Ir al contenido principal

El Séptimo Horrocrux, Capitulo 9


Capítulo 9: Harry Potter vs. Alastor Moody (Pt. 4)


Me caí vomitando sobre el césped, dejando caer la Copa mientras intentaba recuperarme de la confusión. Una rápida inspección de mis alrededores reveló que no estaba cerca de Hogwarts.

Eso era un problema, ya que sería incapaz de disfrutar adecuadamente de mi victoria. Además, había un Mortífago de pie junto a un caldero abierto y señalándome con su varita mágica. Eso también era un problema.

Rodé para evitar un maleficio, me puse de pie y apunté con la varita a mi oponente. Sonreí al darme cuenta de que uno de mis antiguos seguidores no me estaba matando. Reconocería ese pelo en cualquier parte. "Lucius. ¿Para quién trabajas?"

Lucius inmediatamente confirmó mis sospechas porque es un idiota. "¿Qué te hace pensar que trabajo para alguien, Potter?"

Resoplé. "Como si pudieras hacer algo como esto por ti mismo."

"Podría absolutamente..."

Una áspera voz le interrumpió repentinamente. "No discutas con el chico, Lucius. Si pierdes, eso se reflejará mal en mí".

Fruncí el ceño. "¿Quién acaba de decir eso?"

Una risita gutural vino de detrás de mi antiguo subalterno, y la voz dijo: "Date la vuelta. Me gustaría hacer esto cara a cara".

Lucius se dio la vuelta, torpemente sosteniendo su brazo para que su varita aún estuviera frente a mí. Con su mano libre, se separó su lujoso cabello rubio. Siempre supe que escondía algo ahí dentro, pero nunca pude haber imaginado la verdad. Una segunda cara - arrugada y púrpura - miró desde la parte posterior de su cabeza.

Dijo: "Harry Potter. Secuestrado y retenido a punta de varita después de lo que debería haber sido tu mayor triunfo... Esto sería mucho más poético si estuvieras en tu tercer año".

Le pregunté: "¿Qué sabes del tercer año? ¿Y quién eres tú, de todos modos?"

La boca de la cara se convirtió en una delgada y enfermiza sonrisa. "Soy Lord Voldemort."

"¡¿Qué?! Eso es imposible", dije. Porque era completamente imposible, a menos que otro Horrocrux se hubiera vuelto corrupto.

"¿De verdad creíste que estaba muerto?", preguntó. "¿Pensaste que realmente me habías matado?"

"Yo..." - Me detuve, decidiendo que la recolección de información era la mejor táctica por el momento - "Sí, y no estoy seguro de creerte. Si no has estado muerto, ¿dónde has estado todos estos años?"

La cara frunció el ceño. "Ah, sí. Es una historia fascinante. Después de la destrucción de mi cuerpo, fui enviado precipitadamente hacia los bosques de Albania, gritando durante todo el camino. TRES HORAS DE GRITOS."

"¿En serio? Uno pensaría que dejarías de hacerlo después de la primera hora, cuando empezó a ser normal".

Me ignoró groseramente. "Vagué por Albania como un espectro, hasta que un profesor tropezó conmigo. Lo poseí y me colé en Hogwarts delante de las narices del viejo tonto, con la esperanza de robar la Piedra Filosofal. Con él, planeé recuperar mi cuerpo. Desafortunadamente, mi anfitrión murió antes de que pudiera adquirirla porque tú lo mataste".

Casi se me cae la varita en shock. "¿Quirrel? ¿Estabas poseyendo a Quirrel?"

"Sí", dijo.

"¡Pero Quirrel era un horrible profesor de Defensa contra las Artes Oscuras! ¿Por qué no lo ayudaste?"

"¿Por qué entrenaría a los futuros soldados de Dumbledore? Si él quiere que lo haga, tendrá que contratarme, como todos los demás profesores... Después de la muerte de Quirrel, vagué por el Bosque Prohibido, otra vez sin un plan claro. Sin embargo, un día, vi algo que me inspiró a actuar".

"¿Era un unicornio?" Le pregunté.

"No, era un grim. Corrió por el bosque como temiendo por su vida. De repente, recordé que no me volví inmortal para poder pasar una eternidad como espectro. Me hice inmortal porque... en realidad, no recuerdo por qué".

Lo hago. Era la única forma de sobrevivir a Hogwarts el tiempo suficiente para graduarme. Luego descubrí que el siete era un número mágico y, cuando superé la fase de Aritmancia, ya había hecho cuatro y me pareció estúpido detenerme ahí.

Continuó: "En cualquier caso, me di cuenta de que no tenía sentido esperar a seguidores que nunca vendrían. Simplemente tendría que encontrar uno tan débil que pudiera intimidarle sin tener un cuerpo ni ningún poder mágico".

"Así que fuiste a Malfoy", murmuré, asintiendo. Todo empezaba a tener sentido.

Él resopló. "¿Supongo que has tratado con él antes?"

"El más joven," le dije.

"Sí, el clon. Fue de mucha ayuda para mantenerme en contacto con mi espía en Hogwarts... para arreglar nuestra reunión aquí hoy."

¡Maldito Severus y su lealtad inquebrantable! Me quedé mirando con desprecio. "Así que fuiste tú, entonces, quien me ha estado saboteando todo este tiempo. Debería haber sabido que los jueces nunca serían tan tendenciosos sin alguna influencia externa maliciosa".

La cara se quedó en silencio por un momento, probablemente maravillada por mi asombrosa inteligencia, antes de decir: "Sí, por supuesto que lo hice". Todo... todo es parte de mi plan. Después de todo, soy el Señor Oscuro. Y ya es hora de que vuelva a mi antigua gloria. ¡Lucius! Comienza el ritual".

Un velo de pelo rubio volvió a ocultar la horrible cara mientras Lucius se agachaba para agarrar un cráneo, lanzándolo dentro del caldero. " El hueso del padre, tomado sin permiso, renovarás a tu hijo...La carne del siervo, dada voluntariamente, revivirás a tu amo."

Lucius colocó su varita sobre su muñeca, murmurando un hechizo. Con un chasquido inquietante, la mano del hombre se cayó y se metió en el caldero. Se volvió hacia mí y me dijo: "Sangre del enemigo, tomada a la fuerza, resucitarás a tu enemigo".

"¿Desde cuándo somos enemigos?" exclamé, con la varita todavía apuntando a Lucius.

"Siempre hemos sido enemigos", fue la respuesta amortiguada de Lucius.

"Te acabo de conocer hoy", le dije.

"Me mataste cuando eras un niño."

"Bueno, sí, pero no puedes culparme por lo que hice cuando era un bebé."

"Me las arreglo bastante bien", dijo.

"Bueno, no me culpo. O a ti. Sólo fue mala suerte". No estaba completamente seguro de lo que había pasado esa noche de Halloween, pero estaba completamente seguro de que no era mi culpa.

"Lucius, date la vuelta y mueve tu pelo ensangrentado", se rompió la cara. Lucius lo hizo, aunque tuvo que dejar caer su varita para arreglárselas, ya que su mano izquierda estaba flotando en un caldero. Supongo que no quería mancharse el pelo de sangre.

De nuevo visible, la cara continuó, "...Mataste a mi anfitrión."

"Eso fue un accidente", dije.

Su voz se elevó incrédula. "¡Usaste la maldición asesina!"

"La parte del asesinato no fue un accidente. Pero no sabía que era tu anfitrión en ese momento, así que no era como si te estuviera desafiando deliberadamente". Eso me recordó que nunca había tenido tiempo de reescribir esa lista.

"...Bueno, nos considero enemigos," declaró como Lucius de nuevo soltando su pelo. "No tienes nada que decir en este asunto. Si intentas discutir, te mataré".

Puse los ojos en blanco. "Bueno, está bien, si quieres ser testarudo al respecto, entonces supongo que estamos -¡OW! Gárgolas galopantes, ¿qué fue eso?"

Un rastro de sangre flotaba de la herida de mi hombro donde Lucius acababa de cortarme. Aterrizó en el caldero con un chisporroteo. Lucius cayó de rodillas, inclinado hacia atrás, de modo que sus rubios mechones estaban completamente sumergidos en la poción. Gritó mientras el aire a su alrededor se llenaba de una brillante y reluciente luz, que recordaba a algunas de las llamativas túnicas de Dumbledore.

De repente, plumas de humo blanco flotaron hacia afuera y Lucius se desplomó hacia un lado, gimiendo. La mano que le faltaba seguía sangrando y, mirando más de cerca, noté que podía ver algún hueso sobresaliendo de la punta. Peor aún, su cabello estaba empapado y grumoso, con pedazos de hueso y carne entretejidos en él por la poción - completamente arruinado. Consideré compadecerme de él, pero luego lo pensé mejor.

En medio del humo apropiadamente dramático, una figura se levantó. Parecía intimidante y de sangre pura, alto y aristocrático. Además, parecía hipnóticamente inhumano y serpenteante, sin nariz y ojos rojos. Se parecía... a mí.

No había duda, ahora. Lord Voldemort había regresado... aunque él... yo ya estaba aquí. Tendría que pensar en esto más tarde. "Supongo que realmente eres el Señor Oscuro."

"Por supuesto", dijo.

"Entonces, ¿tu plan es...?"

" Matar a Dumbledore, tomar el control de Gran Bretaña, averiguar el resto más tarde", dijo fácilmente. "¿Te gustaría unirte a mí?"

"¡Pensé que habías dicho que éramos enemigos!" Dije.

Se encogió de hombros. "Sí, bueno, eso fue sólo por el ritual."

" Lo admito, yo habría hecho lo mismo", admití. "Pero, ¿estás seguro de que decidir que no somos enemigos no anulará el ritual? Podría hacer que tu cuerpo se desmorone, lo que parece un desperdicio después de todo el trabajo que ha hecho Lucius".

"No creo... que eso pasaría", dijo Voldemort lentamente.

"¿Estás seguro? ¿Realmente investigaste esto, o encontraste un resumen en un libro y decidiste que sonaba como una buena idea?"

Voldemort no respondió. Suspiré. Era como si yo... no aprendiera nunca.

Me miró fijamente y me dijo: "Sabes, me he dado cuenta de algo sobre ti. Eres exactamente igual que yo a tu edad: astuto, curioso, distante de tus compañeros, capaz de hechizos mucho más allá de tus compañeros de clase. Exactamente lo mismo".

Debería haber sabido que se daría cuenta. Él soy yo, después de todo, y no soy un idiota Gryffindor, un Ravenclaw con la cabeza en las nubes o un Hufflepuff en general. No, soy mucho más inteligente que eso.

"Conozco tu secreto, Potter" - sonrió con suficiencia - "Eres como yo. Eres... un genio".

"¡Por fin alguien se da cuenta!" exclamé. "Honestamente, saco O en todos los temas sin siquiera intentarlo, excepto en pociones - pero eso es porque Snape es descaradamente un Mortífago."

"Ah, sí. Severus, mi sirviente más leal," murmuró. "En ese tema, supongo que es hora de que mis seguidores caprichosos sepan de mi regreso."

Se agachó, sacando algo del bolsillo de la bata de Lucius. Era mi vieja varita mágica, con la que me había divertido tanto. Hice mi primer Avada Kedavra con esa varita, sabes. Sonreí a los recuerdos.

Mi otro yo parecía igualmente complacido mientras presionaba la varita contra la Marca Oscura de Lucius, empujando su herida al mismo tiempo. Un susurro de hechizo hizo temblar de nuevo al rubio.

Voldemort se puso en pie, con la cabeza inclinada arrogantemente y los ojos fríos.

"¿Cuánto crees que tardarán?" Le pregunté.

Voldemort se encogió de hombros, "¿Diez minutos? Nunca han sido particularmente puntuales, y no creo que me teman tanto como lo harán en unos quince minutos".

Asentí, vagando hacia Lucius, que había conseguido ponerse en posición sentada. Miró inexpresivamente a su muñón. Su voz tembló. "¿Mi mano, mi señor?"

Voldemort parpadeó. "Oh, cierto."

Con un negligente movimiento de nuestra varita, Voldemort conjuró una mano de plata para el hombre herido. Otra ola le cortó el pelo, dejándolo completamente calvo y desapareciendo su mayor logro.

"Que nunca se diga que no soy un maestro generoso", declaró Voldemort con pomposidad.

Me curé distraídamente mi propia herida.

Fue más o menos en ese momento que los mortífagos aparecieron, a veces viniendo de dos en dos. Cada uno recibió una fría bienvenida. El último en llegar fue tres minutos más tarde que todos los demás. Llegó jadeando.

"Llegas tarde", dijo Voldemort, con los ojos entrecerrados.

"Dumbledore estaba siendo difícil", dijo una voz familiar. "Aparentemente el chico Potter ha desaparecido. De nuevo."

Voldemort sonrió de una manera que habría sido más tranquilizadora si hubiera tenido labios. "¡Ah, Severus! No te reconocí con la máscara puesta".

Se volvió hacia el resto del grupo. "Parece que todos mis devotos súbditos han llegado. No puedo evitar preguntarme por qué ninguno de ustedes pensó en buscar a su señor durante su larga ausencia. En vez de eso, me diste la espalda y despreciaste todo lo que les enseñé. Sólo Severus permaneció leal."

Voldemort continuó durante algún tiempo - despotricando, dando cruciatius, concediendo el perdón a regañadientes... lo usual.

"¿Qué hace aquí el chico Potter?", preguntó uno de ellos.

Recibió un ataque del Cruciatius, sólo por el principio de la cosa, antes de que Voldemort lo explicara. "Estábamos a punto de batirnos en duelo a muerte."

Parpadeé. "¿No estabas tratando de reclutarme?"

"Sí, pero dijiste que no, así que ahora te voy a matar. Querido Merlín, Potter, no te quedes atrás".

"No voy a pelear contigo", dije. No quería suicidarme, y probablemente estaba protegido por los Horrocruxes. Así que ni siquiera podía matarlo apropiadamente. Además, me esforcé mucho por resucitarlo. Yo sangré.

Voldemort frunció el ceño, y un movimiento de su mano hizo que los mortífagos se apresuraran a rodearnos y bloquear mi huida. "No tienes elección en esto."

"Bien", gruñí. Yo le seguiría el juego, por el momento.

Nos inclinamos, levantamos nuestras varitas y empezamos. "¡Avada Kedavra!"

La siguiente pelea puede ser descrita como muy verde. Avada Kedavras volaron salvajemente por el aire. La suya era más débil que la mía, pues él seguía alegre después de ganar un nuevo cuerpo mientras yo le guardaba rencor por haber saboteado mi tiempo en el torneo.

Sin esfuerzo esquivamos los hechizos del otro. Pero encontraron objetivos con bastante facilidad.

Uno por uno, los mortífagos cayeron. Algunos se dieron cuenta de lo que estaba pasando. Lucius, por ejemplo, estaba usando a Crabbe como escudo humano. Sin embargo, su número seguía disminuyendo.

Los hechizos de Voldemort eliminaron a más gente que los míos, lo que me sorprendió porque yo estaba apuntando.

Eventualmente, me acerqué a una gran brecha en el anillo de mis antiguos y aparentemente actuales seguidores. Con una última Avada Kedavra en dirección a Voldemort, corrí hacia las puertas del cementerio.

Sin embargo, tomé un pequeño desvío para tomar la Copa porque era mía. Cuando tomé su mango, algo me tiró del ombligo y el mundo comenzó a girar, solidificándose eventualmente en los familiares terrenos de Hogwarts.

Saludado por los rostros sorprendidos de mis maestros y compañeros, supe inmediatamente que tenía que decírselo. Después de todo, sabía algo increíblemente importante, algo que era de vital importancia. No podía permitir que se revolcaran en la ignorancia por un momento más.

Levanté mi trofeo y grité: "¡Declaro la victoria!"

♦♦♦

"Pero, si no lo hiciste todo, ¿por qué estaba Snape allí?" Le pregunté.

Dumbledore frunció el ceño, estudiando los aparatos que zumbaban en su escritorio durante un momento antes de tomar una decisión. "El profesor Snape ha sido un leal espía de la Luz durante muchos años, Harry."

Eso fue posiblemente la cosa más ridícula que jamás había oído. Aún así, supongo que incluso Dumbledore puede pasar por alto lo obvio. O quizás simplemente intentaba convencerme de la lealtad de Severus - jugando el juego largo, como siempre.

Me echó una mirada severa. "Espero que seas lo suficientemente sabio como para no ponerlo en peligro contándoselo a nadie."

"Nadie me creería, de todos modos", le dije. "Y, francamente, no te creo. ¿Qué posibilidades hay de que me secuestraran por casualidad antes de que se reconociera debidamente mi victoria? Obviamente era parte del torneo".

En retrospectiva, la participación de Dumbledore lo explicaba todo: por qué la Copa era un traslador, la presencia de Severus, los supuestos errores de Lord Voldemort, su idiotez y su propia existencia.

Dumbledore se inclinó inquisitivamente hacia delante. "Harry, ¿qué ganaría yo fingiendo el regreso de Voldemort?"

El hombre obviamente estaba jugando conmigo. Bien, yo jugaría su juego.

"Podrías aumentar tu fama y tu poder dando al pueblo de Gran Bretaña un gran enemigo contra el cual sólo pueden unirse bajo un líder: Tú mismo. Además, finalmente puedes recuperar el respeto que perdiste cuando fallaste en matarlo la primera vez".

"Ya tengo mucho poder", dijo Dumbledore.

Fruncí el ceño. "Lo que lo hace aún más despreciable."

Se detuvo, antes de hablar bastante despacio. " Te aseguro que no tengo ningún interés en promover mi poder político. Incluso si ese no fuera el caso, me atrevería a decir que este no sería el mejor plan. ¿Por qué revelarlo de una manera tan indirecta? Sería mejor revivirlo frente a una gran audiencia, no un chico solitario".

Hizo una observación razonable. "Todavía existe la posibilidad de..."

"Sr. Potter, ya lo revisé por alucinógenos y hechizos confusos. Lo que sea que hayas visto, no tengo duda de que fue real".

Sin embargo, era esa posibilidad la que estaba tan desesperado por descartar. Después de todo, si Voldemort estaba divirtiéndose por la campiña inglesa con los seguidores que habían sobrevivido a nuestro duelo, ¿entonces quién era yo?

Peor aún, parecía haberme añadido a la lista de los que le han hecho daño, y yo nunca he sido un hombre misericordioso.

"...Esto podría ser un problema", concluí.

Dumbledore se rió. "Lo encuentro muy probable."

♦♦♦

Por primera vez en su vida, Hermione Granger no deseaba ir a la biblioteca. Nos siguió a Ron y a mí, mirando hacia el Gran Salón. Su pelo estaba aún más desgastado de lo normal mientras lo tiraba con ansiedad. "El servicio comienza en diez minutos. Si nos damos prisa, todavía podemos llegar a tiempo".

"No voy a ir al estúpido funeral de Slytherin", dije.

Ella frunció el ceño. "No es estúpido, y deberías ir a presentar tus respetos."

"Ahora que lo pienso, estoy bastante seguro de que nunca he conocido a la mayoría de los padres de los Slytherin. O cualquiera de ellos."

Es tan difícil seguir el rastro de estas cosas.

"Bueno, sí, pero" - la voz de Hermione bajó a un susurro - "es tu culpa, después de todo, así que al menos deberías tratar de ser cortés al respecto."

Ron arrugó la nariz, preguntando: "¿Qué quieres decir? ¿No murieron todos de viruela?"

Ella puso los ojos en blanco. "Sí, y la epidemia sólo afectó a los Pura Sangre Slytherins."

"Bueno, para ser justos, no hablan con nadie más", dije.

"Y la viruela del dragón rara vez es mortal. Además, ambos oímos tu historia. ¿Realmente crees que es una coincidencia que varios mortífagos fueran asesinados por Voldemort, y que una multitud de Slytherins murieran el mismo día?".

Ella hizo un buen punto, pero admitirlo significaría perder la discusión. Así que inmediatamente descarté la idea.

"¿Insinúa que todos los Slytherin son mortífagos? Espero este tipo de intolerancia de Ron, pero pensé que eras mejor que eso". Agité la cabeza con exagerada tristeza.

Ella resopló. "Aunque no fuera tu culpa, no deberías ser tan grosero. Casi todo el mundo va a ir, y nosotros también deberíamos".

"Nadie te lo impide. No es como si necesitáramos estar juntos todo el tiempo." Aunque normalmente lo estábamos de todos modos.

"Yo..." - Hermione se detuvo un momento, dándose cuenta de que no la había insultado esta vez - "Bueno, está bien entonces. Vamos, Ron."

"Pero no quiero ir a ver a todos los Slytherins muertos", se quejó Ron.

Ella le agarró del brazo, arrastrándolo. Ron no tuvo ninguna oportunidad contra Hermione en una pelea (ella es demasiado despiadada) pero al menos podría haberlo intentado. Habría sido divertido.

Continué hacia la biblioteca y el conocimiento guardado en sus pilas de archivos. Era hora de hacer lo que debería haber hecho hace cincuenta años... o en cualquier momento después:

Investigar sobre los Horrocruxes.

♦♦♦

Afortunadamente, Madame Pince era una de las muchas admiradoras de Gilderoy Lockhart. Aunque mi pase a la Sección Restringida tenía casi dos años de antigüedad, mi apasionada insistencia en que era muy probable que este fuera el último deseo de Lockhart (aparte de no ser devorado por una Acromantula) la incitó a permitirme el acceso. Como soborno adicional, le di una copia firmada de mi ultimo libro.

No hojeé las pilas por mucho tiempo antes de encontrar el libro en el que había descubierto originalmente sobre los Horrocruxes: Secretos de las Artes más Oscuras.

Sólo la había visto una vez, leyendo varios capítulos antes de llegar a la sección egipcia. Acababa de empezar a leer sobre Horrocruxes y automáticamente memoricé el ritual, cuando el bibliotecario empezó a quejarse sobre el toque de queda. Sin querer levantar sospechas, dejé el tomo en la biblioteca.

Al día siguiente, le hice a algunos profesores unas preguntas inocuas. Antes de que pudiera volver al libro, mi acceso a la Sección Restringida había sido revocado porque estaba "metiéndome en la Magia Oscura" o algo así de estúpido. Así es como supe que estaba en el camino correcto.

Ahora que finalmente había redescubierto el libro, lo que encontré fue bastante peculiar.

Después de la habitual advertencia sobre la locura, una clara estratagema para ahuyentar a los cobardes, hubo algunas historias de usuarios de Horrocrux:

Primero, estaba mi héroe de la infancia, Harpo el Falso, nacedor de basiliscos y tejedor de hechizos, cuyo Horrocrux fue destruido cuando un valiente aventurero engañó a su basilisco favorito para que lo mordiera. El Horrocrux de la Viuda Grimhilda, era el cráneo de su marido, y fue destruido durante un extraño accidente. Nadie está completamente seguro de lo que le pasó al Horrocrux de Ignis el Guapo, pero nadie lo ha visto últimamente, así que presumiblemente fue destruido. La última historia, sin embargo, fue muy intrigante:

La de un Horrocrux vivo.

Jibade el Negro, un primo lejano de la familia real, aspiraba a ser faraón. Reconociendo los peligros de tal búsqueda, sin embargo, hizo lo que todos los magos razonables hacen y creó un Horrocrux. Pero Jibade era listo. Quería un Horrocrux que pudiera defenderse, uno con una voluntad innata de sobrevivir y un odio hacia todos los seres vivos. Eligió a su gato.

Desafortunadamente para Jibade el Negro, el gato llegó a creer que él también era Jibade. En la oscuridad de la noche, el mago fue asesinado por aquello que debería haber asegurado su supervivencia y reducido a un espíritu enfurecido. Poco después, Jibade el Gato fue asesinado por sus enemigos políticos.

Cerré el libro, con cuidado de evitar sus dientes. Esto fue... inesperado, y abrió todo tipo de posibilidades en mi mente.

Era verdad que había estado planeando hacer un Horrocrux esa noche, y había cometido más que suficientes asesinatos como para fracturarme el alma. ¿Era posible que -con mi cuerpo destruido por algo que sin duda fue culpa de los Potter- mi alma dañada hubiera volado en diferentes direcciones? Una parte se había ido a Albania para ser patética, mientras que la mayor parte se había instalado en el interior del joven Harry Potter.

Esencialmente, yo era el gato vengativo. Afortunadamente, yo también era el enemigo político... Bueno, junto con Dumbledore, los Weasley, la mayoría del Ministerio de Magia -

"Qué libro tienes ahí, Potter", dijo Moody. Claro, sí, él también.

Me reí nerviosamente. "Se cayó de la estantería, pero tengo miedo de tocarlo porque es muy oscuro."

Moody sonrió de una manera profundamente perturbadora, como siempre lo hace. "Es una pena. Por un momento, casi tienes mi respeto."

Me levanté de mi silla. "¿Qué?"

"Petrificus Totalus".

Me agaché debajo de la mesa y me puse de rodillas, lejos de mi profesor trastornado.

"No está mal, Potter. Practicando vigilancia constante, ¿verdad? No servirá de mucho".

"Dumbledore te envió, ¿no?" Escupí.

Todo tenía sentido. Con el regreso de Lord Voldemort, Dumbledore se había dado cuenta de lo mismo que yo: Yo era el Horrocrux de Voldemort. Había creído arrogantemente que podía controlar al joven "Harry Potter", ¿pero a los dos? No, éramos demasiado peligrosos. Así que decidió matarme, y luego eliminarme a mí mismo.

Moody lanzó un hechizo a la mesa debajo de la que me había escondido, colapsándola. "Lado equivocado, chico."

♦♦♦

Me puse de pie y lancé un Protego. "¡Ja! Como si Ojo loco Moody fuera un Mortífago. Deja de proteger a tu amo".

Moody se rió, con ojos disparejos que nunca se apartaban de mi cara. Entonces, con el momento dramático que no existe en el mundo muggle, su piel comenzó a ondular. Su pata de palo se estrelló contra el suelo, y se embolsó el ojo falso. Con la cara de un hombre diferente, sonrió con suficiencia.

Mis ojos se abrieron de par en par. "Por supuesto, lo supe todo el tiempo. En todo momento, estuviste - Espera, ¿quién eres?"

"Barty Crouch, Jr." - "Un Mortífago".

"Claro, eso tiene sentido. De hecho, todo tiene sentido ahora. Tú fuiste el que me saboteó en el torneo todo el tiempo".

Frunció el ceño. "En realidad -"

"Voldemort ya lo admitió."

"Supongo que no estuve en el plan", murmuró el mortífago.

Resoplé. "Como si Voldemort compartiera sus planes con un simple peón."

El hombre que recientemente había dejado de ser Moody gruñó, lanzando un hechizo que se dispersó contra mi escudo. "¡No soy un peón! Soy uno de sus mejores mortífagos, y soy su sirviente más leal sin importar lo que diga de Snape o Sirius Bla -"

Dejó de gritar porque estaba demasiado ocupado ardiendo. Me dirigí hacia su cuerpo tembloroso y ardiente y le robé la varita. "Esto no habría pasado si hubieras practicado la vigilancia constante."

Devolví Secretos de las Artes más Oscuras a su estante, y regresé a la biblioteca principal. Madame Pince estaba desplomada sobre su escritorio. Aparentemente estaba tan acostumbrada a dormir a través de los ataques de los mortífagos como yo. Me dirigí indiferente hacia la entrada. Fue en ese momento cuando Dumbledore y Severus aparecieron, por supuesto que sí.

Puse mi mejor expresión de inocencia. "Oh, profesores, estoy tan contento de que estén aquí. Moody es un Mortífago e intentó matarme, pero, afortunadamente, yo lo maté primero... con amor".

♦♦♦

Mirando por la ventana del tren, sonreí. Este año había salido bien después de todo. Gané el Torneo de los Tres Magos, gané contra Voldemort, gané la Copa de la Casa -

"Y me gané tu amistad", dijo Ginevra.

Miré hacia otro lado de la ventana, ahora frunciendo el ceño al asiento donde Ginevra y Luna Lovegood se sentaban. La pelirroja sonrió disculpándose, murmurando: "Estabas pensando en voz alta otra vez."

Mi ceño fruncido disminuyó. "¿Algún progreso en el descubrimiento de la magia oscura de tu familia?"

"Bueno, no mucho hasta ahora. He estado en la escuela, así que no ha habido muchas oportunidades".

"Eso nunca ha detenido a Hermione."

"Hermione no hace magia oscura..." dijo Ron débilmente. "¿Verdad, Mione?"

La niña antes mencionada no respondió, también se puso al día con su última misión de recolección de información. Emití un lumos sobrecargado para llamar su atención (las restricciones para menores de edad no surtían efecto hasta que dejaramos el tren). "¿A qué Señor Oscuro estás estudiando ahora?"

Hermione dijo rotundamente: "Tú".

"¿Qué?" Por fin se había dado cuenta. Debería haber sabido que lo haría. ¿Por qué no estaba mejor preparado para este día?

"Quiere decir Lord Voldemort", dijo Luna.

"¿Qué?" Dos de ellas. ¿Podría borrar sus recuerdos sutilmente para evitar sospechas? No, no, era terrible en obliviaciones. Por eso normalmente sólo asesinaba testigos. Era más fácil.

Luna frunció los labios. "Eso es lo que dice la portada, a menos que los wrackspurts estén haciendo bromas otra vez."

La rubia revoloteaba en su bolso, sacando un par de gafas aladas.

"No, Luna, ninguna criatura no identificada y posiblemente inexistente está confundiendo tus sentidos. Estoy leyendo sobre Lord Voldemort."

Yo hablé. "Pero tú dijiste..."

"Estaba bromeando, Harry. Aunque tú también estás aquí, y estoy leyendo sobre ti."

"¿Por qué?" Pregunté, sintiéndome todavía justificadamente sospechoso.

Ella suspiró. "Nos has dicho que Voldemort está vivo, así que estoy estudiando la forma en que murió la primera vez. Con suerte, podremos hacer que suceda de nuevo".

Ginevra preguntó: "¿Pero no deberían los adultos ocuparse de esto?"

"Solía pensar lo mismo, pero siempre terminamos haciendo estas cosas de todos modos. Creo que es mejor ser proactivos".

La frente de Ginevra se retorció, perpleja. "¿No crees que los profesores y otros adultos siempre tienen razón?"

Hermione dijo: "Bueno, lo hice en el primer año, pero luego fui atacada por un troll de montaña. Todo ha estado un poco inestable desde entonces."

Ginevra palideció, gritando "¡Oh, me equivoqué en mi interpretación de todos ustedes!"

Luna apoyó una reconfortante mano sobre su hombro, aunque su mirada con sus anteojos nunca dejó una sombra por encima de la cabeza de Hermione.

"Entonces, ¿has descubierto cómo derrotarlo? Voldemort, quiero decir," preguntó Ron.

Hermione agitó la cabeza. "No es tan simple. He notado algo extraño, sin embargo, en la noche en que fue derrotado."

"Por mí", agregué.

"Sí, bueno, ciertamente no fueron los wrackspurts", soltó ella.

Luna dijo: "No lo sabes con seguridad. Sólo estás asumiendo."

"Ella lo hace mucho", le dije.

Ginevra refunfuñó. "Al menos entendí bien esa parte."

Hermione respondió: "Como te decía. ¿Por qué Voldemort iría solo a atacar a los Potter? Por lo general, enviaba a sus seguidores a hacer ese tipo de cosas, mientras que sólo hacía redadas en lugares públicos, como el Callejón Diagon".

"Está loco. ¿Por qué lo hizo?" Ron dijo.

"Sí, por supuesto que estaba loco, pero es una especie de loco muy específico. Esto no encaja. Le gusta estar de pie, lucir impresionante. Nunca parece herir a la gente sin público. Entonces, ¿por qué no envió a Bellatrix Lestrange o a Lucius Malfoy?"

"Los Malfoys son idiotas," dije, "Lucius lo habría estropeado."

Dejó su libro, demasiado agitada para mantener las manos quietas. "¿Arruinar qué? ¿Cuál era el plan? ¿Por qué los Potter?"

"La Profecía", murmuré.

"¿Qué es eso?"

Dije: "Hubo una profecía sobre el niño Potter - yo - y Lord Voldemort."

"¿Cómo te enteraste de eso?" preguntó Ginevra.

"Snape me lo dijo". Técnicamente, eso era cierto.

"¿Qué decía?" preguntó Ron.

"No lo sé", dije, por primera vez en mi vida.

"¿Por qué no nos lo dijiste antes?" Preguntó Hermione.

"Porque no sé lo que dice. Honestamente, espero este tipo de cosas de Ron, no de ti".

Hermione resopló. "Bueno, ¿por qué no lo averiguas, entonces? Está justo ahí, en el Departamento de Misterios".

Por supuesto que Hermione lo sabría. No me sorprende, considerando su ocupación anterior.

"Oh. Bueno, supongo que haremos un viaje al Ministerio" - me levanté para irme - "Que tengan un buen verano, y los llamaré cuando llegue el momento."

"Harry", dijo Ginevra.

"¿Qué pasa ahora?" Yo me enojé.

"Te das cuenta de que aún no estamos en la estación, ¿verdad?"

"...soy perfectamente consciente de ello en este momento, sí."

Luna giró la cabeza hacia mí, entrecerrando los ojos tras el colorido cristal. "Probablemente son los wrackspurts. ¿Alguien tiene una red para mariposas?"


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Youjo Senki X Overlord

El frente de batalla del Rin, llamado coloquialmente "El Rin donde habita el diablo", servía de frontera entre el Imperio y la República. En un momento, el trueno de la artillería que se disparaba estallaría y en el siguiente, un pelotón de soldados sería picado en carne. Explosiones resonando a través del cielo mientras los magos zumbaban disparando balas llenas de maná. A pesar de ser superado en número y en una guerra de dos frentes, el Imperio estaba luchando contra la República hasta el estancamiento.

Youjo Senki, Novela Ligera, Volumen X

Sigue a Tanya Degurechaffen en su camino por reestablecer la gloria del imperio, que tras multiples batallas ahora es una sombra de lo que fue.

No hace falta haber leído los anteriores volúmenes de Youjo senki, ya que esta es un After War. Solo deben haberse visto el anime, manga o tener un poco de interés por la segunda guerra mundial.

NOTA: Antes de seguir leyendo, recomiendo que refresquen su memoria mirando la entrada de "Personajes", asi podran relacionar bien los nombres cuando se mencionen.

Tate No Yuusha no Nariagari

Novela Web Autor Aneko Yusagi  Traductor: Boostnogroup Géneros Acción, Aventura, Comedia, Fantasía, Harem, Romance, Seinen. Volumenes: 9/11 Estado: En Curso

Descripción 
Iwatani Naofumi es convocado a otro mundo a convertirse en uno de los cuatro héroes, llamados "the shield hero". Comenzando con la mala popularidad y etiquetado como el más débil, Naofumi se vio traicionado a los tres días de su aventura. habiendo perderdido la fe y el dinero, todo lo que queda es sólo su escudo. Con la promesa de vengarse de aquellos que le habían traicionado, el camino de Naofumi es...