Ir al contenido principal

Overlord, Volumen 13, Capitulo 4, Parte 1

El asedio

Parte 1

Faltaba mucho para el final del invierno, por lo que el aire era muy frío. Sin embargo, eso no fue una dificultad para él, gracias a la piel que cubría su cuerpo. Su torso estaba envuelto en una brillante piel negra, y otra capa de ropa encima de ella que hacia un excelente aislante. No temblaría de frío, aunque llevara una armadura completa de metal.

Sin embargo, ahora estaba temblando por una razón diferente.

Esa razón era la ira.

 Llamar a esa tremenda ira "furia" no estaría muy lejos.

Un bajo gruñido se le escapó, como el que haría una bestia carnívora y luego chasqueó su lengua avergonzado.

Para los miembros de su raza —los Zoastia— hacer ruidos salvajes como ese era la prueba de que no podía controlar sus emociones; una muestra vergonzosa para un adulto.

Sin embargo, eso fue sólo dentro de los confines de su especie.

Cualquiera que hubiese oído ese gruñido salir de entre sus afilados dientes habría temblado de miedo o se habría congelado de terror.

Le dio la espalda a la ciudad humana que acababa de mirar, y volvió a su campamento.

Incluso si su comandante supremo era Jaldabaoth, su gobernante que ejercía un poder abrumador, muchas disputas inútiles seguían estallando todos los días entre las muchas razas reunidas bajo su mando.

Las fuerzas de la Alianza Demihumana se dividía en tres grupos principales.

Los primeros fueron los 40.000 soldados que se enfrentaron a los militares del Reino Santo del Sur.

Los segundos fueron los 50.000 soldados responsables de la gestión y vigilancia de los campos de prisioneros del Reino Santo.

Los terceros fueron los 10.000 soldados responsables de explorar el Reino Santo del Norte, recuperar varios recursos y otras tareas misceláneas.

De los 50.000 efectivos asignados a la gestión de los campos de prisioneros, 40.000 formaban parte del personal.

Era natural que sus campamentos estuvieran llenos de gente, con tanta asistencia. Sin embargo, nadie se atrevía a bloquear su camino, por lo que no podía detenerse o incluso ralentizar su paso.

Seguramente no había nadie en el mundo que se atreviera a interponerse en el camino de una enorme roca en embestida.

Nadie aquí tenía las agallas o la fuerza de espíritu para ofenderle, dado el aura dominante que le rodeaba.

Caminó como si estuviera solo en la llanura, y pronto apareció una tienda de campaña especialmente ornamentada.

Había soldados demihumanos ante ella, pero no eran guardias. Estaban a la espera de las órdenes de los ocupantes de la tienda. En otras palabras, eran sirvientes.

Los guardias temblaron al pasar entre ellos y salvajemente apartaron la tela que colgaba sobre su entrada, tras lo cual los cinco demihumanos que había dentro inmediatamente le miraron fijamente.

Los demihumanos que había en su interior podían contarse entre los diez mejores miembros de las fuerzas demihumanas, con excepción de los demonios. Aunque podía sentir el peso físico de sus miradas sobre él, su actitud no cambió en lo más mínimo.

Como miembro de esos diez seres, simplemente se rió e hizo una demostración de llenar uno de los asientos vacíos. Dicho esto, la parte inferior de su cuerpo bestial significaba que tomar asiento era más como estar acostado.

Aunque uno de los cinco asintió levemente, no les prestó atención, ya que sus ojos estaban fijos en el demihumano que ocupaba el asiento más alto.

Dicho demihumano era un ser que parecía una serpiente con brazos crecidos.

Las escamas de su cuerpo resplandecían húmedas, arrojando una extraña explosión de colores que hacía justicia a su apodo de "Escamas Arco Iris". No solo eran hermosas, se decía que su dureza rivalizaba con la de los Dragones. Además, poseía una resistencia mágica de alto nivel y estaba equipado con un gran escudo y una armadura de placas encantadas. Cuando uno tuvo en cuenta su destreza guerrera también, dicho ser bien podría calificarse como la entidad más poderosa en las Colinas de Abelión.

Este demihumano era Roxu, un Nagaraja. Era el demihumano que había sido nombrado comandante de este destacamento por el Emperador Demonio.

A su lado descansaba el poderoso Tridente Dehydration, que era famoso por ser su arma principal.

—¿Por qué no estamos atacando todavía?

Dirigió la pregunta a Roxu en un tono muy apagado.

Habían pasado tres días completos desde que llegaron a la ciudad que la lamentable resistencia humana había tomado. Pero ni siquiera se había desatado una escaramuza desde entonces.

—... Sé que las murallas humanas son problemáticas, pero seguramente no son nada frente a nuestros números, ¿verdad?

Esto era especialmente deprimente para aquellos miembros de la Alianza Demihumana que podían ignorar por completo la existencia de tales muros. No debería haber ninguna dificultad si dichos individuos fueran cuidadosamente manejados.

—¿Estamos asustados?

—Garra del Demonio.

En su rostro, Wayja Lajandala, floreció una expresión viciosa cuando se dirigió a él con el título de "Garra del Demonio". Pasó los ojos por encima del otro miembro de su especie que estaba presente antes de volverse hacia  Nagaraja.

El título de "Garra del Demonio" era conocido a lo largo y ancho, y lo había sido durante casi dos siglos.

Esto no se debió a que las Zoastias fueran una raza longeva, sino a que el título se transmitió de generación en generación.

Para él, este título era algo que había heredado de su padre. Sabía muy bien que era inapropiado para él en este momento. Por eso tenía que construir su reputación en las próximas batallas. Sin embargo, hasta ahora no había sido capaz de probar su fuerza como heredero del título.

Todos a los que había vencido hasta ahora eran débiles. No había nadie que pudiera detener un golpe de su hacha encantada a dos manos, "Alas afiladas .

No se podía permitir que esta situación continuara.

No podía permitir que esta guerra terminase mientras otros aún le conocían como un mero sirviente del archidemonio Jaldabaoth. Tenía que encontrar alguna forma de hacerse un nombre como guerrero, y ese momento era ahora.

Sin embargo, Roxu aún no tenía la intención de atacar. La insatisfacción de Wayja con esa decisión fue la razón por la que habló con el primero de esa manera.

—Dicen que el Gran Rey solía tener esa ciudad. No me digas que tienes miedo sólo porque el enemigo tiene a alguien que pudo derrotarlo.

El Gran Rey... el rey que había llevado a los Bafolk a la grandeza.

Había sido uno de los diez mejores demihumanos, como él.

Wayja confiaba en que estaba en pie de igualdad con el Gran Rey, a pesar de sus molestas artes marciales que podían romper armas. Cualquiera que pueda vencer al Gran Rey debe ser un digno oponente.

—Me encargaré de ella, así que ¿por qué no hemos atacado todavía?

Sólo podía pensar en una persona que pudiera derrotar a alguien con el poder del Gran Rey.

Debe ser esa paladín humana femenina. Si los rumores son ciertos, ella podría haber sido capaz de vencer al Gran Rey.

Vagamente retrató la imagen de una paladín con una brillante espada en su mente.

—Wayja-kakka, el hecho de que tú, un comandante, dirías esas cosas a pesar de llegar tarde sin una palabra de disculpa me hace... no te emociones tanto, lo sé, lo sé.

Roxu le hizo señas con la mano de una manera relajada.

—Honestamente, estos polluelos ignorantes hacen mucho ruido incluso cuando no saben nada.

La persona que se estaba riendo tenía cuatro brazos. Ella era la reina de los Magelos conocida como " Iceflame Thunder " —Nasrenia Bert Kiuru.

Wayja arrugó su frente.

Sentía que podía triunfar en una pelea cuerpo a cuerpo, pero Nasrenia era experta en magia, por lo que temía que ella le diera la vuelta a la tortilla de alguna forma inesperada si se trataba de una pelea. Aun así, como heredero del nombre de "Garra del Demonio", no sería capaz de enfrentarse a sus antepasados si dejara mansamente que alguien le llamara polluelo.

—Y las viejas brujas a las que les gusta holgazanear también nos causan problemas al resto de nosotros.

Los Magelos eran bastante longevos, pero dado que Wayja había oído hablar de ella cuando aún era un niño, ella debería estar a más de la mitad de su vida.

Él no podía distinguir la edad de su piel cuando inspeccionaba su cara debido a todos los cosméticos que la cubrían, pero el hecho de usar tanto maquillaje señalaba que tenía mucho que ocultar. Además, seguramente esa fragancia floral que la rodeaba era una señal de usar perfume para enmascarar el hedor de su vejez, ¿no es así?

—Ho.

Nasrenia entrecerró los ojos, y un helado frío llenó el aire de la carpa. Se trataba de un fenómeno físico, no psicológico.

—Debo decir la verdad, ¿no?

Wayja se enderezó un poco mientras decía eso. La parte inferior de su cuerpo de Zoastia no era una bonita decoración, sino algo que poseía la destreza y el poder explosivo de una bestia. Aunque su estilo de lucha habitual hubiera implicado agacharse para hacer pleno uso de sus habilidades físicas, no lo hizo ahora. Eso era porque quería insinuar que no necesitaba tal ventaja, que simplemente había cedido la iniciativa a su oposición.

—Esto no es sólo cuestión de mentir, ¿sabes? Debería enseñarte a dirigirte a las damas con respeto. Ese también es mi deber como tu mayor.

En medio de toda esta tensión, Roxu habló:

—Conténganse, ustedes dos. Esto es un consejo de guerra. Si los dos continúan causando problemas aquí, me veré obligado a informar a Jaldabaoth-sama.

Ahora que Roxu había sacado el nombre de su líder absoluto, los dos no tenían más remedio que retroceder. Aun así, continuaron mirándose, como si dijeran "Esto aún no ha terminado" y "Cuando quieras, abuelita”.

—Hah... No puedo ayudarlos con esto a pesar de que soy muy fuerte, pero ustedes dos deberían saber lo que significa trabajar juntos.

—Heeheehee, tú tampoco tienes derecho a comentar sobre otros.

Un demihumano simio cubierto de piel blanca se mofó de Roxu refunfuñando con una risa.

—Hm, eso es verdad. Ahora bien, Garra del Demonio. Sobre tu pregunta de antes, no es que tenga miedo. El Gran Rey era un individuo valiente, pero seguramente todos los presentes tienen el mismo poder que el ¿verdad?, ¿o me equivoco?

Roxu miró a Garra de Demonio y a Iceflame Thunder, y luego a las otras tres caras.

Uno de ellos era un demihumano que estaba cubierto de largas pieles blancas y parecía un simio. Llevaba una armadura dorada encantada.

Era el rey de los Stone Eaters... —Harisa Ankara.

Como un espécimen superior de su especie, él y otros como él podrían ganar varias habilidades especiales al comer minerales crudos. Por ejemplo, al comer diamantes, podían ganar temporalmente resistencia al daño físico, que sólo podía evitarse mediante ataques con golpes contundentes. Normalmente, sólo tres de estas habilidades podrían estar activas a la vez, pero podrían tener mucho más que ese número. Esa era también la razón por la que se le llamaba mutante.

Luego, estaba el general Orthros que le había asentido con la cabeza.

Llevaba un traje de armadura intrincadamente esculpida. Su casco igualmente ornamentado y su lanza yacían a su lado. Su nombre era Hectowages Ah Ragara.

Su gesto a Wayja no fue por respeto a las habilidades personales de Wayja, sino hacia la especie Zoastia en su conjunto. Esa fue la razón por la que le disgustó.

Pero no podía simplemente retar a Hectowages a un duelo para probar su fuerza. Ciertamente, Wayja sería el vencedor en una pelea cara a cara. Sin embargo, Hectowages no había ganado fama por su poderío individual, sino porque era un general renombrado que podía triunfar a pesar de tener una décima parte de las fuerzas de su oponente. La situación cambiaría si se tratara de un combate masivo, ya que no había nada más vergonzoso que cacarear sobre la propia fuerza personal y decir "soy más fuerte que tú" a sabiendas de ello. Por eso Wayja lo pasaba mal con ese Orthro.

La última persona era el compañero de su especie, que había permanecido en silencio todo este tiempo: Muar Praksha.

También conocido como "Blacksteel", era conocido como un guerrillero visto a menudo revoloteando de sombra en sombra.

Era una rareza entre los Zoastia, que a menudo sacaban provecho de sus habilidades físicas y luchaban con fuerza bruta. El sigilo y la sorpresa fueron las señas de identidad de las temibles técnicas de asesinato que utilizó para deshacerse clandestinamente de la oposición. Su apodo provenía de su inquebrantable voluntad y su determinación de eliminar la presa que había marcado.

Aunque no creía que perdería ante ellos, cada persona sentada aquí sería un oponente problemático para él en un combate directo.

—Entonces volvamos al tema de por qué no los estamos atacando. Eso sería porque recibí órdenes de Jaldabaoth–sama en la ciudad de Rimun.

—¿Enserio? ¿Es así como fue?

La pregunta de Wayja se debió al hecho de que Roxu era la única persona en este ejército de 40.000 que había tenido contacto directo con Jaldabaoth. Cuando los demás habían sido convocados a esta ciudad de Kalinsha, sus hombres ya estaban en orden de combate y esperando ser desplegados.

Jaldabaoth se teletransportaba constantemente entre varias ciudades, por lo que había pocas oportunidades de recibir instrucciones de él en persona.

—Jaldabaoth–sama dijo que le diera a los humanos que ocupan la ciudad un tiempo de varios días.

—¿Darles tiempo? ¿Para qué?

—Dijo que era para asustarlos. Hay menos de 10.000 personas en esa ciudad. Todavía hay menos gente entre ellos que pueda luchar. En contraste, todos nosotros aquí podemos luchar... ¿cuánto miedo crees que tendrán los humanos escondidos en esa ciudad?

—Ya veo... así que eso es todo. Jaldabaoth–sama es verdaderamente temible.

—Jejeje. De hecho, Dicho esto, entiendo cómo te sientes, Wayja–kakka. La pregunta ahora es ¿cuánto tiempo más deberíamos darles?

—Decidiremos exactamente cuántos días más darles. Dicho esto, podríamos tener dos meses de raciones almacenadas, pero no sería bueno darles tanto tiempo.

—¿Es porque todavía tenemos que tratar con los prisioneros?

Sólo había 10.000 demihumanos que se ocupaban de un número abrumador de cautivos humanos. Mientras que los demihumanos eran más fuertes que los humanos, la cantidad era una cualidad en sí misma. Es muy probable que no puedan hacer frente a disturbios o sublevaciones.

—Precisamente.  Por eso los he reunido a todos ustedes, para discutir nuestros planes para el futuro. Personalmente, creo que podemos entrar después de un par de días y terminar las cosas. ¿Alguien está en desacuerdo?

Ninguno de los demihumanos presentes —incluyendo a Wayja— se opuso a él.

—Muy bien. Atacaremos en dos días. Hasta entonces, seguiremos observándolos.

Había la posibilidad de que el enemigo lanzara un contraataque, aunque no lo creía muy probable.

—Eso significa que ya es tiempo de tratar con los humanos que hemos traído.

La mayoría de demihumanos habían comido seres humanos. Especies como esas prefieren comida fresca. Los Zoastia no tenían preferencia por la carne humana. Para ellos, la carne de vaca y de caballo era mejor. Sin embargo, la mayoría de ellos preferiría carne humana fresca a carne seca.

En contraste, Iceflame Thunder tenía una mirada de repulsión en su rostro. Tal vez fue porque los Magelos no comían humanos, ya que eran visualmente similares a los seres humanos.

—Jejeje. ¿Qué tal si los matamos y nos los comemos mañana frente a su ciudad? Eso debería aterrorizarlos, ¿no?

—Una excelente idea. Después de eso, declararemos que atacaremos al día siguiente...

—No hay necesidad de presionarlos tanto. ¿Qué pasará si se rinden? Pelear sólo es divertido porque tienen esperanza, y por lo tanto luchan con todas sus fuerzas. No hay nada más aburrido que matar a gente que ha perdido las ganas de vivir.

Al final, Wayja quería luchar contra enemigos fuertes. No tenía sentido enfrentarse a los débiles.

—Ciertamente. Además, hay otro punto importante. Es una orden de Jaldabaoth—sama. No podemos matarlos a todos, así que dejaremos escapar a unos cuantos. Por lo tanto, mi plan es matar a todos los que vigilan la puerta oeste, de nuestro lado, y ahuyentar a los que vigilan la puerta este.

—En otras palabras, quienquiera que esté atacando la Puerta Este necesita ser capaz de mantener un control firme sobre sus hombres, ¿estoy en lo cierto? De lo contrario, parece que terminará en una matanza completa.

Después de que Nasrenia dijo eso, todos los ojos se dirigieron a un solo individuo.

—Ya veo... ¿Entonces no te importará si llevo a toda mi familia conmigo?

—¿Puedes dejar algunos como mensajeros?

—Por supuesto, Roxu–kakka. En ese caso, Hectowage Ah Ragara y yo seremos responsables de la puerta este.

—Después de eso, necesitamos que algunos guerreros en el norte y el sur les den algo de presión. Si bien no hay necesidad de tomar realmente esos puntos, deberíamos matar a un número adecuado de defensores allí. Me gustaría enviar algunos arqueros allí...

Había tres personas presentes que eran expertos en el combate a larga distancia. La persona que Roxu eligió de entre ellos fue la silenciosa Zoastia.

—Muar Praksha–kakka.

—Entendido.

Eso fue todo lo que dijo "Blacksteel" en respuesta.

—Todos los demás estarán en la puerta oeste. Aunque no creo que haya ninguna posibilidad de que exhiban todo su poder, les dejaré a los rivales más fuertes que se les presenten. Después de todo, necesito comandar todo el ejército, así que no podré llegar al frente.

Los tres demihumanos restantes —incluyendo a Wayja— asintieron con la cabeza.

—Ya que todos estamos de acuerdo, atacaremos esa ciudad en dos días. Espero que todos ustedes descansen y reúnan sus fuerzas antes de que los humanos lloren desesperados.



Comentarios

  1. un muy buen trabajo y bien rapido saludos y sigan asi :)

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Se filtro el nombre de los capítulos y algunas partes del volumen porque ya se tiene la traducción del japones-chino y Nigel lo traduce del chino-ingles. Por eso ya se tiene esta parte.

      Eliminar
  3. Por lo que se ve aquí no todos los demihumanos están en el mismo punto, están divididos para tener mas control del Reino Santo de Roble. Me pregunto el porque Demiurge no manda a atacar la ciudad, sera que espera algo por parte de Ainz. Ya veremos, gracias por la traducción.

    ResponderEliminar
  4. Se agradece las filtraciones y la traducción pero se siente que esta incompleto o falta algo, es la sensación que me da sobretodo con ese gran espacio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. eso es completamente normal, uno por leerlo a pedasos y 2, por que aun no ha pasado a manos de los correctores

      Eliminar
  5. Muchas Gracias por la traducción, pero siento que falta un pedazo, es muy corto ;v

    ResponderEliminar
  6. Wow ainz sama regresa con suerte loca

    ResponderEliminar
  7. Saludos a todos los de Overlord en Español
    Saludos de Josh

    ResponderEliminar
  8. Gracias por completarlo, se viene una masacre y quiero que salga ya el próximo. AHORA MISMO!!!

    ResponderEliminar
  9. Que bueno ..la espera.. La espera a esperar 😝

    ResponderEliminar
  10. BELLISIMO, A LA ESPERA DE LOS SIGUIENTES CAPITULOS

    ResponderEliminar
  11. Gracias!!!!!!!!!!!!, lo que paso en este capitulo no era lo que esperaba pero bueno.

    ResponderEliminar
  12. Bueno la calma antes de la tormenta y gracias por la traducción.

    ResponderEliminar
  13. donde esta la parte 1 del capitulo 1 del volumen 13?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Overlord, volumen 12, capítulo 1 Parte 1

El Emperador Demonio Jaldabaoth
Parte 1
El Reino Santo era una nación que ocupaba la península al suroeste del Reino de Re-Estize.

Era un país altamente religioso, dirigido por una Reina Santa que podía usar la magia divina y que estaba íntimamente ligada a las iglesias. Dicho esto, no eran tan religiosos como la Teocracia Slaine.

Overlord, Volumen 12, Capitulo 3, FINAL

Parte 4

Tanto la recuperación de la ciudad como la liberación de sus ciudadanos eran algo triviales ante el poder del Rey Hechicero.

Los paladines y reclutas atacantes estaban virtualmente ilesos y aunque algunos de los residentes encarcelados perdieron la vida en el caos, fue una cantidad sorprendentemente pequeña.