Ir al contenido principal

El Séptimo Horrocrux, Capitulo 11


Capítulo 11: Harry Potter vs. Dolores Umbridge (Pt. 1)


Estaba a dos meses de mi último intento de preparar Félix Felicis cuando mi casa cayó de lado.

"Gah!" Grité, desparramando la poción en mis ropas y en el suelo antes de que empezara a fluir de nuevo. Me levanté, desbloqueé la entrada y me arrastré al suelo.

"¿Qué significa esto?" Dije, poniéndome de pie con dificultad.

Hermione ni siquiera levantó la vista de su libro. "Tu baúl se cayó de la estantería."

Aprecié mi entorno. Hermione estaba sentada en un asiento, leyendo el libro de texto de Encantos de este año. Mientras tanto, Ron, Ginevra, Luna y Longbottom estaban jugando un juego particularmente volátil de ajedrez magico. "...Estamos en el tren."

"Por supuesto que sí", dijo Ginevra.

"¿Por qué nadie me informó que regresábamos a Hogwarts?" Yo enloquecí.

Luna se alejó del juego, mirando con curiosidad mi baúl.

Ron dijo: "No pudimos entrar a decírtelo. Nos dejaste fuera".

"Por supuesto que lo hice. Intentaron robarme mi cama". Agité las manos con frustración.

Hermione tiró una página de su libro. "Para protegerte."

"Y lo cerré para protegerme de ti." Convoque mi varita, enfermo de gesticular como un muggle.

"No tienes un Floo ahí dentro. ¿Cómo se supone que te íbamos a llamar?" Ron dijo.

"¿Has oído hablar de llamar a la puerta?"

Luna miró en mi dirección general. "¿Te importa si entro?"

"Sí, adelante." Agité mi varita despectivamente.

Ron se quedó boquiabierto. "¿Qué? Ella puede entrar, ¿pero nosotros no?"

"Aún no ha intentado secuestrarme", le dije.

Ginevra se despidió de su continuo juego con Longbottom. "Aún no he intentado secuestrarte, Harry."

"Sí, sólo que no te quiero en mi casa", le dije.

Longbottom abrió la boca, miró la varita que aún tenía en la mano, y la volvió a cerrar.

"No creo que me guste mucho vivir aquí", llamó Luna desde mi baúl. "No es muy acogedor, y hace bastante frío."

"El calor interrumpe el proceso de elaboración".

Miré con indignación a Hermione porque es casi seguro que este último incidente fue el resultado de su venganza. "...lo que me recuerda. Arruinaste tres meses de trabajo".

Ella gimió. "¿No estarás tratando en serio de hacer Felix Felicis otra vez?"

"He descubierto el secreto para hacer el lote más potente que existe", declaré.

Hermione frunció los labios. "Tendrás suerte si lo consigues. Es una poción muy avanzada, Harry. La mayoría de los Maestros de Pociones ni siquiera pueden prepararla".

"Exactamente."

" ¿Disculpa?"

"Se necesita una suerte increíble para que alguien la prepare con éxito. Sospecho que la suerte es en realidad un ingrediente. La insana cantidad de suerte necesaria para que yo la haga aumentaría por lo tanto la calidad de la poción. De hecho, puede que me esté robando la suerte para usarla más tarde, lo que me llevará a mis muchos fracasos".

"Harry", dijo Hermione, "eso es estúpido y -"

"- ¡Justo el tipo de cosas que hace la magia!" Ginevra exclamó.

"Ella te tiene ahí, Mione", dijo Ron.

Longbottom murmuró: "Tiene más sentido que las pociones".

Ginevra se sentó, con una incómoda gran parte de su cara cubierta por una sonrisa. "Deberías contárselo a Snape. Podría cambiar completamente la poción o al menos hacer la clase un poco menos aburrida".

"No, parece una mala idea. No le gusto a Snape". Además, más gente que no soy yo tendría acceso a la suerte líquida, lo que sería terrible.

"Supongo que podría decírselo de tu parte, si quieres", dijo.

Con condescendencia le di un golpecito en la cabeza con mi varita mágica, y se la devolví cuando se apoyó en el tacto. Si no tuviera cuidado, tendría otra Bellatrix en mis manos. "Déjame decirlo de otra manera. Snape nos odia a todos".

La voz de Luna salió de mi baul. "¿Harry?"

Modifiqué mi declaración anterior. "Excepto Luna. No sé cómo trata a los Ravenclaws".

"Sólo un poco mejor que Hufflepuffs", declaro Ginevra.

La voz de Luna era más débil esta vez. "¿Harry? Estoy perdida."

♦♦♦

Hermione acarició nerviosamente su varita, murmurando: "Harry, ¿por qué tienes un encanto de escudo?"

Miré alrededor del Gran Salón. No había fisgones, en este momento, aparte de Ginevra. " Lanza el tuyo. Ron, escóndete detrás de Hermione. Ginevra, escóndete detrás de Ron".

Obstinados como siempre, los tres lanzan escudos separados. Gruñí de disgusto. Hermione frunció el ceño. "No, en serio. ¿Por qué estamos haciendo esto?"

"Están mirando."

"¿Quiénes son ellos?" Preguntó Ginevra, con la voz cayendo a la par de la mía.

"Los otros estudiantes. Creo que están preparando un ataque." No sería la primera vez.

Hermione dejó caer su encanto y dijo: "Sólo son curiosos."

"Siento rabia, y rara vez me equivoco en eso." Miré a un Hufflepuff errante que tuvo el descaro de devolverle la mirada. Se estaban rebelando, como siempre supe que lo harían.

"Bueno, supongo que algunos de ellos podrían estar irritados por los periódicos. Han sido bastante malos contigo últimamente, con Dumbledore diciendo que ya sabes quién ha vuelto", dijo Ron.

Levanté una ceja. "¿Y no me informaron de esto porque...?"

Hermione dijo: "Estabas en el baúl. Además, Rita Skeeter -"

"Espera, ¿no la matamos nosotros?" exclamé.

Hermione hizo una mueca de dolor. "No, Harry. Nosotros no la matamos".

"No, no. Recuerdo esto específicamente. Estabas tratando de matarla de hambre, y yo dije que era demasiado malo. Aunque íbamos a eliminarla de otra manera. "¿Qué has estado haciendo todo el verano?"

Un odioso Gryffindor dijo: "¡Asesino también! Espera a que mi madre se entere de esto. Por supuesto, todos sabíamos que eras un mentiroso loco y buscador de atención".

Hermione frunció los labios pensativamente. "Harry es todas esas cosas. Pero rara vez al mismo tiempo".

"Además, es mi mejor amigo", dijo Ron. "No importa cuán ciertos sean tus insultos; te embrujaré por intentarlo con él."

"Yo ayudaré", gritó Ginevra.

Levanté la mano. "Abajo, Weasleys. Puedo manejar esto."

A regañadientes aceptaron. Miré al Gryffindor a través de mi brillante encanto de escudo. " Dime, ¿alguna vez me han citado diciendo que Lord Voldemort ha vuelto? ¿Alguna vez me has visto decir eso? ¿Lo estoy diciendo ahora?"

Parecía confundido. "Entonces, ¿estás diciendo que no lo es?"

Me reí. "Bueno, yo no iría tan lejos. Ciertamente vi a un hombre como una serpiente salir de un caldero. Sin embargo, no puedo decir con certeza que fuera Voldemort. Nunca he visto una fotografía del hombre."

"No hay muchos de ellos por aquí, y casi nunca están en los libros de historia", dijo Hermione.

Ron resopló. "No es sorprendente, ¿verdad? Es espeluznante cuando te sonríe y te saluda".

Siempre me ha encantado que me tomen fotos.

El Gryffindor aclaró su garganta. "Pero Dumbledore dijo que dijiste que Voldemort había vuelto."

"Dumbledore claramente está tratando de manipularlos a todos. Soy neutral en el asunto Voldemort. Díselo a todos tus amigos."

El Gryffindor, todavía aturdido, se alejó.

Ron asintió con la cabeza, erguido como si acabara de ahuyentar al chico sin ayuda. Hermione dijo: "Eso debería calmar a algunos de los más ruidosos Gryffindors".

Me estrujé una ceja.

"Estabas en tu baúl", dijo Ginevra.

Suspiré. "Confía en Dumbledore para sabotear mi reputación".

La pelirroja golpeó su barbilla pensativamente. "Bueno, no ha hecho un buen trabajo. Los Gryffindors ya están casi todos detrás de ti. Los Hufflepuffs creen que estás mintiendo. Pero los insultas en público, así que nunca tuviste una oportunidad allí. Los Ravenclaws que son lo suficientemente lúcidos para entender lo que está pasando se reservan el juicio. Y los Slytherin te creen porque Voldemort mató a la mayoría de sus padres".

Tarareé pensativamente. "Sí, supongo que tenemos eso en común."

♦♦♦

Miré fijamente mis manos dobladas, y el fénix de Dumbledore quemándome la cara mientras se acercaba cada vez más. "Señor, creo que su pájaro me está abucheando."

"Porque le gustas, hijo mío", dijo Dumbledore.

El fénix retrocedió lentamente. Una rápida mirada mostró que sus ojos negros y brillantes aún observaban cada uno de mis movimientos. "Dijiste lo mismo de Snape."

"Ambos son poco convencionales en mostrar su cariño", dijo.

A menudo me he preguntado si Dumbledore intentaba orquestar mi muerte por negligencia.

Dumbledore giró sus dedos, inclinándose hacia delante. "¿Sabes por qué te he llamado hoy, Harry?"

Hablé muy rápido. "¿Es porque te denuncié públicamente delante de todo el alumnado?"

El viejo pareció sorprendido durante un momento, un acto obvio, antes de toser. "Puede que quiera hablar de eso más tarde, pero no. ¿Te enteraste de la entrada ilegal en el Ministerio de Magia este verano?"

"No", dije, pensando en el orbe de la profecía que ahora servía como una lámpara de repuesto en mi baúl. "¿Por qué iba a saber algo sobre el Ministerio? No sigo el ritmo de la política. Deberías contármelo".

"Los detalles no importan", dijo. "Lo que necesitas entender es que Voldemort irrumpió en el Ministerio para robar algo muy importante. Algo que les concierne a ambos. Una profecía."

Intenté canalizar mi Ron interior. " Leímos acerca de esas en adivinación, creo. ¿No dicen el futuro o algo así?"

"Así es, en efecto. Esta profecía concierne a Voldemort y a ti mismo. La oí hace muchos años, y parece que Voldemort ahora lo sabe. Creo que es hora de que tú también lo hagas".

Fruncí el ceño. "Estoy confundido. ¿Por qué siempre soy el último en enterarme de estas cosas?"

"Intentaba proteger tu inocencia."

¿Cómo respondería una quinceañera normal a eso? Hermione escribiría un informe de un libro. Ron se pondría rojo y empezaría a balbucear. Malfoy se cepillaría el pelo o algo así.

Renuncié a esa línea de pensamiento y me encogí de hombros porque las burlas parecían sospechosas.

Sonriendo, Dumbledore preparó un Pensadero y me mostró su recuerdo de la profecía de Trelawney.

Mientras volvía al mundo real, pregunté. "¿Estás seguro de que esto es genuino? Estamos hablando de Trelawney. Según ella, se supone que ya debería haber muerto seis veces. Lo sé; normalmente da citas."

"Estoy bastante seguro de su validez."

Me estremecí al pensar en los inquietantes rituales que Dumbledore había realizado para comprobarla. Me sacudí, volviendo a temas más brillantes. "¿Entonces tengo que matar a Voldemort?"

"Quizás", dijo Dumbledore, tan poco comprometido como siempre. "O quizás podrías derrotarlo con amor."

Resoplé. "El fuego no lo mata todo, director... Espere, tengo una idea brillante."

"¿Ah, sí?", preguntó.

Abrí los ojos de par en par, que podía imaginar brillando de emoción. " ¿Podría enseñarme su magia oscura?"

El ave fénix se zambulló en mi cabeza.

♦♦♦

Era una noche típica en la sala común de Gryffindor: Hermione estaba puliendo la décima página de nuestro ensayo de cinco páginas de Encantos, Ron estaba destrozando a Longbottom en ajedrez (un logro que fue más vergonzoso que impresionante), y Ginevra estaba junto a la chimenea fingiendo tener otros amigos.

"Dumbledore no me habla", me quejé. Esto normalmente sería algo bueno, pero ahora no tenía ni idea de lo que estaba tramando.

Hermione puso los ojos en blanco. "Bueno, tal vez no deberías haberle pedido su Magia Oscura."

"Admitiré que eso pudo haber sido grosero," admití, "pero él me acababa de decir que tenía que matar a Lord Voldemort. Y, en realidad, es muy egoísta de su parte acapararla. Ni siquiera tiene un heredero".

Ron levantó la vista del tablero de ajedrez donde su caballero estaba ocupado decapitando a la reina de Longbottom. Él dijo: "Amigo, Dumbledore no es malo."

"Nunca dije que Dumbledore fuera malvado." Implícito, sí, ¿pero declarado abiertamente? Absolutamente no, todo el mundo sabe que los retratos espían para él.

Continué: "Además, eso no tiene nada que ver con esta conversación".

Hermione puso una mirada extraña en su rostro y preguntó: "Harry, ¿qué crees que es la magia oscura?"

Resoplé. "Magia secreta retenida dentro de una familia, obviamente. Por eso la llaman Magia Oscura. Se mantiene en la oscuridad donde muy poca gente puede verla".

"Pero pensé que era magia maligna", dijo Ron. "Como hechizos que hacen explotar los ojos de la gente".

"Bueno, por supuesto que es más que nada eso. Si inventara un hechizo que hiciera explotar los ojos, no se lo diría a todo el mundo. La gente empezaría a hacer preguntas incómodas como: "¿Por qué harías algo así?" y "¿Qué te pasa?" y "¿Eres tú la persona que anda por ahí explotando los ojos de la gente?

"Entonces empezarían a usarla contigo, o vendrían con una contra-maldición, arruinando el punto de inventarla en primer lugar. De hecho, la mayoría de los hechizos que aprendemos en clase vienen de ahí. Petrificus Totalus, por ejemplo."

Hermione resopló. "Eso es ridículo. Petrificus Totalus es perfectamente inofensivo."

Le dije: "Claro, ahora que todo el mundo conoce el contra conjuro es muy divertido, pero nadie se reía cuando los Parkinson lo usaron para enterrar vivos a sus enemigos políticos".

Hermione jadeó, con las manos levantadas para cubrir su boca y la tarea de Encantos olvidada en su regazo. "Eso es horrible."

"La magia suele serlo", dije, "pero la magia oscura no es más malvada que el resto. Es muy exclusiva".

Una luz de comprensión se encendió débilmente entre los ojos de Ron Weasley. "Así que, cuando dijiste que mi familia tenía Magia Oscura..."

"Asumí que durante sus novecientos años de historia, al menos uno de tus antepasados inventó un hechizo y no se lo dijo a todo el mundo", dije.

"¿Ginny no es malvada entonces?" Ron dijo.

Me detuve, pensando por un momento. "No estoy seguro. Sólo hay una forma de averiguarlo, supongo".

"¿Qué...?"

Me volví hacia la chimenea y grité: "Ginevra, Hermione está reclutando para su ejército oscuro. ¿Te gustaría unirte?"

Ginevra parecía pensativa. "¿Vas a unirte?"

"Aún no lo he decidido", admití.

"Avísame cuando lo sepas." Ella asintió con decisión y luego volvió a su conversación anterior.

Le dije a Ron: " Ves, ella es menos malvada que Hermione".

"No soy malvada", dijo Hermione.

Me reí. "Entonces no tenemos nada de qué preocuparnos."

Ron frunció el ceño. "Alguien debería hacerle saber a Dumbledore que Harry tampoco es malvado".

♦♦♦

" Hem, hem," Umbridge aclaro su garganta.

Cambié la página de las Pociones Más Potentes a la página 412.

" Hem, hem".

Un movimiento de mi varita envió tres pequeños fuegos danzando sobre mi escritorio. Levanté la vista con desprecio hacia su cara de sapo. "¿Qué pasa?"

"¿Puede decirme, Sr. Potter, por qué hay un caldero encima de su escritorio?"

Fruncí el ceño, ajustándolo ligeramente para que los fuegos calentaran uniformemente sus lados de plomo. "Felix Felicis es muy sensible a las altitudes. Esto no es lo ideal, pero tendrá que servir".

Ella frunció los labios para que se parecieran un poco al pico de un pato. "¿Y por qué no estás leyendo tu libro de texto?"

"Ya hice eso", dije.

"En esta clase, leemos el libro de texto", dijo lentamente, sonriendo como si no pudiera sentir sus malas intenciones.

"Sí, por eso todo el mundo odia tu clase" - Me volví hacia el asiento de atrás - "¿Verdad, Hermione?"

"¡Harry! No puedes decir esas cosas a los profesores".

Volví triunfalmente a Umbridge. "Si no odiara tu clase, lo habría dicho. Por ejemplo, nunca aceptará que las Pociones sean auto-estudio".

Hermione resopló. "Pociones es una asignatura perfectamente razonable, que requiere que el profesor garantice la seguridad de sus alumnos."

"¿Ves? Todos odiamos tu clase. Culparía al plan de estudios, pero no creo que tengamos uno de esos. Eres una profesora terrible".

Su pecho subía y bajaba con furia. "¿Cómo te atreves...?"

"No soy sólo yo. Snape está de acuerdo, y debería saberlo. Es un profesor terrible, también."

Umbridge dijo: "No me interesan en absoluto las opiniones de un hombre lobo mestizo".

Me reí de su idiotez. "Snape es un hombre lobo. No existe tal cosa como medio hombre lobo, y lo sabrías si supieras algo sobre tu tema."

"¡Detención, Sr. Potter!", gritó.

La miré con desprecio. "Bien, hablaremos de hombres lobo. Tal vez hasta aprendas algo".

♦♦♦

"Pero la única manera de sellar la mordedura de un hombre lobo es con una mezcla de plata en polvo y dittany. Eso sí, no sirve de mucho contra..."

Umbridge interrumpió, y de repente me di cuenta de que ella no había estado escuchando. "Su detención será muy simple. Escribirás: 'No debo interrumpir la clase' ".

"No había una clase que interrumpir."

"Lo escribirás tantas veces como sea necesario para asimilarla", dijo ella con fuerza, sacando una delgada pluma negra.

Hice un amplio gesto con mi varita. " Ya está asimilada. ¿Puedo irme?"

"Quinientas líneas, entonces", dijo.

Suspiré con fuerza y tomé la pluma.

Sabía que discutir sólo la irritaría más, un objetivo secundario, pero reconocí una pluma de sangre cuando la vi. Y esa queja me había dado el tiempo justo para lanzar un encanto de guante invisible, más comúnmente usado por los Maestros de Pociones. Una pluma de sangre siempre está adherida a la última persona cuya piel tocó.

En este caso, la profesora Umbridge.

Sonreí y escribí la primera línea. Umbridge gritó. Al instante escribí la segunda.

"¡Sr. Potter!"

Escribí la tercera, tarareando alegremente en voz baja.

"¡Deja de hacer eso! ¡Deténgase ahora mismo!" Chilló Umbridge.

Levanté la vista del pergamino, garabateando distraídamente. "¿Qué pasa, profesora?"

Tembló de rabia, agarrando su herida mano. " Deme la pluma".

Sonreí amablemente. "¿Estás sangrando?"

♦♦♦

"¿Te tiene en detención otra vez? Me imaginé que ya la habrías asustado", dijo Ron, sentado en una silla cerca de la chimenea de la sala común.

"Honestamente", resopló Hermione. "Esto no pasaría si no siguieras antagonizándola".

"Tú también crees que es terrible", señalé.

"Sí, pero yo no le digo eso."

Miré fijamente a Hermione, asombrado por su egoísmo y cobardía. "¿Entonces cómo se supone que lo sepa?"

Ron dijo, "Probablemente ya lo haga, amigo".

"No, ella no podría saber lo horrible que es y luego no hacer nada al respecto. Es peor que Quirrel. ¡Es incluso peor que Binns! Al menos nos deja batirnos en duelo en la parte de atrás de la clase".

Hermione dijo: "No puedes seguir haciendo eso, por cierto. Es una falta de respeto".

"A Binns no le importa", le dije.

Enroscó sus dedos en puños. "No se da cuenta."

Asentí con la cabeza. "Exactamente. Binns no nos impide aprender. Él tampoco lo fomenta. He estado entregando el mismo ensayo todos los meses, y siempre saco la misma nota".

"¡Eso es hacer trampa!" Hermione dijo, como si no hiciera cosas peores a diario.

"Binns no lo cree".

Ron parecía sorprendido. "Eso es brillante."

Hermione le frunció el ceño y agregó apresuradamente: "Pero no hagas eso".

Yo dije: "¿Por qué no? Esencialmente no tenemos un maestro para esa clase. También podría disfrutar de las ventajas. A pesar de todo, Umbridge está arruinando activamente nuestra capacidad de aprender. Tú, de todas las personas, deberías estar molesta por eso. "Vas a fallar tus OWLs."

Ginevra se rió en el rincón, gritando: "Pagaría por ver eso. Sería muy raro".

Los ojos de Hermione se abrieron de par en par hasta que se pareció a un elfo doméstico. "Tienes razón. Tenemos que hacer algo al respecto. Un grupo de estudio, tal vez. Tú y Ron estarán en él, por supuesto. Neville, también, e imagino que Ginevra querrá unirse..."

"¡Yo quiero!"

"Ya somos cinco", dijo ella, asintiendo con la cabeza. "Bien. De acuerdo. Y los Ravenclaws también, si es que no han organizado ya algo".

Ginevra dijo: "¡No lo han hecho!"

"De acuerdo, bien. Todos concertaremos una cita..."

"Y yo les enseñare", declaré, con ojos brillantes.

Esto era perfecto. Si preparaba con éxito una clase de estudiantes para sus OWL, entonces Dumbledore no tendría más remedio que darme el puesto de DCAO.

♦♦♦

"Pero aquí no hay nada", dijo Ron, mirando la pared en blanco junto al retrato de Barnabus el Barbudo y sus trolls bailarines.

Hermione sonrió con suficiencia, inclinando la cabeza con arrogancia mientras empezaba otra de sus lecciones de historia. "La Sala de menesteres sólo aparece bajo circunstancias muy específicas, ya que intentaron sellarla hace varios siglos, pero definitivamente está ahí."

Empezó a caminar, con Ron siguiéndola. Se giró abruptamente, chocando con Ron, y - con la cara enrojecida por el esfuerzo - continuó su paso.

Me quedé quieto y miré la pared. Recordando el almacén donde había guardado la Diadema de Ravenclaw, fruncí el ceño. "¿Cómo te enteraste de esta habitación, entonces?"

"Está en Historia de Hogwarts".

Bien, nadie lee ese libro, así que mi Horrocrux estaba a salvo.

Los ojos de Hermione brillaron. "Es una historia fascinante, de verdad. Ravenclaw diseñó esta sala unos años después de fundar la escuela. Podía invocar temporalmente cualquier cosa fuera del terreno, y a menudo la usaba cuando preparaba un ritual o hechizo particularmente delicado. Por supuesto, también se hizo muy popular entre los estudiantes como un centro de recreación. Pero fue demasiado fascinante para algunos, y algunos estudiantes nunca salieron. Dicen que aún puedes encontrar sus esqueletos, si le pides lo correcto".

"Hermione, realmente no me estás vendiendo esta habitación", le dije.

"No tiene ningún tipo de encanto que te atraiga. A algunas personas no les gusta su vida, supongo. Y no tengo que convencerte de ello" - una puerta brillaba en la existencia - "Se venderá lo suficientemente bien".

La abrí, mirando hacia adentro con la varita levantada. El techo arqueado rivalizaba con el del Gran Salón, y maniquíes con ruedas corrían alrededor de una sección, encontrándose ocasionalmente con objetivos más robustos. Al final, un podio daba a la habitación. A un lado, una estantería sobresalía, conectada a la pared por una cortina roja de terciopelo.

"Impresionante", dije.

"¿Ah, a que sí?" suspiró, e inmediatamente corrió a la librería.

Ron lanzó un aturdidor a uno de los maniquíes, sonriendo cuando destelló de rojo brillante y se derrumbó. "Malvado".

Vagué por ahí, reclamando mentalmente el podio como mi propiedad y quitándole la cabeza a un maniquí. Lo regeneró rápidamente. Me preguntaba si podría instruir a la sala para que no lo hiciera.

Entonces miré alrededor de la cortina. "¡Mira, hasta hay una cama aquí para cuando los miembros estén heridos!"

Hermione chirrió, y un libro de la biblioteca golpeó contra el suelo.

Fruncí el ceño. "Por supuesto, primero tendremos que deshacernos de los esqueletos."

♦♦♦

La hierba susurró sobre mis escamas mientras me alejaba de la mansión. Me gustaba más allí. Había más escondites. Pero no podía cazar a los esbirros del Maestro. No se me permitía.

Siseé como si un sonido de forcejeo me llamara la atención. El veneno se acumuló en mi boca.

"¿Harry?"

Parpadeé, repentinamente consciente de la Sala de menesteres, que estaba dispuesta en su posición habitual para nuestro grupo de estudio. Hermione y los otros Ravenclaws se acurrucaron en el rincón, susurrando, mientras el resto de los estudiantes practicaban sus Patronus. Después de mostrar los movimientos de la varita, había aprendido esta lección. Ese hechizo simplemente no me gustaba.

Neville estaba cerca, listo para huir en cualquier momento.

"¡Neville!" Grité, poniendo un brazo alrededor de su hombro, "Justo el hombre que quería ver".

"¿Yo?"

"Por supuesto", dije. "Tú."

"Oh, de acuerdo... ¿Qué quieres?"

Le di al chico una mirada de evaluación. Siempre había sido regordete, su timidez aún no había disminuido, su trabajo en clase era abismal, y Neville Longbottom era generalmente patético.

Exactamente lo que necesitaba.

"Deseo concederte un gran favor", le dije. "Te convertiré en el quinto mejor graduado de Hogwarts desde que fue fundado hace mil años."

Neville se metió las manos en el bolsillo, un hábito nervioso adquirido tras varios años de poseer un sapo que despreciaba el cautiverio. "¿"Quinto"?

"Bueno, no hay forma de vencer a Dumbledore, Voldemort o a mí mismo. Y Hermione probablemente te envenenaría si la superaras".

"Estás bromeando sobre esto, ¿verdad?" preguntó Neville.

"Para nada", le aseguré. "Con mucho gusto haré esto por ti. Todo lo que te pido es que le digas a todo el mundo que fui tu maestro".

"De acuerdo", dijo.

Sonreí. "Nuestro entrenamiento comenzará cuando menos te lo esperes."

Neville asintió, pálido. "Hermione me envió a buscarte. Tienes que firmar el contrato..."

Resoplé y me dirigí hacia la biblioteca. "Yo no firmo contratos mágicos. Recuérdale eso".

Neville pareció que podía hablar, por un momento, y luego salió corriendo.

"Noté muchas runas cuando visité tu casa. Supongo que no estás tratando de invocar a un demonio". preguntó Luna. Una liebre plateada saltó detrás de ella, deteniéndose ocasionalmente para oler el suelo.

"Bueno, no activamente", dije encogiéndome de hombros.

"Oh" - Luna pasó un momento mirando al espacio - "¿Eres del futuro?"

No creo que nunca me haya sorprendido tanto. "¿Qué?"

"Bueno, es sólo que la mayoría de tus hechizos se producen en el primer intento, excepto cuando son oscuros, en cuyo caso te molestas y tardas un poco más de lo normal. Además, sabes muchas cosas que probablemente no deberías".

Nunca he disminuido mi reputación. "Es verdad. Vengo de una época no muy lejana de ahora, donde soy el profesor de Defensa Contra las Artes Oscuras en Hogwarts. En mi línea de tiempo, derroté con éxito a Voldemort, pero luego decidí que podía hacerlo mejor".

El Patronus de Luna sacudió la cabeza y desapareció. Luna habló en voz baja. "No... no tienes que mentir, sabes. Podrías haberme dicho que estaba equivocada".

Se fue, con sus movimientos menos flotantes de lo habitual. Fruncí el ceño ante su forma de retirarse. "Correcto. Probablemente quiere una disculpa o algo. ¡Ginevra!"

Ginevra salió corriendo de la fila de estudiantes practicantes, y me sorprendí riéndome de su entusiasmo. "Necesito que te disculpes con Luna por mí."

"Muy bien", dijo la pelirroja. "¿Qué hiciste?"

Me encogí de hombros. "No estoy seguro. Deberías averiguarlo antes de disculparte con ella, o te verás como una idiota".


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Youjo Senki, Novela Ligera, Volumen X

Sigue a Tanya Degurechaffen en su camino por reestablecer la gloria del imperio, que tras multiples batallas ahora es una sombra de lo que fue.

No hace falta haber leído los anteriores volúmenes de Youjo senki, ya que esta es un After War. Solo deben haberse visto el anime, manga o tener un poco de interés por la segunda guerra mundial.

NOTA: Antes de seguir leyendo, recomiendo que refresquen su memoria mirando la entrada de "Personajes", asi podran relacionar bien los nombres cuando se mencionen.

Tate No Yuusha no Nariagari

Novela Web Autor Aneko Yusagi  Traductor: Boostnogroup Géneros Acción, Aventura, Comedia, Fantasía, Harem, Romance, Seinen. Volumenes: 9/11 Estado: En Curso

Descripción 
Iwatani Naofumi es convocado a otro mundo a convertirse en uno de los cuatro héroes, llamados "the shield hero". Comenzando con la mala popularidad y etiquetado como el más débil, Naofumi se vio traicionado a los tres días de su aventura. habiendo perderdido la fe y el dinero, todo lo que queda es sólo su escudo. Con la promesa de vengarse de aquellos que le habían traicionado, el camino de Naofumi es...













Overlord, Volumen 13, Epilogo

Después de la victoria del Rey Hechicero, las cosas se resolvieron de manera muy sencilla. Los demihumanos ya habían perdido la voluntad de luchar, así que todo lo que quedaba era eliminarlos. Prácticamente no hubo bajas del Reino Santo, pero el suelo estaba lleno de cadáveres demihumanos.