Ir al contenido principal

Youjo Senki, Volumen X, Capitulo 7

La primera reunión


2 de junio, Año 1940

Berun, República de Prusia

Se reunían en una de las salas de conferencias de la Cancillería. Tanya estaba sentada a la cabeza de la mesa. Con ella estaba el nuevo gobierno. Erich von Rerugen fue Canciller, Viktoriya Ivanovna Serebryakova era Ministra de Asuntos Exteriores, Hans von Zettour fue Ministro de Defensa así como Jefe de Estado Mayor del Ejército Prusiano, Adam Zetzler era Secretario de Economía, Matheus Johan Weiss fue Secretario de Educación y Johan von Metternich fue Secretario de Agricultura. Todos los presentes en la mesa llevaban uniforme y eran miembros del NUP. El general Zettour era el único en verde bosque, el resto de gris campo.

El hecho de que Tanya presidiera la reunión era un poco inusual. Eso se debió a que, según la Constitución, el presidente sólo tenía dos poderes, podía presentar cargos de corrupción contra un miembro del parlamento y exigir un voto de expulsión. Y lo que es más importante, podría nombrar y destituir al canciller de la República. Los políticos que se habían apresurado a elaborar su constitución habían decidido que el canciller respondiera ante el presidente y no ante el parlamento. Lo hicieron como un pequeño reproche a la República de François, donde el Premiere podía ser nombrado o destituido por mayoría de votos de la Cámara Alta. Esto hizo que sus gobiernos se volvieran inestables; algunos Premieres permanecieron en el poder durante unas semanas, a veces sólo unos días. La idea había sido que el Presidente sería elegido por la nación para actuar como una especie de guardián distante. Sólo intervendría cuando la situación lo amerite y de lo contrario no estaría directamente involucrado en el negocio de dirigir el país. Eso era responsabilidad del canciller.

El Presidente Schumer se había comportado así. Había nombrado a un total de tres cancilleres (todos de su propio partido, incluso cuando eran minoría) y pasó la mayor parte de su tiempo fuera del ojo público.

Tanya no tenía ninguna intención de ser una figura de mascarón. Ella estaba a cargo e iba a dirigir las cosas como quisiera. Su autoridad no sólo provenía de su cargo como presidenta, sino también de su cargo como Líder del NUP. Cuando fundó su partido, estableció el "principio de liderazgo". La idea de que el líder designado tenía tanto la autoridad absoluta como la responsabilidad de tomar las decisiones necesarias. Por supuesto que habría consejeros, pero una persona tomaría la decisión y se esperaba que todos los subordinados siguieran las órdenes. No hubo votos para decidir la política. El Partido de la Unión Nacional se dirigía como un ejército o una corporación. Tanya escucharía a la gente en la que confiaba, pero tomaría las decisiones finales. Y ¡ay de cualquiera que intentara desafiarla!

"Ayer fue maravilloso", les dijo Tanya. "Pero ahora es el momento de ponernos manos a la obra. Zetzler, ¿por qué no empiezas?"

El hombre asintió. Durante la Gran Guerra fue coronel de la Sección Logística del ejército. Ayudó a coordinar la producción en el frente local y a mantener todos los ejércitos suministrados en los diferentes frentes.

"Estamos al borde de la quiebra. Nuestra moneda es esencialmente inútil. A partir de esta mañana, el tipo de cambio con el dólar estadounidense es de seis mil a uno. Esto significa que se nos prohíbe comprar bienes extranjeros. La única excepción es en los otros países que alguna vez fueron parte del Imperio".

"Porque su dinero es tan inútil como el nuestro", gruñó Tanya.

"Eso es correcto. Por supuesto, esto también significa que nuestros productos son más baratos para otros. Desafortunadamente, dada la situación mundial, las ventas globales a los mercados extranjeros han caído en un sesenta y cinco por ciento. La escasez de importaciones, en particular de petróleo, se va a volver aún más drástica. Con tanto desempleo y fracasos empresariales, los ingresos fiscales también han experimentado un enorme descenso. Y dado que los pagos de reparación siguen siendo los mismos, se llevan un mayor porcentaje del presupuesto. Hace incluso cuatro años, cuando nuestra economía se expandía, representaba el cuarenta por ciento del presupuesto anual. Este año estimamos que las reparaciones ocuparán el setenta y seis por ciento."

"Así que, ¿se supone que debemos proporcionar algún tipo de programa de obras públicas, ayudar a lanzar nuevos negocios, reconstruir nuestro ejército, financiar nuevas tecnologías, arreglar nuestra infraestructura en ruinas y proporcionar todos los servicios públicos esperados con menos de una cuarta parte del dinero que deberíamos tener?

"Esa es la situación", confirmó Zetzler.

"Maravilloso, tal vez convierta un poco de agua en vino mientras estoy en ello." Tanya miró a Hans von Zettour. "¿Supongo que no tienes buenas noticias para mí?"

Zettour agitó la cabeza. Por naturaleza, él era generalmente un individuo muy serio y solemne. Por el momento, parecía que iba a asistir al funeral de su mejor amigo.

"Sé que usted es consciente de las restricciones militares impuestas por el Tratado de Orleans; limitar el personal del ejército a veinticinco mil individuos, límite de veinticuatro lanzamisiles o piezas de artillería autopropulsadas, límite de veinticuatro aviones de un solo motor, se prohíben los bombarderos, límite de setenta y dos piezas de artillería, ninguno que exceda el calibre de setenta y cinco mm, límite de cien ametralladoras, límite de mil cañones.

Tanya apretó los dientes. "¡Ya ni siquiera es un ejército moderno! ¡Si tuviéramos que luchar contra Dacia perderíamos! Rusia podría invadirnos en un día".

Zettour asintió. "Créelo o no, podría haber sido peor."

"¡¿Cómo?!"

"La República quería negarnos que tuviéramos un Estado Mayor. Los otros Aliados pensaron que eso sería ir demasiado lejos".

Tanya ladró una risa. "¡Como si importara! Podríamos tener a Alexander, César y Napoleón al mando y aún así no cambiaría nada".

"Ni siquiera somos tan fuertes como permiten los límites del tratado. Cuando era Jefe de Estado Mayor, recomendé que hiciéramos alistamientos no especializados de un año de duración. También quería maniobras militares cada primavera y otoño. Mi intención era crear una reserva lo más grande posible de jóvenes entrenados, así que si llegara el día podríamos expandirnos. También quería que continuáramos invirtiendo en nuevos modelos de panzers y aviones, para que nuestro equipo pudiera seguir siendo moderno".

"Pero los nacionalistas pensaron que sería una pérdida de dinero."

"Sí, por eso renuncié. Desde entonces, Schumer y su gobierno han permitido que nuestros militares se atrofien. He comprobado los registros, ahora tenemos menos de seis mil hombres bajo las armas. Los alistamientos son por diez años. No ha habido prácticamente ningún entrenamiento, el ejército ni siquiera ha realizado maniobras en los últimos tres años. A nuestros panzers, cazas y navíos se les ha permitido sentarse y oxidarse porque no hay combustible para ellos. Hay escasez en todo, desde mantas hasta municiones. Para ser honesto, nuestros soldados están tan mal entrenados y equipados que no puedo garantizar que podamos acabar con una revuelta comunista. La situación es tan mala".

"¡Eso es absolutamente criminal! Al menos cuando los Aliados nos paralizaron, ¡tenía sentido! Eran nuestros enemigos, por supuesto que querían arruinarnos y asegurarse de que nunca volveríamos a ser una amenaza. ¡Pero Schumer y su pandilla se suponía que eran los protectores de nuestro país! ¡Deberían haber hecho todo lo posible para mantenernos fuertes! ¡Debería acusarlo a él y a todos sus compinches de traición!"

"No creo que eso sea una buena idea", insertó Rerugen. "Levi y los comunistas ya dicen que pretendes derrocar al gobierno. Llamarían a eso prueba de que quieres silenciar a toda tu oposición política".

Tanya giró los ojos. " El burro hablando de orejas".

Todos en la mesa la miraban confundidos. Ese dicho había venido de una vida diferente y de un mundo diferente.

"Quiero decir que Levi diciendo que alguien más está tratando de derrocar al gobierno es bastante irónico, dado lo que predican los comunistas".

"Sin embargo”, Rerugen continuó. "No serían los únicos que lo verían así. Mucha gente no confía en ti".

Mucha gente tiene sentido común. "No tengo intención de derrocar al gobierno... no a menos que me vea absolutamente obligada". Se permitió un poco de sonrisa al decir eso.

"¿Qué hay del banquero y su banda?" preguntó Weiss. "Lo que Schumer y los nacionalistas hicieron fueron ordenes de los que tiraban de las cuerdas."

Ella lo ignoró. "No te preocupes por Conrad y sus amigos. Los pondré en su lugar pronto". Volvió a concentrarse en Zettour. "Abran los centros de reclutamiento y acerquen nuestros números a los límites del tratado. No sólo fortalecerá a los militares, sino que cada soldado en uniforme es una boca menos sin empleo que alimentar".

"Pero necesitaremos alimentarlos", objetó Zetzler. "Y un techo, equipo y paga. No estamos en posición de asumir tal gasto".

"Lo haremos", dijo Tanya con firmeza. "Y esto es sólo el comienzo. Tengo la intención de lanzar un programa de rearme como nunca antes se había visto en este mundo. Tendremos un ejército militar de nuevo, uno entrenado al mismo nivel que el Ejército Imperial. Todos nuestros equipos se modernizarán y tengo la intención de iniciar varios programas de investigación para desarrollar nuevos sistemas de armas. Primero aquí en Prusia, pero finalmente en todos los estados sucesores, pretendo crear un nuevo y moderno Ejército Imperial que ninguna fuerza en la Tierra será capaz de enfrentar".

Todos asintieron, todos compartían el mismo objetivo. Todos querían restaurar el Imperio con un ejército lo suficientemente fuerte como para mantenerlo a salvo. Zetzler era el único que parecía preocupado.

"Todo eso suena maravilloso, mi líder, pero también muy caro."

"Esos son planes a largo plazo, después de que salgamos de esta depresión. Pero ahora mismo, volver a poner al ejército en forma será suficiente".

"Ah, hablando de eso", Viktoriya sacó un trozo de papel. "Recibí esto del embajador británico esta mañana. Es una carta de la República de François. La República se niega a reconocer a su gobierno y ha retirado a su embajador de vuelta a Parisee." Viktoriya reporto agitada. "Siguen considerándola una criminal de guerra y advierten que cualquier violación de los términos del Tratado de Orleans será castigada con sanciones y una posible intervención armada. El embajador británico me informó que tanto su gobierno como el de la Alianza Entente se asocian con la nota".

"Bueno, eso no es una sorpresa," dijo Tanya. "¿Qué hay de los americanos? ¿También desean amenazarme?"

Viktoriya agitó la cabeza. "No se mencionaron y aún no me he reunido con el embajador Kennedy."

"Bueno, eso es interesante", murmuró Tanya.

Casi tan pronto como la Gran Guerra había terminado y el Imperio había sido disuelto, los Aliados habían empezado a tomar caminos separados. Los Estados Unidos habían sido el principal acreedor de todos los demás aliados. Habían acordado no tomar ninguna reparación de guerra, permitiendo que los otros estados que habían sufrido una pérdida material mucho mayor recibieran todas ellas. Los estadounidenses estaban satisfechos con el pago de sus préstamos masivos. Tras la guerra, se habían retirado en gran medida de los asuntos europeos.

La Federación Rusa había incumplido casi inmediatamente sus préstamos y los declaró como el intento de los capitalistas de reclamar la sangre y el sudor de los trabajadores. El camarada Vorshilov había aislado a su país y se centró en la construcción de un paraíso obrero ideal. Nueve años de purgas, gulags, juicios por traición, campos de reeducación y revoluciones de financiamiento en todo el mundo habían dejado a los rusos como una nación pícara temida y desconfiada por todos.

La Alliance Entente había anexado todo el territorio al este del Estrecho de Oresund y estaba más o menos satisfecha con ello. En estos días estaban mucho más preocupados por la frontera común que compartían con los rusos.

El Reino Aliado se centraba en su imperio y simplemente quería mantener el equilibrio de poder. De hecho, se había hablado de que el tratado de paz podría haber ido demasiado lejos. Pensaron que dejar un Imperio intacto podría haber sido una buena idea. Habría actuado como contrapeso a Rusia. La Federación Rusa estaba comenzando a ser más agresiva y expansionista. Las piezas rotas, en bancarrota y desarmadas del Imperio no iban a disuadir a los rusos de iniciar una nueva Gran Guerra. En vez de eso, lo hicieron un blanco tentador. Había indicios de que los británicos podrían haber estado dispuestos a ajustar los términos del tratado. Pero sólo había un problema.

La República de François estaba absolutamente decidida a que el Imperio no volviera a levantarse. Durante la guerra, su patria había sido ocupada y devastada peor que cualquier otro país. Durante las negociaciones con los demás aliados, fueron ellos los que exigieron los términos más duros. El tiempo desde entonces no había hecho nada para suavizar sus sentimientos. Dos años después de la firma del tratado de paz, utilizaron el pago tardío de las reparaciones como pretexto para ocupar Renania. Todavía estaban allí; sangrándolo por cada centavo que podían y tratándolo como una colonia. Su ocupación es una clara violación del tratado de paz, pero a nadie le importo. Era una advertencia a los otros estados sucesores. La República era su enemigo principal y absoluto.

¡Tanya iba a aniquilarlos!

Eventualmente.

"Viktoriya, por favor, ve a hablar con el embajador Kennedy y dile que me gustaría hacerle una visita de estado a su presidente lo antes posible."

Los ojos de Viktoriya saltaron de sorpresa. "¿Quieres visitar América?"

Tanya asintió. "Así es, un presidente elegido democráticamente presenta sus respetos a otro. Por lo menos es un lindo gesto, ¿y quién sabe? Tal vez podamos tener una agradable charla tomando un té o algo así".

"No estoy seguro de que debas hacer eso ahora." Rerugen se opuso. "Hay huelgas y protestas por todo el país. Los comunistas están haciendo todo lo posible para desestabilizar las cosas".

Frunció el ceño. "Los comunistas necesitan que se les impida entrar, se han salido con la suya durante demasiado tiempo. Nombraré a nuevos jefes de policía aquí en Berun y en las otras ciudades y les explicaré que tienen que ser más duros con los rojos".

"No puedes hacer eso."

"¿Qué? ¿Por qué no?"

"Porque", explicó Rerugen. "Según la constitución, los funcionarios municipales tienen que ser elegidos para el cargo o designados por el Bürgermeister local. Al gobierno nacional no se le permite interferir".

"¡¿Estás bromeando?! Soy presidenta y ni siquiera puedo decidir quién dirige la policía".

"Bueno, no a menos que quieras violar la constitución y sino además de los comunistas también los otros partidos van a gritarlo".

Tanya suspiró con frustración. "Es demasiado pronto. No voy a hacer nada ilegal todavía".

"¿Todavia?" Rerugen hizo eco.

Pensó por un momento. "Díme algo, ¿la constitución dice algo sobre la creación de una fuerza policial nacional? ¿Uno que tendrá autoridad sobre Prusia?"

"Bueno, la constitución permite al gobierno crear nuevas agencias para servir al público y llevar a cabo la legislación".

Tanya sonrió. "Vale, eso es lo que haremos entonces. Una fuerza policial que contará con buenos y leales hombres de la Unión Nacional que sabrán cómo tratar con los comunistas. Y ya sé exactamente a quién quiero al mando. Los llamaremos la policía secreta del estado, la Gestapo para abreviar. Suena bien, ¿no crees?"

"Incluso si creas una nueva fuerza de policía nacional, tendrán que seguir la ley y usar el mismo sistema judicial."

"Por supuesto que lo harán", aceptó Tanya. "No quebrantarán la ley. Aunque necesitaremos doblarla un poco, sobre todo en lo que se refiere a los comunistas. ¿Crees que a alguien le importará que seamos un poco duros con ellos?"

"Ellos son el enemigo", dijo Weiss. "Quieren traicionar la Patria y venderla a los rusos. Es nuestro deber proteger al país de ellos".

"En tiempos extremos, medidas extremas son necesarias." Dijo Zettour.

"Eso es verdad", admitió Rerugen. "Mientras actúen dentro de los límites de la ley, supongo que no habrá un problema real."

"Bien y mientras estamos en ello, podemos pinchar todas sus líneas telefónicas y pinchar sus oficinas y hogares." Dijo Tanya.

"Necesitaríamos una orden judicial para cada acto de vigilancia", apuntó Rerugen.

Pensó por un momento. "¿Puedo nombrar jueces?"

Rerugen dudó. "No a los tribunales del distrito, pero como canciller, una de mis obligaciones es hacer nombramientos para cualquier vacante en el circuito superior."

Tanya asintió. "Haré una lista de candidatos. Después, quiero oír hablar de los problemas con las propiedades Junker..."

Esa primera reunión continuó por unas pocas horas mientras Tanya ponía los cimientos de lo que estaba por venir.



Comentarios

  1. acaso lei junker? :D, el comentario es muy reciente, pero espero poder leer que tanya echo a andar los prototipos y mejoras de vehiculos que los alemanes no alcanzaron a terminar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alguien quiere Unirse a mi Grupo de Youjo Senki ya Somos mas de 167 Mienbros y tambien hay Rikura de la Loli Nazi 7u7 https://web.facebook.com/groups/188756365064156/?ref=bookmarks

      Eliminar
  2. Alguien quiere Unirse a mi Grupo de Youjo Senki ya Somos mas de 167 Mienbros y tambien hay Rikura de la Loli Nazi 7u7 https://web.facebook.com/groups/188756365064156/?ref=bookmarks

    ResponderEliminar
  3. Lokis nazis voladoras lokis nazis voladoraw

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Overlord, Volumen 14?, Palabras del Autor

El rincón de expresión del autor conocido como el Afterword ha comenzado.

Y así debo decir que, este es el decimocuarto volumen del libro para mí. Por lo tanto, mientras pido disculpas a las personas que esperan el Volumen 14, el corazón de Maruyama está lleno de la sensación de que ha terminado el Volumen 14. El siguiente será el Volumen 15~

¿Cómo te sientes después de leer esta historia?

¿Crees que Suzuki Satoru, como MC de una LN, se siente diferente de lo que ha sido Overlord hasta ahora?

La escena de la batalla en este libro podría haber terminado siendo confusa. Originalmente, tal vez hubiera sido necesario decir algo como "por eso lo hizo y así lo hizo", pero yo lo omití deliberadamente. Esta obra realmente supone una gran carga para sus lectores. Tal vez haya fracasado como autor de LN, pero como he dicho muchas veces, personalmente creo que "no importa si no lo entiendes".

Por cierto, mientras mi editor sigue diciéndome "por favor, hazlo más fácil de…

Overlord, Volumen 14?, Epilogo

Epílogo
Había un desierto al suroeste del centro del continente.

Se llamaba el Desierto del Dolor, o tal vez el Desierto de Di Gavorsa, según el gran imperio que una vez estuvo aquí.

Aunque era un desierto bastante extenso, algunas regiones recibían lluvias, por lo que varias razas - y monstruos - vivían aquí. Estaba el Gran Reino de los escorpiones Pabilsag, la pequeña nación de los Genios de Slutarn, y el grupo religioso que veneraba al Dragón de la Luz como su deidad principal -cuya fe era generalizada entre los nómadas- tenía su santuario principal en este lugar.

Overlord, Volumen Alternativo, Capitulo 4, Parte 4

Los ojos de Keeno se abrieron con sorpresa mientras miraba la esfera negra que flotaba sobre la montaña.

Se dio cuenta de que era enorme, incluso desde una gran distancia.

¿Qué era eso? ¿Qué demonios había pasado? Pregunta tras pregunta se amontonaron, pero al final, la más importante era "¿qué clase de poder podría haber creado algo tan aterrador?”