esta magnitud, no debería ser un problema. Las partes más débiles de las paredes podrían colapsar, pero el resto debería estar bien. Sin embargo, no se podría  decir lo mismo si estuviéramos más cerca del epicentro. "

El temblor se detuvo después de un tiempo.

Piña escuchaba el análisis sereno de Itami mientras se quedaba a la deriva, en un silencio separado, pero sus procesos de pensamiento estaban en espera, para que solo pueda asentir  y responder "Mm".

Cuando los guardias escucharon a Tomita y a Kuribayashi preguntando “¿Están bien? ¿Hay alguien herido? ", se enderezaron inmediatamente al escuchar las palabras de sus héroes. Actualmente estaban en un estado de sumisión abyecta. Como se mencionó antes, este fue el impacto psicológico de un terremoto en las personas que nunca antes lo habían experimentado.

♦ ♦ ♦

Paso más o menos lo mismo en Akusho.

El temblor se produjo mientras ellos estaban llevando a las mujeres fuera de la puerta sureste. Los gritos de temor y los llantos provenían de todas las calles.

Como los caminos en Akusho eran muy estrechos, todo tipo de cosas cayeron de los techos.

Nyutabara grito, ordenandoles a todos a que se reúnan en el centro de la calle, luego, Kuwabara y Kurokawa hacían un eco mientras les gritaban para que ellas hagan eso.

Las mujeres obedientemente se reunieron en medio de la calle, agarrando sus cabellos y llorando  mientras lo hacían. Después de eso, se arrodillaron una por una.

Kuwabara y los otros empezaron a bromear, "Ohh, está empezando." "¿En serio? Parece que es uno grande" "Tuwal-san, tienes que conseguir un trabajo en la Agencia Meteorológica de Japón”. Naturalmente, cualquiera pensaría que ellos eran fiables, así que las mujeres abrazaron sus piernas.

Los hombres se reían mientras las chicas se enyesaban a sí mismas en ellos.

En particular, Kurata estaba temblando de alegría, pensando mi cuerpo es feliz, mis piernas son demasiado felices mientras un grupo de mujeres-bestia me abrazan.

Kurokawa no estaba particularmente interesada en este tipo de cosas, y no le importa que se aferren a ella, Kurokawa suavemente le dio unas palmaditas a Mizari para calmarla mientras ella sollozaba en su pecho.

♦ ♦ ♦

Debido a que Itami y los demás los protegieron y los ayudaron a evacuar, el espíritu de Piña volvió rápidamente. Cuando ella oyó que podría haber réplicas tras un terremoto grande, dijo, “Tengo que llegar a su Majestad." ella estaba preocupada por su padre, pero también estaba interesada  por el estado de la corte real.

Cuando Piña dijo eso, Itami y los demás no tuvieron objeciones. "Es así. Entonces, ten cuidado cuando vayas" Piña parecía haber visto el apocalipsis al oír esas palabras, o tal vez era como una chica siendo plantada por su amante. De cualquier manera, ella presiono su cara pálida contra Itami.

"¿No, no vas a ir conmigo?"


"No es eso, sólo estoy diciendo, el emperador...reunirse con él de esta manera no podría  ser bueno."

Desde el punto de vista de Piña, Itami y los otros eran soldados de una nación enemiga. Llevarlos  a lado del Emperador sería como darse un jaque mate a sí misma. Si esto fuera un juego de estrategia en tiempo real, ellos serían como unos paracaidistas enemigos aterrizando en la base     de uno.

Sin embargo, el hecho era que Itami y compañía eran los guardias de Sugawara, así que, algo como apuntarle con un arma al emperador estaba prohibido absolutamente. Sin embargo, las palabras del JSDF eran sólo palabras. Piña tenía que estar lista para cualquier cosa.

Aun así, Piña insistió en que ellos vayan con ella. Itami y Sugawara se miraron, preguntándose qué deberían hacer.

"Itami-dono. Por favor, este a mi lado”.

En otras palabras, lo que ella quería decir era: "tengo miedo, así que por favor, vaya conmigo."

Detrás de ella, Hamilton asintió con una cara pálida. Ellas estaban ridículamente miedosas, y entonces, se suponía que habría una réplica aparte de esto. No se podía evitar que ninguna de ellas quiera dejar a Itami y a los otros soldados JSDF. Las sirvientas asentían detrás de ellas, y los guardias formaron una valla humana detrás de Itami, sugiriendo que no querían que se fuera.

Y así, Piña llevo a sus guardias, las sirvientas, Itami, y los otros al palacio imperial.

♦ ♦ ♦

El palacio al que Piña los llevo estaba sumido en el caos.

Uno podía ver varios artículos y muebles tumbados en el suelo.

Los burócratas no solo no habían rectificado este asunto, sino que estaban llorando en una  esquina, mientras que los guardias pretorianos estaban parados a un lado en un estado de estupor. Otros estaban postrados en el suelo, rezandole a los dioses para que los salven.

Naturalmente, ni Piña  ni Sugawara fueron interrogados. Nadie trato de impedirles el paso, mientras ellos con orgullo caminaban a través del pasillo.

Mientras ella veía el triste estado del palacio en el que había sido reducido, Piña agarró su cabeza y le ordenó a sus guardias que encuentren a los funcionarios encargados de la corte con el fin de reunirlos para una sesión informativa.

En cualquier caso, ellos necesitaban restablecer el orden en este caos. Por eso, tenían que reunir a las personas a cargo.

"Hmm. La calidad de las tropas ha caído" Piña suspiró al ver a los soldados congelados en casi todos los rincones que ella se interesó en mirar.

Ella lo había experimentado de primera mano, así  que podía entender su terror ante un desastre natural que nunca antes habían visto. Sin embargo, ella aún estaba decepcionada por la forma desorganizada en la que estaban los pretorianos.

Ellos habían tomado una gran cantidad de oficiales y suboficiales (NCO) de los pretorianos con el fin de reconstituir las legiones. Los soldados que los reemplazaron estaban mal entrenados y no tenían experiencia. Los resultados negativos de esta medida estaban exhibidos ahora.

Y así, Piña y los otros finalmente llegaron a la alcoba del emperador.

Mientras miraban  a su alrededor, encontraron algo lo suficientemente sorprendente, los pretorianos asignados a proteger la alcoba se habían ido. Debieron haber huido, o de lo contrario, debieron haber desaparecido en algún momento. Piña de repente sintió que la fuerza abandonaba su cuerpo, y tomó una respiración profunda para recuperar el ánimo.

"Sugawara-dono. Voy a presentarle a todos ustedes al emperador. Hasta entonces, ¿pueden guardar silencio? "

Como esta era una parte necesaria de la etiqueta elegante, Sugawara obviamente obedecería. Después de eso, Piña dejó que las sirvientas abran la puerta a la alcoba.

"¿Oh? Creí que el primero en llegar sería Diabo o Zorzal. Y pensar que serías tú, Piña ".

El emperador se sentó en su cama, su rostro estaba cubierto de sudor frío mientras saludaba a Piña.

Parecía que él quería ver cuál de sus hijos vendría primero en este momento de emergencia.

A pesar de que estaba un poco decepcionado de que la realidad no coincida con sus predicciones, ahora no era el momento para estar tan relajado.

"Su Majestad. Por favor, alístese".

Piña le ordenó a una sirvientas que vista al emperador. Después de eso, ella tenía a sus guardias rodenadolos para que los protejan mientras acompañaba a su padre a la sala de audiencias.

El emperador se levantó, a pesar de que aun tenía que sostener sobre el hombro de Piña para  moverse.

Después de entrar en la sala de audiencia, vieron que los civiles y los militares reunidos allí  tenían miradas de pánico en sus caras. Entonces, ellos se acercaron a Piña y al emperador para pedir su ayuda.

Piña ayudó al emperador para que se siente en su trono.

"No se asusten. Ustedes, traigan aquí a los ministros y los demás funcionarios".


"oficiales militares, obtengan el control de las tropas y prepárense para la batalla. Defiendan el palacio. Además, hagan que las tropas encuentren a los generales en toda la capital y hagan que se reporten al palacio”.

Cuando escucharon la voz de Piña, los diversos funcionarios recordaron sus puestos de trabajo y entraron en acción. Después de salir de un vórtice de caos, todos ellos recuperaron su disciplina y comenzaron a moverse en la misma dirección.

Piña dio un suspiro de alivio cuando la corte real finalmente reanudo su funcionamiento normal.

Sin embargo, mientras ella miraba su alrededor con atención, vio que los estantes de las velas y otros artículos en la sala de audiencias se hallaban esparcidos en el suelo, y los restos destrozados de los marcos de los cuadros cubrían el suelo.

Ella contuvo su  jadeo al ver el pésimo estado de la sala de audiencias, y ordenó a las sirvientas  que pongan en orden este lugar.

La organización de la sala de audiencia era el trabajo de los asesores de mayor confianza del emperador. Normalmente hablando, Piña y las sirvientas tenían prohibido entrar en esta habitación. Lo que hicieron fue en desafío a las reglas de la corte real.  Sin embargo, en este momento de emergencia, sólo ella y los otros podrían actuar con normalidad, así que no se pudo evitar.

En estas ocasiones... no, era precisamente debido a estas ocasiones que mantener la dignidad de uno era aún más importante. La gente en pánico podría calmarse después de ver la severa disciplina de la sala de audiencias. Por el contrario, si la sala de audiencia seguía siendo un desastre, solamente intensificaría la confusión en sus corazones.

La primera vez que ella vio la lujosa decoración  de la cámara, se quejó de que eran perifollos   inútiles, pero ahora, veía el propósito de esta gran exhibición de aquí. Es decir, sin estas decoraciones, la sala de audiencias en sí sería un perifollo inútil.

Hasta hace poco, Piña y su orden de caballeros respetaban la practicidad y miraban hacia abajo en la extravagancia de los muebles del palacio. Pero después de asumir la tarea de ser la intermediaria en las relaciones diplomáticas del imperio con Japón, ella finalmente entendió su propósito.

"Piña, parece que te has despojado de una capa de piel."

Sin embargo, Piña no entendía el significado oculto en las palabras del emperador, y respondió: "Mi piel está en su lugar, y no está dañada."

Y luego, la seria fachada del emperador se desmoronó.

"Piña, desde hace un momento, hay un grupo de personas desconocidas a tu lado. Como hay algo  tiempo antes de que los generales se reúnan, ¿por qué no los presentas? "

Piña asintió, y luego bajó ligeramente su  voz. Luego,  abrió su mano y le hizo señas a Sugawara,  como si estuviera cortándolo.

"Permíteme presentarte al embajador de la tierra de Japón, Sugawara-dono."

Sugawara dio un paso hacia el emperador con el pecho en alto, luego bajó su cabeza con respeto. Detrás de él, Itami y los demás saludaron al mismo tiempo con Sugawara. La forma en que ellos  hacían las cosas era ligeramente diferente de la habitual etiqueta elegante.

"¿La tierra de Japón? Ya veo, así  que aceptaste el papel de mediadora entre nuestro Imperio y        su país. Pero ¿por qué los has traído aquí en este momento? Ellos han llegado hasta aquí, pero yo  aún no les he dado la bienvenida correctamente.

"Perdóname padre. Pero he oído que ellos son conocedores de este terremoto, y me dijeron que    habría otro terremoto. Por lo tanto, los mantuve a mi lado para beneficiarme de sus consejos”.

Esas palabras hicieron palidecer al padre de Piña.

"¿Tú, tú has dicho que habrá otra sacudida de la tierra?"

"De hecho, esa es  la razón por la que les pedí que vengan con nosotros."

El emperador se limpió el sudor que de repente goteaba en su nariz con la manga de su pijama.

"Muy bien. Embajador-dono, te doy la bienvenida”.

Sugawara, que había sido presentado por fin, dijo las palabras que había estado ensayando en su mente.

"Muchas gracias. Oro para que su Majestad este de buen humor”.

"¿Cómo podría estar de buen humor después de este cataclismo? Sin embargo, parece que esto  me ha permitido ver cómo ha crecido mi hija. Tengo que agradecerte por eso”.

"No, su Majestad. Todo esto fue el resultado de la formación de su Alteza y su refinamiento”.

"Siempre he pensado que ella sólo estaba jugando juegos de guerra."

"Su Alteza hace mucho ha estado graduada de los juegos! Si su Alteza tuviera que ir a la guerra ahora, estoy segura de que sería una excelente comandante! "

La interrupción repentina vino de Hamilton.

Justo después de eso, Hamilton se dio cuenta de que ella groseramente interrumpió  la  conversación entre el emperador y el embajador extranjero, así que se sonrojó y trató de hacerse lo más pequeña posible. Sin embargo, Sugawara y el emperador la ignoraron. Si no lo hubieran  hecho, la hubieran criticado por su mala educación.

"Embajador-dono. Lamentablemente, estamos ocupados en este momento. En cualquier otro momento prepararemos una gran fiesta para usted. Perdone nuestra mala hospitalidad en esta noche".

"Si, su Majestad. Habrá muchas otras oportunidades para discutir el futuro de nuestras naciones ".

Sugawara se inclinó una vez más y luego se retiró detrás de Piña. Él había dicho lo que quería decir. Sin embargo, el emperador le habló una vez más a Sugawara.

"Hablando de eso, ¿su país Japón tiene un rey?"

Esta pregunta fue hecha para averiguar exactamente que sabía Sugawara sobre el Imperio. Al igual que cómo Japón estaba reuniendo información sobre el Imperio, también el Imperio tenía que reunir información sobre Japón.

Pero, ¿cómo lo había hecho? De repente, las preguntas se acumularon en su mente.

"No. Nuestro país no está gobernado por un rey, sino por un emperador, aunque, en gran parte es una posición simbólica. "

"Una posición figurativa, ¿dices? Es difícil imaginar un país donde los ministros roban el poder de su gobernante pudiendo ser fuertes como uno solo. El mundo más allá del Gate de hecho es extraño. Por otra parte, debe haber una persona gobernando en ese mundo, ¿estoy en lo correcto? Hasta el día de hoy, no he conocido a alguien igual a mí, así que no estoy seguro de cómo actuar. Rezo para que me perdones por cualquier grosería accidental en las comunicaciones”.

Mientras él estaba hablando, un gran sonido vino desde el pasillo detrás de ellos.

"Padre, Padre, ¿estás bien?!"

Zorzal cargó en la sala de audiencias como un caballo salvaje.

Sus lacayos tenido sus corazas al revés y sus sandalias en los pies equivocados, y algunos de ellos tenían sus vainas, pero no habia espadas. Claramente estaban en pánico.

Zorzal tenía una cadena en la mano, y el otro lado estaba vinculado a un enredo de collares, que estaban trabados en el cuello de Tyuule y algunas otras mujeres. La blanca guerrera-conejo Tyuule había sido arrastrada desnuda todo el camino hasta aquí desde su cama, y ​​tenia una expresión amarga en su cara. A su lado había otras chicas, con cabello negro, rubio y rojo, y sus cuerpos estaban cubiertos de raspaduras, por la forma en que fueron arrastradas aquí desnudas. Sus condiciones eran bastante graves.

Mientras Itami, Tomita y Kuribayashi veian esto, se quedaron sorprendidos y sin habla.

Sugawara, el diplomático, permaneció impasible, pero uno podía oírlo chasqueando su lengua suavemente.

"Padre, ¿estás herido? Bueno, huyamos juntos! "

"¿a dónde vamos a huir?"

"En cualquier caso, tenemos que salir de aquí."

Piña se giro hacia su hermano mayor, que estaba acosando al emperador, y le dijo: "Ani-ue, hace un momento le ordene a los generales que se reporten al Palacio. Si nos vamos ahora, y los funcionarios regresan y no encuentran a nadie, el palacio se volverá un caos”.

Sin embargo, Zorzal respondió: "No tenemos tiempo para eso! Noriko dijo que podría haber un segundo o un tercer terremoto, asi que debemos salir de aquí inmediatamente! "

Si esto ocurria, podría ser visto como el emperador abandonando su trono.

Piña pensó, no importa qué, tengo que calmar a Ani-ue. Así que ella empezó a pensar en un tema que pueda llamar su atención, y luego habló con él de nuevo, con un tono para calmarlo.

"Ani-ue, no estaba enterada de que tu sabías sobre las réplicas. Incluso yo me entere de eso por estas personas".

"¿acaso te dije que lo sabia? Noriko lo dijo ".

"¿Y quién es Noriko?"

Como Piña hizo su pregunta, Zorzal tiró de la cadena que conducia a uno de los collares

"¡Ah!" Tyuule y las otras mujeres gritaron.

"Es esta chica de pelo negro, la capture del otro lado del Gate."

Zorzal le indicó con su barbilla. Pero en este momento-

"¡Hijo de puta! Voy a matarte! "

Itami lanzó un veloz puñetazo que conecto con la barbilla de Zorzal.

♦ ♦ ♦

 "¡Hijo de puta! Voy a matarte! "

Itami lanzó un veloz puñetazo que conecto con la barbilla del Zorzal.

Esto lo sacudió sobre sus talones, y el hombre alto cayó sobre su trasero, sobándose su barbilla mientras maldecía en voz alta. "me golpeaste, bastardo! ¿Te atrevas a golpearme a mi, al primer príncipe del Imperio?! ", gruñia mientras miraba a Itami.

Itami estaba siendo Itami, y se frotó su puño derecho. "Ay Ay! ¿Por qué su cara es tan dura? No estoy hecho para esto en absoluto", él gimió mientras una lágrima se filtraba desde la esquina de su ojo.

"¡Tontos! Y pensar que en realidad levantaron sus manos contra su Alteza! Sus familias serán exterminadas por esto! "

Los lacayos de Zorzal sacaron sus espadas.

Normalmente, simplemente sacar un arma frente al emperador en la corte real era una falta grave, por no decir nada de la actual violencia mostrada hacia un miembro de la familia imperial. Sin embargo, la corte real estaba paralizada a raíz del terremoto. Los pretorianos que deberían defender al emperador y a su familia habían desaparecido. Como no había nadie para mantener el orden, el área delante del trono era un mar de caos.

Tomita, mirando desde un lado, movió el selector de fuego de su Tipo 64 a (fuego automático), mientras que Kuribayashi inspeccionaba a Tyuule y a la chica de pelo negro en el suelo.

"¿Estás bien?"

Cuando escucho a alguien hablar su nativo idioma japonés, la chica de cabello negro levantó su cabeza en sorpresa.

"Somos del JSDF. ¿Eres japonésa?"

Cuando la chica oyó estas palabras, sus lágrimas cayeron como una cascada, y luego agarró las manos de Kuribayashi. Ella debio haber sufrido mucho, pensó Kuribayashi, y esa idea la llenó de fuerza. Ella sacó su cuchillo de supervivencia y cortó el collar de la chica encima antes de tirar lejos el cuero cortado.

"¿Han venido a rescatarme?"

"Sí. Vamos a llevarte a casa ".

En verdad, el JSDF no sabía que chicas como esta habían sido capturadas por el enemigo, asi que técnicamente hablando, Kuribayashi estaba mintiendo. Sin embargo, una vez que ellos supieron que había ciudadanos japoneses sufriendo aquí, no podían posiblemente abandonarlos. Definitivamente tenían que rescatarlos. Itami y su equipo tenian la misma opinión, y se prepararon para la batalla. Si alguien trataba de detenerlos, sería arrasado. Cada uno de ellos se preparó para lo que podría ser una lucha agotadora.

Por otro lado, Sugawara suspiró cuando se dio cuenta de sus esfuerzos hasta ahora podrían estar a punto de convertirse en humo. Pero cuando vio que una chica japonesa había sido secuestrada y sometida a tal brutalidad, no pudo reprimir su ira. Él le sonrió amargamente al emperador, y luego le hizo una pregunta en un tono que sonaba educado, pero estaba llena de burla.

“creo que el príncipe-dono mencionó que la capturó del otro lado del Gate. ¿Qué es esto, Majestad? Y Piña-dono, ¿usted supo de esto desde el principio? "

"¿Su-Sugawara-dono?"

Piña no entendía por qué Itami y Sugawara estaban haciendo esto. Dicho esto, ella tenía una idea aproximada de lo que estaba pasando. Ella sabía que los japoneses daban un gran valor a la vida humana por la forma en que trataban a sus prisioneros.

Aun así, ella no pensó que esto seria suficiente para poner en peligro el estado de las negociaciones entre Japón y el Imperio. Ellos serian capaces de apartar sus sentimientos personales por el beneficio de la nación.

Sin embargo, Itami ahora tenía su adiestrada arma en Zorzal, un miembro de la familia imperial. Esto era algo que ella no podía cubrir. No, en este momento, incluso Piña podría estar en peligro a causa de sus acciones.

Ella conocía bien el poder de las armas, y pensó que si algo sucedía, tendría que proteger al emperador con su propio cuerpo y caer ante el trono. Ella decidió intentar calmarlo antes de que comenzara un baño de sangre.

"Itami-dono! Por favor deténgase de una vez! Todos, por favor guarden sus espadas. Por mi bien, retirense! "

Sin embargo, los lacayos de Zorzal aun tenían sus armas listas, y se esparcieron para rodear al grupo. Había 15 en total, y según ellos, tenían la ventaja numérica. Como tal, ellos no pensaban demasiado acerca de la situación. Después de todo, todo lo que tenían que hacer era matar a todos los enemigos con el fin de ganar.

Zorzal sonrió desde el suelo, mientras se imaginaba al hombre que lo golpeo siendo cortado en pedazos.

"ustedes escorias bárbaras, acaban de sellar el destino de su país! Vamos a exterminar a todos en su país! desde el rey hasta su gente, todos morirán! Sus tierras no serán nada más que cenizas! ¡Esto es su culpa! Reflexionen sobre sus pecados, mientras  mueren en agonía! "

La respuesta de Itami fue "Kuribayashi, Tomita. Ignorenlo. Abran fuego a discreción."

Kuribayashi sacó la bayoneta de su cintura y lo fijó en su rifle. Luego, movió su selector de fuego en AUTO, antes de dar un paso adelante.

"No rompas tu arma de nuevo."

Kuribayashi simplemente sonrió en respuesta a Tomita.

La bailarina: Kuribayashi. Sus compañeros: Itami y Tomita. La Danza de la Muerte estaba a punto de comenzar.

♦ ♦ ♦

El combate de bayoneta (que no debe confundirse con jukendo) era un arte de combate que aun estaba en uso en la actualidad.

Al igual como los cañónes aéreos aún eran útiles en la era de los misiles guiados, los combates de bayoneta eran una parte fundamental del currículum del combate de infantería. Era esencial en el combate cuerpo a cuerpo, y no podía permitirse que se pierda.


En la Guerra de las Malvinas en América del Sur, y los conflictos de Irak y Afganistán, las bayonetas eran cruciales para acabar con los enemigos.

Además, a diferencia del kendo, que era más un deporte, la lucha con la bayoneta se practicaba para el combate actual. Era una habilidad diseñada para la guerra.

Incluso en el mundo de las artes marciales, poseer un arma te ponía muchos niveles por encima de alguien desarmado, la lucha con la bayoneta era excepcionalmente útil contra otras artes marciales como el karate y el judo, independientemente de que tan expertos eran los practicantes de los dos últimos. Esto se debía a que, si el oponente de un luchador de bayoneta era experto en  el combate cuerpo a cuerpo, el luchador de bayoneta simplemente podría retroceder y disparar su rifle. Esto no era injusto - la guerra era diferente de los concursos juzgados.

El fusil Tipo 64 pesaba 4.3 kilogramos, y sin carga. Kuribayashi usaba el arma contundente incluso mientras cortaba y apuñalaba con la navaja afilada de la bayoneta, antes de desviar la oscilada de una espada con el cuerpo de su arma.

Ellos no podían seguir el ritmo de su cuerpo ágil y elegantes movimientos. Sin mencionar que los soldados de este mundo usaban un muro de escudos para avanzar, así que estaban presionando para acorralar a Kuribayashi, que estaba saltando por todo el lugar.

Su principal táctica de batalla era cargar en contacto con el enemigo, golpear con sus escudos, y cortar con sus espadas.

Sin embargo, Kuribayashi no cargaba hacia ellos.

Ella les disparaba a los enemigos con escudos, rápidamente evadía las espadas entrantes, y luego introducía su bayoneta en las axilas de sus oponentes y en sus corazones. Si ellos se acercaban demasiado, ella los golpeaba con la culata de su rifle y cortaba sus arterias carótidas mientras ellos estaban aturdidos.

No importaba que tan fuerte era un guerrero o que tan afilada era su espada si él no podía golpear a su enemigo. Los lacayos de Zorzal se enorgullecían de su fuerza bruta y entrenaron intensamente para tal fin, pero Kuribayashi se burlaba de ellos mientras se agitaban inútilmente ante ella. La única manera de que ellos pudieran luchar contra ella seria usar el abrumador peso de sus números.

Sin embargo, Kuribayashi estaba siendo cubierta por Tomita.

Mientras el enemigo comenzó a rodearla por detrás, Tomita fríamente tiraba del gatillo. Una ronda de 7,62 mm era lo suficientemente potente como para penetrar 10 mm de una placa de acero. Cuando esto golpeaba a un hombre, perforaba el metal fino de su coraza y comenzaba a enterrarse profundamente en el momento en que entraba en su cuerpo. Luego, se agitaba de punta a punta a medida que avanzaba, destrozando sus órganos internos antes de salir por la espalda.

Mientras veían caer a sus compañeros después de un solo tiro, los lacayos de Zorzal abandonaron su plan de flanquear a Kuribayashi.

Y luego, en frente de ellos, estaba una bestia sin restricciones.

Kuribayashi lamió sus labios después de obtener su octavo cadáver y se burló: "¿Quién es el siguiente?" Mientras miraba a los lacayos de Zorzal. Sin embargo, ninguno de ellos se atrevió a dar un paso adelante.

"Bueno, si se están rindiendo, lancen sus armas!"

Los lacayos de Zorzal arrojaron sus armas como si fueran uno.

Kuribayashi se veía muy satisfecha con esta escena. Ella asintió y dijo: "Muy bien," antes de ordenarles que salgan de la sala de audiencias.

Los lacayos estaban confundidos por un momento, y miraron a su amo, Zorzal. Sin embargo, al ver que Kuribayashi tiraba hacia atrás el perno de su rifle, ellos se dispersaron en medio de un estruendo de metal.

Los ojos de Zorzal estaban muy abiertos con incredulidad, mientras miraba la masacre frente a él y  a sus amigos huyendo.

Su cuerpo estaba temblando incontrolablemente mientras Itami nivelaba un arma misteriosa ante él. ¿Escupiría fuego como la cosa que mató a sus lacayos? ¿Escupiría fuego y lo convertiría en un cadáver como los que estaban a su lado? ¿Iba a morir? ¿Por qué, por qué todo esto le estaba sucediendo a él?

Él era el primer príncipe. Él no debería estar sujeto a este tratamiento irrazonable.

Él era el futuro emperador del Imperio. Nadie debería atreverse a hacerle esto a él.

Y luego, Itami vio la mira de su arma ante Zorzal, y habló.

"Muy bien, primer príncipe-dono. Como dijiste, esta chica es una de las personas que capturaste del Gate. Eso significa que debes tener más prisioneros, ¿verdad? "

"Hum! No tengo que responder las irrespetuosas preguntas formuladas por un irrespetuoso hombre! "

Zorzal dijo eso en un esfuerzo para restaurar los andrajosos fragmentos de su dignidad. Si este hombre se arrodillaba ante él y le pedía perdón, suplicando respetuosamente un favor de él, tal vez Zorzal podría compadecerse y mostrar su generosidad. Si no, entonces no había nada que decir. Él podía seguir adelante y matar a Zorzal si quisiera. Pero si lo hacía, entonces tenía que olvidarse de escuchar su respuesta. Zorzal y el conocimiento que tenía eran sus rehenes.

Al final, Itami sonrió con amargura y llamó a sus subordinados.

"Kuribayashi. Hazlo hablar."

"Entendido, teniente ~ "



Esta era la primera vez Kuribayashi se veía feliz al obedecer una orden dada por Itami.

La siguiente escena es un tanto violenta, y tenemos que cumplir con las limitaciones de edad en esta publicación. Por lo tanto, vamos a describir la escena con estos sonidos.

Pachi, Gucha, Dosun, gan, ban, Goh, dosu, Gucha, Oye khe rikho ... boki, algo por el estilo.

Y, por supuesto, Zorzal estuvo gritando durante todo este tiempo.

"¡Detente! Espera, para! paraaaaaaaa! Ahhhh, duele! Guheee! Abbah! Gwaaaaargh! No, no rompas mi dedo, déjame ga- aaaaaaaaaaaagh! Oshe zyyyyyyyy!!!!!!!!!!! "

Incapaz de soportar esta escena, Piña y el emperador apartaron su  mirada.

Por supuesto, ellos habían pensado en detenerla, pero estaban preocupados de que si se pronunciaban, Itami y los otros podrían poner su enojo en ellos.

Piña estaba agradecida por su experiencia en Itálica. Después de todo, esta era la primera vez que un miembro de la familia imperial había estado en tan grave peligro.

Hamilton y las sirvientas se abrazaban entre sí, mientras se ponían junto a la pared. Ellas temblaban como si el terremoto hubiera llegado de nuevo.

Esta horrible escena finalmente llegó a su fin cuando la puerta de la sala de audiencias se abrió

Los ministros, los generales y los pretorianos, que recuperaron su disciplina, fueron traídos aquí por el conde Marx. Sin embargo, al ver lo que estaba pasando delante del trono, se congelaron.

Lo primero que vieron fueron los cadáveres esparcidos, seguido de Zorzal, que se veía como si se hubiera aplicado sangre a sí mismo como maquillaje.

Los dientes rotos de Zorzal estaban dispersos por todo el suelo, junto con lo que parecían sus molares. La sangre corría por su boca y nariz. Todos los que lo vieron se asustaron.

Itami miro a los soldados que acababan de llegar, y luego apuntó a Zorzal con su arma una vez más, como un niño a punto de aplastar a un insecto.

"Bueno, su Alteza el Primer Príncipe. Creo que ahora puedes responder a mi pregunta”.

Zorzal no respondió. Sin embargo, era debido a que estaba demasiado aturdido como para comprender la pregunta de Itami. Entonces, Itami decidió jalarlo por las solapas para llamar su atención.

Sin embargo, en este momento, Tyuule se interpuso entre los dos, con sus brazos abiertos en un gesto protector.

Después de ver su cuerpo cubierto de heridas y moretones, Itami hizo una simpática mueca de dolor, antes de poder apreciar su belleza. Sus lesiones probablemente fueron ocasionadas por ser arrastrada.

"Por favor, no le hagas daño al Príncipe."

Ella estaba cubierta de heridas causadas por este hombre,  sin embargo, estaba protegiendo a su torturador. Su fuerte espíritu le hizo pensar a Itami.

Su estado mental podría ser similar al de los niños que fueron abusados ​​por sus padres. O podría ser una forma del síndrome de Estocolmo, donde los cautivos simpatizaban con sus captores.

En deferencia a su voluntad, Itami bajó el arma. Pero él aún estaba frustrado, y lanzo esa  frustración en sus siguientes palabras.

"Su Alteza. Creo que usted menciono anteriormente que esta mujer es una de las personas que capturo del otro lado del Gate. Eso significa que debe tener a otras personas en cautiverio, ¿estoy en lo correcto?

Zorzal no podía hablar debido al inmenso dolor, y sólo pudo asentir débilmente, mientras se quejaba de dolor. Entonces, se arrastró detrás de Tyuule. Era un espectáculo lamentable.

"Hiroki! ¿Qué pasó con Hiroki? "La chica llamada Noriko gimió detrás de Kuribayashi. Parecía que habían sido secuestrados juntos, así que, al menos tenía que haber una persona más aquí.

"El hombre fue enviado a los mercados de esclavos. No sé lo que pasó después de eso ".

Zorzal escupió sangre mientras respondía, luego se desmayó por el esfuerzo excesivo.

Sugawara encaro al emperador, sentado detrás de Piña.

"Su Majestad. Espero que reserve su bienvenida hasta después de regresarnos a los ciudadanos capturados de nuestro país. No sé qué dioses adora, pero más le vale rezarles por la vida de nuestra gente. Princesa Piña, le encargo el asunto de encontrar a estas personas. Espero su respuesta."

Después de decir eso, Sugawara intercambió miradas con Itami, y luego quisieron salir de este lugar.

Sin embargo -

"Alto ahí, escoria bárbara!"

Si ellos permitían este tipo de violencia contra sus líderes, el Imperio estaría totalmente en desgracia. Bajo el mando de uno de los generales, los pretorianos sacaron sus espadas. Parecía que habría otra batalla aquí esta noche.

"¡alto!"



Sin embargo, la voz del emperador les impidió moverse. Esto era debido a que el emperador estaba plenamente consciente de que otra pelea contra el JSDF sólo aumentaría más los cadáveres que ya estaban en el suelo.

"Sugawara-dono. Admito que el ejército de Japón es poderoso. Sin embargo, ser fuerte en una batalla no se puede equiparar a la victoria en la guerra. Su nación tiene una debilidad grave ".

"¿Y qué debilidad podría ser esa?"

"Su país ama a su gente; demasiado tal vez. La excesiva justicia los hace predecibles. la confianza excesiva conduce a pérdidas masivas. Cuando el enemigo es fuerte, no hay que luchar contra él. La punta de la espada es muy fuerte, pero la empuñadura es su debilidad. Si la punta es fuerte, entonces todo lo que uno tiene que hacer es romperla. Incluso un enemigo llamado invencible no puede esperar escapar ileso cuando se agota y huye por su vida. Una vez que se agota el poder nacional de un país, no importa cuán civilizado o avanzado este, ese país será destruido por los bárbaros. Ese es un hecho que ha ocurrido antes en la historia”.

Sugawara respondió, "De hecho, nuestro país tiene esta debilidad. Nuestro JSDF entrena para defender nuestro país. ¿Quiere probar su convicción? "

"¿Qué es esto, tienen la intención de luchar hasta el final? ¿Ya no habían comenzado las negociaciones? "

"Su Majestad, estoy plenamente consciente de que la paz no es más que un tiempo de preparación para la próxima guerra. Dicho esto, las conversaciones de paz no son una razón para dejar de prepararse para la guerra. Mi país, de hecho, todo mi mundo ha avanzado más allá de la mentalidad del imperio después de siglos de historia empapada de sangre. Espero que esta capital imperial no se desvanezca en el transcurso de las conversaciones de paz”.

Parecía estar dando a entender que un determinado país estaba tratando de retrasar las negociaciones de paz para ganar tiempo.

Las palabras de Sugawara eran una amenaza. A pesar de que ellos habían cesado todas las operaciones de combate durante este alto el fuego, si Japón ponía su mente en esto, ellos podrían reanudar las hostilidades en cualquier momento. Y esta vez, el campo de batalla sería la capital imperial.

El emperador chasqueo su lengua en voz baja, y habló.

"Usted dice eso, ¿pero esto no es eso lo mismo que rechazar la paz entrante?"

"De hecho lo es. Así que por favor, este preparado para las terribles consecuencias que vendrán si usted miente”.

"Oh, está bien, te creo. Es natural creer en el propio país de uno. Pero, ¿usted cree que podrán hacer eso sin salir ilesos? "

Cuando el emperador dijo eso, la réplica golpeó.

La tierra se sacudió una vez más, y las capas de pintura del techo agrietado cayeron como polvo.

El emperador se puso pálido por el miedo, mientras que los generales, los ministros y los pretorianos cayeron de rodillas mientras se aferraban desesperadamente a las paredes.

"Muy bien, vámonos!"

Dejando estos rostros patéticos detrás de él, Itami con orgullo condujo a su gente, Sugawara y la chica llamada Noriko, pasando a los temblorosos pretorianos, y salieron de la sala de audiencias.

A la cabeza del grupo estaban Sugawara e Itami, seguidos de Kuribayashi y la secuestrada Noriko, con Tomita cerrando la retaguardia. Itami le ofreció a Noriko su capa de uniforme para que cubra su desnudez.

Todos estaban en silencio.

Después de caminar diez a veinte minutos, salieron del palacio. Mientras Itami suspiraba, se quejó, "Mierda. Mi mano se movió por sí misma y lo golpeó”.

Sugawara asintió.

"Sí, esa fue una gran cagada. ¿Cómo vamos a informar esto? "

El flujo de sangre hacia sus cerebros se había calmado. Itami y Sugawara comenzaron a preocuparse por lo excusa que darían por esto.


Traducido por Nando



12 comentarios:

  1. Buenas gente , aqui esta el penultimo capitulo del volumen 3
    Para los Fans de esta novela, les pido que entren a esta pagina http://www.zxzxzx.info/light-novel-popularity/ y voten por la traduccion de Gate, como veran la novela solo esta traducida hasta el volumen 4 y ya no hay mas traducciones, asi que si kieren mas Gate tiene k entrar ahi y votar :v

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ya vote. Esta en primer lugar y con ventaja, asi que creo que lo mas seguro es que gane =p

      Eliminar
    2. Nando. Dono cual novel traduciras ahora papaito

      Eliminar
    3. No lo se :/
      ¿Re monster? XDD

      Eliminar
    4. Nando. San puedo aser una sugerencia?!

      Eliminar
    5. Mira esta es una de las q te gusta -Hachinan tte, Sore wa Nai Deshou esta amedias en otros paginas

      Eliminar
    6. Y de k trata, hay zukhulemcia?

      Eliminar
    7. Nando. Shin su trama es de reencarnacion, en un mundo lleno de lolis incapie en LOLiZ

      Eliminar
    8. Nando. Shin su trama es de reencarnacion, en un mundo lleno de lolis incapie en LOLiZ

      Eliminar
  2. Gracias por el capitulo, ya vote por Gate.

    ResponderEliminar
  3. entre en la pagina pero no se como votar

    ResponderEliminar

Copyright © 2016 Espanipon | Designed With
Scroll To Top