Ir al contenido principal

Skyfire Avenue, cap 20

Capítulo 20: Me debes una


"¿Dónde estamos?" Zhou Qianlinse adelantó a romper el silencio.

   "Mi hogar", respondió Lan Jue. 

   La comisura de la boca de Zhou Qianlin se torció. Había sido inculcado desde muy temprana edad para ser culta y refinar, pero enfrentando a aquél hombre frente a él, sintió deseos de maldecirlo.

   Lan Jue comenzó, notando su error. "Oh. Esto es Skyfire Avenue."

   "¿Skyfire Avenue?" Zhou Qianlin ciertamente conocía Skyfire Avenue, todos en la Alianza Este la conocían.

   Era un lugar único, un santuario para la nobleza. Era independiente al mundo exterior, un área donde la maquinaria no era permitida. Un exótico oasis.

   Incluso después de tantos años, en todas las caras de las dinastías de la Alianza Este, ninguno había sido digno de estar a la altura de las reglas de la avenida.

   "Llévame a casa", dijo suavemente Zhou Qianlin.

   "Sí."

   El cielo estaba oscuro, la noche había caído antes de lo usual. Los dos caminaron a lo largo de Skyfire Avenue lado a lado, pero con un pie de distancia entre ellos.

   "¿Qué planteas hacer?" Al llegar al final de la avenida, no pudo evitar preguntar.

   Claro que él sabía que después de lo que sucedió hoy ella tendría que afrontar estrés y problemas.

   Si hubiera sido Hera, no hubiera habido problema. Él habría tenido buenas razones para sus acciones. Pero no lo era. Así que el error era de suyo, y era un error grave.

   Zhou Qianlin se detuvo, dirigiendole una mirada. "Eso no te concierne".

   Lan Jue encogió sus hombros. "No es momento para berrinches."

   Zhou Qianlin lo miró, enfadada. "Oh, ¿puedes retroceder el tiempo, entonces?"

   "Ugh... No necesitas preocuparte por eso." Lan Jue no poseía ese poder. De hecho, era excepcionalmente raro encontrar a alguien con esa Disciplina. Pero en el mejor de los casos, sólo podían rebobinar un pequeño rayo y en lugares pequeños.

   Hay cosas que simplemente no se pueden deshacer.

   Los ojos de Zhou Qianlin se enfriaron. "Yo me encargaré, no te importa." Apuró su caminar.

   "Te enviaré de vuelta". Lan Jue se movió para alcanzarla. Ante ellos, habían llegado al final de la acera de Skyfire Avenue.

   Zhou Qianlin volteó su cabeza hacia él. "¿Quieres ser un enemigo público de la Alianza Este?"

   Lan Jue se detuvo. ¡Cierto! Toda la ciudad Skyfire debería estar enloquecida por su rapto.

   "No soy tan frágil. Puedo encargarme. Regresa.", dijo Zhou Qianlin.

   Él ñ miró torpemente. Por la obstinación en sus ojos, Lan Jue pudo ver a la Hera que él conocía, la Hera que era gentil como el agua y el momento después perder la calma. Era algo que él también tenía.

   "Este es mi número de comunicación interestelar." Le paso un trozo de papel presionando su mano. "Si necesitas algo, hazlo saber."

   La ambigüedad de su estamento hizo que Zhou Qianlin se enrojeciera. Lan Jue notó su error, pero ella no esperó a su lo corrijiera y se fue caminando.

   "Tu vestido de novia sigue en mi casa", él la llamó.

   "No lo quiero. Lo haz poludido."

   "Bueno, ¿cuándo me devolverás ese vestido?", preguntó él.

   Zhou Qianlin se detuvo y lo miró con una ardiente mirada. "NO lo haré."

   Lan Jue sonrió. El temperamento de esta niña es peor que el de su hermana mayor, y frío como el hielo. ¡Maldición! ¿Qué he hecho?

   La voz de Zhou Qianlin flotó desde la distancia. "Me debes una, ¡y más te vale pagarme de vuelta! Cuando sepa qué es lo que quiero de ti, lo oirán de mí."

   Mientras sus palabras se disipaban en el aire, ella desapareció en la oscuridad.

   Él estuvo parado por un rato, mirando la oscuridad una vez que ella se había ido.

   Gradualmente, su expresión se enfureció, y una luz pálida centelleó en sus ojos. La ira creció en él desde los huesos.

   ¡Zeus, enrabiado!

   Esa mujer...¡Pearl!

   Si no hubiera sido por su información, nunca habría cometido tal cosa. Peor, he causado un problema a un hermano leal. Ese preciado bloque de tecnecio, ¿y esto es lo que obtengo a cambio?

   "No te ves de muy buen humor", una voz resonó detrás de él.

   Lan Jue se volvió para ver al Maestro del Vino, vistiendo un impecable traje de negocios. Lan Jue se le acercó. "¿Traje nuevo?"

   "Mm."

   "Buena tela."

   "Ciento sesenta hilos y contando."

   Lan Jue miró al Maestro del Vino. "No traeré ningún problema a Skyfire A venir. Si algo ocurre, asumiré la responsabilidad."

   El Maestro del Vino habló después de una pausa. "¿Quieres un trago?"

   Los ojos de Lan Jue brillaron. "¿Qué trago?"

   El Maestro del Vino lo consideró. "En tu situación, el vino tinto no es apropiado. Whisky, creo."

   Lan Jue sonrió. "Los nobles somos capaces de controlar nuestros impulsos."

   Los labios del Maestro del Vino reveló una sonrisilla. "Tenías unos ojos asesinos hace un momento. Parecía que querías algo que un noble no debería hacer."

   "Comparado a beber, no es urgente," respondió Lan Jue quietamente. "Un verdadero noble debe ser responsable. A la vez, deben ayudar a los que necesitan. Esto beneficia a la sociedad, ¿entonces cómo sería algo que un aristócrata no debería hacer? Si alguien tomará tu Romanee-Conti de 1990, ¿te haría gracia?"

   El Maestro del Vino recordó aquél día.

   "Whiskey entonces. Taller, 1985, malteada simple, ¿qué te parece?" Propuso Lan Jue.

   "No eres una persona no grata en la Bodega Gótica. No me volverás a ver."" El Maestro del Vino se dio la vuelta y comenzó a caminar.

   Sonriendo, Lan Jue lanzó. "Calmate, yo pago."

   "¡No!", replicó indignado.

   Lan Jue suspiró. "No estoy de buen humor. Si quieres escucharme, te contaré mi historia."

   El Maestro del Vino le dirigió la mirada. "No tengo 1985. Pero tengo una de 18 años. ¿La quieres o no?"

   "Claro", dijo categóricamente Lan Jue.

   El Maestro del Vino dijo, "Los aristócratas tienen una integridad muy alta."

   Lan Jue respondió, "¡La tengo! No voy sólo por un trago. El jamón ibérico de antes ya ha sido cortado, si no a lo comen se pondrá mal. El whisky va bien con el jamón. Sí, el método de calor de Gourmet es genial. Llamémoslo, su preparación de comida lo merece."

   El Maestro del Vino respiró. " No eres un noble, ¡eres un bandido!"
   
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 Nota: Hola! Soy Diana, la traductora. Hace poco me mandaron este fan art basado en Zhou Qianlin y quise compartirlo con ustedes. Que les parece? :) Es dificil encontrar imagenes de esta novela, asi que esto va bien, creo. Gracias a @gabsassy (instagram)
 

   Anterior - Indice - Siguiente

Comentarios

  1. Muchas gracias por el capitulo............ aunque me hubiera gustado que se quedaran juntos ;(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti. No lo se, yo quiero que encuentre a su Hera:(

      Eliminar
    2. Pues que se quede con las dos >:v

      Eliminar
  2. Muchas gracias por el cap cada cuanto tiempo sacas los capítulos :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! en promedio es uno por semana, pero puede variar :)

      Eliminar
  3. Tipico de Zeus, secuestra a la mujer y despues la deja. Ojala y no quede embarazada como siempre.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Overlord Volumen 12

Prólogo La sala del trono en Nazarick se encontraba perfectamente iluminada por las luces mágicas de los candelabros, mientras la enorme figura de Cocytus ante él, entregaba su informe.

Ainz Ooal Gown había reunido a la mayoría de los guardianes del piso, así como a Sebas por dos razones. Una era escuchar y evaluar su progreso. Y el otro…

"Los Lizardmen ... están muy ... agradecidos .... por ... los regalos ... concedidos ... por Ainz-sama. - terminó su informe Cocytus.

Chuuko Demo Koi Ga Shitai Baka! - VOLUMEN 2

Chuuko Demo Koi Ga Shitai Baka! 
CAPÍTULO 2¿Porque están todos en la biblioteca?El tiempo paso como el viento desde el viernes pasado donde corte mi relación con Eve. No vi a Ayame donde debíamos encontrarnos así que le envié un mensaje, y entonces…

Overlord, Volumen 0, Capitulo 9

Capítulo 9: Las consecuencias de sus actos

Tick, tock. Tick, tock.

El hombre ociosamente pulgó el reloj plateado en su mano. Mientras lo hacía, sus ojos miraban hacia el horizonte, hacia el sol que debería aparecer allí pronto.