Ir al contenido principal

Overlord CD Drama en Español

Preview



Para los que no sepan que es un Drama Cd

Un CD drama o drama CD es una colección de archivos de audio presentados en uno o más CDs que contienen historias leídas por los actores de voz del anime que forman parte de un libreto.

Overlord Drama CD Vol. 1 - El árbol maligno sellado



La historia transcurre entre los volúmenes 3 y 4, justo después del final del anime. Salio a la venta junto al volumen 4 de la historia.



Overlord Drama CD 2 - La subasta de amor y el gigante basilisco



Esta historia transcurre bastante después del volumen 3. Salio a la venta junto al volumen 6

Comentarios

  1. con estas historias, se entiende mucho de la novela que mencionan

    ResponderEliminar
  2. Perdonen mi ignorancia. Pero, como los puedo escuchar o ver en español?

    ResponderEliminar
  3. cual es el nombre de la cancion ???
    del primer cd drama q suena al final

    ResponderEliminar
  4. Una en el link es un audio o vídeo y lo mas importante esta subtitulado si es un video o como aria ya que no se japonés

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Overlord, volumen 12, capítulo 1 Parte 1

El Emperador Demonio Jaldabaoth
Parte 1
El Reino Santo era una nación que ocupaba la península al suroeste del Reino de Re-Estize.

Era un país altamente religioso, dirigido por una Reina Santa que podía usar la magia divina y que estaba íntimamente ligada a las iglesias. Dicho esto, no eran tan religiosos como la Teocracia Slaine.

Overlord, Volumen 13, Epilogo

Después de la victoria del Rey Hechicero, las cosas se resolvieron de manera muy sencilla. Los demihumanos ya habían perdido la voluntad de luchar, así que todo lo que quedaba era eliminarlos. Prácticamente no hubo bajas del Reino Santo, pero el suelo estaba lleno de cadáveres demihumanos.

Overlord, Volumen 13, Capitulo 5, Parte 2

Neia cerró en silencio la puerta de la habitación del Rey Hechicero y se giró sobre sus talones. Y entonces... su cuerpo se estremeció.

Ella palmeó suavemente sus mejillas rojas y algo ardientes para forzar su cara a tensarse antes de que colapsara completamente. Una de las razones era porque sabía que su rostro relajado hacía que otros desconfiaran, mientras que la otra razón, más importante, era porque se sentía profundamente avergonzada.