Ir al contenido principal

Atrapados en el tiempo, Capitulo 35

Se han cometido errores


“El comienzo del reinicio es siempre la parte más molesta del bucle del tiempo ", reflexionó Zorian en voz baja, parado en uno de los andenes de llegada de la estación de trenes de Cirin. Sacó un reloj de su bolsillo y lo inspeccionó durante un minuto antes de volverlo a poner con un suspiro. El tren se retrasó. El tren siempre llegaba tarde, porque era menos de un día desde el comienzo del reinicio y no había habido tiempo para nada importante que cambiara las cosas.

Fue en tiempos como estos que se preguntó por qué se molestó en hacer esta farsa en cada reinicio cuando podía teletransportarse fuera de su habitación al principio de cada nuevo bucle y terminar con él. Le ahorraría horas de frustración y sabía por un par de reinicios anteriores que nadie se había molestado en perseguirlo si hacía eso. Básicamente, recibiría medio día extra cada vez que lo hiciese, lo que poco a poco terminaría sumando una cantidad importante, ¿no?

Pero, como siempre lo hacía cuando consideraba esa opción, sus pensamientos se centraron en lo que sería la reacción de su madre y Kirielle ante tal movimiento. Nunca espió a escondidas durante esos reinicios, cuando salía de la casa a la primera oportunidad, pero no podía imaginar que ninguna de las dos se lo tomara bien. No se llevaba muy bien con su madre, pero sabía que ella se preocupaba por él a su manera exasperante y Kirielle...

Miró a Kirielle, parado a cierta distancia de él. La desventaja de su creciente empatía fue que sabía que Kirielle estaba muy desolada por no poder venir con él a Cyoria. Si eso era tan molesto, ni siquiera podía imaginar cómo reaccionaría si hacía su truco de desaparición inmediatamente después de echarla de su habitación. No había forma de que él pudiera hacerle eso a ella, no importaba cuánto sentido tuviera. Ya se sentía lo suficientemente culpable por ella.

Se acercó a ella y le erizó el pelo, lo que la hizo salir de su pensamiento temporalmente para apartarle la mano y darle una fiera expresión. O al menos lo que ella creía que era una fiera expresión.

"No estés tan lúgubre, Kiri", dijo Zorian. No dijo nada, pero el pico de ira y resentimiento que él detectó en su empatía fue suficiente respuesta.

Maldita sea...

"Mira", le dijo. "Te llevaré conmigo la próxima vez que vaya a Cyoria, ¿de acuerdo?"

Ella le miró con asombro mientras su mente procesaba lo que acababa de decir y luego miraba con una mueca. Por un momento pensó que ella no diría nada, pero entonces su mente dejó de deambular entre diferentes emociones y se asentó en una esperanza débil y reprimida.

"¿Lo prometes?" al cabo de unos segundos.

"Sí", dijo en serio. "Lo prometo".

Zorian se dio cuenta de que también lo decía en serio. Cuando finalmente decidiera volver a Cyoria, llevaría a Kirielle con él. No era nada sensato -le costaría mucho tiempo y atención vigilarla y ella estaría en mayor peligro que si la dejara atrás-, pero lo iba a hacer de todos modos. No sólo por el bien de Kirielle. Echaba de menos vivir en la casa de Imaya con Kirielle, Kael y Kana...

Tuvo que dar un paso atrás para recuperar el equilibrio cuando Kirielle lo atropelló, envolviéndolo en un abrazo y enterrándole la cara en el estómago.

"Mejor que no mientas", dijo ella, mirándolo con ojos sospechosos y entrecerrados. "¡Nunca te perdonaré!"

"Sí, sí", se burló Zorian, tirando de su nariz hasta que lo soltó. Un fuerte silbido perforó el aire, significando que el tren finalmente había llegado a la estación. "Tengo que irme ahora. Hablaremos de esto cuando vuelva".

Quince minutos más tarde, Zorian vio a Kirielle, mucho más feliz, saludando con entusiasmo mientras el tren salía de la estación. Zorian respondió con un movimiento de manos mucho más contenido y sonrió. Tal vez no había sido la decisión más inteligente que se podía tomar, pero era la correcta.


Cambio de escena


Zorian pasó la totalidad del corto viaje en tren a Teshingrad tratando de realizar un recuento de sus compañeros de viaje utilizando su sentido de la mente - un esfuerzo sorprendentemente difícil debido a las protecciones anti magia colocadas en el tren. Aunque no era capaz de interferir con su sentido mental, la pequeña estática mágica producida por la protección se agravó rápidamente con la distancia, reduciendo efectivamente su alcance a la mitad. Era misteriosamente un reminiscente similar a la estática mágica que envolvía un calabozo, que tenía el mismo efecto.

Ahora que lo pensó, eso fue probablemente lo que inspiró ese tipo de protecciones en primer lugar. ¿Significaba eso que practicar magia dentro de este tipo de protección le ayudaría a aprender a filtrar la estática del Calabozo? Era algo en lo que pensar, en cualquier caso. Hacer una serie de salas de interrupción progresivamente más fuertes en las que practicar sonaba como una idea mucho mejor que su plan original (que consistía principalmente en tratar de forzar las cosas mediante la práctica de la teletransportación en el calabozo hasta que lo haga bien).

Una vez desembarcado del tren, Zorian se teletransportó a Knyazov Dveri e inmediatamente descendió al calabozo local, donde procedió a recoger cada pieza de maná cristalizado que había descubierto en la anterior reanudación antes de su desafortunado encuentro con el ocultista. Sin embargo cuando trató de venderlos en la tienda de villa Delver, se topó con... problemas.

Aparentemente, había una gran diferencia entre ir al calabozo un par de veces y regresar con un puñado de cristales cada vez (lo que hizo en el reinicio anterior) y volver allí una vez y regresar con una bolsa entera de maná cristalizado después de unas pocas horas. La tienda no sólo no tenía suficiente dinero a mano para comprarle todo el lote, el hecho de que él hubiera conseguido tanta riqueza después de una sola incursión en el calabozo causó mucho más revuelo de lo que Zorian hubiera imaginado. Después de todo, uno no hace ese tipo de cosas a menos que tenga algún tipo de método secreto que sea mejor que el de los demás o que haya tenido la suerte de llegar a algún tipo de veta madre. Cualquiera de las dos posibilidades lo convirtió automáticamente en una persona de interés para cada gremio de villa Delver en Knyazov Dveri, así como para muchas otras personas también.

Cualquier tipo de plan que tenía para el mes se estrelló y se quemó inmediatamente. Había demasiada atención centrada en él, lo que hacía imposible realizar tareas discretamente o hablar con la gente como un personaje desconocido. Sus salas de adivinación se sometieron a una extensa prueba de campo debido al incesante espionaje al que había estado sometido desde entonces y aunque Zorian pensó que se mantuvieron admirablemente en pie frente a un asalto extranjero, no podía estar seguro de que nunca las pasarían por alto. Un espía emprendedor realmente pintó una fórmula de hechizo en polillas vivas y las convirtió en grabadoras semiautónomas de voz - si Zorian no hubiera tratado de ahuyentarlas con telepatía y encontrara curioso que siguieran volviendo hacia él a pesar de todo, probablemente nunca lo hubiera notado. ¿Cuántos otros habían hecho cosas similares sin que él se diera cuenta de lo que habían hecho?

Por supuesto, no todos iban con capa y daga. Mucha gente simplemente quería hablar con él sobre su increíble suerte y pocos de ellos tomaron su 'no gracias' en silencio. Al menos un grupo lo atacó abiertamente cuando les dijo que se perdieran, aunque afortunadamente no eran tan buenos en peleas reales y fueron enviados corriendo con facilidad suficiente. También hubo al menos un intento de irrumpir en su habitación, que terminó con un supuesto ladrón electrocutado por sus trampas y le valió a Zorian una severa charla sobre las medidas de seguridad excesivamente letales.

Finalmente, después de una semana de esquivar los agresivos esfuerzos de reclutamiento y repeler innumerables espías mágicos dirigidos a él, Zorian decidió admitir la derrota y abandonar Knyazov Dveri. De todos modos, no pudo salvar a Lukav y a Alanic, debido a todo el escrutinio por el que estaba sometido, así que no había razón para quedarse en la ciudad. Simplemente recogió todas sus pertenencias, incluyendo un puñado de cristales de maná más grandes que nunca había logrado vender y se teletransporto tan al sur como pudo.

Vivir y aprender, suponía. La próxima vez que tratara de hacer ese truco, debería venderlo fuera de Knyazov Dveri y probablemente no de golpe en la misma tienda. Probablemente fue más inteligente ir a Korsa y Eldemar, ya que eran grandes ciudades que probablemente veían mucho más tráfico en cristales de maná y tenían muchas tiendas para vender. Aunque Cyoria probablemente sería aún mejor en ese aspecto, una vez que estuviera listo para volver allí claro está.

Pero no importaba, la reanudación era todavía recuperable: había muchas cosas que hacer fuera de Knyazov Dveri. Por ejemplo, encontrar aranéas con las que comerciar. Sabía que existían por todo el continente, pero aparte del grupo destruido bajo Cyoria, no sabía realmente la ubicación exacta de ninguno de ellos. Incluso si él no estaba preparado para tratar con ellos correctamente todavía, no estaría de más pasar un reinicio o dos simplemente localizando cada una de los enjambres que pudiera encontrar y ver cuán amigables y receptivas era cada una de ellas. Era poco probable que lo atacaran directamente por contactar con ellas. Las araneas modernas eran descendientes de las aranea que crecieron en el poder después de comerciar con humanos, después de todo, así que la mayoría de ellas deberían ser por lo menos ligeramente receptivas a la idea de hacerlo de nuevo.

Con un nuevo objetivo fijado, Zorian se teletransportó a Eldemar, la capital del reino, para visitar la biblioteca de la sociedad de cartografía. En cuanto a las colecciones de mapas, las suyas no tenían igual y en gran medida eran gratis también para la lectura - mientras que nunca se destruyera nada, sólo tenía que pagar por los mapas que quería que la biblioteca copiara para uno. Zorian había pasado allí unos días la última vez que visitó la capital, buscando en las estanterías cualquier mapa que le hubiera gustado y juró que volvería a visitarla cuando tuviera tiempo. Esto parecía una excusa tan buena como cualquier otra.

"Espero que no sea uno de nuestros mapas sobre el que está escribiendo, joven señor," dijo la voz detrás del hombro de Zorian. "Para la biblioteca, eso sería indiscutiblemente la destrucción de nuestra propiedad."

Zorian se sorprendió por la voz, demasiado absorto en su investigación como para darse cuenta de que el bibliotecario se le acercó sigilosamente. Miró el mapa que tenía delante suyo, muy anotado y luchando por el espacio de escritorio con varias pilas de estuches de mapas, diarios de viaje y atlas y luego se centró en el viejo bibliotecario barbudo que estaba detrás de él.

"No lo es", le dijo al hombre. "Es el mapa más barato de Eldemar que pude encontrar en una tienda que encontré en el camino."

"Hmm. ¿Objecionarías si te pregunto en qué estás trabajando? Es raro ver a un hombre tan joven aquí, especialmente uno que está tan absorto en su investigación".

"Estoy tratando de encontrar una colonia de araneas", dijo Zorian, sin ver la necesidad de mentir.

"¿Y esas son?"

"Arañas mágicas parlantes".

"Ah. Suena como un proyecto intrigante", dijo el viejo bibliotecario. "Te dejaré con ello. Como consejo amistoso, te diré que probablemente hubiera sido más barato hacer que la biblioteca hiciera algunas copias de los mapas que te interesan. La Sociedad de Cartógrafos no es una organización con ánimo de lucro y tratamos de mantener los precios lo más bajos posible".

"Lo tendré en cuenta", dijo Zorian. "Ya que estamos en el tema de las copias... ¿crees que podría aprender a copiar documentos así de alguien? ¿O es un gran secreto suyo?"

"No es un secreto", dijo el bibliotecario. "La política oficial de la Sociedad es que los mapas se difundan lo más ampliamente posible y no tenemos el monopolio de ese tipo de magia".

"Oh bien", dijo Zorian. Sabía algunas maneras de copiar documentos mágicamente, pero para transcribir su contenido se apoyaba en instrumentos de escritura animados. Eso no funcionaba muy bien en el contenido no textual y era lento incluso para las obras escritas. El hechizo utilizado por la Sociedad de Cartógrafos hacía duplicados perfectos de cualquier mapa dado, hasta cada detalle y sombra, con un solo hechizo. "¿Significa eso que estás abierto a enseñarme cómo lanzar el hechizo?"

"Me temo que ese no es uno de los servicios que ofrece esta biblioteca. Sin embargo, si visita las oficinas principales de la Sociedad de Cartografía, puedes inscribirte en algunas clases básicas de magia relacionada con mapas, creación de mapas, manejo de mapas e investigación relacionada con mapas como estabas haciendo ahora mismo", dijo el bibliotecario. "Los precios son muy asequibles y probablemente te ayudaran en tu búsqueda para encontrar estas 'araneas' también."

Zorian tararea especulativamente.

"Supongo que lo comprobaré", dijo. No le faltaba dinero, gracias a su mal pensada maniobra al principio de la reanudación y tenía que pasar unos días en Eldemar de una forma u otra.

El bibliotecario pronto dejó a Zorian de nuevo a sus propios recursos y consideró el mapa que tenía delante. Todavía no tenía nada concreto, pero tenía varios lugares donde buscar una red aranea. Korsa, Jatnik, Gozd y Padina eran grandes ciudades con acceso a mazmorras y de fácil acceso desde Cyoria. Uno de esos lugares estaba obligado a tener araneas viviendo cerca y ellos podrían estar dispuestos a darle la ubicación de las telarañas cercanas si él se los pidiera amablemente (o las sobornara suficientemente). Korsa era especialmente sospechosa, ya que la ciudad tenía una extensa industria textil, incluyendo una que vendía ropa especial hecha de seda de araña. Consiguieron la mayor parte de su materia prima de Cyoria -no es de extrañar, ya que produjo la mayor parte de la materia prima-, pero al menos una parte se recolectó localmente..."de una raza de arañas gigantes nativas de la región, en su mayoría inofensivas".

Sí. Quizás debió comenzar desde ahí.

Zorian hizo una pequeña nota en su cuaderno para rastrear cada asentamiento que producía seda de araña en cualquier cantidad significativa y decidió terminar la búsqueda del día.


Cambio de escena


Los otros dos días fueron en su mayoría para que pudiera relajarse un poco y prepararse mentalmente para lo que estaba por venir. La idea de una reunión inminente con otro grupo de araneas le dejó en un estado de ánimo deprimido, ya que le recordó lo que le había sucedido al grupo anterior de araneas que se había involucrado con él y esa no era exactamente la mejor forma de pensar para ir a encontrarse con un grupo de telépatas. Hizo todo lo posible para distraerse a sí mismo, mirando alrededor de la capital y recorriendo varios almacenes mágicos que encontró.

Sin embargo, él sólo miraba, nunca compró nada - Eldemar era un lugar terriblemente caro para vivir. Todo, desde la habitación y la comida hasta los ya caros reactivos mágicos, tenían precios más altos en la capital que en cualquier otro lugar donde Zorian se había quedado. Una mayor calidad exige precios más altos ", le aseguraron los comerciantes. Qué montón de basura. Sospechaba que el ciudadano medio de Eldemar era simplemente más rico que los del resto del país y por lo tanto, podía pagar más. El gran número de teatros, casas de arte y salas de música presentes en la ciudad indudablemente indicaron que los habitantes tenían mucho dinero para quemar.

Aparte de eso, la ciudad era bonita. Ordenada. El barrio real estaba amurallado y fuera de los límites de los plebeyos no invitados como él, pero eso no significaba que el gobierno dejara al resto de la ciudad fuera de su pequeña burbuja pudriéndose. No había ninguna favela obvia que Zorian pudiera encontrar - todos los edificios estaban bien cuidados y las calles libres de basura y decadencia. La policía patrullaba por todas partes, e incluso se unieron a ellos un grupo de soldados bien armados en un momento dado.

Preguntando por ahí, descubrió que la seguridad siempre era estricta. Eldemar había sido un blanco favorito de los saboteadores durante las Guerras de las Astillas, al menos uno de los cuales logró incendiar toda la ciudad. El fuego consumió muchos edificios importantes, incluyendo las academias mágicas de Eldemar y su biblioteca central. Para cuando la ciudad se había recuperado y reconstruido, la mayoría de los magos y sus instalaciones ya se habían trasladado a Cyoria, consolidando su ascenso como el nexo mágico del continente. Los ciudadanos de Eldemar parecían aún amargados por eso, albergando bastante resentimiento por el hecho. En cualquier caso, la seguridad fue mejorada inmensamente después del incendio y nunca se fue realmente. Incluso su inframundo fue purgado a fondo y reconstruido en algo más manejable. Se prohibió explorar las mazmorras dentro de los límites de la ciudad - en su lugar, la familia real envió al ejército a las profundidades varias veces al año para deshacerse de cualquier cosa remotamente peligrosa que pudieran encontrar.

Básicamente, podría descartar a Eldemar de la lista de posibles candidatos para tener una colonia aranea. Si alguna vez existió, era casi seguro que fue eliminada o expulsada en este punto. También ayudó a explicar por qué los invasores atacaron a Cyoria en vez de a Eldemar, aunque Eldemar contenía el palacio real, el tesoro y la mayoría de los edificios gubernamentales -objetivos mucho más jugosos si uno pretendía derrumbar un país y desestabilizar el continente. La ciudad estaba demasiado bien custodiada para un ataque a gran escala como para tomarlos por sorpresa.

Acabó tomando las clases que ofrecía la Sociedad de Cartógrafos. Más exactamente, él pagó extra para tener un instructor asignado a él para las lecciones individuales, así que él podría ahorrar un poco de tiempo. Zorian se sorprendió gratamente por el mago que le enviaron en respuesta - el joven que se le asignó era educado y directo en sus métodos de enseñanza. Un indulto bienvenido de la suerte habitual de Zorian con los profesores. Sólo asistió a tres sesiones con el hombre, pero eso fue suficiente para darle una plétora de hechizos cartográficos, no todos los cuales trataban sobre mapas clásicos de papel. El favorito personal de Zorian en ese manojo fue un hechizo que creó una réplica en miniatura ilusoria del entorno del lanzador sobre su palma - que había sido divertido jugar con él.

Era tentador gastar el resto de la reanudación haciendo mapas y visitando varias curiosidades en la capital, pero no lo hizo. Tenía una tarea que hacer, y un límite de tiempo invisible contando en segundo plano. Al final del quinto día, recogió sus cosas y se dirigió a Korsa para encontrar araneas.


Cambio de escena


Korsa era una gran ciudad - la tercera ciudad más grande del reino, para ser precisos, justo después de Cyoria y Eldemar. Aunque Zorian estaba seguro de que las araneas estaba allí en alguna parte, sabía que le llevaría mucho tiempo encontrarlas si las buscaba explorando el calabozo local. Así que ni siquiera lo intentó. En vez de eso, se acercó al fabricante textil que producía productos de seda de araña y le pidió que lo presentara a las araneas.

El hombre se negó, afirmando que no tenía ni idea de lo que Zorian estaba hablando antes de echarlo de su tienda con una advertencia para no volver nunca más. Duro. Sin embargo, Zorian nunca esperó que su petición fuera concedida. Sólo quería que el hombre le informara a sus socias comerciales Araneas que había un chico extraño por la ciudad preguntando a la gente sobre ellas. Si las araneas locales fueran algo parecidas a las de Cyoria, eso llamaría su atención en un santiamén. No tendría que buscarlas porque lo estarían buscando.

Le llevó menos de dos días a las araneas rastrearlo.

Era tarde en su segundo día en Korsa cuando Zorian sintió que una firma aranea entraba en su radio. Teniendo en cuenta que actualmente estaba sentado en una pequeña colina en las afueras de Korsa, rodeado de mucha hierba y campos y nada de importancia en absoluto, se sentía confiado de que estaba aquí para él.

[Zorian envió telepáticamente. Soy Zorian Kazinski. He venido a comerciar.]

Las mentes aranean eran todavía demasiado extrañas para que él reconociera sus emociones fácilmente, pero él se sentía seguro de que la aranea estaba completamente conmocionada cuando habló con ella.

[¿Estás abierto?] Preguntó la aranea después de unos segundos.

[Sí], Zorian confirmó. Decidió no mencionar las araneas de Ciorian y su conexión con ellas por ahora -por lo que sabía podrían haber sido enemigas mortales o algo así. [¿Puedo saber con quién estoy hablando?]

[Soy Buscadora de los Ocho Caminos Universales, de la web de Sword Divers. Puedes simplemente llamarme Buscadora.]

[Busca entonces. Me gustaría empezar disculpándome por la forma en que atraje su atención, pero no sabía cómo contactar con ustedes. Espero no haber causado demasiada conmoción,] dijo Zorian. [Espero que podamos trabajar juntos a pesar de este comienzo algo duro.]

[Me temo que no estoy calificada para negociar en nombre de mi web, así que no puedo hacer ninguna promesa firme. Mi tarea era solamente encontrarte y reportar mis hallazgos a la web] respondió Buscadora. Traducción: se suponía que ella debía revisar los recuerdos de Zorian para ver cuál era su negocio, pero el hecho de que él fuera psíquico hizo que eso resultara poco práctico. [Dicho esto, estoy segura de que un pequeño incidente como éste se puede suavizar fácilmente si no nos asustas así en el futuro. Sólo para saber qué informar a la matriarca, ¿qué clase de comercio propones?]

[Quiero intercambiar conocimiento y capacitación], dijo Zorian. [Específicamente, quiero su ayuda para aprender a usar mis habilidades psíquicas].

[Pero ya pareces bastante competente en ellas], señaló Buscadora. Ella envió una débil sonda psíquica para que pasara a través de las defensas de Zorian, pero rápidamente se retractó cuando Zorian la abofeteó duramente. [No muchos humanos pueden usar la telepatía tan suavemente y aún menos habrían notado esa sonda].

[Me halagas, pero ambos sabemos que no soy más que un principiante cuando se trata de artes mentales,] dijo Zorian. [Deseo ir más allá de lo básico en el campo. Por lo menos quiero tener una mejor comprensión del combate telepático y desarrollar habilidades de manipulación de la memoria].

Buscadora produjo un estallido de incertidumbre y sorpresa sobre el vínculo que Zorian no sabía cómo interpretar. ¿Una especie de exclamación aranea, quizás?

[Usted es ciertamente ambicioso, joven humano,] Dijo Buscadora. [Espero que te des cuenta de que no es algo pequeño lo que estás pidiendo. No creo que las líderes estén satisfechas con esa idea. ¿Qué es exactamente lo que ofreces a cambio?].

[Tengo un número de artículos mágicos que creo que serían muy útiles para las Araneas, incluyendo uno que permite la comunicación telepática a grandes distancias. Puesto que yo soy el inventor y fabricante de tales dispositivos, estoy abierto a las solicitudes con respecto a su modificación para satisfacer mejor sus necesidades. Como también soy un mago capaz en general, puedo ayudarlas en cualquier tarea que se beneficie de la magia al estilo humano. Y por último, tengo acceso a noticias importantes que preferiría no discutir en este momento y que sospecho les interesaran mucho].

Hubo una breve pausa mientras la aranea absorbía esto, después de lo cual respondió con una nota de aceptación provisional.

[Ya veo], dijo Buscadora. [Como dije, no estoy en posición de estar de acuerdo con ningún trato, pero presentaré su caso a la matriarca y veremos el resultado. ¿Hay algo más que quieras que yo informe?].

[En realidad no, no. Me gustaría saber cómo puedo contactarte adecuadamente en el futuro, si no te importa.]

Buscadora se quedó en silencio durante unos momentos antes de enviarle un mapa mental de las alcantarillas bajas de Korsa con tres lugares distintos marcados con un pequeño sol azul.

[Puedes ponerte en contacto con nosotras yendo a cualquiera de estos tres lugares, pero por favor no te impacientes. Probablemente tomará un par de días antes de que estemos preparadas para hablar contigo de nuevo y la impaciencia no nos agrada mucho].

[Me parece Justo]. Dijo Zorian. No tenía ninguna intención de quedarse en Korsa durante días mientras deliberaban sobre si darle la hora del día o no, pero afortunadamente no tuvo que hacerlo. Podía matar dos pájaros de un tiro, dándoles los medios para contactar con él dondequiera que estuviese, a la vez que les daba un ejemplo tangible de lo que les ofrecía.

Sacó un gran disco de madera de su chaqueta y lo colocó en el suelo ante él.

[Este es un relevo telepático] Zorian le dijo a Buscadora. [Cualquiera que lo toque podrá contactar a la persona que sostiene el par, independientemente de la distancia. En este caso en particular, ese alguien soy yo. No voy a estar mucho tiempo en Korsa, así que usa esto para contactarme cuando tomes tu decisión].

[No voy a llevar una posible bomba al asentamiento, dijo Buscadora. Pero supongo que no hay nada de malo en arrastrarlo a algún rincón olvidado donde nadie se tropiece con él hasta que volvamos a buscarlo. Adiós, Zorian Kazinski. Si los acontecimientos lo permiten, nos volveremos a ver en unos días].


Cambio de escena


Zorian no se quedó sin hacer nada mientras las Sword Divers deliberaban sobre si aceptar o no su oferta - dejó Korsa para seguir buscando más colonias de araneas. Lamentablemente, ninguna de las otras colonias era tan fácil de encontrar como la suya, a pesar de vivir debajo de asentamientos mucho más pequeños. Para cuando las araneas de Sword Divers lo contactaron de nuevo ocho días después, sólo encontró una colonia más. Las ilustres coleccionistas de gemas vivían bajo un pequeño pueblo cerca de Ticlin y aunque eran perfectamente amistosas y educadas, inmediatamente le informaron que tenían un contrato exclusivo con los líderes del pueblo para que sólo entablaran un intercambio comercial con ellos y con nadie más. Desgraciadamente. Dicho esto, estaban perfectamente dispuestas a decirle a Zorian las ubicaciones de otras cinco webs en sus inmediaciones que podrían estar más abiertas a la idea, por lo que todavía era una victoria en su libro.

Sin embargo, antes de que Zorian tuviera la oportunidad de ver alguna de ellas, finalmente recibió una llamada de Sword Divers diciéndole que estaban listas para hacer un trato. En este punto, la reanudación sólo le quedaba una semana y media, por lo que Zorian dudaba de que pudiera sacar mucho provecho del acuerdo, pero fue a reunirse con ellas a pesar de todo.

Sin embargo, cuando llegó al lugar de reunión designado, sólo encontró dos araneas esperándole, lo que era muy sospechoso. Su experiencia con las araneas, por muy limitada que sea, le dijo que debería haber un mínimo de tres - un negociador y dos guardias. Siendo más realistas, deberían haber sido aún más. La matriarca de Cyorian había sido aficionada a llevar al menos cuatro guardias de honor junto con ella y eso fue cuando se reunió con su pequeño yo que ella sabía que de hecho no era una amenaza para ella. Las Ilustres Coleccionistas de Gemas enviaron un total de ocho araneas en su fiesta de bienvenida.

Sus sospechas fueron confirmadas cuando las dos aranea revelaron que eran sólo guías, con la intención de llevarlo adonde se llevaría a cabo el verdadero encuentro. Zorian se alarmó instantáneamente y su paranoia no se alivió en lo más mínimo cuando los dos aranea procedieron a llevarlo profundamente, hasta el Calabozo debajo de Korsa. Demasiado profundo para su gusto.

"Vale, nos detenemos aquí. Esto es lo más lejos que estoy dispuesto a llegar", dijo Zorian en voz alta, sin molestarse en comunicarse con sus guías telepáticamente. Su voz resonó desconcertadamente en la gran caverna en la que se encontraban y las dos araneas se estremecieron ante el áspero sonido de su voz.

Una de ellas dijo nerviosamente. No estamos lejos del lugar de encuentro. Sólo llevará un poco de tiempo más.

"Bueno, entonces no debería ser un gran problema para ti ir a buscarlos y decirles que vengan aquí", dijo Zorian. "El lugar exacto no debería importar mucho a menos que intentes llevarme a una emboscada".

El repentino endurecimiento de sus cuerpos le dijo a Zorian todo lo que necesitaba saber. Tuvo el tiempo justo para canalizar maná en el hechizo de "escudo mental" inscrito en el medallón que llevaba debajo de su camisa para la ocasión, antes de que dos ataques mentales se estrellaran contra su barrera recién erguida como un par de martillos. Inmediatamente disparó un misil mágico contra una de las araneas que tenían delante, aplastándola como una uva.

La otra aranea, dándose cuenta de que nunca traspasaría su escudo mental lo suficientemente rápido, saltó directamente hacia él, con sus colmillos desnudos. Rebotó inofensivamente en el escudo que erigió delante de sí mismo. Zorian sacó su vara de hechizos de su cinturón y la señaló.

"¿Por qué haces esto?" Zorian le preguntó. "Dime, ¿y tal vez no te incineraré en el acto?" Zorian le preguntó.

Ella no contestó. Después de un segundo, Zorian se dio cuenta con cierta vergüenza de que no podía, viendo como su mente estaba totalmente protegida de ella en ese momento. Desechó el escudo por un momento, pero mantuvo la vara de hechizo en ella.

[por favor, no sé nada!] se quejó mentalmente. Zorian se mantuvo alerta ante cualquier sorpresa que pudiera enviarle por el enlace telepático, pero ni siquiera lo intentó. Parecía completamente aterrorizada. [Se suponía que iba a llevarte allí, nadie me dijo las razones! ¡Por favor no me mates, no quiero morir!]

Zorian gruñó antes de empujarle la repentina varita mágica. Su miedo se agitó por un momento y dejó que un grito aterrorizado se curvara sobre sí mismo como preparación para su fallecimiento... y de repente se detuvo cuando todo lo que sucedió fue una burbuja de fuerza que surgió a su alrededor.

Justo entonces, Zorian sintió que dos firmas adicionales de araneas se acercaban a toda velocidad hacia él desde la dirección a la que sus dos "guías" le habían estado conduciendo. Luego otra y otra...

Mierda. Los dos deben haber enviado una advertencia a la fuerza principal de emboscada. Le dio a la "guía" sobreviviente un breve resplandor, haciendo que se acurrucara dentro de su jaula de fuerza y luego empezó a correr hacia la superficie. Sabía que los humanos eran mucho más rápidos que las Araneas, así que debería ser posible huir de los perseguidores y--

Había otras ocho mentes araneas frente a él, bloqueando su camino de retirada.

Zorian maldijo su mala suerte y se detuvo, intentando pensar en una salida. Su escudo mental no iba a durar mucho tiempo contra... ¿16 araneas? No, 18, dos eran sólo corredoras lentas aparentemente.

Seis ataques telepáticos se estrellaron contra su escudo mental, fallando en romperlo pero haciendo que se tambaleara ebrio mientras su visión nadaba y su equilibrio se volvía loco. Se preguntó por un momento por qué sólo seis de ellas habían atacado su mente cuando tantos otros estaban al alcance antes de recordar sus charlas con Novedad sobre el combate telepático. Golpear los escudos mentales demasiado podría fácilmente destruir la mente del enemigo.

Siete ataques esta vez. Su escudo mental aún aguantaba, pero apenas y de todas formas se desplomó de rodillas.

No intentaban matarlo. Por supuesto que no, ¿cuál habría sido el punto de eso? No, ellas querían capturarlo...

Zorian casi perdió el conocimiento cuando nueve ataques se estrellaron contra su escudo mental, lo aplastaron como un huevo y luego se infiltraron directamente contra su mente desprotegida. El dolor era insoportable, borrando todo pensamiento y haciendo imposible concentrarse en nada. Había algo que necesitaba hacer, estaba seguro, pero por su vida no podía recordar qué era exactamente...

Sintió sus músculos encerrados mientras una mente alienígena le quitaba el control motor y empezó a buscar en su cabeza hechos y recuerdos. Tenía que hacer... algo... algo... tenía que...

De repente una imagen apareció ante él, de dos collares colgados de su cuello, uno de ellos inscrito con el hechizo defensivo que finalmente le falló y el otro que contenía...

Su mente repentinamente volvió a su lugar, con su curso de acción claro. Activar los anillos suicidas, eso es lo que tenía que hacer. Sintió el pánico de la mente alienígena cuando se dio cuenta de lo que iba a hacer y sintió tres ataques más rasgar a través de sus pensamientos. Eran mucho más débiles que los que rompieron su escudo, pero su mente estaba desprotegida ahora y se sentían como cuchillos calientes clavados en su cerebro. Sin embargo, se aferró a la idea de que tenía que activar esos anillos sin importar qué pasara. Olvidó lo que hacían los anillos cuando los cuchillos mentales lo golpearon olvidó por qué importaban o dónde estaba y lo que hacía, pero aún así sabía lo que tenía que hacer. Tenía que... tenía que...

Un débil y suave pulso de maná se derramó en los anillos que rodeaban su cuello y el mundo repentinamente se vio inundado por la luz y el calor.

Entonces sólo había oscuridad.


Cambio de escena


Como muchas veces antes, Zorian se despertó en su habitación en Cirin. Sin embargo, Kirielle no saltó sobre él para despertarlo esta vez y era tarde por la noche en lugar de temprano por la mañana.

Además, tenía un cegador dolor de cabeza. No pudo olvidarse de esa parte.

De repente, la puerta se abrió de golpe y una cabeza familiar apareció en el interior tentativamente, como si temiera lo que encontraría en su interior. Zorian entrecerró los ojos, con su visión borrosa sin sus gafas y miró a Kirielle con atención.

Sus ojos se abrieron de inmediato, sorprendida por alguna razón. Se acercó a su cuerpo para entender lo que estaba pasando y--

"Ow", graznó dolorosamente. Vale, aparentemente no se suponía que hiciera eso.

"¡Madre! ¡Está despierto! ¡Se despertó! ¡Se despertó!" Gritó Kirielle, retumbando por las escaleras. Zorian se quejó del sonido e intentó recordar lo que había pasado. ¿Cómo demonios entro tan temprano en la reanudación? Lo último que recordó fue...

De repente, sus recuerdos volvieron a la memoria, junto con una nueva ola de dolor y lo recordó todo. Bueno, no literalmente todo -sus recuerdos de todo después de enfrentarse a las "guías" estaban borrosos y desordenados- pero lo suficiente para entender lo que le sucedió.

¡Esas malditas traidoras!

"¿Zorian?

Zorian se sacudió sorprendido ante la voz de su madre, que se le escapó del recuerdo.

"Uh... yo... estoy... ¿más o menos bien?" Zorian murmuró. "Mi cabeza me está matando, pero no creo que sea nada serio. ¿Puedes pasarme mis gafas?"

Su visión se aclaró inmensamente con las gafas puestas, permitiéndole ver cuán preocupada se veía su madre mientras lo miraba fijamente. Se estremeció internamente. Estaba bastante seguro de que sabía cuál era el problema, pero más vale que fingiera ignorancia...

"¿Qué me ha pasado?" Preguntó él.

"No te despertabas", dijo mamá. "Asustaste a Kirielle como no lo creerías - vino corriendo esta mañana, gritando, diciendo que te mató. Obviamente no estabas muerto, pero nada de lo que hicimos te despertó tampoco. Invocamos a un médico, pero no encontró nada malo en ti. Por lo que él pudo ver, de repente caíste en coma sin razón alguna".

Asintió lentamente. Eso sonó más o menos bien. Las Sword Divers realmente hicieron un número en h- espera, ¿cuál fue la primera parte?

"¿Me mataste?" Preguntó incrédulo.

"¡Yo no dije eso!" Kirielle protestó, entrando repentinamente en la habitación y llevando un tazón de sopa en sus manos. "¡Madre está inventando cosas! Es sólo que yo... um..."

"Relájate, Kiri", suspiró Zorian. "No hay forma de que saltar encima de mí pudiera haber causado esto."

El silencio que siguió lo insinuó que había cometido algún tipo de error. ¿Qué hizo él...?

Oh. Oh maldición.

"¿Cómo sabías que hice eso?" preguntó Kirielle.

"¿Porque... eso es lo que siempre haces?" Zorian lo intentó, su mente aún un poco borrosa e insensible. Probablemente por eso cometió ese estúpido error en primer lugar. "Oye, ¿qué tal esa sopa? ¿Es para mí?"

"No siempre", olfateó hoscamente Kirielle, empujándole el cuenco. Mamá seguía mirándolo sospechosamente...

Zorian consideraba las cosas mientras prácticamente inhalaba el tazón de sopa delante de él (la aranea pudo haber raspado su mente, pero no había nada malo en su estómago y no había comido durante un día entero). Todo este reinicio probablemente será un fracaso. El dolor de cabeza estaba destinado a quedarse con él durante semanas, sólo que poco a poco se iba y sería bastante inútil mientras durase. Además de eso, no estaba seguro si mamá lo dejaría ir a la Academia después de un episodio como ese, así que podría ser imposible salir de la casa sin tener que huir. Lo mejor sería pasar todo el mes entero recuperándose y asegurarse de que sus atacantes no le ensillaran con sorpresas desagradables o consecuencias permanentes.

Miró a su madre y a Kirielle, que aún le miraban con preocupación, como si esperasen que se desmoronara en un momento dado y luego el tazón de sopa quedo vacío en su mano.

"Así que", dijo. "No tendrás más de esta sopa, ¿verdad?"


Cambio de escena


Como él esperaba, mamá no quería ni siquiera oír hablar de su regreso a la academia tan pronto como se produjo su inexplicable coma e insistió en que se quedara en casa para recuperarse. Sin embargo, ella y su padre habían arreglado su viaje a Koth dentro de tres días y ella claramente se abstuvo de retrasarlo. Como lo último que Zorian quería era pasar más tiempo con sus padres que el necesario (aunque su madre había sido sorprendentemente amable con él en este momento, sabía que el efecto se desvanecería después de unos días), él estaba totalmente de acuerdo con ella en seguir adelante con sus planes originales y dejarlo solo en casa para recuperarse.

Al final, su madre y su padre no necesitaban demasiada convicción para salir para su extensa visita a Daimen. Zorian sólo tenía que prometer que se quedaría en casa por lo menos un mes antes de volver a la academia, con vecinos que ocasionalmente lo vigilaban para asegurarse de que cumplía con su parte del trato. Oh, y quitarles de las manos de encima a Kirielle, pero ya no consideraba esa tarea como lo hacía antes.

Curiosamente, esta fue la primera vez desde que se quedó atascado en el bucle de tiempo que había vuelto a hablar con su padre. Sólo hizo falta un comentario sarcástico sobre su "hijo débil y desmayado" para que recordara por qué. Si tuvo suerte, este sería el último reinicio que tuvo para interactuar con el hombre.

El mes transcurrió en tranquila recuperación. Kirielle estaba inicialmente entusiasmada con la idea de "cuidarlo hasta que recuperara la salud", pero le llevó dos días hasta que se aburrió de jugar a ser enfermera y abandonó todas las tareas domésticas y de cocina en su regazo. A él le pareció bien, en realidad - ella tenía buenas intenciones, pero él no era un gran fanático del bistec quemado y de los huevos medio cocidos, que era lo único que ella sabía hacer. Eso pareció significar para ella que él estaba bien, sin embargo, porque ella empezó a molestarlo por lecciones de magia poco después. No teniendo nada mejor que hacer con su tiempo, estuvo de acuerdo. Al menos, ella mostró mucha más paciencia para eso que para cocinar.

Mientras la reanudación se arrastraba gradualmente hasta su cierre, Zorian respiró aliviado. El ataque no tuvo consecuencias duraderas que pudiera detectar. Los dolores de cabeza eran molestos, pero afortunadamente se calmaron rápidamente. Al final de la tercera semana, ya se habían ido por completo. No tuvo problemas para usar sus poderes después de la segunda semana más o menos y no notó ningún agujero en su memoria -incluso los recuerdos del ataque final se habían organizado gradualmente en una línea de tiempo apropiada al final de la primera semana, aunque el final mismo era difícil de interpretar debido a su estado menos que coherente en ese momento. El paquete de memoria de la matriarca estaba afortunadamente todavía entero e intacto, esperando el día en que fuera lo suficientemente bueno como para abrirlo correctamente.

Había tenido suerte. Eso podría haber sido mucho peor para él de lo que había sido al final. Mucho, mucho peor. Si no hubiera logrado activar sus anillos de suicidio a tiempo...

Pero no importa, vive y aprende. Tendría que asegurarse de estar mejor preparado cuando visitara las otras comunidades araneas en la próxima reanudación. Tenía otros cinco candidatos de las Coleccionistas Ilustres de Gemas y no todas pueden ser unas idiotas traidoras como las Sword Divers, ¿verdad? Sin embargo, tenía la intención de tomar mejores precauciones en el futuro para asegurarse de que algo como el reinicio anterior no pudiera volver a ocurrir.

Si otro grupo de araneas intentaba traicionarlo en el futuro, estaría listo para mostrarles cuán grande fue el error que cometieron al atacarlo.




Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Overlord Volumen 12

El Emperador Demonio Jaldabaoth
Parte 1
El Reino Santo era una nación que ocupaba la península al suroeste del Reino de Re-Estize.

Era un país altamente religioso, dirigido por una Santa Reina que podía usar la magia divina y que estaba estrechamente afiliada a las iglesias. Dicho esto, no estaban tan orientados a la religión como la Teocracia  Slaine.

Overlord, Volumen 12, Capitulo 3, FINAL

Parte 4

Tanto la recuperación de la ciudad como la liberación de sus ciudadanos eran algo triviales ante el poder del Rey Hechicero.

Los paladines y reclutas atacantes estaban virtualmente ilesos y aunque algunos de los residentes encarcelados perdieron la vida en el caos, fue una cantidad sorprendentemente pequeña.

Overlord, Volumen 12, Capitulo 3, Parte 3

Aún así, eso me hizo pensar. ¿De dónde había aprendido el Rey Hechicero tales tácticas?

Un ser con la piel dura de un demihumano no llevaría armadura encima. Con garras afiladas, uno no necesitaría espadas. Los humanos llevaban armadura y portaban espadas por sus frágiles cuerpos.

Si no hubiera necesidad de confiar en el ingenio, entonces las tácticas serían naturalmente innecesarias también. ¿Por qué conocía el rey hechicero, un ser abrumadoramente poderoso las tácticas de asedio?