Ir al contenido principal

Mahouka Koukou No Rettousei Volumen 16



Fecha de lanzamiento 09 de mayo 2015
Traductor: Akat Novels
En cubierta Shiba Tatsuya y Shiba Miyuki

Resumen


En diciembre, Miyuki recibe una invitación de la familia Yotsuba (庆春 会). Sin embargo, a diferencia de años anteriores, especialmente añaden "Todo el mundo debe asistir" en la invitación. Miyuki entiende que "ha llegado el momento" -Es el momento de decidir el próximo jefe del clan Yotsuba.

-Si Es elegida, su hermano será libre.

-Si Ella se convierte en el próximo jefe, ella se verá obligada a casarse con otra persona.

El corazón de Miyuki es un caos.

En las vacaciones de invierno, Miyuki, Tatsuya, y Minami se dirigen hacia la residencia principal Yotsuba. El trío es recibido con la sonrisa de Yotsuba Maya, y finalmente, en el último día que queda del año 2096, Maya dice personalmente a Tatsuya "Miyuki no es tu hermana". El impacto de esta "mentira", el verdadero significado de la intención de Maya es-

La verdad del hermano y su relación con la hermana finalmente se dara a conocer !? (Arco de la Herencia de Yotsuba ) comienza!

Volumen 16

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Overlord, volumen 12, capítulo 1 Parte 1

El Emperador Demonio Jaldabaoth
Parte 1
El Reino Santo era una nación que ocupaba la península al suroeste del Reino de Re-Estize.

Era un país altamente religioso, dirigido por una Reina Santa que podía usar la magia divina y que estaba íntimamente ligada a las iglesias. Dicho esto, no eran tan religiosos como la Teocracia Slaine.

Overlord, Volumen 13, Epilogo

Después de la victoria del Rey Hechicero, las cosas se resolvieron de manera muy sencilla. Los demihumanos ya habían perdido la voluntad de luchar, así que todo lo que quedaba era eliminarlos. Prácticamente no hubo bajas del Reino Santo, pero el suelo estaba lleno de cadáveres demihumanos.

Overlord, Volumen 13, Capitulo 5, Parte 2

Neia cerró en silencio la puerta de la habitación del Rey Hechicero y se giró sobre sus talones. Y entonces... su cuerpo se estremeció.

Ella palmeó suavemente sus mejillas rojas y algo ardientes para forzar su cara a tensarse antes de que colapsara completamente. Una de las razones era porque sabía que su rostro relajado hacía que otros desconfiaran, mientras que la otra razón, más importante, era porque se sentía profundamente avergonzada.