Ir al contenido principal

Overlord Volumen 5 y 6 en PDF y EPUB

Agradecimientos especiales a Fernando Torres hernandez y Lord Valdomero que tradujeron el Volumen 6.

No tengo forma de provar si las versiones epub estan bien, asi que si alguien las descargo le agradeseria que comente haber si el archivo esta funcionando correctamente.

Gracias por su atencion

Comentarios

  1. Ya publicarán el siguiente capítulo?

    ResponderEliminar
  2. desde el movil puedes usar Moon Reader para leer los epub

    ResponderEliminar
  3. Excelente trabajo como siempre, muchas gracias

    ResponderEliminar
  4. que es el epub? perdon por la ignorancia u.u

    ResponderEliminar
  5. Es un formato de lectura que permite cambiar el tipo de letra, asi como el tamaño de la pantalla. es mas practico de leer en dispositivos como smarphones y tablets.

    ResponderEliminar
  6. hola;quiero ayudarte con la edición,estas de acuerdo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, contactame al correo y hablamos si quieres. es bcchamorroc@gmail.com

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Overlord, volumen 12, capítulo 1 Parte 1

El Emperador Demonio Jaldabaoth
Parte 1
El Reino Santo era una nación que ocupaba la península al suroeste del Reino de Re-Estize.

Era un país altamente religioso, dirigido por una Reina Santa que podía usar la magia divina y que estaba íntimamente ligada a las iglesias. Dicho esto, no eran tan religiosos como la Teocracia Slaine.

Overlord, Volumen 12, Capitulo 3, FINAL

Parte 4

Tanto la recuperación de la ciudad como la liberación de sus ciudadanos eran algo triviales ante el poder del Rey Hechicero.

Los paladines y reclutas atacantes estaban virtualmente ilesos y aunque algunos de los residentes encarcelados perdieron la vida en el caos, fue una cantidad sorprendentemente pequeña.

Overlord, Volumen 13, Capitulo 4, Parte 1

El asedio Parte 1

Faltaba mucho para el final del invierno, por lo que el aire era muy frío. Sin embargo, eso no fue una dificultad para él, gracias a la piel que cubría su cuerpo. Su torso estaba envuelto en una brillante piel negra, y otra capa de ropa encima de ella que hacia un excelente aislante. No temblaría de frío, aunque llevara una armadura completa de metal.

Sin embargo, ahora estaba temblando por una razón diferente.

Esa razón era la ira.