Ir al contenido principal

Atrapados en el tiempo, Capitulo 25


Lo Inesperado


Zorian miró fijamente al disco de piedra en su mano en una silenciosa contemplación. Estaba hecho. Zach finalmente sabía que no estaba solo en el bucle de tiempo. Es cierto que el otro chico no sabía que Zorian era uno de los viajeros del tiempo -la matriarca se había presentado como la viajera del tiempo y no mencionó a Zorian-, pero ahora sólo era cuestión de tiempo. No había forma de que Zorian pudiera engañar al otro chico por más de un par de reinicios ahora que la idea de que había otros viajeros del tiempo ya no era totalmente ridícula en la mente de Zach. Suponiendo que lo quisiera. Después de todo, si este plan suyo funcionara y el tercer viajero fuera neutralizado, no habría razón para no presentarse a Zach inmediatamente después.

[así que]. Dijo Zorian. [¿Cómo reaccionó Zach a tu... presentación?]

[Confusión, sorpresa e indignación,] La matriarca respondió. Se había dado cuenta de que había alguien más a su lado, era la única forma de explicar todos los cambios a gran escala que se habían producido en el último puñado de reinicios. Estaba muy confundido acerca de cómo llegaron a ser y por qué no vinieron a hablar con él, sin embargo, estaba considerando hacer algo llamativo para llamar nuestra atención. La idea de que el otro viajero del tiempo sea una araña parlante gigante lo pilló desprevenido, pero no creo que sea un problema a largo plazo - no parecía ser arácnico o un supremacista humano. De todos modos, estaba bastante enojado cuando le dije que había un tercer viajero y que había sido borrado de su mente por el, así que corté nuestra reunión para que se calme un poco.

[Comprensible] Zorian dijo. Sé que la alteración de la memoria es considerada como algo normal para tu especie, pero los humanos tienden a enloquecer por esas cosas. ¿Crees que se creyó tu historia de que tú eras el otro viajero del tiempo?

[Le dije que había varias viajeras del tiempo Aranea. Que tenía una forma de poner a otras personas en el bucle del tiempo. Técnicamente cierto y nos hace parecer una amenaza mayor.]

[No estoy seguro de si eso era realmente necesario] Zorian musitó. [O incluso sabio. Lo que ya hemos planeado debería ser suficiente para molestar al tercer viajero que se enfrenta a ti. Hacerte ver más peligrosa de lo que ya eres sólo va a hacerlo más cauteloso y peligroso].

[Estas pensándolo demasiado] dijo la matriarca. Intentamos tender una trampa, no atacar al enemigo en la batalla. Dado que nuestro enemigo no ha respondido a nuestras provocaciones hasta ahora, creo que conseguir que muerda el anzuelo es una prioridad mayor que preocuparse por lo que pase una vez que lo haga. Como tú mismo has afirmado y como Zach ha aprendido tan dolorosamente a lo largo de este bucle de tiempo, no hay mucho que un solo mago pueda hacer frente por sí solo. Por muy capaz que sea nuestro oponente, no estará listo para salir de una emboscada bien preparada.

[Correcto] Zorian dijo dudoso. Él estaba mucho menos seguro que ella de ese plan, pero no era como si tuviera una idea mejor. Y además, tal vez hacer que uno de sus planes explote en su cara la haría más comunicativa con la información en el próximo reinicio. [¿Así que tenemos el apoyo de Zach en esto?]

[Él ayudará, sí,] La matriarca confirmó. [No tuve que ofrecerle nada para que cooperara. Incluso pidió una lista de objetivos para ayudarnos a suavizar las fuerzas invasoras antes de la fecha de la invasión. Muy sincero y directo, ese chico. A diferencia de ti y de tu desenfrenada paranoia, debo añadir].

Zorian entrecerró los ojos, agarrando el disco de piedra en su mano un poco más fuerte. ¿Eso fue todo? ¿El matriarca intentaba reemplazarlo por Zach? ¿Alguien más confiado y fácil de manipular?

¿Zorian iba a ser el siguiente en la tabla de cortar una vez que la amenaza del tercer viajero desapareciera?

Eso lo resolvía: iba a revelarse a Zach algún día, independientemente de cómo acabara esta emboscada. El anonimato tenía una ventaja, sí, pero el anonimato era masivamente superado por el peligro de permitir a la matriarca el acceso exclusivo a Zach. Eso podría terminar muy mal para Zorian.

[Has estado en silencio por un tiempo] La matriarca anotó. [Sabes que sólo te estaba tomando el pelo, ¿verdad?]

[Estaba pensando] Zorian dijo, pensando en lo contento que estaba de que se estuvieran comunicando a través de los relés en ese momento - eso hacía casi imposible que la matriarca leyera sus pensamientos a menos que él se los enviara específicamente. No era realmente una salvaguardia que él instaló conscientemente, más bien como una consecuencia de su mala construcción, pero Zorian estaba satisfecho con el resultado final. [¿Qué hay del dinero? Pronto me quedaré sin ahorros, ¿sabes?]

[Podré conseguirte unas 20.000 piezas para el fin de semana. ¿Será suficiente?]

[¿Para los ingredientes? Claro,] confirmó Zorian. [¿Si tenemos que contratar expertos, sin embargo? No estoy tan seguro. Los buenos expertos son caros, especialmente si los contratas en un horario apretado o esperas que sean discretos. Esperemos que Kael acepte ayudarnos o de lo contrario tendré que contratar a un alquimista].

[Te dejaré eso a ti] dijo la matriarca. [Tu entiendes el problema mucho mejor que yo.]

Hubo un breve silencio mientras que Zorian y la matriarca consideraban qué decir después.

[Escucha] La matriarca de repente dijo. [¿Sabías que las araneas a veces dispersan pequeños paquetes de memoria en las mentes de sus machos?]

Zorian parpadeó. ¿Qué? ¿Qué tiene que ver eso con nada?

[No], dijo Zorian vacilante. [No puedo decir que lo sabia.]

[Bueno, lo hacen], dijo la matriarca. [Es una buena manera de dejar mensajes secretos si sabes lo que estás haciendo. Si divides el mensaje en trozos suficientemente pequeños y lo incrustas con el suficiente cuidado en los objetivos, es virtualmente imposible para cualquier persona que no tenga una llave encontrarlos y mucho menos juntarlos en un todo coherente.

[¿Por qué me estás diciendo esto?] Preguntó Zorian.

[Por si acaso] La matriarca respondió. [Los machos aranea son mucho más pequeños que las hembras y muy, muy cobardes. Tienen miedo al fuego y ruidos fuertes como cualquier otro animal y la mayoría de los hechizos de adivinación diseñados para rastrear araneas no los registran como el mismo tipo de criatura. La mayoría de las veces, cuando se destruye un asentamiento aranésico, muchos machos sobreviven a la destrucción. Dejar los mensajes codificados en sus mentes es una buena manera de dejar mensajes más allá de la tumba].

Zorian frunció el ceño. Así que la matriarca reconoció que la emboscada podía salir mal... pero ¿por qué le dejaría un mensaje de esa manera tan complicada y rebuscada?

[¿Por qué me lo dices?] Preguntó él.

[Probablemente no es nada] La matriarca dijo. [Y te preocupas demasiado. Esto es sólo una precaución en caso del peor resultado. Novedad te dará la clave cuando os veáis la próxima vez].

Antes de que Zorian pudiera continuar la discusión, la matriarca cortó la conexión.

"Muy maduro", murmuró Zorian, lanzando el disco sobre la cama junto a él. Aún así, por muy molesta que fuera la matriarca ahora mismo, ella había sido de mucha ayuda hasta ahora, así que él le daría el beneficio de la duda. Tal vez tenía buenas razones para guardar el secreto.

Sin embargo, después de este reinicio quizás debería empezar a tomar sus propias precauciones. Por si acaso.


Cambio de escena


En la estación de ferrocarril de Cyoria, Zorian esperó. Pasaría un tiempo hasta que Kael y su hija llegaran y mientras tanto Zorian se divirtió jugando con las palomas que revoloteaban en los andenes.

Las mentes animales eran paradójicamente más difíciles y fáciles de afectar con poderes psíquicos que las mentes humanas. Más difícil porque las mentes más simples eran más difíciles de percibir y precisar, más fáciles porque sus pensamientos eran más fáciles de discernir y subvertir una vez que un psíquico finalmente logró conectarse con ellos.

Las palomas no eran tan difíciles de percibir - no si él miraba directamente a una y podía dedicar toda su atención a la tarea - por lo que había poco que los pájaros pudieran hacer para defenderse contra la experimentación de Zorian. Simplemente se sentó en su banco y sistemáticamente apuntó paloma tras paloma, practicando sus habilidades. A veces simplemente trataba de dar sentido a sus mentes rudimentarias sin alertarlas de su intrusión, otras veces trataba de arrebatarles los sentidos o manejar su cuerpo. Ninguna de las dos tareas iba terriblemente bien, pero fue algo con lo que pasar el tiempo y tuvo cierto éxito. Después de la paloma número 50, pudo distinguir una paloma hambrienta, enferma o con dolor de las que no lo estaban. Podría hacer que una paloma tropezara o se congelara por un segundo o asustarlas hasta que huyeran lo más lejos posible de él.

En realidad, el último fue extremadamente fácil. Teniendo en cuenta que el efecto era casi idéntico al hechizo “Spook Animal” que había aprendido en su segundo año, no debería haberse sorprendido. Aunque eso le dio una idea... los hechizos mentales que afectaban a los animales no estaban tan restringidos como los hechizos dirigidos a humanos. Demonios, ¡algunos de ellos estaban disponibles gratuitamente en la biblioteca de la academia! Podría ser una buena idea probar algunos en uno de los futuros reinicios y comparar los resultados con lo que podría lograr con poderes psíquicos.

Por ahora, sin embargo, se concentró en otra idea - en vez de manipular el cuerpo de la paloma, él simplemente trataría de amortiguar su miedo e influenciarla para que se acercara a él por su cuenta. Fue mucho más difícil que ahuyentar al pájaro. Las palomas ya estaban inclinadas a huir ante la más mínima provocación, por lo que no hacía falta mucho tiempo para hacerlas correr, pero que se acercaran a un extraño hombre sin comida que las miraba fijamente iba en contra de sus instintos.

Le tomó más de veinte intentos, pero poco a poco aprendió a dirigir las palomas hacia él. Finalmente, en su vigésimo cuarto intento, encontró una paloma lo suficientemente valiente como para seguir su juego. Poco a poco se acercó y luego tomó brevemente vuelo para aterrizar en el mismo banco que Zorian ocupaba.

Le arrulló y le miró fijamente y cuando Zorian extendió la mano y la recogió no se resistió en lo más mínimo.

¡Éxito! Zorian metió la mano en su bolsillo y le ofreció algo de pan a la paloma dócil que tenía en la mano. Era apropiado recompensar a un sujeto de experimentos cooperativa como ella.

Y su logro fue justo a tiempo, ya que el tren de Kael llegaba a la estación. Puso la paloma en el banco y se fue para ayudar a Kael a desembarcar.

"¿Kael Tverinov? Soy Zorian Kazinski, uno de tus compañeros de clase. La Srta. Zileti me envió para que te ayudara a asentarte y enseñarte la ciudad. No te preocupes por tu hija, sé lo importante que es ser discreto".

Kael le miró fijamente antes de asentir con la cabeza. "Agradezco la ayuda, señor Kazinski. Así como tu silencio. Lidera el camino, si quieres."

"No es ningún problema", dijo Zorian, creando un disco flotante de fuerza y cargando el equipaje del otro chico en la plataforma. "Vivimos en el mismo lugar, después de todo."

"¿Lo hacemos?" Preguntó con curiosidad Kael.

"Bueno, sí. O al menos lo haremos si usted ha alquilado una habitación en el lugar que la Srta. Zileti le había recomendado. Me recomendó el mismo lugar cuando le dije que este año llevaría a mi hermanita conmigo y que buscaba alternativas a la vivienda de la academia".

"¿Tu hermanita?" Preguntó Kael, poniendo a Kana en sus manos. La niña estudió todo a su alrededor con sus brillantes ojos azules, pero permaneció decididamente callada. "¿Cómo es que la trajiste contigo, si no te importa que te lo pregunte?"

"Nuestros padres fueron de viaje a Koth y alguien tiene que cuidarla. Y, bueno, ese alguien siempre he sido yo en casos como este. No me importa mucho y la dueña del lugar parece ser buena con los niños".

"Bueno, eso es un alivio", dijo Kael. "Para ser honesto, tenía grandes reservas sobre venir aquí y estaba preocupada de que la Srta. Zileti hubiera exagerado la afición de su amiga por los niños para que aceptara la matrícula".

"No creo que tengas mucho de qué preocuparte. Imaya, la dueña del lugar, parece honesta y amigable. Y yo soy un empático, así que puedo asegurarlo".

Kael le miró con agudeza y cuestionamiento.

"¿Demasiado repentino?” Se preguntó Zorian. "Lo siento, pero es mejor comentarlo ahora. Sé que algunas personas no pueden soportar la idea de que alguien conozca sus emociones privadas, pero no creo que pueda mantenerlo en secreto de alguien con quien voy a compartir un techo permanentemente".

"Si no te preocupa vivir con un morlock, no creo que tenga derecho a quejarme de que seas un empático", dijo Kael, sacudiendo la cabeza. Él miró a su hija con tristeza. "Sinceramente, estoy un poco celoso. Kana está tan callada la mayoría de los días, que a veces desearía poder mirar en su cabeza y ver lo que está pensando".

Inmediatamente Kana envolvió sus manitas alrededor de la cabeza de Kael y le dio un rápido beso en la mejilla. Kael resopló burlonamente y le arrulló el pelo con una sonrisa bailando en sus labios.

"Kana 1, Kael 0", pensó Zorian para sí mismo. Silenciosa podría ser, pero Kana claramente sabía cómo tratar a su padre con eficacia.

Unos instantes después, cuando el momento había pasado, los dos chicos retomaron su conversación de una manera mucho menos reservada, pues el hielo se había roto con éxito.


Cambio de escena


La cocina de Imaya estaba abarrotada. Apiñada y ruidosa. Entre Zorian, Kirielle, Kael y su hija, la visita de Ilsa y Taiven, y finalmente la propia Imaya, la sala estaba tan llena como podía cómodamente estar y había constantemente al menos dos conversaciones simultáneas en cualquier momento en particular. Curiosamente, Zorian se sentía cómodo estando allí. En el pasado, este tipo de reuniones le habían molestado terriblemente y él encontraría alguna razón para disculparse y marcharse lo antes posible. La diferencia, se dio cuenta, era que ya no estaba en una reunión de extraños. Esta fue la primera vez que sintió que pertenecía a una de estas cosas, en vez de ser un intruso apenas tolerado que constantemente era examinado por debilidad y mala conducta.

Aún permanecía callado, por supuesto. Pero fue un silencio cómodo.

"... y entonces Grunt y Mumble lo golpearon con rayos polares y lo congelaron sólido," dijo Taiven animadamente. "No sé si eso realmente lo mató, pero lo dejó fuera de la lucha el tiempo suficiente para que nos retiráramos. La experiencia más angustiosa de mi vida, déjame decirte. Me alegro mucho de que Zorian estuviera allí - si hubiera elegido a cualquier otro estudiante de tercer año como relleno, no creo que hubiera sobrevivido a ese encuentro".

Zorian se agitó en su asiento, un poco incómodo ante la alabanza. Si no fuera por él, Taiven no se habría encontrado con ese troll en primer lugar, así que no sentía que le hubiera hecho ningún favor.

"Aunque es realmente impresionante que Zorian pueda contribuir en tal lucha, voy a tener que insistir en que te abstengas de llevarlo a tus expediciones en el futuro", dijo Ilsa con una sonrisa divertida. "Ahora es mi aprendiz, y quedaría terrible en mi expediente si dejara que un troll o algún otro monstruo matara a mi aprendiz inmediatamente después de firmar el contrato".

"Err, sí..." Taiven se cayó. "Bueno, no tengo intención de ir allí por un tiempo. He denunciado el incidente a la policía, pero la limpieza probablemente llevará meses y el lugar es demasiado peligroso para mí y mi grupo en este momento".

"Una sabia decisión", Ilsa asintió. Luego, se centró en Zorian. "Y el mismo principio vale para ti. No quiero que corras tales riesgos en el futuro. Ignoraré el tema esta vez, ya que estabas ayudando a una amiga y la situación se agravó más allá de lo que podía esperarse razonablemente, pero a partir de ahora considera todas las excursiones al Calabozo prohibidas hasta nuevo aviso".

"Por supuesto", Zorian aceptó inmediatamente, sin intención de respetar la restricción.

"Y quiero que me consultes antes de hacer algo tan peligroso en el futuro", advirtió Ilsa. "¿Hay algo más que deba saber?"

"No realmente", dijo Zorian. Ilsa le miró fijamente. Hmm, tal vez debería tirarle un hueso para distraerla antes de que empiece a controlarlo. "Bueno, me reuniré con mi tutora aranea regularmente, pero es totalmente inofensiva. No le haría daño a una mosca, a pesar de ser una araña gigante".

"Ah sí, las arañas", dijo Ilsa con desagrado obvio. "No te preocupes, Imaya ya me ha hablado de tu... condición. Quería hablarte de eso, pero esperaré hasta que podamos reunirnos en un lugar más privado".

Zorian asintió, apreciando la discreción de Ilsa. Kael todavía no sabía sobre el alcance completo de sus habilidades mentales y Zorian no creía que era el momento de revelarlas. Estaba un poco decepcionado de que Imaya le hubiera dicho a Ilsa sobre su 'condición' sin pedirle permiso. No era de ninguna manera inesperado, pero aún así decepcionante.

"Tengo curiosidad", dijo Kael. "Si tu profesora no lastimara a una mosca, ¿qué comería? Estoy bastante seguro de que todas las arañas son carnívoras".

"Mayormente ratas y perros callejeros", dijo Zorian.

"¿Ratas?" Preguntó Kirielle con asco.

"Me dicen que las ratas pueden crecer bastante en Cyoria", dijo Zorian.

"Llegan a ser amenazantes", confirmó Taiven. "Te juro que una vez vi a una de ellas acechando a un gato en vez de al revés..."

"Eso solo es un cuento", aseguró rápidamente Imaya a Kirielle, de aspecto perturbado. "He vivido aquí toda mi vida y nunca he visto nada igual."

"¿Cómo sabes que los humanos callejeros no están también en su dieta?" preguntó Ilsa.

"Según Novedad, la idea es tan probable como un grupo de humanos cazando a un dragón ocasional para poner algo de carne en la mesa - es decir, no mucho. Casi siempre hay presas más fáciles a su alrededor", respondió Zorian. "No es que las Araneas sean inofensivas, pero si me matan no será porque quieran comerme".

"¿Novedad?" Preguntó Kael.

"Ese es el nombre de la aranea que me da clases particulares", Zorian se encogió de hombros. "Bueno, técnicamente su nombre es Buscadora entusiasta de novedad, pero eso es difícil de manejar y no le importa que lo acorte."

"Ese nombre suena estúpido", dijo Kirielle.

Zorian abrió la boca para decirle que Kirielle también era un nombre estúpido cuando pensó mejor en él. Por un lado, era mejor reservar peleas inmaduras con ella cuando estaban solos. Por otra parte, acababa de idear una idea mucho más divertida y diabólica.

"¿Quieres conocerla?" Preguntó Zorian.

"¿Qué?" Preguntó Kirielle.

"Novedad. ¿Quieres conocerla?"

Kirielle se quedó callada, reflexionando. "No lo sé. No me gustan las arañas. Son asquerosas".

"Bueno, está bien", Zorian se encogió de hombros. "Me imaginé que saltarías a la oportunidad de conocer a un miembro de una raza de criaturas mágicas solitarias con las que muy pocos humanos pueden jactarse de hablar. Una oportunidad única en la vida y todo eso. Pero supongo que entiendo..."

"Umm, bueno..." Kirielle balbuceó. "En realidad, cambié de opinión. No va a tratar de tocarme, ¿verdad?"

Por supuesto que iba a intentar tocarla. Novedad quería tocarlo todo. Por su propia mania, una vez metió una de sus piernas en una llama abierta para ver qué pasaba.

"Estoy seguro de que mantendrá la distancia si se lo pides educadamente", le dijo Zorian.

Mientras mantuvo una cara seria después de decirle que nunca lo sabría, pensó en lo increíble que el tiempo lo había cambiado. El mismo se sorprendía de sí mismo.

La conversación continuó por un tiempo después de eso, pero eventualmente comenzó a decaer. Ilsa y Taiven se excusaron y se marcharon, mientras Kirielle se divertía tratando de enseñar a Kana a dibujar. Por supuesto, a diferencia de Kirielle, Kana era una niña típica con una aptitud para dibujar apropiada a su edad (es decir, espantosa), pero ni Kirielle ni Kana parecían desanimadas por eso. Zorian se excusó y fue a su habitación a ver si podía hacer algo antes de que Kirielle viniera a buscarlo.

Pero no iba a serlo, apenas un minuto después de haberse sentado en su cama, Kael apareció y llamó al marco de la puerta para llamar su atención.

"¿Interrumpo algo?" Preguntó él.

"No, sólo estaba considerando qué hacer conmigo mismo. ¿Necesitabas algo?" preguntó Zorian.

"Más o menos", dijo Kael. "Sólo vine a decirte que ya no tienes que seguir encubriendo el tema de tu magia mental. Ya me di cuenta de que no eres sólo un empático".

"Kirielle te lo dijo, ¿no?" Zorian suspiró.

"No tanto me dijo como que me dio suficientes pistas para averiguarlo. Es una chica habladora. Pero no hay necesidad de enfadarse con ella, no es como si fuera a ponerme en tu contra sólo porque estás aprendiendo a leer los pensamientos de la gente".

"Gracias", dijo Zorian. "Aunque francamente, sería una hipocresía de tu parte que me evitaras por meterme con magia prohibida, señor nigromante junior".

Kael inmediatamente se estremeció y le miró con los ojos muy abiertos. "¿¡Qué!? No hay manera..."

Zorian le hizo un gesto para que se callara y Kael inmediatamente se calló y miró por el pasillo para asegurarse de que nadie había estado escuchando. Zorian sabía que no lo habían estado, podía sentir que todos los demás residentes seguían en la cocina. Con su escrutinio hecho, Kael rápidamente entró en la habitación y cerró la puerta, apoyándose fuertemente en ella.

"¿Cómo?" Preguntó él. Parecía más asustado que amenazador en este momento, pero Zorian sabía que eso podría cambiar en cualquier momento si no obtenía una respuesta satisfactoria.

"¿Conoces el hechizo de la cerradura arcana?" Preguntó Zorian.

"Yo... sí", dijo Kael, aún sonando bastante aturdido.

"Cierra la puerta con llave entonces y me aseguraré de que estemos a salvo de cualquier adivinación perdida", dijo Zorian e inmediatamente comenzó a construir una contramedida a la adivinación temporal en la habitación. No era nada extravagante, pero evitaría los intentos de simple escritura y esperanzadamente le notificaría si algo más complejo se dirigía a ellos. No es que pensara que lo necesitarían, pero era una buena práctica y era mejor ser precavido.

5 minutos más tarde, la habitación estaba tan segura como Zorian podía hacerlo con tan rápido aviso y Kael parecía cada vez más impaciente. Zorian decidió seguir adelante con esto. Abrió la boca y empezó a hablar.

"Déjame contarte una historia de un viaje en el tiempo y un mes que se niega a terminar..."


Cambio de escena


El trabajo adolescente no remunerado era una tradición milenaria entre los magos. Mientras que el antiguo sistema de aprendices había sido reemplazado en gran parte por academias especializadas y la calidad de los jóvenes magos había mejorado drásticamente como consecuencia, había algunas cosas que simplemente no se podían aprender en el aula. Para cosas como esas, un mago necesitaba un mentor: alguien que le enseñara los trucos del oficio, que le enseñara habilidades y hechizos únicos que había desarrollado y que no compartiría a la ligera con otros o que simplemente los conectara con las personas correctas. Dichos mentores solían tener mucho trabajo por debajo de ellos, idealmente de una clase que aprovechaba la habilidad mágica de sus estudiantes y los preparaba para su futura vocación.

Idealmente.

Mientras Zorian se dirigía a su clase, media hora antes que cualquiera de sus compañeros de clase, Zorian reflexionó sobre el hecho de que la vida rara vez era ideal. En la práctica, mucho trabajo dado a los aprendices consistía en tareas que su mentor pensaba debajo de ellos o varios trabajos ocupados. Los deberes del representante de la clase, por ejemplo, fueron en gran parte una enorme pérdida de tiempo. En los anteriores reinicios, este hecho no le molestaba demasiado -el trabajo era bastante fácil siempre y cuando no lo tomaras tan en serio como Akoja lo hizo- pero esta vez tenía tantas cosas que competían por su atención que se resentía a que esta tarea adicional se le acumulara encima de todo. Tal vez no debería haberle dicho a Ilsa que lo tomara como su aprendiz en este reinicio, pero, bueno, lo hecho, hecho está.

Bostezó. Supuso que hoy estaba de mal humor desde que durmió muy poco anoche. Su conversación con Kael tomó literalmente horas desde que el otro chico quería saber absolutamente todo y siguió pidiendo detalles. Mientras que Zorian no se enfadó con el otro chico por querer respuestas y consideraba el tiempo bien invertido, planeó usar ese tiempo para leer las tareas de investigación que había recogido de sus compañeros en nombre de Ilsa. Asignaciones que tuvo que darle a Ilsa hoy, con correcciones y recomendaciones de calificaciones. Pensó que su conocimiento de los reinicios anteriores convertiría la tarea en un juego para niños, pero aparentemente algo acerca de sus enormes cambios en este reinicio hizo que Ilsa diera a conocer temas completamente diferentes para la investigación y que tuviera que leer todo desde cero. Acabó pasando la mayor parte de la noche tratando con esas cosas estúpidas y luego tuvo que levantarse media hora antes de lo habitual también porque era representante de su clase.

Mirando en el aula, vio que Akoja ya estaba dentro. Puso los ojos en blanco ante su excesiva puntualidad y la marcó como presente en su pequeña hoja de asistencia. La pizarra estaba llena de dibujos horribles, confesiones de amor y otra basura, pero él sabía que no debía limpiarla ahora mismo - una pizarra limpia era totalmente irresistible para algunos de los idiotas de su clase y sin duda volverían a hacer un lío para cuando la maestra finalmente apareciera. Quién sabe, tal vez si lo dejaba en paz el tiempo suficiente, Akoja se ocuparía de ello por su propia iniciativa, como a veces solía hacer.

Los primeros en llegar fueron, sorprendentemente, ya que normalmente no eran madrugadores, Aneka y Armie, las famosas gemelas Ashirai. La familia Ashirai constantemente producía gemelos ligados al alma como sus descendientes y las dos hermanas con las que compartía su clase no eran diferentes. Zorian había considerado pedirles ayuda cuando pensó que estaba ligado al alma de Zach o por lo menos preguntarles sobre la mecánica de los lazos del alma, pero finalmente decidió que sería una mala idea. Por un lado, las familias de magos tendían a proteger celosamente sus secretos familiares y era obvio que la familia Ashirai intentaba convertirse en una Casa oficial con su propia especialidad mágica centrada en los lazos del alma. Preguntar demasiado sobre el estilo familiar podría haber terminado explotando en su cara espectacularmente y Zorian no había estado dispuesto a arriesgarse, ya fuera por el bucle del tiempo o no. Una segunda preocupación era que las gemelas no eran confiables. Benisek no es de fiar. Eran unas tontas risueñas que no se tomaban nada en serio y no se callarían aunque les pagara.

No, definitivamente había sido inteligente de su parte alejarse de ellas.

Unos segundos después llego Kael, quien aparentemente no podía dormir muy bien después de las revelaciones de ayer y finalmente decidió llegar temprano. No hablaron mucho antes de que el chico morlock decidiera retirarse a su asiento, pero Zorian ya podía ver que habría más preguntas en un futuro cercano. Encantador. Había olvidado lo curioso e interesado que había sido la última vez que Kael se había dado cuenta de ello.

Briam, Naim y Edwin fueron marcados como presentes a continuación. Briam le saludó al pasar junto a él con su otra mano sosteniendo su dragón de fuego, mientras que Naim y Edwin estaban demasiado absortos en su conversación como para darse cuenta de él. A Zorian no le importaba, no era como si conociera a ninguno de los dos tan bien. Naim era un mago de la primera generación, muy parecido a Zorian y Akoja -hijo de un soldado que ascendió al rango de general tras las perturbaciones causadas por las Guerras de los Splinter. Edwin tenía a fabricantes de golems como sus padres y claramente le contaba a Edwin su entusiasmo por el oficio - él siempre estaba jugando con varios mecanismos y haciendo planos, incluso durante las conferencias u otras veces durante las cuales debería haberse concentrado en algo más.

La siguiente en llegar fue Raynie - la misteriosa pelirroja que se trasladó a su clase el año anterior. Era reservada, educada, extremadamente atractiva, una buena estudiante y se negaba absolutamente a contarle a nadie sobre su familia u origen. La única persona que sabía algo concreto sobre Raynie era Kiana, otra de sus compañeras de clase y ella estaba resuelta en su silencio.

Y así fue, estudiante tras estudiante, hasta que la lista estaba completa y finalmente pudo entrar e intentar descansar un poco antes de que empezara la clase. Borró distraídamente la pizarra con un solo hechizo de alteración, haciendo que la tiza simplemente se desprendiera de la superficie y cayera al suelo y se sentó a esperar.


Cambio de escena


"No, Ben, no puedes entregar tu tarea dentro de una semana", gruñó Zorian. "La fecha límite fue ayer. Hoy tengo que entregarlos a Ilsa. ¿No ves el problema aquí?"

"Vamos, Zorian, para esto están los amigos", se quejó Benisek. "¿De qué sirve tener a tu mejor amigo como representante de la clase si no puedes pedirle que te dé un respiro?"

"No estás pidiendo un favor, estás pidiendo la luna", le dijo Zorian, mirándole fijamente. "No puedo ayudarte en este aspecto."

"Pero yo realmente, realmente, no puedo conseguir otro demérito," dijo Benisek, dándole una sonrisa esperanzadora.

"Dificil", dijo Zorian. "Supongo que deberías haberlo pensado antes de que decidieras dejar de lado otra tarea de Ilsa. Ya sabes que no soporta que los estudiantes boicoteen sus deberes".

"¡Es completamente ridícula!" Dijo Benisek. "¿Qué clase de profesor da 3 tareas durante la primera semana del año?"

"Umm," una nueva voz lo corto. Zorian en silencio ofreció una oración a quienquiera que todavía estaba escuchando en los planos espirituales por la interrupción. Estaba preparado para estrangular a Benisek para que se callara. No era la primera vez que sufría por esta conversación, pero normalmente no estaba tan cansado cuando trataba con su... tipo de amigo. Estaba honestamente repensando su conexión con el chico en este momento.

Resultó que la interrupción fue de Neolu, aunque Kiana y Jade también estaban colgadas detrás de ella. Los tres estaban sosteniendo una hoja de papel.

"Sé que la fecha límite para el trabajo era ayer, pero me preguntaba-"

"Si pudieras entregarlo ahora?" Zorian terminó.

Ella asintió furiosamente y extendió el papel hacia él.

"No", Zorian se quejó.

"¿En serio?" Jade se metió. "¿Vas a hacer un escándalo de esto?"

"¿Sí?" Preguntó retóricamente Zorian.

"¿Por qué no dejamos esto aquí?" dijo Kiana, colocando su tarea en su escritorio, "podemos discutirlo cuando Benisek termine de molestarte y te calmes un poco."

"¡Hey!" Benisek protestó.

"Claro", Zorian se encogió de hombros.

Zorian observaba pacientemente como los tres dejaron sus tareas en su mesa y se fueron del salón de clases, esperando hasta que Benisek finalmente se rindió de convencerlo. Luego sacó un bolígrafo de su mochila y escribió "no entregaron la tarea dentro del plazo" en la parte superior de cada hoja de papel antes de empujarlas en su mochila junto con las otras tareas. Allí, Ilsa decidirá qué hacer con ellos.

"¿Por qué sigues aquí, Ako?" Zorian suspiró, girándose hacia la última persona que quedaba en la habitación. "Tu reporte estaba impecable, si eso es lo que te preocupa."

"Me alegro de que decidieras quitarme la posición", dijo. "No creo que pudiera haber pasado otro año de esto. Cuando acepté el puesto en nuestro primer año, los maestros dijeron que era un privilegio. Que había beneficios para el representante de la clase. Que merece respeto. Pero todo era una farsa y para cuando me di cuenta de que nadie era tan estúpido como para quitarme la posición….".

"Hey..." protestó Zorian ligeramente.

"No digo que seas estúpida por aceptarlo", me aclaró inmediatamente. "Lo aceptaste porque estaba envuelto junto con el aprendizaje con Ilsa. Fuiste mucho más listo que yo".

"Más bien menos ingenuo", dijo Zorian. Ella se acobardo ante su comentario; aparentemente él golpeó demasiado cerca para consolarle. "¿Por qué te esforzaste tanto si lo odiabas? ¿Por qué no boicotear todo el asunto?"

"Porque estaría mal", dijo con vehemencia. "No deberías eludir tus responsabilidades. Y yo había aceptado los deberes de representante de la clase como mi responsabilidad."

Zorian la miró con incredulidad.

"¿Qué?" lo miro desafiante.

Zorian no se atrevería a decirle que estaba equivocada.

"Nada", dijo Zorian. No quería discutir con ella. Desde que empezó a desarrollar su empatía, se volvió cada vez más seguro de que ella estaba enamorada de él. Solo un poco, pero estaba ahí. Y aunque no le devolvió sus sentimientos, tampoco quiso herirla emocionalmente. Y la habría lastimado si hubiera empezado a hablar con ella honestamente - eran dos personas muy diferentes, con diferentes visiones del mundo e ideales, a pesar de que Akoja parecía pensar que eran iguales.

"Escucha, Ako", dijo, levantándose de su asiento. "Pasé la mayor parte de la noche leyendo las asignaciones y no soy la mejor persona para mantener una discusión filosófica en este momento. ¿Podemos posponer esto otro día?"

"No debiste haber aplazado las cosas hasta el último día", dijo Akoja. "Eso es casi tan malo como lo que hicieron esas tres".

"No, no lo es", Zorian no estuvo de acuerdo. Levantó su mochila en un brazo y se levantó de su asiento. "Y es descortés predicar así. Nos vemos, Ako."

"¡Espera!" Dijo ella. Zorian pudo sentir repentinamente una oleada de nerviosismo que emanaba de ella y el hecho de que se retorcía las manos bajo su escritorio y miraba a cualquier lado excepto en su dirección completó la impresión. "Yo... ¿podemos hablar? Ahora no, pero... me gustaría tu opinión con algo."

Mierda. Esto nunca había sucedido antes en ninguno de los reinicios. ¿Qué la provocó? Esperaba que esto no fuera una confesión de amor, no podía permitirse ese tipo de drama en este momento.

"¿Puede esperar hasta la próxima semana?" Preguntó él. "Estaré muy ocupado los próximos días."

"Sí", aceptó inmediatamente. "Eso es perfecto. Tengo que reunir mis pensamientos sobre el tema de todos modos. Te lo diré cuando esté lista".


Cambio de escena


"¿Querías verme?" Preguntó Zorian mientras llegaba a la oficina de Ilsa.

Ilsa le hizo un gesto para que entrara, demasiado ocupada sorbiendo su té para dar una respuesta verbal. Zorian se hundió en la silla de visitante y prontamente le entregó todas las tareas que había recogido de los estudiantes. Les echó un vistazo antes de dejarlos a un lado y tomar otro sorbo de su taza.

Por un minuto o mas, ella siguió escudriñándolo en silencio. Finalmente, dejó su copa y suspiró.

"Quería hablarte sobre tu experimentación con la magia mental", dijo, tocando la mesa con los dedos. "Estoy segura de que eres consciente de la naturaleza más bien ilegal de la magia que afecta a la mente, pero como es el producto de una habilidad innata en lugar del acceso a hechizos y literatura restringidos, se pueden hacer algunas concesiones. La Asociación Empath se esfuerza por hacer una distinción entre la empatía y la lectura de la mente y afirmar que una es sólo una extensión lógica de la otra es... debatible. Y más que un poco controvertido. Sin embargo, mis discretas investigaciones sobre el tema han descubierto que hay un vínculo conocido entre las dos habilidades, así que tu historia se mantiene."

"Técnicamente, la empatía y la lectura de la mente son diferentes. La empatía es una habilidad pasiva sin ninguna intromisión mental involucrada, mientras que la lectura de la mente requiere que uno invada activamente la mente de otro", explicó Zorian. "Es sólo que cada empático es capaz de leer la mente con el entrenamiento adecuado."

"Oh? Interesante", dijo Ilsa. "Me sorprende que más magos no se hayan tropezado con el hecho, entonces."

"En realidad, pensé en eso", dijo Zorian. "Las aranea nacen con la habilidad. Se hablan telepáticamente como su modo normal de comunicación, de niñas tienen peleas telepáticas, lo usan para cazar a sus presas, por casi cualquier cosa. Es natural que perfeccionen y desarrollen la habilidad, explotándola hasta su extremo lógico. Los empáticos humanos, por otra parte, son raros y aislados, por lo que la mayoría de ellos tienen que redescubrir la rueda solos, por así decirlo. No ayuda que pocas personas estén dispuestas a dejar que alguien lea su mente, así que cualquier "entrenamiento" es casi seguro que es ilegal. Así que la mayoría de las personas que descubren sus capacidades telepáticas latentes van a mantenerlo en secreto o se convertirán en criminales. Probablemente hay un buen número de empáticos que han descubierto el hecho, pero ciertamente no lo van a admitir ante nadie".

"Excelente razonamiento", alabó Ilsa. "Y en realidad, quiero hablarte sobre los socios con quienes experimentas tu habilidad. Entiendo que tu hermana ya ha accedido a ayudarte con tu entrenamiento, pero me dicen que es preferible tener una gran variedad de objetivos para practicar, ¿no?"

"Sí", aceptó Zorian.

"Lo creas o no, uno de los estudiantes ha hecho una petición para que alguien le ayude a entrenar su experiencia en magia mental. Comprensiblemente, ninguno de los profesores está ansioso por que un estudiante se meta en sus cabezas. Pero negarlo es políticamente inviable".

"Quieres que yo intervenga y ocupe el lugar de un profesor", suponía Zorian.

"Sería beneficioso para ambos", dijo Ilsa. "Ambos quieren un blanco para practicar y ambos están más capacitados para ayudarse el uno al otro cuando se trata de la magia que cualquiera de los maestros que la academia tiene a su disposición."

"¿Y si el otro estudiante protesta por esto?" preguntó Zorian. "Es decir, tal vez querían a alguien con quien practicar, pero eso no significa que estén dispuestos a dejar que otro practique con ellos".

"Entonces no sería el caso de que la academia se negara a hacer un pedido fuera de control, ¿verdad?" Dijo Ilsa, dándole una sonrisa conspiratoria. "Pero dudo mucho que el estudiante en cuestión hiciera un escándalo por eso. ¿Qué dices?"

Zorian tararea pensativo. Aunque existía el riesgo de que el otro bando se enterara del bucle temporal de sus pensamientos, poseía algunas defensas mentales rudimentarias y estaba familiarizado con las limitaciones de la lectura mental. Mientras no dejara que el otro estudiante se metiera en sus recuerdos a largo plazo, debería estar bien. Y tenía curiosidad por saber de este otro estudiante que se dedicaba a la magia mental.

"De acuerdo, lo intentaré. ¿Con quién voy a trabajar?"

"Una de tus compañeras de clase. Tinami Aope", dijo Ilsa.

Zorian parpadeó. Tinami estaba... espera, claro que sería ella. Se rumoreaba que los Aope se dedicaban a la magia mental, entre otras cosas. No todos los rumores eran tonterías maliciosas. Y eso explicaría por qué Ilsa supo de la petición en primer lugar, ahora que lo pienso.

Además, ¿no prometió a sí mismo presentarla a la aranea en algún momento para ver qué pasaría? Sí, estaba totalmente de acuerdo con esto.


Cambio de escena


Hola, Tinami ", dijo Zorian, entrando en el aula vacía que Ilsa había reservado para sus "lecciones ". "¿Interrumpo algo?"

"Umm", se acobardó. "Estoy esperando conocer a alguien..."

"Para practicar magia mental, ¿verdad?" Preguntó él. Sus ojos se abrieron de par en par en respuesta. "Ese sería yo. Hoy seré tu compañero, si me aceptas."

"Umm, ah, estaba... no quiero ser grosera pero esperaba un experto..."

Entonces, ¿Ilsa no le dijo quién iba a enseñarle? Extraño.

"Soy un mago mental natural", dijo Zorian. "Soy lo más cercano que tiene la academia a un experto en el tema. ¿Por qué no lo intentamos y te vas si no puedo satisfacerte?"

Inmediatamente se sonrojó y miró hacia otro lado con sus sentimientos divagando entre la vergüenza y la indignación. Quizá debería haber dicho eso mejor...

"Mala elección de palabras, finjamos que dije otra cosa", dijo rápidamente Zorian. "De todos modos, me sorprende que no supieras quién te enseñaría. ¿Cuánto te ha contado Ilsa de mí?"

"Sólo que necesitas a alguien con quien practicar", dijo Tinami en voz baja. "Realmente no me importa. Tengo suficiente disciplina mental para mantener las cosas sensibles de mis pensamientos superficiales la mayor parte del tiempo".

"Igualmente", dijo Zorian. "Y no permitiré que mires mis recuerdos."

"C-correcto ", ella estuvo de acuerdo. "Sólo quería practicar telepatía y lectura mental. Los hechizos no son difíciles de lanzar, pero usarlos requiere mucha práctica".

"Bueno, siéntete libre de ir primero", le ofreció Zorian.

Sólo para la ocasión, Zorian había memorizado porciones de un libro de biología que describía varias formas de plantas silvestres y simplemente las recitaba en su cabeza mientras Tinami intentaba leer sus pensamientos. Esto no sólo aseguró que no revelaría ningún detalle sensible a Tinami, sino que en realidad hizo su trabajo más fácil. Era mucho más sencillo leer los pensamientos de alguien cuando pensaba en palabras y oraciones concretas, en contraposición a una corriente confusa de conciencia que componía la gran mayoría de los pensamientos de la gente. De hecho, la matriarca le explicó a Zorian que simplemente no era posible leer a la gente como un libro, a menos que estuvieran literalmente recitando texto en sus cabezas como él estaba haciendo en ese momento - siempre había una gran cantidad de adivinanzas y extrapolaciones involucradas y ningún lector de mentes podía entender completamente a otro ser sensible.

Pero podrían acercarse bastante.

"¿Por qué tus pensamientos están llenos de información sobre plantas?" Preguntó Tinami frunciendo el ceño.

Aparentemente, Tinami no lo sabía. El estilo de entrenamiento de la magia mental Aope era muy cruda y se redujo a tirar a un niño a la piscina y esperar que no se ahogara. Un poco decepcionante, en realidad. Eventualmente pasó a recitar secuencias de números e imaginar formas geométricas simples.

"Supongo que te debo una disculpa por dudar de ti", dijo Tinami. "Realmente sabes lo que haces. ¿Quieres intentarlo ahora?"

Zorian asintió con la cabeza y luego se concentró en ella, dirigiéndose hacia la brillante estrella que vio frente a él a través de su sentido mental y conectando con su mente.

[¿Segura que estás lista?]

Ella gritó y saltó en su asiento. "¿Qué-qué?"

[Comunicación telepática,] explicó.

"Pero... no lanzaste un hechizo", frunció el ceño.

[No tengo que hacerlo. Como dije, soy un mago mental natural. Puedo sentir todas las mentes en mi vecindad y puedo conectarme con ellas si quiero. Ahora mismo te estoy hablando telepáticamente, pero si estás lista expandiré mi conciencia a tus pensamientos superficiales].

Cerró los ojos un segundo, pero luego frunció el ceño y los volvió a abrir.

"Espera", dijo. "No lo entiendo. Si hiciste un enlace telepático entre nosotros, ¿por qué no puedo usarlo para hablar contigo telepáticamente?"

[¿Supongo que así es como funciona si usas un hechizo estructurado para ello?]

"Bueno, sí. Quiero decir, hay varios hechizos de "envío" que simplemente envían un mensaje mental a alguien, pero necesitas lanzarlos una y otra vez cada vez que quieres enviar algo al objetivo. Si quieres una conversación mental apropiada con alguien, creas un vínculo telepático entre ellos y tú. El principal problema es que la gente a menudo no sabe cómo filtrar bien sus pensamientos y terminar enviando cosas inapropiadas a través del enlace".

[Supongo que se podría decir que continuamente 'envío' mensajes sobre el vínculo que establecí entre nosotros. Aunque me temo, que aun no sé cómo establecer un vínculo bidireccional] dijo Zorian contemplativamente. La aranea nunca mencionó nada acerca de los enlaces telepáticos de doble vía y en retrospectiva era obvio por qué - un psíquico podía usar un enlace establecido para responder telepáticamente, independientemente de quién fuera el creador del enlace. Todas las áreas eran psíquicas, ¿por qué se molestarían con enlaces bidireccionales? Era algo que tendría que averiguar por su cuenta, probablemente. De todos modos. [¿Estás lista?]

"Sí", asintió. "Siéntete libre de empezar."

A diferencia de él, Tinami no recurrió al texto o a los números, sino que hizo todo lo posible por imaginar una escena aleatoria de su vida con tantos detalles como podía hacerla. Las escenas eran totalmente inauditas - una de las conferencias de Ilsa, una conversación sin consecuencias entre Jade y Neolu mientras hablaban al lado de Tinami, un paseo por la calle... todo era muy visual, pero aún así muy desafiante. Su hermana pequeña era aún mucho más difícil de leer, irónicamente porque no intentaba ocultarle nada - su sucesión de pensamientos inconexos y desconcertantes era casi imposible de entender a menos que él la involucrara en una conversación y la hiciera enfocarse en un asunto en particular.

"De acuerdo, estoy oficialmente celosa", resopló Tinami. "Llevo tres años practicando esto con mi madre y sus amigos y no estoy ni cerca de ti."

"No te sientas tan mal", dijo Zorian. "Tengo... una ventaja injusta."

"Yo también", dijo Tinami. "Mi familia ha estado pensando en la magia por generaciones y tengo su consejo. Es frustrante darse cuenta de lo mucho que el talento crudo puede significar en un campo como este".

"Ah, no es sólo talento crudo", dijo Zorian. "Yo también tengo un profesor con generaciones de práctica de magia mental."

Le levantó la ceja. "No hay muchos de esos", comentó. "Estoy segura que mi madre sabría si alguno de nuestros rivales adoptara a un nuevo estudiante."

"No muchos humanos, querrás decir", sonrió Zorian. "Tu madre definitivamente no lo sabría, a menos que controle las muchas colonias de arañas telepáticas esparcidas por toda Altazia."

Tinami le miró en silencio durante unos segundos, antes de inclinarse hacia él con entusiasmo.

"¿Arañas telepáticas? ¿Quieres decir... que has conocido a una de las legendarias aranea?"

¿Legendarias? Zorian casi se burlaba, pero suponía que las arañas eran muy buenas escondiéndose. Mientras que había humanos que sabían de ellas, muy pocos parecían estar dispuestos a anunciar sus conexiones con las colonias araneas. Zorian no pensó que se debía a que quizás sería una mala publicidad (o al menos no sólo por eso) - con toda probabilidad los magos que estaban "enterados" simplemente querían preservar su monopolio en el negocio con las araneas y no querían magos rivales metiéndose y exigiendo su parte del pastel.

"Si. su nombre es Buscadora entusiasta de novedad", dijo Zorian. "¿Te gustaría conocerla?"



Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Overlord Volumen 12

El Emperador Demonio Jaldabaoth
Parte 1
El Reino Santo era una nación que ocupaba la península al suroeste del Reino de Re-Estize.

Era un país altamente religioso, dirigido por una Santa Reina que podía usar la magia divina y que estaba estrechamente afiliada a las iglesias. Dicho esto, no estaban tan orientados a la religión como la Teocracia  Slaine.

Overlord, Volumen 12, Capitulo 3, FINAL

Parte 4

Tanto la recuperación de la ciudad como la liberación de sus ciudadanos eran algo triviales ante el poder del Rey Hechicero.

Los paladines y reclutas atacantes estaban virtualmente ilesos y aunque algunos de los residentes encarcelados perdieron la vida en el caos, fue una cantidad sorprendentemente pequeña.

Youjo Senki, Novela Ligera, Volumen X

Sigue a Tanya Degurechaffen en su camino por reestablecer la gloria del imperio, que tras multiples batallas ahora es una sombra de lo que fue.

No hace falta haber leído los anteriores volúmenes de Youjo senki, ya que esta es un After War. Solo deben haberse visto el anime, manga o tener un poco de interés por la segunda guerra mundial.

NOTA: Antes de seguir leyendo, recomiendo que refresquen su memoria mirando la entrada de "Personajes", asi podran relacionar bien los nombres cuando se mencionen.