Ir al contenido principal

Zero no Shalltear, Capitulo 3


Al final del día


En la torre más alta de la academia, rodeada de gárgolas y enredaderas, en una sala bañada de libros, artefactos mágicos y papeleo, se encontraban dos hombres de aspecto académico. Mientras uno de ellos se hallaba sentado en su escritorio con una cara plana sin dejar escapar emoción alguna, el otro se encontraba de pie reportando su experiencia con tanta emoción y dramatismo que era trágicamente perjudicial para su credibilidad.

El profesor Colbert tuvo en definitiva uno de los peores días de su vida. No solo había permitido que un ser extremadamente peligroso traspasara la seguridad de la sala de invocación, sino que adicionalmente había dejado que uno de sus estudiantes saliese herido de gravedad y todo esto mientras se encontraba paralizado por el terror.

Desde entonces y hasta ahora habían pasado unas cuentas horas y con cada minuto que pasaba era inevitable para él, recriminarse y avergonzarse por su lamentable comportamiento. El, que era uno de los profesores más experimentados y respetados de la institución, había caído tan bajo que ya no se sentía el mismo.

Así entonces, ubicado en el punto más bajo de su carrera, el profesor Colbert no tuvo más opción que reportar todo lo que observo en el incidente al director de la academia, un hombre de avanzada edad, con el cabello y barba blancos que le daban un toque místico y especial, como si con su mirada pensativa pudiese ver el destino mismo del mundo y de sus divergencias. Bastaba con decir que para el profesor Colbert, el director era un hombre digno de confianza.

“Si es el director, de seguro encontrara una solución a todo esto”. Pensaba firmemente el profesor Colbert que siguió relatando cada detalle por vergonzoso que sea.

Sin embargo, el hombre frente a él, no reacciono como hubiese esperado que lo haga, sino que con cada palabra que avanzaba en su informe, la cara del director mostro menos y menos preocupación, como si nada de lo que dijese fuese cierto o no tuviese importancia.

Y para Colbert, esto era algo confuso. Ver al director mostrando una expresión tan fuera de sí, solo avivaba su desconcierto, ya que el creía firmemente que la situación ameritaba un cierre temporal de la academia, así como el llamado a las fuerzas, para lidiar con ese monstruo.

“eso es todo director. Lo-lo siento mucho. Sé que debí haber hecho algo más, pero …” el señor Colbert se detuvo justo ahí, meditando momentáneamente la continuación de su frase. sin embargo, el anciano frente a él, lo detuvo de improvisto obligándolo a cerrar su boca y poner atención a lo que el otro hombre estaba por decir.

“está bien profesor. Entienda por favor que esta no es la primera ni será la última vez que una criatura invocada se descontrola y hiere a un estudiante.” Dijo el director con un tono que hacia sus palabras artificialmente más sabias.

“¡pe-pero, señor director! ¡No podemos dejarlo así! Estoy seguro que, si la señorita de la Vallière no la hubiera detenido en ese momento, ¡esto habría terminado en una masacre!” respondió el profesor con el temor claramente visible en su cara de que el director no había captado lo peligrosa que esta situación era en verdad.

“señor Colbert, por favor, entienda. A lo largo de la historia de esta academia, accidentes así han ocurrido en más de una ocasión. Pero siempre lo hemos solucionado gracias a la magia curativa. Desde quemaduras a regeneración de órganos o miembros. Nunca nos hemos preocupado de que un estudiante quede invalido o herido permanentemente.”

“pero, eso no…..” El señor Colbert se sentía verdaderamente abatido. Como si un balde de agua fría hubiese sido vertido sobre él.

“calma, calma profesor. No podemos dejar que este incidente se nos vaya de las manos. Debemos actuar con cautela y en calma. Recuerde que estamos a cargo del futuro de todos los nobles de este país. Y lo que menos necesita la academia es un escándalo por una de sus tradiciones. Por ahora, castigaremos a la señorita de la Vallière suspendiéndola de la academia durante una semana. Se le informara adicionalmente que, de no poder controlar a su familiar en ese tiempo, se considerara que no tiene los requisitos necesarios para seguir cursando su año electivo”

“¿Qué?, ¡no!, ¡no podemos hacer eso director!” grito el profesor Colbert con visible urgencia.

“¿No podemos?” preguntó el director en un tono sarcástico. “Muy bien. No quería llegar a esto, pero ya que lo menciona profesor, le recuerdo que la sala de invocación contaba con la seguridad necesaria, para poder repeler cualquier tipo de ataque o violencia. Esto es conocimiento común”. Digo el director con firmeza.

“Esa misma protección es la que usted deliberadamente desactivo, permitiendo que todo esto ocurriera. Así que en lo que a mi concierne, usted es el que menos derecho tiene de juzgar como debe manejarse o ¡no!, la situación. ¿le quedo claro, profesor Colbert?” Dijo el director con un tono que no se sentía nada amigable.

El profesor Colbert realmente no supo cómo contestar. El mismo sabía que gran parte de toda esta situación era su responsabilidad, pero precisamente por eso, es que estaba aquí dando la cara y ofreciéndose para lo que se necesite. Sin embargo, el director de la academia le estaba ordenando dejarlo así, sin más. Le pedía que se olvide de su falta y que haga de cuenta que nunca había pasado. ¡Esto, esto era inaudito! No permitiría que la seguridad de los estudiantes, peligre por meros formalismos o por cosas como la reputación de la academia.

A lo largo de sus años como profesor, Colbert siempre había respetado al director, como una persona imparcial que siempre veía la verdad por lo que es y no por lo que se necesite. Pero ahora claramente ese no era el caso. En ese mismo instante, el profesor Colbert, no solo se sintió desolado, sino que triste, decepcionado y terriblemente preocupado por lo que el futuro podría deparar.

Cualquier sol que iluminara las futuras mañanas del señor Colbert, estaba siendo ocultado por la oscuridad que esa familiar y el director representaban. Eran un peligro, no solo para él, sino para todo el cuerpo estudiantil.

Lo peor de todo es que ellos quienes deberían de cuidar a sus alumnos, ahora le estaban pasando toda la responsabilidad de lidiar con ese problema a la señorita de la Vallière, quien no solo estará sola en esto, sino que además será expulsada en una semana si no lo soluciona. ¿¡Qué clase de estúpida decisión es esa!? ¿es que acaso pretenden dejar a su suerte a la pobre niña? ¿es así como trata la academia a sus estudiantes? ¿es así como yo la he estado tratando? Pensó el profesor que después de una larga pausa, finalmente pudo responder al director o mejor dicho al viejo frente a él.

“lo entiendo, señor director”. Dijo con el corazón destrozado. Sabía que pelear ahora era lo más tonto que podía hacer. Tendría que buscar ayuda por otros caminos.

Sin poder soportar estar en esa oficina un solo minuto más, el profesor Colbert se excusó y salió de la habitación tan rápido que sus pasos y el sonido de la puerta funcionando, crearon un ritmo especialmente agrio para la cara indignada del director que lo veía saliendo.

Colbert muy pronto se encontró lejos de la torre central de la academia y sin rumbo fijo solo deambulo mientras pensamientos de todo tipo florecían y se marchitaban en su cabeza.

Ni el frio de la noche, ni el silencio sepulcral y antinatural de los pasillos de la academia lo detuvieron de pensar en algo que no fuera una solución para este asunto.

Más de una vez se lamentó no haber hecho énfasis en el área de la magia ofensiva para intentar detener a ese monstruo por sí solo, incluso si eso significaría que su carrera o su vida podrían peligrar por ello. Pero recordar ese Fireball, su hechizo más poderoso siendo neutralizado tan fácilmente como si fuese basura, lo había dejado desesperado ante la perspectiva de que no podía ni acercarse a ese ser, incluso si lo intentara.

Fue finalmente la luz del amanecer, lo que le dio esperanza. Y una idea por donde comenzar.

Solo esperaba que la señorita de la Vallière, soportara hasta que el plan estuviese en marcha. Aunque era incierto, parecía posible que ella sobreviva y proteja a los estudiantes. Después de todo, ese ser, parecía obedecerla.

“Tendré que traerla sea como sea. El futuro de su hija y del país dependen de ello.” Dijo al cielo que poco a poco recuperaba su color celeste. "El título de la maga más poderosa del reino debe valer para algo después de todo" se dijo así mismo como si quisiera convencerse de algo que no sabía si era verdad. "¡Tiene que!".


♦♦♦



La vida de una persona ha llegado a un punto de inflexión cuando se desea de todo corazón estar soñando en vez de estar viviendo.

Es así como se sentía Saito Hiraga.

Todo apuntaba a que sería un día tan normal que no era digno de recordar los detalles. A qué hora se despertó, que vio en la televisión mientras desayunada, que le dijo a su familia mientras estos se iban de casa. Saito no podía recordar nada, porque nunca pensó que sería necesario hacerlo.

Y así paso el resto de su mañana.  No fue hasta que recordó que su ordenador estaba dañado, que decidió salir de casa para comprar las partes que necesitaba. Camino por el mismo sendero de siempre, no había nada extraño ni paranormal. Simplemente escucho la voz de un hombre que sonaba arrogantemente asquerosa y unos segundos después sus pies se hundieron en el suelo y lo siguiente que recordó era estar tendido en el suelo rodeado de miradas.

El mismo destino parecía burlarse de Saito Hiraga, ya que después de eso, no solo tuvo que aguantar el deseo incontrolable de golpear en la cara al tipo que aparentemente lo había traído a este mundo, sino que tuvo que soportar haber perdido su primer beso con él, enfrente de una clase entera mirándolo por completo. Quizás si esto hubiera terminado aquí, podría haberlo manejado de algún modo, pero después las cosas cambiaron sintiéndose como en una pesadilla.

Para su sorpresa, vio como una belleza de clase mundial, desprendía un aura de terror por sobre todos los presentes. No solo derroto al pobre hombre calvo que parecía ser el encargado de la clase, sino que además le corto las piernas a un estudiante y parecía lista para hacer lo mismo con todos los demás.

De no ser por esa chica de cabello rosado, creo que probablemente todos habrían terminado como protagonistas de una película de gore.

Con todo esto ocurriendo en apenas unos minutos. ¿Quién no se extrañaría si no pensara que estaba soñando?

Es solo que los sueños son demasiado ajenos a nuestro control para poder diferenciar la realidad de un desvarió. Hubiese querido despertar en ese mismo instante, pero una vez vieron que las dos chicas se habían alejado del lugar, todo mundo, incluido el maldito rubio que se encontraba a su lado salieron disparados huyendo por todo el campus de la academia.

Saito hubiese preferido quedarse ahí o al menos buscar ayuda de alguien que pudiera dársela. Pero no había manera. Como si se tratase de un chiste o un defecto en su oído, Saito pronto se dio cuenta de que no podía entender el lenguaje con el que hablaban. A nadie salvo el infeliz que robo su primer beso.  Además de eso, Saito no tenía que ser un genio para darse cuenta de que desde el momento que llego a este mundo, la mayoría de las caras a su alrededor, lo veían como si fuese algo inferior, una mera molestia que no ameritaba preocupación, una existencia que ensuciaba el aire que ellos mismos respiraban. Era imposible que Saito le pidiese ayuda a alguien que no solo no estaba dispuesto, sino que adicionalmente no le entendía literalmente. Por todo esto y más, Saito no tuvo más opción que seguir al rubio aterrorizado mientras este corría.

Siguiendo los caminos empedrados de lo que parecía ser el campus de un viejo y enorme castillo, muy pronto llegaron a lo que parecía ser una residencia estudiantil. Lo sabía porque la mayoría de los jóvenes se estaban dirigiendo ahí y debido a la gran cantidad de puertas en los corredores que sugerían ser cuartos privados para sus huéspedes.

Una vez dentro de la habitación, Saito al fin pudo respirar a gusto. Mientras se sentaba en la silla más cercana que encontró y se golpeaba la cabeza intentando buscar una explicación lógica a todo esto, el chico rubio no perdió ni una sola mirada en él y simplemente se hecho sobre la cama y cayo profundo sobre ella.

Durante todo el tiempo que estuvieron juntos, el rubio a su lado, se la paso deprimido y solo fue despertado de ese trance cuando finalmente la clase entera comenzó a asustarse. Saito comprendió que, aunque no lo quisiera admitir, parecía ser que el joven a su lado, era el único que podría ayudarlo a entender esta locura.

Con su apatía en parte derretida por la necesidad de llevarse bien con el joven, Saito no pudo evitar preguntar y ver como se encontraba. Después de todo, no parecía muy sano para el ambiente que ambos se quedasen callados sin decirse nada en absoluto.

"oye, estas bien?" Pregunto Saito con curiosidad.

Es verdad que no tenía cabeza para tener que preocuparse por alguien más aparte de él, pero esto era mera formalidad. ¿Qué derecho tenia de pedir ayuda, cuando ni siquiera estaba dispuesto a saludar a esa persona? Esto era solo cultura básica.

"holaa...."volvió a decir esta vez un poco más alto.

Al no ver reacción, Saito decidió levantarse de su silla y acercarse al cuerpo inmóvil sobre la cama.

"No estás muerto, ¿verdad?" Termino preguntando más para sí mismo que para él.

Pero esta vez, hubo reacción.

"jajaja. ¡Que grosero! No es así como deberías referirte a tu maestro" Digo el chico que parecía despertar de su trance.

"Lo siento, ¡pero en este momento no necesito un maestro! ¡Necesito respuestas!" dijo Saito que se alegró de que el otro joven al fin comenzara a hablarle.

"uhmm. Supongo que esta bien. No tengo nada mejor que hacer después de todo" dijo el rubio mientras se levantaba de su posición e inclinaba sus hombros en señal de resignación.

"¡genial!” Enfatizo Saito. "por ahora responde por favor. ¿Que es este lugar? ¿Quién en eres tú? ¿Porque estoy aquí? ¿Cómo puedo regresar a mi mundo? Y ¿porque solo tú puedes entenderme?".

"vaya, apesta ser tú. Solo estas lleno de preguntas" se burló el rubio.

"¡y de quien crees que es la culpa!" miro enfadado Saito que empezaba a perder la paciencia.

"bien, bien. Lo siento. Puedo entender que este confundido. Mmmm, a ver, ¿qué era lo primero?" El chico rubio tomo un par de segundos como si necesitara refrescar su memoria, se detuvo y comenzó a responder. " Creo que ya te lo dije antes, pero este no es tu mundo. Estas en el reino de Tristan y esta es la academia de magia más importante del reino. Aquí los nobles aprendemos a ser magos. La siguiente, he, si. ¡Oye! ¡Que grosero que no recuerdes mi nombre! Esta será la tercera vez que te lo diga, así que grávatelo bien" termino en un tono que esperaba confirmación.

Saito solo pudo asentir con la cabeza. La primera respuesta acerca de que esto era otro mundo, ya le estaba dando suficientes problemas como para intentar seguirle el juego al chico. En verdad, esperaba que esto fuese más bien algún país europeo, pero no parecía ser el caso.  Así que solo asintió con la cabeza con la ansiedad de las siguientes respuestas.

"muy bien, en ese caso, te daré el privilegio de saber mi hermoso y opulento nombre. Yo soy el grandioso Guiche de Gramont. Espero que estés agradecido, no cualquiera puede estar a mi lado." Dijo orgullosamente Guiche quien lo expreso con su cuerpo, haciendo una pose ligeramente ridícula.

Saito solo pudo suspirar al notar el tipo de personaje con la que había terminado, así que sin más que resignación a su complicada situación, movió su mano en señal de que debía proseguir.

Guiche no quedo muy a gusto por la falta de respuesta ante su presentación, pero sin más que decir siguió continuando.

"mmm, haber lo tercero, era, si, aham. Estas aquí, porque yo te invoque para que trabajaras como mi familiar. He de admitir que esperaba una criatura más gloriosa y digna de mi nombre y de mi bello rostro, así que espero que comprendas mi desilusión al verte a ti en su lugar".

"no te preocupes. La desilusión fue mutua" respondió Saito con desagrado.

Guiche lo miro con el ceño fruncido, al ver que su peculiar familiar no reaccionaba ante sus ingeniosas respuestas. "como sea. Solo recuerda que si debes culpar a alguien no me culpes a mí. Yo no te quería a ti cuando hice mi llamado. La única culpable de todo esto es tu suerte" Respondió tan seriamente como su cara se lo podía permitir.

Saito, sin embargo, se quedo en silencio, intentando contemplar las implicaciones de ese enunciado.

"por cierto. Es imposible que vuelvas a tu mundo, amenos que mueras en cuyo caso, solo tu espíritu volverá. Espero que entiendas que para regresar hace falta que alguien diga las mismas palabras, bajo las mismas condiciones. Es decir, alguien que iguale mi poder, así como mis afinidades. Debe decirlo bajo el mismo ritual mágico que viste cuando llegaste a este mundo y bajo las mismas condiciones atmosféricas y astronómicas. Si juntas todo, te darás cuenta de que es imposible que eso suceda. Así que lo siento. Pero tendrás que seguir tu vida aquí." Guiche dijo con un rastro de compasión en su tono.

"por último y quizás no te hayas dado cuenta hasta ahora. Pero el vínculo de maestro y familiar que poseemos nos permite comunicarnos, incluso si nuestros idiomas no son los mismos. Es por eso que no puedes entender a nadie más que a mí, ya que no nos comunicamos con palabras sino con una especie de telepatía".

Saito al final lo comprendió todo. Y era peor de lo que creía.

Como buen otaku, entendía superficialmente las implicaciones de ser enviado a otro mundo, en especial uno donde la magia existía.

Sin embargo, darse cuenta de que no habría manera de regresar a su mundo, de inmediato destrozo sus sueños de ser un gran aventurero o un mago súper poderoso. Incluso si así lo quisiera, Saito no se sentía nada diferente a como se sentía normalmente. No era ni más fuerte, ni más inteligente. Y tampoco podía hacer magia de la nada ni cualquier otra habilidad tramposa típica de estos casos.

Él era un simple humano, solo en un nuevo mundo, sin dinero, ni conocimiento, ni el sentido común para poder vivir tranquilamente. Además de todo esto, parecía ser que él era el esclavo de un imbécil. ¿Qué más podía pedirle a dios? ¿que una Loli gótica intentara matarlo solo por estar ahí?

Saito solo quería que todo esto fuese un sueño. De hecho, ya no quería pensar en nada más. Solo quería dormir hasta poder olvidarlo todo.

Con esa meta en mente, no tuvo más opción que acudir a la única persona quien podría ayudarlo.

“mmm, quiero dormir un poco. ¿Dónde debería hacerlo?” pregunto Saito con amargura en la boca. Incluso para él, se sentía súper raro, pedirle a un extraño un lugar para dormir porque no tenía nada. Era prácticamente menos que un vagabundo, porque ni siquiera sabía el idioma para poder mendigar en las calles.

Guiche solo pudo abrir sus ojos como platos, ante la pregunta. Parecía que lo había tomado desprevenido.

“ehm, en el suelo obviamente.” Respondió al final, con algo de pena incluido en el mensaje, pero con la convicción de que no sedería su cama por él.

Saito lo entendía más que nadie. Tampoco esperaba que le ofrecieran la cama. Quizás esperaba una habitación propia, pero parecía que eso estaba fuera de cuestión, considerando que se encontraban en una academia mágica y no en un hotel.

Mirando el piso sobre el que estaba pisando. Saito suspiro de nuevo y tomando una sábana prestada de la cama, se recostó sobre el suelo, esperando a que la pesadilla termine.


♦♦♦


Justo después de salir del lugar de invocación con Shalltear tras ella, Louis se encontraba perdida sin saber que hacer a continuación. Estaba claro que su familiar era mucho más fuerte de lo que podría haber imaginado. Lamentablemente también daba mucho más miedo de lo que podía soportar y no solo por su aura sangrienta sino por su actitud ante los “insignificantes humanos”. Eso significaba que todas las personas que estaban en la academia corrían peligro de ser heridas o de morir si hacían algo para molestar a su familiar.

Louis misma sintió miedo por hacer algo incorrecto y hacer que su familiar se enfade lo suficiente como para matarla. Y bajo estas circunstancias, Louise no podía hacer nada. No tenía nada conque defenderse. Entonces, ¿qué tendría que hacer Louise?

Rechazarla solo podría hacer que estalle en furia ya que, por su actitud y su etiqueta, posiblemente tiene un orgullo que no dejara que nadie pisotee.

Por otro lado, tampoco quería deshacerse completamente de ella, ya que después de todo, buena o mala, la hermosa chica era su familiar. El ser que durante tanto tiempo espero a que apareciera.

Sin saber qué hacer, Louise simplemente camino por los senderos que le eran conocidos. Ya sea por suerte o por que la academia lo había planeado, no se encontraron con nadie en el camino. Una vez llegaron a su cuarto, Louise había simulado en su cabeza un sinnúmero de posibles desenlaces y ninguno parecía ser un final feliz para nadie.

La única opción por ahora, era conseguir más información de la chica. En lo posible ganarse su confianza y quizás hacerla entender que no podía ir por ahí, cortando y asesinando personas.

Su familiar extrañamente la había seguido sin rechinar ni decir nada al respecto. Cumplió la orden que le dio al pie de la letra. Y eso era lo que extrañaba a Louise más que nada.

“¿porque me obedece?” pensó Louise muy intensamente.

Sin duda alguna esa era la pregunta clave. Tenía que descubrir el origen de su devoción hacia ella o quizás algún día haría algo que no se ajuste al pensamiento de la chica y terminaría desmembrada como aquel chico de su clase.

Una vez segura de su objetivo y bajo la privacidad de su habitación, Louise finalmente decidió fijar su mirada en su familiar Shalltear que en todo momento no había dejado su espalda.

“uhm. Entonces. ¿Te llamas Shalltear verdad?” Pregunto Louise apretando los puños.

La chica de cabello blanco reacciono feliz ante su pregunta y arrodillándose sobre una pierna, bajo su cabeza y respondió con solemnidad.

“Louise-sama, su cierva está feliz de que recuerde su nombre”.

Louise no pudo evitar notar el cambio de actitud de su familiar. En ese momento no había nada de ella que diera miedo. Solo era una chica arrodillada, una particularmente bella, vestida de rojo y mirándola con respeto.

Este cambio, de inmediato fortaleció el valor de Louise para seguir preguntando, tomando esta vez un tono más calmado.

“entonces, Shalltear, cuéntame un poco más sobre ti. “pregunto Louis con una actitud más digna.

Shalltear asintió con su cabeza y poco a poco fue rebelando detalles importantes sobre ella.

Este es el resumen de los datos recogidos durante el interrogatorio:


  1. Ella es una vampiresa. Y no cualquiera vampira, sino una reina de la noche. Un ser con todas las fortalezas de los vampiros y ninguna de sus debilidades.  Aunque no parecía tan convencida con esto último.
  2. Aparentemente fue creada por un ser supremo llamado Peroroncino, un ser alado heteromorfo. ¿Quizás un dios?
  3. Ella era la guardiana más fuerte que protegía los primeros tres pisos de la grandiosa tumba subterránea de Nazarick. Sea lo que sea esa tumba.
  4. La forma como llego a este mundo fue gracias al llamado de Louise que la salvo de ese mundo en descomposición. ¿quizás por eso esta feliz?
  5. Según Shalltear, Louise era ahora una ser suprema y por eso era digna de ser su nueva maestra. ¿Qué es un ser supremo?
  6. Aparte de unos cuantos artículos de batalla, como su armadura y su lanza, Shalltear no tenía nada más bajo su cuidado. Eso significaba que necesitaban conseguirle ropa y cualquier otra cosa que una chica necesitara. 

Con esta nueva información, Louise pudo respirar de nuevo, ya que, desde el comienzo hasta el final, cada pregunta que hacia le cortaba la respiración y la dejaba a la expectativa de que en cualquier momento algo malo podría suceder.

Sin embargo, todo resulto mejor de lo que esperaba. Lo más importante por ahora, era probar hasta donde llegaba el límite de su obediencia hacia ella.

“¿De verdad cumplirás cualquier orden que te dé, Shalltear? Pregunto Louise con un nudo en la garganta.

“¡por supuesto!, yo Shalltear Bloddfallen hare cualquier cosa que desee. Romperé mi alma y cada uno de mis huesos si es necesario para cumplir su mandato Louise -sama” Shalltear hizo una venia ante ella y lo declaro sin vacilar.

“Así que es así”, pensó aliviada. Louise tenía que asegurarse de saber cuáles eran los límites de lo que podía ordenarle. Pero para eso tenía que llegar cerca de ellos. Y eso era peligroso en sí mismo. Tenía que ir elevando poco a poco la dificultad, para saberlo.

“entonces…¿salta?...” ordeno Louise sin estar muy segura de sí misma.

Sorprendentemente Shalltear no se opuso en absoluto y comenzó a saltar como un conejito queriendo alcanzar la zanahoria. Se veía adorable.

“Detente” continuo Louise, que no quería humillar a su familiar, pidiéndole cosas sin sentido. Ella podía entender que nadie estaría a gusto cumpliendo órdenes tan infantiles. Aunque la cara feliz de Shalltear no parecía tener el más mínimo rastro de desagrado. Al contrario, ella parecía olvidar su actitud formal y elegante y simplemente mostro felicidad en su bello rostro.

La siguiente orden, era más complicada y Louise tuvo miedo de lo que podría resultar.

“Ahora…hazte…un corte en la mano.., uhm” ordeno Louise con tanta inseguridad que muy pronto se arrepintió de haberlo hecho.

Sin embargo, Shalltear tomo muy enserio la orden y con una de sus afiladas uñas, se cortó el dorso de su mano izquierda, derramando un poco de líquido rojo sobre el piso.

Louise se sorprendió y su corazón comenzó a latir el doble de rapido ante la perspectiva de que su familiar la viese con desprecio por ordenarle herirse a sí misma.

Pero no había ninguna mueca o señal de odio en su perfecto rostro angelical. Solo siguió sonriendo, esperando la próxima orden.

Louise estaba más que sorprendida.  Estaba admirada de Shalltear. No sabía que su compromiso con ella, era tan fuerte. Eso sin duda alguna hizo que todo lo malo que había pasado anteriormente desapareciera como un borrón de su memoria.

Es verdad, su familiar daba un poco de miedo. Y era algo peligrosa. Pero si obedecía todo lo que Louise le ordenara, no habría porque preocuparse. ¿Verdad?

Lo siguiente orden también era un poco atrevida, pero era necesaria para la experimentación.

“Quítate el vestido…” dijo Louise tosiendo y con la cara roja.

“kiaah ~ ~ Louise sama. No sabía que le gustaban esas cosas” exclamo Shalltear con timidez y las mejillas sonrojadas.

“¿he?, ¡no!, ¡no! ¡No me refiero a eso! Solo pensaba que sería bueno ver si te queda mi ropa. Después de todo solo tienes ese vestido, ¿cierto?, así que sería bueno que uses mi ropa mientras te conseguimos algo a tu gusto” termino Louise quien no podía hacer contacto visual y se arrepentía enormemente de haberle pedido eso. Sus escusas parecían tan baratas que ella misma pensaba que eran un mal chiste.

“No soy digna de sus cuidados. Pero con todo gusto cumpliré cualquier deseo que Louise-sama tenga” respondió Shalltear que ni corta ni perezosa comenzó a desvestirse frente a ella.

Louise no pudo evitar sentirse culpable. Su familiar había demostrado ser de confianza. No solo le conto toda la información sobre ella, sino que no se quejaba por ninguna de sus órdenes. Aún era posible que estuviera actuando y todo esto fuera una tapadera, pero Louise sabía que esa felicidad era imposible de imitar. Como consecuencia de esto, Louise fue perdiendo el miedo que sintió al principio del interrogatorio y que nunca se había ido del todo. Se acercó justo enfrente de Shalltear y dándole dos palmaditas en la cabeza, le acaricio el cabello y le agradeció su compromiso.

“Gracias Shalltear. Estoy feliz de que seas mi familiar” finalmente pudo aceptar Louise.

Era bastante obvio que no sería nada sencillo. Aun desconocía las implicaciones y consecuencias que se había ganado hoy después del incidente. Pero dejando de lado todo eso, era bueno tener alguien en quien confiar. Lo demás lo arreglaría en el camino. Al menos podía tener la esperanza de que así seria.

Shalltear no dijo nada más. Solo inclino su cabeza como si fuese un gato y sonrió de punta a punta como si no hubiera mayor placer en este mundo.



Comentarios

  1. Aún no me imagino como vas a desarrollar las relaciones de Louis y shalltear y la de saito y el que lo invocó. aparte donde está siesta( aquella sirvienta)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buno, no puedo responderte lo de Louise y shalltear ya que no quiero contar demasiado. Pero con respecto a Saito, la verdad es que quiero que haga el papel de una persona normal siendo invocado en un mundo magico y que de alguna manera sobreviva o incluso pueda tener exito sin ninguna habilidad trampa como es comun en novelas ligeras. De hecho quiero que el sea el desencadenante de un gran cambio para este mundo. Con respecto a siesta, tengo planeado hacer que ayude a saito a acostumbrarse los primeros dias. despues, no lo se. no me parece una mala pareja, aunque una relacion con la princesa podria ayudarlo mucho.

      Eliminar
  2. Animo Bryan-sempai... tienes gente esperando el siguiente capitulo jejeje (al menos yo...y el feo tambien comenzo a leerla hace poco)

    no es facil escribir eso lo se.... pero es interesante la historia en la que estas invirtiendo tus recursos cerebrales xD

    por eso mismo....mucho animo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me gustaria poder solo concentrarme en escribir. lamentablemente entre el trabajo, los amigos, mantener la casa limpia, administrar la pagina web, traducir y editar como 4 proyectos activos y de paso escribir este fanfic, casi no tengo tiempo de nada u.u
      Solo duermo 5 horas diarias y ni asi me alcanza el tiempo. Aunque no me quejo. Nunca me aburro ya que siempre estoy haciendo algo.
      Por cierto, animate a escribir tu propio fanfic. Con mucho gusto te ayudare a editarlo y publicarlo si te animas.
      Gracias por el apoyo. Aprovechare este viernes que es festivo para poder escribir todo lo que pueda.

      Eliminar
  3. tomare tu consejo... de ves en cuando me pondre a escribir un fanfic... ahora la cosa esta....
    DE QUE CARAJO VOY A HACER ESE FANFIC....

    es cierto que me encanta la historia de overlord, al mismo tiempo me gusto la historia de HsDXD, me alucino No game no life, me interesaron muchas obras que tienes aqui... entre esas la de arachne, pero digamos que de las obras japo, son las unicas que me eh leido la novela ligera de pie a cabeza y soy admiradora de esas obras....

    por otra parte eh visto tanto anime que ya no se que ver...

    el detalle para mi no es.... (Voy a hacer un fanfic)
    el detalle es (De que voy a hacer un fanfic)

    ResponderEliminar
  4. Del mal dentro de mi grita para decirte que por una misteriosa razón deseo NTR saitoXmomoranci

    ResponderEliminar
  5. es sabado ....y estoy esperando el siguiente capitulo de Zero no Shalltear :3

    Bryan.... ya te tengo el capitulo introductorio que pediste...
    mas tarde o mañana te lo mando para que lo revices.

    a ver si cumple tus expectativas (aunque lo dudo pero tambien puede que las supere)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y así es como inicia tu historia
      PD: yo también espero Zero no shalltear XD

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Overlord Volumen 12

El Emperador Demonio Jaldabaoth
Parte 1
El Reino Santo era una nación que ocupaba la península al suroeste del Reino de Re-Estize.

Era un país altamente religioso, dirigido por una Santa Reina que podía usar la magia divina y que estaba estrechamente afiliada a las iglesias. Dicho esto, no estaban tan orientados a la religión como la Teocracia  Slaine.

Overlord, Volumen 12, Capitulo 3, FINAL

Parte 4

Tanto la recuperación de la ciudad como la liberación de sus ciudadanos eran algo triviales ante el poder del Rey Hechicero.

Los paladines y reclutas atacantes estaban virtualmente ilesos y aunque algunos de los residentes encarcelados perdieron la vida en el caos, fue una cantidad sorprendentemente pequeña.

Youjo Senki, Novela Ligera, Volumen X

Sigue a Tanya Degurechaffen en su camino por reestablecer la gloria del imperio, que tras multiples batallas ahora es una sombra de lo que fue.

No hace falta haber leído los anteriores volúmenes de Youjo senki, ya que esta es un After War. Solo deben haberse visto el anime, manga o tener un poco de interés por la segunda guerra mundial.

NOTA: Antes de seguir leyendo, recomiendo que refresquen su memoria mirando la entrada de "Personajes", asi podran relacionar bien los nombres cuando se mencionen.