Ir al contenido principal

Noticia, The Great Ruler.








Hola a todos, aquí el traductor de The Great Ruler, empiezo pidiendo disculpas porque los capítulos de la semana pasada no fueron publicados, ellos están realmente traducidos, sólo que falta corregirlos y no he tenido tiempo, y ese es el propósito de esta noticia.

Se busca un corrector, los requisitos son:

*Principalmente ganas y tiempo.

*Buen conocimiento de gramática y ortografía,  principalmente adaptar lo que suene "raro".

Beneficios:

Ninguno JAJA... Bueno sí, tendrán acceso a capítulos por adelantado, ayudaran enormemente a que más capítulos se publiquen semanalmente y realmente no toma mucho tiempo al día, y ayudar en gran manera a la calidad de las publicaciones.

Eso es todo, si alguien esta interesado dejar un correo en los comentarios.

Comentarios

  1. Yo me apunto (se que nunca comento, pero quiero ayudar a esta comunidad)

    ResponderEliminar
  2. Yo tengo tiempo y esta novela me gusta bastante, asique no tendria ningun inconveniente

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Overlord, volumen 12, capítulo 1 Parte 1

El Emperador Demonio Jaldabaoth
Parte 1
El Reino Santo era una nación que ocupaba la península al suroeste del Reino de Re-Estize.

Era un país altamente religioso, dirigido por una Reina Santa que podía usar la magia divina y que estaba íntimamente ligada a las iglesias. Dicho esto, no eran tan religiosos como la Teocracia Slaine.

Overlord, Volumen 13, Epilogo

Después de la victoria del Rey Hechicero, las cosas se resolvieron de manera muy sencilla. Los demihumanos ya habían perdido la voluntad de luchar, así que todo lo que quedaba era eliminarlos. Prácticamente no hubo bajas del Reino Santo, pero el suelo estaba lleno de cadáveres demihumanos.

Overlord, Volumen 13, Capitulo 5, Parte 2

Neia cerró en silencio la puerta de la habitación del Rey Hechicero y se giró sobre sus talones. Y entonces... su cuerpo se estremeció.

Ella palmeó suavemente sus mejillas rojas y algo ardientes para forzar su cara a tensarse antes de que colapsara completamente. Una de las razones era porque sabía que su rostro relajado hacía que otros desconfiaran, mientras que la otra razón, más importante, era porque se sentía profundamente avergonzada.