Ir al contenido principal

Zero no Shalltear, Capitulo 3

Capítulo 3


Para el profesor Colbert todo esto fue una situación más allá de su control. Un evento increíble que nunca imagino posible de una ceremonia tan mundana como lo eran las invocaciones familiares.

En sus años como maestro había supervisado un sin número de invocaciones y a pesar de que algunos de los familiares invocados eran criaturas salvajes o de carácter impredecible, nunca había tenido un accidente donde todos sus estudiantes salieran heridos y asustados como ahora.

Dos de sus estudiantes estaban al borde de la muerte. Y por muy mal carácter que hayan tenido, no se merecían estar en la situación en la que se encontraban. El trauma que sufrieron y los gritos que desataron fueron suficientes como para dejarles marcas de por vida. Si bien aún era posible curar sus heridas, el daño psicológico era incurable y será algo con lo que tendrán que aprender a vivir. Además de esos dos, la clase entera había estado en grave peligro de ser comida por una manada de lobos que había salido de la nada. Eso sin duda regresara en forma de pesadillas para bastante de ellos.

La sola vista de estas bestias siendo creadas de la nada y listas para matar, fue lo que despertó todas sus alarmas y aun cuando sabía que enfrentar a tantas bestias podría resultar muy complicado dado su número y naturaleza, tuvo que mover su cuerpo en defensa de los aterrorizados gritos de sus estudiantes que de inmediato corrieron en pánico tratando de escapar de la escena. Ese era su deber como profesor después de todo. Su experiencia como militar afortunadamente le dio las pautas necesarias para reaccionar a tiempo.

Desafortunadamente para él y para todos, las probabilidades estaban en su contra. Había literalmente docenas de lobos con los que enfrentarse los cuales habían comenzado a rodearlo para atacar sus puntos ciegos. Parecían estar organizados y lo más temible de todo es que de las sombras alrededor parecían salir más y más como si no tuvieran fin alguno.

La familiar que aparentemente los estaba creando era lo más preocupante. A pesar de que Colbert tuvo que mantener su atención en enfrentarse a los lobos y cuidar a sus estudiantes, su cabeza sabía que el peligro real no eran los lobos. Siempre lo fue esa extraña familiar de la señorita Valliere. Incluso si Colbert se encargara de los lobos con ayuda de algún milagro, Colbert estaba seguro de que ni sacrificándose a sí mismo podría vencer a esa criatura. Solo con ver su aura, él sabía que no duraría más que un par de segundos contra ella. Así de abrumadora era la diferencia entre sus poderes.

El casi sintió que su muerte estaba cerca lamentándose internamente no haber sido más duro con la señorita Valliere, pero en ese momento ya no servía de nada sollozar. Justo cuando la manada de lobos tomaba posiciones a su alrededor, oyó el sonido que salvaría sus vidas. Una súplica de parte de la señorita Valliere a su familiar para dejarlos en paz. Una súplica y una promesa entre iguales.

La escena se desarrolló como si ellos ni siquiera estuvieran ahí, como si ese espacio les perteneciera a ellas y ellos solo eran personajes de fondo en una escena principal. Colbert no pudo negar que se sintió muy menospreciado, pero ese sentimiento pronto fue reemplazado por el alivio que sintió de escuchar las palabras de su conversación.

Una promesa. Un poderoso acuerdo entre ama y familiar. Una condición que las ataba y que también significaba esperanza para los habitantes de esta academia de magia.

Una promesa de no matar.

Colbert se sorprendió de lo oportuno y sensato que fue el razonamiento de su estudiante de cabello rosado. A pesar de que se veía cansada y a punto de desmayarse, tuvo la valentía de intervenir en su rescate. Colbert solo pudo sentirse orgulloso de ella y esperar que la promesa tuviera el peso suficiente como para controlar la amenaza latente de este ser hostil hacia ellos.

A pesar de que Colbert tenía sus dudas sobre la naturaleza de este trato entre ellas, ya que la señorita Valliere no tenía el poder para controlar a su familiar, en contra de sus preocupaciones, la familiar invocada parecía tener un cariño especial hacia su ama, a quien recibió entre sus brazos cuando esta se desmayó finalmente y momentos después como si nada más importara en el mundo, simplemente decidió cantarle suavemente demostrando mucho amor y total dedicación.

Era sorprendente dado el caso de que no había pasado más que un par de minutos para conocerse e incluso con la ayuda del contrato de familiar no había motivos para que su relación fuese tan fuerte. Pero, aun así, el amor fraternal se sentía en el ambiente. Y todo provenía de la jovencita de belleza irreal, cuyos poderes estaban más allá de cualquier cosa que haya visto nunca y que muy posiblemente era hostil contra cualquiera que le dirija la palabra. Para todos salvo para su ama.  Un personaje misterioso sin duda alguna.

Colbert seguía con miles de dudas que asaltaban su agitado corazón, pero ahora que su principal amenaza parecía estar ocupada cantando canciones de cuna, Colbert rápidamente decidió sus siguientes movimientos.

Tenía dos jóvenes desangrándose en el piso a quienes debía salvar después de todo.

—Tabitha. Por favor, llévate a los heridos y sus extremidades perdidas a la enfermería con un hechizo de levitación. Hazlo lo más rápido posible.

La pequeña joven peliazul asintió sin decir nada a cambio y procedió a llevarse a los heridos.

—Kirche. Necesito que busques rápidamente a tus compañeros y les digas que ahora todo está bajo control. Pueden tomarse la tarde libre, pero está prohibido salir de la academia y recomiendo que se mantengan alejados de la señorita Valliere hasta que todo se resuelva.

Kirche se sorprendió por el aviso y por lo tanto respondió con el volumen de su voz solo audible para el profesor a su lado.

—profesor. ¿Está seguro de que no deberíamos evacuar la escuela y prepararnos para pelear contra ese monstruo? Si una batalla se libra aquí con todos los estudiantes en sus dormitorios, sin duda habrá más heridos y probablemente muertos.

Era lógico y Jean se sintió feliz de tener estudiantes tan talentosos y sensatos en este tipo de situaciones. Sin embargo, había que mantener la calma y la cabeza fría, ante todo. Un solo paso en falso y podrían terminar desatando una calamidad que quizás ni el director podría controlar.

Colbert también quería que la familiar se fuera de la academia hasta estar seguros de que se comportaría. Pero no tenían los medios para hacerlo de manera segura. Tenían que aprovechar la brecha de tiempo que la señorita Valliere les había conseguido y organizar sus fuerzas para estar listos en caso de que el peor escenario se desatara.

—Señorita Zerbst, entiendo sus preocupaciones, pero debe entender que no podemos incitar una lucha contra un enemigo del que no sabemos nada. Cuando hay vidas en riesgo, lo más importante es pensar con la cabeza fría y ser lo más cautelosos posible.

Kirche parecía entender las implicaciones de esas palabras y con una última mirada a Louise que aún se encontraba inconsciente en los brazos de ese extraño ser, asintió al profesor y se marchó corriendo ya que sabía que su trabajo seria especialmente difícil si tenía que evitar que el pánico se difuminará por toda la academia.

Jean Colbert finalmente se quedó solo. Tenía que hablar con el director de inmediato, pero no podía dejar a la señorita Valliere y su familiar aquí sin más.

—Señorita Bloodfallen, me gustaría sugerirle que……

Una sola mirada de desprecio de parte de la chica de cabello plateado lo dejo sin palabras y un escalofrió que le recorrió toda la espalda y le puso la piel de gallina puso su cuerpo entero en alerta máxima.

—No te he permitido que te dirijas a mí por mi nombre, sucio humano.

Shalltear lo dijo casi susurrando para evitar despertar a su ama, pero su voz clara y firme cumplió su meta de amenazar al profesor que solo pudo callar de inmediato.

Con una señal de comprensión, Colbert volvió a intentar comunicarse con este familiar tan problemático.

—lo entiendo y me disculpo señorita. ¿Pero podría sugerirle que lo mejor sería poner el cuerpo de la señorita Louise en su propio dormitorio para que descanse?

—Mmm, ¿La habitación de mi ama?

Shalltear parecía estar debatiendo consigo misma. Algo sobre su cómoda y placentera sensación de tener a su ama en sus brazos y verla dormir le decían que mantenga la situación todo el tiempo posible, pero la seguridad y la comodidad de su ama eran más importantes, por lo que con resinación Shalltear solo pudo aceptar la sugerencia.

—Muestra el camino humano. Pero te advierto desde ahora que, si me engañas de alguna forma, tengo más de una manera en hacerte sufrir sin tener que matarte.

Acto seguido Shalltear se puso de pie con su ama entre sus brazos. Parecía increíble que la chica pudiera llevar a un cuerpo de su mismo peso corporal con tanta facilidad, pero ella era un familiar después de todo. Uno raro. Y lo más importante es que a pesar de su imagen, no parecía ser humana ya que por la forma en que se refirió a ellos, no se consideraba humana. La única excepción parecía ser su trato con la señorita Valliere.

—Lo entiendo y le aseguro que no es una trampa. Por favor Sígame.

Colbert de inmediato comenzó a recorrer el camino hacia los dormitorios. Pensó que quizás era mejor llevarla a la enfermería, pero luego recordó a los dos estudiantes heridos que estarían allá por lo que descarto la idea y luego procedió a pensar en otros lugares más aislados y seguros. Lamentablemente no fue lo suficientemente rápido y al poco tiempo ya estaban cerca de los dormitorios estudiantiles.

Si bien no era el mejor lugar para aislar a la peligrosa familiar, la señorita de la Valliere tenía un cuarto especial debido a su estatus como hija de un duque por lo que contaba con seguridad mágica adicional. Esto podría servir para evitar a la gente entrometida y sobre todo para confinar a las dos chicas hasta que la academia decida actuar como resultado.

A pesar de que el camino no estaba lejos, Colbert sintió que sus pasos eran pesados y el terror psicológico que sentía de tener a un depredador justo atrás de su espalda, mirándolo y examinándolo como a una presa, le subió el pulso hasta el límite. Muy pronto sus pensamientos fueron silenciados por el sonido de su corazón bombeando con toda su fuerza como si quisiera escapar de su pecho.

Era aterrador.

Los últimos tramos hacia la habitación sin duda fueron los peores. Pero gracias a su experiencia como militar, Jean Colbert pudo controlar su miedo y llegar al objetivo.

Después de abrir la puerta, Shalltear no se molestó en dirigirse al hombre calvo que la acompaño, sino que de inmediato entro al cuarto y cerro la habitación para impedir que nadie más molestara a su ama dormida.

Jean Colbert por otra parte finalmente pudo respirar una vez perdió la vista de ellas. Solo cuando estaba seguro de que la familiar no saldría sola de la habitación decidió asegurarse de poner medidas adicionales para prevenir que nadie ser acercara.

Una vez hizo todo lo que estaba a su alcance, Jean finalmente decidió correr hacia las oficinas del director para contarle todo.

En su camino a la torre principal donde se encontraba la oficina, Jean pudo observar a la señorita Kirche hablando con sus compañeros que parecían más tranquilos, como si estuviesen avergonzados de haber actuado así. Pero incluso con su orgullo roto, Colbert pudo apreciar el miedo en sus caras.

Era importante mantener esta información encubierta, por lo que tendrían que impedir todo tipo de cartas y envíos para mantener los chismes fuera del circulo noble. Al menos hasta que la academia este completamente segura de no poder tratar con el problema.

Corriendo como en sus días de cadete, Colbert llego rápidamente y con solo un saludo rápido a la secretaria del director, Colbert entro sin preguntar o tener una cita previa. Esto era urgente después de todo.

El director al ver al agitado hombre entrar a su oficina no se molestó, pero su cara de inmediato tomo una expresión seria que le aseguraba al profesor recién llegado de que estaba en su modo de director y no en su modo senil como normalmente se encontraba. Había que ser conscientes, de que el director tenía más de 100 años de edad.

—¿Jean, lo que sea que quieras decirme, tiene algo que ver con esa tormenta que casi se lleva a mi querida academia?

El director interrogo con clara angustia, ya que era sabido que no había muchas cosas que pudieran agitar la compostura de Jean Colbert, un ex soldado que lo había visto todo.

—Director Osmond, algo paso en la invocación de familiares. La chica Valliere, invoco algo extraño y muy poderoso. Ataco a unos estudiantes y estuvo a punto de matarnos a todos si no fuese por un golpe de suerte.

Colbert hablo tan rápido y resumió tanto que el director sin duda alguna estaba perplejo. Pero sus años de experiencia le decían que tenía que tener todos los detalles antes de llegar a una conclusión.

—Cálmate Colbert. Vamos, comienza desde el inicio. ¿Que paso con la señorita de la Valliere?

El director de inmediato conecto los puntos. Había sido muy difícil para él, mantener las defensas mágicas cuanto esta tempestad estuvo a punto de destruir su preciada academia. Afortunadamente y por ilógico que pareciera, la tormenta desapareció rápido, dándole al anciano cuerpo del director la oportunidad de mantener el escudo de protección sobre el castillo.

—Sí, director. Lo siento. La invocación de la señorita de la Valliere fue especial.

Una vez Colbert relato todo lo sucedido en la invocación, los dos hombres se quedaron callados tratando de ingerir la información nueva y procesarla para hallar algún plan con el cual comenzar.

Finalmente, y tras estar un par de minutos callados, fue Colbert quien rompió el silencio.

—Director, por ahora lo más urgente son los dos estudiantes con miembros amputados. No son de una familia con mucho renombre, pero sin duda sus padres se molestarán mucho. Sobre todo, porque el elixir para unir las extremidades cortadas es muy costoso, incluso para su estado como nobles. ¿Qué debemos hacer director?

—No te preocupes por eso Colbert. Conseguiremos el elixir para los estudiantes. La academia se encargará por ahora de los gastos, aunque ya que es culpa de la señorita de la Valliere, hare que ella asuma la responsabilidad una vez este despierta.

—Con respecto a la señorita Valliere, director. ¿No cree que deberíamos tratar primero con sus padres? En especial con su madre, el viento pesado. Ella es después de todo la maga más poderosa del reino de Tristan y contar con su juicio y poder sería algo tranquilizador.

—Calma profesor. Aún es pronto para involucrar a esa maniática de las reglas. No sabes en los problemas que pondrá a la academia si la llamamos hasta aquí. Sera un escándalo de tal calibre que se escuchara en todo el continente de Halkeginia.

Colbert asintió en señal de que lo entendía.

—Bien Colbert. Me interesa esta promesa que la señorita Valliere hizo con su familiar. Si es como dices, quizás podamos controlar esto localmente. Dejare que mi secretaria, la señorita Longueville se encargue de controlar la información. Avisare al resto de profesores para que calmen a los estudiantes y les den seguridad. Avisare a la capital para que manden refuerzos en caso de que lo peor suceda. Pero por ahora solo esperaremos a que la señorita Valliere se despierte. Mantén vigilada la torre de su dormitorio y evacua a todos los que vivan allí. Tráela cuando haya despertado. Tenemos que hablar con ella antes de decidir cualquier cosa.

—Sí, pero…. director.

Colbert no estaba tan convencido con el plan del director y eso se reflejó evidentemente en su respuesta. El director naturalmente lo noto y solo pudo suspirar al respecto.

—Vamos Colbert. Dime que te hace dudar.

Colbert no pudo evitar sentirse avergonzado de dudar del juicio del director y sus planes, pero aun así se alegró de poder aclarar su duda.

—Director, sé que quizás este predispuesto a pensar mal de la familiar en cuestión dado lo que paso, y aunque reconozco que deberíamos ser cautos en lo que hagamos, recomiendo que informe a todo el personal de servicio y a los estudiantes que la torre de dormitorios de segundo año esta prohibida y también me gustaría que usted que es el más poderoso de nosotros, se prepare en caso de que haya que usar la fuerza contra ella.

El viejo Osmond, sintió su cuerpo tensarse, como si anticipase de que las palabras de Colbert no eran del todo incorrectas. Había una posibilidad bastante real de que él tenga que combatir.

—Está bien Colbert. Entiendo tus miedos y me preparare para lo que tenga que pasar. Por ahora por favor informa al resto y has lo que te dije.

Colbert asintió con su cabeza y sin decir más salió de la oficina. El confiaba mucho en el director y a pesar de su edad, sabía que la academia solo podía considerarse segura gracias a su presencia. Colbert una vez fuera de la torre del director, sintió que un peso se iba de sus hombros. Teniendo sus nuevas órdenes, Colbert comenzó con la tarea que se le había pedido.

Este día parecía ser muy largo y aun no daba señales de terminar. Colbert solo meneo con la cabeza y espero que la señorita de la Valliere tuviera una forma de salir de este problema sin que las consecuencias de los actos de su familiar la costaran su futuro.

Colbert no se consideraba despiadado ni era indiferente a la problemática vida de la señorita de la Valliere. Pero si él tenía que elegir entre la academia y sus estudiantes y el bienestar de la chica rosa, él estaba muy seguro de sus lealtades.

A pesar de eso no podía esperar que la vida no fuera tan dura con la joven. El aun quería seguir enseñándole y si fuese posible investigar las extrañas runas que aparecieron en la mano izquierda de la familiar.

Con todo lo que paso, no pudo ver con detalle los glifos. Sería una perdida académica si esa información no era investigada.


Comentarios

  1. Aún no me imagino como vas a desarrollar las relaciones de Louis y shalltear y la de saito y el que lo invocó. aparte donde está siesta( aquella sirvienta)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buno, no puedo responderte lo de Louise y shalltear ya que no quiero contar demasiado. Pero con respecto a Saito, la verdad es que quiero que haga el papel de una persona normal siendo invocado en un mundo magico y que de alguna manera sobreviva o incluso pueda tener exito sin ninguna habilidad trampa como es comun en novelas ligeras. De hecho quiero que el sea el desencadenante de un gran cambio para este mundo. Con respecto a siesta, tengo planeado hacer que ayude a saito a acostumbrarse los primeros dias. despues, no lo se. no me parece una mala pareja, aunque una relacion con la princesa podria ayudarlo mucho.

      Eliminar
  2. Animo Bryan-sempai... tienes gente esperando el siguiente capitulo jejeje (al menos yo...y el feo tambien comenzo a leerla hace poco)

    no es facil escribir eso lo se.... pero es interesante la historia en la que estas invirtiendo tus recursos cerebrales xD

    por eso mismo....mucho animo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me gustaria poder solo concentrarme en escribir. lamentablemente entre el trabajo, los amigos, mantener la casa limpia, administrar la pagina web, traducir y editar como 4 proyectos activos y de paso escribir este fanfic, casi no tengo tiempo de nada u.u
      Solo duermo 5 horas diarias y ni asi me alcanza el tiempo. Aunque no me quejo. Nunca me aburro ya que siempre estoy haciendo algo.
      Por cierto, animate a escribir tu propio fanfic. Con mucho gusto te ayudare a editarlo y publicarlo si te animas.
      Gracias por el apoyo. Aprovechare este viernes que es festivo para poder escribir todo lo que pueda.

      Eliminar
  3. tomare tu consejo... de ves en cuando me pondre a escribir un fanfic... ahora la cosa esta....
    DE QUE CARAJO VOY A HACER ESE FANFIC....

    es cierto que me encanta la historia de overlord, al mismo tiempo me gusto la historia de HsDXD, me alucino No game no life, me interesaron muchas obras que tienes aqui... entre esas la de arachne, pero digamos que de las obras japo, son las unicas que me eh leido la novela ligera de pie a cabeza y soy admiradora de esas obras....

    por otra parte eh visto tanto anime que ya no se que ver...

    el detalle para mi no es.... (Voy a hacer un fanfic)
    el detalle es (De que voy a hacer un fanfic)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. quiero mas de mi loli arachne!!!!!!!!!!!!!! "c vuelve loco y c muere"

      Eliminar
  4. Del mal dentro de mi grita para decirte que por una misteriosa razón deseo NTR saitoXmomoranci

    ResponderEliminar
  5. es sabado ....y estoy esperando el siguiente capitulo de Zero no Shalltear :3

    Bryan.... ya te tengo el capitulo introductorio que pediste...
    mas tarde o mañana te lo mando para que lo revices.

    a ver si cumple tus expectativas (aunque lo dudo pero tambien puede que las supere)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y así es como inicia tu historia
      PD: yo también espero Zero no shalltear XD

      Eliminar
  6. Una sola cosa por que la ley de no matar se lo ganaron y me indigna es que Momonga.sama lo hiciste ver como que lo abandono no le diste ni siquiera la oportunidad De ser un buen tipo con shaltear me puso un poco triste
    AUN ASÍ LA HISTORIA QUE ESCRIBISTE ESTA BUENA

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Overlord, volumen 12, capítulo 1 Parte 1

El Emperador Demonio Jaldabaoth
Parte 1
El Reino Santo era una nación que ocupaba la península al suroeste del Reino de Re-Estize.

Era un país altamente religioso, dirigido por una Reina Santa que podía usar la magia divina y que estaba íntimamente ligada a las iglesias. Dicho esto, no eran tan religiosos como la Teocracia Slaine.

Overlord, Volumen 13, Capitulo 4, Parte 1

El asedio Parte 1

Faltaba mucho para el final del invierno, por lo que el aire era muy frío. Sin embargo, eso no fue una dificultad para él, gracias a la piel que cubría su cuerpo. Su torso estaba envuelto en una brillante piel negra, y otra capa de ropa encima de ella que hacia un excelente aislante. No temblaría de frío, aunque llevara una armadura completa de metal.

Sin embargo, ahora estaba temblando por una razón diferente.

Esa razón era la ira.

Overlord, Volumen 12, Capitulo 2

En busca de Salvación Parte 1
Una chica solitaria recorrió las calles del Reino.

No había nada de adorable en ella, por no decir nada de belleza que hiciera que los observadores hicieran una doble toma. Sin embargo, ella seguía siendo el centro de atención, aunque en un sentido negativo.