Ir al contenido principal

Overlord, Volumen 12, Capitulo 3, Parte 3



Aún así, eso me hizo pensar. ¿De dónde había aprendido el Rey Hechicero tales tácticas?

Un ser con la piel dura de un demihumano no llevaría armadura encima. Con garras afiladas, uno no necesitaría espadas. Los humanos llevaban armadura y portaban espadas por sus frágiles cuerpos.

Si no hubiera necesidad de confiar en el ingenio, entonces las tácticas serían naturalmente innecesarias también. ¿Por qué conocía el rey hechicero, un ser abrumadoramente poderoso las tácticas de asedio?

"Su Majestad, ¿Puedo preguntar de dónde adquirió ese conocimiento?"

"¿Hm? Por conocimiento quieres decir-- ¿Mis predicciones de ahora mismo? Umu. Esas tácticas vinieron de la larga influencia de uno de los amigos que mencioné antes. Después de eso, las probé en combate en vivo. Bueno, hay una gran cantidad de tacticas, pero no esperaba que fueran prácticas aquí."

"... Ya que era amigo de Su Majestad, seguramente también debe haber sido muy fuerte."

"Oh sí. Bueno, su fuerza no consistía en la lucha cuerpo a cuerpo o la magia, sino en otro campo. En ese sentido, aún no he alcanzado su nivel de fuerza".

Huhu, el Rey Hechicero se rió alegremente. Era el tipo de risa que uno tenía cuando recordaba el pasado.

En este momento, parecía un ser humano.

¿Podría ser que el Rey Hechicero alguna vez fue humano...?

Quizás se había transformado en un no-muerto, pero eso sería un asunto sorprendente. Eso no debería haber sido posible. Según el conocimiento de Neia, los no-muertos no eran cosas que ocurrían naturalmente. Sin embargo--

El mundo es grande, después de todo.

El viaje de Neia con la delegación de embajadores le permitió darse cuenta de lo pequeño que era el mundo que alguna vez conoció.

Al otro lado del océano, más allá de la montaña y en las profundidades de los bosques, debería haber algo ahí fuera. Los sabios que podrían burlarse de los problemas de Neia y decirle las respuestas deberían estar ahí también.

"¿En qué estás pensando?"

"Ah, mis, mis disculpas".

"No, no te estoy culpando. Estaba un poco preocupada cuando te vi a caballo... la batalla está a punto de empezar y entiendo si te sientes preocupada."

"Muchísimas gracias, Su Majestad."

Justo entonces, Remedios plantó su estandarte en el suelo y desenvainó su espada sagrada.

"¡Escuchad todos! ¡La primera batalla para salvar esta tierra de Jaldabaoth está a punto de comenzar! ¡La justicia triunfará!"

Hubo una acalorada respuesta de "¡La justicia triunfará!" al grito de Remedios. Una vez que se reunieron, comenzaron su carga.

"Así que ha comenzado. Baraja-san, ¿no sería mejor avanzar por si deseas luchar?"

"No, tengo el deber de ser la escudera de Su Majestad. Abandonar a Su Majestad para luchar..."

Es algo que no puedo hacer, Neia agitó la cabeza.

"Hm, mm, si es así. Entonces, hablemos de otra cosa... No le has prestado esa arma a nadie más, ¿verdad?"

"¡Ni una sola vez! ¡Es un arma que Su Majestad me entrego! No me atrevería a permitir que nadie más que yo la toque ".

"Ah... de verdad. Umu, supongo que te lo agradezco."

Su voz sonaba un poco deprimida, pero no había forma de adivinar sus intenciones.

¿He hecho algo que ofenda a Su Majestad? ... No estoy muy segura de lo que está pasando, ¿pero quizás debería disculparme?

Mientras Neia debatia en su cabeza, el Rey Hechicero cambió el tema.

"Ah... esta es una rara oportunidad. Miré alrededor de nuestro entorno, pero no descubrí a ningún demihumano escondido con magia invisible. Quizás deberíamos avanzar un poco para observar las condiciones del campo de batalla. Dudo que haya problemas con dejar a los sacerdotes aquí... ¿Qué te parece?"

"Entendido".

Sería muy irrespetuoso decirle al Rey Hechicero -quien poseía una fuerza sin igual que superaba con creces la suya propia- que moverse hacia el frente sería peligroso.

Mientras el sonido de las campanas resonaba por el campo de prisioneros, ella permaneció cerca del Rey Hechicero mientras él avanzaba. Y así, la batalla comenzó en estas condiciones.

Los ángeles atacaron las torres de vigilancia en lo alto de la puerta y los Bafolk se encontraron allí con sus lanzas.

Los arqueros en las torres lanzaron flechas. No estaban apuntando a los ángeles, sino a Remedios mientras ella dirigía la carga. Era natural apuntar a ella, dado que no llevaba un escudo y no había ninguna posibilidad de fuego amigo.

Sin embargo, su fuerza estaba por encima de todos los demás.

Fácilmente cortó todas las flechas que se le acercaban mientras mantenía su velocidad en carrera.

Como si de un contraataque se tratara, varios ángeles se precipitaron en la torre de los arqueros. Poco después de eso, tres cadáveres de Bafolk cayeron de la torre.

Fue entonces cuando los paladines llegaron a la puerta y comenzaron a golpearla con el ariete.

Las puertas de madera empezaron a temblar y se oyó un leve crujido desde dentro, junto con los gritos de los paladines que decían:"¡Una vez más!".

La puerta volvió a temblar, más violentamente que antes.

Y entonces el ariete golpeó de nuevo.

Uno de los troncos que formaba la puerta estaba fuertemente doblado y desde aquí podían oír los gritos de triunfo de los paladines. Aunque no era lo suficientemente grande como para dejar entrar a la gente, deberían ser capaces de romper la puerta completamente después de varios intentos más.

Varios ángeles pasaron volando por la puerta. Neia no podía ver lo que hacían desde aquí, pero probablemente intentaban detener a los defensores Bafolk.

"¡Todos ustedes, retrocedan!"

Todos los ojos se dirigieron a la fuente del agudo grito.

Venía de una torre de vigilancia sobre la puerta. Los ángeles deberían haber tomado ese lugar. Sin embargo, un solo Bafolk apareció allí. No obstante, el problema residía en lo que llevaba el Bafolk.

"¡Atrás!" gritó el Bafolk otra vez.

El Bafolk sostenía a una niña, de unos seis o siete años de edad y tenía una hoja afilada en su garganta.

"¡Si no retroceden, mataré a esta humana!"

La niña estaba vestida con ropa algo sucia -su cara también parecía mugrienta- y su cuerpo temblaba de un lado a otro. ¿Todavía estaba viva? No podían detectar ningún signo de vida en ella. Parecía decir el estado de todos los que estaban dentro del campamento.

"¡Eres despreciable!" gritó uno de los paladines.

"De prisa y retrocedan! ¡Mira!"

Hubo una conmoción entre los paladines. ¿Qué había pasado? Ni siquiera Neia podía ver lo que estaba sucediendo a esta distancia y por la noche. Sin embargo, fue diferente para el Rey Hechicero.

"... La garganta de la niña parece estar sangrando."

"¡Podría ser!"

"Nada más fue un rasguño; aún no está muerta. De lo contrario, su valor como rehén-- "

"¡Todos ustedes, retrocedan!"

Los paladines obedecieron la orden de Remedios y retrocedieron.

Aunque a los sacerdotes de la retaguardia les costó trabajo entender la situación, entendieron lo que estaba pasando y retiraron a los ángeles. Al mismo tiempo, los sacerdotes corrieron hacia Neia y el Rey Hechicero. Probablemente se habían acercado para ver lo que estaba pasando.

"¡No es suficiente! ¡Más atrás!"

Después de que el Bafolk lo dijo, los paladines comenzaron a retroceder lentamente.

Pudieron ver a los Bafolk intercambiando posiciones apresuradamente sobre la torre de vigilancia. Sustituyeron a los heridos en la batalla anterior con los ángeles por nuevos combatientes.

"Esto es malo."

"Sí, muy malo."

Neia lentamente desenvainó el arco que le fue entregado. El Bafolk parecía estar usando a la chica como escudo. Por lo tanto, tenía un espacio muy pequeño en el que apuntar. Matarlo de un golpe sería muy difícil.

Aun así, si ella no lo hacía, ¿quién lo haría?

Ojalá hubiera practicado más mis habilidades de arco, pensó Neia mientras sacaba una flecha de su aljaba.

Justo entonces, el Rey Hechicero levantó rápidamente una mano, como para bloquear su disparo.

"No quiero decir esto, pero será mejor que pares. Ya no tiene sentido ".

Justo cuando ella estaba a punto de preguntar lo que él quería decir, el Rey Hechicero se dirigió a donde estaban reunidos los paladines.

Había una discusión sobre cómo salvar a la chica.

La magia sacerdotal podría congelar al enemigo en sus posiciones. Mucha gente lo aprobaba, pero los hechizos tenían un alcance efectivo. Aunque muchas ideas fueron propuestas y mezcladas, nadie tuvo el indicio de una solución que les permitiera acercarse lo suficiente como para evitar que la rehén fuera asesinada aunque hubiera resistencia.

Justo entonces, el Rey Hechicero y Neia llegaron.

"¿Cuánto tiempo van a perder con esto? La situación se ve mal ".

Después de que habló, los otros se giraron para mirar al Rey Hechicero como uno solo.

"Por supuesto que sabemos que--"

- Capitana... por favor cálmese. El enemigo está allí ".

"No, Capitana Remedios. Tú no sabes nada. Como el enemigo sabe que los rehenes son efectivos, demostrarán que esto no es una amenaza y la usarán como prue..."

Como si esperara esas palabras, la cabeza de la rehén fue cortada. Podían ver su sangre roja y brillante chorreando incluso desde aquí. El Bafolk tiró el cuerpo de la niña a un lado y el cuerpo sin vida cayó al suelo como una marioneta cuyas cuerdas habían sido cortadas.

Todo el mundo estaba en silencio.

Sus mentes se negaron a aceptar lo que acababa de ocurrir.

Remedios fue la primera en recobrar los sentidos y mientras gritaba, Neia también se recuperó.

"¡Bastardo! ¡Realmente lo hiciste! ¡Incluso después de que obedeciéramos tus demandas!"

"Hmph!" El Bafolk arrastró a un chico delante de él esta vez. "Es por eso que ahora tengo otro, ¿ves? Ahora, ¡retrocedan!"

"¡Basura sinvergüenza!"

"Hmph. Realmente eres estupida, ¿verdad? ¿Quizás lo entenderás después de que traiga a otro?"

El puño apretado de Remedios tembló intensamente. Entonces, como si quisiera expresar sus sentimientos, ordenó:

"¡Todos, retrocedan!"

"¡Además, reúnan a la gente a caballo por los costados!" ¡Muévanse!"

Podía oír el sonido de los dientes rechinando de Remedios. Era lo suficientemente fuerte como para pensar que estaba aplastando sus dientes.

"Vice capitán. Ordénales que se reúnan aquí ".

"Pero..."

"Si no lo haces, el niño morirá. ¡Muévanse!"

"Todo el mundo retroceda!"

"Qué mala jugada acaban de hacer. Le han mostrado al enemigo que los rehenes son efectivos y les han dado tanto tiempo para prepararse. Si el enemigo los desmoraliza de nuevo, ¿no causará más daño?"

Un Remedios de cara roja miró al Rey Hechicero como si estuviera mirando al enemigo.

"Si esto continúa, sus proximos ataques serán inútiles. Ademas, puedo oír los sonidos de algo moviéndose por allí. Si establecen controles de carretera, romperlos llevará más tiempo y las cosas serán más problemáticas."

"--Cállate!" Remedios interrumpió al Rey Hechicero.

"¿Quién tiene una idea? ¡Una forma de resolver esto sin que nadie muera!?"

Nadie dijo nada.

Por supuesto, nadie tenía una solución tan conveniente. Si hubiera alguien que fuera bueno en la infiltración, por ejemplo, esta situación podría no haber surgido. Sin embargo, no había nadie así alrededor.

Incluso Remedios debería haberlo entendido. Si sus instintos animales analizaban la situación de batalla y le decían que no había manera, entonces tal método no existía.

Aun así, ¿por qué se negó a admitirlo?

¿Por qué estaba obsecionada por no dejar morir a nadie?

Las palabras del Rey Hechicero resplandecían por su mente, ¿no era éste uno de esos sacrificios necesarios que él mencionó? No había manera de salir de esto sin perder a una sola persona sin una ventaja abrumadora en fuerza o mucha suerte.

"Capitana Remedios,"

La voz de Neia sonaba anormalmente fuerte.

"En este momento, ¿no podemos terminar la pelea con pocas bajas?"

La intensa mirada de Remedios se desplazó hacia Neia.

Las poderosas emociones que brotaban del cuerpo de esa poderosa guerrera la hicieron temblar, pero Neia estaba segura de que tenía razón.

"¡No hay justicia en eso!" grito Remedios.

¿Justicia? Que justicia--

Los paladines circundantes permanecieron en silencio. Parece que nadie estaba preparado para decir nada. Neia sintió como si estuviera rodeada de enemigos y se echó atrás inconscientemente y luego sintió que la mano de alguien la apoyaba desde atrás.

Mirando hacia atrás, vio al Rey Hechicero, como se había esperado.

"... Yo apoyo la opinión de Baraja-san."

La había afirmado en voz baja. Pero para Neia, fue como una ovación de cien millones de personas.

"¡Cállate!"

Remedios volvió a gritar. Sin embargo, esto no era algo que debiera estar diciendo a un rey de otro país que había venido hasta aquí para ayudarla. Había acciones que eran aceptables y acciones que eran inaceptables.

La ira brotó en el corazón de Neia.

"Lo que necesitamos en este momento es cambiar la situación, no sentarnos y frustrarnos... Ah, ¿qué voy a hacer contigo? No hay mas opcion entonces, Yo cambiaré las cosas."

Después de murmurar para sí mismo, el Rey Hechicero se apartó de ellos -hacia la puerta- y comenzó a caminar. Debido a su movimiento repentino, nadie pudo llamarlo antes de que el Bafolk le gritara una advertencia.

"¡Tú, el de la máscara! Les dije que se retiraran, ¿no?"

"¡No retrocederé! ¿Qué crees que significa para mí una sola vida humana?"

"¡Q-qué!"

"¡Nuestro objetivo es matar a cada uno de los Bafolk de aquí! ¡No importa lo que les pase a los humanos! "[¡Bola de fuego mágica!]"

El Rey Hechicero extendió su mano con un grito y la bola de fuego que salío explotó sobre el Bafolk y el niño que tenía en brazos.

Después de eso, el enorme estallido de llamas destruyo también la atalaya.

Todos los de arriba habían sido asesinados por ese ataque. El Bafolk y su rehén cayeron sobre el lado de la muralla del Rey Hechicero.

“「Maximize Magic Shockwave」”

El siguiente hechizo voló las puertas medio destrozadas. Además, dispersó a los Bafolk que erigían barricadas detrás de él, haciendo un enorme agujero en sus defensas.

"¡Vengan, paladines! ¡Atacad! ¡Maten a los Bafolk adentro, hasta el último de ellos!"

Como si se despertara con su voz, Remedios se acercó y contestó:

"¡Tú, hijo de puta...!"

"-Capitana!"

"¡Grrrrgh! ¡Ataquen!"

Los paladines avanzaron en respuesta a las palabras de Remedios. O más bien, podría ser más preciso decir que habían abandonado todos los intentos de pensar y se habían subordinado completamente a sus órdenes.

"¡Gracias, Su Majestad!"

Gustav dejó esas palabras y siguió adelante. Después de eso, los paladines y sacerdotes -- los más sensibles, por lo menos -- dirigieron miradas agradecidas a él. Remedios era la única que miraba fijamente al Rey Hechicero con abierto desagrado.

El Rey Hechicero se dirigió a Neia en voz baja.

"Baraja-san. ¿Creíste que salvaría al chico con un hechizo más allá de tu imaginación?"

Ciertamente, el pensamiento había cruzado por su mente. Sin embargo, el Rey Hechicero debe haber tenido alguna razón para sus acciones.

"Ah, sí, lo hice. Es como usted dice."

"Hm, quizás podría haberlo sido asi."

El Rey Hechicero asintió y Neia escuchó en silencio.

"Es cierto, pude haberlo hecho. Usando los varios hechizos que he aprendido, salvar a un solo niño sería una tarea trivial. Sin embargo, no podía hacer eso. Eso es porque no podía permitir que el Bafolk me viera rescatar a un niño ".

La duda cruzó por primera vez la cara de Neia y el Rey Hechicero le explicó gentilmente.

Si les permitiera saber que los rehenes eran tan efectivos contra nosotros, los prisioneros de adentro serían utilizados como escudos de carne para bloquear nuestros ataques en la batalla. Debido a nuestra terrible falta de mano de obra, incluso un paladín menos constituiría una gran desventaja... al menos, según las leyes de Lanchester.

(Nota: Las leyes de Lanchester son fórmulas matemáticas diseñadas para calcular la fuerza relativa en el tiempo de una pareja de depredadores y presas. Normalmente se usan como modelos militares. En este caso, incluso una sola pérdida puede llevar a más pérdidas con el tiempo.)

El Rey Hechicero se dirigió a la puerta y Neia corrió tras él.

"Por otro lado, una vez que sepan que los rehenes son inútiles, se volverán inservibles para los Bafolk. Ahora, cuando están siendo atacados y el enemigo está a punto de atravesar las murallas, ¿crees que tengan tiempo para matar tranquilamente a sus prisioneros? Asesinar a gente que no puede resistirse debería ser su prioridad mas baja ".

"Es como usted dice."

"Efectivamente. En vez de perder el tiempo matando gente, se dispondrán a detener la incursión enemiga. Por lo tanto, era necesario usar un método que ilustrara claramente la falta de sentido de tomar rehenes ".

Tenía razón,

Si Remedios se hubiera salido con la suya, ella podría terminar siendo incapaz de salvar a alguien al final.

El Rey Hechicero lentamente levantó el cuerpo del niño con sus brazos.

"Su Majestad, déjeme..."

"Este es un trabajo para mí."

Neia acompañó al Rey Hechicero mientras llevaba al niño al lugar donde Remedios había colocado su estandarte.

El Rey Hechicero puso al niño en el suelo. Neia mojó un paño con agua de una bolsa en su cintura y limpió la suciedad de la cara del niño.

Sus mejillas, muñecas y muslos eran sorprendentemente delgadas.

Ilustró claramente las duras condiciones en que vivían.

"Esos bastardos Bafolk..."

"Quizás no debería decirse esto, pero permíteme decirlo de todos modos. Yo soy el rey del Reino Hechicero y no el rey del pueblo que reside en este país. Por lo tanto, puedo tomar esta decisión tranquilamente. Yo elegiría salvar las vidas de mil personas en vez de una sola vida. Pero si este chico fuera un ciudadano de mi nación, le daría prioridad a salvarlo. Si no puedes aceptarlo-- "

"--No, muchas gracias. Puedo entender cómo se siente... Su Majestad es justo."

"... ¿Hm? ¿Qué quieres decir?"

"Mis disculpas. Ah, quizás asi debería ser, pero esta es la justicia de Su Majestad?"

Lo que estoy diciendo, no podía evitar preguntárselo.

Aunque sintió que esto le dejaba sin nada con lo que responder, el misericordioso y compasivo Rey Hechicero le contestó.

"... ¿Eh? Ah, no, No siento que lo sea. Y francamente hablando, la justicia debe ser determinada por otros. Los motivos de todo lo que hago son muy simples. Bueno, yo también he pensado en extender mi reputación..."

Neia recordó el asunto de las estatuas.

¿Querer extender su reputación significa que el Rey Hechicero es un egomaníaco después de todo?

"Dicho esto, ahora siento que no hay necesidad de esforzarse tanto con eso... terminé hablando de cosas sin sentido. Todo lo que deseo es vivir en felicidad con mis hijos. Eso es todo lo que quiero, pero al mismo tiempo, es todo para mí ".

No creía que el Rey Hechicero no muerto pudiese tener hijos. Por lo tanto, probablemente no se trataba de un hijo en el sentido de llevar su línea de sangre, sino en un sentido más amplio. Se sentía como si considerara a los ciudadanos de su nación como sus hijos.

Él es un hombre bondadoso en todos los sentidos de la palabra... de hecho, qué maravilloso mundo sería si hasta el niño más frágil pudiera vivir en felicidad. ¿Qué habra pensado cuando le quitó la vida a este chico?

Mientras miraba el perfil de su rostro, vio algo parecido al dolor que uno sentiría después de matar a un niño.

"Bueno, eso no tiene sentido. En ese caso, dejemos el tema aquí. Baraja-san, aunque no estoy capacitado para hablar con palabras bonitas, espero que encuentres la justicia que te pertenece ".

"¿Puedo hacerle una pregunta más? Si sus propios subordinados hubieran sido tomados como rehenes, ¿hubiera hecho lo mismo?"

"... Bueno, esto podría ser una queja de mi parte, pero mis subordinados son muy problemáticos en más de un sentido."

"¿Qué quiere decir con eso?"

"En el pasado, les pregunté por curiosidad, '¿qué harían ustedes si los tomaran como rehenes para obligarme a negociar?' En ese momento, cada uno de ellos dijo que preferiría suicidarse antes que molestarme de alguna manera. "No", les dije. "No pueden decir que esperarían a que los rescatara y cosas así...". Aunque me complace ver su incondicional devoción, esto es todavía, ¿cómo lo puedo decir? Mis subordinados son demasiado fanáticos."

Mientras giraba su muñeca, el Rey Hechicero continuó con voz cansada.

Justo cuando Neia empezó a pensar, ¿no eran estas preocupaciones innecesarias para alguien en su posición?, Remedios apareció en la puerta, llevando una espada manchada de sangre junto a su armadura salpicada de rojo. Aunque se había quitado el casco, su pelo estaba pegado a la frente por el sudor. Parecía totalmente exhausta.

Después de decirle algo a Gustav, Neia sintió que por un momento, los ojos de Remedios se encontraron con los suyos. No, no era precisamente que hubiera puesto la mirada fija en Neia, sino que había estado mirando al Rey Hechicero y Neia estaba en el camino.

Remedios no dijo nada, simplemente volvió a entrar con la cara en blanco.

Gustav, por otro lado, se acercó a los dos.

"Su Majestad, deseo expresar mi agradecimiento. Aunque hubo algunas pérdidas leves, pudimos minimizarlas gracias al poder de Su Majestad. Mientras que la Capitana debería estar agradeciéndole en persona, la Capitana está un poco angustiada en este momento debido a la trágica condición en que encontramos al pueblo, así que ruego que me perdone por tomar su lugar ".

Gustav miró discretamente al niño y luego volvió a mirar al suelo.

"Está bien. Ve a ocuparte de la capitana ".

"Muchas gracias".

"Ahora que lo pienso, ¿cuáles son esas trágicas condiciones?"

"Sí. Interrogamos a varias de las personas que rescatamos y dijeron que 'estaban despellejando a los prisioneros'. Parecería que no eran demihumanos, sino demonios enviados por Jaldabaoth..."

Mientras que sentía que el hecho de que la Capitana estuviera consternada era una excusa para su rudeza, no parecía ser el caso.

Justo cuando Neia empezaba a sentirse sorprendida, el Rey Hechicero a su lado inclinó la cabeza con desconcierto.

"¿Por qué la piel? ¿Por qué eso? ¿Se la van a comer? ¿Como piel de pollo?"

"No, tampoco lo sabemos... aunque los demihumanos no parecían haber participado en esas actividades... ¿Su Majestad sabe algo de esto? ¿Podría ser por algún tipo de ritual demoníaco?"

"No, me disculpo. Yo tampoco lo entiendo. ¿Por qué Jaldabaoth haría tal cosa?"

El desconcierto del Rey Hechicero parecía provenir del fondo de su corazón y después de eso todos se miraban entre sí, pero aún así no podían desentrañar el misterio. Aun así, como era obra de demonios, podrían haberlo hecho sólo para hacer sufrir a los humanos.

"le preguntaré a los sacerdotes después. Ahora, Su Majestad, estamos intentando descubrir los escondites de los demihumanos para sacarlos, así que me disculpo por monopolizar un poco de su precioso tiempo ".

Después de decirlo, Gustav volvió a entrar por la puerta.

Unos diez minutos después de eso, comenzaron a aparecer en la puerta formas humanas dispersas.

Eran los cautivos. Al igual que el niño que había sido tomado como rehén, estaban vestidos con ropas rotas y desgastadas que no parecían capaces de resistir el frío invernal. Los paladines que deberían haberlos escoltado hasta la puerta simplemente volvieron a pasarlos y desaparecieron detrás de la puerta. ¿Habían hecho esto porque tenían muy pocas personas para manejar a los prisioneros o porque el trabajo de supresión aún estaba en marcha o ambos?

Los prisioneros tenían una mirada de alegría en sus rostros mientras corrían hacia Neia.

Sin embargo, de repente se detuvieron en su camino.

Eso era probablemente porque habían visto la forma del Rey Hechicero. Y entonces, algunas personas continuaron acercándose a ellos. Tal vez sintieron que el Rey Hechicero llevaba una máscara o algo así.

Un hombre corrió desde las multitudes que se acercaban.

Jadeando pesadamente, el hombre se arrodilló junto al niño que Ainz había puesto a los pies de Neia. No, sería más exacto decir que se derrumbó como una marioneta cuyas cuerdas habían sido cortadas.

El hombre acarició la mejilla del niño y después de ver por sí mismo que el niño estaba muerto, rompió en lágrimas de dolor.

Evidentemente, era el padre del niño.

Neia se mordió el labio.

Mientras el padre gritaba el nombre de su hijo mientras lloraba, el Rey Hechicero dijo tranquilamente:

"Yo fui quien mató a ese chico".

Neia miró sorprendida al Rey Hechicero. ¿Era el momento de decir ese tipo de cosas?

Sin embargo, seguramente el sabio Rey Hechicero no lo habría dicho de repente sin ninguna razón.

"¿Por qué, por qué lo mataste?"

Los fuegos del odio ardían en los ojos del padre. Frente a eso--

El Rey Hechicero contestó con una risa burlona.

"Para salvarte a ti, por supuesto".

"¿¡Qué, qué dijiste!?"

Por un momento, los ojos del padre se llenaron de miedo. Eso fue porque se dio cuenta de que la cara del Rey Hechicero no era artificial. Entonces, sus ojos se movieron hacia los lados en busca de ayuda, y se asentaron sobre Neia.

Sin embargo, antes de que Neia pudiera decir algo, el Rey Hechicero habló primero.

"Entonces, ¿puedo preguntarte algo? ¿Por qué no protegiste a tu hijo? Tu hijo fue traído ante mí como rehén ".

"¡Yo lo protegí! Pero él fue secuestrado.  Esos bastardos eran más fuertes que yo, así que no pude hacer nada ".

El Rey Hechicero volvió a reírse.

"Entonces déjame preguntarte, ¿por qué sigues vivo?"

El padre no supo responder y se quedó helado.

"Te pregunto ¿por qué no moriste para proteger a tu hijo?". Se que no todas las vidas son igualmente importantes. Pero deberías haber sido tú quien más valoró la vida de ese niño. Entonces, ¿por qué no luchaste salvajemente para protegerlo hasta tu último aliento?"

La gente miró al Rey Hechicero desde lejos mientras escuchaban la escena.

Ellos deben haber sentido malestar, temor e ira hacia el Rey Hechicero que le había quitado la vida al niño.

"¿Qué, qué estás diciendo?"

"Tú eres el que falló en protegerlo. No culpes a los demás. Tú, que eres débil, tienes la culpa. Además, parece que te equivocas sobre algo... te das cuenta de que soy mucho más poderoso que el Bafolk que dices ser más fuerte que tú, ¿no? ... Aunque puedo perdonar algunos insultos porque te compadezco por la pérdida de tu hijo, te mataré si me sigues irrespetando asi ".

El Rey Hechicero extendió un dedo índice óseo y lo apoyó en la cara del padre.

"Eso, eso es porque eres fuerte... ¡por eso puedes decir eso! No todos pueden ser tan poderosos como tú".

"Bien dicho. Puedo decirlo precisamente porque soy poderoso. Entonces, es precisamente porque eres débil que te quitan tu suerte en la vida, ¿no? El fuerte que se alimenta de los débiles es una secuencia muy natural de los eventos ".

El Rey Hechicero volteó sus ojos hacia la gente que lo rodeaba.

"¿Acaso no han experimentado también el sufrimiento porque los Bafolk eran mas fuertes?"

"¿Estás diciendo que los fuertes pueden hacer lo que quieran?"

"Exactamente. Los fuertes hacen lo que quieren y los débiles sufren lo que deben. Esta es la verdad del mundo. La misma regla se aplica a mí. Frente a un oponente más poderoso, no tendría más remedio que sufrir. Por eso busco la fuerza".

Neia comprendió por qué el Rey Hechicero buscaba a las maids de Jaldabaoth.

Su Majestad debe buscar la fuerza porque quiere proteger a su nación, proteger a los niños de su país. Así que la fuerza es lo más importante después de todo...

Originalmente, los débiles como ustedes debieron haber sido defendidos por el Reino Santo, los que debieron haber sido fuertes... Realmente los compadezco. Si ustedes estuvieran bajo mi protección -- bajo la protección de mi país, el Reino Hechicero, algo así no podría suceder. Eso es porque habría usado toda mi fuerza para proteger al pueblo y derribar a los Bafolk ".

Todo el mundo a su alrededor estaba en silencio.

Si no podían oponerse a sus palabras con razón, ¿elegirían protestar con sus emociones? Sin embargo, su miedo al Rey Hechicero les impidió hacerlo.

"Tú, ¿no es el, uno de los no-muertos? ¿Qué hace un ser asi, en un lugar como éste?"

El padre no podía decirle nada al Rey Hechicero porque temía a este último, por lo que dirigió su ira contra Neia.

Sin embargo, antes de que Neia pudiera responder, el Rey Hechicero respondio por ella, como se esperaba.

"Para ayudar a tu país, por supuesto. Y el hecho es que todos fueron rescatados por el no-muerto del que hablan. Si no están contentos con eso, ¿por qué no salvan a esta nación ustedes mismos?"

Al oír eso, el padre interrogó a Neia con los ojos. Sin embargo, no podía decir nada.

Eso fue porque todo era verdad.

Si la gente de este país fuera suficiente para derrotar a Jaldabaoth, el Rey Hechicero no estaría aquí.

El hombre abrazó el cadáver del niño, como si tuviera miedo y luego se giró y corrió. La gente a la que se dirigía el hombre también tenía miradas de miedo en sus rostros.

Neia oyó al Rey Hechicero decir algo, pero no sabía si se dirigía al hombre que huía o a sí mismo.

"Incluso yo estaría oprimido si fuera débil. Por lo tanto, uno no puede olvidar buscar la fuerza. Necesito grabar en mi corazón el hecho de que los seres de poder comparable a mí, existen definitivamente."



Parte 3


Después de atacar el primer campo de prisioneros y liberar a las tropas del ejército de liberación encarceladas en su interior, no perdieron tiempo en ir tras el siguiente campo de prisioneros.

No se trataba de que estuvieran presionados por hacerlo, sino más bien de varias razones que les impidieron organizarce. La más apremiante era debido a que las existencias de alimentos en los campos de concentración eran inferiores a lo que habían estimado..

Esto, a su vez, fue el resultado de las políticas paralelas de los demihumanos que no habían alimentado lo suficiente a sus cautivos y que los alimentos regularmente solo eran enviados desde una pequeña ciudad cercana.

Además, los demihumanos que escoltaban los envíos de alimentos también se encargaban de inspeccionar los campos de concentración para detectar cualquier anomalía.

Incluso si mataran a todos estos demihumanos y se llevaran toda su comida, la oposición definitivamente concluiría que algo había salido mal en los campos de prisioneros.

Por supuesto, Jaldabaoth también se enteraría de eso. Siendo así, era muy probable que enviara una enorme fuerza con la que Neia y los demás tendrían problemas para enfrentarse.

Después de estar de pie detrás del Rey Hechicero y participar -pero obviamente sin hablar- en las reuniones, después de una larga discusión que hizo que le dolieran las piernas, Neia finalmente había llegado a dos posibles líneas de acción.

La primera era huir hacia el sur con los frutos de los campos de prisioneros liberados, arrojandolos a su suerte con los ejércitos que deberían estar apostados allí.

El segundo fue atacar primero y conquistar esa ciudad.

Mientras que ambas opiniones completamente contrarias tenían sus propios méritos y defectos, finalmente se decidieron por la segunda, después de que Remedios Custodio, la capitana de la orden paladín, gritara por ella.

Remedios tenía una razón secreta para atacar la ciudad.

Después de interrogar a los demihumanos -- y naturalmente, de matarlos después -- la ciudad que era su blanco, aparentemente contenía a un noble con sangre real en sus venas.

Si realmente eran de la estirpe real, era muy probable que la situación mejorara. Aunque no fueran de la realeza, sería una bendición de Dios si fueran un gran noble con cierto grado de estatus y conexiones. Podían contar con el hecho de que le habían salvado la vida para pedir a los ejércitos del sur que ejercieran presión y posiblemente pedir refuerzos.

Sin embargo, Neia tenía sus dudas.

"Su Majestad, ¿cree que habrá un miembro de la familia real o un noble poderoso allí?".

A Neia se le había permitido montar un caballo por respeto al estatus del Rey Hechicero. De lo contrario, el tipo de caballo que una escudera de rango bajo como Neia habría podido montar habría sido un animal de carga.

"Probablemente es una trampa. Incluso si no lo es, la ciudad será guarnecida con muchas tropas y dependiendo de la situación podría haber demonios presentes. La capitana Custodio debería saberlo. Aun así, ha decidido librar una batalla tan difícil como ésta. A veces, tienes que arriesgarlo todo en una apuesta".

Si no buscaran la ayuda del sur, la gente empezaría a pasar hambre pronto. Si eso sucediera, Neia sabía que el Ejército de Liberación no podría continuar.

Pronto vieron a lo lejos su objetivo, la pequeña ciudad.

Desde su caballo en el final de la columna, Neia miró a los soldados civiles que marchaban delante de sí misma.

Eran ciudadanos del Reino Santo que habían sido rescatados de los campos de prisioneros. La razón por la que los habían empujado al servicio militar cuando deberían haber estado descansando fue porque descubrieron que había muchos más demihumanos en la ciudad que en los anteriores campos de prisioneros.

Había mucha más gente debilitada de lo esperado, así que no se esperaba que ellos sirvieran como soldados. Aun así, era mejor que nada y por eso fueron movilizados.

Con el nivel de habilidad de Neia sería difícil ocultar una fuerza tan grande a los ojos de los exploradores demihumanos, así que necesitaban moverse lo más rápido posible.

Y el resultado fue que la gente se cansaba cada vez más y el número de adultos sentados en vagones de carga crecía. El hecho de que pudieran dormir en las camas de vagones, incómodas e irregulares, sólo servía para demostrar lo cansados que estaban. A su vez, los niños corrían con energía. Los sacerdotes probablemente tampoco estaban acostumbrados a los largos viajes a pie, ya que de vez en cuando veían con envidia los vagones de carga.

Incluso en este estado, van a ser lanzados directamente a la batalla una vez que lleguen. ¿De verdad esto esta bien?

Durante sus sesiones de estrategia en ruta, habían decidido atacar inmediatamente la ciudad al llegar a ella. Eso se debía a que carecían de provisiones y tiempo.

Atacar una ciudad con enemigos esperando durante el día era extremadamente peligroso.

Sería más fácil acercarse de noche, pero sería muy desventajoso para los humanos, que no tenían habilidades de visión nocturna. En particular, las batallas nocturnas eran muy peligrosas para los ciudadanos, que sólo tenían el entrenamiento de combate que habían recibido como reclutas.

Con eso en mente, habían decidido atacar al amanecer.

Las líneas de batalla ya se habían formado delante de ellos. A la cabeza estaban los paladines. Detrás de ellos había milicianos sosteniendo muros de madera que habían hecho después de destrozar los campos de prisioneros y atrás estaban los sacerdotes.

El plan era el mismo que la última vez, usando los ángeles para reprimir a los enemigos en las murallas mientras los paladines rompían las puertas, una táctica que dependía de la fuerza bruta para todo. El trabajo de los soldados-civiles se limitaba en gran medida a asustar al enemigo con el peso de los números. Por lo tanto, habían ordenado a los civiles que evitaran pelear y si tenían que luchar, que se amontonaran contra sus oponentes, entre otras cosas.

"... Ahora entonces, muéstrenme cómo harán esto."

El Rey Hechicero murmuró para sí mismo.

Como observador, el Rey Hechicero no participaría en la batalla.

Mientras que ellos querían aprovechar su fuerza para un asedio como este, nadie abrió su boca para preguntarle durante sus reuniones. El Rey Hechicero no prestó atención a las miradas suplicantes que le dirigían y ahora estaba situado en la parte trasera.

La batalla comenzó como la última vez.

Podría ser una ciudad pequeña, pero era muy grande para la región. Sus puertas de madera estaban reforzadas con bandas de hierro y encima había estaciones de asedio, mientras que las murallas no eran de madera, sino de piedra. Los muros y las puertas también estaban mucho mejor construidos que los de los campos de prisioneros, que en su mayor parte habían sido sacados de los materiales que se les habían quitado a los aldeanos. Sin embargo, debido a que esta ciudad tenía menos de diez mil habitantes, aún no era inexpugnable.

Los atacantes lo consideraban problemático, mientras que los defensores se sentían incómodos. Probablemente esa fue una evaluación más apropiada de la situación.

Remedios llevó a los paladines al ataque, mientras que los ángeles atacaron a los demihumanos en las murallas.

Sin embargo, los ángeles ocasionalmente desaparecían después de ser golpeados por ataques enemigos.

Parecería que los demihumanos eran los mismos Bafolk que habían encontrado anteriormente en los campos, pero como era de esperar, los que defendían esta ciudad eran tropas extraordinariamente hábiles.

El más notorio de ellos era un Bafolk en las murallas -- escondido tras una almena -- y sosteniendo una lanza muy larga. Ya había empalado a muchos ángeles.

Ese Bafolk emitió un rugido.

Quizás era algún tipo de habilidad, pero no afectó a los ángeles o a los paladines que rompían las puertas debajo de él. Tenía un área de efecto reducida o sólo era efectivo para los aliados? Los detalles no estaban claros. Sin embargo, sería bueno recordar que poseía algún tipo de habilidad.

Mirando hacia abajo, ambos bandos estaban luchando ferozmente fuera de las puertas

Los Bafolk lanzaron sus largas lanzas desde el otro lado de la puerta -desde dentro de la ciudad- hacia los paladines, quienes las bloquearon con escudos de púas, impidiendo que el enemigo atacara a los paladines con los arietes. Remedios, por otro lado, cortó directamente las largas lanzas que le apuntaban.

Los demihumanos arrojaron agua hirviendo a través de la muralla. Sin embargo, los paladines ya tenían energía protectora lanzada sobre ellos en anticipación de esto y así que no importaba cuánta agua les llegara, los paladines estaban ilesos.

Por supuesto, ya que era invierno, las cosas serían problemáticas si estuvieran empapados y luego bajara la temperatura, pero por el momento estaban bien.

Si hubiesen usado aceite hirviendo en vez de agua, sus espadas se hubieran deslizado fácilmente de sus manos. Tal vez el aceite era precioso para los demihumanos, por lo que ellos no hicieron tales preparaciones.

Los civiles, que avanzaban lentamente, llevaban los muros de madera que habían traído como escudos. Aunque hubiera sido mejor que hubieran sido de metal, no se podía evitar por la falta de armas adecuadas. Puede que no hubieran sido terriblemente resistentes, pero era mejor que nada y los soldados-civiles escondidos tras ellos empezaron a lanzar piedras con sus hondas. Apuntaron a los demihumanos luchando con los ángeles. Por supuesto, como no estaban acostumbrados a combatir, las piedras que arrojaban golpeaban a los ángeles con más frecuencia que a los demás.

Aunque estaban recibiendo fuego amigo, los ángeles se resistían a los ataques gracias a su nivel de inmunidad fisica, así que no era un problema para ellos. Por supuesto, era una mera resistencia, no inmunidad, pero aún así, los soldados-civiles no hicieron tanto daño a los ángeles. Fueron usados simplemente porque les harían más daño a los demihumanos si los golpeaban.

Cada vez que un ángel caía, los sacerdotes invocaban a un ángel nuevo y lo arrojaban a la batalla. Mientras que había muy pocos, este suministro inagotable e incansable de tropas nuevas seguía derramándose y la resistencia demihumana empezó a vacilar,

"... Mm. Después de considerar que el enemigo podría usar magia defensiva, deberían haber derramado agua fría sobre ellos. Combinado con el frío del invierno, haría que la temperatura corporal de su oponente cayera... después de todo, la mayoría de la gente solo lanzaría hechizos para protegerse del fuego ".

Mientras el Rey Hechicero miraba al campo de batalla, murmuró para sí mismo como si lo estuviera analizando.

Fue difícil responder a esas palabras. Aunque todavía no había muerto nadie, había algunos que ya estaban heridos, por lo que no podía hablar.

"Hablando de eso, ¿está bien que no participes en la batalla, Baraja-san? Deberías ser capaz de hacer una buena contienda con el arco que te di ".

Neia fue asignada a velar al lado del Rey Hechicero. Usar su propio cuerpo como escudo para él era su deber. Por lo tanto, no se le había ordenado luchar. Sin embargo, al igual que antes, el Rey Hechicero parecía muy ansioso por que ella usara su arco.

¿Quiere que use el arma que me dio? Podría intentar disparar desde aquí, pero perder el primer disparo enfrente de él, sería un poco deprimente--

Justo cuando Neia estaba dudando sobre cómo responder, un poderoso ruido vino de las inmediaciones de las puertas de la ciudad. Mirando al otro lado, parecía que la puerta se había roto. El ruido era una combinación de los regocijos de los paladines y los gritos ansiosos de los demihumanos.

Una vez que la puerta de la ciudad cayó, los paladines inundaron la ciudad como una avalancha.

Después de ver las habilidades de Remedios, las bestias agitadas se volvieron cada vez más frenéticas.

Después de eso, los paladines retrocedieron en medio de un gran clamor.

La aguda visión de Neia vio lo que estaba dentro de la estrecha abertura de las puertas antes de que los paladines llegaran allí.

Era igual que antes.

Un Bafolk estaba agarrando a un niño, aún más joven que antes y dando órdenes a los paladines del otro lado de las entradas de la ciudad. Mientras que su voz no les llegaba, uno podía imaginar las órdenes que habían sido dadas.

Los paladines comenzaron a retroceder y liderando el retiro estuvieron Remedios y Gustav. Después de eso, le dijeron a los sacerdotes que "hagan que los ángeles retrocedan, de lo contrario matarán al niño".

"Aquí vamos de nuevo. No puedo escuchar desde aquí, quiero ir allí y participar en su conversación. ¿Qué te parece?"

"No necesita pedir mi opinión, Su Majestad."

Neia y el Rey Hechicero se dirigieron hacia Remedios, que estaba situada a cierta distancia -entre el Rey Hechicero y las puertas de la ciudad- y discutieron algo a los ojos de los inquietos soldados civiles.

"Deberíamos negociar con ellos, después de todo ", dijo Remedios, pero el que frunció el ceño después de quitarse el casco era otra persona. Tal vez fue porque sabían lo que había sucedido en el primer campo de concentración, pero todos ellos tenían escrito en sus rostros "¿Cómo podemos aprobar esto?"

Incluso después de la llegada del Rey Hechicero, todavía no habían encontrado una respuesta.

No, todo el mundo estaba tratando de pensar en cómo hablar con Remedios desde su postura de "en cualquier caso, tenemos que salvar a ese niño", pero eso parecía improbable.

Después de proponer algunos vagos planes de conciliación que en última instancia fueron una pérdida de tiempo, varias personas intercambiaron miradas y pronto Gustav levantó la voz para gritar:"¡Capitana!" mientras vertía fuerza en sus ojos.

"¡Ya hemos repasado esto innumerables veces! Incluso entonces, sin importar cómo discutimos las cosas, ¡no funciona! ¡No podemos salvar a ese niño!"

Después de escuchar las líneas de Gustav, Neia supo que la Capitana había continuado la reunión de estrategia incluso después de que el Rey Hechicero había dejado la tienda de mando. Al mismo tiempo, ella sabía que los paladines no podrían resolver este problema sin derramar sangre.

Remedios se mordieron el labio y permanecieron en silencio. Sin embargo--

"Capitana! ¡No podemos ganar esta batalla sin sacrificios! Ahora mismo, debemos sacrificar a unos pocos para salvar a muchos ".

Neia vio los ojos de Remedios brillar con una llama carmesí hacia esas palabras.

"¡Esa no es la clase de guerra que Su Majestad libraría!" ¡Somos las espadas de Su Majestad! Servimos a la Reina Santa, ella que quiere que el pueblo de esta nación viva y trabaje en paz ".

"Pero la Reina Santa-sama esta..."

Está muerta, pero antes de que Gustav pudiera decir eso, Remedios gritó para interrumpirlo.

"¡El próximo Rey no ha sido designado todavía! ¿No deberíamos proteger los ideales de la Reina Santa-sama a la que habíamos prometido nuestras espadas hasta entonces? ¿Qué significa un voto de lealtad que hicimos cuando lo rompemos nosotros mismos?"

Ah, ya veo. Neia lo entendía.

Remedios se encontraba obligada, atada por los deseos de la persona a la que había prometido su lealtad.

Un caballero de la Reina Santa que amaba al pueblo no podía hacer nada que pudiera dañar al pueblo. Eso fue lo que la ataba.

La única persona que podía romper sus lazos era la siguiente persona a la que ella le ofreciera su lealtad.

"¿Qué hay de malo en eso? ¿A quién le prometieron sus espadas? ¡Todos ustedes pasaron por la ceremonia para ser ordenados como paladines! ¿A quién creen que sirve la orden paladina?"

Cuando un escudero se convertía en un paladín, se reunían con el Rey y le ofrecían ritualmente la espada que llevaban consigo. De la misma manera, cuando hubo un cambio de Rey Santo, los paladines se reunían con él y le ofrecían sus espadas al Rey Santo reinante mientras juraban su lealtad. Por lo tanto, todos en esta banda de paladines habían prometido sus espadas a la Reina Santa.

"¿O no?" Su tono cambió en un instante. Después de hervir en rabia, inmediatamente se calmo y su voz se llenó de un frío helado. "¿Estaba equivocada la Reina Santa-sama al querer dar felicidad a los pequeños y construir una nación donde nadie tuviera que llorar?"

"¡No estaba equivocada! Pero... dependiendo de la situación... las cosas podrían tener que cambiar."

"¿Quién? ¿Quién necesita cambiar? Dime, entonces. ¿Existe una ideal más justo que "no tener que sacrificar a nadie"?"

Gustav cerró la boca.

Neia se dio cuenta de que acababa de cometer un error.

Ella no estaba sometida a su obediencia a su lealtad a la Reina Santa, a quien había prometido su lealtad.

Remedios dijo uno  debe hacer justicia. Por muy espinoso que sea el camino, por difícil que fuera de andar, hay que superar todas las dificultades en el camino y seguir adelante sin prestar atención a lo que estaba a nuestro alrededor.

Sacrificar a unos pocos para salvar a muchos y salvarlos a todos sin importar que; ¿cuál de estos principios era verdaderamente justo?

Eso era obvio.

Claramente, era el último. Sin embargo, era demasiado idealista y una persona normal se daría por vencida inmediatamente. Sin embargo, incluso después de saberlo, Remedios insistió en salvar a todos.

Se aferró firmemente a un ideal que una persona normal abandonaría inmediatamente.

Por eso era la capitana de los paladines, la mejor paladín de todos ellos.

Remedios era la única que entendia su noble definición de justicia; los que no podían entender esto eran miserables.

Quizás la entendieron, pero varios paladines bajaron sus cabezas avergonzados.

Si uno consideraba que la justicia del Rey Hechicero de "matar a uno para salvar a mil" era la justicia de un rey, entonces la justicia de Remedios de "uno o mil, todos son iguales" era un ideal -- una brillante forma de justicia.

Ambos lados eran justos. Ninguno de los dos estaba equivocado. Pero aun asi.

¿No hay justicia sin fuerza?

Por ejemplo, si Remedios fuera más fuerte -- si ella poseía un poder divino que Neia no podía imaginar, podría salvar al niño y salvar a los habitantes de la ciudad. En ese caso, no habría habido ningún problema.

Sin embargo, no es el caso.

Ella se quedo estancada aquí porque no había forma de continuar sin sacrificio.

(Llevar a cabo la justicia requiere fuerza. Ahhhh, quiero volverme fuerte... de esa manera, puedo limpiar la suciedad de Jaldabaoth de este país...)

"... perdónenme por interrumpir mientras están en un punto muerto, pero no llegarán a una conclusión de esta manera."

Esa voz excepcionalmente fría sopló el calor del lugar en el aire ".

"Su Majestad..."

"Capitana Custodio. Si esto sigue así, sólo servirá para que los enemigos sepan la eficacia de los rehenes. En mi opinión, no podrán conquistar esta ciudad sin sacrificar a nadie ".

"Ciertamente no. Pero debería haber una mejor manera de hacerlo. ¡Una manera en la que nadie necesita ser sacrificado y nadie necesita ser herido!"

En respuesta a esa voz, que sonaba como si la estuvieran desangrando, el Rey Hechicero le dio una respuesta plana.

"Lo dudo... hemos perdido demasiado tiempo. Si esto sigue así, sólo cometeremos los mismos errores de nuevo."

Remedios se mordio el labio firmemente. Un pequeño torrente de sangre fluyó por él.

"... entonces... Capitana. Simplemente sacrifique a ese niño ".

"¡Que...!!"

"Mm. Déjenme el resto a mí. Como ha pasado tanto tiempo, dudo que puedan resolver esto con un pequeño sacrificio ".

"¿¡Realmente está bien!?" Fue Neia quien no pudo evitar gritar. "¿Su Majestad ha estado conservando su maná para luchar contra Jaldabaoth; usar ese mana, no hará que la lucha contra Jaldabaoth sea desfavorable?"

"Es como dices, Baraja-san. Sin embargo, no hay otra forma de salvar a más personas... mientras que no puedo garantizar que no habrá pérdidas, al menos, habrá mucho menos que si lo intentan. ¿Qué les parece eso? ¿Me lo dejarán a mí?"

"Así que aún asi, habrá sacrificios..."

"Desafortunadamente, capitana Custodio. Ni usted ni yo, somos dioses"

Remedios inclinó la cabeza y se fue sin decir una palabra. Caminó hacia la ciudad, donde los soldados civiles miraban con ojos inquietos.

"Mis disculpas, Su Majestad. En lugar de la capitana, por favor permítame suplicarle que nos ayude ".

"Bueno, es una pregunta sin sentido, pero me lo agradecerán, ¿no?"

Todos los presentes se quedaron perplejos ante la pregunta del Rey Hechicero, pero inmediatamente respondieron de acuerdo. Neia entendio la inquietud en sus corazones sobre por qué había hecho una pregunta tan razonable.

"Muy bien. Entonces pacificaré la ciudad yo solo. Caballeros, deberían estar atentos a cualquier pez que se deslice por la red y en concesucencia lo maten o lo tomen prisionero. Personalmente, preferiría tomarlos cautivos para interrogarlos a modo de información. Además, usaré no-muertos, así que no se alteren demasiado ".

Dicho esto, el Rey Hechicero se dirigió a las puertas de la ciudad sin esperar una respuesta.

“「Greater Magic Seal」, 「Mass Hold Species」.”

El Rey Hechicero no dejó de caminar mientras lanzaba sus hechizos.

Después de encantar esos dos hechizos, levanto una mano e invoco varias sombras parpadeantes.

Había diez en total.

Irradiaron un aura única de no-muertos, una que los vivos no podían soportar. Sus formas translúcidas mostraban expresiones de miseria.

Eran Espectros. Neia había oído una vez que tomarían la forma de las especies que los veían en sus lecciones de leyendas monstruosas. Sin embargo, sus extrañas apariencias parecían las sombras de tres personas juntas.

"Espectros de alto nivel"

Las sombras de aspecto monstruoso siguieron al Rey Hechicero mientras caminaba. La hierba a sus pies se marchitó rápidamente. Ya marrones desde el invierno, se marchitaron rápidamente al perder su contenido de agua.

"Vayan allá y esperen mis instrucciones."

Los no-muertos se movían al unísono perfecto, libres de la gravedad, volaron rápidamente en el aire. En segundos, los no-muertos se derritieron en el cielo celeste y el hecho de que ella no podía verlos con sus ojos, de los que estaba tan orgullosa, sólo intensificó su conmoción.

Mientras que ella se preguntaba si estaba realmente bien no ordenar en detalle a los no-muertos convocados, el Rey Hechicero que podría hacer planes de batalla tan perfectos seguramente no habría pasado por alto ese punto.

"Esos, esos eran..."

"Espectros de alto nivel. Puesto que son seres incorpóreos, pueden pasar a través de muros y otros obstáculos... por supuesto, no pueden pasar a través de las cosas sin límite... probablemente no quieren saber los detalles, ¿verdad? Bueno, son parte de mis preparativos para tomar la ciudad. Ahora bien, por favor, espere aquí, Baraja-san..."

"-Por favor, permítame acompañarle."

"Mm... en ese caso, por favor usa este artículo alrededor de tu cuello."

"¿Esto, esto es?"

El Rey Hechicero produjo un collar con un colgante de estrella de cinco puntas, decorado con un rubí grande en el centro.

"Este artículo otorga inmunidad al miedo. Los Espectros tienen la habilidad de sembrar el terror... asi que es necesario prepararte primero. Una vez dentro de la ciudad estaremos en un completo caos. Las personas impulsadas por el miedo a veces pueden mostrar una fuerza aterradora. Incluso yo no podría ser capaz de protegerte, así que si todavía deseas seguir..."

"-Por favor, permítame acompañarle."

"Mm, mm. Si, es así. Entendido."

Neia sujetó el collar alrededor de su cuello.

"Aun así... por Dios, están en guerra. ¿Cómo puede haber una guerra sin bajas?"

Neia sonrió amargamente en respuesta a los tonos ligeramente joviales del Rey Hechicero.

Por supuesto, Remedios no hablaba de eso. El Rey Hechicero no podría haber comprendido el significado de sus palabras. Probablemente era la forma del Rey Hechicero de hacer bromas, pero aun así...

Su Majestad no parece ser particularmente talentoso para hacer bromas.

Tal vez ésta sea la única debilidad del Rey Hechicero. Justo cuando ese pensamiento llegó a la mente de Neia, habían llegado a las cercanías de las puertas.

"Retrocedan, paladines. Voy a conquistar esta ciudad ahora. Muévanse a la retaguardia... Creo que deberían retroceder un poco mas que eso, vamos "

El Rey Hechicero indicó a los paladines más retrasados y luego, entró por las puertas de la ciudad, como si estuviera paseando por la tierra de nadie.

"¡Retrocede! Si no te apresuras, este mocoso-- "

Pronto, el Rey Hechicero se topó con el Bafolk que tenía al niño como rehén.

Era difícil decir qué clase de expresión estaba haciendo el demihumano. Probablemente fue un shock. Los demihumanos de los alrededores del Bafolk probablemente tenían las mismas miradas en sus caras. Bueno, incluso Neia se sorprendería si de repente viera al Rey Hechicero.

"... ¿¡Es, un no-muerto!?"

Con eso, la palabra "no-muerto" se extendió a través de los demihumanos.

"Efectivamente. Ah, creo que ustedes son "Los vivos". Oí eso una vez, pero no confío en mi recuerdo."

"¿Qué-qué? ¿Que esta diciendo? ¿Qué demonios... espera, un humano?"Los ojos del Bafolk se volvieron hacia Neia. "¡Tú! Tú controlas a esa criatura no-muerta, ¿verdad? ¡Qué tipo tan espeluznante es!"

Pensamientos como, "No soy una nigromante" o "Estás siendo grosero con el Rey Hechicero" pasaron por la mente de Neia, pero ella se quedó callada.

"Siento interrumpir mientras están en desorden, pero--"

"-¡Regresa, no-muerto!" ¡Si no, este chico lo pagara!"

El Bafolk agarró la garganta del chico.

La cara del chico no tenía signos de vida. Sus nublados ojos reflejaban el rostro del Rey Hechicero, pero no reaccionó. Aun así, jadeó después de que su captor le agarrara la garganta.

"¡Fuhaha! ¿Tratas de usar a un ser vivo como rehén contra un no-muerto? Honestamente, en serio ".

Los ojos del Bafolk se abrieron de par en par. Su expresión era un poco desagradable y Neia pensó que la razón por la que tenía la oportunidad de pensar tranquilamente así era porque estaba respaldada por la montaña que era el Rey Hechicero.

"¡Humana! Elimina a este no-muerto ".

No es que lo esté controlando...

"Umu. Entonces, ¿empezamos?"

"¿Qué? ¡Atrás! Retrocede ahora mismo!"

Quizás había sentido algo, pero el Bafolk dio un paso hacia atrás mientras aún tenía a su rehén.

Cuando ella observo de cerca a su alrededor, podía ver las formas de otros niños; ¿también habían sido traídos aquí como rehenes? Aun así, no parecían querer matar a sus rehenes para darles una lección. ¿Probablemente pensaron que los rehenes vivientes trabajarían realmente bien con un no-muerto, quien era el enemigo de los vivos?

Neia sintió algo así como un viento negro que la pasaba. En ese momento, todos los Bafolk se congelaron. Desde que el Rey Hechicero apareció, todos los presentes se quedaron quietos, estudiándolo para no perderse ni un solo movimiento que hizo, pero este cambio fue demasiado extremo. Sus ojos y sus bocas se abrieron de par en par, sus rostros se retorcieron de una manera fea. Ademas... no eran sólo los Bafolk. Incluso los niños que casi no tienen vida mostraron una respuesta dramática a esto. Aunque no podía leer los rostros de los demihumanos, Neia entendía las expresiones humanas. El miedo estaba escrito en las caras de los niños. Y era un miedo inimaginable, frágil y desmoronante.

"Aiiiieeeee!"

El Bafolk gritó de una manera extraña--

"... Hmph. Liberación,「Mass Hold Species」".

Un círculo mágico apareció y una especie de hechizo salió volando del Rey Hechicero. En el momento siguiente, los numerosos demihumanos y sus rehenes niños se congelaron en su lugar como estatuas horribles, con caras aún retorcidas. Sin embargo, no parecían muertos. Podía oír los tenues sonidos de su respiración -- bastante irregular, al parecer.

Y entonces, por encima de ellos - incontables gritos resonaron cerca de la muralla. Después de eso, los ruidos estruendosos de la carne que estaba siendo apaleada llovieron sobre Neia.

"Muy bien, sigamos".

Estaba distraída por ese sonido, así que cuando volvió a mirar hacia adelante, en la puerta--

“「Greater Break Item」.”

Sonó un ruido estridente. Era el sonido de las piezas de la puerta pulverizada cayendo como lluvia.

"Como pensaba, destruir edificios con este hechizo drena mucho maná... aunque no lo usé así... supongo que todo lo que puedo hacer es aceptar el hecho de que necesito escoger mis objetivos para obtener el mejor efecto. No puedes despreciar las cosas pequeñas, después de todo."

El Rey Hechicero murmuro para si mismo mientras caminaba por la montaña de restos de la puerta y pasaba por la entrada de la ciudad, sin que nadie le bloqueara el paso.

La situación rápidamente cambiante dejó a Neia confundida e incapaz de moverse. Una vez que recuperó la calma, se sonrió a sí misma.

El Rey Hechicero había destruido en segundos la puerta que había dado tantos problemas a los paladines.

La fuerza es realmente injusta...

Neia corrió tras el Rey Hechicero y se giró frente al inmóvil Bafolk y dijo: "Entonces, ¿qué hay de ellos?", mientras señalaba a los demihumanos inmóviles y a los niños que tenían en sus brazos.

"Es sólo temporal, sabes. Aprovecha y ata a todos aquí ".

"Entonces llamaré a los Paladins."

"Una idea excelente. Desafortunadamente, sigo irradiando un aura de miedo. Todos los que se metan en ella estarán llenos de terror. Por lo tanto, les agradecería que tomaran las medidas oportunas. Creo que los sacerdotes deberían tener 「Lion’s Heart 」 mientras que los paladines tienen... hm, pídeles que usen 「Under Divine Flag」, ¿qué tal eso?"

"De verdad sabía de eso..."

El Rey Hechicero se rió entre dientes y luego caminó entre los Bafolk, aprovechando los espacios entre ellos.

“Gooooohhh!!”

Un Bafolk de aspecto fuerte cayó desde arriba con un gruñido, sosteniendo una lanza. Probablemente había saltado desde el muro del castillo.

Tenía los ojos rojos y espumaba en la boca. Claramente no estaba en un estado mental de normalidad. Parecía que había caído en la locura.

"Ya veo. Salvajismo... no, ¿berserking? Ciertamente, eso negaría el miedo y otros efectos mentales.

El Rey Hechicero esquivó la lanza punzante con movimientos practicados. Era un movimiento nítido y eficiente, único para individuos entrenados. Sin embargo, la evasión del Rey Hechicero significó que un Bafolk que se había convertido en una estatua acabara siendo apuñalado por la lanza de su compatriota, en su lugar, atravesó directamente a través de él y cayó al suelo, rociando sangre por todas partes.

El berserk Bafolk ya no parecía contener el concepto de aliados en su cabeza.

"Dame un respiro."

El Bafolk levantó su lanza. ¿Acaso intentara un barrido? Sin embargo, Neia no pudo lanzar una flecha.

El Rey Hechicero se acercó al Bafolk, como si quisiera bloquear su ataque.

Ciertamente, era sabio cerrar la distancia dada la longitud de la lanza. Sin embargo, el siguiente movimiento del Rey Hechicero se desvió del sentido común.

Con un movimiento rápido, presionó la cabeza del Bafolk de izquierda a derecha.

Tal vez fue porque el Rey Hechicero era sorprendentemente fuerte, pero el Bafolk no podía escapar de las garras del Rey Hechicero sin importar cómo se moviera. Al darse por vencido en eso, el Bafolk pensó en otra cosa; agarró la parte delantera de la lanza y la condujo a través del Rey Hechicero. No, para ser exactos, a Neia le pareció que lo había atravesado.

Sin embargo, el Rey Hechicero permaneció impasible. Quizás un hechizo defensivo la había detenido.

"No eres como ese Troll, después de todo."

Con un crujido asqueroso, los ojos del Bafolk volaron de su cráneo; una herida claramente letal. No, se podría decir que esto era peor que una herida fatal.

El Rey Hechicero lo soltó y el Bafolk se desplomó en el suelo. Sus miembros se movían por el suelo, pero era difícil decir que esos movimientos eran conducidos conscientemente.

"¿Podría saber qué hizo?"

Neia preguntó nerviosamente por detrás y el Rey Hechicero agitó su mano mientras respondía:

"Le aplasté el cráneo, por supuesto. A veces, los individuos berserk no mueren cuando los matan. Aún así, si destruyes el cerebro, debería estar bien... Aún así, era muy débil. Apenas más difícil que una cáscara de huevo... ¿Me están tomando el pelo?"

La cara de Neia se estremecio.

Su Majestad no tiene ningún don para hacer bromas...

"Muy bien, Baraja-san, llama a los paladines. Diles que aseguren esta zona para que podamos seguir adelante juntos".

"¡Sí!"

Neia corrió hacia el exterior a máxima velocidad, hasta donde estaban los paladines. Cuando miró allí vio a varios Bafolk caidos a sus pies.

Como no podían haber salido corriendo por las puertas, probablemente los mismos Bafolk que, en su intento de huir de la fuente del miedo que era el Rey Hechicero, habían decidido saltar de los muros, y este fue el resultado.

Después de llegar a los paladines, Neia se apresuró a transmitir las instrucciones del Rey Hechicero. Después de eso, volvió a toda velocidad al lado del Rey. Cuando Neia regresó, el Rey Hechicero dijo: "Entonces vamos," y entraron en las calles de la ciudad.

La pregunta de por qué no había llegado ningún nuevo Bafolk después de que las puertas de la ciudad se hubiesen roto inmediatamente desapareció.

Neia oyó gemidos después de lamentos. Le hizo pensar que esta ciudad viviente estaba llorando.

"Esto, esto es..."

"Ordené a los no-muertos que liberé que esparcieran miedo. Este es el resultado. Algunos rehenes podrían haber sido pisoteados en la confusión... bueno, todo lo que puedes hacer es tratarlo como una historia triste. Ríndete ante ellos".

Ella miró hacia afuera y un Bafolk corría hacia ellos con todas sus fuerzas (probablemente). Parecía un animal de presa acosado y Neia incluso lo encontró un poco lamentable.

Debe haber estado expuesto a un miedo extraordinario. De lo contrario, ¿por qué correría hacia un ser que era aún más poderoso que la criatura no-muerta de la que huía?

"¿No hay señales de humanos? En tal caso  -- 「Maximize Widen Magic Fireball」”

El Rey Hechicero descargó una bola de fuego en la sección media del Bafolk y este entró en erupción en un fuego masivo. Después de eso las partes del cuerpo demihumano desaparecieron, lloviendo por todas partes.

"Esperar aquí podría ser lo mejor que podriamos hacer... pero el enemigo parece tener un líder. Está esperando en una plaza cerca del centro de la ciudad y ha resistido el miedo de los Espectros, así que sigamos... ¿qué te parece?"

"Creo que todo irá bien si hacemos lo que Su Majestad desea".

"En serio. Entonces vamos."

Cada vez que daban un paso al frente, los gritos escalofriantes parecían resonar por todas partes, como si se estuviera produciendo una gran matanza. Además, debido a la falta de higiene de los demihumanos, sus basuras y desechos estaban por todas partes, lo que hizo que Neia se bloqueara la nariz.

"... Hablando de eso, Baraja-san, ¿qué debemos hacer con ellos?"

Miró en la dirección hacia donde apuntaba el Rey Hechicero. Había un grupo de gente totalmente desnuda allí.

Sin importar el género, sus manos habían sido clavadas a estacas de madera que habían sido enterradas en el suelo. En sus esfuerzos por huir de su miedo, habían luchado violentamente y sus brazos estaban cubiertos de sangre fresca.

Con toda probabilidad, esas eran cercas hechas de seres humanos.

Estaban exhaustos, con huesos delgados, pero sus vidas no parecían estar en peligro.

Ella había venido a esta ciudad para liberar al pueblo. Aunque continuara siguiendo al Rey Hechicero, Neia no sería de ninguna utilidad. En ese caso, ayudarles ahora y llevarlos a un lugar seguro era lo correcto. Sin embargo, había una cosa que la preocupaba.

¿Qué debe hacer si la gente era atacada por demihumanos mientras evacuaban?

Qué broma. ¿Por qué lo dudo? La capitana habría decidido ayudarlos sin dudarlo. Y la razón por la que no puedo es... ¿es por mi fuerza... después de todo?

"Estás dudando, hm. Entonces, déjalos aquí por ahora. No debería haber ningún demihumano cerca. Dejarlos aquí debería ser más seguro. Vamos."

"¡Sí!"

Mientras aún tenía sus dudas, Neia continuó siguiendo al Rey Hechicero hasta la plaza de la ciudad. ¿Por qué el Rey Hechicero podía avanzar sin el menor retraso? Aunque tenía sus dudas, se convenció diciendo: "Debió haber lanzado un hechizo".

Pronto, los dos llegaron a una plaza que parecía un mercado con calles por todas partes.

"Mm... como pensaba, no había forma de resolver esto sin pérdidas de vidas."

Siguió a los ojos del Rey Hechicero y había cadáveres humanos mezclados con cadáveres demihumanos. Probablemente eran personas que habían sido pisoteadas hasta morir en el caos inducido por el miedo.

"... no se puede evitar."

Mientras el Rey Hechicero bromeaba, atacar esta ciudad por la fuerza bruta probablemente habría causado un número equivalente de bajas. Ademas, dejar que el Rey Hechicero usara su poder abrumador para conquistar la ciudad minimizó el número de vidas que se perdieron.

El Rey Hechicero se encogió de hombros en silencio y luego indicó el centro de la plaza con su barbilla.

Ahi­ habi­a un demihumano que era mas grande que todos sus pares.

Sus cuernos rizados se asemejaban a los de una cabra de montaña y estaba cubierto de un pelaje plateado. Su excelente físico demostró claramente que no era un demihumano mediocre.

Las puntas de sus cuernos estaban envueltas en una concha de oro que llevaba joyas y vestía una coraza con estampados de concha de tortuga. Llevaba una capa marrón rojiza hecha de piel de animal labrada. Su mano izquierda sostenía un gran escudo con un topacio clavado en él, mientras que su mano derecha sostenía una pesada espada cuya hoja era de color amarillo claro. Su porte ilustraba vívidamente el valor y la ferocidad de un guerrero listo para atacar.

Era el más temible y bien entrenado de los demihumanos. Probablemente era un Señor o algún tipo de ser especial de rango similar.

Si Neia estuviera sola, habría huido de su oponente con todas sus fuerzas.

"Maravilloso. Me pregunto cuál de sus artículos detuvo el miedo ".

Las palabras del Rey Hechicero se referían a los objetos mágicos que adornan al demihumano. Tenía anillos en ambas manos y joyas colgando de su cuello que cubrían todo su pecho. Había cosas colgando de ambos lados de su cintura, cosas que podrían haber sido un juego de tres cráneos de bebé ensartados.

El demihumano de ojos verdes estudió al Rey Hechicero mientras se acercaba y entonces su mirada se desplazó hacia Neia.

"Un no-muerto recién aparecido... y ¿es una nigromante la que esta por detrás?"

El demihumano se ocultaba detrás de su gran escudo, como si desconfiara de un ataque de mirada como el que lanzaría una Medusa.

"Nada mal. Has logrado devastar esta ciudad, asi como hacer que mi tribu llegue a este punto... Tú, que controlas al enemigo de toda la vida, usuaria de la temible magia. Di tu nombre."

El Bafolk apuntó con su espada a Neia.

"... No, espera un momento. Lo has entendido mal. ¡No soy yo!"

“...Que?”

Ella miró al Rey Hechicero en busca de ayuda y él se cruzó de brazos y miró a Neia.

"Veo que lo entiendes. Es verdad. Ella es mi maestra".

"¡No, no! ¡Espere un momento! ¡¡Su Majestad!!"

¿Qué demonios estaba diciendo? En verdad, no tenía talento para hacer bromas.

Cuando vio cómo Neia agitaba las manos con pánico, el Rey Hechicero se rió entre dientes.

"Mm. ¿Te sientes relajada ahora?"

“Eh?”

"Ah... Fue una broma tonta."

Revoloteando su manto con los movimientos reales de un rey, el Rey Hechicero se volvió para mirar al demihumano que tenía ante él.

Soy la entidad que envió a los no-muertos a tu lado. Soy el rey eterno que gobierna un país al noreste, el Rey Hechicero Ainz Ooal Gown del Reino Hechicero. ¿Y cuál es tu nombre?"

"Mi nombre es Buser -- el Gran Rey Buser... Oh Rey Hechicero, ¿qué tal la mujer a tu lado?"

"Ella es mi compañera. Entonces, ¿qué quieres hacer? ¿Preferirías que te mate yo? ¿O arrodillarse en servidumbre? Escoge lo que quieras."

"¡Con mi nombre como Señor en juego, una vez que me arrodille en señal servilismo abre perdido!"

Buser levantó su escudo y avanzó, levantando su espada en posición horizontal. Parecía una cabra a punto de cargar.

"Entonces jugaré contigo un rato. --Baraja-san, tú siéntate y mira. Hablando de eso, cabra. Estás equipado con todo tipo de objetos mágicos, pero no detecto magia en tu cintura. ¿Es algún tipo de artículo especial?"

"Fuhahaha. Lo llaman moda. Son huesos ".

"Eso me recuerda a mis subordinados."

Neia se estremeció por detrás al oír eso. Así que tenía esa clase de subordinados...

"Están muy bien hechos, ¿no? Los elegí cuidadosamente de esta ciudad, ¿sabes?"

"... ya veo. Lo entiendo. Simpatizo con tus sentimientos. Parece que esta "moda" es muy importante. Mis doncellas me lo han enseñado muy bien... bueno, empecemos. "「Create Greater Item」"

Después de lanzar su hechizo, una espada negra azabache apareció en la mano del Rey Hechicero.

¿Por qué Su Majestad usaria un arma?

El Rey Hechicero debería haber sido un hechicero misterioso. Y uno de los mejores para empezar.

En ese caso, las armas sólo se usarían después de que se le acabara el maná y las opciones. Los hechiceros lo sabían muy bien, por eso no portaban ningun arma.

El Rey Hechicero debe haber elegido pelear con una espada por alguna razón.

¿Podría ser que ha gastado una gran cantidad de maná? Eso sería malo... Su Majestad vino aquí a luchar con Jaldabaoth...

Después de los repetidos lanzamientos de 「Fireball」, el hechizo que había despejado a un gran grupo de enemigos y ademas-- sus invocaciones masivas de no-muertos -- ella podía entender si su maná había sido fuertemente agotado.

El hechizo para convocar a esos no-muertos debe haber sido de un nivel bastante alto...

Aunque ella no sabía lo poderosos que eran los Espectros de Alto nivel, eran definitivamente más fuertes que los Espectros normales. Por lo tanto, convocar a tantos Espectros de Alto nivel habría requerido mucho poder.

Bajo circunstancias normales, cada vez que un sacerdote lanzaba un hechizo para invocar ángeles, sólo podía convocar a uno al mismo tiempo. Si estuvieran dispuestos a convocar ángeles más débiles, podrían llamar a múltiples entidades. Por esa lógica, debe haber usado un hechizo de muy alto nivel - posiblemente un hechizo inimaginablemente potente del sexto nivel.

... El sexto nivel...

Neia dio un suspiro

El sexto nivel era un reino donde nadie había explorado antes. Según la leyenda, la Reina Santa podría usar hechizos del cuarto nivel. Esto estaba dos niveles por encima de ella.

Podría haber sido un reino más allá del conocimiento común, pero el Rey Hechicero podría haber sido capaz de hacerlo realidad.

Tal vez, si ese hechizo de invocación fuera de sexto nivel, ese enorme gasto de maná sería comprensible. Pero en ese caso, ¿no sería mejor que yo ayudara al Rey Hechicero?

Neia miró la espalda del Rey Hechicero mientras se enfrentaba al demihumano. El demihumano que podía ver sobre el hombro del Rey Hechicero era muy fuerte e incluso varias Neias no serían útiles. Sin embargo, el Rey Hechicero se comportó con una actitud abierta y directa, sin señales de que estaba escogiendo una pelea que no podía ganar.

¿Será que Su Majestad es un caballero místico de algún tipo?

Había beneficios e inconvenientes al mejorar la esgrima y la hechicería. Los beneficios incluían poder usar muchos métodos de lucha, pero los inconvenientes eran que era difícil alcanzar la verdadera excelencia en ambos.

Entonces, ¿cuál era la verdad sobre el Rey Hechicero?

Los dos se estudiaron el uno al otro y luego avanzaron lentamente.

Cerraron la brecha entre ellos, hasta que estuvieron a tiro de espada. Buser fue el primero en hacer un movimiento.

“「Shield Bash」.”

Una descarga repentina, hecha con un escudo frente a sí mismo. Y el Rey Hechicero lo atacó de frente con su espada.

Como era de esperar, no había forma de retener la fuerza de ese inmenso cuerpo que de repente avanzaba. El Rey Hechicero fue mandado a volar. No, sus pies aún estaban firmemente plantados en el suelo cuando aterrizó, así que eso no encajaba del todo. Más bien, lo habían derribado.

Mientras que el hecho de que el Rey Hechicero, que podía aplastar el cráneo de un Bafolk con las manos desnudas, había sido derribado, era bastante sorprendente, pero seguramente un cuerpo de huesos no sería capaz de defenderse completamente contra ese ataque. Por lo que Neia sabía, había un arte marcial avanzado llamado 「Fortress」 que podía anular completamente la fuerza de un impacto, pero era una técnica que sólo un guerrero veterano podía usar.

Los dos se adelantaron y ambas armas chocaron.

Su movimiento de ida y vuelta era demasiado rápido para que los ojos de Neia lo siguieran. Lo único que podía ver era el breve momento en que sus espada se golpeaban entre sí y se congelaban en su lugar.

Si Neia se uniera a esta batalla, seguramente moriría mutilada.

El acero chocaba con el acero a altas velocidades y el sonido penetrante del metal resonaba por todas partes.

Ambos tenían una fuerza de brazo equivalente, por lo que cuando cruzaban las armas, sus ataques y defensas tenían lugar simultáneamente.

¿Debería ella estar impresionada por cómo Buser podría balancear una espada tan pesada con una mano o mostrar respeto al Rey Hechicero por usar una espada de dos manos mientras era un hechicero mágico?

Esta era una batalla de alto nivel del tipo que nunca antes había visto y Neia estaba segura de que no podía interferir.

Para no interponerse en su lucha, Neia lentamente se movió detrás de un pedazo de escombro y se escondió.

Se están golpeando entre sí así, pero ninguno de los dos está herido... hablando de eso, el Rey Hechicero parece un poco demasiado fuerte...

El cerebro de Neia ya no podía reaccionar ante un hechicero mágico que podía luchar con una espada hasta este punto.

¿Usó algún tipo de hechizo increíble?

Todo lo que Neia podía hacer era atribuirlo a un hechizo superpoderoso del que nunca antes había oído hablar.

Incluso asi--

Si esto sigue así, no hay duda de que el Rey Hechicero ganará. No, ¿estara planeando alargar la batalla con ese objetivo?

Los no-muertos no sentían fatiga y no se debilitarian en combate. Todo esto era desfavorable para Buser. Aunque Buser parecía darse cuenta de esto, porque su cara empezó a retorcerse.

Si tuviera algún tipo de carta de triunfo--

Neia estaba conmocionada. El Rey Hechicero había lanzado repentinamente su enorme espada contra Buser.

Después de eso, un cono de luz apareció alrededor de Buser y bloqueó el arma lanzada.

La burbuja de luz desapareció y la espada lanzada solo rasguñó ligeramente a Buser.

¡Esto es malo!

Neia se preparó para salir corriendo de detrás de su cubierta. El Rey Hechicero tenía las manos vacías.

“--Eh?”

En algún momento, una alabarda negra azabache había acabado en las manos del Rey Hechicero.

Buser debe haber sentido lo mismo que Neia. Sus ojos eran tan amplios como platos.

"No hiciste un hechizo, ¿cómo lo hiciste? ¿Y a dónde fue esa espada que tiraste?"

"Simplemente lancé un hechizo silencioso. No te preocupes por eso... Está bien, un subordinado me enseñó esto, pero no estoy muy seguro de mis habilidades. Me disculpo por adelantado si termino haciendo algo tonto.

El Rey Hechicero preparó su alabarda. Irradiaba una extraña sensación de opresión.

Los guerreros a menudo favorecían las armas con el mismo tipo de alcance. Espadas, hachas, mazas, ese tipo de cosas.

El Rey Hechicero usó el impulso para balancear su alabarda. Atacó a los pies de Buser -- que eran difíciles de defender -- con un movimiento arrollador. Era una técnica que sólo se podía realizar con un arma de balanceo.

Así como Buser bajó su espada para intentar bloquear el ataque, la alabarda saltó repentinamente.

Era una finta.

Era un movimiento que requeriría una considerable fuerza de brazo para funcionar, pero Buser levantó su espada para bloquearla en un instante.

Como era de esperar, el Rey Hechicero favorecía la espada y no parecía muy hábil con la alabarda. Aunque replicó con elegancia los ataques de libros de texto, parecía que había algo extraño en sus ataques e incluso Neia podía notarlo con sus ojos.

Tras bloquear el impulso de la alabarda, Buser dio un salto hacia atrás.

“「Sandstorm」!”

Las partículas de arena procedentes de la espada se extendieron como una pared, corriendo hacia el Rey Hechicero.  Probablemente habían oscurecido la visión del Rey Hechicero completamente.

Mientras dudaba de si el Rey Hechicero tenía ojos, tener la visión bloqueada era una tremenda desventaja.

“「Brief Seal」!「Grand Power Strike」!”

Uno era un arte marcial que Neia no entendía, mientras que la otra era una técnica avanzada, un golpe de poder que infligiría daño adicional. Después de usar ambos, Buser ataco, más rápido que antes.

Las decoraciones del cuerno de Buser brillaban con una extraña luz y parecían estrellas fugaces.

“Yeeeeeeaaart!”

“Hmph!”

El Rey Hechicero recibió el golpe con su alabarda.

“Haha!”

Y Buser se rió.

Sonó el sonido del metal que estaba siendo triturado.

Los ojos de Neia se abrieron de par en par.

"¡Podría ser! ¡Un ataque contundente!"

Los ataques contundentes dañaban directamente las armas de un enemigo, pero la cantidad de daño influyó en gran medida en la composición de ambas armas y su potencial de daño. El arte marcial de Buser probablemente tenía la intención de fortalecer estos dos atributos.

Neia comenzó a sentirse ansiosa, pero en el siguiente momento, se quedó inmóvil al ver a Buser mirando fijamente con los ojos abiertos.

"¡Está ilesa!"

Buser gritó con asombro.

"¿Qué demonios es esa arma?"

Mientras Buser se recuperaba, su expresión cambió por completo y sin ninguna intención de presionar la ofensiva, el Rey Hechicero giró su alabarda, trazando un hermoso arco en el aire.

"... Sabes que hice esta arma con mi magia, ¿no? ¿Cómo podría romperse tan fácilmente?"

"Pero las armas hechas por magia son frágiles, ¿verdad?"

"Parece que has tenido experiencia luchando contra oponentes con armas invocadas, pero es peligroso estar atado por una visión del mundo tan fija, ¿no? En otras palabras, podría haber oponentes que puedan hacer armas que no puedas romper."

El Rey Hechicero soltó su alabarda. La alabarda desapareció entonces, como si se estuviera derritiendo en el aire. Lo mismo debe haber pasado con la espada hace un momento. Después de eso, el Rey Hechicero decidio agarrar algo del aire y esta vez tenia una espada negra en cada una de sus manos.

"... Ahora entonces, ¿qué vas a hacer? ¿No me digas que ese ataque fue tu as bajo la manga? ¿Puedes ayudarme a ganar más experiencia?"

El Rey Hechicero dio un paso adelante, acortando la distancia entre ellos,

"... Si tienes más cartas de triunfo, será mejor que te apresures y las uses, ¿no?" No soy tan amable como para dejar vivir a un enemigo inútil ".

"¡Ku, kuku! ¿Qué estás diciendo, no-muerto! De hecho, estoy muy impresionado por cómo te las arreglaste para defenderte de mi ataque. Muy bien hecho. Sin embargo, eso fue porque estabas centrado en la defensa. Sé que no te cansarás, así que sientes que puedes vencerme si me cansas".

¡Vio a través de él!

Neia se sentía nerviosa de nuevo. Incluso ella lo había notado. Buser, un guerrero mejor que ella, no podía no haberlo notado.

"Ya veo. Eso fue lo que pensaste. De hecho, estarías en lo cierto al pensar eso. Pero desafortunadamente, eso no es todo ".

El Rey Hechicero extendió sus brazos y se acercó. Las espadas en sus manos desaparecieron como el humo.

"Mira--"

Buser acuchillo ese cuerpo desprotegido más rápido de lo que Neia podía gritar.

Después de eso--

“...Que?”

Buser frenéticamente y repetidamente balanceó su espada.

"¡Por qué! ¡¿Por qué?! ¿Qué es esto!?"

Gritó con cada oscilación que hizo. Eso era porque el Rey Hechicero estaba ileso a pesar de recibir cada golpe.

"En ese caso..."

Buser sujetó su escudo y usó un arte marcial. Sin embargo, el Rey Hechicero permaneció impasible a pesar de recibir la embestida del escudo.

Al contrario, fue Buser quien tropezó.

"¿Por qué... por qué...?"

A los humanos les costaba mucho leer expresiones demihumanas, pero ahora mismo era muy fácil.

En su cara estaban las emociones del terror y la desesperación.

"... las artes marciales son una técnica desconocida para mí. ¿Las artes marciales derivan de las habilidades o son la magia de un guerrero? Hasta ahora, no lo sé. Aun así, ¿no crees que cuando luchas contra un oponente de igual habilidad, la victoria puede ser decidida por la experiencia y el conocimiento de las artes marciales? Por eso decidi tomar tus ataques de frente. Sin embargo... ya has usado todos tus movimientos, ¿no?"

El Rey Hechicero se encogió de hombros de manera exagerada y al mismo tiempo arrancó uno de los nueve anillos que llevaba del dedo.

No pasó nada más. Ese fue el único movimiento que el Rey Hechicero había hecho. Sin embargo, un aire anormalmente espantoso y frío llenó toda el área.

Neia miró rápidamente al cielo. Casi había pensado que el sol en el cielo se había congelado y se había roto. Sin embargo, el sol seguía allí, derramando su resplandor.

Entonces, ¿esta emanación helada y negro azabache podría ser algo liberado por el Rey Hechicero? ¿Podría un solo individuo producir una presencia como esta?

Este es el Rey Hechicero. Esta es la verdadera forma del hechicero que mató a un ejército de decenas de miles...

"Al parecer ya no hay necesidad de pelear contigo."

Dio un ligero paso hacia Buser.

Buser, por otro lado, dio un tembloroso paso hacia atrás. Era como si le hubiera empujado una presión invisible que irradiaba del Rey Hechicero.

Buser podía sentir esa presencia anormal más agudamente que Neia. Tenía muy claro que el Rey Hechicero no era un oponente contra el que podía oponerse. La forma en que su piel se erizo al final lo demostró.

"Espera un momento. No, espera un segundo. Te lo ruego, ¡espera un poco!"

Buser levantó su mano derecha y dejó caer al suelo la espada que sostenía.

"Me-Me rindo."

“mm.”

"Tengo información sobre Jaldabaoth. ¿Qué le parece eso? Eso debería ser muy útil, ¿no? Definitivamente será útil ".

"Ya veo".

"... Además, hay más. Quieres pelear con Jaldabaoth, ¿verdad? Soy mucho más fuerte que los seres humanos. Puedo arreglar que mi tribu te ayude a luchar contra Jaldabaoth, ese pedazo de mierda de Jaldabaoth. ¿Qué te parece eso?"

“Oh.”

"... ¡Espere, por favor espere! ¡Eso no es todo! Si quiere, puedo darle una parte, ¡ o mejor, todo mi tesoro reunido! Eso debería ser suficiente para pagar mi vida, ¿no?"

"¿Eso es todo? ¿Terminó la venta?"

"Oh, uwah, eh," Buser miró frenéticamente a su alrededor y luego miró una vez más al Rey Hechicero. "Sí, sí. No, no es eso. Yo, tengo más, mucho más que ofrecer. Puedo ayudarle a conseguir lo que quiera... no. ¡Definitivamente se lo conseguiré! ¡De verdad! ¡Por favor, créame!"

"Mm. Lo que realmente quiero es algo que nunca podrás conseguir ".

Neia sintió la infelicidad en el tono del Rey Hechicero. Naturalmente, Buser, quien lo miraba fijamente, debió sentirlo aún más fuertemente.

"Espera, espera, espera un minuto. En serio, espere un poco. Aw, heh, heheheheh."

Se estaba riendo como un pececillo. La actitud real que había mostrado cuando los había enfrentado en la plaza no se veía por ningún lado.

"Siento si dije algo equivocado. No, me disculpo. De verdad. Fue culpa mía. En serio."

“Hm…”

"Entonces, entonces, ¿Que opina? Yo. Yo, yo, este siente, que puede serle útil. Hehe. Qué estúpido fui al convertirme en enemigo del gran rey de los no-muertos. Por lo tanto, si me diera la oportunidad de compensar ese error, no os arrepentiréis ".

Buser se puso de rodillas y agarró sus manos mientras rezaba pidiendo misericordia.

Qué pose tan patética. Sin embargo, Neia no pensaba eso en absoluto. No, ella ya había aceptado que ésta era la acción apropiada que un enemigo debería estar tomando cuando se enfrentaba a la verdadera forma del Rey Hechicero. Al mismo tiempo, recordó vívidamente las palabras de aquel Naga que habían conocido en el reino Hechicero:"Un hombre sabio se arrojaría inmediatamente a sus pies y rogaría misericordia".

En ese caso, el destino de los que no se arrodillaron era...

"Ya veo... bueno, me gustan los que entienden que se han equivocado y trabajan duro para corregir sus errores."

"¡Eso, eso significa!"

La cara de Buser se iluminó de alegría. Sin embargo, esa alegría fue arrebatada en un instante.

Sin embargo, si te dejo convertirte en uno de mis subordinados, Pestonya y Nigredo no serían felices. Además, no voy a desperdiciar nada como sólo usar el cráneo. Haré uso completo de cada parte de ti.

Ahora muere, dijo el Rey Hechicero mientras erigía un delgado dedo.

"¡Aiiiiiieee! ¡No, no, nooooo! ¡No quiero morir! ¡Espere! Se lo ruego!!!! ¡Por favor, se lo suplico! Yo, yo todavía, todavía tengo algo de valor! Soy lo suficientemente útil para hacerle feliz. ¡De verdad! Créame!!"

"Todas los seres vivos deben morir. La diferencia está en cuán temprano o tarde se encuentran con su destino."

"¡No!" ¡No me mires de esa manera! ¡No, no me mates!!"

Buser se puso en pie, luego se giró y huyó.

Neia miró atónita a la velocidad con la que los vivos podían correr cuando la muerte se acercaba.

Sin embargo, el hechizo del Rey Hechicero era aún más rápido.

"Inútil -- 「Muere」."

No pasaba nada. No hubo una gran explosión, ni cataratas de relámpagos rugientes.

Buser simplemente cayó de rodillas y se desplomó.

Eso fue todo.

"Bueno, es una pena lo de la información... bien, así es como es. ¿Alguna objeción, Baraja-san?"

"Eh, no, en absoluto, las decisiones de Su Majestad son impecables."

"¿De verdad? Bueno, entonces... ve a buscar a los Paladins. Diles que me he ocupado del líder de los demihumanos. Aunque... esto es algo malo..."



Comentarios

  1. pta que sad. mas o menos cuando terminan este? gracias traductor sama.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Diria que desde "el desconcierto del rey hechicero... Hacer sufrir a los humanos" estarian por el 40% de esta tercera parte

      Eliminar
    2. gracias enserio. por cierto tienen alguna publicidad? para asi desactivar el Adblock tranquilamente.

      Eliminar
    3. Ninguna publicidad. Aunque aveces me preocupa que encuentro visitas provenientes de india y rusia. y cuando veo su direccion son paginas de ventas o mercadeo. No sera posible que hayan hackeado la pagina o algo asi, verdad? xD!!

      Eliminar
    4. jajaja no quédate tranquilo, solo están usando proxy. igual ¿no pagan por el host de la pagina?

      Eliminar
    5. El host es el de google. me gustaria comprarle el certificado de seguridad https pero es costoso y no se si valga la pena el gasto. En fin, no habia pensado en los proxys. asi que gracias, me despejaste una duda que hace tiempo venia creciendo.

      Eliminar
  2. Jajaja ya sabía q haría eso XD maldito ainz rebajando a la cabeza para q nazca otra más manipulable XD gracias por la traducción owo

    ResponderEliminar
  3. Ya nos queda tan poco para que se acabe el volumen !!! T-T solo queda la parte 3 y 4 agiu agiu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con el arma que le presto a Neia , Ainz quiere hacer ver que las armas con Runas de su nacion son poderosas (Publicidad).

      Eliminar
  4. Jajaja la capitana Remedios Custodio en verdad que me molesta mucho, es un personaje que a pesar de ser fuerte no se lo merece y trata de que las personas de su alrededor sigan su forma de pensar. Como dice Ainz-sama en las guerras no se pueden salvar a todos. Espero que los paladines cambien su forma de pensar sobre la justicia porque como les esta sirviendo no sobrevivirán mas tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En verdad lo que ainz quiere hacer ver es loinutiles q son solo usan espadas wtf y claro votarla para alguien más manipulable
      Son igual que shaltear crellendo que con musculos y habilidades ya son los más chingones xD

      Eliminar
  5. vamos a ver una persona con grado militar no se da cuenta que si rebela que el uso de renes es eficaz el enemigo los usara y los matara 1 por 1 y lo mas importantes se les olvido que anis puede revivirlos ?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerda que la magia para revivir a los muertos solo funciona en muy pocos individuos porque si tratan de revivir a gente dedil no servirá porque deben gastar esencia vital (puntos de experiencia) para volver a la vida cosa que no tiene en ese mundo y solo los seres humanos mas fuertes podrán volver a la vida.

      Eliminar
    2. Además que no es su rey es un invitado no le pides a un invitado que haga todo por ti 😒😒 y el escritor aclara que ella llegó ahí por sus músculos no por su inteligencia la cual era nula

      Eliminar
    3. Si puede revivir gente, la magia del nuevo mundo gasta vitalidad, la de ygdrassil consume xp, al principio Ainz penso si deberia de revivir a los aldeanos del pueblo carne, como tal puede revivirlos, pero gastar items por gente que desprecia a los no-muertos e intenta manipularte para usar tus poderes? nel pastel, aun asi supongo que en parte es que o usa magia de Ygdrassil cosa que no puede por ser un no-muerto, usar un item cosa que debe tener cooldown y estar limitado o items consumibles, seria solo perdida

      Eliminar
    4. Exacto vitalidad, pero un niño moribundo desnutrido con una terrible inanición tiene vitalidad de sobra? Era una tontería revivirlo si lo unieran echo estaría en coma o estado vegetal que sería casi lo mismo que estar muerto y eso si tuviera mucha suerte el chaval

      Eliminar
    5. En verdad creo q con los hombres lagarto probó que no necesitaba cosas de ydrassil

      Eliminar
  6. mi dosis diaria de overlord :D Gracias!!! Rayos.. si siguen así después sera difícil tolerar abstinencia XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajjajajaja todos pensamos y sentimos lo mismo, lo que mantiene la esperanza es que el volumen 13 no está a algunos meces según dicen. Pero si me dicen que tengo que esperar un año puffff me tendré que buscar otra droga jajajajajjaja

      Eliminar
    2. Deberias leer Dungeon Defence si no la has leido ya. Me entere que la proxima semana se estrena el volumen 5 y estoy ansioso por empezar la traduccion.

      Eliminar
    3. Bryan C podría darme una síntesis de que se trata "Dungeon Defence" a ver si me animo a leerla.. ¿O se encuentran los volúmenes ya traducidos en esta pagina?

      Eliminar
    4. Si la buscas aqui te llevara al fansub que ya tradujo los 4 volumes actuales. y si, la recomiendo al 100%. esta en mi top 10 de novelas que debes leer. Trata de un demonio que paradojicamente desea salvar al mundo. Es un poco mas complicado que eso, pero su escritura en primera persona hace que nos sintamos a gusto con las acciones de los personajes toman porque cuando llegamos al final, nos damos cuenta de que todo tiene sentido. No es una de esas obras donde todo se soluciona por un "deus ex machine" o por arte de magia. Es una obra que cuenta la lucha entre humanos y demonios, El heroe y el villano, justicia e injusticia. Una obra donde se sienten los matices de que el mundo no puede ser visto ni de blanco ni de negro. es un libro genial. Al mismo nivel que overlord para mi gusto.

      Eliminar
    5. Bien agradezco la publicidad, y como buen vendedor que eres XD me llegare al libro, necesito tener que leer porque u.u este de acá me tiene bueno... Ya se imaginara, MUCHAS gracias por la recomendación y por la verificación de su ubicación como también la buena presentación que le das a la historia.

      Eliminar
    6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    7. Ah claro que también sigo al querido, desquiciado e intrigoso Lord Demonio Dantalian. Otra novela que también recomiendo, siguiendo el estilo oscuro, sería nidome no yuusha wa fukushuu no michi wo warai ayumu. Y en cuanto al campo de los badass, mundos alternativos y aventura : (1) World teacher-agent with other worldly education methods, (2) Arifureta shokugyou de sekai saikyou y (3) Tate no yuusha no nariagari (P.D. no estan ordenados en orden de valoración jaja solo conforme los fui recordando). Otro super badass de las novelas también sería: Tales of demons and gods (altamente recomendada).

      Eliminar
    8. el anterior comentario lo elimine por un obvio error de ortografía jaja no piensen mal XD

      Eliminar
    9. E visto las críticas de la novela recomendada y pufff todos dicen que es droga pura y dura a la par dé OverLord el problema radica en la velocidad de lectura y la forma de leerla. Dejo de comer, de dormir, de ir al gym por qué me engancho muy fuerte a las novelas hasta que las termino pufff tengo desde que salió este volumen que no voy al gym jajajajaj y no me arrepiento jajajajajja pero casi descuido los estudios y eso me preocupa jajajajajja

      Eliminar
    10. También de una vez he revisado las demás recomendaciones de novelas ligeras que has puesto KRON y la verdad leer las primeras hojas de cada uno hizo que me engancharan rápidamente. Las terminare de leer hasta donde alcance la traducción en donde están. Gracias por abrirme a nuevas fronteras.

      Eliminar
    11. De nada Emmanuel y por cierto la mayoría de estas novelas ya tiene su manga publicado, aunque no están muy avanzados y en ocasiones omiten (con más regularidad de lo que quisiera), cambian o añaden nuevos eventos, por lo que la historia suele diferir un poco de las novelas. En lo personal prefiero las novelas ya que me ayudan a entender mejor la personalidad de los personajes y a descubrir cosas que se escapan a la vista en el manga. Además uno se pica tanto con la historia que el manga se te queda corto. Novelas hay muchas y para todos los gustos, sin más preámbulo, ve y conquista.

      Eliminar
  7. Creo que la piel será para disfrazarse, y entrar en algunos lugares, para obtener algo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No seran las pieles que utilizan en Nazarick para crear los pergaminos porque digo que si.

      Eliminar
    2. Si eso es lo más probable los pergaminos usando piel de seres que pueden usar magia quizá sea lo adecuado además de que esto crearía tenor y haría ver a demingur como el ser más malvado y a ainz el más benévolo por vencerlo no me sorprendería que la batalla final se hiciera alrededor de cadaberes de niños

      Eliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. yo me enamore de albedo con ese uniforme !!!!!!!!!!!!!!!!!! de donde conseguiste esa imagen? y si tenes mas grande mejor para descargar xDDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La imagen es So-bin el ilustrador de overlord. si quieres una copia de mejor calidad, solo dale click en buscar imagen y encontraras una de mejor resolucion.

      Eliminar
    2. gracias man ya encontre y fijado como fondo del movil!

      Eliminar
  10. Uffff, cada actualización de la historia me emociona mas

    ResponderEliminar
  11. me tiene las bolas podrida esa remedios!!!! my gosh que alguien le mate o que la saquen!!!

    ResponderEliminar
  12. Traductor sama, ayer estuviste asta las 12 pm (hora de mi país) traduciendo, ahora son las 7 am y sigues. seguro eres dios ¿No?.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde mi perspectiva estuve hasta las 3 am y ahora son las 11 xD. y bueno, ya son las ultimas paginas de overlord. Me quedan 40 paginas y el libro se termina. Que melancolico

      Eliminar
    2. entonces no vas a quitar el mensaje hasta que termines el libro?

      Eliminar
    3. Bryan C, ¿has eliminado el anterior mensaje por algo?

      Eliminar
    4. Si, pense que terminaria mas rapido de lo que previne. Esta parte estara lista en minutos. pero la siguiente me tomara todo el dia.

      Eliminar
    5. Enserio muchas gracias por tu trabajo de traducción Bryan C.

      Eliminar
  13. ya termino o sigue traduciendo esta parte? D:

    ResponderEliminar
  14. Gracias por la traduccion..!!
    Una pregunta nomas que no pude entender bien ¿por que Ainz dice que Pestonya y Nigredo no serian felices si lo dejara vivir?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizá porque ellas valoran mucho a los niños y el Rey Buser exhibía cráneos de bebes en su cintura por simple moda

      Eliminar
  15. Es necesarios sacrificios para poder salvar a todos, yo pensé que perdonaría al líder Demi Humano

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Overlord Volumen 12

El Emperador Demonio Jaldabaoth
Parte 1
El Reino Santo era una nación que ocupaba la península al suroeste del Reino de Re-Estize.

Era un país altamente religioso, dirigido por una Santa Reina que podía usar la magia divina y que estaba estrechamente afiliada a las iglesias. Dicho esto, no estaban tan orientados a la religión como la Teocracia  Slaine.

Overlord, Volumen 12, Capitulo 3, FINAL

Parte 4

Tanto la recuperación de la ciudad como la liberación de sus ciudadanos eran algo triviales ante el poder del Rey Hechicero.

Los paladines y reclutas atacantes estaban virtualmente ilesos y aunque algunos de los residentes encarcelados perdieron la vida en el caos, fue una cantidad sorprendentemente pequeña.