Ir al contenido principal

El Séptimo Horrocrux, Capitulo 3


Capítulo 3: Harry Potter VS Gilderoy Lockhart


Me desperté con dos ojos bulbosos mirándome desde el pie de mi cama. Agarrando mi varita, gruñí, "Tratando de matarme, ¿eh?"

El elfo doméstico se quedó boquiabierto. "Dobby no está tratando de matar al Gran Harry Potter; Dobby sólo está tratando de salvarlo. Dobby..."

Dobby. Conocía ese nombre de alguna parte. Tarareé, con mi varita todavía apuntando al elfo doméstico. "¡Eres el duende de Lucius, el que solía servir esos fantásticos pasteles!"

"¿El Gran Harry Potter sabe lo de Dobby?", dijo la lamentable criatura, con los ojos llenos de lágrimas.

No era tan impresionante, en realidad. Los elfos domésticos eran simplemente menos propensos al fracaso que sus dueños y por lo tanto morían con mucha menos frecuencia.

"Entonces, ¿qué Malfoy te envió? ¿El mayor o el menor?"

"Nadie envió a Dobby. Dobby fue por su cuenta. Dobby quería advertir al Gran Harry Potter - "

"Los elfos domésticos no sólo van a lugares. En serio, sin embargo, ¿cuál está tratando de matarme? Habría adivinado que Lucius, pero Draco podría intentarlo de nuevo".

"Están hablando de cosas terribles en Hogwarts..."

"¿Los dos, entonces?" - Me detuve pensativamente - "Sí, por supuesto, los Malfoys siempre viajan en manadas."

"Dobby..."

"Sí, gracias por esta valiosa información. Si me disculpas, necesito un plan".

Tirando de sus orejas, Dobby se alejó. Ese fue uno de los intentos de asesinato más útiles que he experimentado.


♦♦♦

"Tut, tut - casi ninguno de ustedes recordó que mi color favorito es el lila."

Lockhart suspiró suavemente, con rizos dorados cayendo con un dramático movimiento de su cabeza. Pero su exasperación duró solo un momento, y pronto volvió a sonreír como un loco.

El Weasley puso los ojos en blanco, refunfuñando sobre los farsantes. Por supuesto, el niño era demasiado denso para darse cuenta de que Lockhart no estaba fingiendo sus logros, sino su personalidad. Después de todo, es común que los magos verdaderamente poderosos escondan su astucia detrás de una máscara de incompetencia inofensiva. Mira a Dumbledore.

Yo también había dudado una vez de las afirmaciones de Lockhart, porque incluso yo dudaría en enfrentarme a una isla entera de vampiros, sin importar cuántas estacas usara como rizadores de cabello. Sin embargo, una pequeña cantidad de investigación reveló que Lockhart era bastante respetable.

Además, Dumbledore no contrataría a alguien tan idiota como Lockhart. No, era claramente más de lo que aparentaba.

Lockhart demostró su valía como profesor soltando un lote de Cornish Pixies y escondiéndose bajo un escritorio. Al retener el apoyo, obligó a los estudiantes a pensar de pie y a resolver problemas sin depender de una figura de autoridad que hiciera todo por ellos.

Esta era la verdadera Defensa Contra las Artes Oscuras.

Por primera vez en décadas, temí que Dumbledore hubiera contratado a un profesor lo suficientemente talentoso como para romper mi maldición. Gilderoy Lockhart tendría que morir.


♦♦♦

Me acerqué a Hermione, con Ron siguiéndome los talones. Estaba charlando alegremente con Nick casi decapitado, el fantasma de la Casa de Gryffindor. Lo encontré diciendo que el fantasma de Gryffindor había sido violentamente asesinado mientras que el fantasma de Slytherin era un asesino violento.

"No deberías dejar que te molesten", dijo, "La gente es horrible cuando está en grupos. Les gusta excluir a la gente, sabes, especialmente por tecnicismos. Les hace sentir importantes, y es un fenómeno psicológico bien conocido..."

"Supongo", dijo Nick desanimado.

Hermione extendió una mano para darle una palmadita en el hombro, se dio cuenta de lo que estaba haciendo, y tiró de su mano hacia atrás. Ella olfateó. "Estoy segura de que la reunion a la que no te invitaron no es tan divertida como crees."

"Hermione, ¿estás hablando con fantasmas?" Le pregunté. "Es inútil, sabes. Son como pinturas, no muy sensibles, así que no tiene sentido molestarse con ellos."

"Pero pasaste tres horas discutiendo con un cuadro la semana pasada", interrumpió Ron muy bruscamente.

Lo miré con ira. "Sí, y, si fuera capaz de cambiar de opinión, se habría dado cuenta de que tenía razón. Aprendimos una valiosa lección sobre la idiotez de las pinturas, y creo que todos hemos crecido desde entonces".

Hermione se rió, compartiendo una traidora sonrisa con Ron. "Sí, bueno, estaba hablando con Sir Nicholas sobre fantasmas y su rica cultura."

"Puedo oír otro sermón de Hermione", gruñó Ron.

Ella lo ignoró, y continuó excitada. "¡Nos ha invitado a su fiesta número doscientos del Día de su Muerte!"

♦♦♦

"¿Así que podemos ir a una fiesta de fantasmas con comida podrida pero no podemos ir a la fiesta de Halloween?" Ron se quejó.

"Oh, cállate, Ronald. Podrías haber ido solo. Además, la Fiesta del Día de la Muerte de Sir Nicholas fue una maravillosa experiencia de aprendizaje", reprendió Hermione.

Él resopló. "Sí, aprendí que no quiero volver a ir".

"... desgarra... mata..."

Me detuve sorprendido. ¿El Basilisco? Si ella se deslizaba por ahí, significaba que alguien más se había entrometido en mi Cámara de los Secretos.

"...tiempo para matar..."

"¡NO!" Yo siseé: "¡Serpiente mala! No matar".

Hermione miró hacia atrás. "¿Estás bien, Harry?"

"Oh, sí, estoy perfectamente bien. Sólo, erm, aclarando mi garganta. Probablemente no debería haber probado la comida en la fiesta de Nick..."

Poco después, nos topamos con un gato petrificado y un mensaje sangriento que decía a todo el mundo que la Cámara de los Secretos había sido abierta.

Esto fue exactamente igual a lo que hice en mi sexto año, hasta el rizo de mis "S". Este nuevo "heredero" era sólo una pálida y patética imitación de mi antigua gloria.

Filch me acusó de ser el heredero de Slytherin (técnicamente cierto), Dumbledore me sacó de problemas a través del poder del favoritismo, y Hermione comenzó un nuevo proyecto de investigación.

Esa noche, me colé en el baño de las chicas y cambié la contraseña necesaria para entrar en la Cámara de los Secretos.


♦♦♦

Me apoyé contra el caldero, mirando al baño abandonado. Hace tiempo que Myrtle desapareció llorando por el inodoro. Su muerte fue accidental, sólo un caso de mala sincronización. Me habría sentido mal si ella hubiera tenido la dignidad de morir.

"Hermione, ¿quieres explicarme qué hacemos aquí?"

Ella sonrió, dando a la poción un último revuelo y entrando en modo profesor. "Esta es la Poción Multijugos, o lo será en un mes. y le preguntaremos a Malfoy si es el heredero de Slytherin".

Fruncí el ceño. "Hermione, por supuesto que es el heredero de Slytherin. Todo el mundo es el heredero de Slytherin."

Ella se encogió, confundida frunciendo el ceño. " ¿Cómo dices?"

"Mira, Slytherin vivió hace mil años, ¿verdad?"

" Novecientos noventa y cuatro".

"Correcto. Hace mucho tiempo. No estoy seguro de que lo hayas notado, pero la población de magos es un poco pequeña. Todos están relacionados con todos, así que todos están relacionados con Slytherin. De hecho, las únicas personas en la escuela que no son los herederos de Slytherin son tú y los otros nacidos de muggles. Posiblemente también Ron".

"¡Sí!", gritó el pelirrojo, chispeando un gemido desde el inodoro de Myrtle.

"...Salazar tenía estándares."

La sonrisa se derritió de su cara de Weasley. Él dijo: "Pero es probable que siga siendo Malfoy, ¿no? Él y los otros Slytherin son los únicos que creen en la pureza de la sangre".

Esnifé. "Si Malfoy fuera el heredero de Slytherin, estaría alardeando de ello. Todo el tiempo. Estaría aquí, en nuestras caras, alardeando".

"Estamos en el baño de chicas", dijo Hermione.

"Como si eso fuera a detenerlo. Nos seguiría al baño de las chicas sólo para presumir de ello. Quiero decir, honestamente, estamos hablando de Malfoy. Hay dos cosas que menciona en cada conversación: su padre y su dinero. Si fuera el heredero de Slytherin, habría tres cosas que mencionaría en cada conversación".

Hermione hizo pucheros. "Así que, ¿eso significa que no necesitamos preparar una poción ilegal con ingredientes robados, noquear a tres de nuestros compañeros, atarlos en un armario, colarnos en la sala común de Slytherin, e interrogar a Malfoy?".

La miré fijamente. "¿Ese era tu plan?"

Temo que Hermione sea la más malvada de todos nosotros. Eso es preocupante ya que soy un Señor Oscuro retirado.

♦♦♦

Irrumpí en el baño de las niñas, con la capa revoloteando amenazadoramente detrás de mí. Había habido otro ataque. Este apuntaba a un estudiante que aspiraba a ser mi sirviente, un día. Aunque no me gustaba mucho Creevey, tampoco tenía suficientes súbditos como para empezar a perderlos contra mis propios monstruos gigantes.

Lo que fue peor, sin embargo, fue la aparente habilidad del impostor para adivinar mi contraseña. Supongo que " El secreto de Slytherin " no era la contraseña más original, así que la cambié por algo menos obvio.

♦♦♦

La serpiente invocada de Malfoy se lanzó sobre uno de los estudiantes. Oh, claro, podría haberlo evitado, pero realmente no me importaba. Además, nuestra medicina es bastante buena; probablemente él estaría bien.

La verdadera pregunta es por qué nadie más hizo nada. Había mucha gente alrededor - Severus, Lockhart, los otros estudiantes - y, en lo que a ellos concierne, yo era sólo un estúpido de segundo año que ciertamente no podía hablar con las serpientes.

Aprovechando la distracción de mi oponente, lo desarmé y salté del escenario. Me encanta ganar.

"Oye, Hermione," le pregunté, "¿Quién es el chico con la serpiente en la cara?"

"Justin Finch-Flechley", murmuró. Mis sirvientes se estremecieron ante los gritos del chico.

" ¡Me duele todo!", gritó la víctima de Malfoy.

"¿Quién?"

"Es un Hufflepuff."

"Oh, está bien entonces."

♦♦♦

Finalmente había terminado de leer todos los libros de Lockhart y había determinado que estaba condenado. Tenía talento para el combate cuerpo a cuerpo, como lo demuestra su batalla contra siete hombres-lobo sin varita. También había dominado la magia de batalla, atravesando con facilidad a los pequeños señores oscuros y usando rutinariamente hechizos de los que nunca había oído hablar.

Peor aún eran las habilidades que había olvidado nombrar. Por ejemplo, varias de sus luchas habían ocurrido simultáneamente, en lugares opuestos del planeta. Muchos asumirían que esto era un error de imprenta o una prueba de que Lockhart mentía, pero yo no era tan ingenuo. Para alguien con mi conocimiento de la magia negra, era obvio que Lockhart era un maestro del hechizo de clonación "Multiples Yos", que fue proscrito hace tres siglos por inducir la locura en su lanzador.

Incluso lo insinuó en el título de su nuevo libro El Yo Mágico.

También me preocupaba que pudiera ver a través de mi personaje de Harry Potter. Un actor de su calibre sin duda reconocería tales acciones en otro.

Lockhart constantemente me asignaba detención para poder observar mejor mis acciones. Incluso fuera de clase, me prestó especial atención, enviándome sonrisas de conocimiento en mi dirección y dándome consejos sobre cómo ser más famoso. Mis pocos intentos de implementar este consejo terminaron desastrosamente, llevándome a la conclusión de que él estaba intentando sabotear mi reputación.

Tendría que orquestar su muerte con mucho cuidado.

♦♦♦

¡¿Cómo, en nombre de Merlín, adivinó el impostor que la contraseña era Horrocrux?!

♦♦♦

"Tienes que admitir que esto es un montón de tonterías", dijo Ron, moviendo sus brazos alrededor de la caótica escena frente a nosotros.

Los cupidos se apiñaban en el Gran Salón, persiguiendo a los estudiantes errantes y ocasionalmente abordándolos para entregarles mensajes de San Valentín a menudo humillantes. Me agaché bajo la mesa de Gryffindor, escondiéndome bajo mi capa de invisibilidad, mientras Ron y Hermione se sentaban frente a mí.

"Parece un poco... tonto", admitió Hermione vacilante.

Le dije: "Es un ejercicio de entrenamiento".

"No todas las cosas estúpidas que hace Lockhart son ejercicios de entrenamiento, amigo", declaró Ron tontamente.

"Ahí es donde te equivocas. Esto, por ejemplo, pone a prueba nuestro sigilo, y claramente estoy ganando".

"Eso es porque estás usando la capa para engañar", dijo.

Levanté las cejas, me di cuenta de que era demasiado invisible para mostrar en silencio mi condescendencia, y suspiré. "Usar una ventaja que nadie más comparte para superar a la competencia no es engañar. Es ser inteligente. Lo sabrías si prestaras atención en Defensa".

♦♦♦

Siseé la nueva contraseña, " Abre. Abre. Abre. ¡Soy Lord Voldemort y tú abrirás para mí!"

Ni siquiera podía imaginar cómo lo adivinó el impostor. Quizás era un talentoso Legilimens "lector de mentes". Caminé por la Cámara, hacia el tonto que se había atrevido a atacar a mi nueva Bellatrix. Hermione yacía tiesa en el ala del hospital, incapaz de servirme durante meses!

Un siseante "Salazar" desató al basilisco.

"Quédate detrás de mí, y cierra los ojos."

"Sí, Massster."

Esperé en la Cámara. Eventualmente, mi compañero Parselmouth vendría, y yo estaría allí para atraparlo cuando lo hiciera. Me acomodé en una posición con las piernas cruzadas y esperé. Estaba muy oscuro en la Cámara y aún era imposible saber si el castillo había despertado.

"Tempus".

3:37 AM

Había una fuga del techo, salpicando agua directamente sobre mi cabeza. Me moví. Siguió. A veces odio este castillo.

"Tempus".

7:50 AM

La estatua de Slytherin no respondió a los insultos sobre su herencia, apariencia o habilidad. Pero sí atacó cuando le lancé la Maldición de la Muerte, y resultó bastante susceptible a las maldiciones explosivas. Transfiguré el montículo de escombros en una silla, con la cara fruncida de Slytherin flotando sobre la mía.

"Tempus".

1:15 PM

"Tengo hambre", dije.

El basilisco siseó: "No he comido en trescientos años".

"Han pasado al menos dieciocho horas para mí", me compadecí. A veces pienso que nadie entiende tanto mi sufrimiento como el basilisco.

En serio, ¿qué le pasaba a este nuevo heredero? Ya debería estar aquí. Había pasado al menos medio día. ¡Ni siquiera había cambiado la contraseña! Aún así, no podía simplemente levantarme e irme. Era mi importor, por Merlín, y no me iba a ir hasta que el impostor fuera puesto en su lugar. Mi resolución era inquebrantable.

"Tempus".

1:55 PM

"Todavía tengo hambre... Espera, tengo una idea brillante", dije. "Todo lo que necesito es un elfo doméstico."

Sonreí. " ¡Elfo doméstico!"

No pasó nada durante varios minutos. Murmuré: "Está bien, tal vez necesite un nombre, algo estúpido como Flimsy o Floppsy".

Miré a mi alrededor: Aún no hay esclavo portador de comida. ¿Cuál era el nombre de ese asesino, otra vez? Ah, cierto. "¡Dobby!"

La destartalada criatura apareció ante mí, con sus ojos abriéndose de par en par. "¿El Gran Señor Harry Potter está llamando a Dobby?"

"Dame de comer", dije.

Volvió después de unos momentos, con varios platos flotando a su alrededor. Mis ojos se iluminaron. "¿Eso es pato?"

"El amo Lucy quiere pato para cenar", dijo.

Estaba impresionado. " ¿Lo robaste?"

El elfo doméstico se movió incómodo. "Dobby no robó. Dobby acaba de darle un bocadillo a un invitado muy poderoso".

Fruncí el ceño. "Pero ahora mismo no soy su invitado."

Dobby procedió a golpear su cabeza contra el suelo. Encogiéndome de hombros, me sumergí en mi comida, comiendo con todos los modales de un Weasley. Después, miré hacia abajo y vi a un Dobby muy aturdido tirado sobre la piedra.

"Oh, claro, ¿y puedes coger un pavo real para mi amigo?" Hice un gesto hacia el basilisco.

Después de ese entretenimiento en particular, me establecí para esperar más cómodamente.

"Tempus".

4:30 PM

Aburrido hasta la médula, me dormí bajo mi capa de invisibilidad.

♦♦♦

Me desperté con pasos apresurados y entrecerré los ojos a través de la tela estrellada del manto mientras una pequeña figura vestida caminaba dentro. El pelo rojo era inconfundible. Quitándome la capa dramáticamente, me levanté de un salto.

"¡Tú!" exclamé. "Debí haberlo sabido. Ustedes los Weasleys, siempre tan justos, siempre en Gryffindor, son los verdaderos herederos de Slytherin. Han estado al acecho durante generaciones, escondiendo su verdadera astucia detrás de un velo de idiotez. Pero, ahora, los veo como los fanáticos de la sangre pura que siempre han sido".

La Weasley más joven se quedó boquiabierta ante mis brillantes deducciones. "...¿Qué?"

Me tomé un momento para inspeccionar con suficiencia a mi oponente. La chica parecía sorprendida. Una pálida mano había dejado caer su varita, sorprendida, y su otra mano sujetaba algo contra su pecho. ¿Un libro? Fruncí el ceño. Me resultaba familiar, aunque era demasiado pequeño para ser algo que hubiera leído recientemente.

"No finjas inocencia, Weasley. Es obvio que todos ustedes son Slytherins. Después de todo, cada Weasley ha estado en Gryffindor por generaciones. ¡Ni siquiera la familia Gryffindor fue a Gryffindor! "Y sus constantes crías son claramente un intento desesperado de producir Parseltongue a partir de su sangre impura."

El Weasley se rió. "¿Crees que Ginny Weasley podría abrir la Cámara de los Secretos?"

Sus ojos me atravesaron lánguidamente. "Así que tú eres el gran Harry Potter. No creo que nos hayan presentado. Mi nombre es Tom Riddle."

De repente, reconocí el libro.

"¿Diario?" Grité. "En nombre de Merlín, ¿qué haces aquí?"

Siseó: "¿Cómo te atreves a hablarme tan irrespetuosamente? ¡Soy Lord Voldemort!"

"Vas a arrepentirte de ese nombre dentro de unos años", le dije, "y yo soy el verdadero Lord Voldemort. Sólo eres mi horrocrux."

El diario se mofó. " ¿Tú eres Lord Voldemort? No, creo que yo soy Voldemort".

Entrecerré los ojos. Ningún diario iba a desafiarme. "Bueno, al menos no estoy en el cuerpo de una chica. Ciertamente no recuerdo haber estado confundido sobre eso cuando estaba en la escuela."

"Sólo estoy usando su cuerpo..."

Yo interrumpo: "Vaya, ahí. Sólo tiene once años. Tampoco recuerdo haberme confundido sobre eso".

Sus ojos de Weasley brillaron con furia. "Te arrepentirás de eso", siseó. Con una sonrisa de satisfacción, se volvió hacia el Basilisco.

" Ataca".

"No, no hagas eso", pedí en Parseltongue.

El basilisco no tiene forma de identificar al "verdadero heredero de Slytherin". Es una serpiente, no un dispositivo mágico de linaje. Como tal, sigue cualquier comando dado en Parseltongue.

El diario se veía furioso. " ¡Atácalo!"

"No hagas eso", ordené. "De hecho, nunca me ataques. Y tampoco escuches ninguna de sus órdenes".

"Eso no es justo", refunfuñó.

Suspiré, deseando que mi yo más joven fuera menos idiota. "Diario, somos un señor oscuro."

El diario recogió la varita de la chica Weasley. "No necesito al Basilisco para esto, de todos modos. Me pregunto... si fuéramos a pelear, ¿quién ganaría?"

Lo miré con desprecio. "Yo."

"¿En serio? No lo creo."

"Deja esta tontería y vuelve a tu diario, jovencito."

La chica Weasley sonrió con suficiencia. "Por supuesto, siempre puedes unirte a mí. Podría dejarte gobernar a mis pies..."

"Avada Kedavra", dije, apuntando mi varita al diario. El Weasley se derrumbó mientras el libro brillaba de verde y el alma dentro gritaba. El Horrocrux fue destruido. O liberado, o algo así.

Era un mal necesario. Tenía suficiente competencia sin otro yo corriendo por ahí.

♦♦♦

Había asumido que, tras la destrucción de los contenedores de mi alma, me daría cuenta. Me están atando a este mundo, después de todo, así que debería sentir algo cuando desaparezcan.

Sin embargo, no lo hice.

Esto significaba que todos mis Horrocruxes podrían ser destruidos y no tendría ni idea.

Eso es un problema.

♦♦♦

Dejé a la Weasley en el baño de las chicas. Se despertaría en pocas horas, exhausta y sufriendo de amnesia. Obviamente, se le ocurriría una explicación y se olvidaría de ello, al estilo típico de Weasley.

Me puse mi capa de invisibilidad cuando salí corriendo del baño y me colé de nuevo en la torre de Gryffindor. Nunca entendería por qué el retrato dejaba pasar a los estudiantes que estaban claramente fuera después del toque de queda y eran invisibles. El estúpido retrato probablemente dejaría entrar a un Death Eater, si uno supiese la contraseña...Ahora que lo pienso, ella estaba dejando entrar al Señor Oscuro, ahora, así que eso sería un verdadero retroceso.

Me colé en el dormitorio de niños de segundo año, me quité la capa de invisibilidad y abrí las cortinas de Weasley.

"¡Arañas!" gritó, sacudiéndose hacia adelante. Se relajó al darse cuenta de que yo no tenía, de hecho, ocho ojos. "Oh, Harry. Has vuelto."

"Sí, sí", me quejé. "¿Evitaste la sospecha, como ordené?"

Ron sonrió. "Sí, le dije a todo el mundo que estabas enfermo."

"¿Y nadie cuestionó eso?"

"No, McGonagall sólo dijo que deberías ir al pabellón del hospital si se ponía feo. Dean, Seamus y Neville pensaron que era raro que no te vieran, pero les dije que dormías bajo tu capa de invisibilidad otra vez..."

"Eso es algo que yo haría", murmuré.

"...y nadie quiso despertarte después de la última vez", dijo Ron, temblando un poco.

"No sé por qué sigues quejándote de eso. Las cicatrices ni siquiera eran permanentes".

"¿Dónde estabas, de todos modos?" Ron me siguió hasta mi baúl, donde tiré mi capa.

"La Cámara de los Secretos. Como siempre, lo resolví todo."

♦♦♦

Esperaba que esto fuera el final, ya que Dumbledore y Hagrid fueron expulsados de la escuela el mismo día que fui a cazar al impostor. La petrificación de Hermione fue la última de ellas, y habían arrestado al hombre al que antes culparon. Todo me parecía perfectamente resuelto.

Me sentiría mal por usar a Hagrid como chivo expiatorio, pero casi quemó el Bosque Prohibido el año anterior.

Ahora que lo pienso, tampoco me sentí culpable por mis acciones anteriores.

Hagrid no fue técnicamente expulsado por ser el heredero de Slytherin. Fue expulsado por mantener una araña come-hombres en la escuela. Lo cual, para ser justos, hizo.

Desafortunadamente, la culpa obvia del jardinero no fue suficiente para detener a los tontos incompetentes del Ministerio de casi arruinar mi educación mágica. Otra vez.

Mi subordinada y yo localizamos a la profesora McGonagall, la directora en funciones, en su oficina.

"¡No pueden cerrar la escuela!" exclamé, con el eco del Weasley repitiéndolo.

Los labios de McGonagall se afinaron. "La Junta de Gobernadores ha determinado que Hogwarts ya no es seguro para los estudiantes."

"No ha habido un ataque en semanas. Estoy seguro de que estamos bien", dije.

"Sr. Potter", dijo ella. "Hay un monstruo mortal en la escuela."

"No puede ser tan mortal si no mató a nadie", argumenté.

"Las petrificaciones no son cosa de risa, y es prudente cerrar la escuela antes de que el monstruo mate a un estudiante, como lo hizo hace 50 años."

Esnifé. "¿Una muerte cada cincuenta años? Perdemos más estudiantes que eso por las escaleras móviles".

Ron me miró fijamente. "¿Lo hacemos?"

"¿Qué crees que le pasó a la chica Perks?" Le pregunté. Realmente fue un milagro que Ron no se hubiera estrangulado accidentalmente, lo cual me gustaría añadir que igualaría su número de muertos al de mi basilisco.

McGonagall suspiró. "Cualquier muerte es un riesgo demasiado grande."

"Pero ya atrapamos al heredero", me quejé.

Ella frunció el ceño. "Sólo han pasado tres semanas, Sr. Potter. No hay pruebas de que hayamos atrapado al heredero".

"Pero todo el mundo sabe que es culpa de Hagrid."

Honestamente, si no íbamos a culparlo, ¿por qué arrestar al patán?

La profesora McGonagall suspiró pesadamente. "La escuela está cerrando, Sr. Potter. Te sugiero que te acostumbres a la idea. Ahora, por favor, sal de mi oficina. Tengo trabajo que hacer."

Salí furioso de la oficina, con Ron en los talones como un buen súbdito. "¿Cómo se atreven? Como si pudieran cerrar mi escuela sin mi aprobación... Bien, quieren un monstruo; les daré un monstruo".

"¿Harry?"

"Silencio, Ron. Estoy tramando algo", le dije.

Después de unos momentos, elaboré mi plan. "Tenemos que ir al Bosque Prohibido y traer de vuelta un Acromantula."

Ron frunció el ceño. " ¿Una qué?"

"Una araña gigante".

"¡¿Qué?! Pero, ¿por qué?"

"Para evitar que la escuela cierre, por supuesto", le dije.

"Pensé que habías dicho que te habías encargado de todo." Su mente de Weasley luchaba por mantener mi brillantez.

"No, no, sólo me ocupé del heredero. Claramente no estabas prestando atención", dije alegremente.

"Pero-"

Me enfadé un poco. " Déjame poner esto simple: Para mantener la escuela abierta, necesitamos matar al monstruo de Slytherin. El monstruo está en el bosque. Para matarla, tenemos que llevarla a la escuela".

Ahí, esa fue una aproximación bastante cercana a la verdad. Lo que es más importante, era la explicación que convencería a mi súbdito para que me ayudase, o al menos le mantendría demasiado confundido como para discutir.

Ron se encogió de hombros. "De acuerdo".

"Muy bien, entonces estamos de acuerdo. Esta noche iremos al bosque. ¿Cómo está tu hechizo de aturdimiento?"

"Nunca aprendí el Hechizo de Aturdimiento", dijo.

"Entonces serás el cebo", le dije.

Siempre iba a ser el cebo, pero pensé que estaría de acuerdo más fácilmente si creía que era su culpa.

♦♦♦

"Amigo, ¿estás seguro de esto?" Preguntó Ron, caminando por el Bosque Prohibido.

Floté junto a él en un palo de escoba de la escuela y suspiré en voz alta para asegurarme de que se escuchara a través de mi capa de invisibilidad. "Ron, ¿cuándo me he equivocado en algo?"

"¿Qué hay de...?"

Interrumpí rápidamente. "Esa fue una pregunta retórica."

"Sigo pensando que esto es una mala idea", murmuró. "Las arañas son aterradoras".

"¿No le prestaste atención al Sombrero? Los Gryffindors no le temen a las cosas. Si querías tener miedo de las cosas, deberías haber ido a Hufflepuff".

Ron asintió hoscamente. Nadie quiere ser un Hufflepuff.

Seguimos a las arañas hasta las profundidades del bosque y, por fin, encontramos una de las acromantulas más grandes. Desde la pata de pelo negro hasta el ojo amarillo, era del tamaño de un caballo, su colmillo tan largo como mi brazo. Eso debería ser lo suficientemente intimidante.

Le susurré: "Ron, eso es".

"Es tan grande", tartamudeó.

"Tienes que llamar su atención", le dije. "Mueve los brazos o algo."

Ron se quedó completamente quieto, fracasando en su intento de desaparecer en la vegetación. Hufflepuff. Me aclaré la garganta y grité: "¡Hey, araña! YO, EL CHICO PELIRROJO A TU IZQUIERDA, SOY MUY DELICIOSO!"

¿Fue tan difícil? El acromantula se giró, haciendo chasquidos y escabulléndose hacia Ron. Él huyó, con la araña caliente sobre su rastro y yo volando a su lado. Demostrando una admirable resistencia, el Weasley atravesó todo el bosque y llegó al terreno antes de jadear: "Harry, ¿adónde voy?".

Sonreí bajo mi capa. "El aula de defensa, por supuesto. Lockhart se encargará de ello."

♦♦♦

"Me gustaría tomar un momento para conmemorar la pérdida del profesor Lockhart que murió valientemente luchando contra el Acromantula de Slytherin", dijo Dumbledore.

Incliné la cabeza junto con el resto de la Gran Sala. Lockhart era un hombre brillante y un mejor maestro. Fue una pena que eligiera oponerse a mí.

Después de no más de un segundo, Dumbledore aplaudió y comentó alegremente. "Ahora, pasemos a asuntos más felices. Es hora de conceder la Copa de la Casa!"

Escuché absorto. Hufflepuff estaba en cuarto lugar - naturalmente - con Gryffindor muy por encima y Ravenclaw ligeramente por delante. Slytherin iba a ser el ganador.

Dumbledore suspiró. "Sin embargo, una vez más me veo en la necesidad de otorgar puntos por los servicios especiales prestados a la escuela. Al Sr. Ronald Weasley y al Sr. Harry Potter, por localizar al monstruo de Slytherin y salvar la escuela, les otorgo cien puntos... a cada uno".

Hubo gritos de asombro y amotinamientos de Slytherin.

"¡Esto es ridículo!" Lloré. "Ni siquiera estás tratando de ocultar tu favoritismo."

"Ahora, Sr. Potter..." dijo Dumbledore.

"¡No! Me niego a aceptar esto."

"Veinte puntos de Gryffindor por hablar fuera de turno", empató Snape.

Le dije: "¡Gracias! Al menos alguien está tratando de ser justo aquí. Hasta que esto se arregle, declaro una huelga de hambre."

Con eso, salí del Gran Salón, con las puertas cerradas de golpe detrás de mí con un eco. Gilderoy Lockhart lo habría aprobado.

♦♦♦

"Harry, te traje algo de comida", llamó Hermione, entrando en el dormitorio de los chicos. "Creo que es muy noble lo que estás haciendo por los Slytherin, pero no deberías descuidar tu -"

Se detuvo al darse cuenta del plato de pavo, la lata de galletas, la tina de salsa, el tazón de ensalada, varios postres y otros alimentos variados que rondaban en el aire a mi alrededor. "...Oh, estás comiendo."

Le dije: "Por supuesto que estoy comiendo. No puedo morirme de hambre cada vez que Dumbledore hace algo inmoral. me estaría muriendo de hambre todo el tiempo."

Hermione frunció el ceño. "Pero dijiste que ibas a hacer una huelga de hambre."

"Sí, definitivamente dije eso." Tomé un bocado de galleta, teniendo cuidado de tragar antes de volver a hablar. No soy un Weasley.

Hermione suspiró y dijo: "¿De dónde sacaste todo esto?"

"Ah, quieres un poco para ti, ¿eh?" - Sonreí - "Que nunca se diga que no soy un amigo generoso. ¡Ven, Dobby!"

El elfo doméstico se puso a mi lado. "¿El señorito Harry Potter quiere más?"

Hermione se quedó boquiabierta ante la horrible criatura. "¿Estás bien?"

Mastiqué pensativamente mi bocado de pavo antes de responder. "Bueno, está un poco seco, y no me importaría un tenedor. Pero supongo que sobreviviré".

"No, tú no," soltó ella, y se volvió hacia Dobby mientras su voz se suavizaba, "Hola, soy Hermione. ¿Cómo te llamas?"

"Dobby es Dobby", dijo nervioso, tirando de su andrajosa funda de almohada.

"¿Qué eres exactamente?", susurró.

"Dobby es un elfo doméstico."

Sonrió ampliamente, como si estuviese interactuando con un niño pequeño. "¿Y cómo conseguiste toda esta comida? ¿La hiciste tú mismo?"

"Dobby es buen cocinero. Dobby la tomó de las cocinas para el increíble, y muy amable Harry -"

"Se lo robó a los Malfoys", agregué amablemente.

El ojo de Dobby se movió violentamente, y se puso a tratar de golpear su cabeza con la lata de galletas. Fruncí el ceño. "¡Oye, estaba usando eso!"

El elfo doméstico cambió amablemente a golpearse contra el suelo.

Hermione dijo: "¡Por favor, deja de hacer eso!"

Le dije: "Hermione, no tiene sentido tratar de disuadirlo. Probablemente se lastime más, más tarde, por hacer que te tomes la molestia".

"¿Pero por qué?" Hermione resfriada.

Me encogí de hombros. "Así son los elfos domésticos".

Honestamente, creo que en realidad puede gustarles ese tipo de cosas, pero hay algunas cosas que no se le dicen a una niña de doce años. Tengo algo de decencia.

Se mordió el labio pero dejó caer el tema. "Hay algo más que quería preguntarte, en realidad. No tuve tiempo de recuperar todas las clases que me perdí".

"Y estoy seguro de que con 10s en todas ellas", le dije. Hubo un fuerte crujido.

"¿Está...?"

Yo le dije: "Probablemente era el suelo. Dobby, arregla el piso antes de irte".

"Sí, señor Harry Potter", chilló.

Ella continuó. "Um, de acuerdo entonces. Bueno, me preguntaba sobre el monstruo de Slytherin. Lo estaba buscando en la biblioteca antes de mi petrificación, y estaba muy segura de que era un basilisco".

Me reí por un buen rato. Cuando las ideas de Hermione parecían suficientemente burladas, dije: "Hermione, eso es completamente ridículo. ¿Sabes lo raros que son? Además, definitivamente era una acromantula. Todo el mundo lo vio."

"Bueno, vi el reflejo de la criatura en mi espejo, y sólo tenía dos ojos."

"¿Estás segura? Era una araña bastante grande, Hermione. Podrías haber visto sólo dos ojos, pero había seis más encima de ellos".

Ella agitó la cabeza. "Y he leído Bestias Fantásticas y Dónde Encontrarlas dos veces. Las acromantulas no petrifican a la gente. Los basiliscos sí."

Me acerqué para darle una palmadita en el hombro. "Era una araña encantada, obviamente."

"Supongo que eso tiene sentido", dijo con una voz que insinuaba que realmente no tenía ningún sentido. "Aún no puedo creer que Hagrid quisiera matar a los nacidos muggles".

Agité la cabeza lamentablemente. "Honestamente, me sorprende que tardaran tanto en arrestarlo. Hizo lo mismo hace cincuenta años. "Cincuenta años de esperar su tiempo, fingiendo ser un idiota, sólo para finalmente golpear... todos deberíamos esperar ser tan Slytherin como Hagrid."

"¿Por qué querríamos ser Slytherin?" Preguntó Hermione.

Sonreí, esperando que no se moviera demasiado. "Eso no es importante ahora mismo. ¡Dobby, tráenos pasteles!"

" Si, 'arry Potta shr," el elfo doméstico balbuceó, alejándose.

♦♦♦

Mis dos meses de exilio en el mundo muggle no fueron tan terribles como podrían haber sido.

Los Dursley continuaron reconociendo mi superioridad y habilidad para herirlos en cualquier momento, y mis subordinados me mantuvieron bien informado de las noticias en la Gran Bretaña Magica. Durante mis viajes a la civilización apropiada, comencé tentativamente a investigar Horrocruxes y rituales similares. Resulta que hacerlos basados únicamente en la información obtenida de un tomo en ruinas fue probablemente una mala idea.

Sin embargo, lo más importante es que me dio tiempo para trabajar en mi nuevo proyecto:

El ultimo volumen de la serie de libros de Lockhart, Peleando con arañas.

Seguro, el brillante aventurero no lo estaría escribiendo, y todas las regalías irían directamente a mí. Pero creo que así es como Lockhart lo hubiera querido.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Youjo Senki X Overlord

El frente de batalla del Rin, llamado coloquialmente "El Rin donde habita el diablo", servía de frontera entre el Imperio y la República. En un momento, el trueno de la artillería que se disparaba estallaría y en el siguiente, un pelotón de soldados sería picado en carne. Explosiones resonando a través del cielo mientras los magos zumbaban disparando balas llenas de maná. A pesar de ser superado en número y en una guerra de dos frentes, el Imperio estaba luchando contra la República hasta el estancamiento.

Youjo Senki, Novela Ligera, Volumen X

Sigue a Tanya Degurechaffen en su camino por reestablecer la gloria del imperio, que tras multiples batallas ahora es una sombra de lo que fue.

No hace falta haber leído los anteriores volúmenes de Youjo senki, ya que esta es un After War. Solo deben haberse visto el anime, manga o tener un poco de interés por la segunda guerra mundial.

NOTA: Antes de seguir leyendo, recomiendo que refresquen su memoria mirando la entrada de "Personajes", asi podran relacionar bien los nombres cuando se mencionen.

Tate No Yuusha no Nariagari

Novela Web Autor Aneko Yusagi  Traductor: Boostnogroup Géneros Acción, Aventura, Comedia, Fantasía, Harem, Romance, Seinen. Volumenes: 9/11 Estado: En Curso

Descripción 
Iwatani Naofumi es convocado a otro mundo a convertirse en uno de los cuatro héroes, llamados "the shield hero". Comenzando con la mala popularidad y etiquetado como el más débil, Naofumi se vio traicionado a los tres días de su aventura. habiendo perderdido la fe y el dinero, todo lo que queda es sólo su escudo. Con la promesa de vengarse de aquellos que le habían traicionado, el camino de Naofumi es...