Ir al contenido principal

Overlord, Volumen 12, Capitulo 1.2

Capítulo 1, parte 2


La habitación de huéspedes en la casa del Alcalde de Cressa se encontraba llena de gente. El ambiente no podía ser más deprimente, observación que podía verse claramente en la cara del alcalde, el maestro del gremio de aventureros local, el jefe de los guardias de la ciudad y 3 miembros de "Fortress", incluyendo a Baur Olan Valur, hermano de la Emperatriz.

"No estoy seguro de cuánta ayuda podemos ofrecer" - explicó el maestro del gremio. Con "Claw desaparecido", nuestro mejor equipo clasificado es el platino. Ellos pueden encargarse de los demonios menores, pero no serán de mucha ayuda contra quienes derrotarán a "Claw". "

"Eso es precisamente lo que vamos a necesitar de sus aventureros" - le aseguró Baur "Nos encargaremos de las fuerzas principales del enemigo. Sin embargo, los demonios serán tan numerosos que sólo los cinco de nosotros pueden no ser suficientes para contenerlos a todos. Ahí es donde los otros aventureros entrarán en juego. "

"Los guardias de la ciudad sólo deben luchar si el enemigo rompe la línea del frente". Siguió explicando.

El jefe de los guardias de la ciudad estaba bastante pálido, lo que es comprensible, los guardias de la ciudad eran mucho más débiles que los aventureros, incluso un guardia experimentado sería comparable a un aventurero de plata como máximo. Como tal si los guardias tuvieran que luchar contra los demonios, las bajas serían enormes. Sin embargo, según Baur las posibilidades de que los guardias de la ciudad terminaran luchando eran bastante bajas. Aliviado, el jefe de los guardias asintió con su asentimiento y salió de la casa del Alcalde para contarle la situación a los demás.

El lider del gremio se había ido también, para reunir a todos los aventureros presentes en la ciudad y explicarles su tarea.

"Agradecemos su comprensión y ayuda en este asunto" Baur se dirigió al alcalde "Aunque es preocupante, nosotros esperamos que usted coopere con nosotros.

"No tengo más opción, aunque utilizar a los ciudadanos de esta ciudad como cebo … pero si usted está aquí deberíamos estar bien" - respondió el alcalde.

"Entonces nos dirigiremos hacia fuera y esperaremos el ataque demoniaco. Según Potemur el ataque debe comenzar hoy." - dijo Baur. Antes de inclinarse y salir del edificio.

Después de salir de la casa del alcalde, de repente se detuvo y una expresión seria apareció en su rostro. Un minuto después fue reemplazada por una mirada llena de preocupación.

"Oi, oi! ¿Qué es esto? Nunca te he visto tan preocupado" - exclamó uno de los miembros de su equipo mirando su rostro. Leoh Bur era un enorme paladín vestido con una armadura de placas adamantite y una gran espada de dos manos en la espalda.

"Recibí un mensaje de la Emperatriz". - respondió Baur "Parece que hemos estado subestimando a estos demonios todo el tiempo. Tenemos que llamar a todos ahora, les explicare la situación una vez que todos se hayan reunido."

Se apresuraron a ir a un lugar en el muro de la ciudad donde habían acordado reunirse anteriormente. Los otros 2 miembros de "Fortress" ya estaban allí.

Con los otros cuatro miembros reunidos a su alrededor, Baur comenzó su explicación:

"He recibido nueva información sobre los enemigos a los que podríamos estar enfrentando aquí. Aunque nuestra evaluación general de su fuerza era correcta, hay varios seres increíblemente poderosos entre ellos. Primero, hay cinco demonios enmascarados usando uniformes de sirvientas".

-¿criadas? Bufó Otoro - el más imponente de los cinco paladines, usando una armadura completa y manejando una enorme maza de dos manos. Él, incluso más que Leoh, era el principal atacante del grupo.

"Los demonios realmente tienen una loca imaginación" - comentó Beyrun Toumur - corto y grueso, vestido con armadura de placa con un gran escudo y maza, parecía un fuerte en movimiento.

"Dejando las bromas a un lado, estas criadas son increíblemente poderosas" - declaro Baur "Sólo una fue capaz de casi matar a dos aventureros adamantinos y poner una gran lucha contra 3"

Todos sus compañeros tenían una expresión seria en sus rostros. Equipo de maids o no, un demonio que podía derrotar a 2 aventureros adamantite no era ninguna broma.

-¿Y hay cinco? - preguntó Pilin Sauro - un hombre alto y delgado que llevaba una armadura blanca, con una espada a su lado y un escudo en la espalda. "Incluso suponiendo que somos más fuertes que los aventureros antes mencionados, no es el tipo de probabilidades que me gusta".

Los demás asintieron de acuerdo.

"Se pone peor" - continuó Baur, con una expresión solemne en su rostro - "El que los comanda, un demonio enmascarado llamado Jaldabaoth es aún más poderoso. Bajo ninguna circunstancia deberán involucrarlo si lo ven. Yo seré el único luchando contra él ".

-¿Tratando de acaparar toda la gloria para ti mismo? - bromeó Leoh - Mira, yo entiendo que tú eres el más fuerte entre nosotros, pero ¿no deberíamos luchar en equipo?

"No, no serán capaces de hacer nada en contra de ese Demonio. Francamente, ni siquiera estoy seguro si yo podré dañarlo" - Baur respondió sacudiendo la cabeza.

"Hey, hey, ¿qué estás diciendo? Si tú, la segunda persona más fuerte en este país ni siquiera puede dañarlo, ¿quién diablos va a detener a ese demonio?" - gritó Otoro. La idea de que había alguien que su líder ni siquiera podía dañar le hacía querer vomitar.

"De acuerdo con mi información, Evileye, la hechicera más poderosa del reino de Re-Estize, capaz de usar magia de quinto nivel, fue incapaz de infligirle daño" - explicó Baur. "Sé que soy un poco más fuerte que ella, pero no está claro cuánto."

-¿Podría ser que tuviera inmunidad mágica? - preguntó Beyrun.

"Es posible, aunque una inmunidad mágica que resista el 100% del daño parece improbable". - Leoh menciono.

"Eso es lo que necesitamos averiguar" - resumió  Baur.

"Puesto que nuestra victoria es incierta, no, ya que nuestra derrota es un resultado probable. ¿Debemos evacuar a los ciudadanos?" -preguntó Beyrun.

"No." - respondió Baur. "Si lo hacemos, los demonios se darán cuenta y simplemente atacarán otro lugar, no podemos estar en todas partes a la vez, así que esta es nuestra oportunidad de medir la fuerza de estos demonios. En el mejor de los casos incluso podríamos derrotarlos aquí y ahora, poniendo fin a su amenaza ".

"En otras palabras, estamos apostando, siendo nuestra apuesta la vida de los ciudadanos de Cressa". - concluyó Pilin.

"Nuestras vidas también" - agregó Otoro.

Esa era la verdad. La emperatriz tenía muy clara de que la evacuación de los ciudadanos de Cressa simplemente daría como resultado que los demonios atacaran otro lugar. No sólo eso, sino que los demonios pudieron captar el hecho de que sus ataques fueron predichos y comenzaran a atacar lugares en forma aleatoria, lo que haría imposible defenderse contra ellos. Por mucho que le doliera a Baur, había aceptado este plan y apostaría por el poder de su grupo.


Comentarios

  1. Excelente traducción. Ya había leído la versión en inglés y me agrada esta. En español. Gran trabajo! Este es un Fanfic genial.

    ResponderEliminar
  2. Por favor, puede traducir este otro. El viaje de Keeno, también es de Overlord:

    ResponderEliminar
  3. http://overlordvolume10.blogspot.ca/2017/08/keenos-journey.html?m=1

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Overlord Volumen 12

Prólogo La sala del trono en Nazarick se encontraba perfectamente iluminada por las luces mágicas de los candelabros, mientras la enorme figura de Cocytus ante él, entregaba su informe.

Ainz Ooal Gown había reunido a la mayoría de los guardianes del piso, así como a Sebas por dos razones. Una era escuchar y evaluar su progreso. Y el otro…

"Los Lizardmen ... están muy ... agradecidos .... por ... los regalos ... concedidos ... por Ainz-sama. - terminó su informe Cocytus.

Overlord, Volumen 0, Capitulo 9

Capítulo 9: Las consecuencias de sus actos

Tick, tock. Tick, tock.

El hombre ociosamente pulgó el reloj plateado en su mano. Mientras lo hacía, sus ojos miraban hacia el horizonte, hacia el sol que debería aparecer allí pronto.

Overlord, Volumen 0, Capitulo 10

Capítulo 10: Los Dioses se reúnen
Ella había salido, para pedir a todos los dioses que volvieran a la Gran Tumba, por orden de su Maestro.

Ella, pálida y hermosa, vestida con los dones de lo divino, fue enviada a cumplir su voluntad.

Primero, a las ruinas de Villa Carne, donde la ira de un dios de los planos exteriores había aniquilado a los indignos. Allí, Bukubukukuchagama la Impecable trabajó para crear algo dentro del cráter ardiente, dando a luz cosas con nada más que su dulce y poderosa voz.