Ir al contenido principal

El Séptimo Horrocrux, Capitulo 2

Capítulo 2: Harry Potter Vs Quirinus Quirrel


"La estación está por aquí", murmuré.

Admito que hacía mucho tiempo que no iba a la escuela. Sabía que tenía que caminar hacia una de las barreras, ¿pero cuál? Tratando de mantener la calma, me apoyé en una barrera. Sólido. Me hundí a la izquierda. Sigue siendo sólido.

Seis intentos después, la gente me miraba extrañamente. Me quejé, cayendo contra la pared sólo para caerme hacia atrás. Afortunadamente, hay encantos que evitan que los muggles se den cuenta de esas cosas.

Di una docena de volteretas, haciendo que los espectadores se alejaran asustados. Finalmente, caí de rodillas, con los brazos extendidos.

"¡Al fin pase!" Grité.

♦♦♦

"¿Eres el chico que no podia entrar a la estación?" Un chico pelirrojo me preguntó, mirándome fijamente con el nivel apropiado de adoración.

"Sí," dije, "Sí, lo soy."

"Soy Ron Weasley", dijo.

Me estremecí. Me acordé de los Weasley. Eran una amenaza a través de la fuerza de los números. No importa a cuántos mataras, siempre había otro que ocupara su lugar. En un momento dado los consideré un posible objetivo de la profecía, pero me di cuenta de que -por una vez- no estaban reproduciéndose.

"Soy Harry Potter. Puede que hayas oído hablar de mí; derroté al Señor Oscuro Voldemort. Si no has oído hablar de mí, soy Harry y derroté a Voldemort".

No tenía ningún interés particular en charlar, pero el Weasley era muy capaz de mantener una conversación sin mi opinión.

Poco después, un niño de rostro redondo metió la cabeza en el compartimento. "Lo siento," dijo, "¿pero has visto un sapo?"

"No", dije yo, "¿Quién eres tú?"

"Neville Longbottom", dijo. Así que este era el otro hijo de la profecía. No parecía gran cosa, pero a mí nunca me engañaron las apariencias.

"Tengo una idea", dije. "Sapo Accio".

Cuatro sapos corrieron hacia mí, rebotando contra las paredes. Uno de ellos había arrastrado su jaula con él.

"¿Es uno de estos tuyo?"

Longbottom asintió. "Trevor es el de la izquierda".

"Bien. Te lo devolveré con una condición. Tienes que hacer un juramento mágico de que nunca, nunca me harás daño sin importar lo que haga".

"¿Qu-qué?"

Me eché a reír a carcajadas. "¡Sólo bromeaba!"

No estaba bromeando. Longbottom era una amenaza seria, pero tampoco iba a presionar esto. Todavía no.

Después de que Longbottom huyó de la habitación, sapo en mano, el Weasley se volvió hacia mí. "Oye, Harry, ¿cómo es que conoces ese hechizo?"

"Derroté a Voldemort cuando era un bebé. Sólo he mejorado desde entonces."

El tren siguió avanzando mientras yo lo ignoraba. Un par de horas más tarde, un rubio pálido con una nariz puntiaguda entró en la habitación, con dos lacayos pisándole los talones. Oh Merlín, Lucius finalmente se las había arreglado para clonarse a sí mismo.

"¿Es verdad?" Malfoy dijo. "Dicen en todo el tren que Harry Potter está en este compartimento."

"¿En serio?" Jadeé. "Harry Potter. ¡De ninguna manera! ¿Has revisado todo el tren?"

Malfoy parecía sorprendido, pero rápidamente recuperó la compostura. "No, no lo he hecho", dijo.

"Buena suerte, entonces."

El rubio se fue.

"¿Acabas de enviarlo a buscarte por todo el tren?", preguntó Weasley.

"Oh, parece un tipo muy inteligente. Estoy seguro de que volverá pronto".

Una hora más tarde, un Malfoy muy infeliz, con la cara enrojecida por el esfuerzo, irrumpió en nuestro compartimento. "¡Eres Harry Potter!"

Hice una mirada de inocencia. "Nunca dije que no lo fuera."

"Bueno, soy Draco Malfoy y esperaba hablar contigo" - miró con desdén al Weasley - "En privado".

El Weasley se enfureció. Levanté un brazo. "Silencio, sé exactamente cómo manejar esto."

Yo sonreí. "Así que, deseas unirte a mí. Tu previsión es encomiable, y te aseguro que -si eliges ser mi súbdito- te permitiré una parte de mi gloria final".

Malfoy balbuceó indignado. "Soy un Malfoy. Los Malfoys no son súbditos."

Salió furioso de la habitación. Lucius siempre fue una reina del drama. Supongo que habría sido más fácil si el chico no hubiera tenido la impresión de que me había matado.

"Eso fue brillante, Harry. Realmente le enseñaste", dijo Weasley.

"Sí, supongo que sí. Aunque hubiera estado bien tener un súbdito..."

"Seré tu súbdito", ofreció.

Suspiré. "No. Eso sería demasiado fácil."

♦♦♦

Silenciosos susurros llenaron la sala mientras me acercaba al Sombrero Clasificador. Los ignoré, siguiendo los pasos de mi yo más joven y sentándome en el desvencijado taburete. Cientos de caras curiosas miraban hacia arriba desde el Gran Salón, pero rápidamente fueron bloqueadas de la vista mientras el Sombrero Clasificador caía sobre mis ojos.

Su voz resonaba entre mis oídos. "Conozco esta mente", decía. "¿Tom Riddle?"

"¡No me llames así!" Me volví loco: "Soy Harry Potter".

"Sí, supongo que sí. ¿No es así?"

Una risita agitó el sombrero. Continuó diciendo: "Pero no importa si nos hemos visto antes o no. La pregunta es dónde ponerte. No has cambiado mucho. Obviamente eres bastante astuto, ambicioso, un párselmouth..."

"Gryffindor".

"¿En serio? Pero te iría tan bien en Slytherin", dijo el sombrero.

"Ya me ha ido bien en Slytherin. Ahora quiero hacerlo bien, en Gryffindor".

El Sombrero tarareó pensativamente. "Claro, ¿verdad? Qué extraño. Gryffindor no te queda muy bien. La única casa peor sería Hufflepuff".

"Por supuesto. Tu propia canción admite que es la casa de cobardes estúpidos y poco ambiciosos".

"No era lo que quería, pero admito que no fue la más halagadora de mis canciones. Ravenclaw, quizás, si eres tan reacio a tu verdadera casa. Ciertamente posees la locura de las Águilas, y eres lo suficientemente inteligente."

"No", siseé. "Detesto los acertijos. Envíame a Gryffindor con todos los otros pequeños paragones de luz."

"Hm..."

"Ya he maldecido tres de los artefactos de los Fundadores. ¿Quieres que sean cuatro?"

Podía escuchar a los otros estudiantes murmurando mientras mi Clasificación se alargaba. Esto se estaba volviendo sospechoso, y empecé a temer perder la poca ventaja que mi fama me había dado.

"Por otra parte, fue valiente de tu parte discutir, desafiándome sin un plan adecuado. Eso fue totalmente GRYFFINDOR".

La última palabra resonó por todo el pasillo y mi nueva casa estalló en vítores. Suprimí una sonrisa muy Slytherin. No estaría bien causar una mala primera impresión, después de todo.

♦♦♦

"Ahora, por favor abran sus libros a la pá pa pa gina...... trece", tartamudeó Quirrel.

Por mucho que odiara perder el tiempo con un idiota, me recordé a mí mismo que esto era algo bueno. Cuantos menos profesores tuviera que contratar Dumbledore en los próximos seis años, menos posibilidades tendría de conseguir accidentalmente a alguien capaz de romper mi maldición.

Verás, todas las maldiciones realmente poderosas deben tener una cláusula de escape. Muchos son utilizados para castigar una injusticia. Si la injusticia se corrige de otra manera, la maldición terminará.

Mi maldición sobre la cátedra de DCAO se disiparía cuando Dumbledore encontrara un candidato que se adaptara tan bien al puesto como yo lo había hecho.

Por supuesto, si Dumbledore hubiera estado dispuesto a contratar a profesores talentosos, yo habría conseguido el trabajo.

♦♦♦

"¡Potter! ¿Qué obtendría si agregara raíz de asfodelo en polvo a una infusión de ajenjo?" Preguntó Severus Snape.

Dije: "La corriente de la muerte viviente".

Severus se mofó. "La corriente de la muerte viviente, SEÑOR. Diez puntos a Gryffindor por faltarle el respeto a un profesor".

Ah, Severus, mi sirviente más leal. Fue bueno ver que, incluso una década después de mi desaparición, seguía atacando a mis enemigos. Sospeché que esto tendría un impacto negativo en mi calificación de Pociones, ya que actualmente era uno de mis enemigos. Sin embargo, su devoción era admirable.

"¿Dónde buscarías si te dijera que me buscaras un bezoar?" Soltó.

"El estómago de una cabra, señor", le dije con suficiencia.

El ojo de Severus tembló de frustración. "Veinte puntos por sonreír. ¿Cuál es la diferencia, Potter, entre el monkhood y el wolfsbane?"

"No hay diferencia. ¿Te gustaría oír su tercer nombre?"

"¡Cincuenta puntos por presumir!" Rugió Severus.

Ese año, estaba decidido a ganar la Copa de la Casa por mi cuenta.

Para Slytherin.

♦♦♦

"¿No vamos a ir a la Fiesta de Halloween? ¿Harry? Er, ¿Harry?"

Apreté los dientes contra el vómito verbal de Weasley. Se había unido a mí como una especie de parásito. De todos los muchos, muchos Weasleys, ¿por qué terminé con el menos talentoso?

"No me gustan las fiestas, Ron", le expliqué con forzada paciencia.

Ron se quejó: "Vamos, será divertido. Por favor?"

"No", dije. Mi autoproclamado mejor amigo me siguió como un cachorro estúpido.

Yo refunfuñaba: "Oh, por el bien de Merlín. Sólo ve solo; puedo oír tu estómago gruñir desde aquí."

El chico arrugó la nariz, confundido. "Mi estómago no está gruñendo."

"Entonces, ¿qué es eso...? Oh."

Me callé al ver a un troll enorme. Llevando a mi sirviente a la habitación más cercana, lancé desesperadamente cada hechizo de bloqueo que conocía en la puerta.

"¡Este es el baño de las chicas!", protestó Weasley.

"Hay un troll en el pasillo. Nos comerá... Pensándolo bien, tal vez deberías irte. Esperaré aquí."

"¿Hay un troll?" preguntó una voz temblorosa desde dentro del cubículo. El rostro manchado de lágrimas y enrojecido de Hermione Granger, una Gryffindor de primer año, se asomó hacia nosotros.

Suspiré, "Eso es exactamente lo que acabo de explicar. Ahora, si todo el mundo se callara antes de que nos oiga y decida investigar -"

En ese momento, el garrote del troll se estrelló contra la puerta, que es la principal debilidad de la mayoría de los hechizos de cierre. Admito que entré en pánico. Los trolls son mágicamente resistentes, el Weasley era demasiado pequeño para servir como escudo humano, y no quería ensuciarme intentando esquivar la baba y mocos que el troll constantemente rociaba al caminar.

"Troll Evanesco", murmuré. El troll desapareció.

La adoración a los héroes llenó los ojos de mi sirviente Weasley. "Genial".

Hermione me preguntó: "¿Adónde se fue?"

Me encogí de hombros. "¿Adónde va todo lo que desaparece?"

Estuvimos allí unos minutos, contemplando la naturaleza de la inexistencia. Al menos eso es lo que estaba haciendo. No sé nada de los niños.

Entonces, poco después de que todos debimos haber muerto horriblemente a golpes, llegaron los profesores.

Típico.

"¿En qué diablos estás pensando?" McGonagall preguntó: "¿Por qué no están en su dormitorio?"

"¿Se suponía que debíamos estar en el dormitorio?", preguntó Weasley.

"Ciertamente," ronroneó Severus, "pero supongo que es indigno de ti escuchar a meros profesores. Cincuenta puntos de - "

" ¡Espere!" Hermione interrumpió. "No sabíamos que íbamos a estar en ningún lado porque no estábamos en la Fiesta. Yo... estaba ayudando a Harry y Ron a estudiar para la Transfiguración y perdimos la noción del tiempo. Íbamos al Gran Salón cuando apareció el troll. Harry nos arrastró al baño y nos escondimos".

"¿Y dónde está el troll ahora?" Preguntó Severus, con ojos oscuros que brillaban maliciosamente.

"No lo sé, señor", dijo ella. "No pudo encontrarnos, así que se fue hace unos minutos."

"Creo que fue a la izquierda", dije.

Hermione suspiró. "No estoy tan segura. Nunca me había dado cuenta de que los trolls podían moverse tan rápido."

Miró a los profesores con ojos grandes e inocentes. Sonreí. La Sra. Granger no sólo era inteligente, sino que aparentemente era una experta mentirosa y sorprendentemente leal, teniendo en cuenta nuestra anterior falta de relación. Si fuera tan talentosa en los duelos como lo era en las magias más simples, se parecería a una más joven y sana Bellatrix. Mientras nos apresurábamos a ir a nuestro dormitorio -despedidos por los profesores- aproveché la oportunidad para reclutar a un nuevo subalterno.

"Hermione", le dije dulcemente, "¿Quieres que seamos amigos?"

Merlín bendice las simples interacciones de los niños.

♦♦♦

Dumbledore me miró a través del escritorio mientras me retorcía en mi asiento. Hay que admitir que luchar contra un troll de montaña tenía que ser notado. Sobre todo porque nunca lo encontraron.

"¿Dulce de limón, Sr. Potter"?

Asentí con la cabeza, embolsando silenciosamente los caramelos.

"¿Cómo te has adaptado?", preguntó amablemente el viejo.

"Ha sido brillante, señor", dije, imitando cuidadosamente la dicción de mis compañeros de clase, "Me he hecho amigo de Ron, Hermione y un montón de otros Gryffindors. Encantamientos es bastante bueno, y soy muy bueno con las pociones. Aunque no creo que le guste mucho al profesor Snape..."

A lo largo de este discurso incoherente, mantuve los ojos fijos en el escritorio de Dumbledore. Después de todo, era sólo un tímido primer año hablando con el aterrador y temible Director que podía LEER MI MENTE.

Dumbledore se rió, "Esa es la naturaleza de Severus, me temo. No te preocupes, hijo mío, le gustas más que a nadie. ¿Puedo preguntar qué tiene de fascinante mi escritorio?"

Me estremecí. Dumbledore era diabólico, lo sabía, y demasiado hábil para ver a través de mi artimaña. Ahora, no tendría otra opción que mirar fijamente sus ojos centelleantes que leen la mente. ¿En qué pensaban los de primer año? A regañadientes levanté la vista, con una tímida sonrisa en la cara y unos pocos recuerdos en la mente.

"Entonces, Sr. Potter" - se detuvo un momento para leer mis pensamientos - "He oído que le gusta el Quidditch?"

Mis ojos se abrieron de par en par. "¿No le gusta a todo el mundo el Quidditch?"

Aparentemente convencido de mi inocencia, el director me envió alegremente a casa. Me aferré al caramelo de limón en el bolsillo. Más tarde lo sometí a todos los diagnósticos y encantos de detección de mi repertorio, pero nunca pude descubrir con qué lo había drogado.

Sólo puedo asumir que estaba usando un veneno particularmente insidioso.

♦♦♦

"Es una capa de invisibilidad", respiró Ron, con una expresión de asombro en su cara.

Estudié la nota metida en sus pliegues. No estaba firmado y mi paranoia gritaba que quemara la capa antes de que pudiera ser usada en mi contra.

"¿Pero quién me enviaría esto?" Reflexioné en voz alta. "Quiero decir, esta cosa vale más que tu vida, Ron. Honestamente, podría vender a toda tu familia y sólo podría comprar unos pocos metros. Y tienes una familia muy grande."

No tenía exactamente muchos aliados. La familia Potter estaba muerta y todos los Sangre-Pura ricos querían asesinarme. Al final, llegué a la conclusión de que debía ser obra de Dumbledore.

No estaba seguro de cómo se usaría esto en mi contra, pero no había otra razón para tal regalo.

Dumbledore era un señor oscuro mucho más grande de lo que yo podría esperar ser. Estaba cincuenta pasos por delante de todos los demás, tan adelantado que -para cuando sus planes llegaron a buen puerto- todos los involucrados ya habían muerto. Mi única esperanza era desequilibrarlo planeando no dar pasos adelante.

♦♦♦

"¿Harry?"

"¿Sí, Hermione?"

"¿Por qué eres una cabeza flotante?"

Sonreí. "Alguien me dio una capa de invisibilidad para Navidad. Estas cosas se desgastan después de un par de años, así que pensé que debería utilizarla. Después de que la gente se aburrió, decidí usarla como una capa normal".

"Oh," dijo la chica, "Supongo que eso tiene sentido."

♦♦♦

"Por el amor de Dios, Harry, han pasado tres días, ¿nunca te vas a quitar la estúpida capa?" Hermione gimió.

"La capa no es estúpida", insistí.

Weasley suspiró. "Amigo, se está volviendo un poco raro."

"Mira, es muy útil. Puedo usarlo para esconderme y asustar a la gente, y es genial para espiar. En realidad, déjame mostrarte".

Cerré la capa alrededor de mis compañeros. Cuando la única persona que pasó por allí durante los siguientes minutos fue Longbottom, en busca de su sapo, Hermione parecía estar a punto de salir corriendo. De repente, pasó una figura envuelta.

"La Piedra Filosofal pronto será nuestra", murmuró la figura.

"¡Ja!" exclamé. "Te dije que era útil."

♦♦♦

"No puedo dejar que nadie más se lleve la piedra", le dije a mis secuaces. Por suerte, no se dieron cuenta de que dije "nadie más" en lugar de "nadie".

"Vamos contigo", dijo el Weasley, asintiendo Hermione de acuerdo.

Me reí un poco. Dumbledore estaba fuera del castillo y esta noche era mi única oportunidad de robar la Piedra Filosofal. "Oh, no necesitan hacer eso. Realmente no necesito testigos, es decir compañeros. Tengo esto muy bien cubierto. Después de todo, derroté a Voldemort".

"No irás solo", insistió Hermione.

Estúpidos y prepotentes súbditos.

♦♦♦

" Stupefy", exclamé, sonriendo mientras el perro de tres cabezas se congelaba en su lugar.

"¿Qué hacemos ahora?", preguntó Weasley.

"¡Una trampilla!" Gritó Hermione.

Caminé hacia adelante, abriendo la trampilla. "Ahora, tenemos que ser muy cuidadosos porque cualquier cosa podría estar ahí abajo. Esto está protegiendo un artefacto muy peligroso, después de todo, así que es casi seguro que las trampas son mortales... Ron, tú primero".

"Espera, ¿por qué tengo que ser el primero?", preguntó.

Suspiré. "Bueno, apenas podemos permitirnos perder a Hermione; ella lo sabe todo. Sobre todo, sin embargo, es porque eres el más Gryffindor de todos nosotros."

Weasley tomó esto como un cumplido. No fue concebido como tal. Aún así, se metió por la escotilla, así que apenas puedo quejarme.

"¡Gah! Hay algo aquí abajo", gritó. "Estoy atrapado en esto, y sigue tirando de mí."

"Hm... Lumos." La luz me permitió ver hacia abajo en la escotilla. En retrospectiva, probablemente podría haber hecho esto antes de enviar a uno de mis súbditos, pero no tiene sentido preocuparse por ello ahora.

Una serie de enredaderas se apoderaron de él. Fruncí el ceño. "Incendio".

"¡Ah!" gritó Weasley.

Una vez que las vides fueron suficientemente limpiadas, bajé de un salto, seguido por Hermione. El Weasley se dobló contra el suelo, gimiendo.

Hermione le preguntó: "Ron, ¿estás bien?"

El gimió. "¿De verdad tenías que prenderme fuego?"

"En realidad, sí, contestó Hermione por mí mientras inspeccionaba los arrugados restos de la planta. "Esto es la trampa del diablo. Es muy sensible a la luz. Con tanto de eso, un lumos probablemente no habría sido suficiente para liberarte. No puedo creer que lo reconocieras tan rápido, Harry".

Le dije: "Tengo mucho talento, y es digno de elogio que te hayas tomado el tiempo para iluminar a Ron".

...y yo. Para ser honesto, no sabía nada sobre la trampa del diablo. Sin embargo, la mayoría de las plantas reaccionan mal al fuego, y el incendio es uno de esos pequeños hechizos que son útiles en cualquier situación.

"Um, ¿puedes levantarte?" Preguntó Hermione.

"No..."

"Tendremos que aventurarnos sin él", declaré.

"¡Pero está herido!" Dijo Hermione. "No podemos dejarlo aquí".

"Oh, estará bien", le dije. "¿Verdad, Ron?"

Volvió a gemir.

"Estoy bastante seguro de que eso significa correcto. Ven, Hermione".

Fue mucho más fácil convencerla de lo que esperaba. Ni siquiera creo que mirara hacia atrás mientras caminábamos hacia la habitación de al lado, que estaba llena de llaves voladoras y palos de escoba.

Hermione frunció el ceño ante la bandada de llaves. "Uno de ellos debe abrir la puerta, probablemente algo un poco más viejo y plateado, a juego con el picaporte. Supongo que tendremos que usar los palos de escoba y atraparlo. Pero ninguno de nosotros es bueno volando... Si sólo Ron no estuviera herido..."

"Eh, no lo necesitamos", le dije. "Accio llave que funcione."

Una llave de plata con alas de color azul brillante -una ya arrugada- se deslizaba desde el aire hacia mi mano. Cuando lo puse en el ojo de la cerradura, la puerta se abrió inmediatamente.

Ella jadeó. "¿Cómo lo lograste?"

"Hermione, debe haber cincuenta llaves ahí arriba. No todas pueden ser llaves reales que abren cosas. Eso sería ridículo. Tendría mucho más sentido hacer un montón de llaves falsas con sólo una que funcione".

La magia es mucho más simple con el uso correcto de los adjetivos.

♦♦♦

La habitación de al lado tenía un juego de ajedrez gigante que bloqueaba nuestro camino cuando tratábamos de pasar.

"Tenemos que jugar", dijo Hermione. "Oh, ahora realmente desearía que Ron estuviera aquí."

"Podríamos volar por encima", le dije. "Hay palos de escoba justo ahí."

Hermione se mordió el labio. "Realmente no me gusta volar."

Le di una palmadita en la cabeza, lo que habría sido mucho más condescendiente si no me hubiera visto forzado a hacerlo. "A nadie inteligente le gusta volar. Implica enviarte a ti mismo a lo alto en el aire en una plataforma muy delgada con un mínimo de encantos protectores."

"No me estás haciendo sentir mejor sobre esto," dijo Hermione.

Ah, sí, consuelo. Yo podría hacer eso. "...Pero, con la debida precaución, esperamos evitar morir horriblemente."

Hermione parecía un poco verde. Recuperando las escobas de la habitación anterior, le di una y nos fuimos. Hay que admitir que probablemente no debería haber tomado diez minutos cruzar un espacio de diez metros de largo. Sin embargo, creo que nos reivindica el hecho de que ninguno de los dos cayera en picado hasta la muerte.

♦♦♦

Las llamas negras nos rodeaban. Nos mantuvimos alejados de ellos, ya que ninguno de los dos quería terminar como el Weasley. Pero Hermione resolvió el acertijo lo suficientemente rápido.

"Este nos llevará hacia adelante, este hacia atrás, y estas son veneno", dijo.

Tomé la pequeña botella que enviaría al bebedor hacia adelante. "Sólo parece suficiente para uno de nosotros, Hermione. Iré, por supuesto".

Ella hizo pucheros. "No, no lo es. Si tomáramos pequeños sorbos..."

Agité la cabeza. Realmente no necesitaba que interfiriera cuando robé la piedra. "No, no, definitivamente no es suficiente. Además, deberías volver y llevar a Ron al pabellón del hospital. Probablemente se esté muriendo ahora mismo."

Hermione parecía horrorizada. "¡Dijiste que estaría bien!"

"Sí, bueno, estaba siendo optimista. Ahora ya no lo soy. No digo que esté en una agonía horrible, pero deberías comprobarlo".

Ella echó un último vistazo a las llamas. "Bueno, supongo que debería. Ojalá pudiera ir contigo..."

Por mucho que respetara el total desprecio de Hermione por el bienestar de su amigo, Dumbledore podría estar viniendo a detenerme en este mismo momento. "Adiós, Hermione."

Me dio un abrazo rápido y me deseó suerte antes de volver corriendo a través del fuego.

♦♦♦

Caminé cautelosamente a través de las llamas negras, con los ojos abiertos a cualquier señal de la Piedra Filosofal. No, no la necesitaba, no con mis horrocruxes. Sin embargo, uno nunca puede ser demasiado inmortal.

Casi me caigo en shock cuando vi a Quirrel. El profesor estaba agachado frente a un espejo adornado, golpeando el vidrio experimentalmente. De repente me di cuenta de que su tartamudez, su idiotez y su horrible enseñanza eran todo un acto.

Como estaba cubierto por una capa de invisibilidad, Quirrel aún no había detectado mi presencia.

"Avada Kedavra", susurré. Demasiado concentrado en el espejo para ver mi hechizo, se derrumbó en el acto. Inmediatamente, una oscura neblina se levantó de su cuerpo y surgió a través de las llamas.

"Eso fue raro." Un rápido incendio carbonizó el cadáver de Quirrel y lo tiré a un lado.

"Ahora, ¿cómo consigo la piedra?" En el espejo, mi reflejo (un profesor más viejo y distinguido) se encogió de hombros y sonrió maliciosamente. Ni los ataques físicos ni los mágicos tuvieron ningún efecto en el espejo y yo estaba a punto de golpear la cosa con la cabeza cuando Dumbledore irrumpió a través de las llamas.

"¡Director!" exclamé sorprendido. "Esto no es lo que parece. Me di cuenta de que alguien iba a robar la piedra y Quirrel me atacó y luego estalló en llamas".

Hice un gesto con las manos para enfatizar. Es por eso que normalmente preparo mis coartadas con antelación.

Dumbledore parecía bastante feliz, considerando que su actual profesor de DCAO estaba muerto a sus pies. Tal vez se sintió aliviado de que éste durara hasta el final del curso. "Ese era el amor de tu madre, querido muchacho. Te protege."

Parpadeé sorprendido: "¿El amor de mi madre es fuego?"

Él se rió, "Algo así."

"Entonces, ¿no me castigará?"

"Por supuesto que no", me tranquilizó. Acababa de asesinar a un profesor y ni siquiera me castigaron. No eran tan indulgentes cuando fui a la escuela.

♦♦♦

El Gran Salón ya estaba adornado de verde y plata cuando entramos mis lacayos y yo. El Weasley murmuró en voz baja y se enfurruñó, pero yo estaba de muy buen humor. Saludé a Snape. Ni siquiera silbó, así que sospeché que también estaba de buen humor. Cuando el sapo de Longbottom patinó debajo de la mesa, apenas pensé en pisarlo.

"No puedo creer que perdimos contra un montón de serpientes", dijo Weasley.

"Han logrado ganar durante seis años consecutivos", dijo Hermione. "No es de extrañar que lo hicieran de nuevo."

El sapo había saltado sobre la mesa y estaba arruinando el pudín. Uno de los Weasley más viejos la rodeó cuidadosamente, con la varita lista. Perry, creo.

Ron dijo: "Es todo porque Snape es un bastardo".

Hermione puso los ojos en blanco. "Si Harry no se peleara con él tan a menudo..."

No pude evitar sonreir. "Oh, sí, definitivamente es mi culpa."

Dumbledore llamó nuestra atención al frente de la sala. Sonrió, como si no estuviéramos todos sobre él. "¡Otro año que se ha ido! Y debo molestarlos con las palabras de un anciano antes de que hundamos nuestros dientes en nuestro delicioso banquete. Qué año ha sido! Esperemos que vuestras cabezas estén un poco más llenas de lo que estaban... tenéis todo el verano por delante para tenerlas bonitas y vacías antes de que empiece el año que viene...

"Ahora, según tengo entendido, la Copa de la Casa necesita ser premiada, y los puntos se mantienen así: En cuarto lugar, Gryffindor con trescientos puntos; en tercer lugar, Hufflepuff con trescientos cincuenta y dos; en segundo lugar, Ravenclaw con cuatrocientos veintiséis; y, en primer lugar, Slytherin con cuatrocientos setenta y dos".

Hubo aplausos y aplausos, la mayoría de mi parte. Weasley me preguntó: "Amigo, ¿qué estás haciendo?"

"Demostrando buen espíritu deportivo", declaré. "Creo que es revelador que soy el único que lo hace."

"Pero hay algunos puntos de último minuto que aún no han sido otorgados", dijo Dumbledore, con los ojos brillando con una intención nefasta. "Al Sr. Ronald Weasley, por mantener la cabeza fría ante el fuego, le concedo 50 puntos. A la Srta. Hermione Granger, por reunir el valor para volar, le doy 50 puntos. Al Sr. Harry Potter, por proteger una reliquia irremplazable, también le otorgo 50 puntos".

Fruncí el ceño. Todavía a veintidós puntos de distancia. Realmente esperaba algo peor del viejo. Le pregunté: "Nadie más ha hecho algo heroico últimamente, ¿verdad?"

Fue en ese momento cuando el mayor de los Weasley se lanzó al sapo de Longbottom. Gritó triunfante: "¡Ajá! Aquí tienes, Neville".

Dumbledore se rió. "Por último, al Sr. Percival Weasley, por devolver la mascota perdida de un estudiante más joven, le otorgo veintitrés puntos."

Gryffindor gritó su aprobación.

"Oh, vamos", dije. "Está haciendo trampas descaradamente."


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Overlord, Volumen 14?, Palabras del Autor

El rincón de expresión del autor conocido como el Afterword ha comenzado.

Y así debo decir que, este es el decimocuarto volumen del libro para mí. Por lo tanto, mientras pido disculpas a las personas que esperan el Volumen 14, el corazón de Maruyama está lleno de la sensación de que ha terminado el Volumen 14. El siguiente será el Volumen 15~

¿Cómo te sientes después de leer esta historia?

¿Crees que Suzuki Satoru, como MC de una LN, se siente diferente de lo que ha sido Overlord hasta ahora?

La escena de la batalla en este libro podría haber terminado siendo confusa. Originalmente, tal vez hubiera sido necesario decir algo como "por eso lo hizo y así lo hizo", pero yo lo omití deliberadamente. Esta obra realmente supone una gran carga para sus lectores. Tal vez haya fracasado como autor de LN, pero como he dicho muchas veces, personalmente creo que "no importa si no lo entiendes".

Por cierto, mientras mi editor sigue diciéndome "por favor, hazlo más fácil de…

Overlord, Volumen 14?, Epilogo

Epílogo
Había un desierto al suroeste del centro del continente.

Se llamaba el Desierto del Dolor, o tal vez el Desierto de Di Gavorsa, según el gran imperio que una vez estuvo aquí.

Aunque era un desierto bastante extenso, algunas regiones recibían lluvias, por lo que varias razas - y monstruos - vivían aquí. Estaba el Gran Reino de los escorpiones Pabilsag, la pequeña nación de los Genios de Slutarn, y el grupo religioso que veneraba al Dragón de la Luz como su deidad principal -cuya fe era generalizada entre los nómadas- tenía su santuario principal en este lugar.

Youjo Senki X Overlord

El frente de batalla del Rin, llamado coloquialmente "El Rin donde habita el diablo", servía de frontera entre el Imperio y la República. En un momento, el trueno de la artillería que se disparaba estallaría y en el siguiente, un pelotón de soldados sería picado en carne. Explosiones resonando a través del cielo mientras los magos zumbaban disparando balas llenas de maná. A pesar de ser superado en número y en una guerra de dos frentes, el Imperio estaba luchando contra la República hasta el estancamiento.