Ir al contenido principal

Itsuka Tenma no Kuro Usagi


Novela ligera
Autor: Takaya Kagami
Traductor: Kikuslirus
Género: Comedia, Romance, Fantasia, Sobrenatural
Volúmenes: 3/13
Estado: Finalizada

Argumento

Kurogane Taito es un estudiante de primer año en Miyasaka. Después de una lesión que le impidió practicar karate, en el que se destacó desde la escuela primaria, siempre había creído que él era un tipo ordinario, regular. Sin embargo, debido a una promesa olvidada hecha con una bella vampiro Saito himea, hace nueve años, el no volvió a ser ordirnario. Después Taito empezó a recuperar su memoria después de un cierto incidente, y se reunió con Saito himea. Junto con aliados, Kurenai Gekkou, estudiante de Miyasaka y presidente del consejo, que intenta vengar a sus padres, y Mirai Andou, una linda demonio rayo familiar de Gekkou, tienen que luchar contra el hermano gemelo de Gekkou, Kurenai Hinata, que trató de resucitar al poderoso vampiro, Bahlskra. Desconocido para ellos, sus destinos se tejieron y que ya predijo en una antigua profecía de proporciones épicas.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Overlord, volumen 12, capítulo 1 Parte 1

El Emperador Demonio Jaldabaoth
Parte 1
El Reino Santo era una nación que ocupaba la península al suroeste del Reino de Re-Estize.

Era un país altamente religioso, dirigido por una Reina Santa que podía usar la magia divina y que estaba íntimamente ligada a las iglesias. Dicho esto, no eran tan religiosos como la Teocracia Slaine.

Overlord, Volumen 13, Epilogo

Después de la victoria del Rey Hechicero, las cosas se resolvieron de manera muy sencilla. Los demihumanos ya habían perdido la voluntad de luchar, así que todo lo que quedaba era eliminarlos. Prácticamente no hubo bajas del Reino Santo, pero el suelo estaba lleno de cadáveres demihumanos.

Overlord, Volumen 13, Capitulo 5, Parte 2

Neia cerró en silencio la puerta de la habitación del Rey Hechicero y se giró sobre sus talones. Y entonces... su cuerpo se estremeció.

Ella palmeó suavemente sus mejillas rojas y algo ardientes para forzar su cara a tensarse antes de que colapsara completamente. Una de las razones era porque sabía que su rostro relajado hacía que otros desconfiaran, mientras que la otra razón, más importante, era porque se sentía profundamente avergonzada.