Ir al contenido principal

Comenzando de Zero, Prologo


Prologo

Cuando uno reflexionaba sobre ello, las circunstancias que rodeaban el nacimiento humano eran ciertamente absurdas e injustas.

Uno podría nacer sosteniendo una cuchara de oro.

Sólo por su suerte, fueron creados a partir del esperma de un b*stardo ricachón. Sólo porque tuvieron suerte, fueron concebidos del huevo de una asquerosa y rica b*tch. ¿Esfuerzo? Sólo podría llamarse esfuerzo si se consideraba que mover la cola más rápido que otros espermatozoides era un acto de esfuerzo.

Otros podrían estar dotados de un talento extraordinario; uno que podría forjar una cuchara de barro en una cuchara hecha de oro si surgiera la oportunidad de hacerlo.

La inequidad del nacimiento humano fue la misma en este mundo también. Uno podría ser apto para caminar por el camino de las artes marciales, mientras que otro podría nacer con un toque de magia. La cuestión es que las disparidades entre los compañeros eran claras desde el nacimiento.

¿Yo?

No tenía absolutamente nada.

 ---------------------------------------------

La "Piedra de la vida pasada" ha sido activada.

La' Piedra de la Vida Pasada' no puede ser activada de nuevo.

[Volverás a la línea de partida desde hace 13 años.]



Comentarios

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Overlord, volumen 12, capítulo 1 Parte 1

El Emperador Demonio Jaldabaoth
Parte 1
El Reino Santo era una nación que ocupaba la península al suroeste del Reino de Re-Estize.

Era un país altamente religioso, dirigido por una Reina Santa que podía usar la magia divina y que estaba íntimamente ligada a las iglesias. Dicho esto, no eran tan religiosos como la Teocracia Slaine.

Overlord, Volumen 12, Capitulo 3, FINAL

Parte 4

Tanto la recuperación de la ciudad como la liberación de sus ciudadanos eran algo triviales ante el poder del Rey Hechicero.

Los paladines y reclutas atacantes estaban virtualmente ilesos y aunque algunos de los residentes encarcelados perdieron la vida en el caos, fue una cantidad sorprendentemente pequeña.

Overlord, Volumen 13, Capitulo 4, Parte 1

El asedio Parte 1

Faltaba mucho para el final del invierno, por lo que el aire era muy frío. Sin embargo, eso no fue una dificultad para él, gracias a la piel que cubría su cuerpo. Su torso estaba envuelto en una brillante piel negra, y otra capa de ropa encima de ella que hacia un excelente aislante. No temblaría de frío, aunque llevara una armadura completa de metal.

Sin embargo, ahora estaba temblando por una razón diferente.

Esa razón era la ira.